Your SlideShare is downloading. ×
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Articulos ebook uantioquia_jaime_ivan_hurtado

198

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
198
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El bello libro de todas las formas L as controversias y debates en torno al binomio libro tradicional versus libro electrónico han col- mado ya casi todas las expectativas y aquí, pue- de decirse sin temor a equivocaciones, no puede hablar- se de vencedores ni vencidos, que es como se lo toman muchos de quienes entablan desde distintos escenarios la famosa (y trillada) discusión. Hay sobradas razones agenda cultural • Universidad de Antioquia para atrincherarse en el libro de papel, cubiertas, diseño N.o 171 • noviembre de 2010 y belleza objetual, y las hay para elogiar y sacar pro- vecho de las tecnologías que ahorran tiempo, espacio, peso y dolores de cabeza ante la impotencia de no tener a mano herramientas bibliográficas esenciales a la hora de escribir artículos o ensayos o estudios disciplinares, Contenido como enciclopedias, mapas, biografías, etc. Y tampoco es de creerse que con los nuevos tiempos y los nuevos soportes de la información la lectura haya sido la gran damnificada. Como en toda guerra, también aquí la primera víctima ha sido la verdad. En el mundo ha 2 No es acabar con los libros, es pensarlos de otra manera disminuido, sí, la venta de libros de papel, pero ha au- mentado considerablemente la de formatos electrónicos Jaime Iván Hurtado Bonilla que contienen miles y miles de lecturas posibles. Nadie los compra para no usarlos, así como se supone que los 9 El libro electrónico: un formato, múltiples transformaciones volúmenes que salen de las librerías no van solo a os- tentar en cuartos de bibliotecas o a cuñar muebles cojos. Gonzalo Montoya Velásquez Kafka es hermoso y necesario hasta escrito en la arena y las teorías de astrofísica, por ejemplo, hoy son mucho más15 ¿Quién saldrá ganando de la guerra de los libros digeribles y posibles de consultar y de admirar mediante extraordinarias ilustraciones en la pantalla, en contravía electrónicos? de las inaccesibles ediciones especializadas. Francis Pisani En particular, la nuestra es una sociedad a la que aún18 Sobre libros y espacios José Guillermo Ánjel R. le falta mucho para decir que ha vivido el disfrute de los libros y los beneficios de la lectura placentera. Para nadie es un secreto que esa es una asignatura pendiente22 Programación académica y cultural a lo largo y ancho de nuestra geografía, por lo cual, más allá de exhibir y defender sesudos argumentos en pro de una u otra modalidad a la hora de elegir el sopor- te de dicha lectura, tanto al Estado como a las muchas instituciones educativas y culturales les cabe la poster- gada obligación (no solo en los grandes centros urbanos sino también en las desprotegidas provincias) de dotar
  • 2. ampliamente las bibliotecas existentes, de crear muchas otras generosas y cómodas, y de darles, a su vez, la opción de muchos libros, reales y virtuales. Las buenas y confortables bibliotecas son, ellas mismas, la me- jor campaña en pro del noble gesto de la lectura. Un gesto que nos hace singulares, apartados de los moldes repetidos y canjeables. Si es cierto que han mejorado los índices de consumo de bienes cultura- les en Colombia, según se afirma en el último informe del DANE, hay que decir, entonces, que en algo ha enderezado su rumbo la educación y nuestra apaleada idiosincrasia, pese a lo que parece la contraria eviden- cia cotidiana de nuestra realidad. Tal vez en ello influya la multiplicidad de posibilidades con que hoy cuenta el acceso a la información y, por qué no, también a la formación. Agenda Cultural viene en esta ocasión con inteligentes artículos que, se- guro, darán más luces en la clarificación de un tema que, pese a lo dicho arriba, seguirá dando de qué hablar un tiempo más entre nosotros. Luis Germán Sierra No es acabar con los libros, es pensarlos de otra manera1 Jaime Iván Hurtado Bonilla En un momento en que la indus- tria del libro encuentra en lo digital una oportunidad, que para algunos todavía es sinónimo de peli- gro e inestabilidad, vale la pena revisar es- tas anotaciones sobre los retos por enfrentar y los aspectos que indican que bien vale la pena apuntarle a ser críticos y activos partí- cipes del cambio que presenciamos. Pido excusas de antemano por retomar como título de este artículo la idea de la obra Nadie acabará con los libros (Eco & Carrière, 2010), recientemente editada por Random House Mondadori. Desde su contraportada2
  • 3. se nos dice sugestivamente que “El libro es en la pantalla de su computador, en un lectorcomo la cuchara, el martillo, la rueda, las ti- de libros con tinta electrónica, en una tabletajeras. Una vez se han inventado, no se pue- o en su teléfono celular; claro, antes tendría-de hacer nada mejor. El libro ha superado mos que constatar si los editores de esta pu-la prueba del tiempo... Quizá evolucionen blicación han permitido y han dispuesto estesus componentes, quizá sus páginas dejen contenido en estos múltiples formatos, otrade ser de papel2, pero seguirá siendo lo que cuestión problemática sobre el tema y que noses”. Lo compartimos, sin duda: el papel se da luces para entender que el asunto va másha mantenido y vivirá perdurablemente en allá del medio en el que se publique (por elloel tiempo, a diferencia de diversos formatos también le hemos pedido a los editores de laque, siendo mucho más recientes que éste, Agenda Cultural Universidad de Antioquia,ya son historia (betamax, disco de acetato, que gentilmente nos han invitado a escribir-CD, VHS, Video Láser, proyector de diapo- lo, que el mismo esté licenciado bajo Creativesitivas, etcétera). Nos interesará, como obje- Commons del tipo Atribución, donde cual-tivo principal de este artículo, identificar el quiera pueda copiarlo, distribuirlo, presen-común denominador de este amplio reper- tarlo públicamente o desarrollar trabajos de-torio, los contenidos, y la forma como po- rivados, siempre y cuando se reconozca y citedemos aprovecharlos para potenciar y hacer adecuadamente su fuente y autor original).realidad los anhelos de bibliodiversidad yamplia circulación —controlada, por cier-to— de toda producción intelectual, que ga- La irrupción de los “cacharros”rantice simultáneamente la supervivencia ycontinuo desarrollo de la industria editorial. Algunas cifras de interés, vigentes al