Danza urogallo

  • 508 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
508
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. "Carta de presentación al Instituto de Cultura Hispánicaen Madrid" La danza del urogallo múltipleNorma Román Calvo, fina y deliciosa mujer -más fina y deliciosaaún en la sorpresa del encuentro debido a su pseudónimo literarioRomán Calvo a secas-, posee como dtamaturga un total dominiodel lenguaje popular. Pero no popular en el sentido meramentevernáculo y superficial, sino en el auténtico sabor, la hondura delsentimiento, la gracia limpia y espontánea del pueblo. Su farsa Pollo,mitote y casorio es una pintura humoristicamente expresionista de lascostumbres puebletinas ...que podría ser mexicana o española si sóloalgunas expresiones se substituyesen en el original. Su auto musical Luisa]osefina HernándezLos encantos terrenales es la traslación del simbolismo calderoniano a [1971Jpersonajes populares del México de hoy ... y de la versión mexicanade un cielo... que la Virgen María cambia gustosamente por Méxicoporque, como dice la canción, "como México no hay dos".Partida Tayzán, Armando, Dramaturgos mexicanos 1970-1990, México, INBA/CITRU,1998.Román Calvo, Norma, Para leer un texto dramático, México; UNAM/El árbol, 2001. , Teatro y verso, México, El árbol, 2001. , El enigma del esqueleto aifll, El árbol, 2004. • Carlos Miguel Suárez Radillo, citado en Armando Partida Tayzán, Dramatmgos mexicanos1970-1990, p. 166.
  • 2. HOMBREMUJERMUCHACHO IMUCHACHO IIHOMBREIHOMBREIIMUCHACHAMADREMENDIGAEntran a escena el Hombre y la Mujer; ella toca un tamborcillo y él una guitarra.Los instrumentos pueden ser sustituidos según las necesidades de la representaciónen escena. En cuanto están situados en elforo, se acomodan para tocar.Cantan . • Teatro Mexicano 1971 (Sel., Pról y notas de Antonio Magaña Esquive!), Aguilar, México,1974.
  • 3. HOMBREMUJERMUCHACHO IMUCHACHO IrHOMBREIHOMBRE IrMUCHACHAMADREMENDIGAEntran a escena el Hombre y la Mlfier; ella toca un tamborcillo y él una guitarra.Los instrumentos pueden ser sustituzdos según las necesidades de la representaciónen escena. En cuanto están situados en elforo, se acomodan para tocar.Cantan . • Teatro Mexicano 1971 (Se!, Pról. y notas de Antonio Magaña Esquivel), Aguilar, México,1974.
  • 4. HOMBRE. No hay techo para mí, el cielo es todo. HOMBRE 1. Nada más me faltaba que a mí no me pidiera. (Le da un peso.) MUJER. Yo veo una estrella cubrirnos con su manto. MUJER. Gracias. (El Hombre 11se acerca le da una moneda rápidamente; y luego disimula. La mendiga está sentada en el suelo con aire indiferente.) HOMBRE. Estamos en la tierra, MUCHACHA.Cante, ¿no? la tierra es un planeta. MUJER. Cantamos una sola vez. MUJER. Sol, nubes, luna, aquí abajo tú y yo. MUCHACHO 1. Pues devuelvan el dinero. (La Madre, el Hombre 1y HOMBRE. A veces no existimos, el Hombre II miran al Muchacho 1con atención, casi con ansiedad de que surga somos árboles, somos agua y fuego. un conflicto,pero la M1!Jer toma el veinte, que todavía tiene en la mano, y se lo devuelve. El Muchacho no lo toma.) MUJER. A veces existimos juntos tú y yo. MUCHACHO n. Ustedes, ¿a qué juegan, eh? (El Hombre sigue tocando sin reaccionar, la M1!Jer se muestra tranquila.) ]UNTOS.- Satélites, cometas, el universo entero, MUJER. Ya lo ve, pedimos limosna. nosotros vivos siempre, MUCHACHO 1. Sí, claro. Pero, ¿para qué? en vibración continua, eternamente. MADRE. Cada quien tiene derecho a vivir como quiera. HOMBRE 1. ¡Eso faltaba! Cantan, ¿no? MUCHACHO n. Son vagos, viven de los demás. Mientras ellos cantan han aparecido los demás personqjes: una Muchacha, dos HOMBRE 1. Y usted, ¿de qué vive? Muchachos, dos Hombres, una Madre joven con su hijo en brazos, una Men- MUCHACHO 1. (Con violencia.) ¡A usted nadie le habla! diga, tal vez embarazada, con un terrible aire de suciedadfísica y moral. Todos HOMBRE 1. Cálleme, si puede. aplauden con entusiasmo. MUCHACHA Se van a pelear. .. HOMBRE 1. Canten otra. MUJER. (De nuevo rfreáendo el veinte.) Aquí está lo que me pidió. MUCHACHO 1. Yo no te pedí nada, imbécil. MUCHACHA.Otra. (Durante los siguientesparlamentos IaM1!Jer se dirige MUJER. (5 encilla, guardando el veinte.) ¿No? Bueno. a cada uno con la mano tendida, el Hombre sigue tocando la guitarra). HOMBRE 1. (lvI!Y violento.) ¡Tíreselo a la cara! ¡Escúpalo! ¡Miserable! MUCHACHO l. (Al Muchacho 11.) Dale. MUCHACHA. ¡Que no se vayan a pelear! (El Muchacho 1trata de MUCHACHOn. N o traigo. (Los dos se registran los bolsillos con el eVIdente pegarle al Hombre L pero éste lo emp1!Jacon talfuerza que los dos caen al suelo,propósito de sacar una moneda pequena, sin mostrar el dinero.) luego saca una moneda del bolsilloy se la tira.) MUCHACHO 1. No te hagas. HOMBRE. jAhí está su veinte! (La M1!Jer va a C!Judara los caídos.) MUCHACHOn. Aquí está. (Saca una moneda de veinte centavosy se la da.) MUJER. Gracias. MUCHACHO n. (fuchazándola con furia.) Quítate, si no estamos muertos. MADRE. (Quien ya tiene preparado otro veinte y lo da rápidamente.)Tenga. MADRE. (Ayudando a la M1!Jer.) Déjelos usted, así son. ¿Se lastimó? MUJER. Gracias. MUJER. (Frotándose el brazo.) No, creo que no. HOMBRE n.(Que se ha mantenido como observador, al Hombre.) Oiga, MUCHACHA. (Que no ha hecho ademán de buscar.) N o traigo. (La Ml!Jer ¿dónde van a dormir? (El Hombre hace un gesto de ignoranáa sin dqar dese detienefrente al Hombre 1y vac¡Ja,luego extzende la mano). tocar. Los Muchachos se sacuden elpolvo, se recomponen la ropa.)
