El marco legal y acceso a la información

  • 629 views
Uploaded on

ohhh

ohhh

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
629
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. El marco legal y acceso a la informaciónEl limitado acceso de ciudadanas y ciudadanos a la información pública es, sin dudaalguna, otro de los aspectos deficitarios de la “democracia participativa” establecida enVenezuela desde hace ocho años. El derecho de la población a recibir una informaciónoportuna y veraz, en asuntos de su interés e incumbencia ha sido obstaculizado por la bajacalidad de la gestión institucional en el tema de la mayoría de las agenciasgubernamentales. Por otra parte, “la información pública” es punto altamente politizado, encorrespondencia plena con la polarización que vive el país.La Constitución Bolivariana garantiza el acceso a la información pública como un derechociudadano en un contexto muy variado y completo. En efecto, la Bolivariana aún vigente,determina en el artículo 28 que, toda persona tiene derecho a acceder a información, datossobre sus bienes contenidas en registros públicos o privados. De igual manera, estableceel acceso a documentos contentivos de información de interés para comunidades o gruposde personas. El artículo 51 determina el derecho que toda persona tiene de presentarsolicitudes ante cualquier funcionario público; mientras que el artículo 58 consagra elderecho de todos los ciudadanos y ciudadanas a recibir información oportuna, veraz eimparcial. El articulo 60 propicia el control sobre los servicios informáticos para proteger alos ciudadanos y garantizar el ejercicio de sus derechos. Por otra parte, el Estado quedacomprometido a permitir el acceso universal a la información en el artículo 108 de laConstitución.El derecho a la información pública posee otros mandatos constitucionales. Por ejemplo, el artículo 66 establece que, los electores y electoras tienen el derecho a que sus representantes rindan cuentas de manera transparente y periódicamente. Los artículos 141 y 143 determinan las condiciones de funcionamiento y la obligación de informar a lapoblación de la administración pública. Además, el artículo 311 manda que la gestión fiscal se encuentre signada por la transparencia –entre otros principios-, y el artículo 315 obligaa la rendición de cuentas; por parte de los funcionarios públicos, en tanto al cumplimiento o no de los objetivos previstos en el presupuesto anual. Sobre este tema me parece importante mencionar tres leyes orgánicas que tambiénconsagran el derecho a la información pública. La Ley Orgánica de Administración Pública, es una de ellas. Esta contempla la obligación de las agencias estatales de informar en forma debida y completa a la ciudadanía no sólo en cuanto a temas específicos; sino también en cuanto a su estructura, normas y procedimientos. La Ley Orgánica dePlanificación es otro instrumento legal que determina el compromiso ineludible de los entes públicos de informar a los ciudadanos. Por último, la Ley Orgánica del Poder PúblicoMunicipal que prescribe una serie de mecanismos para garantizar la adecuada información de los ciudadanos y ciudadanas. Responsabilidad social del periodista: Actualmente, las opiniones de los comunicadores pretenden convertirse en referencia para que la ciudadanía se forme sus propias ideas y saquen sus conclusiones relaciona con el diario acontecer
  • 2. Ante esto, la tarea del comunicador es de manejar con manos de seda, pues, le corresponde convertir lo cotidiano en novedoso. La faena del periodista, más que perseguir la nota, es llevar al público, adescubrir que las situaciones que le rodean son las suyas, que las necesidades que se expresan y las soluciones que se plantean requieren de la participación de todos para avanzarEn estos últimos días, cuando tenemos una verdadera libertad de información, resulta que elchisme y el amarillismo prevalecen sobre lo que debiera ser la esencia del periodismo: elesfuerzo por mostrar al ciudadano, que diariamente, nos esforzamos por construir unasociedadLa búsqueda de la verdad, es la actitud diaria que toda comunidad reclama al profesional de lacomunicación, consciente de que las mentiras o medias verdades difundidas por diversosmedios les impiden conocer la realidad, lo que realmente está sucediendoAsí, la verdad constituye la base ética tanto del medio, como del periodista, siendo esta surazón de ser, ayudando de este modo a proteger la libertad de información ya que losperiodistas concientes de su responsabilidad profesional, tratarán de llegar a informaroportuna, veraz y objetivamenteSin embargo, la falta de respeto con que se conducen muchos de los profesionales de lacomunicación nos demuestra que esa realidad, está muy lejos de alcanzar. La desvergüenza, laaceptación de prebendas, el sometimiento a intereses económicos, el culto al dinero, sonactitudes