El Tribunal Constitucional: Un cuarto de siglo amparando nuestros derechos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El Tribunal Constitucional: Un cuarto de siglo amparando nuestros derechos

on

  • 390 views

Efeméride: 25 aniversario del Tribunal Constitucional.

Efeméride: 25 aniversario del Tribunal Constitucional.
Incluye entrevista con María Emilia Cassas Baamonde (Presidente del Tribunal Constitucional)

Statistics

Views

Total Views
390
Views on SlideShare
390
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El Tribunal Constitucional: Un cuarto de siglo amparando nuestros derechos El Tribunal Constitucional: Un cuarto de siglo amparando nuestros derechos Document Transcript

  • 6 E F E M É R I D E 25 EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL: UN CUARTO DE SIGLO AMPARANDO NUESTROS DERECHOS 1980-2005 El Tribunal Constitucional: Un cuarto de siglo amparando nuestros derechos Jaime Barbero Bajo Tras el particular homenaje que rendimos en el último número al Estatuto de los Trabajadores ahora le toca el turno a una de las instituciones más importantes de la reciente historia demo- crática española. El Tribunal Constitucional alcanza los veinticinco años de edad erigiéndose en órgano esencial dentro del modelo de Estado ya que sus principales cometidos son la protec- ción de los derechos y libertades fundamentales en el marco de la escrupulosa interpretación y respeto a la Constitución Española de 1978. Agradecimientos también, con la inestimable participación de D. Javier Es la propia Presidenta del Tribunal Constitucional García Roca –Catedrático de Derecho Constitucional–, –la Excma. Sra. Dña. M.ª Emilia Casas Baamonde– quien como experto constitucionalista introduce al lec- quien, contestando a nuestras preguntas, nos ofrece su tor en el significado, evolución y futuras tareas que debe- particular visión acerca del asentamiento del órgano, rá afrontar el Tribunal en los próximos tiempos. las labores que desempeña, las últimas reformas acae- A ambos les queremos expresar nuestro más sincero cidas y la dirección de los cambios a realizar. agradecimiento por haberse prestado a colaborar con Junto a tan importante aportación, hemos contado- nosotros en estas páginas.LEX NOVA JULIO | SEPTIEMBRE 2005 la revista
  • E F E M É R I D E 7 25 EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL: UN CUARTO DE SIGLO AMPARANDO NUESTROS DERECHOS 1980-2005 Un poco de historia y 13.100 autos dictados en estos veinticinco años, lo cual cons- El 12 de julio de 1980 se creó el Tribunal Constitucional como tituye un acervo jurisprudencial de dimensiones casi intérprete supremo de la Constitución Española, con indepen- inabarcables. Como dato significativo del ingente creci- dencia respecto a los demás órganos constitucionales y some- miento que, año tras año, va experimentando el conjunto tido únicamente al propio texto de la norma fundamental, de litigios a examinar: téngase en cuenta que en el primer por un lado, y a la Ley Orgánica que regula su estructura y año de vida operativa del TC (1981) se manejaron unas cifras cometidos (Ley Orgánica 2/1979, de 3 de octubre, del Tribunal mínimas en lo relativo a la interposición de recursos —no Constitucional), por otro. llegaron ni a cuatrocientos— si las comparamos con los Un cuarto de siglo después los principales representantes de datos registrados en el pasado año 2004, que arrojaron todas las instituciones del Estado se han congregado para con- como resultado final unos guarismos alarmantes, ya que la memorar su aniversario con la presencia de sus Majestades cantidad total de cuestiones planteadas al órgano judicial los Reyes con el fin de recapitular todo lo que ha significado ascendió, ni más ni menos, a 7.814. para el normal devenir de las relaciones sociales e institucio- nales en España teniendo en cuenta el complicado marco polí- Previsiones de futuro tico en el que nació tanto la Constitución Española como el Para paliar los efectos negativos que tal cúmulo provoca ha propio Tribunal Constitucional. sido la propia Presidenta del Tribunal Constitucional la que Cabe destacar que, a día de hoy, han sido 46 los magistra- viene demandando una reforma inmediata de la Ley Orgáni- dos que han contribuido y contribuyen