...
                                                                                                                     	    ...
                                                                                                                     	    ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Paper - Consideraciones para promover la cultura vocacional

357

Published on

Reflexión para la promoción de la Vida Co

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
357
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Paper - Consideraciones para promover la cultura vocacional

  1. 1.            CONSIDERACIONES  PARA  PROMOVER  LA  CULTURA  VOCACIONAL    Este  artículo  tiene  la  finalidad  de  apoyar  la  reflexión  y  las  acciones  de  todo  aquel  que  tenga  la  misión  o  la  responsabilidad  de  promover  la  cultura  vocacional  ahí  en  el  entorno  en  el  que  se  encuentra.  Espero  que  sea  una  ayuda  que  apoye  en  verdad  dicho  trabajo,  confiando  en  que  no  llegue  a  ser  un  estorbo.  Gracias  por  visitar  este  espacio.    A  partir  de  las  visitas  que  he  tenido  oportunidad  de  hacer  a  diferentes  grupos  vocacionales,  así  como  escuchar  las  voces  de  otros  jóvenes  que  no  pertenecen  a  estos  grupos  y  que  sin  embargo,  están  con  una  inquietud  vocacional,  descubro  hoy  en  día,  que  el  modo  de  dar  el  mensaje  sobre  nuestra  vocación  consagrada,  es  muy  desafiante,  por  ello  sugiero  algunas  consideraciones,  que  si  bien  no  son  las  únicas,  me  parece  que  pueden  ser  una  buena  ayuda  y  orientación.  De  modo  inicial,  nos  debe  de  quedar  claro,  lo  que  queremos  promover  cuando  hablamos  de  cultura  vocacional,  es  por  ello,  conveniente  recordar,  lo  que  el  Beato  Juan  Pablo  II  expresó  al  respecto,  para  darle  fundamento:   Deseo,  ante  todo,  llamar  la  atención  hacia  la  urgencia  de  promover  las  que  podemos  llamar   "actitudes  vocacionales  de  fondo",  que  originan  una  auténtica  "cultura  vocacional".  Esas  actitudes   son:  la  formación  de  las  conciencias,  la  sensibilidad  ante  los  valores  espirituales  y  morales,  la   promoción  y  defensa  de  los  ideales  de  la  fraternidad  humana,  del  carácter  sagrado  de  la  vida   humana,  de  la  solidaridad  social  y  del  orden  civil.  Se  trata  de  lograr  una  cultura  que  permita  al   hombre  moderno  volverse  a  encontrar  a  sí  mismo,  recuperando  los  valores  superiores  de  amor,   amistad,  oración  y  contemplación.  Este  mundo,  atormentado  por  transformaciones  a  menudo   lacerantes,  necesita  más  que  nunca  el  testimonio  de  hombres  y  mujeres  de  buena  voluntad  y,   especialmente,  de  vidas  consagradas  a  los  más  altos  y  sagrados  valores  espirituales,  a  fin  de  que  a   nuestro  tiempo  no  le  falte  la  luz  de  las  más  elevadas  conquistas  del  espíritu.   Hoy  está  muy  extendida  una  cultura  que  induce  a  los  jóvenes  a  contentarse  con  proyectos   modestos,  que  están  muy  por  debajo  de  sus  posibilidades.  Pero  todos  sabemos  que,  en  realidad,   en  su  corazón  existe  inquietud  e  insatisfacción  ante  conquistas  efímeras;  que  existe  en  ellos  el   deseo  de  crecer  en  la  verdad,  en  la  autenticidad  y  en  la  bondad;  que  están  a  la  escucha  de  una  voz   que  los  llame  por  su  nombre.  Esta  inquietud,  por  otra  parte,  es  precisamente  la  señal  de  la   necesidad  inalienable  de  la  cultura  del  espíritu.  La  pastoral  de  las  vocaciones  hoy  ha  alcanzado  tal   dimensión  histórico-­‐cultural  que  no  sólo  pone  de  manifiesto  la  crisis,  sino  también  el  resurgir  de   las  vocaciones.  Es  necesario,  por  tanto,  promover  una  cultura  vocacional  que  sepa  reconocer  y       Ave.  Paseo  de  las  Américas  No.  2912.  |  Col.  Contry  La  Silla.  |  Guadalupe,  N.  L.  |  C.  P.  67173  |  (0181)  83.57.04.80  |  www.lasalle.edu.mx  
  2. 2.           acoger  aquella  aspiración  profunda  del  hombre,  que  lo  lleva  a  descubrir  que  sólo  Cristo  puede   decirle  toda  la  verdad  sobre  su  vida.   Esta  cultura  de  la  vocación  constituye  el  fundamento  de  la  cultura  de  la  vida  nueva,  que  es  vida  de   agradecimiento  y  gratuidad,  de  confianza  y  responsabilidad;  en  el  fondo,  es  cultura  del  deseo  de   Dios,  que  da  la  gracia  de  apreciar  al  hombre  por  sí  mismo,  y  de  reivindicar  constantemente  su   dignidad  frente  a  todo  lo  que  puede  oprimirlo  en  el  cuerpo  y  en  el  espíritu  (S.  S.,  1992).    