que se evidencian día a día, afectando la credibilidad incluso de los que no estaninvolucrados pues, siempre pagan justos por pecadores, contribuyendo al desprestigio generalde la profesión, y haciendo perder de vista el último fin del Periodismo… la búsqueda del biencomún, y no el éxito individualConsiderando el hecho de que los medios de comunicación además de ser un servicio públicoson también una industria que debe ser económicamente rentable para seguir funcionando,cabe esperar el surgimiento de conflictos entre los profesionales y las empresas, debido a ladificultad de compaginar los intereses y las convicciones moralesEste problema moral que afecta a los deberes y derechos de los profesionales debe serresuelto en el contexto de una ética de los profesionales de la información, en cuantoconcierne a sus fidelidades y lealtades para con la empresa a la que pertenecen, y para con lasociedad a la que sirvenSin embargo, la realidad nos muestra que son pocos los medios que se ajustan a dichaslimitaciones. El mayor daño que los medios hacen consiste en informar de lo que no deben, enpublicar aquello que debe ser privado, con la intención de hacer lo más "vendible",demostrando claramente que el derecho a la intimidad y a la propia imagen es uno de losderechos más amenazados por la libertad de expresión.SU ROL FRENTE AL PODER ECONOMICO:Considerando el hecho de que los medios de comunicación además de ser un servicio públicoson también una industria que debe ser económicamente rentable para seguir funcionando,
  • 3. cabe esperar el surgimiento de conflictos entre los profesionales y las empresas, debido a ladificultad de compaginar los intereses y las convicciones moralesEsta situación se repite sin temor a equivocarme en el resto del país, con mayor o menorintensidad, y el problema más grave es que ha creado un tipo de periodista que no se atreve acriticar, investigar, ni siquiera pensar, con tal de proteger su trabajoTodo ello guarda relación con el monopolio de los medios y la manera de informar aplicadadesde grandes monstruos como CNN. Grandes poderes económicos encontraron una mina deoro con los medios que forman matrices de opiniónEs evidente que en Venezuela más que libertad de expresión lo que existe es un libertinaje delos medios y los periodistas, claramente los medios de comunicación han abandonado sufunción social de informar verazmente a la población y lo han suplantado por unconglomerado aberrante y obsceno de desinformación y manipulación ideológica. Los mediosy los periodistas han desechado desde la raíz el papel de intermediarios entre el poder político-económico y los ciudadanos, lo han hecho de manera abierta y desafiante obedeciendo más alpoder económico que a los códigos de ética y a las leyes nacionales y todos lo hacen por“dinero”.La profesión del periodista se ha convertido en el oficio de la mentira y la descalificación,mucho del periodismo actual es mediocre y burdo, sin vergüenza ninguna echan a andar losmecanismos de la calumnia para cumplir con el oscuro interés de su jefe, el dueño del medio,pretenden estupidizar a las masas para venderles el veneno de la falsa democracia y laglobalización. Hace mucho tiempo parece que perdieron la habilidad de analizar los hechos ylos acontecimientos para brindar a los ciudadanos una información adecuada, oportuna yveraz, se han convertido en tristes mensajeros de la indignidad, como dijo Pascual Serrano“son asalariados al servicio del poder económico”. Por supuesto todos los periodistas noencajan dentro de esta definición, en Venezuela sabemos muy bien quienes están y quienes nodentro de este concepto. Los periodistas honestos de este país tienen la obligación moral ypatriótica de informar al ciudadano y al mundo la verdad de la lucha por la dignidad de estepueblo y la de los pueblos latinoamericanos en contra de un desalmado y atroz enemigo comolo es el imperialismo norteamericano y sus empresas trasnacionales.ROL DEL PERIODISTA FRENTE AL PODER POLITICOEste proceso se ha efectuado sobre la base de una noción de espectáculo que inclinatanto a la política como al periodismo hacia lo banal, lo que ha redundado en lairrelevanciade contenidos de la comunicación política, ya que al tiempo que las figuras dirigentesaparecen cada vez más mediatizadas, el tratamiento informativo de la política se havueltocada vez más insustancialNos situamos en la premisa de que el periodista tiene un rol social –ayudar acomprender el entorno, fiscalizar a la clase dirigente, trasladar debates a la ciudadanía,etc.–