  • 5. MUCHACHO1. Vamos a darle una paliza al tipo ese. HOMBRE n. (Casi para hacer un ofrecimiento.) ¿Adónde? ¿Adónde HOMBRE1. (Riéndose.) ¿A nú? van? (La Mt!fer hace un ademán vago.Empiezan a salir.) MUCHACHO1. No, a éste. (.Agarra al Hombre.) Limosnero. (Le MUCHACHO1. No tienen casa, ni familia, ni nada. pega.) MUCHACHO.No trabajan y viven de limosna. MUCHACHA.Yase están peleando! (EjMuchacho 11se acercaa C!}udar ¡ MADRE. (.Abraiflndo a su hijo.) Puede ser que no importe. al Muchacho 1, el Hombre 1y el Hombre 11se ponen de parte del Hombre, HOMBRE n. Así hay cosas sobre la tierra. la Madre se hace a un lado, la Muchacha grita y se regoczja, la Mendiga no MUCHACHA.¡Así van a pasear por todo el mundo! se inmuta y la Mt!fer mira al cielo con las palmas de las manos vueltas hacia HOMBRE n. (Sin rencor.) ¿Qué se estarán creyendo? arriba.) ¡Ya le pegó! ¡Ay, qué bárbaro!, ¡ay, ay, ay!, ¡qué bárbaro! (Se MADRE. Se entiende bien que algo están creyendo. deshaceel nudo, los Muchachos han perdzdo lapelea; el Hombre 1 el Hombre y MUCHACHA.Dicen que hay cometas. Yo no había visto ninguno. 11 noparecen m1!Yeifectados.El Hombre revisa la guitarra, que está intacta, la Su órbita es distinta y les pertenece. Mt!fer se acerca.) MENDIGA. (Levantándose.) Cada quien es quien es. HOlVmRE (.Al Hombre ya la MJ!jer.) Váyanse ya, antes de que se 1. metan en otra peor. Les van a romper la madre. Ahora todos dan vuelta sobre eljoro tratando de imitar un sistema planetario. MUCHACHOl. (.A la Mt!fer.) Bueno, ¿por qué carajo piden? El Hombre y la Mt!fer giran simultáneamente sobre su propia órbita. Debe MUCHACHA. Ya empezaron las malas palabras! ¡ resultar e/aro. Entran en la segunda secuencia.Ahora la Madre do/a al niño en MUJER.Pedimos para no tener nada. (Mira el tambor.) Nada más el suelo, se arrodilla junto a él en actitud de duelo. La Mendiga toma un sitio lo necesario. aparte, casi antagónico. La Muchacha, los Muchachos y los Hombres rodean MUCHACHOn. (.Al Hombre.) ¿Y tú, por qué no hablas?, ¿eres a la Madre, es un velorio; el Hombre y la Mt!fer toman un sitio aparte) él toca mudo, cabrón? de vez en cuando.) MUJER.Él habla en el pueblo que sigue. Así dividimos el trabajo. MUCHACHO1. Trabajo ... ¡No quieren tener nada! Trabajen de MADRE.Lo tenía entre mis brazos ... Estaba frío, quise darle calorverdad. (No halla respuesta en ninguno de los dosy tropieza con la Mendiga.) y no lo sintió, respiré en sus cabellos y tenía heladas las mejillas, lasTrabaja tú también, en vez de andar de cusca. El año que entra ya mane citas flojas. Ya no era él. Él estaba lejos, sus ojos ya no decíantienes otro hijo ... nada, no se reía su boca. ¡Me di cuenta de que lo había perdido para MADRE.¡No se meta con ella! siempre! (El Hombre do/a de tocar, la Mt!fer se separa de é4 como sifueran HOMBRE n. (.Al Hombre y a la Mt!fer.) Ya váyanse. De veras. (El independientes.)Hombre y la Mt!fer se miran. Hacen ademán de queya se van.) MUCHACHO1. Tanto escándalo. Muchas en su lugar se alegrarían. MADRE. (.A. la Mt!fer.) Perdone, ¿qué pedía usted mientras ellos MUCHACHOn. Era un hijo bastardo. (La Madre se cubre la cara conse pegaban? las manos.) MUJER.Que no se rompiera la guitarra. (Un silencio, todos miran la HOMBRE 1. Esa no es forma de hablar en un velorio.guitarra. La Mt!fer aparta dos monedasy le da el resto a la Mendiga, quien lo HOMBRE n. Un hijo es un hijo.recibesin asombroy lo guarda rápidamente.) MUCHACHO1. No tenía nombre. HOMBRE1. ¿Por qué hizo eso? MADRE. (En actz"tudde defensa m1!Yhumilde.) Se llamaba Carlos. HOMBREn. Al rato ya lo gasté. MUCHACHA.Carlos, Carlitos. Ya sabía decir su nombre. MUJER.Yo también. Vamos.
  • 6. MUCHACHO n. ¿Qué hubiera sido de él? (A la Madre.) Contesta. HmvffiRE 1. ¿Es cierto que respiramos un aire poblado de niños que van y vienen, pero son invisibles?¿Qué esperabas de él? MADRE. ¿Yo? Yo creía que iba a verlo de seis años, cuando fuera a MUCHACHA.Yo he visto muchos niños con los ojos cerrados. Sela escuela. Luego, más grande, con su saquito azul. Y luego le hubiera distinguen muy bien. No son invisibles ... , son de colores.comprado sus patines y hasta una bicicleta. HOMBRE n. Se dice que son del color de la piel. MUCHACHO n. ¿Qué esperabas que hiciera? MUCHACHO 1. Estoy harto de estupideces. Basta, basta y basta. MADRE. ¿Hacer? Yo no esperaba, no sabía qué pensar. Era feliz. ¿Se trata de un velorio o de una orgía? MUCHACHO 1. ¿Para qué le trajiste al mundo? MADRE. Ha muerto. No se cómo se ha ido. No está aquí. MADRE. (Asombrada.) ¿Yo? MUCHACHO lI. ¿Para qué lo velas? ¿Para qué estamos aquí no- . sotros? (Al Hombre.) Si eres su padre, toma a tu hijo en brazos y haz MUCHACHO n. Tú y nadie más que tú. HOMBRE 1. No respondas. ¿Qué derecho tiene a preguntarte por él en la muerte lo que no hiciste en vida. HOMBRE. Naturalmente. Yo sólo me he ocupado de su cuerpo.eso? HOMBRE n. Los hijos vienen solos. Así es el mundo, así es la vida, (Levanta al niño del sueloy qyuda a la Mujer aponerse enpie.) Tú y yo sólo nos hemos ocupado de su cuerpo. (La Mujer asiente.)así son las cosas. MUCHACHO 1. (Señalando a la Mujer.) ¡Lujuriosa! (La Mujer lo mira, MUCHACHO 1. ¡Qué cinismo! Ahora resulta que ninguno de ellostrata de contradecirloy no puede, baja la cabeza.) le toca nada. MUCHACHO n. ¿Ya ven? Le digo la verdad y ella se calla. No sabe MUCHACHO n. Van a decirnos que sencillamente adoptaron su alma como si fueran dos buenas personas. (A la Madre) Ya estarásqué contestar. MUJER. (De pronto, golpeando quedamente su tambor.) Ya sé de qué se contenta.trata. Ella soñaba con ese niño. Por las noches veía flotar una burbuja MADRE. No. Porque se fue. (Con un filo de desesperación.) ¿Por quéluminosa en la oscuridad de su cuarto, era como una pompa de jabón. vino por tan poco tiempo?Si cerraba los ojos, lo escuchaba jugar ... Ese niño tocaba los objetos, MUCHACHO 1. Sí, claro. ¿Para qué te hizo hacer un trámite tanlas cosas vibraban y se movían de su sitio, tocaba los jarrones y las complicado, si no había de quedarse?flores, arrastraba las sillas suavemente, tocaba las cuentas del collar HOMBRE 1. ¿Qué dicen?de su madre. llegó a la casa de ella y ya no quiso irse; por eso, ella lo HOMBRE n. Que nacer no es fácil.anidó en su vientre y le dio un cuerpo ... MUCHACHA.No es fácil, ¡qué ha de ser! Cuesta meses de espera y MUCHACHO 1. Es una excusa. horas de sufrimiento y, además, la gente ... la gente no se da cuenta. HOMBRE 1. No lo entiendo, pero me gusta. Porque ya no se da cuenta de que también nació. HOMBRE n. Así llegan todos los niños, primero que su cuerpo ... HOMBRE 1. (A los Muchachos.) Oigan, ¿qué, ustedes no nacie-Hay mujeres que los espantan con cencerros, para que se vayan a ron?otras casas y se queden tirados en la calle. MUCHACHO 1. Somos hijos legítimos. MUCHACHO n. Supersticiones, estupideces, desvergüenzas, in- HOMBRE n. Desnúdense, para ver en qué parte del cuerpo lomoralidades, cuentos de gente inculta. Vamos al grano: ¿Quién fue llevan escrito.el padre de tu hijo? (La Mujer calla.) MUCHACHO n. No en el cuerpo, imbécil. Eso está en el registro HOMBRE. Yo. Sólo que hay un problema. ¿Quién puede ser el civil.padre de un niño que ya no existe? HOMBRE 1. ¿Y si se quema el edificio?
