• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
La importancia de la pregunta en filosofia
 

La importancia de la pregunta en filosofia

on

  • 7,632 views

 

Statistics

Views

Total Views
7,632
Views on SlideShare
7,632
Embed Views
0

Actions

Likes
2
Downloads
38
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La importancia de la pregunta en filosofia La importancia de la pregunta en filosofia Document Transcript

    • LA IMPORTANCIA DE LA PREGUNTA EN FILOSOFIA¿Que es preguntar? Etimológicamente, el verbo preguntar proviene del latín praecunctare, ysignifica "someter a interrogatorio". Preguntar es interrogar o hacer preguntas a alguien para quediga y responda lo que sabe sobre un asunto. "Es exponer en forma de interrogación un asunto,bien para indicar duda o bien para vigorizar la expresión, . Preguntar es buscar información ydespejar una duda, una inquietud o un interrogante. Preguntarse es "reflexionar una personasobre una duda"[27]. Estas definiciones del verbo preguntar, son desde el punto de vista lógico, yle sirve a cualquier persona que pregunte sobre una cosa determinada, quiera saber algo, queQuiera despejar una duda. El concepto de preguntar que le interesa al filósofo, es desde el puntode vista existencial; y desde esta arista, "el preguntar es considerado como un modo de ser de laexistencia humana"[28].En filosofía no toda pregunta es filosófica, todo preguntar no es filosófico. Solamente es filosóficala pregunta en la cual la existencia se hace cuestión de sí misma al preguntar. La preguntaexistencial hace cuestionable la existencia. La pregunta fundamental, dice Martín Heidegger, es lapregunta por el ser. En consecuencia, preguntar por el ser es preguntar por el que pregunta por elser. Pero no sólo la pregunta por el ser es filosófica, hay otras preguntas filosóficas planteadas conprofundidad y radicalidad. Preguntar con profundidad y radicalidad, en definitiva, esproblematizar; y problematizar es plantearle problemas a la realidad en búsqueda de solucionesde fondo. "Todo tiene que ver con todo para un filósofo, y las respuestas van más allá de losinterrogantes"[29]. Mientras haya preguntas habrá filosofía, el ser humano no dejará depreguntarse con profundidad, porque "la pregunta libera al ser de sí mismo, lo descentra, lo arrojaa su (propio) afuera...La pregunta `más profunda" se enfrenta a la imposibilidad de la respuesta. Por eso nos persiguesin conseguirnos. Por eso huye quietamente ante la satisfacción de una respuesta. La preguntadesvía. La pregunta más profunda es lo que queda cuando la pregunta por (el) todo ha sido —finalmente— contestada… La pregunta profunda es el hombre como Esfinge, la parte peligrosa,inhumana y sagrada, que detiene y mantiene detenido ante ella, en el enfrentamiento de uninstante, al hombre que se dice simplemente hombre" [30]El preguntar y preguntarse, en búsqueda de respuestas, dentro y fuera de nosotros, permite quedesarrollemos nuestro espíritu crítico y que aprendamos a pensar por nosotros mismos. Sóloaquél que posea un espíritu crítico y se atreva a pensar por sí mismo tendrá el hábito y el deleitede preguntar y preguntarse, no en procura de respuestas definitivas y absolutas, sino temporales yrelativas, por cuanto no hay respuestas definitivas y absolutas para las preguntas fundamentales yesenciales que formulamos los seres humanos, que nunca se cierran, que están siempre abiertas.Ana Cecilia Franco de la Rosa (citada por Carina Cabo), en su libro Filosofía para niños, enfatiza losiguiente: "Una tarea ineludible de la enseñanza de la filosofía en estos momentos consisteprecisamente en abrirse a esos enfoques alternativos, enriqueciendo la tradición propia con lo queotras gentes, desde otras perspectivas, han aportado en el esfuerzo humano por responder a laspreguntas fundamentales sobre el sentido. Hablo de diálogo riguroso y serio, de apertura mental y