  • 4. que no se estaría cumpliendo al transmitir en forma aséptica los contenidos que emanandela política-espectáculo. La importancia de la perpetuación de esta dinámica en unaesferacomo la política está dada por el tipo de decisiones y temas que allí se abordan, los queafectan por entero a la ciudadanía.Se entrecruzan distintas disciplinas en la revisiónbibliográfica, teniendo como eje principal a las teorías y conceptos que provienen de lacomunicación, lo que se fundamenta con aportes de otras disciplinas y entrevistas aperiodistas y políticos, que han intervenido en diversos grados en el proceso de laespectacularización de la noticia política.Las apariciones de figuras políticas en los medios con un perfil cada vez másmediático, y el trabajo de los periodistas que seguían los pasos de estos políticos queadherían cada vez más a los principios del “marketing”, han determinado una nuevaforma de entender la política. Esta nueva visión de ésta se ha instalado tanto paraquienes laejercen profesionalmente como para los ciudadanos que participan de ella en instanciasformales como elecciones, pero principalmente a través de los contenidos que recibendelos medios de comunicación la sociología,la sicología y la comunicació n, como son la “construcción social de la realidad” y las“necesidades humanas fundamentales” en su relación con el periodismo (tanto en suejercicio como en su recepción), para desembocar en el rol del periodista comoconstructorde mensajes, lo que implica una selección e interpretación de la realidad. Paradescribirloen su ejercicio profesional, y cotidiano incluso, particularmente en el sector político,realizamos entrevistas a políticos que tienen una fuerte relación con la prensa y losmedios,como también a periodistas –profesionales de influencia en el periodismo a partir delcargoque ostentan, que tienen una reconocida trayectoria profesional o que han elaborado unapostura (crítica en este caso) respecto del ejercicio periodístico–.11Es lógico, entonces, que los actores políticos se involucren también en estadinámica. “Sin una presencia activa en los medios las propuestas o candidatos políticosnotienen posibilidad de reunir un apoyo amplio”2. La presencia en los medios, de estemodo,adquiere hoy una importancia que puede superar a otros factores que antes tuvieronmayorrelevancia en la actividad política. Hoy parece que “los políticos” no tienen mayoresdificultades en dejar de expresar las propuestas mayores que, en teoría (por militanciaen unpartido o por participar de la política, simplemente), debieran tener, si es que eso no lessignifica presencia en los medios de comunicación. En este escenario el riesgo de que lapolítica se “banalice” se amplía.La idea de “noticia como espectáculo”, que en principio apuntaba a un estilo, una
  • 5. forma de presentación, principalmente para las noticias de televisión, se expandió aotrosformatos y otras áreas, “colaborando” concretamente en este proceso. Cuando esa ideadeespectáculo ingresa a los contenidos mismos de la información, ésta se “banaliza”, loscontenidos se transan. La política no ha estado ajena a este proceso, la política de hoy estambién una “política como espectáculo”.Los periodistas piensan los problemas de información con los ojos de ayer (…) como sila relación de fuerza con el poder político todavía fuera frágil. Las contradicciones noestán ligadas a la falta de libertad, sino a las dificultades vinculadas con su abuso,sobredosis de información, errores ligados a la competencia desenfrenada entre losmedios, falta de profesionalismo de los periodistas, ritmo demasiado veloz de laproducción de información…La prensa, en lugar de asumir una cierta autocrítica ligada a los errores de su propiavictoria, hace como si todavía estuviese amenazada en su existencia legal. Se presentafrágil como en 1850. (…) En lugar de reconocer que el problema no es hoy en día lalibertad política de información sino el peso de la economía y de sus efectos sobre lalibertad de información, la prensa persiste en querer batallar en el plano político yperder en el plano económico, títulos, periódicos, estaciones de radio y, mañana,canales de televisión y nuevos medios, que pasan de un propietario a otro, a merced delas concentraciones y de las fusiones. En lugar de admitir que la dificultad actual es lacondición de la información en un universo saturado de información, la prensa actúacomo si la información fuese un bien escaso(…) Habla de sus derechos para no tenerque hablar de sus deberes, se ve en el espejo retrovisor del pasado para no reflexionarsobre las obligaciones ligadas a sus victorias...El rol de los periodistas es esencialmente político"—El periodismo es la espina dorsal de las democracias masivas. El rol de los periodistas esesencialmente político. Son ellos quienes legitiman la información y quienes convierten lainformación en comunicación. Son los intermediarios indispensables entre el poder y la opiniónpública. Pero ocupan un lugar delicado: tienen que mantener relaciones con el público,escucharlo, pero no hacer clientelismo periodístico. Deben mantener distancias y prudentescercanías a la vez, tanto respecto de la gente, como de los políticos. De lo contrario