• Like
  • Save

Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this document? Why not share!

Los tipos de_dialogo

on

  • 1,024 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,024
Views on SlideShare
1,024
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
11
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Los tipos de_dialogo Los tipos de_dialogo Document Transcript

    •   LOS TIPOS DE DIALOGO García A, Lorenzo. Desde el punto de vista del docente, hablar de educación a distancia es hablar de una relación didáctica o diálogo con los estudiantes, diferida en espacio y tiempo, aunque pueden acaecer episodios comunicativos de carácter síncrono. Desde el punto de vista del estudiante, se trata de una forma flexible de aprender que no exige su presencia física ni la del profesor en el mismo lugar. Queremos decir; por tanto, que, por exclusión, la relación siempre la calificaremos de a distancia mientras no se desarrolle en el mismo espacio y no sea siempre síncrona. En definitiva y en una primera aproximación, estas propuestas de interacción o diálogo didáctico, las resumiríamos en la figura 4.1, en la que identificamos diferentes tipos.   FIG. 4.1 Tipos de enseñanza en función de tiempo y espacio.         0710‐JOE‐38   1
    •   La relación síncrona, establecida en tiempo real, tiene indudables ventajas de carácter interactivo. Sin embargo, la asincronía, que no requiere la participación simultánea de profesores y estudiantes, manifiesta otras ventajas, tales como las de permitir la flexibilidad de elección de contenidos, tiempo de estudio, apoyos alternativos, relación con otros estudiantes, etc. En el cuadrante 1 inscribiríamos a toda aquella relación educativa que se produce cuando educador y educando pueden verse y oírse físicamente, sin mediación alguna. Una interacción sólo síncrona en espacios diferentes (cuadrante 2), a lo largo de todo el programa, no encajaría en nuestra aproximación científica al concepto y características necesarias y suficientes de la educación a distancia que ofrecimos en el primer capítulo. Podríamos denominar a esta clase de enseñanza directa no presencial. El cuadrante 3 lo hemos reservado para situaciones de enseñanza- aprendizaje en las que el profesor dispone los materiales de estudio en un determinado espacio que, en otro momento, es visitado por los estudiantes que aprenden ya, sin la presencia del profesor. Aquí insertaríamos la que hemos denominado como enseñanza indirecta cerrada. En nuestra concepción de educación a distancia, exigimos que las conductas del docente y del discente acaezcan en diferentes espacios. Entendemos que el control de la variable espacio debe poder ser controlada, aunque sea parcialmente, por el estudiante. Es indirecta porque es asíncrona y es cerrada porque carece de la apertura y flexibilidad, es decir; de libertad necesaria por parte del alumno para decidir sobre su lugar de estudio. En el cuadrante 5 (enseñanza presencial/indirecta) ubicamos aquellas experiencias que se suelen producir en instancias presenciales con tiempos dedicados a que los estudiantes libremente accedan a materiales y herramientas de aprendizaje diseñadas, preparadas y propuestas a tal efecto por el docente, generalmente en el ordenador o a través de Internet o de materiales multimedia. Se trataría entonces de una enseñanza presencial con instancias de carácter virtual. Sí a las acciones formativas incluidas en el cuadrante 3 no las hemos considerado como a distancia, éstas, las del cuadrante 5, con mayor razón. 0710‐JOE‐38   2
    •   Nos quedarían, finalmente, los cuadrantes 4 y 6 que sí reservamos para lo que podemos denominar como educación a distancia. En el primer caso, bien es verdad que se trataría de una educación a distancia que hoy queda un tanto mutilada al no aprovechar ciertas tecnologías, pero, al fin y al cabo, cumpliendo todas y cada una de las cuatro características por nosotros señaladas en el primer capítulo de este libro como necesarias y suficientes para ser considerada como tal (separación profesor-estudiante, estudio independiente, comunicación mediada, organización-tutoría). Estaríamos refiriéndonos a cursos o programas basados exclusivamente en la relación asíncrona entre los protagonistas del proceso de enseñar y aprender, a través de los materiales de estudio y de vías de comunicación tales como el correo postal o electrónico, a lo que podríamos agregar recursos tales como emisiones de radio, televisión, casetes, vídeos, CD, etc. Tengamos en cuenta que en este cuadrante 4 se inscriben todavía la mayoría de cursos que se imparten bajo la denominación de enseñanza a distancia, a los que suele agregarse la herramienta síncrona del teléfono. Una educación a distancia de hoy la inscribiríamos en el cuadrante 6. Estaríamos hablando de cursos o programas en los que además de que las conductas de profesor y alumno suceden en espacios diferentes, se dan situaciones de interacción asíncrona (materiales, correo postal y electrónico, radio, televisión, vídeo, casete, CD...) y también de carácter no diferido (contactos presenciales y telefónicos, conversación electrónica – chat -, videoconferencia, etc.). Por tanto, el centro de la cuestión está en el establecimiento de un diálogo didáctico (comunicación didáctica) de doble vía entre dos entes separados físicamente uno de otro en el espacio y, posiblemente, en el tiempo, y establecido a través de unos medios conformados por materiales preproducidos y por unas vías de comunicación que permiten una relación síncrona o asíncrona. Ese diálogo o interacción entre el que enseña y el que aprende se convierte, obviamente, en el elemento central de cualquier proceso de enseñanza aprendizaje. Pues bien, las posibilidades que se ofrecen para ese diálogo didáctico entre profesor y alumno, en educación a distancia pueden adoptar diversas modalidades, en función de la intermediación, del tiempo y del canal. 0710‐JOE‐38   3
    •   1. En función de la intermediación: a) Presencial, cuando la interacción es cara a cara, que a la vez es síncrona y real; parece la forma ideal de interactividad dado que no existe ninguna intermediación entre los sujetos que se relacionan. b) No presencial o mediatizado, a través de algún material o canal de comunicación; todo el diálogo que no se produce de forma directa, cara a cara, entraría en esta categoría. 2. En función del tiempo este diálogo puede ser: a) Síncrono, cuando tiene lugar en tiempo real simultáneo e inmediato a la producción del mensaje (ej.: conversación presencial, telefónica, videoconferencia, charla interactiva, etc.). b) Asíncrono, en la que la relación no se produce en tiempo real, la emisión del mensaje, la recepción y la posible nueva respuesta (realimentación) al mismo no se producen de forma simultánea sino diferida en el tiempo, durante minutos, horas o días (ej.: el correo postal o electrónico). 3. En función del canal el diálogo puede ser: a) Real, el que objetivamente se produce sea de forma síncrona o asíncrona mediante un canal o vía de comunicación (ej.: presencial, postal, telefónica, videoconferencia, telemática, etc.). b) Simulado, en el que se produce un tipo de diálogo irreal, imaginario o virtual (no real) entre el autor del material 0710‐JOE‐38   4
    •   (impreso, audiovisual o informático) y el usuario; realmente el estudiante interactúa con el propio material, siendo el caso más significativo la interacción con productos multimedia o vías como Internet. Una forma resumida de todos los tipos de diálogo en educación a distancia, la podemos representar del modo indicado en la figura 4.2.   FIG. 4.2 Tipos de diálogo en educación a distancia.                   Bibliografía: García A, Lorenzo. “La educación a distancia. De la teoría a la práctica”. Ed. 1a. Barcelona (2001). Editorial Ariel, S.A. 0710‐JOE‐38   5