a dotar de estabilidad ca que regula su funcionamiento con el objetivo de delimitar y equilibrio a la vida jurídica y política de nuestro país, siendo los requisitos de acceso al amparo y así estar en condiciones la actual presidenta la séptima desde la creación del Tribunal de otorgar una respuesta más rápida y efectiva a los interesa- y la primera mujer en ocupar tan importante cargo. Sus ante- dos recurrentes. cesores a lo largo de estos veinticinco años fueron: Por otro lado, hasta el momento el Tribunal Constitucional – Manuel García Pelayo y Alonso (1980-1986) se ha venido centrando en el aseguramiento de los derechos y – Francisco Tomás y Valiente (1986-1992) libertades de los españoles y en resolver toda disputa compe- – Miguel Rodríguez Piñeiro (1992-1995) tencial entre las diferentes administraciones. A partir de aho- – Álvaro Rodríguez Bereijo (1995-1998) ra, a tenor de los derroteros que la evolución política y social – Pedro Cruz Villalón (1998-2001) española está adquiriendo, el Tribunal se verá obligado a – Manuel Jiménez de Parga (2001-2004) entrar de lleno en la valoración de situaciones referentes a materias tan complejas y de tan trascendente calado como, Un gran acervo jurisprudencial entre otras, el concepto de nación, la igualdad entre los ciuda- Desde que el Tribunal Constitucional se puso manos a la obra danos con independencia de la Comunidad Autónoma donde en 1981, las cifras de asuntos ingresados han seguido una ten- residan, la solidaridad entre regiones, la modificación de la dencia ascendente imparable, lo cual ha derivado en un exce- Carta Magna o las nuevas redacciones que se den a los Estatu- sivo incremento en el volumen de trabajo acumulado. Reflejo tos de Autonomía con la consiguiente variación en el reparto de esto último lo ofrece el dato de las más de 5.600 sentencias competencial que ello implicaría. ■ ORGANIZACIÓN Y COMPETENCIAS El Tribunal Constitucional se compone de doce IV. De los conflictos entre los órganos constitucionales del Estado. miembros nombrados por el Rey tras una inicial propuesta llevada a cabo por diferentes órganos. V. Del control previo de constitucionalidad en los casos previstos en la De este modo, cuatro de los magistrados integran- Constitución y en la LOTC. tes son elegidos por el Congreso de los Diputados y otros tantos por el Senado, dos por el Gobierno de VI. De las i mpugnaciones del Gobierno contra las disposiciones y resolucio- turno que esté al frente del ejecutivo y, por último, nes adoptadas por los órganos de las Comunidades Autónomas. otros dos por el Consejo General del Poder Judicial. VII. De la verificación de los nombramientos de los Magistrados del Dentro de las competencias que le son propias, y Tribunal Constitucional para juzgar si los mismos reúnen todos los re- a tenor de lo establecido en el artículo 2 de la Ley quisitos requeridos para ello. Orgánica del Tribunal Constitucional, podrá conocer: VIII. De las demás materias que le atribuyan la Constitución y las Le- I. Del recurso y de la cuestión de inconstitucionalidad contra Leyes, yes Orgánicas. disposiciones normativas o actos con fuerza de Ley. Asimismo, el Tribunal Constitucional podrá dictar reglamentos sobre II. Del recurso de amparo por violación de los derechos y libertades públicas. su propio funcionamiento y organización, así como sobre el régimen de su personal y servicios. Dichos reglamentos, que deberán ser aprobados III. De los conflictos constitucionales de competencia entre el Estado por el Tribunal en Pleno, se publicarán en el Boletín Oficial del Estado y las Comunidades Autónomas o de los de éstas entre sí. con autorización del Presidente.LEX NOVA JULIO | SEPTIEMBRE 2005 la revista