puedeacontecer una tragedia demagógica. Ocurre cuando los periodistas enuncian lo que lasaudiencias quieren oír, soslayando la información real. Y ocurre otro drama cuando seconvierten en voceros de los políticos. En realidad, los periodistas son como volatineros. Debentransitar en una cuerda floja y, sin caerse, caminar por allí, a mitad de camino entre las elites yel pueblo. Su lema tendría que ser: ni elitistas ni populistas. Deberían ser siempre capaces dedecir cosas que no le gusten a nadie, pero que sean precisas y verdaderas. Creo que el geniode los periodistas se manifiesta cuando asumen que son de clase media. Porque ése es elorigen social de la mayoría de los periodistas, y la clase media es el esqueleto de la democracia.Algunos afirman sin embargo que frente a las novísimas máquinas de comunicar —que se multiplican como los celulares por ejemplo—, los periodistas profesionales
  • 6. encarnan una especie en vías de desaparición.—La gran paradoja de la globalización sería la desaparición de los periodistas. Pero no será asíbajo ningún aspecto. Su futuro es directamente proporcional al crecimiento de la información yno a la inversa. A medida que avanza la globalización, se vuelve mayor el rol de los periodistas.El crecimiento exponencial de la información, de los diferentes medios y tecnologías decirculación de información, promueve a la vez la existencia de los comunicadores.¿Por qué?—Porque la democracia directa sería un horror. Los periodistas son los intermediarios entreciudadanos y políticos, deben interpretar las informaciones que emiten los políticos y tambiénlas que emite la ciudadanía. Esa mediación periodística, esencial, convierte la información encomunicación. Genera una relación racional entre los actores sociales y los políticos. Claro, paraeso los periodistas deben ser críticos, tienen que atreverse a criticar. Deben dejar el ansia deestrellato personal de lado, abandonar el individualismo, adquirir una conciencia colectiva. Yademás, tienen que aprender más economía. Los periodistas saben en general bastante depolítica y mucho menos de economía. Y lo que amenaza la libertad de prensa es la economía ysus avatares, mucho más que la política.Usted ha escrito que en el campo de la comunicación política existen tres actoreslegitimados para desplegar su palabra en los medios: los políticos, los periodistas yla opinión pública que aparece en los medios a través de las encuestas. Pero, ¿esossondeos no son los que configuran la opinión pública, efectuando preguntas queobligan a respuestas simplistas, binarias, que al fin y al cabo inducen las opinionesque dicen sondear?—Efectivamente, aquí hay un gran peligro: la reducción de la opinión pública a los sondeos.Bastaría tomar un solo día en el mundo entero, un solo día, y verificar el inmenso número desondeos elaborados primero y comentados luego por los medios. Es una locura. Los sondeosson aparentemente objetivos, estadísticos y cuantitativos. Los periodistas se cortan las piernasabandonando su trabajo de investigación para hacer únicamente comentarios de sondeos.¿Cómo influye Internet en el campo comunicacional? ¿Hacia dónde nos lleva larevolución digital?—Internet no es un medio de comunicación. Es un sistema de información interactivo. Es unared a la cual nos conectamos. Pero no es un medio en el sentido en que lo son los diarios, laradio, la televisión. ¿Dónde radica la diferencia? En un medio tradicional, en un diariogeneralista (de información general), todo está organizado en función de la demanda. Meexplico: hay una representación de la demanda, los editores intuyen, miden y piensan en lo quenecesitan las audiencias, y a partir de allí se organiza la oferta. Y esa oferta es diversa: haycontenidos relativos a la política, a la economía, a los deportes, a la salud, a la religión. En losmedios tradicionales conviven la diversidad, los intereses disímiles. Los temas diversoscohabitan en los medios tradicionales, tal como debería cohabitarse en la sociedad. Cuandousted ojea un diario mira todo eso: política, economía, fútbol, de todo... En Internet ocurreexactamente lo contrario. Quien se conecta tiende a buscar lo que le interesa sólo a él mismo.La religión, la pornografía, o la vida de las hormigas. Es lo opuesto a la cohabitación. Sedebilitan los vínculos sociales. Por eso creo que los medios tradicionales son superiores. Detodos modos no hay que equivocarse. Internet es completamente disfuncional con elautoritarismo. Claro, no es Internet lo que crea la conciencia democrática. Puede acelerarla,