    • de ampliación de horizontes reflexivos"[31]. Así la ciencia y la filosofía nos den respuestas, "lacuestión de la esencia del conocimiento, del espíritu, de la vida, la cuestión del significado últimode todo este mundo maravilloso y terrible, todas estas cuestiones no podrán jamás sercontestadas filosóficamente de forma definitiva, a pesar de plantearse filosóficamente"[32El filósofo debe preguntarse, ya que el preguntar filosófico es la actitud por la cual el hombreadquiere distancia de lo cotidiano. Y la adquiere precisamente al dedicarle mayor atención. Entodo ello queda comprometido el hombre que se admira, ya que este - al preguntarse - se cuentapor lo que sobrepasa la cerrazón factual de su existencia. Por su apertura a las cosas, bajo laformalidad de realidad, el hombre puede interrogarse acerca de ellas y sobre él mismo. El hombrees el único animal que se pregunta; vive preguntándose y preguntando a los demás. Por ser elhombre conciencia abierta a lo real, es esencialmente preguntón. "No se puede vivir comopersona sin pensar, sin filosofía de preguntas, de respuestas o, al menos, sin la búsqueda derespuestas"[65]. Sus preguntas no son algo periférico. El Hombre queda envuelto en la pregunta,es él mismo pregunta o interrogante siempre abierto. "Filosofar, según Heidegger, consiste enpreguntar por lo extraordinario… y no sólo es extraordinario aquello que se pregunta, sino elpreguntar mismo… Todo preguntar es un buscar. Todo buscar tiene su dirección previa que leviene de lo buscado… El preguntar tiene, en cuanto preguntar por… aquello que se pregunta. Todopreguntar por es en algún modo preguntar a…" Kart Rahner señala que "toda pregunta tiene un dedonde, un principio de una posible respuesta de ella misma". La filosofía es pregunta y vive en lapregunta, "en la incógnita alojada en la raíz de la vida, y en la búsqueda de la sabiduría que esmucho más que conocimiento", dice Alejandro Serrano Caldera[66]y agrega que mientras hayapregunta habrá filosofía. "Existen preguntas que para la felicidad y satisfacción en la propia vidadel ser humano, son de gran importancia y que tan solo la filosofía puede afrontar"[67].El mundo moderno está más interesado en las respuestas que en los procesos de pensamientoque hay tras la respuesta. Este estilo de vida impide al hombre percatarse de su triste condiciónhumana, de su falta de libertad. No puede desarrollar y fortalecer su conciencia crítica. Laconciencia crítica es el "carácter de una persona cuyo hábito de conducta procede a una crítica delos datos del problema antes de formular su opinión o de actuar conforme a un fin. Se señala enoposición a la idea de conciencia no crítica o vulgar, en la que se da por sentado la "objetividad"del conocimiento sin más y en la que los prejuicios sociales, como creencias, actúan comoevidencias cognoscitivas prácticas y fuente de conocimiento y de la acción sin ponerlas en cuestiónrespecto a un contenido objetivo"[68]. ¡Eso sí, hay que reconocerlo: la filosofía es una cienciadifícil! Requiere esfuerzos. "Nada importante es regalado al hombre; antes bien, tiene él quehacérselo, que construirlo", sentenció el filósofo José Ortega y Gasset. La filosofía comienzaexigiendo un esfuerzo, continúa exigiendo más esfuerzos y termina exigiendo más esfuerzos.Donde casi todo se pone siempre en tela de juicio, donde no rige ningún supuesto ni métodotradicional, donde hay que tener siempre ante los ojos los complejísimos problemas de laontología, el trabajo no puede ser fácil. El estudio de la filosofía requiere de un esfuerzo continuopara analizar, interpretar y explicar de una manera lógica las creencias y valores humanos.¿COMO APRENDER A PREGUNTAR?
    • Toda reflexión filosófica se inicia con una buena pregunta, pero recuerda que no todas laspreguntas son preguntasfilosóficas, por ejemplo, si tú preguntas ¿qué hora es?, esa no es unapregunta filosófica, porque no toca temastrascendentales para el hombre.Hay preguntasfilosóficas clásicas que nos sirven de modelo para aprender a preguntar, por ejemplo:¿Qué es lajusticia?¿Qué es la ciencia?¿Qué es la felicidad?Mira que se está preguntando por la definición deconceptos básicos. Son preguntas de la forma ¿Qué es X? Estaes una forma típica de preguntar deuna manera filosófica. Es decir, una pregunta es filosófica cuando lo quequeremos preguntar es elconcepto, sin querer buscar una definición como la del diccionario, sino reflexionar sobrelapregunta y la respuesta.Otra manera de preguntar de modo filosófico es INDAGAR POR LASRAZONES EN LAS QUE SE APOYA LACREENCIA. Es decir, cuestionar lo que se afirma, cuestionandosu validez, y la validez va a depender de losargumentos que se den o los argumentos quesustentan lo que se dice. Por ejemplo:¿Por qué crees que matar es malo?¿Por qué crees que existir es una realidad objetiva?