Incidencia de los padres en el comportamiento rebelde de los adolescentes

1,667

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,667
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Incidencia de los padres en el comportamiento rebelde de los adolescentes

  1. 1. En la actualidad en la ciudad de Guadalajara de Buga, nos encontramos frente a una creciente ola de adolescentes en estado de rebeldía, la que expresan en sus constantes manifestaciones e inusitados comportamientos sociales, dejando de ser la niñez y la adolescencia un capítulo divertido y sano de la vida para convertirse en un dolor de cabeza no solo para la sociedad, sus padres, sino para sí mismos, lo cual es observado en toda la investigación y también al analizar los instrumentos aplicados que reflejan esta cruda realidad; ya que la constante manifestación de conductas inapropiadas los está llevando a abismos mentales peligrosos los cuales bordean coquetamente sin darse cuenta del riesgo sin retorno en el que pueden estar cayendo, pero la cuestión es si es posible hacer algo y si la familia es causante o puede ser contenedora del efecto social en los adolescentes. Por supuesto se ha considerado la posibilidad que la familia sea no solo la causante sino también quien provea los elementos fortalecedores en la personalidad, autoestima, afectivo, cognitivo y conductual en los adolescentes y que ante un buen manejo de la paternidad, con conciencia real y vital puedan formar personas de bien, seres con integridad, valores y principios capaces de repeler los envites de situaciones externas, de fuerzas incontrolables; esto no es un seguro en sí de que la conducta no existirá y será erradicada, pero sí proveerá a los hijos de puntos de vista objetivos y claros lo cual les permitirá asumir una conducta apropiada ante las situaciones que se les presenten. ¿Hasta dónde es posible que los padres influyan o impidan conductas inapropiadas en sus hijos y hasta qué punto son conscientes del mal que hacen con buenas intenciones? es una pregunta que nos gustaría encontrarle un sentido pues la comunicación global parece estar asfixiando las mentes de los jóvenes y como la comunicación es una gran necesidad humana es vital saber si desde la crianza realmente se está ejerciendo un buen elemento comunicacional formador o si por el contrario es más un vicio generacional de vacíos comunicacionales en donde prima el yoismo de cada padre y donde los hijos no hacen parte de la ecuación. Las mayores influencias en la formación de identidad son aspectos como el familiar, cognoscitivo y social. En el caso del cognoscitivo, se puede decir que gracias al razonamiento lógico sobre cuestiones hipotéticas se puede ser capaz de imaginar y considerar identidades futuras. En consecuencia tener mayor probabilidad de plantear y
  2. 2. resolver cuestiones de identidad; en cuanto a la familia, los estilos de crianza: Las relaciones que tienen los adolescentes con sus padres les da la oportunidad de identificarse con alguno de ellos y tomar cualidades deseables. Asimismo, la forma en la que sean educados será parte importante en el establecimiento de una insipiente identidad; el aspecto social no es más que la formación de la identidad influida fuertemente por el contexto geográfico e histórico en el que se desarrolla el adolescente más no un condicionante como tal. El grupo, tribu o pandilla propicia el proceso de “desatelización”, imprescindible para conseguir una identidad personal, este grupo se convierte en el apoyo que hace viable lo que dentro de sí es inconstante e inconcluso, con la empatía de los pares generan refuerzos de nuevas identidades más no determinan la ya forjada en un proyecto de vida familiar ya sea nutricio, disfuncional o conflictivo, pues el compartir dificultades y conflictos con personas a las que les está sucediendo lo mismo, les hace sentir que no son ellos quienes generan la enfermedad sino que son parte de algo más grande lo cual tratan de castigar con el desprecio hacia lo que consideran el victimario, en este caso puede ser la familia y/o la sociedad. El grupo asegura autoestima y poder, pues se encuentra valoración, confianza, seguridad, un medio donde expresar los sentimientos y en donde se construirá un ideal compartido. En una sociedad en la que va aumentando la segregación