mo- mento de escribir este artículo, llevan a re-“Lo que menos queremos es que a la industria afirmar lo evidente: la preeminencia de unadel libro le pase lo mismo que a la de la músi- serie de tecnologías que se relacionan conca”, es la frase recurrente cuando se habla del múltiples formas de producción, promocióntema que nos ocupa. No hacemos relación a y comercialización de libros o contenidos.cosa diferente que aquello que ha marcado la Veamos quizás las más representativas:vida de los pueblos, de lo que identificamoscomo instrumento sinónimo de la cultura, del • Google, en su polémico proyecto de di-saber, de la recreación o del ocio. Y sí, es cierto, gitalización de libros, dio a conocer en lapara alegría o pesar de algunos (según desde versión más reciente de la Feria del Li-donde se le vea, porque como todo, depende bro de Frankfurt, que ya son más de 13del cristal con el que miremos): el libro está millones de libros digitales los que tienecambiando, mejor dicho, las formas de ma- en su proyecto y, de estos, 2 millonesterializarlo han variado significativamente. con derechos de autor vigentes; próxi-No migrantes, migrantes digitales y nativos mamente lanzará su versión comercialdigitales son hoy tres públicos que acceden Google Editions que, sin duda, causaráa los libros (a los contenidos, ya lo veremos) más controversia.de manera diferente. Seguramente usted está • De las cifras del International Digitalentre los primeros o los segundos (aspiraría- Forum Publishers3 se deduce que paramos entusiastamente que hoy día todos, o casi cada uno de los dos primeros trimestrestodos los mayores de 30 años y menores de del año 2010, la venta de libros electró-80, fuésemos migrantes). Una forma de ave- nicos en los Estados Unidos estaba alre-riguarlo es saber si lee estas líneas en papel, dedor de los 90 millones de dólares en 3
  • 4. promedio. Estas ventas han significado dor de California de reemplazar los vo- un incremento para este año de más del luminosos libros de texto por dispositi- 183% (con respecto a 2009) y cerca del vos con contenidos electrónicos para los 700% si se compara este periodo de 2010 estudiantes, iniciativa que parece cum- con el respectivo de 2008. plirse antes de dejar este cargo y que • La tableta iPad de Apple ha vendido en ya se ha replicado en otros lugares del el mundo cerca de 20 millones de unida- globo, con los riesgos que ello implica, des y se pronostican ventas de alrededor como no contar con los repertorios de de 55 millones en 2011, lo que supone un contenidos necesarios para cada ámbi- crecimiento del 181%4 ; en Colombia ha to de intervención pedagógica o que se vendido más de 20 mil unidades, sólo pongan los dispositivos, los que hemos tres semanas después de su lanzamiento denominado en este acápite “los cacha- en septiembre de 2010. Antes de terminar rros”, por encima de los contenidos. este año ya se tendrán otras marcas de • Barnes & Noble acaba de lanzar Pu- tabletas compitiendo, intentando captu- bit!, herramienta de autoedición —self- rar las cuotas de mercado en el territorio publishing— para autores que no han lo- colombiano. Entre sus variadas funciones grado acceder a editoriales y que se suma se destaca la lectura de libros electrónicos al amplio repertorio de este tipo de ser- desde las plataformas pertinentes y con vicios (como Lulu, Bubok, Authorhouse, el mayor número de contenidos disponi- entre otros). Es un tema que muchas ve- bles, aspectos en los que se han afanado ces se trata “con pinzas”, porque tiene sus creadores. amplias complejidades, comenzando por • El reconocido distribuidor de contenidos los propios modelos de negocio y la gran digitales, Publidisa, España, toma cada diferencia que existe entre un autor que vez más una posición destacada en el edita su propio libro por medio de una ámbito de las soluciones integradas de de estas plataformas y otro que lo hace e-distribution para actores de la cadena con el apoyo de una editorial. del libro en Iberoamérica. Su modelo de e-books de descarga, en el que participan A cada cosa su lugar. No es nuestra inten- centenares de editoriales de diversos paí- ción hacer una oda a la tecnología, porque ses asociadas a esta empresa, combinado los extremos son viciosos y porque “los ca- con soluciones de Print On Demand (POD) charros”, los avances y modelos de gestión y de gestión de catálogos editoriales, vis- que se derivan de las múltiples posibilida- lumbra las nuevas formas como se pue- des que abre esta nueva industria deben den hacer negocios, en un esquema donde estar al servicio de las personas, del lector, los contenidos (impresos, electrónicos) es- diríamos mejor. El libro electrónico no pue- tán siempre disponibles para el lector (con de ser la vedette o un cliché al que se llega stocks de 1 a 1), en dirección opuesta a los como un lugar común. Son muchos los re- modelos tradicionales de distribución que tos que existen por delante y se requiere in- todos conocemos hasta ahora. teligencia para que esta etapa de cambio y • La incorporación de lectores electróni- de esfuerzos que demanda entender lo que cos, pizarras digitales y otros disposi- vivimos, nos ponga en un estadio donde el tivos, con contenidos predefinidos, bri- desarrollo del libro pueda seguir siendo tan llan por su diversidad y variedad. Re- espectacular, como lo es hoy, pero con linea- cordemos la iniciativa en 2009 del actor mientos que cimienten el camino seguro de Arnold Schwarzenegger como goberna- la industria editorial.4