¿Qué es la realidad objetiva?Muchos afirman que los seres humanos tenemos alma y cuerpo ¿por qué crees que se afirmaesto?Observa que lo que siempre se pregunta es por las razones que tienen para decir esto,diferente a preguntar por las causas, en filosofía lo que se pregunta es el POR QUÉ; pero siemprehay que cuestionar y evaluar los argumentos. ¿El argumento es bueno?La práctica de la filosofíarequiere de una buena dosis de escepticismo, es decir, siempre hay que estardudando,examinando cuidadosamente el valor de cada argumento. EL QUE FILOSOFA NO CONFIACIEGAMENTELa siguiente es una selección de "La primacía hermenéutica de la pregunta", del libro Verdad yMétodo del filósofo Hans Georg Gadamer.[Experiencia y pregunta]En toda experiencia está presupuesta la estructura de la pregunta. No se hacen experiencias sin laactividad del preguntar. El conocimiento de que algo es así y no como uno creía implicaevidentemente que se ha pasado por la pregunta de si es o no es así. La apertura que caracteriza ala esencia de la experiencia es lógicamente hablando esta apertura del "así o de otro modo". Tienela estructura de la pregunta.[El sentido]Es esencial a toda pregunta que tenga un cierto sentido. Sentido quiere decir, sin embargo,sentido de una orientación. El sentido de la pregunta es simultáneamente la única dirección quepuede adoptar la respuesta si quiere ser adecuada, con sentido. Con la pregunta lo preguntado escolocado bajo una determinada perspectiva. El que surja una pregunta supone siempre introducir
    • una cierta ruptura en el ser de lo preguntado. El logos que desarrolla este ser quebrantado es enesta medida siempre ya respuesta, y sólo tiene sentido en el sentido de la pregunta.Uno de los más importantes descubrimientos que aporta la presentación de Sócrates por Platón esque, contrariamente a la opinión dominante, preguntar es más difícil que contestar.(...) El que está seguro de saberlo todo no puede preguntar nada. Para poder preguntar hay quequerer saber, esto es, saber que no se sabe.[Apertura; pensamiento crítico](...) Una conversación que quiera llegar a explicar una cosa tiene que empezar por quebrantar estacosa a través de una pregunta.Preguntar quiere decir abrir. La apertura de lo preguntado consiste en que no está fijada larespuesta. Lo preguntado queda en el aire respecto a cualquier sentencia decisoria yconfirmatoria. El sentido del preguntar consiste precisamente en dejar al descubierto lacuestionabilidad de lo que se pregunta (...)La verdadera pregunta requiere esta apertura, y cuando falta no es en el fondo más que unapregunta aparente que no tiene el sentido real de la pregunta. Algo de esto es lo que ocurre, porejemplo, en las preguntas pedagógicas, cuya especial dificultad y paradoja consiste en que en ellasno hay alguien que pregunte realmente. Lo mismo ocurre en la pregunta retórica, en la que nosólo no hay quien pregunte, sino que ni siquiera hay nada realmente preguntado.[Límite de la apertura]Sin embargo, la apertura de la pregunta también tiene sus límites. En ella está contenida unadelimitación implicada por el horizonte de la pregunta. Un pregunta sin horizonte es una preguntaen vacío. Sólo hay pregunta cuando la fluida indeterminación de la dirección a la que apunta seconvierte en la determinación en un "así o así": dicho de otro modo, la pregunta tiene que serplanteada. El planteamiento de una pregunta implica la apertura pero también su limitación.Implica una fijación expresa de los presupuestos que están en pie y desde los cuales se muestra lacantidad de duda que queda abiertaEL PREGUNTAR FILOSOFICOEl darse cuenta de que para preguntar por lo que existe, pero por todo lo que existe, no es fácil. Seempieza a ejercer un acto propio del filosofar: la capacidad de pensar en lo pensado.Ese pensar sobre lo que se piensa es la reflexión, el elemento de inicio de ese proceso de pensar.El pensar filosófico no es el pensamiento de todos los días. La pregunta filosófica deja de ladonuestros deseos, emociones, tu voluntad propia. Es simplemente lo que llamamos una preguntaobjetiva. A este tipo de pregunta se les denomina preguntas universales: preguntas que dejan delado lo particular. Se centra en la dimensión racional y reflexiva.