  • 7. pero antes, de manera previa y sustancial, deben existir los periodistas y los mediostradicionales.Usted postula la "cohabitación" comunicacional. El respeto de los otros por losotros, el diálogo entre los unos y los otros, y concibe a los medios auspiciando esa"cohabitación". ¿No es una utopía?—Por supuesto. Es una utopía positiva. Es el gran tema de la democracia: tolerarnos, cohabitar.Tenemos que aspirar a eso en todos los planos. En la dimensión social, en el plano familiar, enel empresarial. Los medios tienen que tender a favorecer la cohabitación, a representar a losunos y también a los otros. A respetar la diferencia.¿Cuál es para usted el rol del Estado en el espectro mediático?—Por desgracia, Estado tiende a confundirse con gobiernos. O, más bien, los gobiernospretenden asimilarse al Estado. Pienso de todos modos, y por eso mismo, que hacen falta leyesfundamentales que garanticen el pluralismo y sobre las cuales los grupos de comunicaciónpuedan apoyarse para resistir un poco la presión política y la opresión económica. No haylibertad de prensa sin ley. La ley protege a los débiles y los periodistas son un eslabón débil deuna larga cadena. La desregulación es lo contrario a la libertad. Es exactamente lo que pidenlos Estados Unidos: desregulación absoluta. Así el resto queda a merced del más fuerte.¿Los medios de los países centrales —los franceses, por ejemplo— no sonprecisamente centralistas y autorreferenciales? ¿Qué reflejan y qué saben de laArgentina?—Espere, quiero decirle que el mundo entero vio la tragedia argentina del 2001. Todo el mundose enteró a través de los medios de la crisis económica que vivió su país, todo el mundo vio eldesmoronamiento de la sociedad, la humillación a la que fue sometido un país culto. Para unfrancés, enterarse a través de los medios franceses de la debacle argentina significó un golpe.La Argentina es un país símbolo, es como una prima de Europa. En Francia, y para los mediosfranceses, la Argentina existe.¿Cuál es esa diferencia fundamental que usted establece entre comunicación einformación?—Informar es transmitir, pero transmitir no es comunicar. La información es el objeto, lacomunicación es la relación. Comunicación es relación, es interrelación. La información es lamera difusión de datos.ROL DEL PERIODISTAS EN FRENTE DE LA CULTURA:Nunca como en nuestro tiempo los términos periodismo, cultura ycomunicación habían tenido mayor proyección y presencia en elquehacer humano. Estos tres campos han encontrado un impulso
  • 8. exponencial al calor de los procesos globalizadores y la explosión delas telecomunicaciones, con Internet a la cabeza. Nuestra línea deinvestigación atiende a un trabajo teórico sobre el periodismocultural, ubicado más allá del redil propiamente informativo yespecializado en el que tradicionalmente se le ha colocado, paraabordarlo en el contexto de los procesos comunicacionales decarácter masivo-industrial y en la conformación de mapas culturalespropios de la sociedad contemporánea. Desde una perspectivainterdisciplinaria que teóricamente tiene como referentes clave lostrabajos de Martín-Barbero, García Canclini, Bourdieu, nuestrainvestigación se ha orientado a estudiar las dinámicas informativas ycomunicacionales y sus campos culturales contemporáneosespecíficamente en cuanto lo culto, lo masivo y lo popular, así comola importancia de la mediación de los medios para la difusión de lacultura. De igual forma se ha atendido las nuevas agendas para lacultura del presente y los retos que tanto el multiculturalismo como laglobalización suponen para el periodismo cultural.la práctica docente en el ámbito de la información cultural parte de lapremisa de abordarla en el contexto de la complejidad social delpresente y en un marco teórico que necesariamente la exprese. Deallí que el tratamiento periodístico de la cultura, esa prácticaespecializada conocida como Información Cultural, suponga deentrada una aproximación a los ámbitos donde la “dificultadepistemológica” (Ford, 2002) atraviesa tres esferas del espaciosimbólico de nuestro tiempo: comunicación, cultura e información. Aello cabría sumar que la diversidad de conceptos y definicionesprácticamente agota e impide una puesta en común de estos saberes.“Comunicación, información y cultura son conceptos que, en lasociedad actual se caracterizan por su transversalidad”. Otro tantoseñala Ford (2002) al referirse a esta transversalidad que se imponepara tres términos que caracterizan los problemas críticos de nuestraépoca, “y en la cual tanto la asimétrica interdependencia socioculturalcomo las nuevas tecnologías han aumentado notablemente la masasimbólica en la constitución de lo social”