  • 5. integrados incluye a los místicos intelectua- les, a los conocedores de la realidad, que no pertenecen a una religión u organización definidas, pero se consideran miembros de la humanidad, aprenden mediante los mis- mos símbolos y son el principio unificador que oportunamente salvarán al mundo” 5. En los últimos cinco años, especialmente, he podido constatar en diferentes actores de la llamada cadena del libro (autores, editores, impresores, distribuidores, lectores) posi- ciones antagónicas cuando se habla de li- bros y de su relación con la tecnología. Has- ta hace unos dos años estas posturas eran extremas entre sí la mayoría de las veces. De este tiempo para acá la postura ha cambiado por un halo de incertidumbre, resignación o espera, para saber los senderos que deberán transitarse. Algunos siguen aquellos queApocalípticos e integrados… otros se han animado a explorar, otros, irre- mediablemente, siguen esperando.¿la historia se repite?Algunos quizás tuvimos la fortuna de leer El contenido es el reyeste clásico de Umberto Eco, modelo 65. Lorecuerdo en mis clases de teorías de la comu- Me causó sorpresa escuchar de un libreronicación, por allá en la década del 90. Como argentino, en el marco de un evento espe-se me ha pedido para este artículo prever cializado de la Feria del Libro de Buenosun público amplio, cuestión que me pare- Aires, una pregunta sobre el futuro de lasce bien, porque si la historia del libro está ferias del libro y la aseveración, por lo quecambiando no debe serlo sólo para enten- venía escuchando, que éstas deberían lla-dimiento de los especialistas, he encontra- marse “feria de contenidos”. ¿Premonitoriado en la Wikipedia una forma aceptable de conclusión de alguien que en el noble oficioexplicarlo: “Los apocalípticos son aquellos de librero y en medio de las montañas deque miran hacia el pasado y se aferran a las libros que ve ir y venir, percibe que más alláviejas costumbres, a las antiguas teologías y del papel lo que importa es lo que estos tie-a los métodos reaccionarios de rechazo para nen dentro, sus contenidos?hallar la verdad. Son los que prefieren obe-decer a la autoridad impuesta, en lugar de la Afortunadamente son cada vez menos losguía autoimpuesta del intelecto iluminado. amigos que me dejo de ganar cuando afir-Siguen a una iglesia y a un gobierno, se ca- mo que un editor es, ante todo, un gestor deracterizan por la devoción y el amor puros, contenidos. Lo importante no será el forma-pero no quieren reconocer al espíritu santo to en el que éste los ofrezca (libro impreso,como la inteligencia de la que están dota- libro electrónico, audiolibro, videolibro, li-dos. Pertenecen a la vieja generación. Los bro multimedia…), sino las múltiples posi- 5
  • 6. bilidades y soportes que tendrán los lectores pueda aplicársele cualquier epíteto parecido para acceder a estos. que se desprenda de acá; ni el “integrado” al que hacía referencia líneas atrás. Quizás pue- Sin pretender ser anecdótico (pero donde da ser un “promotor cultural” a quien le re- más se aprende es en el diálogo con quienes, sulta difícil entender la razón por la cual hay como el suscrito, estamos todo el tiempo pen- todavía tan pocos contenidos, en español por sando y desarrollando acciones sobre esta ejemplo, disponibles en la red, dispuestos en empresa), un colega hacía con picardía un plataformas que garanticen el respeto por símil entre lo que pasa hoy con la industria los derechos de autor, que consoliden opor- del libro y la partida de un juego de póquer: tunidades de negocio para todos los actores las cartas se están repartiendo nuevamente. y posibiliten el acceso de información para Coloco las cartas de la partida en orden y veo quienes lo requieren. cinco escenarios posibles: 1. Que puedan lle- gar algunos jugadores que sin ser reconoci- Nuestra experiencia puntual en el tema, en- dos por su tradición editorial, ocupen lugares tre ella la propia que hemos podido desarro- preponderantes que impactan toda la indus- llar desde Colombia combinando teoría y tria (es lo que está pasando hoy con Apple, práctica en www.lalibreriadelaU.com, apun- Google, Adobe, Amazon, que, literalmente, ta a concluir que las cifras citadas no son se están peleando las cuotas más gruesas del propias de los países más desarrollados o de mercado). 2. Que otros, a los que llamaré “ad- quienes podría pensarse nos llevan años luz venedizos”, puedan tomar lugares destaca- en esta tarea. Existen múltiples experiencias bles en la industria, en detrimento de ella, en iberoamericanas, latinoamericanas y colom- las cuestionables modas postmodernas de lo bianas, específicamente. El Primer Encuentro banal, lo inmediato e intrascendente (dejo a Internacional del Libro Digital6, llevado a criterio del lector el desarrollo de esta idea). cabo el pasado mes de agosto en el marco de 3. Que editores que han hecho toda su vida la 23ª Feria Internacional del Libro de Bogo- las cosas de una cierta manera, tomen la fir- tá y promovido por la Cámara Colombiana me decisión de diversificar su portafolio de del Libro, se constituyó en un escenario en productos aprovechando lo que hoy les ofre- el cual un conjunto de expertos reconocidos ce la tecnología y las empresas que trabajan nacional e internacionalmente abordaron los por brindarles las mejores opciones, con la ejes principales de cuestiones que ocupan a clara intención de ocupar un lugar destacado quienes están pensando y repensando estos y garantizar la supervivencia de sus propios asuntos: el libro y los modelos de promoción proyectos editoriales (a ellos nuestro recono- y comercialización (descarga, acceso, publici- cimiento y mejores deseos). 4. Los que espe- dad, entre otros); el libro y las redes sociales ran terminar pensionándose antes de que la o denominada “Web 2.0”; el libro, la educa- “debacle” ocurra o que cuando pase ya se en- ción y las plataformas virtuales; el libro y los cuentren en otro lugar (los “resignados”). 5. derechos de autor. Los que prefieren no prestar atención al tema o concentrarse en otras situaciones (como se No hay cuestión más inquietante que sentarse diría, “no hay peor ciego que aquel que no a dialogar sobre esto con un editor, un autor, quiera ver”). un librero, un bibliotecólogo o un abogado, con rasgos notorios de aquellos a los que Eco Cuando hago este tipo de disquisiciones llamó “apocalípticos”. El nuevo vocabulario siempre debo aclarar que quien escribe no al que nos enfrentamos pone en el escenario es el tecnófilo, tecnómano o alguien a quien una maraña de variables que no resultan fá-6