Ahora  vamos  hacia  las  consideraciones…    En  la  actualidad,  parece  que  ya  no  nos  podemos  dar  el  lujo  de  desperdiciar  el  tiempo  valioso  que  tenemos  ante  los  jóvenes  que  expresan  su  interés  en  nuestra  vocación,  sería  una  lástima  por  ejemplo,  que  el  “atractivo”  de  las  reuniones  de  los  grupos  vocacionales,  pudieran  ser  los  “refrigerios  y  juegos”  y  no  tengo  nada  en  contra  de  ellos,  sin  embargo  hoy  en  día,  el  joven  valora  más  que  nunca  nuestro  diálogo,  nuestra  reflexión  y  nuestra  presencia  efectiva  con  él  (primera  consideración).  Incluso  dada  la  concientización  que  tienen  nuestros  jóvenes,  por  los  mismos  procesos  que  nosotros  hemos  favorecido  en  su  educación  y  formación,  más  lo  que  el  mundo  globalizado  le  ha  dado,  sobre  sus  conocimientos  y  sobre  sus  personas,  invita  a  que  seamos  respetuosos  con  sus  inquietudes  (segunda  consideración)  y  aunado  a  lo  anterior,  algo  que  no  es  nuevo  es…  “escuchar”  y  que  esa  escucha  que  hagamos  del  joven,  sea  una  escucha  de  lo  que  el  joven  quiere  decir  (tercera  consideración)  y  no  tanto  de  lo  que  nosotros  querramos  escuchar,  porque  dependiendo  del  tipo  de  escucha  que  elijamos,  podrá  el  primero,  sincerar,  transparentar  y  promover  la  confianza  en  nosotros,  o  el  segundo,  podrá  entorpecer,  viciar  o  romper  la  confianza  del  joven  en  nosotros  como  sus  acompañantes.  Una  última  consideración,  es  la  libertad  (cuarta  consideración),  porque  si  dejamos  que  el  joven  sea  libre  en  su  decisión  y  en  su  discernimiento,  estaremos  propiciando  por  un  lado,  sentimientos  de  identificación  y  de  confianza  de  los  jóvenes  en  nuestro  estilo  de  vida  y  por  otro  lado,  a  que  el  joven  llegue  a  emprendimientos  audaces,  como  la  toma  de  decisión  de  vivir  desde  mucho  antes  nuestro  estilo  de  vida.  Parece  que  el  modo  de  “tocar  las  mentes  y  los  corazones”  de  los  jóvenes  bajo  las  consideraciones  anteriores,  invita  a  reelaborar  en  ideas  simples  nuestro  “Ser  Religioso(a)”,  de  este  modo,  podremos  conducir  la  comprensión  de  nuestra  vocación,  en  una  época  en  la  que  no  es  fácil  entender  y  atender  a  los  jóvenes.  En  definitiva,  llevar  estas  consideraciones  a  la  práctica  quizá  no  son  del  todo  sencillas,  sin  embargo,  tengo  la  confianza  de  que  en  la  medida,  en  que  nos  conozcamos  a  nosotros  mismos  y  en  la  medida  en  que  pongamos  nuestra  confianza  en  Dios,  llegaremos  a  ser  acertados  “pastores”  de  nuestros  jóvenes.  Para  concluir,  me  permito  reproducir  la  oración  que  el  mismo  Juan  Pablo  II  utilizó  en  la  que  fue  la  XXX  Jornada  de  oración  por  las  vocaciones  (S.  S.,  1992):       Ave.  Paseo  de  las  Américas  No.  2912.  |  Col.  Contry  La  Silla.  |  Guadalupe,  N.  L.  |  C.  P.  67173  |  (0181)  83.57.04.80  |  www.lasalle.edu.mx  
  3. 3.             Señor  Jesucristo,  Pastor  bueno  de  nuestras  almas,  tú  que  conoces  a  tus  ovejas  y  sabes  cómo  llegar   al  corazón  del  hombre,  abre  la  mente  y  el  corazón  de  los  jóvenes,  que  buscan  y  esperan  una   palabra  de  verdad  para  su  vida;  hazles  sentir  que  sólo  en  el  misterio  de  tu  encarnación  pueden   encontrar  plena  luz;  da  valor  a  los  que  saben  dónde  encontrar  la  verdad,  pero  temen  que  tu   llamada  sea  demasiado  exigente;  sacude  el  alma  de  los  jóvenes  que  quisieran  seguirte,  pero  no   saben  vencer  las  dudas  y  los  miedos,  y  acaban  por  escuchar  otras  voces  y  seguir  otros  callejones   sin  salida.   Tú,  que  eres  la  Palabra  del  Padre,  Palabra  que  crea  y  salva,  Palabra  que  ilumina  y  sostiene  los   corazones,  vence  con  tu  Espíritu  las  resistencias  y  vacilaciones  de  los  espíritus  indecisos;  suscita   en  aquellos  a  quienes  llamas  valor  para  dar  la  respuesta  de  amor:  "¡Heme  aquí,  envíame!"  (Is  6,   8).   Virgen  María,  joven  hija  de  Israel,  ayuda  con  tu  amor  maternal  a  los  jóvenes  a  quienes  el  Padre   dirige  su  Palabra;  sostén  a  los  que  ya  están  consagrados.  Que  repitan,  como  tú,  el  sí  de  una   entrega  gozosa  e  irrevocable.  Amén.    Bibliography:    S.  S.,  J.  P.  (1992,  Septiembre  8).  Mensaje  del  Santo  Padre  Juan  Pablo  II  para  la  XXX  Jornada  Mundial  de  oración  por  las  vocaciones.  Retrieved  Enero  10,  2013,  from  Vaticano:  http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/messages/vocations/documents/hf_jp-­‐ii_mes_08091992_world-­‐day-­‐for-­‐vocations_sp.html    Fraternalmente  en  De  La  Salle,    Javier  Balán,  fsc             Ave.  Paseo  de  las  Américas  No.  2912.  |  Col.  Contry  La  Silla.  |  Guadalupe,  N.  L.  |  C.  P.  67173  |  (0181)  83.57.04.80  |  www.lasalle.edu.mx  

×