  • 7. MuCHACHA. Se han incendiado muchos. MUJER. Dije justicia. Justicia es poner en su sitio las cosas del MUCHACHO 1. Siempre hay testigos. mundo. Dividir los bienes y los males ... Para no ahogarse, para que- HOi1BRE n. ¿Y si se mueren? el aire no nos envenene, para poder vivir con lo que respiramos. MUCHACHO n. (Abalanzándose.) ¡Estúpido! MUCHACHO 1. ¿Y podemos vivir porque un niño aparece como MUCHACHA.No, por favor, es un velorio. enviado, mientras otros son arrebatados a la fuerza de lugares mejores? MUCHACHO n. (Deteniéndose.) Sí, eso es cierto. HOi1BRE.Sólo por eso. HOi1BREl. Tienes respeto, menos mal. MUCHACHO n. ¿Y si el niño se muere? MUCHACHO n. Por la muerte, nada más por la muerte. MUJER. Vino y se fue. Tenía derecho. MUJER. (Con el tambor.) No por la vida, claro, no por la vida. MADRE. ¿Y yo? MUCHACHO 1. ¿La vida? ¿Qué dices? ¿Qué es la vida? MUJER. Tú fuiste como la libertad frente a la cárcel, como la MADRE. (Con desesperación.) Antes de irnos, es bueno saber por sumisión frente a la rebeldía, como la caridad frente al abuso, comoqué vivió. ¿Quién puede decirme por qué quería vivir? Arrastraba el barco en la mar, como la estrella cautelosa que cuida de su órbita,las sillas, jugaba con las cuentas de mi collar ... como la inteligencia de los bosques y la intuición total de la semilla. MUCHACHA.Fue a la cocina y rompió una taza y un plato. (El Hombre ha puesto al niño en el suelo, todos han tomado las posiciones MUCHACHO. (Repentinamente a la Mendiga.) A ver, contesta tú, ¿por rituales de adoración en el Portal de Belén. La Madre es María, el Hombre esqué nacen tus hijos? José; el Hombre 1, el Hombre II, la Muchacha, los Muchachos y la Mendiga MENDIGA. ¿Qué te importa? son pastores, pero la mujer es el ánge4 un ángel músicoy genti4 que toca su ins- MUCHACHO n. Te refocilas por las noches con los vagabundos, trumento al tiempo que José, elpadre adoptivo, toca también el sigo. S e deshacente acuestas con los basureros, gimes de alegría, gritas de locura. ¿Por actitudes, lospersoncges se hacen a un lado, la Mujer se destaca con su tambor,qué se mueren? ¡Se mueren porque no comen! el Hombre tiene ahora el centro escénico, dda la guitarra. La Mujer toca con MUCHACHO 1. Porque no los quieres, porque no te importan. otro ritmo, monótono. El Hombre empieza a actuar como si una lenta posesión MENDIGA. ¿Se mueren? No se mueren. Estoy sintiéndolos respirar lo aprisionara; vibra, se sacude con los %s cerrados, debe dar la imagen de unal mismo tiempo. Lo de la locura y la alegría es cierto, cierto que no brujo primitivo comunicándose con sus dioses. Luego vemos elprincipio de unapienso en ellos y que jamás los he visto antes de que nacieran. No procesión en que se transporta a un enfermo, que es el Muchacho 1; /o llevan enhe soñado tampoco con ellos, ni han roto platos ni tengo collar para hombros el Hombre 1, el Muchacho 11y, junto a ellos, la Muchacha. LaMa-saber si juegan. drey la Mendiga vienen a los lados. Lo llevan hasta lospies del Hombre. El MUCHACHA.Pobrecitos. Muchacho 1 sigue inconsciente. El Hombre dda de sacudirse, pero no los mira; HOi1BRE n. Recoges los que andan por allí; descuidados, los que la mujer ya no toca.)no ven que ahí estás tú, y de pronto sienten un fuerza desconocida MUCHACHO n. Es mi hermano. Ueva así tres días.que los arrastra y se los lleva a vivir a tu cuerpo. MUCHACHA. Cayó de pronto al suelo y así lo recogimos. Está MENDIGA. ¡Mierda! (fodos la miran. Silencio.) como muerto. MADRE. ¿A qué vino mi hijo? (La Mujer señala a la Mendiga con la MADRE. Es una enfermedad desconocida y el señor. .. (Señala almano, el brazo y los %s) Hombre 11.) MUJER. A hacer justicia. HOi1BRE n. (Haciéndole señas de que se calle.) Se ha hecho lo posible HOi1BRE l. ¿Qué? por volverlo en sí sin ningún resultado, y una persona nos .dijo que tú eras el indicado para curarlo.
  • 8. MUCHACHA. Se han incendiado muchos. MUJER Dije justicia. Justicia es poner en su sitio las cosas del MUCHACHO l. Siempre hay testigos. mundo. Dividir los bienes y los males ... Para no ahogarse, para que~ HOMBRE n. ¿Y si se mueren? el aire no nos envenene, para poder vivir con lo que respiramos. MUCHACHO n. (Abalanzándose.) ¡Estúpido! MUCHACHO 1. ¿Y podemos vivir porque un niño aparece como MUCHACHA. No, por favor, es un velorio. enviado, mientras otros son arrebatados a la fuerza de lugares mejores? MUCHACHO n. (Deteniéndose.) Sí, eso es cierto. HOMBRE. Sólo por eso. HOMBRE 1. Tienes respeto, menos mal. MUCHACHO n. ¿Y si el niño se muere? MUCHACHO n. Por la muerte, nada más por la muerte. MUJER Vino y se fue. Tenía derecho. MUJER. (Con el tambor.) No por la vida, claro, no por la vida. MADRE. ¿Y yo? MUCHACHO 1. ¿La vida? ¿Qué dices? ¿Qué es la vida? MUJER. Tú fuiste como la libertad frente a la cárcel, como la MADRE. (Con desesperación.) Antes de irnos, es bueno saber por sumisión frente a la rebeldía, como la caridad frente al abuso, comoqué vivió. ¿Quién puede decirme por qué quería vivir? Arrastraba el barco en la mar, como la estrella cautelosa que cuida de su órbita,las sillas, jugaba con las cuentas de mi collar ... como la inteligencia de los bosques y la intuición total de la semilla. MUCHACHA. Fue a la cocina y rompió una taza y un plato. (El Hombre ha puesto al niño en el suelo, todos han tomado las posiciones MUCHACHO. (Repentinamente a la Mendiga.) A ver, contesta tú, ¿por rituales de adoración en el Portal de Belén. La Madre es Mana, el Hombre esqué nacen tus hijos? José; el Hombre L el Hombre II, la Muchacha, los Muchachos y la Mendiga MENDIGA. ¿Qué te importa? son pastores, pero la mujer es el ángel un ángel músico y genti4 que toca su ins- MUCHACHO n. Te refocilas por las noches con los vagabundos, trumento al tiempo que José, elpadre adoptivo, toca también el szgo. S e deshacente acuestas con los basureros, gimes de alegría, gritas de locura. ¿Por actitudes, lospersono/es se hacen a un lado, la Mujer se destaca con su tambor,qué se mueren? ¡Se mueren porque no comen! el Hombre tiene ahora el centro escénico, dtja la guitarra. La Mujer toca con MUCHACHO 1. Porque no los quieres, porque no te importan. otro ritmo, monótono. El Hombre empieza a actuar como si una lenta posesión MENDIGA. ¿Se mueren? No se mueren. Estoy sintiéndolos respirar lo aprisionara; vibra, se sacude con los ojos cerrados, debe dar la imagen de unal mismo tiempo. Lo de la locura y la alegría es cierto, cierto que no bn!fo primitivo comunicándose con sus dioses. Luego vemos elprinczpio de unapienso en ellos y que jamás los he visto antes de que nacieran. No procesión en que se transporta a un erifermo, que es el Muchacho I; lo llevan enhe soñado tampoco con ellos, ni han roto platos ni tengo collar para hombros el Hombre L el Muchacho II y, junto a ellos, la Muchacha. La Ma-saber si juegan. drey la Mendiga vienen a los lados. Lo llevan hasta los pies del Hombre. El MUCHACHA. Pobrecitos. Muchacho 1 sigue inconsciente. El Hombre dtja de sacudirse, pero no los mira; HOMBRE n. Recogeslos que andan por allí; descuidados, los que la mujer ya no toca.)no ven que ahí estás tú, y de pronto sienten un fuerza desconocida MUCHACHO n. Es mi hermano. Ueva así tres días.que los arrastra y se los lleva a vivir a tu cuerpo. MUCHACHA. Cayó de pronto al suelo y así lo recogimos. Está MENDIGA. ¡Mierda! (Todos la miran. SzJencio.) como muerto. MADRE. ¿A qué vino mi hijo? (La Mujer señala a la Mendiga con la MADRE. Es una enfermedad desconocida y el señor ... (5 eñala almano, el brazo y los ojos.) Hombre 11.) MUJER. A hacer justicia. HOMBRE n. (Haczéndole señas de que se calle.) Se ha hecho lo posible HOMBRE 1. ¿Qué? por volverlo en sí sin ningún resultado, y una persona nos dijo que tú eras el indicado para curarlo.