  • 7. den entrada a los nuevos medios en los que las obras puedan promoverse y que consoli- den el rol del editor (el que algunos estiman que se está perdiendo debido a la aparición de las ya citadas plataformas de autoedición, y el que algunos editores aspiran que los po- sicione mucho más porque saben cómo hacer las cosas, y sus autores son los primeros en darse cuenta de esto). 6. Formulación de polí- ticas públicas que incentiven la producción y distribución de contenidos en nuevos forma- tos, en el marco de los derechos de autor y de las leyes vigentes y de las que toque recons- truir, si de lo que se trata es de promover ade- cuada y asertivamente toda esta producción intelectual. En lo tocante a políticas públicas, aparece como uno de sus mayores retos el aumento desmedido de la piratería en Internet, lláme- se en este caso versiones electrónicas de li- bros impresos escaneados por personas ines- crupulosas que en pseudo-redes de lectoresciles de entender a primera vista. El tema es los ponen a disposición del público. La mássaber que el proceso de cambio y reconfigu- reciente noticia7 que vale la pena citar, es laración, al que hoy irreductiblemente nos ve- reclamación que hizo al gobierno español elmos abocados, requiere de actores dispuestos señor José Manuel Lara, Presidente del Gru-a afrontar estas situaciones y a emprender po Planeta, quien afirmaba: “el autor es libreacciones para llegar a nuestro objetivo más de colgar su texto en la red y que lo cojan gra-preciado: los lectores. Algunas de las tareas tis, pero no es lícito que ese libro lo cuelguependientes para hacerlo bien son: 1. Oferta de en Internet otra persona sin el consentimien-buenos contenidos, correctamente editados y to de su autor”. Soy de los que cree que esteconvertidos a las plataformas disponibles o a proceso de maduración se comenzará a dar,las elegidas con criterio adecuado. 2. Interac- y que el apoyo de los gobiernos para ello, en-ción y participación de los títulos disponibles tre esto las políticas públicas, es algo funda-en las redes sociales. 3. Implementación de mental. Contrario a lo que muchos piensan,adecuadas e innovadoras estrategias de mar- el avance de lo digital es una buena formaketing on line. 4. Establecimiento de modelos de atacar el fenómeno de la piratería, en laclaros de desarrollo, en los que el editor sea medida en que, en paralelo, se dé el apoyo deel primero en saber cuáles son las posibilida- los gobiernos a los contenidos legales dispo-des técnicas que le brinda una manera de ha- nibles y a buen precio.cer las cosas en particular (e-book, descarga,impresión a demanda, e-distribution, accesoa contenidos, etcétera) y en los que el lector A manera de cierrepueda acceder a las producciones fácilmente.5. Definición de reglas de juego claras, sopor- No podría terminar sin al menos enunciartadas en adecuados contratos de edición que otra problemática: la densidad / extensión de 7
  • 8. los textos vs. la banalización / poder de sín- por ponerse a la vanguardia”, cuando la tec- tesis de las nuevas formas de comunicación. nología nos lo permite, porque si algo nos Hace apenas unas horas, cuando estoy termi- enseña la tecnología es que podemos en un nando de escribir este artículo, se ha anuncia- solo paso subir más de un escalón. Todo de- do que Amazon acaba de lanzar un formato pende de saber hacerlo. digital para libros cortos llamado Kindle Sin- gles, para contenidos con una extensión entre La barca ya ha llegado a la otra orilla. Algu- 10 mil a 30 mil palabras (para quienes usamos nos creen que todavía no es el momento, o Twitter, podría ser el equivalente a la longi- simplemente no lo quieren percibir. Ese 2% tud máxima de 140 caracteres), lo que, en la que muestran las más recientes estadísticas versión del coloso norteamericano, es un “lla- de la industria española como ingresos ge- mamiento a los escritores serios, pensadores, nerados por venta de libros electrónicos, o científicos, líderes empresariales, historiado- el poco más del 9% del mercado estadouni- res y editores”. Los libros fragmentados, ad- dense, pueden parecer cifras muy modestas. jetivo que no me gusta demasiado pero que El tiempo (no mucho, sin duda) terminará hace referencia a los contenidos capitulares, demostrando lo que ya se vislumbra como ya han hecho su arribo. una realidad. La cuestión será establecer qué contenidos y en qué medios estarán leyendo Con su reciente premio Nobel, Vargas Llosa los lectores en breve tiempo, en qué estado será mucho más citado de lo que con justo del proceso estará cada editor con sus con- mérito ha sido reconocido hasta ahora como tenidos y qué libros y tipo de libros leerán gran escritor de la humanidad. Nuestra mo- los lectores (especialmente los migrantes y desta citación apunta a recordar la posición nativos, a los que hicimos alusión al inicio). que ha mantenido sobre el libro electrónico; él habla de una “desconfianza visceral”, por Se acerca el día en que nuevos millones de ser una banalización de la literatura si se le contenidos estén disponibles ampliamente en compara con las obras en papel. Pero tam- la red de forma controlada, y que las joyas de bién el propio Vargas Llosa anota que es un la corona de algunos editores que no se ani- “proceso irreversible y que este formato ser- maron a dar el salto dormirán el sueño de los virá para acercar la literatura a un público justos, reposando en almacenes llenos de pa- más amplio”. He aquí el reto, la responsabi- pel, sinónimo de un modelo que hoy ya ha lidad y las formas como esto puede hacerse, cobrado fatiga. Cada quien tomará su propio pese a las banalizaciones, que no faltarán, camino, está claro en cuál estamos nosotros y cuando el sueño de todo bibliotecólogo hoy que nadie quiere acabar con los libros. está más que cumplido. La tecnología ha logrado con creces la bibliodiversidad y la circulación del libro, rompiendo barreras de Bibliografía espacio, tiempo y lugar. Lamentablemen- Eco, Umberto y Carrière, Jean-Claude, Nadie acabará te, todavía hay quienes no quieren dar este con los libros. Entrevistas realizadas por Jean-Philippe de salto o se muestran demasiado cautos cuan- Tonnac, Barcelona, Random House Mondadori, 2010. do se trata de usar las opciones que existen Libros en la nube, blog especializado en Internet, en: para la promoción y distribución electróni- http://librosenlanube.blogspot.com. ca de sus contenidos. Todavía hay muchos Libros & Bitios, blog especializado en Internet, en: http://jamillan.com/librosybitios. textos que no circulan por falta de gestión Libros & Tecnología. Revolución silenciosa del sector edi- en temas de derecho de autor, conocimiento torial, blog especializado en Internet, en: http:// de los editores o lo que yo llamaría “actitud www.librosytecnologia.com.8
