IFDC Villa Mercedes
Lo visual en la Bidimensión
Profesora Titular Analí Muñoz Videla
Profesora Adscripta Lucía Vinuesa
Apr...
Desde un simple ejercicio experimentamos esta condición implícita de las habilidades que
desarrollamos en nuestra sociedad...
Primer dibujo, tacto: Se apaga la luz y si es necesario se tapan los ojos con un pañuelo,
antes de esto cada uno dispuso u...
Quinto dibujo, la mano: Para finalizar la clase se propone representar algo que tiene el
estigma de que es difícil de dibu...
las suyas y nos hace dibujar igual algunas partes y no en espejo, quitando la simetría de la
copa.
Dibujo extra: Hacemos u...
La percepción de las luces y sombras
Estas nuevas formas de percibir se trabajaran según esta etapa puntual de “Lo visual ...
En ambos dibujos se usarán hojas grandes, esto es importante ya que el formato y su
variación genera nuevas problemáticas ...
Bibliografía:
 Edwards, Betty, Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro. Ed. 3º.
Editorial Urano. 1994, Barcelo...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

2º aporte lu vinuesa

488 views
392 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
488
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

2º aporte lu vinuesa

  1. 1. IFDC Villa Mercedes Lo visual en la Bidimensión Profesora Titular Analí Muñoz Videla Profesora Adscripta Lucía Vinuesa Aprender a dibujar es aprender a ver En el marco de la materia “Lo visual en la bidimensión” considero que las técnicas para aprender a dibujar aportan al estudiante seguridad sobre su producción personal así como también una herramienta para enseñar a dibujar a todo aquel que se lo proponga. El marco teórico en el cual se inscribe esta propuesta es el libro “Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro” creado por la doctora Betty Edwards. Considera que su libro es una de las primeras aplicaciones prácticas de la obra de Speerry, Psicobiólogo que publicó sus innovadores estudios sobre la naturaleza dual del pensamiento humano en 1968: la verbal y analítica, localizada principalmente en el hemisferio izquierdo y la naturaleza visual y perceptiva localizada principalmente en el hemisferio derecho. Edwards concibe que “la habilidad global de dibujar algo que se ve <allí> (un objeto, persona, paisaje percibidos) solo requiere cinco habilidades básicas…estas habilidades no son propiamente de dibujar, sino habilidades <de percepción>, y son estas: 1- La percepción de los bordes 2- La percepción de los espacios 3- La percepción de las relaciones 4- La percepción de las luces y sombras 5- La percepción de la totalidad o gestalt.” En este mismo orden es que se propone ir desarrollando cada habilidad. “cada nueva habilidad que aprenda se irá fundiendo con las ya aprendidas, hasta que llegará un día en que sencillamente dibuje, al igual como un día se encontró sencillamente conduciendo sin pensar en cómo lo hacía. Después uno casi se olvida de haber aprendido a leer, a conducir, o a dibujar.” Estas habilidades se desarrollan con una metodología que se adecua a la considerada por la profesora Analí para la asimilación de los conocimientos en torno a lo visual en la bidimensión: “La metodología de taller se orienta hacia la producción visual en un “aprender haciendo” en donde la construcción del conocimiento se lleva a cabo a partir del hacer sistemático, de la reflexión sobre el hacer y de la investigación que el hacer demande.” Por otro lado, el carácter de reconocimiento de las propias habilidades, su desarrollo a nivel individual y contextual está ligado con los objetivos generales de la materia: *Construir discursos visuales a partir de la investigación, de la producción, de la reflexión del proceso y de la interpretación de textos visuales; y a * Reconocer que el lenguaje visual posibilita la construcción de un mundo posible como seres humanos productores de sentidos, que manifiesta un modo de pensar, de sentir, de actuar, de hacer, de ser. En el proceso de aprender a dibujar, también se aprende a controlar la forma en que el cerebro maneja la información, se construye una perspectiva que entiende el arte como modo de conocimiento y como modo de producción socio - cultural.