  • 8 E F E M É R I D E 25EntrevistaM.ª Emilia Casas BaamondePresidenta del Tribunal ConstitucionalLex Nova · La Revista.– Su mandato como Presidenta del Tri- tencia del TC, ¿cuál es el nivel de asentamiento que ustedbunal Constitucional tuvo comienzo el 16 de junio de 2004. percibe desde el propio Tribunal en la sociedad española?Acabado el ejercicio, ¿cómo valora este primer año? MECB .– Después de un cuarto de siglo creo que el alto nivel María Emilia Casas Baamonde.– Mi valoración es, desde de arraigo del Tribunal Constitucional, si así se quiere calificar,luego, altamente positiva. Ha sido un año de intenso trabajo es innegable. Dicho de otro modo, estos últimos 25 años hanque ha resultado también muy fructífero. Debo señalar, ade- servido para que se consolide el Tribunal Constitucional. Estamás, que durante este año el Tribunal ha cumplido 25 años de presencia del Tribunal en la sociedad española es evidente porexistencia y la celebración de tan importante aniversario ha el hecho de que los ciudadanos vinculan la garantía de susincrementado también la tarea que he tenido que afrontar en derechos fundamentales y libertades públicas a la jurispruden-este primer año de mandato. En todo caso, insisto en que la cia de este Tribunal. Además, la construcción del Estado auto-intensidad del trabajo ha tenido su reflejo en unos buenos nómico y otras cuestiones absolutamente decisivas para nues-resultados. Lo cual no habría sido posible sin el compromiso y tra convivencia están igualmente ligadas a la jurisprudenciadedicación de todo el personal del Tribunal a quien quiero del Tribunal Constitucional. No significa ello que esta jurispru-expresar mi agradecimiento. dencia no se haya ocupado de otras cuestiones, ya que sólo me LN·LR.– Usted accedió a la magistratura de he referido a dos aspectos esenciales de la misma, ni poreste Tribunal en el año 1998. ¿Cómo ha supuesto que no haya habido otros protagonistas, sujetoscambiado su valoración de la labor del políticos, jurisdicción ordinaria y sujetos privados queConstitucional desde que lo preside? hayan contribuido en la construcción de nuestro mode- MECB.– Si se refiere a una valora- lo y su buen funcionamiento a lo largo de estos 25 años.ción de la labor del Tribunal Consti- LN·LR.– La Memoria 2004 del propio Tribunaltucional en estos últimos siete años puso de manifiesto el constante incremento detengo que subrayar que no ha cam- asuntos pendientes. ¿Las últimas reformas aco-biado, porque mi valoración es que metidas han tenido el resultado deseado? ¿Estáeste órgano constitucional cumple a dotado, a su juicio, el Tribunal Constitucio-la perfección las funciones que le nal de suficientes recursos materiales yencomienda la Constitución y su económicos para desempeñar suLey Orgánica. Si la pregunta se labor de «intérprete supremo derefiere al trabajo que yo realizo la Constitución»?dentro del Tribunal, éste sí ha MECB.– Las últimas reformas aco-cambiado, pues, en efecto, ha metidas han sido siempre parciales,estado sujeto a cambios como incluso la reforma de la Ley Orgánicaconsecuencia de presidir el del Tribunal Constitucional que tuvoórgano, lo que conlleva lugar en 1988, e incidió en el trámite dedeterminadas tareas de inadmisión mediante providencia dedirección de los debates los recursos de amparo, si bien estaen los Plenos y en las reforma no ha sido aprovechada por elSalas, de ordenación Tribunal hasta sus últimas consecuen-de la actividad juris- cias. Las restantes reformas han versadodiccional y de organi- sobre puntos concretos: la introducciónzación de otros aspec- de un nuevo proceso constitucionaltos de la casa. para el conocimiento de los conflictos LN·LR.– Tras veinti- en defensa de la autonomía local,cinco años de exis- esto es, de los conflictos plantea-LEX NOVA JULIO | SEPTIEMBRE 2005 la revista
  • E F E M É R I D E 9 25 EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL: UN CUARTO DE SIGLO AMPARANDO NUESTROS DERECHOS 1980-2005dos por los municipios y provincias frente a leyes del Estado y especiales medidas de seguridad en el ámbito europeode las Comunidades Autónomas presuntamente vulnerado- que, sin duda, podrían tener especial repercusión en lasras de su autonomía constitucionalmente garantizada por la libertades individuales de los ciudadanos de Europa, ¿quéLO 7/1999, de 21 de abril, y, por su parte, la LO 1/2000, de 7 de valoración puede hacer de este hecho?enero, amplió a 9 meses el plazo de interposición del recurso MECB.– Los atentados de Londres merecen el más absolutode inconstitucionalidad por motivos competenciales para faci- rechazo y condena porque segaron la vida de seres humanos ylitar el acuerdo en las Comisiones Bilaterales de Cooperación sirvieron para tener aterrorizada a toda la población, no sólo deentre el Estado y cada una de la Comunidades Autónomas y la Londres, sino de toda Gran Bretaña. En cuanto a la repercusiónevitación del recurso. Espero que una próxima reforma de la en la posible adopción de medidas de seguridad en el ámbitoLey Orgánica del Tribunal Constitucional permita actuar sobre europeo que puedan redundar negativamente en las liberta-el incremento constante de asuntos pendientes y, en todo caso, des individuales, esas medidas han de establecerse, en el casode ajustar y racionalizar el trabajo del Tribunal. En cuanto a la español, dentro de la Constitución Española y con respetodotación de recursos materiales y económicos, siendo éste un absoluto a sus preceptos. Que determinadas cuestiones pue-órgano constitucional, tiene autonomía presupuestaria, reco- den regularse mejor a como lo están en la actualidad incorpo-nocida por su Ley Orgánica, de manera que en la aprobación rando, por cierto, en algunas de ellas la jurisprudencia del Tri-de los presupuestos anuales del Tribunal Constitucional se bunal Constitucional, siempre me parecerá positivo, porque setiende y se consigue que éste cumpla adecuadamente sus fun- tratará, en consecuencia, del desarrollo de la Constitución deciones. acuerdo con la interpretación del Tribunal Constitucional. LN·LR.– Entonces, ¿en qué dirección deberían ir dirigidas LN·LR.– En diversos foros ha manifestado su rechazo a quelas reformas de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional? el recurso de amparo del que conoce el TC sea utilizado como MECB.– A partir de un análisis global o de conjunto de la Ley una tercera instancia, ¿puede ampliarnos este concepto?Orgánica del Tribunal Constitucional, de la naturaleza de la MECB.– Responden a ese concepto las quejas planteadasjurisdicción constitucional y del cumplimiento de las funcio- ante el Tribunal Constitucional a través del recurso de amparo,nes de este Tribunal Constitucional, creo que esas reformas pero sin contenido constitucional; esto es, incurriendo en ladeberían tener en cuenta la experiencia aplicativa de la Ley causa de inadmisión que se contiene en el artículo 50.1 c) de laOrgánica a lo largo de estos 25 años, de manera que puedan Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. El planteamientoreformarse aquellas partes o preceptos de la Ley Orgánica en indebido ante el Tribunal Constitucional de cuestiones de lega-que se han notado desajustes en su aplicación. Me parece que lidad ordinaria, sin ningún contenido constitucional, una vezesa reforma debe pivotar sobre el reconocimiento de la posi- que la vía judicial ordinaria se ha concluido, incrementa inne-ción institucional, que es propia del Tribunal Constitucional cesariamente el número de recursos registrados, que posterior-como órgano supremo y último de interpretación de la Cons- mente han de ser inadmitidos, sobrecargando el trámite detitución y de la constitucionalidad de la ley, así como sobre la admisión y exigiendo del Tribunal la realización de un trabajonecesidad de agilizar los mecanismos de admisión y resolu- negativo: la inadmisión de dichos recursos, que, aunque tam-ción de las diferentes cuestiones de que conoce este Tribunal, bién satisface el derecho fundamental a la tutela judicial efec-y especialmente de los recursos de amparo. tiva (artículo 24.1 de la Constitución Española) pues confirma la LN·LR.– En los últimos meses, diversos parlamentos corrección de la respuesta de la jurisdicción ordinaria, restaautonómicos están preparando y debatiendo la reforma capacidad al Tribunal Constitucional para dedicar su trabajo ade sus estatutos de autonomía. Igualmente, se ha discuti- los asuntos admitidos, tanto por las Salas como por el Pleno.do ampliamente sobre la necesidad de una reforma cons- LN·LR.– Una vez reanudado el trabajo en el nuevo ejerciciotitucional. ¿Qué nos puede decir al respecto? 2005-2006, ¿cuáles son los temas de mayor urgencia e MECB.– Como presidenta del Tribunal Constitucional no importancia que le esperan sobre la mesa de su despacho?adelanto opiniones sobre reformas en curso. Lo único que diré MECB.– Todos los temas sobre los que se pronuncia el Tri-es que sobre reformas de estatutos de autonomía es indubita- bunal Constitucional tienen una gran importancia. El trabajoda la competencia de este Tribunal Constitucional. A propósi- previsto para el ejercicio 2005-2006 es el correspondiente alto de la necesidad de una reforma constitucional, he de seña- seguimiento riguroso del criterio cronológico de entrada delar dos aspectos: en primer lugar, no corresponde a este asuntos en el Tribunal Constitucional tanto de competencia deTribunal Constitucional pronunciarse sobre la oportunidad o las Salas como del Pleno, corregido, en su caso, por la agrupa-necesidad de la misma, y en segundo lugar, como es sabido, la ción temática de esos asuntos y por la urgencia de determina-Constitución contempla en sus preceptos su propia reforma, dos asuntos. Los criterios cronológico, temático y, obviamente,por lo que una eventual reforma de la Constitución supondría de urgencia, delimitan en el nuevo curso judicial el trabajo quetambién su cumplimiento. debe afrontar el Tribunal Constitucional. Las cuestiones más LN·LR.– Los atentados de Londres han tenido como con- urgentes exigen una solución inmediata, y todas, desde luego,secuencia jurídica el planteamiento de la implantación de son importantes. ■LEX NOVA JULIO | SEPTIEMBRE 2005 la revista
  • 10 E F E M É R I D E 25 Javier García Roca Catedrático de Derecho Constitucional y Letrado excedente del Tribunal Constitucional Una reflexión en el XXV aniversario del Tribunal ConstitucionalCelebrar el vigésimo quinto ra soñado esto durante la lar-aniversario del Tribunal Constitucional, ga noche de piedra de la dictadura… Quepoco después de hacerlo nuestra aún joven Constitución y igualmente el Derecho Constitucional español esté hoy a laconstatando la consolidación de una democracia constitucio- altura de sus mejores homónimos europeos, algo que nuncanal –casi ignota en nuestra historia y de la que el Tribunal es ocurrió con el viejo Derecho Político, tiene mucho que verun ingrediente sustancial–, es una ocasión para bailar en las también con ese caldo de cultivo que para los investigadorescalles, remedando la célebre frase de la Corte Suprema esta- ha sido la jurisprudencia constitucional.dounidense en una de sus más notorias sentencias. Ciertas ¿Qué ha aportado el Tribunal? Bastarán unas pinceladascosas a veces se ven mejor desde fuera que desde dentro y para recordar que mucho. Una interpretación del confusouno advierte bien el inesperado prestigio de nuestra Norma mundo de las reglas de distribución de competencias, inte-Fundamental y el influjo y autoridad de nuestro supremo tri- grando –y remendando- las excesivas aperturas y escasosbunal cuando viaja y conversa con especialistas a lo largo de mimbres del Título VIII de la Constitución y de los Estatutoslos dos hemisferios desde Arequipa hasta Bakú. Quién hubie- de Autonomía, permitiendo la pacificación de numerososLEX NOVA JULIO | SEPTIEMBRE 2005 la revista
  • E F E M É R I D E 11 25 EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL: UN CUARTO DE SIGLO AMPARANDO NUESTROS DERECHOS 1980-2005conflictos políticos; un Estado autonómico que es todavía ¿Qué queda por hacer? Sinceramente, mucho. Pocas insti-en gran medida –quizá excesiva- de construcción jurispru- tuciones tan consolidadas y prestigiadas reclaman una refor-dencial. Una manera diversa de impartir justicia y entender ma tan necesaria en su actuación aunque sea en el mismolos procesos y el lugar del Juez, alejando obstáculos y forma- sentido de su marcha. Hace falta una inflexión: comenzarlismos enervantes y erigiendo a los justiciables en el centro una nueva época. Es menester detener la avalancha dede un servicio público en cuanto titulares de garantías cons- demandas de amparo sin suficiente contenido constitucio-titucionales. Un sofisticado y eficaz sistema de derechos nal (alrededor del 95% de los casi 8.000 amparos anuales) yfundamentales del individuo garantizados en sintonía con que están abocadas a una muerte anunciada, modificando lael Tribunal Europeo de Derechos Humanos y con otras cor- regulación de este recurso para permitir al Tribunal «selec-tes constitucionales señeras. El decantamiento de unos lími- cionar en positivo» - en vez de «inadmitir»- los asuntos obje-tes materiales y procedimentales a las luchas políticas entre tivamente relevantes para interpretar la Constitución, o, muymayorías y minorías en sede parlamentaria, y en particular excepcionalmente, aquellos que ocasionen un grave daño aen la elaboración y los contenidos de las leyes: una forma del la parte; una reforma en la línea propuesta ahora por elpoder que es un freno a los excesos de cualquier mayoría. O Ministerio de Justicia y defendida previamente por el propiola comprensión de unas fuentes del Derecho modernas. Y Tribunal y los estudios de la Asociación de Constitucionalis-todo ello se ha conseguido mediante mucho trabajo, pacien- tas de España (A.C.E.). Cerrado el generoso caudal de este gri- «cia y normalmente -como regla general- con suficiente fun- fo, será preciso trabajar en otras tareas y estudiar en profun-damentación normativa y motiva- didad para poder acometer conción o argumentación jurídicas, perspectiva una mejor interpreta-aunque como toda obra humana Un sofisticado y eficaz ción constitucional que es la razónresulte mejorable. Las disputas que de ser de un Tribunal Constitucio-han tenido lugar con otros órganos sistema de derechos nal. Debe acabarse con las dilacio-del Estado (particularmente con nes estructurales del Pleno enalgunos órganos judiciales), al igual fundamentales del individuo cuestiones y recursos de inconsti-que ocurre en cualquier división de tucionalidad y conflictos, afron-poderes, son hasta cierto punto garantizados en sintonía con el tando su estudio preferentementeinevitables dada la condición Tribunal Europeo de Derechos por series o grupos de materiashumana y no deben dramatizarse; homogéneas, así como reducir las »por otro lado, la delgada línea roja Humanos y con otras cortes demoras de los amparos en lasentre los juicios de constitucionali- Salas. Es preciso estructurar e iden-dad y legalidad requiere tiempo constitucionales señeras tificar un tipo de sentencias depara poder asentar mojones y mero mantenimiento, extremada-construir límites más ciertos ya mente cortas, muy diferentes a lasque no es una frontera natural, una suerte de Pirineos, sentencias en las que realmente se cree Derecho, y que no secomo bastantes parecen creer. Varias generaciones de algu- vean forzados a leer más destinatarios que las propias partes.nos de nuestros mejores juristas (Magistrados, Letrados, Y conviene estudiar y definir con mayor precisión o nuevosAbogados del Estado y de las Comunidades Autónomas, Fis- criterios muy diversos extremos que no es posible agotarcales) han trabajado en este órgano constitucional o en sus aquí: los imprecisos y amplísimos contenidos de la tutelaaledaños con ahínco, conscientes de estar edificando un judicial efectiva como derecho relacional, la discutible doctri-Estado de Derecho, y la opinión pública debe saberlo. En na sobre la igualdad en la aplicación judicial de la ley, el eva-tanto tiempo, lógicamente ha habido distintas composicio- nescente contenido de los derechos de la personalidad frentenes del Tribunal, más o menos idóneas en su excelencia, y a las agresiones informativas, la configuración constitucionalPresidencias con diverso rigor y estilo, y, al igual que los de la autonomía local desde el bloque abandonando prejui-estadounidenses observan las diferencias en la jurispru- cios acerca del alambicado proceso en su defensa, optar condencia de las Cortes Warren, Burger o Rhenquist, también franqueza por una definición formal o material de las nor-nosotros deberíamos analizar con calma y diferenciar las mas básicas, y un largo etcétera.decisiones de las Cortes Tomás y Valiente, Jiménez de Parga En definitiva, sería necesario repensar, pulir y dar esplen-u otras y extraer consecuencias. A mi modesto entender, dor a cinco lustros de jurisprudencia, o, lo que es lo mismo,un buen tribunal debería estar tan vertebrado internamen- construir una mejor interpretación constitucional en doctri-te y cohesionado en su mayoría por una Presidencia que na, estándares, principios y criterios. Quiero pensar que elsus decisiones resultasen predecibles a la luz de su juris- actual Tribunal, su Presidencia -de cuya gravedad, experien-prudencia -ésta es la tesis de Schwartz sobre los mejores cia y laboriosidad no cabe dudar- y el numeroso personal a sujueces de América-. Pero no es fácil. servicio están en condiciones de afrontar estos retos. ■LEX NOVA JULIO | SEPTIEMBRE 2005 la revista