    • Así, la razón es el punto de partida del pensar filosófico. Este tiene un carácter de trascendencia;que va más allá de lo efímero, lo particular. No es sólo una manera más de pensar el mundo, sinoque implica también una actitud. La actitud es la manera de activar la conciencia.En el momento en que el hombre comienza a reflexionar, y se da cuenta de que está pensando,también se convierte en responsable de lo que piensa, y por tanto, también responsable de lo quehace.El objeto de la filosofía no está nunca fuera del mundo. Busca la Verdad del mundo y de las cosas.La actitud de asombro, es decir, ya no sólo ver la realidad de todos los días, sino aprender a verlacon otros ojos, admirarse ante lo cotidiano. Así, las preguntas filosóficas parten de la admiración,ante lo aparentemente ya visto, redescubren, re significan y conducen a nuevas preguntas. Elsaber asombrarse es lo que conduce a preguntase por el “por qué” de las cosas. El por quéconduce al análisis, y éste al conocimiento y razonamiento expresado mediante un argumento.El filósofo se dedica a observar, aprender a ver con atención; pueden relacionar lo que está antemis ojos con el conjunto de cosas que nos rodean, con la totalidad. Vinculan la parte con el todo.Esto es la capacidad de integración o de totalización, ya que permite la “prospectiva”, la capacidadpara pensar escenarios futuros en el presente.La actitud filosófica radica en la aparente “inutilidad” de sus preguntas. Esta aparente inutilidad esla que descubre la verdadera “utilidad” de las cosas, el despertar de lo que existe en la realidad.Así, todo pensar filosófico está condicionado por las condiciones históricas y sociales de quienreflexiona y se expresará mediante argumentos explicativos para encontrar una manera deaprender a vivir mejor, a convivir unos con otros y a tratar de ser feliz.DIFERENCIA ENTRE PREGUTAS FILOSOFICAS Y PRGUNTAS CIENTIFICASLas preguntas filosóficas tienen como característica básica que admiten varias respuestas, pero enel caso de la ciencia las preguntas científicas suelen ser cerradas, es decir que no dan opción avarias respuestas, son preguntas cuya respuesta permite afirmar la verdad o la falsedad de lo quese pregunta.En cuanto a las preguntas científicas podríamos clasificarlas en tres tipos, preguntascompletamente cerradas, casi del todo cerradas y preguntas en principio cerradas:(a) completamente cerradas: son aquellas preguntas de las que conocemos la respuesta, porejemplo, "¿Por qué circula la sangre en el interior del cuerpo de una rata?(b) casi del todo cerradas o semicerradas, cuando no sabemos la respuesta pero sí cómoencontrarla, como en la pregunta ¿Cuántos dientes tiene la rata X de nuestro laboratorio?(c) preguntas en principio cerradas, son preguntas que se refieren a aquellas cuestiones frente alas que no poseemos técnicas para encontrar la respuesta, pero que en caso de tenerlas sabríamos
    • perfectamente qué es lo que deberíamos hacer para dar con ella, por ejemplo ¿Cuál es lacomposición química de los gases de la atmósfera del tercer planeta en la órbita de Qatar -estrellaubicada a 10.000 años luz de la tierra?Dentro de las preguntas semicerradas y en principio cerradas es de donde se pueden ubicar losprincipales problemas científicos sobre los que se puede investigarLAS PREGUNTAS FUNDAMENTALES DE LA FILOSOFIA¿Alguna vez te has preguntado por qué estás en este mundo? ¿Alguna vez te has cuestionadoacerca de la veracidad de lo que has aprendido? ¿Has dudado de las reglas morales que te hanenseñado en tu casa o escuela?La filosofía siempre se ha caracterizado por hacer preguntas difíciles. Preguntas como ¿cuál es elsentido de la vida? no son fáciles de contestar y demandan mucho esfuerzo. Además puede serque el resultado del esfuerzo que supone contestar este tipo de preguntas termine en decepcióno tragedia, si nuestra respuesta nos convence del poco sentido que pueda tener, por ejemplo,nuestra propia existencia humana. Eso ha ocurrido con algunos filósofos que tienen una visióntrágica y pesimista de nuestra experiencia humana. Sin embargo, no todos los filósofos que hanhecho esa pregunta, naturalmente, comparten esa visión, pero sí pueden compartir el haberhecho la misma pregunta. Por ello, me interesa que examinemos por qué algunas preguntas sonfilosóficas a diferencia de otro tipo de preguntas. Analizando el tipo de preguntas o los problemasque proponen los filósofos espero que se pueda entender mejor la