  2. 2. Desde un simple ejercicio experimentamos esta condición implícita de las habilidades que desarrollamos en nuestra sociedad a través de la educación, de esta cultura que nos forma: el hemisferio izquierdo con sus características verbales, analíticas, simbólicas, racionales, temporales, lógicas y lineales. Al descubrir los condicionamientos culturales que influyen directamente sobre nuestras propias habilidades, no solo en el dibujo sino en general, estamos impartiendo una postura crítica ante los conocimientos y la cultura, nos posiciona desde una búsqueda con apertura a las diferentes dimensiones de la aprehensión de conocimientos. Esta lectura que comenzamos a hacer de la implicancia del ser en sociedad nos involucra en la construcción socio-política de la cultura que formamos entre todos. A raíz de estas investigaciones se puede deducir lo que cada cultura considera importante y cuáles son sus consideraciones de lo que es la inteligencia y de quien es inteligente. Al introducir en el primer ejercicio el estudiante no tarda en percibir el cambio cognitivo, la alteración de la conciencia; el tiempo, las imágenes, las luces y formas se muestran diferentes, y no solo eso, desde esta forma de percepción puede representar eso que está ahí. Esta experiencia se engrosa cuando a modo de diálogo se debate el por qué de esta nueva forma de ver, el por qué de su rareza cuando vemos que es tan simple dibujar una mano como aprender a escribir el nombre. Son estas experiencias las que nos devuelven al mundo no solo sabiendo dibujar o conociendo las herramientas para lograrlo, sino también con una postura crítica ante lo establecido. Indispensable en la formación de profesores de cualquier área. Resolver esto de representar lo que estamos viendo no se plantea como el único camino hacia la representación bidimensional, que sería denominado naturalista; más bien es un proceso que nos conecta con otras capacidades ligadas a nuestra forma de procesar la información de modo holista, no verbal, concreta, atemporal, intuitiva etc. También nos lleva a resolver un pendiente, la mayoría de las personas cuando dejan la infancia también dejan la pasión por las creaciones libres, en esta etapa de la adolescencia queremos empezar a dibujar las cosas como las vemos, pero en nuestro sistema educativo por lo común esto no se plantea en la curricula. Lo que lleva a que en esta temprana edad el mayor porcentaje de la sociedad decide que no sabe dibujar, lo cual lleva también a bloquear (en su mayoría) las capacidades de nuestro hemisferio derecho, no solo no podemos dibujar una mano (por Ej.) sino que además bloqueamos en gran medida todo lo relacionado con la creatividad y el desarrollo de la misma. Actividades: En esta primera etapa del año se propone trabajar sobre la habilidad de la percepción de los bordes y de los espacios, confluyendo con los contenidos que se desarrollan en la materia. *Para todos los ejercicios de observación y representación de lo observado se recomendará cerrar uno de los ojos, ya que de esta forma aplanamos la imagen y facilita su representación. Primera clase de tres horas reloj. El primer ejercicio es una creación propia basada en el libro de Edwards y modificada a lo largo de las prácticas en taller.