  • 9. HOMBRE. (A la Mujer.) Que lo saquen. HOMBRE 1. Está muriéndose. MUJER. (Con vulgaridad.) ¿No oyeron? Paguen y sáquenlo. MENDIGA. (Sentándose en el suelo.) Así he visto muchachos. Se em- MUCHACHO n. Yo no pago un centavo.borrachan, se tiran al suelo, y ya nadie los levanta. . MUJER. Allá tú. No vamos a correr detrás de ustedes rogándoles MADRE. No estaba borracho, ni se tiró al suelo, sino se cayó; yo que paguen lo que deben.lo vi. HOMBRE 1. ¿Cuánto es? MENDIGA. Tanto peor. MUJER. Lo que sea su voluntad. MuCHACHA. No es peor, es mejor morir de enfermedad que de ... HOMBRE 11. Pues nada. Entonces, nada. Este hombre está borra-Eso que dijo usted. cho. Apesta hasta de lejos y además no hizp nada. MADRE. Claro. MENDIGA. Los dos son borrachos. El enfermo y el curandero. HOMBRE n. Silencio. (Duda un momento, examinando al Hombre con HOMBRE 1. (Furioso.) Y tú no, ¿verdad?sumo cuidado.) Por eso lo traemos. MENDIGA. Yo también, ¡por eso lo sé! HOMBRE 1. Yo insistí. Me acordé de la mujer aquella que ... MUCHACHO n. No, yo no te pago nada. HOMBRE n. Basta. No hay que decir más. (Duda de nuevo, exami- MUJER. Bueno. ¿Y qué esperan para largarse?nando al Hombre.) ¿Cree usted poder hacer algo por él? (El Hombre se HOMBRE n. Es un farsante. Se cae de borracho.cubre la cara con las manos, como si buscara la receta dentro de su cabeza. La MUCHACHA. (A la Mujer.) Eso tampoco. Yo creo que él es así encuentra.) siempre, ¿verdad? HOMBRE. Bueno, háganse a un lado. (El movimiento es tan enérgico, MUJER. Estúpida. ¿Quieren que los saque a patadas? que todos retroceden menos la Mendiga J el Hombre 11. El Hombre se arrodilla MADRE. No se trata de eso. Es que está igual. ¡Ni modo! La gente sejunto al enfermo J lepone el índice en lafrente, al tiempo que con el índice de la enferma y se muere, a pesar de todos los remedios. Si no somos eternos. otra mano se aprieta el entrecejo.) (El Hombre vuelve a cubrirse la cara con las manos J luego se descubre.) HOMBRE n. (Al Hombre, quedo.) Yo hacía eso y no sirve. Ya nadie HOMBRE. (Cara con voz aguardentosa.) Digo que ya está listo. lo hace. HOMBRE n. Pues si está listo, no se va de aqui cargado, que salga HOMBRE 1. A ver. por su propio pie. HOMBRE n. Estoy seguro. (El Hombre cambia deposición J vuelve una MUJER. Ustedes no se van hasta que paguen. mano hacia arriba, en ademán de comunicación.) HOMBRE n. (Al Hombre 1.) Vamos a fregarlos. (A la Mujer.) Muy HOMBRE 1. ¿No sientes? bien. Aquí nos quedamos todos. HOMBRE n. ¿Qué? MUCHACHA.Yo me quiero ir. HOMBRE 1. La fuerza. MADRE. Yo tengo que hacer en mi casa. HOMBRE n. (Riéndose.) ¿Cuál? Éste es un charlatán. Yo también MENDIGA. Yo no tengo que hacer nada y por eso me quedo, lo hacía eso y .. , (El Hombre bqja la cabeza hasta la del enfermo, J se tocan sus mismo da. frentes. Los demás miran en silencio.) Ya verás. (El Hombre sepone enpie, con MUCHACHO n. Tengo que ir a trabajar. Si se va a morir ... aire cansado, da dos pasos vacilantes, la mlfier hace gesto de sostener/o.) HOMBRE n. (Con autoridad.) Aquí nos quedamos todos. Para que HOMBRE. (Con lentitud.) Ya está listo. Llévenselo. quede bien claro quién es éste. (Senala al Hombre.) MADRE. Pero si no se mueve. HOMBRE.Tú curas con hierbas, con sangre de animales, con flores, HOMBRE. (Violento.) Dije que ya está listo. con humo de incienso y de ramas, se te ve. MUCHACHA. (focándolo.) Está igual que antes.
  • 10. HOMBRE n. Claro que sí. ¿Y qué? -No hacemos nada. HOMBRE1. Lo trajimos porque él no pudo curarlo. -No sabemos nada. HOMBREn. (Eno/ado.) No, no pude. Ni éste tampoco puede. Puede -No somos nada.menos que nadie. Es un ladrón. -Ignoramos todo. MUJER.No te ha robado nada. -Aprendemos de vez en cuando. HOMBRE n. Porque no nos dejamos. -Olvidamos. MUJER.¿Tú cuánto cobraste? -No tenemos memoria. HOMBRE n. Nada. Si no curo, no cobro. -No. MUCHACHOn. Yo te di dinero. -No. HOMBRE n. (Alterado.) Te lo iba a devolver. -No. MADRE.Yo ya me voy. MUCHACHA.Yo también. Hay que avisarle a todos sus parientes. El monosílabo se vuelve una especie de himno religioso, con la palabra no, re-(Se alejan las dos.) petida muchas veces. Todos acompañan la música con movimientos de cabeza y HOMBRE 1. (Al Muchacho n.) Más vale. No podemos andar per- palmadas. Al empezar la cuarta secuencia, el Hombre 1 se destaca de los otrosdiendo el tiempo. y se sienta en el suelo con las piernas cruzadas. El cantoy las palmadas van MUCHACHOn. Tengo que trabajar. ¡Ni modo! disminuyendo hasta el sz·lencio. HOMBRE n. (Furioso.) Ustedes dicen, pero era el momento deprobar que éste es un sinvergüenza. Si dejamos que gentes así agarren HOMBRE 1. Gente de este pueblo: he venido a soñar para uste-fama ... Siquiera páguenle, para poder decir algo. Si acepta dinero, des. Soy soñador de oficio yeso quiere decir que he inventado unllamo a la policía. sistema para solucionar los problemas del mundo. Sueño lo que fue, n. y MUCHACHO (Saca un billete se /o da a la Mt!Jer.) Toma y ya basta. lo que es, lo que será. He descubierto que el tiempo es uno solo y MUJER. Gracias. el sufrimiento humano como una cancioncilla pegajosa que se canta HOMBRE n. Ladrona, voy por la policía. mil veces con mayor o menor grado de habilidad. Se da el caso de MUCHACHOn. (Al Hombre 1.) Tonterías, tú le llevas por los brazos que algunos la canten bellamente. Acérquense, pídanme que sueñe, loy yo por los pies. hago a voluntad y en cualquier momento. (S e acercanprimero la Mt!Jer HOMBRE 1. Está bien, vámonos. y el Hombre.) MUCHACHO n. Vámonos. (El Muchacho 1 se levanta con agilidad y MUJER. ¿Podrías soñar con nosotros?queda depie entre ellos.) HOMBRE 1. Por supuesto. Vamos a ver. (Se coloca en una posición MUCHACHO 1. Vámonos. (Ante el asombro de todo~ echa a andar con cómoda para soñar.) Allí están. Van caminando en una especie dedespreocupación.) círculo que no coincide con el de los otros. Hay muchos planetas y HOMBRE n. (Al Hombre.) Pero eres un borracho, un ladrón, y es todos siguen su propio rumbo, rápido o lento, unos deben caminarclaro que no sabes hacer nada. grandes distancias para llegar al punto. Pero ustedes giran aparte, MUJER. (Tranquila tocando el tambor.) Sea este hombre como sea, con su propio ritmo, alrededor de su propio centro. Ha sido y será.n~ es él quien lo ha hecho. (Toca con más fuerza, todos los personeges em- (Despierta.) Servidos. (El Hombre y la Mt!Jer se toman de la mano y sep~eza~ a vibrar ligeramente, como sacudidos por una fuerza. Se qyen sus voces apartan, aquello es cierto) importa) y no se interrumpe con otras preguntas.)szn dzstinción de persona.) ¿Quién sigue?
