551 2 lombalgia cronica rev 5 2007 espanhol
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

551 2 lombalgia cronica rev 5 2007 espanhol

on

  • 290 views

 

Statistics

Views

Total Views
290
Views on SlideShare
290
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

551 2 lombalgia cronica rev 5 2007 espanhol Document Transcript

  • 1. 283 Copyright© 2008 por Colégio Brasileiro de Atividade Física, Saúde e Esporte Dirección para correspondencia: Fecha de Recibimiento: Fecha de Aprobación: sep/oct 2007Fit Perf J Rio de Janeiro 6 5 EISSN 1676-5133 doi:10.3900/fpj.6.5.283.s Artículo Original Descripción de los efectos del protocolo “escuela de columna moderna” en portadores de lUmbalgia crónica Pâmela Sponchiado1 p.sponchiado@gmail.com Alberito Rodrigo de Carvalho1 alberitorodrigo@gmail.com 1 Universidade Paranaense - UNIPAR Clínica Escola de Fisioterapia – UNIPAR – Avenida Santos Dumont, 2171, centro, 85900-010, Toledo – PR Palabras clave: aptitud física, consumo de oxígeno, dolor lumbar, modalidades de fisioterapia. RESUMEN: Introducción: Describir los efectos del protocolo “escuela de columna moderna” sobre la aptitud cardiorrespiratoria y la aptitud física en portadores de lumbalgia crónica atendidos en la Clínica Escuela de Fisioterapia de la UNIPAR - Campus To- ledo - PR. Materiales y Métodos: Estudio casi experimental, cuya muestra fue compuesta por portadores de lumbalgia crónica de origen mecánica, de ambos los sexos y mayores de 18 años. Los criterios de exclusión adoptados fueron: sugerencia de dolor lum- bar de origen no-mecánica y la falta de adhesión al programa. Los voluntarios habían sido divididos, por conveniencia, en grupo control (GC), sometido al tratamiento fisioterápico conservador, y grupo experimental (GE), sometido al programa “escuela de columna moderna”. Ambas las intervenciones habían sido realizadas 2 veces semanales durante 4 semanas. Inicialmente, habían sido entrevistados 43 voluntarios, resultando en una muestra final compuesta por 23 voluntarios, siendo 8 en el GC y 15 en Ge. Las variables del estudio fueron: la aptitud física, mensurada por el índice de Kasari, y la aptitud cardiorrespiratoria, estimada indirectamente por un formulario sin ejercicios. Las variables habían sido medidas antes y tras la aplicación de las intervenciones. El test estadístico utilizado fue el test t pareado, se adoptando (a=0,05). Resultados: Las comparaciones hechas para ambos los grupos, en relación a la aptitud física, no mostraron diferencias significativas. En cambio, la aptitud cardiorrespiratoria presentó mudanza estadísticamente significativa (p=0,0106) sólo en Ge. Conclusión: El protocolo “escuela de columna moderna” fue capaz de influenciar positivamente la aptitud cardiorrespiratoria de la muestra, pero no la aptitud física. Sponchiado P, Carvalho AR. Descripción de los efectos del protocolo “escuela de columna moderna” en portadores de lUmbalgia crónica. Fit Perf J. 2007;6(5):283-8. august / 2006 noviembre / 2006 283-288
  • 2. RESUMO Descrição dos efeitos do protocolo “escola de coluna moderna” em portadores de lombalgia crônica Introdução: Descrever os efeitos do protocolo “escola de coluna moderna” sobre a aptidão cardiorrespiratória (ACR) e sobre a aptidão física (AF) em porta- dores de lombalgia crônica atendidos na Clínica Escola de Fisioterapia da Unipar - campus Toledo - PR. Materiais e Métodos: Estudo quase-experimental, cuja amostra foi composta por portadores de lombalgia crônica de origem mecânica, de ambos os sexos e maiores de 18 anos. Os critérios de exclusão adotados foram: sugestão de dor lombar de origem não mecânica; e a falta de adesão ao programa. Os voluntários foram divididos, por conveniência, em grupo controle (GC), submetidos ao tratamento fisioterapêutico conservador, e experimental (GE), submetidos ao programa “escola de coluna moderna”. Ambas as intervenções foram realizadas 2 vezes por semana, durante 8 sessões. Foram entrevistados 43 voluntários,ficando a amostra final composta por 23 sujeitos, sendo 8 no GC e 15 no GE. As variáveis do estudo foram: a AF, mensurada