  3. 3. Primer dibujo, tacto: Se apaga la luz y si es necesario se tapan los ojos con un pañuelo, antes de esto cada uno dispuso unas hojas lisas y lápiz a mano. A cada uno se le da un objeto (procuro que tenga mucha información a nivel táctil y en lo posible que no sea reconocible) “para lograr acceso a la modalidad visual, perceptiva y no dominante D, es necesario ofrecer al cerebro una tarea que la modalidad I, verbal y analítica, rechace.” Se va guiando en el reconocimiento del objeto, solo tenemos el tacto (y el olfato si lo consideran necesario). Ahora lo que van sintiendo lo van traduciendo con el lápiz sobre la hoja. Se insiste en la indagación de las formas, de la textura, de los huecos, de las direcciones de cada línea. Es importante observar a cada uno de los alumnos en esta experiencia, algunos abandonan rápidamente la indagación lo cual no les permite realizar el paso a la modalidad D. Antes de prender la luz, se retira cada objeto para que aun no lo vean. También se dan vuelta los dibujos realizados para no ver el resultado aun. Segundo dibujo, recuerdo: Para el segundo dibujo se prende la luz, ahora se les propone dibujar lo que recuerdan del objeto, ahora si pueden ver la hoja donde dibujan. En esta etapa es importante guiarlos para que dibujen lo que recuerdan desde el tacto y la recreación de la imagen en el imaginario, no lo que dedujeron que es. De esta última manera corremos el riesgo que dibujen de forma simbólica, y ese es el hemisferio izquierdo acortando camino. Se dan diferentes casos, a algunos se les da muy fácil entregarse a otras formas de percibir y otros muestran tanta resistencia que pueden enojarse o tener dolor de cabeza, pero si lo siguen intentando no tardarán en reírse y asombrarse de los resultados. Tercer dibujo, observación: se les muestran todos los objetos, ellos reconocen de inmediato cual es el de cada uno (por más que sean parecidos). Ahora van a mirar el objeto pero no van a mirar la hoja donde dibujan. Se sientan de costado a la mesa para no hacer trampa (lo cual de lo contrario es inevitable, el hemisferio izquierdo no se queda piola así nomás). Se incentiva a que al observar el objeto vayan traduciendo esto sobre la hoja, como sí con la mirada acariciáramos lentamente cada borde, cada contorno y a su vez el lápiz se desliza por la hoja trasladando esas líneas. Aquí hay que insistir en lo obvio, no importa que nos salga en la hoja, debido a que no vemos no podemos pretender un resultado “óptimo” (que salga igual al objeto). En más de un caso hay resistencia en hacer el ejercicio porque “no les va a salir”, por ello hay que insistir en el carácter lúdico y focalizar el objetivo de la experiencia, por ejemplo dibujar sin ver lo que estamos haciendo en la hoja. Cuarto dibujo, representación: En el cuarto dibujo ya pueden ver el objeto y la hoja, se asemeja a un ejercicio de representación naturalista. Con la diferencia que el alumno ya entró en una forma de percepción nueva, ya conoció el objeto desde el tacto y trato de buscar formas de representarlo, conociéndolo de vuelta, otra vez desde el recuerdo, luego la investigación fue visual, directamente ¿Cómo se sienten esas líneas en la hoja que no veo? Ya conocen el objeto y se los incentiva a esta integración de lo que se tocó, imaginó, recordó y se observó. Lo único nuevo es que puede estimar, ahora sí, las relaciones, el tamaño de una forma en relación a la otra por ejemplo.
  4. 4. Quinto dibujo, la mano: Para finalizar la clase se propone representar algo que tiene el estigma de que es difícil de dibujar: la mano. Todo lo desarrollado hasta ahora en niveles más sutiles se evidencia cuando quien nunca dibujó una mano ahora lo consigue. Primero se hace un dibujo sin mirar la hoja, se observa detenidamente cada detalle de la mano, pero nos olvidamos que es, ya no importa, lo observamos como hicimos con el objeto. Se recomienda que elijan una postura compleja de la mano, con los dedos cruzados, con muchas curvas y huecos. Es importante que haya un hueco, ya que percibiendo la forma del mismo y empezando a representar esa forma desconocida nos conectamos