  • 11. MADRE. Yo, francamente, prefiero que no me sueñes. Me pongo te veo, contemplo un juego de luces y de sombras ... Predomina lamuy nerviosa. luz. Ahora es luz, ahora es luz nada más. Una gran luz. No veo más. HOMBRE 1. Ya te soñé. Te pones nerviosa porque vas muy de (Abre los %s y la Mendiga se destapa los oídos)prisa yeso te gasta. Eres como la tierra, giras a ese paso, o no, más MUCHACHO n. (Riéndose.) ¿Ustedes creen eso? Oye, soñador,rápido, eres como Mercurio. tenemos oJos. MADRE. No quiero saber más. HOMBRE n. La verdad es que a mí no me parece cierto eso que HOMBRE 1. No sabrás más. Las damas primero. (A la Muchacha.) dijo. (S e acerca a la Mendiga.) Déjame verte.¿Y tú? MENDIGA. ¿Por qué? ¿Qué me ven? MUCHACHA.Yo sí quisiera. Pero clígame cosas claras, nada de MUCHACHO 1. La verdad es que hasta huele mal.estrellas, por favor. HOMBRE 1. Será, pero yo no me equivoco. HOMBRE l. (Sueña.) Vas por un campo partido en dos colores, es MADRE. (A la Muchacha.) ¿No te parece un poco raro?verde y café, tú caminas la línea que los divide. De pronto te distraes MUCHACHA.Pues ... No. Es ... Está bien.y empiezas a recoger ramas marchitas, hojas secas, haces un ramo. MUCHACHO n. Ahora va a resultar que ella gira sobre su propio(La Muchacha se tapa la cara comopara llorar.) Sin embargo, cuando ya centro. Hasta le fue mejor que a éstos. (Señala al Hombre ya la Mt!Jer,tus lágrimas tocaron el ramo, algo sucede. Espera, no me dejas ver que están apartados, en movimiento o no.)bien. Ahora sí, tu ramo de basura se ha convertido en un manojo MUJER. (Al Hombre.) ¿Le digo algo?de mirasoles. HOMBRE. Nada, estoy seguro de que no te oye. MUCHACHA.¿De veras? MUJER. Pero yo quisiera ... HOMBRE l. Sí. Son blancos y morados. HOMBRE. (fiemo.) Terca. (La Mt!Jer lo abraza.) MUCHACHA.¡Ay, qué bueno! MUJER. Tonto. MUCHACHO 1. (Al Hombre IL) ¿Tú lo crees posible? Si es una MUCHACHO n. ¿Ya los ven? Ahora se piensan interesantísimos.tonta. (A la Mendiga.) Tú también, hazte la elegida. HOMBRE n. Eso no tiene que ver con los sueños. MENDIGA. ¿Qué? ¿Qué dijo el soñador? MUCHACHOn. De todas maneras es divertido. Que siga soñando. HOMBRE 1. ¿No me oíste?(Al Hombre 1.) ¿Podrías soñar con ésta? (Señala a la Mendiga.) MENDIGA. No, me tapé los oídos. MENDIGA. A mí no me dicen nada las palabras de nadie. Que no HOMBRE1. Así te quedas. No me gusta que desperdicien mi trabajo.pierda su tiempo. MENDIGA. ¡Qué bueno! Y ya dejen de molestarme. HOMBRE l. (Con dignidad.) Es mi oficio. No pierdo el tiempo. MUCHACHO n. (fono de broma.) Ahora le toca a éste. (Señala al MENDIGA. No me interesa. Hombre 11.) MUCHACHO n. Sí, sí, si estás dispuesto, di lo que has soñado, HOMBRE n. Yo tampoco quiero. No me interesan las luces, ni loso ponte a soñar ahora. No queremos perdemos de eso. (A todos.) astros, ni las flores.Atención, oigamos las maravillas que el soñador va a decimos ace~ca HOMBRE 1. (Listo para soñar.) A ver.de esta señora. HOMBRE n. Dije que no quiero. • HOMBRE 1. No es la mejor manera de hacer las cosas, pero nadie MUCHACHOn. (Riéndose) Ahora te aguantas. Para ver si es trampa.puede negarse cuando es profesional. Mira, mujer ... (La Mendiga se (A.I Hombre 1.) Oye, soñador, a éste lo conocemos muy bien, nadatapa los oídos, el Hombre 1 no cae en cuenta de ello.) Siento decirte que no de cuentos.
  • 12. HOMBRE l. Veo un padre ejemplar que quiere a sus lújos con HOMBRE 1. (Cansado a losMuchachos.) Con ustedes no sueño porqueverdadero amor, un hombre que tiene una compañera buena a la que ha llegado mi hora de descanso. N o se preocupen. Han sido, son yrespeta y atiende con esmero. Trabajador, serio, sincero, estimado por serán. Esas son sus posibilidades y no hay otras.todos. (Los Muchachos sueltan la risa.) HOMBRE. Todo es uno. MUCHACHO1. (Al Hombre 11.) ¿Tienes algo que decir? (El Hombre MUJER. Somos uno. (En el más estricto silencio lospersonajes se reúneny11 bqja la cabeza.) forman una figura barroca tata" un solo ser compldo) como la estatua del mundo MUCHACHO. Haz el favor de declarar la verdad públicamente y y de la vida; el Hombre y la Mujer son laparte central de lafigura y van a tocarque se acabe este juego. Habla. .ms instrumentos con ritmoy sin melodía} como si se expresaran solos. Después HOMBRE n. (Mt!Y turbado) a la Madre ya la Muchach~.) Yo amo a mis se desprende la Madre yla sigue el Muchacho 1; empiezan a hablar mientras selújos, adoro a mi mujer y nunca he querido a otra que no fuera ella. Me deshace el dibujo totaL)gusta trabajar, llevar dinero a mi casa es un placer, y mis hijos ... Madre. Me pegaste en la cara. Aquí, se me inflamó. MUCHACHO 1. Qué desvergüenza. ¿Estás de acuerdo con el so- MUCHACHO 1. No sabes planchar.ñador para tomamos el pelo? MADRE. Yo te había dicho, desde un principio, que no sabía MUCHACHO n. Es adúltero, les pega a sus hijos, los mata de ham- planchar.bre, andan vestidos de harapos y los insulta si le piden dinero. Es un MUCHACHO 1. Ya podias haber aprendido.verdadero cabrón. (La Madre y la Muchacha se horrorizan.) MADRE. No me sale bien. MUCHACHO 1. (Al Hombre 1.) ¿Tienes algo que decir? MUCHACHO 1. Por idiota. Todas las mujeres son idiotas. HOMBRE 1. Ya lo he dicho y él lo confirma. (Al Hombre II.) ¿No MUCHACHA.¿Qué dice? Yo no. (El Muchacho 1le da un bofetón a laes así? Muchacha) que la hace caer al suelo.) HOMBRE n. (Angustiado.) Sí, así es. HOMBRE 1. (Ayudándola.) ¿Qué te pasa? ¿Desde cuándo les pegas MUCHACHO 1. (Al Hombre 11.) ¿Sigues con eso? ¿Lo dices en a las mujeres?serio? MENDIGA. Desde siempre. Todos los hombres les pegan a las HOMBRE n. Sí. mujeres, ya ellas les gusta. MUCHACHO n. (Burlón.) A ver, dinos otra vez, cómo eres. MADRE. A mí no. Cuando me pega siento que lo odio. HOMBRE n. Yo ... Soy ... Como él dijo. MENDIGA. Eso es parte del juego. MUCHACHO 1. Mereces unas trompadas. (Los Muchachos golpean MADRE. No hay juego. Más bien el juego no es así.salvajemente al Hombre II y él no se defiende.) MUCHACHO n. Es floja, gasta demasiado, cada vez que puede, se HOMBRE 1. Veo que es necesario intervenir. En el arduo ejerecicio pasea. Ese niño no come a sus horas.de mi profesión he adquirido una variada experiencia, que me permite HOMBRE n. No hay que meterse en cosas de marido y mujer. Ellaopinar sobre casos especiales. Creo que este hombre es como decimos sabe por qué es floja y él sabe por qué le pega.él y yo, pero debe aparentar lo que ustedes dicen. MUCHACHO 1. Exacto. Los dos sabemos todo. (A la Madre.) Así, MUCHACHA. (Como para explicar.) Que ya no escama fue. que desde ahora en adelante tú planchas, o si no te pego. MADRE. O fue siempre como es y ustedes no lo sabían. MADRE. Es que no me pega sólo por eso. HOMBRE y MUJER (Juntos.) Se puede ser de muchos modos, no MUCHACHA. (Con miedo.) A mí me pegó por nada. Lo que pasa esimporta el tiempo. que está furioso con todo el mundo.