  • 9. Entendemos la información cultural2 como algo más que una prácticaperiodística centrada en la difusión de informaciones y opinionessobre distintos ámbitos de la cultura, puesto que para nosotros formaparte, en tanto dinámica de producción informativa inserta en losmedios de difusión colectiva, del caudal de las experienciassimbólicas del presente social.RELACION CON LA FUENTE INFORMATIVA, SU PROTECCIONEmpezaría por decir, que junto con otros elementos del derecho de la información -como es la cláusula deconciencia, el respeto a la integridad del trabajo profesional, el secreto profesional de los periodistas o lareserva de las fuentes informativas, como también se le conoce- ha sido concebido en la reivindicacióndel trabajo de los periodistas, como uno de los mejores instrumentos fundamentales en la garantía, lalibertad, defensa de la libertad de expresión y del derecho de la información.La profesión periodística, creo que todos lo sabemos, necesita de buena información. El periodistanecesita estar bien informado y para estar bien informado, necesita recurrir a fuentesconfidenciales, que permitan abrir espacios tradicionalmente cerrados, desde el ámbito público oprivado, al conocimiento público. El periodista necesita información que a veces, de manera oficialo formal no la puede obtener, pero que mediante un convenio o un acuerdo de secrecía y sufuente, se puede llegar a tener o a conocer.Esta necesidad de fuentes confidenciales tiene un fundamento, más que la actividad profesionalpropiamente hablando, es el interés colectivo. Esto es el reconocimiento de un derecho social quese tiene a la información. Se trata precisamente, de garantizar un derecho del que la sociedad estitular pasivo, pero del que el periodista emerge como un titular activo, diría yo calificado, y porsupuesto agente trasmisor, sobre todo quienes publican de manera cotidiana.Obviamente el abuso de esta protección, pues resta no solamente credibilidad, sino prestigio a quienes lohacen. Pero, además supone que las informaciones que el periodista traslada de fuentes confidenciales ono identificadas bajo estos conceptos periodísticos: “se dijo que”, de fuentes confiables “se informó que” ode fuentes absolutamente confiables “se acusó a tal” pues, supone que efectivamente estasinformaciones sean verídicas y no constituyan, por supuesto, la comisión de algún delito. El derecho del periodista a la protección de sus fuentes informativas es un derecho derivado del derecho a la información o de la simple libertad de prensa. No se puede garantizar ésta sin un derecho al libre acceso a las fuentes de información y otro derecho a la protección de las fuentes o secreto profesional. Sin estos dos derechos derivados no se puede hablar del derecho a la información, la libertad de prensa no existiría. No hay, por tanto, privilegio de los periodistas respaldados tras el secreto profesional. El privilegio en tal caso pertenece al
  • 10. público, sujeto paciente del derecho colectivo a estar informado libremente. Información que no puede ser tal si faltan esos dos derechos subsidiarios. En tal sentido, el privilegio de no revelar las fuentes de información es un privilegio del público, no del periodista en cuanto tal. El periodista no reclama este derecho o privilegio para sí mismo, sino para sus dobles clientes: las fuentes de información y el público. El público es el beneficiario del secreto periodístico, como lo es el penitente del sigilo sacramental, el defendido por parte del abogado o el paciente en el caso del médico. Ni periodista, ni sacerdote, ni abogado, ni médico, sino sus respectivos clientes.PROTECCIÓN DE LA FUENTE INFORMATIVALa Constitución Nacional dice:Art. 43.- Toda persona puede interponer acción expedita y rápida de amparo, siempre que no existaotro medio judicial más idóneo, contra todo acto u omisión de autoridades públicas o de particulares,que en forma actual o inminente lesione, restrinja, altere o amenace, con arbitrariedad o ilegalidadmanifiesta, derechos y garantías reconocidos por esta Constitución, un tratado o una ley. En el caso,el juez podrá declarar la inconstitucionalidad de la norma en que se funde el acto u omisión lesiva.Podrán interponer esta acción contra cualquier forma de discriminación y en lo relativo a losderechos que protegen al ambiente, a la competencia, al usuario y al consumidor, así como a losderechos de incidencia colectiva en general, el afectado, el defensor del pueblo y las asociacionesque propendan a esos fines, registradas conforme a la ley, la que determinará los requisitos y formasde su organización.Toda persona podrá interponer esta acción para tomar conocimiento de los datos a ella referidos y desu finalidad, que consten en registros o bancos de datos públicos, o los privados destinados a proveerinformes, y en caso de falsedad o discriminación, para exigir la supresión, rectificación,confidencialidad o actualización de aquéllos. No podrá afectarse el secreto de las fuentes deinformación periodística.Cuando el derecho lesionado, restringido, alterado o amenazado fuera la libertad física, o en caso deagravamiento ilegítimo en la forma o condiciones de detención, o en el de desaparición forzada depersonas, la acción de hábeas corpus podrá ser interpuesta por el afectado o por cualquiera en sufavor y el juez resolverá de inmediato, aun durante la vigencia del estado de sitio.