por edades y en la que se pasa cada vez menos tiempo en familia, se agudiza la explotación y la manipulación comercial a gran escala de los intereses y necesidades de los adolescentes a través de los medios de comunicación de masas. Los adolescentes para creerse el cuento de que en verdad tienen identidad y fuerza, adoptan una forma de ser que solo es un moda y esto les ayuda a aliviar la tensión del vacío existencial que se ha ido formando y que durará por mucho tiempo no importa cuánto se maquille el asunto, pues como dice “aunque la mona se vista de seda, mona se queda” aunque por cierto estas corrientes urbanas energizan de una forma que pueden ser tanto formadoras de bien como pozos profundos de abismos sin salida, ser parte de algo y encajar en un mundo que no comprende es vital e importante.
  3. 3. La ciudad de Guadalajara de Buga ha venido presenciando el fenómeno adolescente en las familias, en los colegios, en los parques, en las calles, creciendo cada vez más y con más adeptos, al punto que los padres de familia están temerosos de que sus hijos se les están saliendo de las manos, pues los niños que criaron, ahora manifiestan conductas suicidas, depresivas, contestatarias y esto se lo atribuyen a personas con intenciones ocultas a quienes desean echarle la culpa porque como dice Kant (1804) en términos generales, el hombre no acepta que todo es su responsabilidad y que evade todo lo que lo lleve a ella por medio de artilugios irracionales para justificarse, camuflando o enmascarando su verdad, por la cual pretenden pasar sin culpa ante una responsabilidad, que aunque no todo es su culpa, el cimiento de dichas mentes si es el único responsable. 1 La Biblia dice “instruye al niño en su camino que cuando fuere viejo, no se apartará de él”, de acuerdo a esto las escrituras dicen que sí es posible educar a un hijo con buenos principios y no existe excusa para no hacerlo y mucho menos para evadir dicha responsabilidad y desembocarla en otros. Con esta conclusión se podría decir que en la familia está fallando algo porque no todas las familias presentan este modelo adolescente tan involutivo ya que la población afectada por el fenómeno de tribus es un porcentaje mínimo. ¿Y el otro porcentaje porque no tiene la aparente disfuncionalidad? Esto es un punto interesante, existen cuerdas flojas, las cuales podrían ser varias pero la comunicación es la punta del iceberg el cual debe ser procreado por engendros silenciosos de hábitos, tradiciones, locuras, inseguridades, temores, miedos, locuras, rebeldías y personas faltas de identidad, pues como dice el refrán “El fruto no cae lejos del árbol y siempre es acorde al árbol mismo”, en una Colombia tan pluricultural perfectamente es viable los polos extremos con una misma mente social. Guadalajara de Buga no es la excepción y como dice Tenorio, M.C (2003) es “una sociedad tradicional o hibrida…donde la familia funcionaba como una red de ayudas y de exigencias… el orden social se armonizaba con el orden familiar… las relaciones familiares eran jerárquicas, y quien tenía la autoridad familiar estaba por encima de los demás… donde la crianza de los niños ofrecía ciertas ventajas que no han sido claramente remplazadas por los principios democráticos e igualitarios de la crianza moderna” (Tenorio, M. C (2003). Aquí vemos que pasa de ser la ciudad típica tradicional a la nueva ciudad contrastante en donde es posible que los nuevos
  4. 4. cambios haga que los jóvenes estén reaccionando de manera sintomática, lo cual requiere de una mirada clínica y científica desde la nuestra investigación. Como dice María Cristina Tenorio (2003) 2 “es necesario resaltar que estamos pasando de la diversidad cultural a la homogeneidad y uniformización… están produciendo generaciones de niños y adolescentes que en sus gustos, ideales, intereses y posiblemente en sus valores, se parecen más a niños y adolescentes de otros países… una identidad marcada por el individualismo… no amarrada a ningún grupo en particular, no sujeta, no crea obligaciones, sólo derechos” aquí se vemos que el aspecto comunicacional a nivel micro (familia) y macro (sociedad) es en definitiva un factor que conlleva un determinante potencial en las mentes confundidas de los hoy adolescentes rebeldes. Yenny García Betancourth Noviembre de 2010

×