actividad filosófica.En los inicios de la filosofía llamada occidental, los filósofos griegos se ocupabanfundamentalmente de la pregunta acerca de la constitución de la realidad; se preguntaban ¿dequé esta hecho todo lo real? Se preguntaban luego si acaso lo que podían percibir sus sentidos erala realidad o era una mera apariencia. Algunos, por ejemplo, concluyeron que subyaciendo a laexperiencia sensorial, se encontraban los constituyentes últimos de todo lo realmente existente.Esta respuesta no proporcionaba una tranquilidad sino todo lo contrario, provocaba otraspreguntas. Si existía una realidad subyaciendo a lo que sensorialmente experimentábamos, esarealidad, ¿sería cambiante o no? Podemos recordar como Zenón de Elea trató de probar lainmutabilidad de la realidad utilizando sus conocidas aporías. Por ejemplo, en la aporía de Aquilesy la Tortuga, Zenón intenta demostrar que el movimiento que observamos es mera aparienciaporque realmente Aquiles jamás podría alcanzar a la tortuga. Zenón estaba empeñado endemostrar que lo que observamos es apariencia pero un análisis más profundo (él utilizó artificiosmatemáticos) señalaría que lo real contrasta con la apariencia: lo real inmutable, la apariencia,cambiante.Analizando el trabajo de los filósofos griegos antiguos podemos observar algunas característicasdel tipo de preguntas que las hace filosóficas:Las preguntas son más conceptuales que pragmáticas. Zenón no hacía un estudio de la velocidadde la tortuga vs. Aquiles. Estaba interesado en demostrar la diferencia entre el concepto
    • “realidad” y el concepto “apariencia”. Otro ejemplo. Si vemos una flor muerta, la preguntafilosófica no iría a la parte práctica: ¿qué hacemos ahora que se murió la flor? ¿Sembramos otra?Más bien la filosofía se interesaría por preguntar sobre el concepto “muerte”. Podría luegocontrastar los conceptos “vida”/ “muerte”. Podría hacer la siguiente pregunta: ¿qué significa quealgo tenga “vida”?Las preguntas filosóficas son universales y no singulares. Precisamente porque el interés no espragmático sino teórico interesan los temas en tanto universales. Por ejemplo si nos preguntamossi el ser humano es una unión de una cosa material y una cosa inmaterial, no estamospreguntando específicamente acerca de un ser concreto, sino de cualquier (o sea todo) serhumano. Lo singular puede ser ocasión que invita a la reflexión pero la reflexión se convierte enfilosófica en tanto trasciende su individualidad y se ocupa de lo universal.Las preguntas filosóficas buscan principios para explicar las cosas. Cuando observamos unfenómeno suponemos que hay una causa para su ocurrencia. Por ejemplo, observamos que llueve:suponemos que la lluvia tiene una causa. Empezamos a estornudar y si nos ponemos a pensar, nospreguntamos ¿por qué estoy estornudando? o ¿qué ha causado este estornudo? Ahora bien, enestos casos estamos basando nuestras explicaciones en un principio, el principio de causalidad,que dice que “todo tiene una causa”. De manera que cuando se pregunta sobre algo, se estábuscando un principio que permita la explicación.Las preguntas filosóficas exploran más allá de lo obvio. He escuchado en clase que tenemos queremitirnos a los “hechos”. Parece obvio lo que es un “hecho”. Pero detengámonos ypreguntémonos: ¿qué es un “hecho”? ¿La pizarra es un hecho? ¿La novela ‘La tía Julia y elescribidor’ es un “hecho”? ¿Hay hechos verdes? ¿Hay hechos que ya no son hechos?Las preguntas filosóficas generan nuevas dudas y, en consecuencia, nuevas preguntas. Si yoempiezo preguntando si los seres humanos tenemos alma, la siguiente pregunta que voy a generara partir de la primera sería ¿qué es el “alma”? (pregunta eminentemente conceptual). Podríacontinuar preguntando, ¿cuáles son las características de la llamada “alma”?. Podría ademáspreguntar si acaso los animales también tienen “alma”.Las preguntas filosóficas exigen rigor argumentativo. La filosofía se caracteriza por utilizarherramientas lógicas para darle mayor rigor a su método. Esto evita que las preguntas tenganincoherencias como preguntar si existe el círculo cuadrado. Esa pregunta sería absurda puesto queviola el principio de no-contradicción que sostiene que una cosa no puede ser y no-ser al mismotiempo, o lo que sería lo mismo en este caso, o es un círculo o es un cuadrado, pero no puede serlas dos cosas al mismo tiempo.