pelo Índice de Kasari; e a ACR, estimada indiretamente por um formulário, sem exercícios. As variáveis foram medidas antes e após a aplicação das interven- ções. O teste estatístico utilizado foi o teste t pareado, adotando-se (α=0,05). Resultados: As comparações feitas para ambos os grupos, em relação a AF, não mostraram diferenças significativas. Já a ACR apresentou mudança estatis- ticamente significativa (p=0,0106) apenas no GE. Conclusão: O protocolo “escola de coluna moderna” foi capaz de influenciar positivamente a ACR da amostra, mas não a AF. Palavras-chave: aptidão física, consumo de oxigênio, dor lombar, modali- dades de fisioterapia. ABSTRACT Description of the effects of the “school of modern column” protocol in bearers of chronic lombalgy Introduction: To describe the “school of modern column” protocol effects on the cardiorespiratory aptitude (CRA) and the physical fitness (PF) in bearers of chronic lombalgy assisted at the Physiotherapy Clinic School of UNIPAR - campus Toledo - PR. Materials and Methods: Almost experimental study, whose sample was composed by bearers of chronic lombalgy of mechanical origin, of both genders and above of 18 years. The exclusion criteria adopted were: suggestion of lumbar pain of no-mechanics origin; and the non adhesion to the program. The volunteers were divided, for convenience, in control group (CG), submitted to the conservative physiotherapeutic treatment, and experimental group (EG), submitted to the “school of modern column” program. Both interventions were accomplished 2 times a week for 4 weeks. Initially, 43 volunteers were interviewed, resulting in a final sample composed by 23 volunteers, being 8 in CG and 15 in EG. The study variables were: PF, measured by the Kasari Index; and the CRA, indirectly esteemed by a way without exercises. The variables were measured before and after the interventions application. The statistical test used was the paired t test, being adopted (α = 0.05). Results: The comparisons done for both groups, in relation to the PF, didn’t show significant differences. Although, the CRA presented significant statistic change (p=0.0106) just in EG. Conclusion: The “school of modern column” protocol was capable to positively influence the CRA of the sample, but not the PF. Keywords: physical fitness, oxygen consumption, low back pain, physical therapy modalities. INTRODUCCIÓN El dolor lumbar es una afección musculoesquelética bastante prevalente y multifactorial. Estudios muestran que, en media, 60% a 80% de los individuos irán a presentar dolor lumbar en alguna fase de la vida y algunos dieses irán a evolucionar para el cuadro de dolor lumbar crónica, siendo esta última responsable por gran perjuicio personal, social y financiero. Sólo en Brasil, 10 millones de personas quedan incapacitadas por el dolor lumbar1,2,3,4 . El dolor lumbar crónica, en la óptica del modelo de desarrollo de discapacidad, genera deficiencias y, de modo que, limitación funcional e incapacidad5 . El dolor lumbar, independiente de su etiología, impone al in- dividuo reducción temporal o permanente en la actividad. La inactividad física puede ejercer efecto deletéreo sobre los sistemas cardiovasculares y musculoesquelético, además de comprometer el bienestar psicosocial. Por lo tanto, la manutención o lo retorno precoz para la actividad normal constituye una meta fundamen- tal del tratamiento. El reconocimiento de uno amplio modelo psicosocial de la salud, del papel positivo de la actividad, de la confianza en la evidencia clínica y de la aplicación de directrices clínicas, compuerta lo potencial de transformar la evaluación y lo tratamiento de la lumbalgia en algo que tenga una base más racional6 . Aunque programas de actividad física vengan siendo usados para tratar y prevenir disfunciones crónicas degenerativas de características cardiovasculares y metabólicas, son heteróclitos los estudios que incluyen programas de actividad física relacionados a la salud en el tratamiento del dolor lumbar7,8,9,10,11 . Por ello, la relación entre aptitud física y dolor lumbar todavía permanece indeterminada. Investigaciones que investigaron esa relación encontraron resultados contradictorios. Así, persiste duda si la mejora de la aptitud física (AF), o, por lo menos, de la aptitud cardiorrespiratoria (ACR), que es uno de los componentes de la aptitud física, tiene un efecto protector contra el desarrollo o la permanencia de la lombalgia12 . El objetivo de este trabajo fue a describir el efecto de uno proto- colo, aquí denominado “escuela de columna moderna”, sobre la aptitud cardiorrespiratoria y la aptitud física en portadores de lumbalgia crónica de origen mecánica, en pacientes atendidos en la Clínica Escuela de Fisioterapia de la UNIPAR – Campus Toledo – PR. MATERIALES Y MÉTODOS Esta investigación fue aprobada por el Comité de Ética en Inves- tigación Envolviendo Seres Humanos (CEPEH) de la Universidade Paranaense (UNIPAR) y registrada bajo el protocolo 012/2006. Este estudio se caracterizó, de acuerdo con Thomas & Nelson13 , como un estudio casi experimental. La población se compuso por 43 individuos con diagnóstico clínico de lumbalgia mecánica crónica, de ambos los sexos, con edad a partir de 18 años. La investigación se desarrolló en la Clínica Escuela de Fisioterapia de la UNIPAR – Campus de Toledo – PR, en el periodo de mayo a julio de 2006. Los individuos habían sido reclutados a partir de la lista de espera del sector de Ortopedia, Traumatología y Deportiva y también del sector de Reumatología y Geriatría de la referida clínica. 284 Fit Perf J, Rio de Janeiro, 6, 5, 284, Sep/Oct 2007
  • 3. Los criterios de inclusión fueron: aceptación de la invitación y disponibilidad para participar de la investigación; presentar dolor lumbar hay más de tres meses; y presentar diagnóstico clínico de dolor lumbar mecánica crónica. Los criterios de exclusión fueron: recusa en participar de la investigación; presencia de dolor lumbar aguda; dolor lumbar cuyo histórico clínico sugi- riese etiología no-mecánica (banderas rojas); más de 4 faltas consecutivas; lesiones osteomusculares en otras articulaciones; portadores de enfermedades cardiopulmonares que contrain- dicasen o limitasen la realización de ejercicios; portadores de enfermedades neurológicas o que comprometiesen la cognición; y realización de cualquier otro método de tratamiento fisioterápico, concomitante el este. Tras el primer contacto, se explicó a cada voluntario sobre las intenciones y procedimientos de la investigación, bien como si cuestionó sobre el interés de este en participar de la misma. Aceptado la invitación y firmado el término de consentimiento libre y esclarecido, el voluntario participó de una evaluación clínica de selección para identificar posibles factores exclusivos y verificar la elegibilidad del mismo. Tras, se colectó los datos de base para las variables del estudio, a saber: VO2max , predicho por el formulario para estimar el valor del equivalente metabólico (MET) máximo de la aptitud cardiorrespiratoria (ACR) por los datos clínicos colectados de rutina, y el nivel de aptitud física, obtenido por el índice de Kasari. El formulario de predicción de VO2max contenía datos personales, antropométricos y hemodinámicas como: nombre, edad, peso, altura, frecuencia cardiaca (FC) de reposo y sexo, además de dos etapas, siendo la Etapa 1 para puntuación de la actividad física auto-relatada, donde el individuo eligió del nivel 1 al nivel 5 una categoría de actividad que mejor describía su patrón de actividad física diaria. La Etapa 2 fue realizada la estimativa en METs de los niveles de ACR por la siguiente ecuación. Donde: METmáx = (R1 ) - (R2 ) - (R3 ) - (R4 ) + (R5 ) + 18,07 R1= 0 para mujeres y 1 para hombres x 2,77; R2= edad en años x 0,10; R3= índice de masa corpórea (peso / altura2) x 0,17; R4= FC de reposo x 0,03; R5= puntuación de actividad física de la Etapa 1 x 1,00. Tras el cálculo del MET máx , se transformó el valor obtenido para la unidad de captación máxima de oxígeno (VO2max ), considerando que 1 MET = 3,5 mlO2 .Kg-1 .min-1(14) . La clasificación del nivel de aptitud física se dio por el Índice de Kasari, donde el voluntario respondió a un cuestionario que contenía informaciones sobre frecuencia, duración e intensidad de sus actividades diarias. Este cuestionario suministró uno apun- tale, que varió de 3 a 100 puntos. Así, los voluntarios habían sido distribuidos en las siguientes categorías de aptitud física de acuerdo con los puntos obtenidos por el cuestionario: muy pobre (abajo de 20); pobre (20 – 40); regular (41 – 60); buena (61 – 80); muy buena (81 – 99); alta (100) (15) . El grupo amostral fue dividido, por conveniencia, de acuerdo con las posibilidades de horario de los voluntarios, en dos grupos, siendo un grupo control (GC) y un grupo experimental (GE). Fueron convocados para evaluación inicial 43 individuos que se encontraban en la lista de espera para atención fisioterapéuticos. Disteis, 10 habían sido excluidos por no atiendan a los criterios de inclusión. De los 33 sobrantes, 25 se habían destinado al GE y ocho al GC. Todavía, de aquellos 25 que compusieron Ge, 10 habían sido excluidos por abandono a la intervención antes que completasen ocho sesiones. Así, la muestra final se compuso por 23 voluntarios, siendo ocho en el GC y 15 en Ge. Los datos generales de identificación de la muestra habían sido analizados de acuerdo con sexo y edad. Se observó que en Ge 47 % pertenecían al sexo femenino, 53 % al sexo masculino y la edad media fue de 50,6 + 11,5. El GC 63 % pertenecían al sexo femenino, 37 % al sexo masculino y la edad media fue de 48,6 + 9,0. El GC se sometió al tratamiento fisioterapéutico convencional e individualizado, donde, a cada sesión, tras el contraste de la fre- cuencia cardiaca (FC) y presión arterial (PA), se habían realizado técnicas de electroterapia analgésica y masoterapia. GRÁFICO 1 - Comparación, intra-grupo, entre las medianas de VO2max (ml.Kg-1 .min-1 ) colectados pre (inicial) y post (final) inter- vención por el test t pareado, adoptando (a=0,05). GC - grupo control ; GE - grupo experimental *acepción encontrada (*p < 0,05) Tabla 1- Distribución porcentual de los individuos en las categorías de aptitud física de acuerdo con los resultados del índice de Kasari. Categoría de aptitud física GE (distribución % de la muestra) GC (distribución % de la muestra) 1ª Evaluación 2ª Evaluación 1ª Evaluación 2ª Evaluación Alta 0 7 0 0 Muy Buena 0 0 12 0 Buena 13 20 0 0 Pobre 20 26 13 25 Muy Pobre 67 47 75 75 Grupo Experimental (GE); Grupo Control (GC). Fit Perf J, Rio de Janeiro, 6, 5, 285, Sep/Oct 2007 285
  • 4. Ge se sometió al protocolo denominado “escuela de columna moderna”, ejecutado en grupo, basado en kinesioterapia espe- cífica para la columna lumbar y entrenamiento de resistencia cardiorrespiratoria asociados a un programa similar al de la escuela de columna conducido por académicos del pasado año del curso de fisioterapia de la UNIPAR, previamente entrenados. Inicialmente los participantes de este grupo, al lleguen para sesión, permanecieron en reposo, sentados, por un periodo de cinco minutos y, tras, habían sido mensuradas a PA y la FC. Luego, se suministró una serie de ejercicios que perduraron por cerca de 50 minutos, de los cuales los primeros 25 minutos se habían destinado la realización de ejercicios calisténicos com- puestos por ejercicios posturales como iso-stretching e isoball, ejercicios proprioceptivos, ejercicios de estabilización segmentar del tronco, estiramiento neural para el nervio ciático, estiramientos musculares segmentes para el tronco y miembros inferiores. Ya en los 25 minutos sobrantes los participantes realizaron activi- dad aeróbica constituida por caminada continua con intensidad variando entre 40 a 70% de la FCmax , estimada a través de la fórmula de Karvonen (220 – edad), dependiendo del condi- cionamiento y del cuadro clínico de cada participante. En esta etapa se verificó la FC transcurridos tres minutos, 12 minutos y 22 minutos de su inicio. Terminada la fase aeróbica del protocolo, los voluntarios se habían mantenido en reposo, acostados, por seis minutos y nue- vamente habían sido mensuradas a PA y la FC. Inmediatamente tras el término de cada sesión, los voluntarios participaron de clases con duración media de 15 minutos, en los mismos moldes de la “escuela de columna” según Andrade et al.16 , que abordó los siguientes aspectos: a) nociones de anatomía y fisiología básica de la columna; b) epidemiología y factores causantes del dolor lumbar; c) informaciones sobre como reducir la intensidad y frecuencia del dolor lumbar con modificaciones de las posturas en las actividades de la vida diaria; d) el valor del ejercicio para la manutención de una columna saludable. Transcurrido el periodo de uno mes de atención, totalizando ocho sesiones, los individuos, de ambos los grupos, fueron nuevamente evaluados con respecto a las variables del estudio. Se dejó libre la opción del voluntario permanecer frecuentando las atenciones. El tratamiento estadístico fue realizado a través del software GraphPad InStat. La estadística inferencial fue realizada a través del test t pareado, se adoptando (a=0,05). RESULTADOS Las comparaciones hechas entre los niveles de capacidad física obtenidos pre intervención y post intervención, intra-grupo y para ambos los grupos, no mostraron diferencias significantes, aunque haya aumentado en Ge en el post intervención. La media de la aptitud física inicial del GC fue de 17,2 ± 19,7 y la final fue de 14,3 ± 11,6. La media de la aptitud física inicial del GE fue de 16,6 ± 15,4 y la final fue de 25,9 ± 20,1. La distribución porcentual de los voluntarios en las categorías de capacidad física, de los dos grupos y en los dos momentos de colecta, puede ser observada en la tabla 1. Tanto la estadística descriptiva, a través de las medianas, cuanto la estadística inferencial para las comparaciones hechas entre los valores de VO2max , mensurados en mlO2/Kg/min, obtenidos pre intervención y post intervención, intra-grupo y para ambos los grupos, pueden ser visualizadas en el gráfico 1. Se observó diferencia significante sólo en las comparaciones realizadas entre las estimativas de VO2max colectadas en el inicio y al final del GE con p=0,0106. DISCUSIÓN Históricamente, los modelos etiológicos que se destinan el ex- plicar el dolor lumbar crónica tienden a responsabilizar el tejido músculo esquelético, el sistema nervioso o los mecanismos com- portamentales. Investigaciones recientes, sin embargo, sugieren que la plasticidad de los tejidos conjuntivos y del sistema nervioso contribuye, por vías distintas, en el comportamiento motor. El miedo de sentir dolor está siendo apuntado como determinante en el desarrollo del dolor lumbar crónica por promover actividad muscular anormal del tronco durante las perturbaciones postu- rales, perjuicio en el control del tronco y del cadera durante los movimientos y compensación postural anormal para la respira- ción. Esos perjuicios se deben tanto la manutención central del dolor por sensibilidad dolorosa aumentada y patrón anormal de activación cortical cuanto por los cambios en la arquitectura tecidual causadas por la sobrecarga o por la hipomobilidad 17. El miedo de sentir dolor bien como la expectativa de las conse- cuencias adversas decurrentes del aumento de la actividad puede ser responsable por el desarrollo del comportamiento de evitarse la actividad física por los portadores de dolor lumbar crónica. El desuso, a su vez, induce al descondicionamiento físico que es una disminución en la aptitud física. La aptitud física puede ser vista como un fenómeno multidimensional que incluye fuerza y resistencia muscular, estiramiento muscular, flexibilidad articular, aptitud cardiorrespiratoria, velocidad, tiempo de reacción, equili- brio y composición corporal. Uno o más de esos dominios físicos pueden ser influenciados por el desuso, sin embargo, la aptitud cardiorrespiratoria es el dominio que más claramente se relaciona con el nivel de actividad física del individuo. Partiéndose de este presupuesto, Verbunt et al. 18 habían investigado la asociación entre el miedo de lesión con la aptitud cardiorrespiratoria y la inhabilidad en individuos con dolor lumbar crónica. Estos autores concluyeron que el miedo de lesión está más fuertemente aso- ciado con la inhabilidad que con la aptitud cardiorrespiratoria, no confirmando así, el descondicionamiento como consecuencia del miedo de lesión. Una necesidad para realización de muchas actividades del día a día es la capacidad de realizar trabajo aeróbico, que exige esfuerzo integrado del corazón, pulmón y circulación para lle- var oxígeno para los músculos activos. Así, la evaluación de la funcionalidad, tiempo de ejercicio aeróbico o pico de oxígeno es de gran valía para diagnosticar y pronosticar una serie de situaciones clínicas 19 . Jurca et al. 14 ponen que una baja aptitud cardiorrespiratoria (ACR) está relacionada con el desarrollo de patologías crónicas y mortalidad tanto cuanto otros indicadores de salud. Todavía, expandieron y divulgaron un modelo previo de estimativa de la 286 Fit Perf J, Rio de Janeiro, 6, 5, 286, Sep/Oct 2007
  • 5. ACR, en equivalente metabólico (METs), sin ejercicios, lo cual tuvo como uno de los sus pilares el auto relato del nivel de actividad física. El referido trabajo los análisis habían sido realizados a partir de tres grandes estudios de corte, en los cuales todos los participantes realizaron tests de esfuerzo máximos y submáximos complementados por la mensuración ventilatoria del análisis de gases. Todas las bases de datos incluyeron sexo, edad, índice de masa corporal, frecuencia cardiaca de reposo y niveles actividad física por auto relato. La correlación entre la ACR y todas las variables independientes de cada estudio fue estadísticamente significante y mayor correlación encontrada fue entre la ACR y el nivel de actividad física auto relatado. Los autores concluyeron que la ACR puede ser predicha adecuadamente por un modelo sin ejercicio que contenga tales variables independientes, pero que trabajos adicionales son necesarios para evaluar la viabilidad de aplicarse el cuestionario en cuidados primarios y verificar la validación del instrumento. El presente estudio, la aplicación del programa escuela de colum- na moderna, en la intensidad de carga, duración y frecuencia que fue aplicado, modificó sólo la aptitud cardiorrespiratoria de los voluntarios, pero no la aptitud física. Quizás, otros componentes de la aptitud física, más adelante ACR, deban recibir atención dentro de este programa. El ejercicio aeróbico puede ser una intervención importante en la rehabilitación de pacientes con dolor lumbar por mejorar la capacidad oxidativa de los músculos y perfeccionar el control neuromuscular y la coordinación. Sin embargo, la mayoría de los estudios asocia la actividad aeróbica a otras intervenciones. Por ello, Sculco et al. 20 investigaron los efectos de la actividad aeróbica como intervención aislada para el tratamiento del dolor lumbar y concluyeron que el ejercicio de intensidad ligera y moderada es un tratamiento efectivo para mejorar el estado psicológico, pero puede no ser una terapia efectiva para reducir la percepción del dolor. Wittink et al. 21 , estudiando la relación del dolor con ejercicios anaerobios en individuos con dolor lumbar crónica, verificaron que no hubo relación entre los ejercicios anaerobios y aumento del dolor y que el descondicionamiento cardiovascular tampoco está relacionado con el dolor. Berthouze et al. 22 sugieren que un factor importante de modifica- ción de VO2max es la cantidad de energía despendida en las acti- vidades de vida diaria. Por lo tanto, a partir de los creídos de este estudio se puede sugerir que lo aumento en los valores de VO2max está directamente relacionado con los ejercicios propuestos en el protocolo “escuela de columna moderna”, ya que los valores encontrados en la primera evaluación pueden ser acreditados la práctica de actividad física habitual de los individuos. Hayden et al. 10 , en una meta análisis, concluyeron que hay fuerte evidencia que el ejercicio terapéutico es, por lo menos, tan efecti- vo cuanto las intervenciones conservadoras y contrario evidencia que el ejercicio terapéutico es más efectivo que otros tratamientos para dolor lumbar crónica. Sin embargo, ninguno de los artículos evaluados en esta meta análisis investigó la influencia del ejercicio terapéutico sobre la aptitud cardiorrespiratoria o sobre la aptitud física. La mayoría de los estudios tiene se preocupado sobre todo en establecer relación entre el ejercicio terapéutico y los niveles de inhabilidad y dolor. El programa escuela de columna es un programa educativo que aborda, en cuatro clases originalmente, aspectos teóricos y prácticos demostrativos del dolor lumbar y algunos estudios está relatando su eficiencia en la reducción de la duración del dolor lumbar y en el tiempo de alejamiento del trabajo. Sin embargo, otros estudios levantan dudas sobre la eficacia de este programa de atención 23, 24 . Factores cognitivos y comportamentales tienen papeles importantes en la relación entre dolor crónica y desem- peño físico y se cree que el dolor cognitiva, que es la creencia en la discapacidad generada por el dolor, pueda limitar el desempeño físico. Moseley 25 , en su estudio, determinó la relación entre los cambios en el dolor cognitiva y en el desempeño físico de pacien- tes con dolor lumbar crónica sometidos a una única intervención educativa sin asociación de ninguna forma de actividad física terapéutica. Esta intervención se compuso de explanaciones a respeto de la neurofisiología del dolor y de la anatomía y fisiolo- gía de la columna lumbar. Se concluyó que cambios en el dolor cognitiva están asociados los cambios positivos en el desempeño físico aunque el individuo no haya tenido oportunidad de volverse activo. Esa conclusión fue sustentada en el referido estudio, pues, antes y tras la intervención, tests que mensuraban el desempeño físico habían sido realizados y los individuos presentaron fuerte correlación entre los resultados de estos tests con los cambios en las creencias y actitudes en relación el dolor. Desgraciadamente, en el presente trabajo, no fue posible aislar el impacto de las actividades educacionales en la mejora de la aptitud cardiorrespiratoria ocurrida en Ge. Así se observó la necesidad de nuevos estudios que evalúen tanto la aptitud física cuanto sus componentes individualizados, y estudios que correlacionen esas variables con otras variables frecuentemente evaluadas en la mayoría de los estudios tales como dolor e inhabilidad. También se sugiere que lo impacto de los abordajes educacionales sea aislado e investigado. CONCLUSIÓN El protocolo escuela de columna moderna fue capaz de influenciar positivamente la aptitud cardiorrespiratoria, pero no la aptitud física de portadores de lumbalgia crónica de origen mecánica atendidos en la Clínica Escuela de Fisioterapia de la Unipar – Campus Toledo/PR. La intención del presente estudio era que este fuese un ensayo clínico randomizado. Sin embargo, en virtud de las dificultades en el reclutamiento de la muestra, la delineación fue readecuado. Otra limitación importante fue la diferencia numérica de volun- tarios en los grupos que impidió extrapolar los creídos de este estudio para otras poblaciones debido la flojera de las evidencias estadísticas. Así, la elección de una muestra por conveniencia permitió sólo describir los resultados encontrados en esta muestra particularmente. Se sugiere que estudios futuros seamos realizados con adecua- ciones metodológicas para que lo protocolo sea validado. Sin embargo, este trabajo se vuelve relevante por mostrar que todavía existen fallas en relación al tratamiento fisioterapéutico del dolor lumbar que carecen ser esclarecidas. Fit Perf J, Rio de Janeiro, 6, 5, 287, Sep/Oct 2007 287
  • 6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. Silva MC, Fassa ACG, Valle NCJ. Dor lombar crônica em uma população adulta do sul do Brasil: prevalência e fatores associados. Cad Saúde Pública. 2004; 20(2): 377-385. 2. O’Sullivan P. Diagnosis and classification of chronic low back pain disorders: maladaptive movement and motor control impairments as underlying mechanism. Manual Therapy. 2005; 10: 242-255. 3. Salvador D, El Daher NP, Ferrari FP. Aplicação de técnicas de energia muscular em coletores de lixo com lombalgia mecânica aguda. Fisioterapia e Pesquisa. 2005; 12(2): 20-27. 4. Lee S, Chan CK, Lam T, Lam C, Lau N, Lau RW, et al. Relationship between low back pain and lumbar multifidus size at different postures. Spine. 2006; 31: 2258-2262. 5. Rosa TEC, Benício MHD, Latorre MRDO, Ramos LR. Fatores determinantes da capacidade funcional entre idosos. Rev Saúde Pública. 2003; 37(1): 40-48. 6. American College of Sports Medicine. Pesquisas do ACMS para a fisiologia do exercício clínico: afecções musculoesqueléticas, neuromusculares, neoplásicas, imunológicas e hematológicas. Rio de Janeiro: Guanabara Koogan, 2004. 7. Toscano JJO, Egypto EP. A influência do sedentarismo na prevalência de lombalgia. Rev Bras Med Esporte. 2001; 7(4): 132-137. 8. Gulati M, Pandey DK, Arnsdorf MF, Lauderdale DS, Thisted RA, Wicklund RH, et al. Exercise capacity and the risk of death in women the St James women take heart project. Circulation. 2003; 108: 1554-1559. 9. Laukkanen JA, Kurl S, Salonen R, Rauramaa R, Salonen JT. The predictive value of cardio- respiratory fitness for cardiovascular events in men with various risk profiles: a prospective population-based cohort study. European Heart Journal. 2004; 25: 1428-1437. 10. Hayden JA, Tulder MW, Malmivaara AV, Koes BW. Meta-analysis: exercise therapy for nonspecific low back pain. Ann Intern Med. 2005; 142: 765-775. 11. Vanhees L, Lefevre J, Philippaerts R, Martens M, Huygens W, Troosters T, et al. How to assess physical activity? How to assess physical fitness? European Journal of Cardiovascular Prevention and Rehabilitation. 2005; 12: 102-114. 12. Van der Velde G, Mierau D. The effect of exercise on percentile rank aerobic capacity, pain, and self-rated disability in patients with chronic low-back pain: a retrospective chart review. Arch Phys Med Rehabil. 2000, 81: 1457-1463. 13. Thomas JR, Nelson JK. Métodos de pesquisa em atividade física. 3 ed. Porto Alegre: Artmed, 2002. 14. Jurca R, Jackson AS, Lamonte MJ, Morrow JR, Blair SN, Wareham NJ, et al. Assessing cardiorespiratory fitness without performing exercise testing. Am J Prev Med, 2005; 29(3): 185-193. 15. Sharkey BJ. Condicionamento físico e saúde. 5 ed. Porto Alegre: Artmed, 2006. 16. Andrade SC, Araújo AGR, Vilar MJP. Escola de coluna: revisão histórica e sua aplicação na lombalgia crônica. Rev Bras Reumatol. 2005; 45(4): 224-228. 17. Langevin HM, Sherman KJ. Pathophysiological model for chronic low back pain integrating connective tissue and nervous system mechanisms. Med Hypotheses. 2007; 68(1): 74-80. 18. Verbunt JA, Seelen HA, Vlaeyen JW, Heijden GJ, Knottnerus JA. Fear of injury and physical deconditioning in patientes with chronic low back pain. Arch Phys Med Rehabil. 2003; 84: 1227-1232. 19. Fleg JL, Pin~a IL, Balady GJ, Chaitman BR, Fletcher B, Lavie C, et al. Assessment of functional capacity in clinical and research applications. Circulation. 2000; 102: 1591- 1597. 20. Sculco AD, Paup DC, Fernhall B, Sculco MJ. Effects of aerobic exercise on low back pain patients in treatment. Spine J. 2001; 1(2): 95-101. 21. Wittink H, Michel TH, Sukiennik A, Gascon C, Rogers W. The association of pain with aerobic fitness in patients with chronic low back pain. Arch Phys Med Rehabil, 2002; 83: 1467-1471. 22. Berthouze SE, Minaire PM, Castells J, Busso T, Vico L, Lacour JR. Relationship between mean habitual daily energy expenditure and maximal oxygen uptake. Med Sci Sports Exerc. 1995; 27(8): 1170-1179. 23. Leclaire R, Esdaile JM, Suissa S, Rossignol M, Proulx R, Dupuis M. Back school in a first episode of compensated acute low back pain: a clinical trial to assess efficacy and prevent relapse. Arch Phys Med Rehabil. 1996; 77: 673-679. 24. Heymans MW, Vet HCW, Bongers PM, Koes BW, Mechelen W. Back schools in occupa- tional health care: design of a randomized controlled trial and cost-effectiveness study. Journal of Manipulation and Physiological Therapeutics. 2004; 27(7): 457- 465. 25. Moseley GL. Evidence for a direct relationship between cognitive and physical change during an education intervention in people with chronic low back pain. European Journal of Pain. 2004; 8: 39-45. 288 Fit Perf J, Rio de Janeiro, 6, 5, 288, Sep/Oct 2007