  • 9. Mula, Luis Abril et al, “Convierta sus acciones de mar- keting editorial tradicional en acciones de marke- Jaime Iván Hurtado Bonilla ting”, [on line], en: Marketing On Line y comercio (gerencia@lalibreriadelau.com). electrónico como estrategias para enfrentar la crisis, Comunicador Social-Periodista, Publidisa, España, abril de 2009, 170 p. Especialista en Gerencia Educativa, con formación permanente en mercadeo, comunicación, edición, ediciónNotas universitaria, semiótica, e-learning, e-commerce y educación superior, áreas1 Este artículo está licenciado bajo Creative Com- de las que ha sido docente en diversas mons (Attribution License). universidades colombianas. Fue director2 La negrita es nuestra. de Publicaciones de la Universidad de La3 http://www.idpf.org/doc_library/industrystats. Salle, vicepresidente y presidente de la htm, consultado el 12 de octubre de 2010. Asociación de Editoriales Universitarias4 http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/15/ navegante/1287137432.html, consultado el 15 de de Colombia —Aseuc— y director del octubre de 2010. Centro de Nuevas Tecnologías Aplicadas5 http://es.wikipedia.org/wiki/Apocal%C3% a la Educación de la Universidad ADpticos_e_integrados, consultado el 1 de octu- Pedagógica Nacional. Actualmente bre de 2010. es gerente de Hipertexto Ltda, gestor6 Mayor información y memorias de este encuentro y gerente de www.lalibreriadelaU. se puede consultar en: http://muestrayencuen- com, miembro de la junta directiva trodellibrodigital.net. de la Cámara Colombiana del Libro y7 Mayor información en http://www.adn.es/cul- coordinador del Comité de Tecnología tura/20101014/NWS-1748-planeta-lara-premio- de este organismo. libro-pirateria.html.El libro e ectrónico: un formato, múltiples transformaciones Gonzalo Montoya VelásquezEl aumento en la producción y con- sorprendería que en el 2010 este registro se sumo de contenidos digitales es batiera, ya que las ventas durante el primer un hecho mundial y, por supues- semestre se estimaron en 219,5 millones deto, el libro electrónico (e-book) no podía ser dólares2. En nuestro país, desde 2004 se es-la excepción. Prueba de esto son las cifras tablecieron empresas dedicadas a la comer-de la Association of American Publishers cialización de libros en este formato y los(AAP) que reflejan un aumento constante resultados de ventas también muestran unaen las ventas netas en el segmento del libro tendencia al alza, aunque guardando laselectrónico, en comparación con los demás, debidas proporciones con la industria esta-dedicados al mercado del libro impreso1: los dounidense, según información suministra-e-books pasaron de 7,3 millones de dólares da por lalibreriadelaU durante la Primeraen 2002 a más de 310 millones en 2009, y no Muestra Internacional y Encuentro del Libro 9
  • 10. Digital, de un solo e-book pedido en 2004, se hoy, gracias al avance en procesadores de llegó a 8.830 en 2009, y en agosto de 2010, la textos e imágenes, un autor puede preparar cifra ascendía a 6.5543. En general, comien- sus materiales y llegar al lector con celeridad za a sentirse mayor aceptación de este nue- por medio de una plataforma de internet vo formato, a pesar de la resistencia de los como única intermediación (Lulu.com, Is- lectores acostumbrados a obras impresas y suu.com y Pubit —esta última de Barnes & de la lentitud en el cambio tecnológico de Noble— son tres de ellas), ya sea para la ad- las editoriales. Este aumento en la creación ministración de la explotación de sus obras y comercialización de contenidos digitales en el mercado o sencillamente para poner pone al descubierto transformaciones no materiales a disposición de los cibernautas solo en las etapas y en los actores de la cade- de forma casi inmediata y gratuita. na de producción del libro, sino también en la sociedad. En este artículo se tratarán de Este dinamismo en el proceso de publicación esbozar algunas de estas transformaciones en línea origina expectativas diferentes de producidas por el posicionamiento del for- los autores frente al proceso editorial tradi- mato e-book en nuestro medio. cional. Las editoriales ahora se ven obligadas a transformar las rutas de trabajo: recortar al En relación con la industria editorial, las máximo los tiempos de procesamiento, redu- transformaciones afectan la cadena de pro- cir costos hasta niveles que permitan precios ducción completa: desde la preparación ini- al alcance de las masas, agregar valor para lo- cial de los proyectos hasta la promoción, ven- grar diferenciación y ser visibles en múltiples ta, administración de regalías de las obras y medios, so pena de ser arrasadas por las pla- custodia de los derechos de reproducción. taformas de publicación en línea o perder au- tores valiosos que ya apuestan a las nuevas Por más de quinientos años, convertir textos tecnologías aplicadas al libro por la facilidad, en obras publicadas ha sido un proceso com- simplificación, control del proceso e interac- plejo, prolongado y multiparticipativo, ya ción que pueden establecer con sus lectores. que en él intervienen autores, editores, ilus- tradores, correctores, tipógrafos, diseñado- La reducción de costos de la publicación res, impresores, libreros, lectores, para men- digital también suscita una mirada distin- cionar los más representativos. Sin embargo, ta de los autores en cuanto a la retribución que reciben por regalías. La desaparición de procesos altamente costosos, como la impre- sión, los acabados y la distribución, supone que las editoriales recibirán mayor margen de ganancia. Como resultado, los autores comienzan a exigir mayores porcentajes por derechos de reproducción y algunas edito- riales aprovechan también este aspecto como gancho comercial para atraer escritores. Tal es el caso de Rosseta Books, una editorial que informó en septiembre de 2010 un plan de pago de regalías sobre ingresos netos por venta de hasta 50% para las primeras 2.500 copias de e-books vendidos y 60% si registran mayores ventas 4.10
  • 11. Por supuesto, queda en discusión la con-fianza en la calidad de los contenidos y laforma de presentación, una dificultad quelas editoriales han resuelto históricamentepor medio de revisiones de pares y contro-les de calidad; pero tampoco puede desvir-tuarse el aumento progresivo de autoridady corrección de contenidos digitales origi-nados de manera colaborativa en internet,intervenidos y legitimados por ampliosgrupos entre los que se encuentran no sololegos sino también expertos, como es el casode Wikipedia o de obras tipo keitai (novelasjaponesas escritas desde teléfonos celulares, lo-Compatibles (leseec.org), compuesta porapreciadas principalmente por adolescen- un grupo de editoriales independientes com-tes y jóvenes). Un estudio titulado “Internet prometidas con la producción ecológica deencyclopaedias go head to head” publicado en publicaciones. Sin embargo, con e-books en ella revista Nature, menciona el incremento en la horizonte, que reducen prácticamente a ceroconsulta de Wikipedia tanto de usuarios co- las necesidades de papel físico, parece que elmunes como de científicos e investigadores5 camino más adecuado para dar una mano eny es viva señal de la acentuación de la con- la reducción de la huella ecológica está traza-fianza en sus contenidos. do: la publicación digital.En pocas palabras, a diferencia de los libros En cuanto a la piratería de obras, los e-booksimpresos, el proceso de publicación de con- también son vulnerables, aunque existantenidos en formato electrónico ha sufrido protecciones de los derechos de reproduc-tal nivel de compresión que hoy pueden ción digital (DRM, por sus siglas en inglés)obviarse intermediarios casi obligados años y estrictos protocolos de custodia de archi-atrás, como los agentes, las editoriales, las vos en las editoriales. La brecha analógicaimprentas, los distribuidores y los libreros. siempre estará presente; es decir, aunque las editoriales cuiden con recelo sus ficheros y aOtro aspecto que ha venido transformando la pesar de que estos internamente posean unaindustria del libro es la preocupación recien- programación que administre eficientemen-te en el cuidado del medio ambiente, pues te los derechos de reproducción digitales, ales claro que el proceso de impresión tradi- restringir el número de copias o de dispositi-cional requiere papel, lo que implica, como vos en que pueda leerse un ejemplar electró-mínimo, talar diecisiete árboles por tonelada nico, el solo hecho de poder escanear o foto-de esta materia prima; y esto sin mencionar grafiar la visualización de una página de unotros insumos potencialmente perjudiciales computador o de cualquier e-reader significapara el planeta como algunas tintas a base de que la piratería será factible. No obstante,aceites. Precisamente, para crear un espacio es sumamente interesante el comentario dede discusión y para fomentar la multiplica- Andrew Savikas, vicepresidente de iniciati-ción de experiencias positivas en relación vas digitales de O’Reilly6, al responder unacon la reducción de la huella ecológica en el consulta sobre los DRM de sus e-books en elsector editorial tradicional, nació en Francia Primera Muestra Internacional y Encuentrouna organización llamada Les Éditeurs Éco- del Libro Digital en la 23.ª Feria Internacio- 11
  • 12. nal del Libro de Bogotá. Mencionó que la editorial O’Reilly estableció la política de comercializar e-books sin DRM, pues, según ellos, los usuarios que consiguen copias ile- gales de alguna obra lo hacen porque no es- tán interesados en obtenerla por otro medio; es decir, no serán compradores, pero sí pue- den multiplicar información de los conteni- dos a otros clientes potenciales. Si bien no mencionó lo que piensan los autores frente a esta política, ni cuántos son los porcentajes o las sumas pagadas por regalías, al final el problema se transforma en beneficio, en un nuevo canal de promoción que puede tra- ducirse en ventas potenciales. Pero no solo los procesos e insumos edito- riales sufren transformaciones. La sociedad misma se ve forzada a participar en nuevas formas de interacción entre individuos, gru- pos y tecnología, y esto implica aprender o desaprender costumbres, adquirir nuevos hábitos y satisfacer nuevas necesidades en los grupos humanos. Nook, Papyre, etc.); de tecnología de panta- Los libros, siglos antes de Cristo, fueron llas de cristal líquido (Ipad, FLEPia, tabletas, conocidos como planchas rupestres, sume- miniportátiles, celulares, etc.) y la tecnología rias y babilónicas; en el fulgor de las civiliza- electrocromática (Acreo, Ntera)7. Entre es- ciones egipcia, griega, romana y china eran tas tecnologías, la más popularizada es la de los rollos de papiro, pergaminos y tablillas pantallas de cristal líquido, especialmente por de bambú; en la Era Cristiana pasaron a ser la masificación de televisores, teléfonos mó- códices y manuscritos escribas; desde me- viles y computadores que, si bien permite la diados del siglo XV se convirtieron en libros reproducción de millones de colores, tienen impresos hasta nuestros días; y en los años las desventajas de la reflexión de luz exter- sucesivos serán e-books. Como se puede ver, na que deslumbra parcialmente al lector en las mutaciones se han dado en el contenedor ambientes con exceso de iluminación (espa- (los sustratos), mas no en los contenidos. cios abiertos soleados o estación invernal con nieve en los trópicos) y el consumo continuo Debido a que nos encontramos en una época de energía; por su parte, la tecnología de se- de transición por la reciente aparición del últi- paración de moléculas mejora el contraste en mo formato, todavía no se consolida el conte- condiciones de luz extrema y permite dispo- nedor (e-reader) más adecuado para albergar- sitivos con alta autonomía energética, pero en lo. Los desarrollos actuales permiten clasificar el mercado solo circulan dispositivos en escala en tres los principales tipos de lectores de de grises, lo que reduce su atractivo y poten- e-books: de tecnología de separación de par- cial didáctico; finalmente, queda la tecnología tículas, como la e-ink (Kindle, Sony Reader, electrocromática que se proyecta como la me-12
  • 13. jor solución por sus múltiples características: las ventas de los libros en papel. Es un claroson materiales de última tecnología que fun- ejemplo de la potencialidad de los teléfonoscionan de forma similar a los pigmentos na- inteligentes en el mercado de e-books.turales al absorber luz en lugar de reflejarla;tienen memoria de estado, de manera que en En la actualidad, las nuevas generacionescuanto se aplica una corriente eléctrica cam- viven sumergidas en un huracán mediáticobian de posición y la mantienen hasta tanto que les exige conocimientos mayores y queno se aplique otra carga, tal como lo hace la desarrolla en ellas nuevas necesidades de co-tinta electrónica, y son ultradelgados, livianos municación, como, por ejemplo, estar conec-y flexibles. Infortunadamente, esta tecnología tados e informados con sus grupos y redes enaún no se produce en escala industrial, lo que tiempo real y disponer de tecnologías versá-complica sus posibilidades de entrar al merca- tiles con el máximo confort, sin limitacionesdo en el corto plazo. espaciales. Precisamente, esta tríada conec- tividad-versatilidad-movilidad se incorporaEn medio de este panorama, el comprador en estos dispositivos y, por esta razón, paraactual se confunde o se deja llevar por el im- competir con estos niveles de funcionalidad,pulso