más fácilmente con la modalidad D. La idea es pasar de una forma a la adyacente, no desde la totalidad de la forma. Se incita a ver las formas exentas de significado, como por ejemplo cuando llegamos a la uña, no debemos dibujar la UÑA, si lo hacemos seguro que será simbólico, dibujemos la forma que esta al costado: el borde es el lugar donde se encuentran dos cosas, de modo que si dibujamos la carne del costado de la uña terminaremos por dibujar la uña. Sexto dibujo, la mano: Por último en un buen lapso de tiempo se disponen a dibujar su mano, ahora viendo como lo hacen en la hoja. Una vez más la mano se pone de forma muy compleja, se empieza por un hueco (dibujando el borde del aire comenzamos a dibujar la mano). El tiempo que cada uno se tome es relativo, debido a las condiciones del taller, las distracciones o la falta de predisposición estos dibujos pueden hacerse en menos tiempo. Algunos no logran concentrarse debido a la resistencia del hemisferio izquierdo, es por ello que se insiste en realizar el ejercicio a solas en un lugar tranquilo, poniendo el despertador para olvidarnos del tiempo por 30 min. Al finalizar se observan todos los dibujos, los cambios en la forma de representar, la utilización de la línea en cada caso, visualizamos cuando fuimos simbólicos y cuando captamos la sutileza de las formas. Se comenta la experiencia de cada uno. Segunda clase de dos horas reloj. En esta clase vamos a ejercitar la habilidad de percepción de los espacios. Siguiendo con esta noción de borde como punto de encuentro de dos formas se realiza una visualización para reforzar este concepto (extraída del libro de Edwards), donde los alumnos imaginan una especie de rompecabezas de un barco en un lago, vamos imaginando lentamente cada detalle, el barco, la vela, el muelle, la tierra si la hay, el lago; ahora sacamos el barco y observamos que queda el hueco con su forma. Realizamos ahora el ejercicio propuesto por Edwards para asimilar la idea de borde y las diferentes formas de procesar información de cada hemisferio: Dibujo de copas y caras. Dibujo 1: Comenzamos dibujando un perfil, el contorno solamente, se piensa cada parte (la frente, la nariz, la boca, la pera y el cuello), se hace una línea horizontal que será la parte superior de la copa y una por abajo que será la base de la misma. Repasamos una vez más el perfil nombrando cada parte. Ahora si pasamos al otro lado y dibujamos el perfil en espejo para conseguir la copa. Se reflexiona sobre lo sucedido a nivel cognitivo, primero el hemisferio izquierdo dibujó lo que se conoce como perfil y nombró cada parte como corresponde, pero al pasar al otro lado ¿Qué pasó? ¿Cómo resolvimos la forma? Los estudiantes se encuentran con la situación que para poder realizar el perfil en espejo se olvidaron de cuál era la frente, la nariz, la boca y se fijaron mas en otras cuestiones: a qué distancia está, como es esa curva, entra o sale, ¿qué tanto?, este es el hemisferio derecho. En varios casos el izquierdo hace de
  5. 5. las suyas y nos hace dibujar igual algunas partes y no en espejo, quitando la simetría de la copa. Dibujo extra: Hacemos un ejercicio más de copas y caras, pero esta vez una cara extraña, bien compleja, se realizan los mismos pasos. A continuación introducimos en los espacios negativos con un ejercicio simple. Se realizan ejemplificaciones en pizarra o señalan algún espacio: como el que queda entre el brazo y la cintura si nos ponemos la mano en la cadera. Dibujo 2: Cada uno busca llaves, tijeras u objetos con huecos. Los ponemos arriba de una hoja en blanco buscando el margen de la misma (esto para generar nuevos espacios negativos con los contornos del objeto), ahora simplemente lo remarcamos con un lápiz, como calcando en la hoja, van a pintar con lápiz esos espacios negativos, no el objeto dibujado. Pasamos a ver formas que están ahí en el entorno, desde los caballetes en el aula hasta las plantas del patio, las complejas ramas peladas de los árboles. Y empezamos a buscar esos espacios negativos que están ahí en todas partes. Grillas y visores: Se ofrece esta herramienta y se explica su funcionamiento y la forma de hacerlo, desde usar una ventana para dibujar una grilla y ver lo que está allá afuera a través, traduciendo en la hoja en blanco lo que veo en cada cuadrado de la grilla. La técnica de enrollar una hoja, hacer un tubo y mirar a través de él, nos puede facilitar conocer las proporciones (realizamos un ejemplo viendo la cabeza más próxima con el visor y luego la más lejana). No olvidemos la importancia de que se correspondan las escalas del visor y la de la hoja donde dibujaremos en el caso de hacer grilla. De todas formas no es excluyente esta técnica, se puede elegir no usar visor, de esta manera se debe decidir desde la imaginación cuales serán los límites de lo que vemos y que espacio/escala ocupará en la hoja donde dibujo. El visor se utilizará en los ejercicios de percepción de las relaciones. Dibujo 3: El dibujo de espacios negativos lleva su tiempo, se incentiva a los alumnos a que busquen una imagen que les interese y, como con la mano, que sea muy compleja: mientras más complejo más simple. Solo se dibujan los huecos, se realizan ejemplos en la pizarra para que no queden dudas. Cerramos la clase observando los resultados de los compañeros. *El libro se dejo en fotocopiadora Quevi a pedido de los alumnos, se especifica en que capítulo están los ejercicios realizados: Capitulo 7, Percepción de la forma de un espacio: Aspectos positivos del espacio negativo. No sale puntualmente lo que hicimos en clase pero si otra serie de ejercicios similares. En la segunda etapa del año se desarrollará la habilidad de percibir las relaciones, a través de representación de “profundidad y perspectiva”, y también la habilidad la percepción de luces y sombras. “El uso de la línea se aprende dibujando el contorno de formas y espacios. El uso del valor se aprende representando luces y sombras. El uso de color requiere primeramente la capacidad de percibir el color como un valor.” La habilidad final que considera Betty Edwards, de la gestalt o totalidad, se desarrollará naturalmente; ya que surge como consecuencia de las otras cuatro habilidades aprehendidas. Segunda mitad del año La percepción de las relaciones
  6. 6. La percepción de las luces y sombras Estas nuevas formas de percibir se trabajaran según esta etapa puntual de “Lo visual en la bidimensión”. Concluimos, con la profesora Analí, en indagar primero sobre la capacidad de percibir la lógica de la luz, y luego reforzar lo ya aprendido sobre las relaciones con un estudio mas profundo de la representación de perspectivas. Se decide incorporar un estudio de las proporciones del rostro visto de frente y el dibujo del mismo a través de lo ya aprendido sobre contornos, bordes y espacios negativos. Edwars en su libro considera oportuno primero ejercitar la percepción de las relaciones y luego las luces y sombras. Dentro de la materia, a través de lo propuesto por Analí, los alumnos vienen identificando diferentes indicadores de espacio, como por ejemplo la superposición, la transparencia, el tamaño de las formas, la variación de los valores, y utilizan estos indicadores para la representación. En los dibujos realizados con mis propuestas, también dentro de las problemáticas de representación que han ido surgiendo en cada uno de los intereses individuales de los alumnos, hemos elaborado y ejercitado esta capacidad de percibir las relaciones. Es por todo esto que es oportuno insertar en esta etapa del año un acercamiento a la representación de luces y sombras. Extraído del libro de Betty Edwards: Lógica de la luz: la luz cae sobre los objetos y –lógicamente- produce los cuatro aspectos de la luz/sombra: 1. Claro: La zona mas iluminada, donde la luz de la fuente cae más directamente sobre el objeto. 2. Sombra proyectada: la sombra más oscura, producida por el objeto al bloquear la luz procedente de la fuente. 3. Luz reflejada: una luz tenue, reflejo en el objeto de la luz de las superficies iluminadas que lo rodean. 4. Sombra cimera: la sombra que se extiende sobre la cima o cresta de una forma redondeada, entre el claro y la luz reflejada. Al principio resulta difícil ver las sombras cimeras y las luces reflejadas, pero son fundamentales para crear, sobre el papel plano, la ilusión de tridimensionalidad de las formas redondeadas. Al reconocer, observar y representar estas cualidades de las formas, no solo se descubre una nueva capacidad para dibujar lo que vemos, también nos facilita herramientas para dibujar lo imaginado, así es que veremos en un par de ejemplos de pinturas y/o dibujos cómo estos cuatro aspectos de la luz/sombra se aplican tanto para generar la ilusión de un objeto real como para “darle forma” a formas imaginadas. En esas formas que imaginamos, si queremos generar sensación de volumen, de una atmósfera entre formas implicadas o alguna cualidad particular, la podemos crear con estos nuevos aspectos que reconocemos. Aprender a dibujar requiere aprender a ver conscientemente las luces y las sombras y a dibujarlas con toda su lógica inherente. Ese es un aprendizaje nuevo para la mayoría de los alumnos, así como aprender a ver los bordes complejos, los espacios negativos y las relaciones entre ángulos y proporciones son habilidades recién adquiridas. La lógica de la luz también requiere aprender a ver las diferencias de matices de claros y oscuros. Estas diferencias de matices o tonos se llaman valores. Actividad:
  7. 7. En ambos dibujos se usarán hojas grandes, esto es importante ya que el formato y su variación genera nuevas problemáticas a experimentar. Materiales: hojas grandes, goma, lápices Primera clase: Dibujo 1: En primer lugar realizaremos un ejercicio propuesto por Edwards en su libro: dibujo de Rembrandt con goma. Este primer ejercicio nos acerca al objetivo de percibir las luces y sombras como formas, y, dibujando estas, a reconocer variaciones tonales, y así terminar por dibujar un retrato con detalles de luz y sombra. Capitulo 10, El valor de las luces y sombras lógicas. Pag. 209-211. (lo subí a la Pág. del faceboock) Segunda clase: Autorretrato (o retrato) de frente. Desde las proporciones y la lógica de las relaciones, es preferible que sea autorretrato, ya que es un modelo q no se cansa y se mantiene quieto cuando uno lo necesita. Dibujo 1- En el Capitulo 8 La observación en perspectiva, en la Pág. 159 se comienza un ejercicio denominado Relleno de los óvalos. Comenzamos el ejercicio observando nuestra cabeza en el espejo y lo primero q planteamos en la hoja* es un ovalo que es la forma que se asemeja la cabeza. Continuamos como dice la consigna, observando cada proporción en el espejo, corroborando con el lápiz. (Para comprender como calcular relaciones con el lápiz y a estimar ángulos ver Pág. 137/8) *Es importante dibujar en caballete, de modo que la hoja quede vertical, paralela a nuestros ojos. Dibujo 1 Autorretrato continuación: Una vez calculadas las proporciones del rostro y la cabeza comenzamos a dibujar buscando un espacio negativo, una buena opción puede ser el espacio blanco del ojo. En el Capitulo 9 en la Pág. 188 esta pautado el ejercicio La cabeza vista de frente, allí podrán encontrar una excelente guía para realizar este dibujo. Este ultimo también esta subido a la página de faceboock. Lista Resumida de dibujos realizados conmigo: Con objeto: 1- Ojos tapados + objeto. Tacto 2- Ojos destapados sin objeto. Recuerdo 3- Veo el objeto pero no la hoja. Observación 4- Veo el objeto y la hoja. Representación 5- La Mano, sin mirar la hoja. 6- La Mano viendo la hoja. 7- Caras y copas. 8- Espacio negativo de tijeras, llaves. 9- Dibujo de espacios negativos de algo complejo, Ej. Ramas de árbol, atriles encimados, plantas de cantero etc. 10- Rembrandt, la lógica de la luz. 11- Autorretrato o Retrato (de un compañero o fotografía). Proporciones y contornos.
  8. 8. Bibliografía:  Edwards, Betty, Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro. Ed. 3º. Editorial Urano. 1994, Barcelona.  Muñoz Videla, Analí, programa de la materia “Lo visual en la bidimensión”. Profesorado de las Artes Visuales. 2013.  Vinuesa, Lucía, La celebración del pensamiento. Trabajo final de “Metodología y Práctica de la enseñanza” Profesorado superior en educación de las artes plásticas: pintura. Esc. de artes. UNC.

×