  • 11. dificultades legales, ya que los intereses en juego en torno al secreto de las fuentes de informaciónperiodística son distintos del secreto profesional y éste es el tema que abordaremos.2. El secreto profesional y el secreto de las fuentesde información periodística2.1 El secreto profesionalEl secreto profesional está contemplado desde el punto de vista penal, ya que implica el amparo a lalibertad como bien jurídico protegido.La norma penal lo que busca tutelar es el secreto como tal, por cuanto su revelación implicaríalesionar la libertad como bien jurídico, objeto de protección.El artículo 156 dice “será reprimido con multa...e inhabilitación especial, en su caso, por seis mesesa tres años, el que teniendo noticias por razón de su estado, oficio, empleo, profesión o arte, de unsecreto cuya divulgación puede causar daño, lo revelare sin justa causa.Los presupuestos del secreto profesional, conforme el Código serían:1- Obtención de noticia en razón de la condición que ostenta la persona (vgr.: oficio, profesión, arte,etc) y que en otras circunstancias no podrían acceder a las mismas. Es requisito sine qua non que lanoticia se haya adquirido en razón de la actividad que desempeña y con el objeto de ella. Si accede adichas noticias por circunstancias ajenas a su oficio, arte o profesión la conducta deja de ser típica.2- Revelación de un secreto. La ley sólo establece que lo dé a conocer a otra persona, no se exige ladivulgación del mismo. El único que puede revelar el secreto es el propio interesado. Esta revelacióndebe ser de “un secreto” de allí la necesidad de ser mantenido en reserva.3- Debe ser susceptible de ocasionar daño. No es necesario que lo cause, basta la posibilidad que elmismo se produzca ya sea para el propio interesado o a terceros.4- Sin justa causa. No debe haber causal o causales de justificación, pues en su defecto no estaríadentro de la conducta típica. Serían formas de justa causa: a) la ley; b) la autorización del propiointeresado, esta situación la advierten expresamente los Códigos de Procedimientos Penales, sólo enel caso de los sacerdotes[iii] ya que en esta situación se considera que el mismo es simplemente unintermediario entre Dios y el propio interesado.El secreto profesional, como lo hemos mencionado anteriormente, está contenido en el artículo 156del Código Penal y su ejercicio se reglamentó en los distintos Códigos de Procedimientos penales;en el caso de la Nación en el artículo 244 y en el de la Provincia de Córdoba en el artículo 221,especificándose quienes tienen expresamente el deber de abstención.2.2 El secreto de las fuentes de información periodística
  • 12. Hemos analizado los caracteres del secreto profesional en general y se observa que en él no estácontenido expresamente la protección legal del secreto de las fuentes de información periodística, enrelación a esta situación hay numerosos proyectos que proponen la modificación de los Códigos deprocedimientos penales -sea a nivel nacional o provincial- que propugnan la incorporación de losperiodistas entre los obligados a abtenerse a revelar hechos secretos obtenidos en función del propioestado, oficio o profesión .Ahora bien, cabe preguntarse si es correcto asimilar el secreto de las fuentes de informaciónperiodística con el secreto profesional en general, ya que aquel tiene caracteres específicos que lodiferencian del secreto profesional tanto en cuanto al sujeto como al objeto mismo de protección.Respecto al objeto de protección, el secreto profesional en general ampara “lo comunicado” o comodice el Código Penal en su artículo 156 “un secreto cuya divulgación puede causar daño”, mientrasque el secreto de las fuentes de información periodística lo que protege es al sujeto que revela algo(lo que se busca proteger es su identidad). En el secreto de las fuentes de información periodística elcontenido de lo informado es lo que se divulga, lo que se conoce, lo que se ampara es la fuente deinformación, conservándola en el anonimato.Respecto al sujeto, en el secreto profesional en general la identidad del dueño del secreto se laconoce, lo que se desconoce es el contenido de lo que comunica a esa persona a quien se revela elsecreto sólo en razón de su oficio, arte o profesión y por esa única vía, dicha persona puedeobtenerlo lícitamente.Tanto en el secreto profesional en general como en el referido a las fuentes de informaciónperiodística lo que el derecho busca proteger es el ejercicio libre de la profesión sin trabas deninguna índole. Pero el secreto profesional en general no tiene el carácter que le corresponde alsecreto de las fuentes de información periodística ya que este último es un derecho subjetivo denaturaleza pública * que integra la libertad de prensa, criterio sostenido entre otros por Fidel IsaacLazzo, Gregorio Badini y Reynaldo Vanossi.Es por ello que sería importante contemplar la protección del secreto de las fuentes de informaciónperiodísticas, no en los Códigos de Procedimientos Penales, ya sea a nivel nacional o provincial, sinoen el propio Código Penal. En el mismo título del secreto profesional, esto es en el título 5 - Delitoscontra la libertad- pero no en el capítulo 3 “violación de secretos” sino en el Capítulo 6, referido a“delitos contra la libertad de prensa” ya que en última instancia el bien jurídico protegido esexactamente la libertad institucional de prensa.Ya en 1952, “El Primer Congreso Mundial de periodistas reunido en Santiago de Chile, enumeró -entre las restricciones a la libertad de prensa de carácter profesional- a la prisión y las sanciones quese aplican a los periodistas para obligarlos a revelar las fuentes de su información”.El secreto de las fuentes de información periodísticas configura un derecho y un deber del periodista.Como derecho es la perrogativa constitucional que tiene el periodista de no revelar la fuente deinformación.Como deber es la obligación de carácter ético jurídico de no revelar las fuentes de informaciónconfidenciales.