  • 13. HOMBRE l. ¿Es cierto eso? No me digas que también les pegas a los hombres. MENDIGA. Es como el resto, no sabe quién es su padre y sabe de sobra quién es su madre. Es lo de menos. MADRE. A todo el mundo. Casi todas las semanas llega con los ojos morados y la ropa rota. Pelea sin parar. MUCHACHOn. No insultes. ¿Crees que tu vida es la de todos? MENDIGA. ¿Crees que la tuya es distinta? HOMBRE n. Entonces no son cosas de marido y mujer. MUCHACHO n. Son cosas de hombres. MUCHACHOn. Evidentemente. (La Mendiga se ríe.) MUCHACHOl. (Resuelto.) Mi madre me abandonó en casa de una HOMBRE.Todo lo que pasa en el mundo es cosa de seres humanos y puede remediarse. vecina y no me acuerdo de ella. Y nunca se supo quién fue mi padre. .(S e detiene a punto de llorar.) MUCHACHO 1. ¿Ya ti quién te habla? Tengo un pleito con mi MENDIGA.¿Yaven? mujer, y ahora no se habla de otra cosa. HOMBRE. ¿Qué hay que ver? MUCHACHA.¿Por qué me pegaste? Yo no soy tu mujer. HOMBRE n. Hay muchos hombres que viven muchos años sin HOMBRE n. Pues ... algo. Algo tendrá que verse. ¿A ti qué te parece? haber golpeado a nadie. HOMBRE. Sencillamente que es huérfano. MUCHACHO1. A mí qué me importa. Yo me peleo con quien me dé la gana. HOMBRE 1. Yo creo que si hubiera tenido padres, no sería así. HOMBRE. ¿Por qué? MUCHACHA.Dicen que no se puede ser huérfano después de la mayoría de edad. MUCHACHO1. Ya te lo dije: porque me da la gana. MUJER. Se puede ser huérfano a cualquier edad. MUCHACHOn. Cállate. Van a acabar diciendo que eres un enemigo de la sociedad. MUCHACHO n. (Irónico.) ¿Por qué no lo adoptan? Si con eso se resuelve todo ... Oye, ¿te dejarías adoptar? HOiYillREn. ¿Quién te enseñó a pelear? MUCHACHO n. Ya te lo dijo. MUCHACHO1. (para sorpresa de todos.) ¿Adoptar? ¿Por quién? MUJER. (Senalando al Hombre.) Por él y por mí. MUCHACHO 1. ¿Qué importancia tiene? (Al Hombre II.) No me MUCHACHA.Dicen que no se puede ... enseñó nadie. Aprendi solo. Hay que saber defenderse. Si no, te HOMBRE 1. Cállate, si no quieres que te pegue yo. conviertes en víctima. Cuando menos te das cuenta, se sienten con MUCHACHA.No, no quiero. derecho a pegarte, a humillarte, a aprovecharse de ti. HOMBRE n. ¿Quiénes? MUCHACHO1. ¿Cómo se hace eso? MUCHACHO1. La gente. Ustedes. MUJER. Es fácil, un poco extravagante. MUCHACHA.Aquí nadie te hace nada. Me golpeaste y ni siquiera MUCHACHO n. ¿Pero vas a dejarte llevar por esa gente? Tú ya te hicieron nada. eres padre de un niño. MUCHACHO1. Todos, todos me hacen algo. MUCHACHO1. No tiene que ver. (A laM!Jer, dispuesto.) ¿Qué debo hacer? HOMBRE l. ¿Tienes padres? MUCHACHO1. ¿A qué viene eso? MUJER. (M1!Y serena.) ¿Estás dispuesto a obedecerme? MUCHACHOl. Sí. MADRE. No le gusta hablar de sus padres. Se pone a llorar. MUJER. Háblanos de tus padres. (El Muchacho 1 hace gestos de vaci- MUJER. (Sentándose.) Duérmete en mis brazos y piénsate pequeño.lación.) (La Madre intenta intervenir y el Hombre 1 la detiene con un gesto.) HOMBRE. ¿No te atreves? HOMBRE 1. Es para bien tuyo al fin y al cabo. (El Muchacho 1 se colocaen el regazo de la lvI!Jer, quien empieza a mecerlo m1!Ysuavemente mientras
  • 14. canta. Luego esta imagen se convierte en una Piedad" en que la Mtder llora, Los personqjes han escuchado atentamente y, por haber entendido, hacen unporque es la madre, el hijoya mqyor asesinado. Por fin se queda en actitud de dibtdo armonioso de líneas geométricas regulares y equivalentes. También esdolo1jgenerosidady agotamiento. Entonces el Hombre, con autoridad repentina, el todo, pero visto como una ordenación en la que no cabe la singularidad,toca al Muchacho 1en el hombro.) hasta que la Mendiga toma el centroy los otros personqjes los lugares que HOMBRE. Resucita y vive. (El Muchacho 1 obedecelentamente hasta que corresponden a un juicio; ella es la acusada. La Mtder es eljueiJ acusa alestá depie, luego los mira.) Hombre, el Hombre 1es abogado defensor, los demás, testigos. El Hombre MUCHACHO 1. ¿Cómo haré para no olvidar que esto ha pasado? toca como si hiciera un anuncio de tipo militar. La Mujer toca su tambor(La Mtder saca delpecho un listón aifJl.) como se hace frente a un fusilamiento. La Mendiga lleva las dos manos al MUJER. Esta es la prueba. pecho. MUCHACHO n. (Asombrado.) Es un recordatorio, como un marca-dor en las páginas de un libro. HONIBRE. Se te acusa de mendicidad. Se te acusa de robo. Se te MUCHACHO 1. Gracias. (Mira a todos entre tímido y contento.) Yo sé acusa de promiscuidad. (Cada acusación es un toque de tambor.)que han querido ayudarme y que me han ayudado verdaderamente. HONIBRE 1. (fuzzonable a la Mendiga.) Para ser juzgada y condenada,Muchas gracias. (Se acercaa la Madre.) Es ... ¿Es hora de irnos? debes aceptar los cargos. MADRE. (Muy suave.) Creo que sí. (Empieza un recitado que no MENDIGA. ¿Yo? ¿Aceptar?llega a ser canción, pero acompañado de los instrumentos en forma muy HONIBRE n. (Rápido.) Debes decir sí o no. Si aceptas, todo serámelodiosa.) más rápido. Si niegas, terminarás por aceptar, porque hay testigos. HONIBRE. (La Mendiga parece un animal acosado, no se decidea hablar e intenta salir de la supuesta sala deljuicio. Es deteniday forzada a regresarpor el Hombre lI.) Todos somos los padres, MUJER. Que pase el primer testigo. (Se adelanta la Madre.) todos somos los hijos. MADRE. (Nerviosa.) Esta mujer se acercó a mí en la calle y me arre- La fuente es una, bató el dinero con que iba a comprar. Se fue corriendo, la perseguí, el origen es uno, pero no pude alcanzarla. el tiempo es uno solo. MUJER. ¿Es todo? Yo nazco, crezco y engendro, MADRE. Bueno ... Me arañó la mano y se me infectó el rasguño. no importa el momento preciso. HONIBRE 1. Eso no fue intencional. (A la Mendiga.) Tú te propo- No hay huérfanos, nías quitarle el dinero, solamente, ¿no es cierto? (La Mendiga forcejea no hay criatura sin padre. con el Hombre lI.) El amor es un acto significativo HONIBRE n. No quiere hablar. repetido en el tiempo, MUJER. Otro testigo. (pasa la Muchacha, incómoda.) y el tiempo es un conjunto de sucesos MUCHACHA.No quiero declarar. sin otro orden HONIBRE. Te presentaste voluntariamente. que la suma total. MUCHACHO.S~ pero no sabía que iba a repetir en público lo que vi. El tiempo es un dibujo HONIBRE.Di lo que viste. que se mira completo. MUCHACHA. No puedo, lo siento mucho. (Los Muchachos se den discretamente.)
  • 15. MUJER. cusación retirada. Que pase otro. (pasa el Muchacho I sin A HOMBRE 1. Agravas tu situación. dejardemirar maliciosamentea la Muchacha, quien se hace a un lado)pero no HOMBRE. Podríamos acusarte de rebeldía. se resuelvea irse) MUCHACHA. (Repentinamente.) Condénenla, por favor. MUCHACHO.Esa mujer tiene tratos sexuales con diferentes. hom- 1 MENDIGA. (Furiosa.) ¿Tú dices eso? bres en un terreno baldío. Es prostituta, pues. Yo mismo lo he visto. MADRE. (Solidaria con la Muchacha.) Lo decíamos todos. HOMBRE (.A la Mendiga.) Di sí o no. (Ella mira largamente al Mu- 1. MUCHACHOSI Y n. Todos. chachoL) MENDIGA. ¡No ha de ser! ¡Suéltame! (Se desprende del Hombre IL) MENDIGO.Yo también te he visto, a las doce de la noche, en ese ¿Cuánto vale la voz de un testigo? Todos somos testigos, todos tene-mismo terreno baldío. (.A la Madre, repentinamente.) También he visto mos ojos, todos hemos visto, nadie tiene derecho. (/1hora) lentamente,de noche la puerta de tu casa, y sé quién te regaló el dinero. mientras habla) se coloca en el sitio de los testigosy ellos, según los señala, van MUJER.Orden. pasando al lugar de los acusados, empieza con la Madre) Tú, tú te vendes a HOMBRE. rden. O un hombre, sólo que no te crea amores, sino vicios, tú acaricias como HO:MBRE . (.A la Mendiga.) Tú eres la acusada. Debes aceptar o n una hipócrita, pensando en otra cosa, tú te vendes y no sabes pagar;negar. tú robas, mendigas, te prostituyes. (/11 lvluchacho IL) Tú me pediste MENDIGA. cepto que los vi. Digo la verdad. (Mira a la Muchacha, A que me fuera contigo y no me diste nada, porque yo era mendiga,y ellase atemoriza.) y quisiste hacerme confesar si oculto o no el dinero que me dan, tú MENDIGA.De ti no he dicho nada. (El Muchacho I llama a senas abusaste de mí, eres corrupto, tú quisiste robarme. (/11 Muchacho I.) Yal Muchacho II, quien acudey separa en el sitio del otro, sin que nadie se lo tú ... Tú robas, corrompes, mendigas, yo te he visto, pero no quieroindique.) decir quién es tu víctima. MUCHACHO. Yo la he visto, desde años, mendigando en la misma n MUCHACHA.¡Que se calle! ¡Mátenla, para que se calle!esquina. Cuenta desgracias que no existen y todos le dan dinero. HOMBRE n. Ah, la víctima eres tú. Ya me lo imaginaba. Tonta. MENDIGA. ú no. T (La Muchacha se queda sin saber qué hacer, mira al Muchacho I, vacila un n. MUCHACHO Yo te conozco y sé, de sobra, que lo ha<;es para instante, se decide.)no trabajar. MUCHACHA. (M19 quedo.) Infame. (Se parajunto algrupo de los acu- MENDIGA.(50nriendo, a la Madre.) ¿Tú trabajas mucho? (La Madre sados.)calla.) MENDIGA. (/11 Hombre n.) Y tú ... Tú gozas con el dolor ajeno, n. HOMBRE Esto no es un juicio, es una conversación cualquiera. tú atormentas para sentir placer, tú borras la sonrisa de los rostros.¿Acepta o niega? Mayor ladrón, mayor mendigo, monstruo mayor no he contemplado MENDIGA. o que digo es verdad. L nunca. (El Hombre 11 se coloca con los acusados.) n. MUCHACHO ¿Y lo que te dicen? Ladrona, golfa y puta. Eso HOMBRE 1. ¿Aceptas o niegas? (franquilo.)también es verdad. No tiene salida. (/1 la M!ier.) Condénala y acabe- MUCHACHO 1. Yo no soy avaro.mos de una vez. MADRE. No soy floja. Sostengo las acusaciones. HOlvfBRE. MUCHACHO n. Soy parco en el comer. n. HOMBRE (.A la Mendiga.) Acepta, es mejor. HOMBRE n. Amo a los animales. MENDIGA. Violenta.) No quiero. (S e escurre de las manos del Hombre ( MUCHACHA.(Gritando.) ¡Todo era una trampa! Nos llamaron comoII, quien la toma de las muñecas.) Suéltame. testigos y nadie tiene derecho a acusarnos. Nuestro lugar no es éste.
  • 16. MENDIGA. Mientras observo, me río con esta boca. Nadie puede MUJER. (Con el tambor.) No hay sitios en el mundo. El acusado acusarme, todo es uno. (Empieza a reírse entre lágrimas. A la sonrisa los puede convertirse en testigo y lo contrario. otros se cubren la caray caen al suelo, como deslumbrados.) . HOMBRE. (Cambiando rápidamente de un lugar a otro.) Yo puedo estar MUJER. Nadie puede ver nunca el equilibrio. Es cosa que se siente. aquí, aquí o aquí. Ayer, hoyo mañana. (Se separa de la Mendiga, que toma otra vez su aspecto; c~da uno ~ecolocacomo HOMBRE1. (Siguiéndolo.) Es cierto. alprincipio de la secuencia, sólo que no hablan; la Mendz~a los mzra uno a uno, MUCHACHO.¿Y el juez? (La Mujer sonríey luego ríe.) ¿Qué? ¿Todo no halla la acusación,y se coloca entre ellos como cualquzera. Todos quedan ~n es una broma? momento como en éxtasis. El Hombre y la Mujer empiezan a tocar algo rítmzco, MUJER. (Ya seria.) Existen juicios mayores y menores. mientras los demás están sentados en medio círculo, con las piernas cruzadas. Se MENDIGA. (Adelantándose.) ¿Qué juicio es éste? ¿Quieres decir que separa la Much~cha y el Muchacho II. Empieifln ajugar a ~Igo que scpareceme condenas porque no puedo decir nada a favor de mí misma? ¿El al escondite entre los persono/es sentados, ya exhaustos; se szentan en el suelode ellos es un juicio menor y el mío no? (La Mujer la mira, sin contestar, como sifueran niños)profundamente.) Es cierto, no puedo decir nada de mí misma. MUCHACHA. (Levantando algo del suelo.) Mira. MUJER. El juicio mayor es la expresión del último equilibrio. MUCHACHO n. Es una piedra. MENDIGA. ¿Equilibrio? ¿Qué es eso? MUCHACHA.Sí, pero mira con atención. TODOS. Queremos ver el equilibrio. MUCHACHO n. Es una cara. MUJER. Perfectamente. (Se dirige a la Mendiga.) Ven acá. Aquí, de MUCHACHA.Mírala bien.frente. (La Mujer sepone a sus espaldas.Ahora es una figura con cuatro brazos. MUCHACHO n. Es una imagen.La Mujer su mano iiguierda.) Con ésta amenazo. MUCHACHA.Es una Virgen. Mírala. MENDIGA. (Moviendo la derecha.) Con ésta toco las semillas para MUCHACHO n. Mueve la boca, habla. ¿Tú entiendes lo queque fructifiquen. dice? MUJER. (Moviendo la derecha.) Con ésta doy orden de que nazcan MUCHACHA. o muy bien. A ver. Dice: "todos". Eso dice: "todos". Nlos niños. MUCHACHO n. ¿Querrá decir que se la enseñemos a todos? MENDIGA. (Jiguierda.) Con ésta levanto la guadaña para matar. MUCHACHA.Yo no sé. Es un milagro. (De pronto, mtg nerviosa.) ¿Te MUJER. (Derecha.) Con ésta juego, revuelvo los asuntos humanos das cuenta de que es un milagro?y los miro de lejos. MUCHACHO n. Sí, claro. Pero, ¿por qué? MENDIGA. (Jiguierda.) Con ésta hago sufrir, atormento, doy hu- MUCHACHA.Es que así son los milagros. Tenemos que obedecer.millaciones. Quiere que la vea la gente. MUJER. (Jiguierda.) Con ésta asesino por amor humano. Se muere MUCHACHO n. Me da mucho miedo.de tristeza, de hambre, de insomnio. MUCHACHA.A mí no ... No tanto ... (Seponen depie sin dljarde mirar MENDIGA. (Derecha.) Con ésta logro que un hombre encuentre la piedra. Los otros también se ponen de pie y adoptan actitudes casuales; laalguna vez la mujer que le pertenece para siempre. Muchacha y el Muchacho II se acercan a ellos.A la Madre) ~a. (La Madre MUJER. (Derecha.) Con ésta hago que las parejas humanas y sus reacciona con emoción. Sin decirpalabra, se une a ellos; lo mzsmo sucede conhijos se encaminen por los caminos blancos. todos lospersonqjes, cada vez que la Muchacha les dice que mire~. Al Hombre MENDIGA. (Jiguierda.) Existen los caminos negros. y a la Mujer no les enseñan la piedra y ellos quedan, en e~tapnme~a parte de MUJER. (Derecha.) Todo es uno. la secuencia, haciendo elpapel de trovadores, con intervenczones muszcales espa-
  • 17. ciadas. Se ha hecho una especiedeprocesión que empieza a cantar en co!Junto, HOMBRE n. Que si la Virgen se les apareció sobre esa piedra fueacompañada por la música de los otros.) para señalarlos. TODOS. MENDIGA. Ahora tienen la obligación de servimos. Estamos en el mundo MUCHACHO n. ¿Cómo? No entiendo. y todos lo sabemos. HOMBRE 1. Son elegidos. Saber no es creer. MADRE. Que la niña se vuelva religiosa y él sacerdote. Está prevista la llegada del verano, MUCHACHO n. ¿Por qué? Mi padre dice que voy a ser mecánico. siempre sabemos las cosas del otoño, HOMBRE n. De cualquier manera van a tener que hacer un milagro, sabemos siempre los fríos del invierno. está visto. Sigo pensando que son santos. y ya la primavera no es sorpresa. MUCHACHO 11. Es que no quiero ser santo. Se abre la flor, MADRE. ¡Blasfemia! se agota en sus olores. MENDIGA. ¡Sacrilegio! ¡Que no toque la piedra! (Con la repetición El árbol grande tira sus semillas de esas dos palabras, "blasfemia"y "sacrilegio: toman al Muchacho II entre y luego viene el agua de la lluvia. todosy lo colocan en un supuesto potro de tormento, adondepermanece atado en Es así, se sabe desde siempre. actitud de desolación.A la Muchacha.) ¿Tú sí quieres ser santa? Hasta que un día sucede MUCHACHA.Yo no sé. No se me había ocurrido. Pero si es ne- el milagro gentil. cesario ... Entonces vemos que se abren las montañas. HOMBRE 1. No podemos decidirlo nosotros. El sol se parte en dos, HOMBRE n. Claro que podemos. (A la Mendiga.) A ver, enseña tu la estrella cae. llaga. Esa incurable que tienes desde hace tanto tiempo. (La Mendiga Entonces vemos que no sabemos nada muestra su llaga.) y que un milagro HOMBRE l. Es horrible y apesta. es la prueba final de la ignorancia. MADRE. Es contagiosa. ¿Le duele? ¡El milagro! ¡El milagro gentil! MENDIGA. Me duele mucho. ¡El milagro! ¡El milagro gentil! HOJvmREn. (A la Muchacha.) Cúrala. MUCHACHA. ¿Tengo que tocarla? MENDIGA. Claro. Si eres santa, no te ha de pasar nada. MUCHACHA. (Decidida, toca la llaga) Que la Virgen te cure. MADRE. ¿La encontraron los dos? MENDIGA. Casi no me tocaste. MUCHACHO n. Sí, los dos, pero yo no vi la Virgen hasta que ella MADRE. (Al Hombre I.) Da asco, pobre muchacha. (Al Muchachome la enseñó. II.) ¿No te da vergüenza? HOMBRE 1. Entonces, son santos. MUCHACHO1. Nada más lo dice para humillarte, no le hagas caso. MUCHACHO1. Son santos y de hoy en adelante tendrán que hacer MUCHACHO n. (Desde el potro.) Es que a mí no me dan asco lasmilagros. enfermedades. MUCHACHA.¿Qué quieres decir? MENDIGA. Está igual. Ni siquiera me duele más. (A la Muchacha.) No me hiciste nada.
  • 18. MUCHACHA. (Avergonzada.) No es mi culpa. HOMBRE n. (Al Muchacho [1.) Te vamos a soltar una mano para MADRE. (Indignada.) ¿Y por eso no ha de curar a nadie más? que la toques tú. (Lo hace.) HOMBRE n. Esa piedra no cura por sí misma. (Senala los cuerpos.) MUCHACHO n. (Serio) Está bien. (pone la mano sobre la llaga y la Sin ellos no sirve para nada. Yo nunca vi a la Virgen. do/a ahí un momento. La retiray examina la llaga de cerca, confamiliandad.) MENDIGA. (Abojeteándolo.) Blasfemia, sacrilegio. Sin ellos no eran Te vas a curar. nada. MENDIGA. ¿Sí? (Concentrada en la llaga.) Sí. Creo que sí. Siento la MADRE. (Le pega a la Mendiga.) Cállate, tú tuviste la culpa.. I piel y ya no la sentía. Un hormigueo, calor, sudor, ganas de llorar y HOMBRE1. Todos tuvieron la culpa. ¡Se ha echado a perder la p1edra. los labios secos. MUCHACHO 1. (Golpeándolo.) También tú eres culpable. HOMBRE n. A ver. Está mejor. MUJER. (Do/ando de tocar.) Orden. (Al oír su vo-;se desordenan.más.) HOMBRE 1. Ya no apesta. HONlliRE. Orden. (La Madre caede rodillasjunto a los cuerposy gtme) MADRE. Ya no da asco. MADRE. Somos horriblemente culpables. (Los demás hacen lo mismo. HONlliRE n. (Al Muchacho [1.) El santo eres tú. Acarician los cuerpos, hasta reanimar/os.) . MUCHACHO n. (Impaciente.) No puede ser. Yo vaya ser mecánico MUCHACHA. Somos culpables. El milagro es de DlOS, y ahora y nunca he tenido nada que ver con la santidad. (A la Muchacha.) Que entiendo que esa Virgen, cuando dijo la palabra "todos", daba a sea santo el que quiera. ¿Tú quieres? entender que todos éramos culpables. MUCHACHA.Sí, pero ya se vio que no sirvo. (Se repiten dospalabras MUCHACHO n. Es cierto. de nuevo, Jarsantey "no sirve: También a ella se la coloca en elpotro y le HOMBRE. (Con voZ estentórea.) No es cierto. (En voZ bqja.) Quiso quitan la piedra. Los personqjes los acosan.) decir algo muy diferente. " MADRE. (A éL) Sé santo, por favor. MENDIGA. Demuéstralo. (Se colocanalrededor de lapzedra en actztudes MUCHACHO n. No. sencillas.) :MENDIGA. (A ella.) Confiesa que no eres santa. (La Muchacha HOMBRE. ¿Somos capaces de la música? llora.) TODOS. Lo somos. HOMBRE 1. (A éL) Acepta esta piedra. MUJER. ¿Somos capaces de hacer un Juramento. ~ . MUCHACHO n. No. (Se supone que los atormentan. El Muchacho II se TODOS. Lo somos. contorsiona, la Muchacha llora. El Hombre y la Mujer tocan como si estuvieran HOMBRE. ¿Podemos entregar nuestra vida? m!!y distraídos en su órbita especial de trovadores.) MUCHACHO n y MUCHACHA.Podemos. HOMBRE n. (A la Muchacha.) Confiesa, di que no eres santa. MUJER. ¿Somos capaces de morir por los otros? MUCHACHA.No, no soy santa, pero la piedra es mía. MUCHACHO n y MUCHACHA.Lo somos. MUCHACHO 1. (Al numero IL) Di que eres y serás santo. HOMBRE. ¿Somos capaces de vivir por los otros? MUCHACHO n. No me atrevo. (Se les atormenta de nuevo con actitudes MADRE, MENDIGA y MUCHACHO 1. Lo somos.fanáticas. Cuando los dos están exhaustos se les quita delpotro y quedan tendidos MUJER. ¿Entendemos la palabra eternidad?en el suelo; ahora los miran con estupor.) HOMBRE 1y n. Entendemos. MENDIGA. Estoy curada. HONlliRE. La clave es el amor. HONlliRE 1. Adoraremos esta piedra. TODOS. Es así. MUCHACHO 1. Será una sagrada reliquia hasta el fin de los siglos. MUJER. El milagro es de todos. MENDIGA. La piedra me pertenece, me curó a mí.