de compra originado por estrategias algunos e-readers como el Ipad comienzan ade mercadeo de fabricantes y distribuidores producirse en versiones que incluyen servi-de e-readers, como ocurrió recientemente con cios de conectividad a redes celulares, y otrosel lanzamiento del Ipad en Colombia o algu- comienzan a ser fabricados en tamaños me-nos años atrás, con la distribución del Sony nores para ser más portables.Reader. Sin embargo, ante la pregunta ¿cuále-reader es el más adecuado por ahora? po- Sin lugar a dudas, la incursión del teléfonosiblemente la respuesta más razonable sea: celular en la cotidianidad está transformandocualquiera de ellos (excepto, para Latino- poco a poco las actividades de entretenimien-américa, los que poseen formatos de lectura to y aprendizaje, y entre ellas, la lectura. Losexclusivos, como el Kindle y el Nook), si se usuarios se están acostumbrando a redactarconsidera que casi todos ellos están habilita- mensajes que van desde pocas palabras hastados para abrir los e-books más comunes (.doc, novelas completas, y con mayor frecuencia.pdf, .epub, entre otros) y ninguno ofrece una realizan lecturas en pantallas de escasos cen-solución definitiva al problema de la legibi- tímetros cuadrados y con tamaños de fuenteslidad en cualquier ambiente al tiempo que reducidos. Si bien es verdad que la mayoríasoporte despliegue policromático. Esto solo de las lecturas son extensivas, es decir, parasucederá en cuanto se masifique la tecnolo- enterarse de forma general de la información,gía electrocromática. en el fondo se está creando mayor disposición entre los usuarios para leer en estos disposi-No obstante, existe un e-reader que se popu- tivos, lo que facilitaría lecturas intensivas delariza con el paso del tiempo y que merece aprendizaje o entretenimiento.atención especial, ya que podría consolidarsecomo la solución temporal, o quizá definiti- Por lo anterior, no suena extraño lo anun-va: los teléfonos móviles inteligentes (smar- ciado por Paul Boutin en su artículo “Thetphones). Vale la pena mencionar el caso de Future of Book is Smartphones”, publicadola casa editorial O’Rielly, que en el primer en el New York Times en septiembre de 20098,trimestre de 2009 registró un vuelco total en quien señaló que los celulares, en especialsu modelo de trabajo: por primera vez sus e- los teléfonos inteligentes, serán los disposi-books, preparados para el Iphone, superaron tivos más expeditos para leer e-books, debi- 13
  • 14. Biblioteca Real Academia de la Lengua en Madrid, España do a que acompañan al usuario donde vaya, dad se encuentran entre los más opcionados permiten conectarse a internet para realizar en alcanzar este sitio de privilegio. las descargas y la lectura en sus pantallas es cada vez más cómoda por los mayores ta- maños, la calidad de las mismas y la auto- Referencias nomía mejorada de sus baterías. 1 Association of American Publishers, “Estimated Para concluir, si pensamos entonces que el Book Publishing Industry Net Sales 2002-2009” libro, desde el punto de vista técnico, es una [en línea], julio de 2009, consultado el 28 de sep- herramienta susceptible de transformaciones tiembre de 2010, disponible en: http://www.pu- de acuerdo con los avances tecnológicos de blishers.org/main/IndustryStats/documents/ cada época, podemos concluir que el formato S12009Final.pdf. 2 Publishers Weekly, “E-book Sales Jump 150% in e-book será la forma más utilizada en el futu- July” [en línea], 22 de septiembre de 2010, consul- ro. Como mencionó Bob Stein, fundador del tado el 4 de octubre de 2010, disponible en: http:// Instituto para el Futuro del Libro, también en www.publishersweekly.com/pw/by-topic/in- la Primera Muestra Internacional y Encuen- dustry-news/financial-reporting/article/44546- tro del Libro Digital, “las versiones impresa e-book-sales-jump-150-in-july.html. y digital del libro coexistirán aunque los im- 3 Hurtado, Jaime Iván, “Experiencias de emprendi- presos no desempeñarán el rol central actual; miento de la industria de publicaciones y el libro se restringirán a ediciones limitadas y como digital en Colombia” (conferencia presentada du- magníficas obras de arte, y en la decisión de rante la Primera Muestra Internacional y Encuen- producirlos primarán razones estéticas, más tro del Libro Digital, Bogotá, 11 al 13 de agosto, no la portabilidad o la utilidad”9. 2010), consultado el 30 de septiembre de 2010, dis- ponible en: http://muestrayencuentrodellibrodi- gital.net, enlace “Memorias”. Y en cuanto al e-reader ideal, todo parece in- 4 Morgan, Craig, “Rosetta Books Announces New dicar que un punto medio entre tamaño y Higher E-Book Royalty Rate” [en línea], Publishers capacidad de reproducción de diferentes ar- Weekly, 28 de septiembre de 2010, consultado el chivos será la condición obligada para el dis- 30 de septiembre de 2010, disponible en: http:// positivo de lectura del futuro, y los teléfonos www.publishersweekly.com/pw/by-topic/digi- inteligentes por su portabilidad y versatili- tal/content-and-e-books/article/44618-rosetta-14
  • 15. books-announces-new-higher-e-book-royalty-ra- <http://gadgetwise.blogs.nytimes.com/ 2009/ 06/ te-.html. 23/ the-future-of-books-is-smartphones/>.5 Giles, Jim, “Special Report Internet”, Nature [en línea], 9 Stein, Bob, “La evolución de la lectura y la escri- 14 de diciembre de 2005, consultado el 10 de octubre tura en la era de las redes” (conferencia presen- de 2010, disponible en: http://www.nature.com/ na- tada durante la Primera Muestra Internacional y ture/ journal/ v438/ n7070/ full/ 438900a.html. Encuentro del Libro Digital, Bogotá, 11 al 13 de6 Savikas, Andrew, “El futuro digital de la edición agosto, 2010), disponible en: http://muestrayen- en la era de la web móvil” (conferencia presen- cuentrodellibrodigital.net, enlace Memorias, con- tada durante la Primera Muestra Internacional y sultado el 30 de septiembre de 2010. Encuentro del Libro Digital, Bogotá, 11 al 13 de agosto, 2010), disponible en: http://muestrayen- cuentrodellibrodigital.net, enlace Memorias, con- Gonzalo Montoya Velásquez sultado el 30 de septiembre de 2010. es Traductor Inglés-Francés-Español de la7 “E-paper Technologies Reference Guide”, Epaper- Escuela de Idiomas de la Universidad de Central.com, consultado el 22 de septiembre de Antioquia y se desempeña como editor 2010, disponible en: http://www.epapercentral. de ciencia y tecnología de la Editorial com/epaper-technologies-guide. Universidad de Antioquia®. Escribió este8 Boutin, Paul, “The Future of Books is Smartphones”, artículo especialmente para la Agenda The New York Times [en línea], 23 de junio de 2009, Cultural Alma Máter. consultado el 10 de febrero de 2010, disponible en:¿Quién saldrá ganan o de la guerrade los libros electrónicos? Francis Pisani EniPad Tower en la Bahía de Negocios de Dubai los últimos días recrudeció la guerra entre los lectores de li- bros electrónicos con la espec- tacular baja de precio de dos de los princi- pales contendientes. Se acerca el momento en que el aparato llegue al terreno de las masas y en que los editores que aún se resis- ten padezcan las consecuencias. La última ofensiva fue lanzada por Barnes & Noble, la mayor cadena de librerías de Estados Unidos: el lunes 21 de junio de 2010 anunció que su Nook, aparato con conexión 3G, Wifi y una paleta de navegación a color bajó a 200 dólares, y que pondrán a la venta otra máquina, con conexión únicamente por 15
  • 16. Wifi, por tan solo 150 dólares. Apenas unas echó a la bolsa mil millones (entre libros elec- horas después, Amazon redujo el costo de trónicos y lectores). El mercado del libro ya su Kindle básico a 190 dólares. En ambos ca- es significativo, y la caída del precio de los sos, el precio ascendía a 260 USD. aparatos sólo puede incrementarlo. Vale la pena destacar que Amazon vende algunos El Kindle había aparecido en el mercado a títulos por debajo de su costo de adquisición, finales de 2007, a 400 dólares. Aparato algo a fin de captar mercado, y que varios editores primitivo (lo sigue siendo con su navega- estadounidenses ya le han impuesto vender ción por teclas y pantalla blanco y negro), algunos títulos por encima de los 9.9 dólares, pero que salió con una base de 80.000 títulos precio techo establecido por Amazon (aun (su predecesor, el Reader de Sony, apenas cuando vende libros más caros). con 25.000), contó a su favor con la confian- za de los usuarios en la seriedad de Ama- ¿Quién saldrá ganando en esta guerra? An- zon y con la identificación de la marca con tes de aventurar una respuesta, hace falta la venta de libros (sin que el soporte impor- precisar que se libra en tres campos: los apa- tara). Hoy día, Amazon dispone de más de ratos (hardware), las aplicaciones (software) 500.000 títulos y hace poco empezó a ofrecer y el contenido. cierto material en otros idiomas: español, francés, alemán, entre otros. En el renglón de los aparatos, se trata de un añejo problema, similar al de la navaja suiza Pese a que el descenso de precios ocurre nor- versus el sacacorcho. Algunos prefieren un malmente para este tipo de dispositivos elec- cuchillo caro con varias hojas y dispositivos, trónicos, al caso de los lectores de libros se mientras otros, en función de sus necesida- sumó el hecho de que el iPad de Apple apa- des, optan por gastar sólo en un filo y la es- reció en abril de 2010. Su versión más eco- piral que abre cómodamente una botella. nómica vale 500 dólares, pero se trata de un aparato a color, con pantalla touch, capaz de En materia de software, por ahora parece ejecutar un sinnúmero de aplicaciones, casi contar menos la calidad de cada aplicación similar a una computadora. La importancia de esta fase en la guerra de precios proviene del hecho de que muchos analistas —Yankee Group, en particular, se ocupó del tema— consideran que por su precio de base de 150 dólares estos aparatos atraerán el consumo masivo. Aunque Steve Jobs (presidente de Apple) haya dicho hace años que “la gente ya no lee”, lo cierto es que el iPad ha vendido 3 mi- llones en ochenta días y que los libros figuran dentro de las aplicaciones más vendidas. El Kindle parece haber vendido más de 3 mi- llones desde su aparición (no disponemos de cifras oficiales), y el año pasado Amazon se16
  • 17. (iBooks de Apple es más agradable) que la Ya los tenía, su oferta es mayor y tiendeniniciativa de Amazon de crear una plata- a ser más baratos. De tal manera que en miforma que permite leer sus libros en cual- iPad, capaz de hacer casi lo mismo que unaquier computadora, teléfono móvil o tableta computadora, leo mis libros de Amazon(Apple aplica su inflexible integración entre —que pueden ser leídos en cualquier apara-programas que controla y sus máquinas). to—. Apple tiene el mejor aparato, Amazon el mejor contenido.En cuando a contenido, Barnes & Nobley Apple tienen acceso a muchos editores, No tengo por qué escoger… mientras espe-pero Amazon los supera considerablemente ro la llegada del gorila de mayor peso: Goo-en su oferta de títulos. gle Editions, que se lanzará este verano con parte de los 12 millones de títulos que yaLa historia demuestra que hay sitio para la tiene escaneados.navaja suiza y el sacacorcho. Lo importantees que el número de compradores de libroselectrónicos va hacia arriba, y los editores Fuentesque se niegan a poner su material online co-rren el riesgo de quedarse atrás. “Los lectores a 150 USD”, http://www.zdnet.com/ blog/btl/report-e-reader-sales-will-surge-at-the-La experiencia de un usuario compulsi- 150-price-point/29815.vo puede servir de algo: después de haber “Om Malik y la guerra de los lectores de libros electró- nicos”, http://www.zdnet.com/blog/btl/report-e-adquirido uno de los primeros Kindle no reader-sales-will-surge-at-the-150-price-point/29815.pude resistir comprar un iPad. Desde en- “Sobre Google Editions”, http://www.computer-tonces, abandoné mi lector especializado user.com/blogs/entry/will-the-google-edition-e-por las mismas razones que dejamos la tele books-kill-the-kindle-and-ipad/?Itemid=0.en blanco y negro cuando apareció la pan- Steve Jobs, “La gente ya no lee”, http://gizmodo.talla a color. Pero la ironía es que sobre mi com/345502/steve-jobs-people-dont-read-any-iPad leo los libros comprados en Amazon. more-android-is-going-down. Francis Pisani es un conocido periodista francés, experto en tecnologías de la información y la comunicación y en el manejo de la Web 2.0. Es columnista habitual en los diarios El País (Madrid), Reforma (México) y en un blog en Le Monde (París). Es docente en universidades como Berkeley y Stanford de Estados Unidos, Universidad Iberoamericana de México y Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano de Cartagena de Indias. El texto aquí incluido, sugerido por el autor para la Agenda Cultural, fue publicado en El Universo, Sección Tecnología, Guayaquil- Ecuador, domingo 27 de junio de 2010. El sitio web de Francis Pisani es http://www. francispisani.net 17

×