  • 13. Finalmente destacamos que como derecho subjetivo tiene una naturaleza pública, tal como se loafirmara en la Convención Nacional Constituyente[vi] y por ello la importancia de su consagraciónconstitucional expresa, por cuanto hace a la esencia del sistema democrático de gobierno y a lapreservación de una prensa libre sin censura previa.3. Situaciones límites del secreto de las fuentesde información Periodística.Cabe preguntarse si el caracter de confidencialidad de una fuente de información debe ser mantenidaen todas las circunstancias. Sea en relación a la noticia divulgada, sea en el caso de tener que brindartestimonio ante la justicia.Consideramos que la situación no debe ser abordada desde un punto de vista general o teórico, sinoque se deben tener en cuenta las circunstancias del hecho. Circunstancias que debe evaluar el propioperiodista ya que el mantenimiento del secreto de la fuente es un derecho que le asigna laConstitución Nacional (art. 43).Afirmamos esta necesidad de análisis en cada caso concreto, ya que publicar una noticia interesanteen que se ha comprometido el secreto de las fuentes puede implicar tener que sobrellevar un juiciopor calumnias e injurias. Es el propio periódico el que debe analizar los riesgos, si conviene o nodivulgar la información; hasta que punto arriesgarse a un juicio por injurias y calumnias amén delpago de la indemnización civil que implica.En el caso concreto, lo ideal sería tratar de convencer o llegar a un acuerdo con la fuente informativade que en caso de tener que ir a juicio, la misma permitirá que se le cite.Es fundamental que el periodista tenga en cuenta, cuando su informe, noticia o investigaciónperiodística se basa en fuentes secretas de información, que los datos aportados no deben ser elmeollo de la noticia sino que debe ser un elemento de guía para iniciar una investigación. Sólo así esválido el uso del secreto de las fuentes de información periodística, es decir, como sinónimo deseriedad investigativa por parte del comunicador social.Hay situaciones en que las fuentes secretas son vitales para desenmascarar realidades ocultas oencubiertas que resultan amenazadoras para la sociedad (vgr.) mafias, actos de corrupción defuncionarios públicos, crimen organizado). Es en estos casos, según nuestra opinión, en los que debeentrar en juego la protección plena de las fuentes de información periodística, con la mayor amplitudposible.Otra de las cuestiones límites que debe afrontar el periodista es que por más que el secreto de lasfuentes de información periodística esté amparado constitucional y legalmente (en páginasposteriores analizaremos en extenso dicha protección) muchas veces entra en colisión con otrosderechos que también están protegidos. Por ejemplo, se hace un reportaje a un delincuenteperseguido por la justicia[vii] ¿prima la confidencialidad de la fuente de información o la seguridady el orden público en aras de aplicar la justicia?; ¿Qué debe resolver el juez?; ¿Debe hacer primar elsecreto de las fuentes de información periodística garantizado constitucionalmente en el Art. 43 de laConstitución Nacional, permitiendo que el delincuente se burle de la justicia al aparecerdesaprensivamente ante las cámaras de televisión?
  • 14. Consideramos que el amparo constitucional del secreto de las fuentes de información periodística esabsoluto * y tiene, además del contenido jurídico motivo de esta investigación, implicancias éticas.Es por ello que es el periodista el que debe decidir qué postura o comportamiento adoptar, de allí laimportancia de su profundo sentido de la ética. ¿Cuál debería ser su interés? ¿ la noticiasensacionalista y amarilla del reportaje a un prófugo bajo el amparo constitucional de un derechopara el ejercicio sano y ético de la profesión, encubriendo a un delincuente y evitando la realizacióndel valor JUSTICIA, sustrato del sistema democrático simplemente con un objetivo vil y crematista?¿O la primacía de la JUSTICIA, como valor fundamental de todo orden constitucional, republicano yun estilo de vida ETICO? Insistimos, más que un tema jurídico, en estas situaciones límites juega laética del periodista * y en ella, en su respeto, está en juego la subsistencia misma de la democracia,única forma plena de realización personal y de respeto a la dignidad humana.LA AGENDA OCULTA DEL PERIODISTA O DEL SUEÑO DEL MEDIO: