Mujeres republicanas 2011
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Mujeres republicanas 2011

on

  • 2,054 views

Lectura de poemas y textos junto a la estatua de Rosa Chacel en Valladolid como parte del homenaje a las mujeres republicanas el 2011.

Lectura de poemas y textos junto a la estatua de Rosa Chacel en Valladolid como parte del homenaje a las mujeres republicanas el 2011.

Statistics

Views

Total Views
2,054
Views on SlideShare
1,828
Embed Views
226

Actions

Likes
0
Downloads
12
Comments
0

3 Embeds 226

http://www.iuvalladolid.org 219
http://iuvalladolid.org 6
https://twitter.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Mujeres republicanas 2011 Mujeres republicanas 2011 Presentation Transcript

  • Homenaje a las mujeres republicanas 14 de abril de 2011 – Plaza Poniente 18:00 H 80 Aniversario de la 2ª República Lectura de poemas y textos Junto estatua Rosa Chacel Organiza: Área de la mujer de Izquierda Unida
  • Marisol Morais En el 80 aniversario de la República quiero rendir un sincero Homenaje a Mari Carmen Cuesta, la “peque” de las 13 ROSAS que ha de servir de ejemplo a la juventud actual. Con 87 años y aquejada de alzhéimer, murió en octubre del pasado año 2010 en Valencia donde fue desterrada por un tribunal franquista en 1946. Mª Carmen fue una histórica militante comunista, empezó a militar en las juventudes del Partido Comunista teniendo tan solo 15 años. Cayó en una de las redadas de la posguerra con apenas 16 años, en 1939. Era muy amiga de Virtudes González, una del grupo de las 13 rosas. Al ser la menor del Grupo era conocida como “la peque”. Mari Carmen Cuesta, se salvó de la tapia del cementerio, porque su causa fue instruida junto con otros siete militantes, entre las que había cuatro mujeres. La sentencia del 16 de enero de 1940 la acusó de “adhesión a la rebelión” por lo que la condenaron a 12 años y un día con atenuante de ser menor de edad. El fusilamiento de 13 jóvenes mujeres en el Madrid de la posguerra con fusilamientos diarios, no tuvo mucha relevancia pública, pero dentro de las cárceles, especialmente en las de mujeres, como la de las Ventas, se convirtió en todo un símbolo que ha pervivido hasta nuestros días.
  • Sus ideas y su lucha están hoy más vigentes que nunca. Ella tuvo su primera toma de conciencia al presenciar la terrible represión de los mineros asturianos en 1934 y se indignó y se reveló. Nuestros jóvenes de hoy tienen que tomar conciencia e indignarse, revelarse contra una sociedad que no les ofrece futuro, indignarse porque la tasa de paro juvenil duplica a la de los otros países europeos, porque su sueldo (cuando trabajan) es un 40% más bajo, porque sus contratos de trabajo (cuando les tienen) son temporales y precarios, porque estando más formados que nunca van a vivir peor que sus madres y padres. Les están quitando el estado de bienestar que conseguimos nosotros y nosotras a base de mucho sacrificio. La semana pasada miles de jóvenes salieron a la calle para gritar basta, para llamar a la lucha por esos derechos, a los que tienen derecho, para demostrarnos que van a luchar por una vida digna, que van a luchar por lo mismo que luchó Mari Carmen Cuesta hace 80 años y por lo mismo que luchamos nosotras y nosotros hace 40. Desde este humilde acto quiero animar a nuestros jóvenes en su lucha. Tenéis razones suficientes ¡ adelante! View slide
  • Isabel Gijón ¿Qué puedo decir?. Yo amo la República, lo expreso siempre que tengo ocasión. Recuerdo en Segovia con 8 o 9 años de edad, fue mi madre a buscarnos al “cole” y nos dijo “vamos corriendo a casa que el Rey Alfonso XIII se ha ido y no sabemos lo que pueda pasar”. Aquella República duró demasiado poco….. Mi vida ha sido bastante larga, durante toda ella mi mayor interés fue no dejar de aprender. Tuve la suerte de que mi padre, un buen republicano, nos hiciese estudiar a los cinco chicos y chicas, por eso cuando el murió con 53 años, yo no dudé en aceptar un trabajo en Granada (en una aristocrática familia) como institutriz (en aquellos años las mujeres aún con estudios, no tenían fácil colocación. Así que allá me fui a educar a un niño de nueve años y prepararle para hacer el ingreso en el instituto. Después de unos años, vuelta a Valladolid, trabajo en el Colegio Mayor de Santa Cruz como secretaria (Rec. Mergelina). Como me voy a casar tengo que dejar el trabajo, así de claro, he de dedicarme única y exclusivamente a mi esposo y a tener hijos etc. etc.. Vivo junto a mis suegros y cuñadas…….. Cuando me libero de esta situación, puedo reordenar como ha de ser nuestra vida. Soy bastante independiente. Contacto con varios grupos, uno de ellos el del “cura rojo por excelencia” Millan Santos que hoy da nombre a la Universidad Pública donde sigo estudiando por décimo año. Hemos recorrido todos los barrios de Valladolid y pueblos del entorno dando charlas, consiguiendo que muchas mujeres que no habían tenido oportunidad para aprender, lo consiguieran. Al igual que yo están en la UVA, En este siglo XXI tendremos que seguir trabajando por la cultura, enterándonos de cuantas transformaciones habrá, renovando nuestros modos de aprender. Los avances, no nos pueden dejar paradas. Las mujeres, como siempre, hemos de estar dispuestas a conseguir cada día algo más, hasta llegar a esa igualdad necesaria pero aun no alcanzada, como seres humanos que somos, con un cerebro capaz de entender, descubrir y trasladar conocimientos a los demás, exactamente igual, pero nos falta llegar a muchísimos puestos organizativos, de mando, de poder, etc. etc.. Mi tiempo se acaba. Ahora os toca a las jóvenes luchar. VIVA LA REPUBLICA View slide
  • Teresa García Quintana Quiero  agradecer al  Área de mujer de Izquierda Unida y principalmente a Mª Sol Morais, la oportunidad que me permite intervenir en el homenaje a las Mujeres Republicanas en este 14 de Abril. Queridas compañeras. Aunque ya este a muchos kilómetros de distancia, quiero estar presente en esta efeméride tan bonita, en la voz de Mª Victoria Rubio, que me la ha brindado muy gentilmente. Hoy, quiero recordar a una mujer maravillosa, perteneciente a Unión Republicana. Se llamaba Carmen Rubio y era la esposa de D. Mariano de los Cobos Mateo, que esta presente en una calle de Parquesol. Era Maestra Nacional y dirigía un Colegio de Ayuntamiento, creo recordar por la Vitoria. Mujer menuda y bonita y sobre todo sobresalían sus grandes ojos negros y sus largas pestañas. Su casa fue barrida por el "terremoto" del 18 de julio de 1936. D. Mariano fue a parar al Penal de S. Cristóbal en Pamplona. Ella fue suspendida de empleo y sueldo y sus bienes fueron confiscados. Su madre política que regentaba La Central- productos alimenticios en la acera de Ferrari, mas tarde Calzados Mallorca, la acogió en su casa a ella y a su único hijo, Alfredo. Mensaje de Teresa García Quintana - Lee Mª Victoria Rubio
  • Mª Victoria Rubio Dña. Carmen siempre me regalo su cariño y una serie de libros infantiles de Elena Fortuna, como Las aventuras de Celia y Cuchifritin, según se iban publicando. Cuando yo deje el colegio para realizar tareas necesarias en mi hogar, sin padre, con madre cosiendo día y noche, hermano movilizado con la quinta del 40 y hermana ejerciendo de dependienta en una sombrerería, entonces esta mujer se preocupo por mi y todas las tardes me dedicaba un par de horas para que no perdiera el ansia de aprender y enseñarme algo de su saber, que era mucho. Recuerdo que iba feliz desde Matías Sangrador a Ferrari, pero inconscientemente. Hoy, a punto de emprender una gran aventura, puede que influenciada por Celia y Cuchifritin, mis héroes infantiles, quiero dar las gracias con el alma y agradecer a esta mujer todo lo que la debo. En su nombre y en el mío: !Viva la republica! He dado lectura al escrito que me ha enviado Teresa. Quiero agradecerla públicamente su ejemplo de dignidad, honestidad, valentía, de compromiso con los valores e ideales de su padre. Teresa es la hija pequeña de Don Antonio García quintana Alcalde de Valladolid que fue fusilado el 8 de Octubre de 1937, esta tragedia ha marcado su vida y de ello da testimonio su hija Carmen Cazurro García Quintana, en libro de ensayos < Todo lo Mío, Todo lo Nuestro...> Una vez instalada la democracia, mama abrió más su corazón. Recogí aquellas historia en un cuento que luego paso a libro tan solo para que dejara de llorar y se conciliara con el pasado.
  • Su temprana orfandad la marcó tanto que a sus hijos les traspasó su respiración lastimada, su juventud triste, su madurez rebelde ante semejante venganza de la historia en su familia, mientras fluía a borbotones la adoración por su padre, un hombre amoroso, recto, inteligente, integro, fiel a sus ideales, y a sus convicciones hasta el extremo de dar la vida por ellos. Aquellas largas conversaciones en que la figura del abuelo trascendía de las fotos para situarse a nuestro lado lograron que, mientras mis padres trabajaban de la mañana a la noche en aquella empresa que fue La Viña Castellana, mi hermano y yo sintiéramos un estimulo inusual en nuestros estudios. A todas las hijas e hijos de la guerra que, como mi madre, no depende de la memoria histórica para calibrar el  significado universal de sus tragedias intimas, mis respetos. Gracias a Teresa, Ángel, Carmen, por vuestra amistad y cariño .Mi homenaje es para vosotros que mantenéis vivos los valores Republicanos. VIVA LA REPUBLICA Mª Victoria Rubio Núñez
  • Cristina Alcalde Hoy día 14 de abril, la Liga de la Educación y Cultura Popular queremos expresar nuestra total identificación con los fundamentos de la reforma educativa de la 2º república, caracterizados por una defensa del carácter público de la enseñanza y de los principios de universalidad, igualdad, gratuidad y libertad. No se entendería bien el esfuerzo republicano por secularizar la escuela y la vida docente en general, sin tener presente el movimiento renovador de la educación y de la pedagogía de la “escuela nueva” que se extendió por Europa en el siglo diecinueve y que llegó a España a finales de ese siglo de la mano de la Institución Libre de Enseñanza. Daremos unos breves toques de información sobre ella para comprender la importancia y repercusión que su filosofía tuvo en la reforma educativa de la República y sigue teniendo en la educación actual. La mujer que hasta entonces se le había adjudicado el apelativo de ”varón incompleto”, por considerarla inferior, física , intelectual y moralmente al hombre, dando como justificación que su cerebro era más pequeño que el del hombre, pasará a ser centro de atención de estas teorías filosóficas y se pondrá en marcha una serie de iniciativas pedagógicas destinadas a mejorar la condición de la mujer española: “instruir a la mujer al mismo nivel que al hombre y concederle la mejor de las herramientas: la educación ”. Hoy destacamos y rendimos homenaje a María de Maeztu, perteneció a la Institución Libre de Enseñanza y tuvo entre sus maestros a Unamuno, en la Universidad de Salamanca y a Ortega y Gasset en la de Madrid.
  • Nació en Vitoria, estudió Magisterio y comenzó desde el año 1902 a ejercer la docencia en una escuela pública bilbaína donde enseñaría durante diez años. Sus métodos pedagógicos revolucionaron los existentes. En sus clases no había libros de texto sino cuadernos de trabajo. No se estudiaba de memoria y generalmente las clases se daban en contacto con la naturaleza, con excursiones y actividades deportivas porque se trataba de desarrollar capacidades y valores para formar personas integras. Y lo más trascendental defendió la coeducación desde la infancia y la libertad o ausencia de religión en las aulas. Invitada por la Universidad de Oviedo a dar unas conferencias, formula uno de sus conocidos principios pedagógicos: “Es verdad el dicho antiguo de que la letra con sangre entra, pero no ha de ser con la del niño, sino con la del maestro”. Fue la gran impulsora de la emancipación social y económica de la mujer y defendió con entusiasmo la cultura femenina en España. Combatió la teoría de que la mujer es inferior al hombre. Justificó el divorcio “por ser el único camino que queda cuando los cónyuges no logran identificarse” En 1915, se crea en Madrid la llamada “Residencia Internacional de Señoritas” dirigida por María, con las mismas normas que la Residencia de Estudiantes que presidía Santiago Ramón y Cajal. Personalidades como Federico García Lorca, Marie Curiè, Ortega y Gasset… dieron prestigió a esta Institución través de sus tertulias y conferencias. Vivió una vida entregada a la docencia y después de tristes episodios sufridos durante la guerra civil se autoexilia a Buenos Aires donde muere en 1948 Su gran entusiasmo en la defensa de la dignidad de la mujer, la demanda continua de una educación completa para la mujer española y su ejemplo de militancia activa en pro de un autentico feminismo merece hoy nuestro recuerdo. ¡VIVA LA REPÚBLICA! Cristina Alcalde Gutiérrez *Tomado de la biografía de María de Maeztu de Goio Bañales y de Antonina Rodrigo
  • Movimiento contra la intolerancia Josefina Aldecoa a través de su libro cuenta la historia de Gabriela que en 1923 recoge su título de maestra. Es el comienzo de un sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial. Historia de una maestra es la narración, hecha desde la memoria, de la vida de Gabriela durante los años veinte y hasta el comienzo de la guerra civil. Con el trasfondo de la República, la revolución de Octubre y la guerra, esta novela rememora aquella época de pobreza, ignorancia y opresión, y muestra el importante papel de la enseñanza y de aquellas que lucharon por educar un país. Y una tarde a la semana, en la escuela, inicié a las niñas mayores en clase de punto con una advertencia previa. -Las letras y los números y las lecciones que hacemos son más importantes, pero también tenéis que saber estas cosas. Los niños también querían aprender y no tuve inconveniente en enseñarles. A las pocas sesiones ya me llegó a través de Genaro la noticia: «Que dicen en la taberna que usted quiere hacer a los chicos, chicas, para que pierdan la fuerza y no trabajen en cosas de hombres...» Olga Hurtado
  • Fueron desapareciendo los muchachos y me quedé solo con mis niñas. Aproveché la ocasión para hacerles ver que, a pesar de todo lo que oyeran, el hombre y la mujer no son diferentes por la inteligencia ni la habilidad, sino por la fisiología. Se me quedaban mirando con asombro convencidas como estaban de la absoluta superioridad de sus hombres, que lo mismo cazaban jabalíes, que arrancaban los árboles a hachazos. La fuerza física es una cosa, les expliqué. Pero hay otra fuerza que es la que nos hace discurrir y resolver situaciones difíciles. Estoy convencida de que lo entendían. Y aprendí una cosa más: que tan importantes eran esas lecciones como las otras, las oficiales, las obligadas por principio, porque todas guardaban relación entre sí, si pretendíamos educar de verdad a aquellos hombres y mujeres en ciernes. En memoria de las maestras republicanas que fueron objeto de un severo correctivo tras la guerra civil, algunas fueron fusiladas o en términos de la época “paseadas”, incluso ejecutadas al poco de iniciarse la guerra. Otras muchas debieron exiliarse normalmente a Hispanoamérica, donde ejercieron como maestras. A todas ellas nuestro agradecimiento por su contribución y por abrir un camino de esperanza e idealismo.
  • El 14 de Abril de 1931 es proclamada La República, comienza para este País el periodo más Esperanzador, Ilusionante y moderno de su historia, repleto de importantes avances sociales, que colocaron a esta “ Joven República Española “ a la vanguardia de las democracias. De mujeres hablamos, de mujeres republicanas y nuestro homenaje es para Clara Campoamor Republicana, Feminista y de Izquierdas, luchadora infatigablemente para establecer la no discriminación por razón de sexo, la igualdad jurídica de los hijos e hijas habidos dentro y fuera del matrimonio, el divorcio y el sufragio universal, a menudo llamado “voto femenino”. Una persona un Voto, algo tan natural hoy y que entonces hería tantas conciencias y tantas intenciones, algo que costo años de dura lucha feminista en otros países y que Clara Campoamor gano en una sesión parlamentaria el 1 de Octubre de 1931 – 161votos a favor, 121 en contra – ... ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República? ¿Es que al hablar con elogio de las mujeres obreras y de las mujeres universitarias no están cantando su capacidad? Alma Capa Cea
  • Además, al hablar de las mujeres obreras y universitarias, ¿se va a ignorar a todas las que no pertenecen a una clase ni a la otra? ¿No sufren éstas las consecuencias de la legislación? ¿No pagan los impuestos para sostener al Estado en la misma forma que los varones? ¿No refluye sobre ellas toda la consecuencia de la legislación que se elabora aquí para los dos sexos, pero solamente dirigida y matizada por uno? ¿Cómo puede decirse que la mujer no ha luchado y que necesita una época, largos años de República, para demostrar su capacidad? Y ¿por qué no los hombres? ¿Por qué el hombre, al advenimiento de la República, ha de tener sus derechos y han de ponerse en un lazareto los de la mujer? … … .&quot;Tenéis el derecho que os ha dado la ley, la ley que hicisteis vosotros, pero no tenéis el Derecho Natural, el Derecho fundamental que se basa en el respeto de todo ser humano, y lo que hacéis es detentar un poder; dejad que la mujer se manifieste y veréis como ese poder no podéis seguir detentándolo....“ (Clara Campoamor, en el Congreso de Diputados el 1 de octubre de 1931.)
  • Poema de Sara Berenguer, que como tanto españoles y españolas, se exilió en1939 Contar... El paso por la frontera... los campos de concentración y montañas de tristeza: la lucha para vivir guardando la esperanza de volver a nuestra tierra, que nunca quedó olvidada. Mas la angustia, la cizaña de pensamientos dispersos, debilitaron las fuerzas de aquella juventud sana, que se marchó voluntaria... al maquis, la resistencia y a reivindicar España, cuando habían pasado por los campos de exterminio cuya tragedia ¡fue amarga! Mercedes Fernández
  • Trabajar; de todo un poco, en el bosque, la mina, el campo . Ha sido a fuerza de años, con una espina en el alma que nos fuimos integrando a esta tierra de Occitania que en los reculados tiempos se entrelazó con Hispania. ¿Queréis escribir la historia, oír contar, cazar palabras? Mortecida la memoria que ya poquísima queda... es como hacer el inventario cuando una manga de viento parte de lo que hay, se lleva.
  • Desde el PSOE de Valladolid queremos rendir hoy, 80 años después , homenaje a Clara Campoamor. Una mujer, invisible para los libros de texto y los temarios de las facultades, como tantas otras, durante demasiados años. Una mujer republicana, de gran nivel intelectual, que antepuso la ideología, los principios y lo valores, al rédito político o electoral, que sufrió por ello el ostracismo y el odio de quienes realmente la importaban: las personas de izquierda de aquella España. En la España de hoy, cuando tantas veces observamos los ataques furibundos de quienes se resisten a los imparables avances de la lucha por la igualdad de las mujeres, se hace más necesario este homenaje a una de las más valientes, que sólo con su palabra y la fuerza de la razón, consiguió uno de los mayores avances de la república: el sufragio universal. En sus propias palabras está el homenaje: “ No cometáis un error histórico que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar al dejar al margen de la República a la mujer, que representa una fuerza nueva, una fuerza joven; que ha sido simpatía y apoyo para los hombres que estaban en las cárceles; que ha sufrido en muchos casos como vosotros mismos, y que está anhelante, aplicándose a sí misma la frase de Humboldt de que la única manera de madurarse para el ejercicio de la libertad y de hacerla accesible a todos es caminar dentro de ella”. ¡Viva la República! Maite Carbajo Maite Carbajo
  • JOSÉ ESTAPOL FERRER, A LA MUJER ENFERMERA ANÓNIMA Pero hay otro combatiente que trabaja y se le olvida, y su labor es consciente abnegada y decidida como la del más valiente. Que en la noche silenciosa vela al miliciano herido; que presto, apaga, amorosa, la sed, al bravo caído a quien dura fiebre acosa. Que hace de la noche día sin pensar con egoísmo, que una enfermedad la espía; y es que brota su heroísmo del noble ideal que la guía. Que consuela al que, abatido por el frío o la metralla, encuentra calor de nido en ella que mientras calla, cumple fiel su cometido. Es la que no exige nada, y en cambio ella lo da todo, es la buena camarada, que entre sangre, gasas, yodo, de mujer se trueca en hada. Es ella, dulce enfermera, la que en olvido ha quedado; es ella la compañera a quien rindo, emocionado, mi rima, la más sincera. Mónica Guerra Mielgo
  • Eva Espeso Comisiones Obreras, en la celebración del 80 aniversario de la proclamación de la II República, recuerda algunos derechos básicos conseguidos. 1- La universalización del sufragio. 2- La obligatoriedad de la educación primaria para niños y niñas. 3- La extensión de la jornada de 8 horas para los trabajadores y trabajadoras del campo. 4- Los jurados mixtos para negociar las condiciones laborales sin tener que ir a la huelga. También queremos recordar algunos derechos laborales específicos de las mujeres: - Ley de Maternidad, que regulaba por primera vez el período de lactancia y el tiempo de baja por maternidad. - El derecho de admisión de todos los ciudadanos en empleos y cargos públicos (art. 40) - La supresión de toda norma laboral discriminatoria para las madres y las mujeres casadas. En esta lucha de hombres y mujeres, donde estas últimas han continuado siendo invisibles, recordamos a una de esas luchadoras, la comunista Matilde Landa ( que trabajó incansablemente mejorando la vida en las cárceles de las presas republicanas) con esta canción de Barricada.
  • Matilde Landa : Tatuada con aspereza de balas y cárcel, sentida por todas como parte importante. De anhelos cercanos de libertad y coraje, has llegado más lejos que el viento que fujitivo te llevó con él (te llevó con él). Matilde Landa, republicana, no pudieron colgar de tu pecho ni crucifijos ni sotanas. Matilde Landa, republicana, no pudieron colgar de tu pecho señales amargas. Qué irónica es la vida, que por un lado seas consuelo para muchas, y a la vez la soledad te acompaña en cada lágrima. Cuando inventas conversaciones con tu pequeña niña, que en casa continúa esperando a que regreses (a que regreses). Matilde Landa, republicana, no pudieron colgar de tu pecho ni crucifijos ni sotanas. Matilde Landa, republicana, no pudieron colgar de tu pecho señales amargas. Matilde Landa, republicana, nos espera en el aire tu abrazo, eres lluvia enterrada. Matilde Landa, republicana, ni las celdas sintieron el vértigo de tu salto mortal (de tu salto mortal, de tu salto mortal). (Gracias a Marta Ursua por esta letra)
  • Cristina Fulconis Maestras de la república Una de las muestras de entusiasmo educativo que hizo eclosión en los años de la II República son los textos de María Sánchez Arbós. Fue maestra por vocación y defensora convencida de la escuela pública, así como de su papel crucial en la sociedad. Era seguidora entusiasta de los principios pedagógicos de la Institución Libre de Enseñanza que había conocido de cerca en su juventud. Su carrera se vio bruscamente detenida como la historia que vivió España, dispersada y destruida con la hecatombe de 1936 que dio fin a los proyectos de la II República, primero en la Guerra Civil y luego en la larga posguerra .
  • Mª Jesús Villarragut Por Sylvia Verónica Castro Paz Profesora chilena de oficio poeta. Tal vez decidas algún día detenerte, que ha llegado el momento de conversar, después de tantos años de silencios, que nos conviene hacer un alto y escuchar. Tal vez pienses algún día reencontrarte, con mis demandas tantas veces silenciadas, y me busques en esta casa tan pequeña, que se hace inmensa, cuando presiento tu llegada. Tal vez admitas, algún día, tus injusticias, tus faltas de compromiso y obstinación, tu egoísmo retratado en tanta ausencia, y recurras nuevamente a mi estúpido perdón. Tal vez confieses algún día, que no existe entre nosotros, ni un espacio para compartir, que toda la intimidad se ha diluido, y el origen estés dispuesto a asumir. Tal vez descubras algún día que aplazaste, a un recodo, a un pobrísimo lugar a esta mujer con la que tejiste grandes sueños y medites en volver a comenzar. Tal vez un día, te mires al espejo y no te guste la imagen que ves en él, y entiendas en parte, lo que yo he perdido, es mucho más que un rostro y el roce de una piel. Tal vez un día lejano, te des cuenta que no nos tocó el goce por igual, que por cada una, de tus libertades a mi espacio y a mi vida tuve que renunciar. Tal vez un día te des cuenta de todo esto si lo descubres hoy... ¡es tarde ya!
  • Rosario (Eduardo Galeano) Villarejo de Salvanés, verano de 1936: Rosario Sánchez Mora marcha al frente. Ella está en clase de Corte y Confección cuando unos milicianos vienen a buscar voluntarias. Arroja al suelo las costurerías y de un salto trepa al camión, con sus diecisiete años recién cumplidos, su falda de volados recién estrenada y un mosquetón de siete kilos que carga, como un bebé , entre los brazos. En el frente, se hace dinamitera. Y en alguna batalla, cuando enciende la mecha de una bomba casera, un envase de leche condensada relleno de clavos, la bomba estalla antes de ser arrojada. Ella pierde la mano pero no la vida, gracias a que un compañero le ata un torniquete con las cintas de sus alpargatas. Después, Rosario quiere seguir en las trincheras, pero no la dejan. Las milicias republicanas necesitan convertirse en ejército, y en el ejército las mujeres no tienen lugar. Tras mucho discutir consigue que al menos la dejen repartir cartas, con grado de sargenta, en las trincheras. Al fin de la guerra, sus vecinos del pueblo le hacen el favor de denunciarla a las autoridades, que la condenan a muerte. Antes de cada amanecer, espera el fusilamiento. Pasa el tiempo. No la fusilan. Años después, cuando sale de la cárcel, vende cigarrillos de contrabando en Madrid, en los alrededores de la diosa Cibeles. (Rosario murió en Madrid, el 16 de Abril de 2008, a los 88 años).
  • ASOCIACIÓN MEMORALISTA VERDAD Y JUSTICIA Orosia Castan Queridas amigas y compañeras: hoy se cumplen 80 años de la proclamación de la II República, que salió de las urnas como era la voluntad del pueblo. La República traía a nuestro país ideas de renovación profunda que se basaban en los principios éticos y valores específicamente republicanos, vigentes a fecha de hoy: los que proclaman para todos los ciudadanos Libertad, Igualdad y Solidaridad. Y por primera vez, las mujeres comenzaron a hacerse visibles y a luchar por hacer valer su condición de ciudadanas con todos los derechos políticos, sociales y económicos. Dura lucha, plagada de traspiés, de malevolencias, de engaños y de burlas tendentes a dominar este impulso de libertad y enviar de nuevo a las mujeres a cocinas y paritorios. La sociedad de los años 30 no estaba preparada, tras miles de años de subestimación femenina, para contemplar y mucho menos para aceptar esta renovación que descolocaba y trastornaba los papeles establecidos socialmente, y en los que lo masculino mantenía una situación preponderante y acaso única. Así, este incipiente movimiento de emancipación de la mujer hubo de luchar contra una maraña de prohibiciones, prejuicios y ataques de todo tipo para conseguir hacerse oír y reivindicar su lugar en la sociedad: un lugar que, como ciudadanas, no podía estar en los niveles inferiores en los que se las relegaba. Ya conocemos cómo por fin y tras un largo y duro camino, las mujeres consiguieron el derecho al voto y a la representación política; cómo las mujeres comenzaron a ocupar los pupitres en las escuelas y en las universidades, los puestos de trabajo, a hacerse visibles en la creación literaria, en el arte, en los deportes y en las calles.
  • En 1936, existían ya ministerios ocupados por mujeres, y tras cinco años de intenso trabajo, la mujer iba, poco a poco, ocupando su lugar en la sociedad. La sublevación militar de julio de 1936 acabó de golpe con todo el trabajo realizado, suspendiendo las libertades, aboliendo las leyes y destruyendo todos los avances conseguidos de manera tan trabajosa. Los sublevados, que ocuparon espúreamente el poder, recurrieron a la fuerza bruta para hacer desaparecer todo vestigio de republicanismo y de valores republicanos. Se abría así un período oscuro, en el que las fuerzas negras del fascismo impusieron su ley. La tríada Iglesia, Fascismo y Ejército se aplicó con vesania inaudita a la destrucción de las estructuras políticas, sindicales y sociales por medio de un baño de sangre. Ahora ya conocemos lo sucedido: las detenciones, los asesinatos, las palizas y encarcelamientos acompañados por su cohorte de “daños colaterales”: robos, violación y malos tratos. Dentro de este horror, la mujer fue doblemente víctima: los nuevos poderes creados por el alzamiento fascista practicaban el machismo más violento, basado en la misoginia proverbial de la iglesia católica, para quien la mujer ha sido desde siempre objeto de sus ataques y excesos verbales. La mujer pasaba así de intentar ser ciudadana de pleno derecho a ser la causa de todos los males; el objeto de persecución social, la culpable a la que se debía controlar, redimir y reducir al estado ideal, que era el de la anulación total en cualquier campo de la vida. Así, la iglesia como principal ideóloga, con la colaboración de las autoridades civiles y militares, comenzaron una campaña de persecución que tenía como objetivo la mujer emancipada: el proverbial odio y miedo a la mujer cristalizaba en la prohibición de cualquier derecho: las mujeres fueron forzadas a retirarse de la vida pública, recluyéndolas de nuevo en el hogar; se restableció el antiguo esquema patriarcal, en el que las mujeres jugaban un papel inferior, despojadas de derechos civiles y pasando a depender de padres, maridos y hermanos; se persiguió a la mujer que vestía pantalón; a la que fumaba; a la que no iba a misa; a la que pretendía salir de casa… La España nacional-católica utilizó todos sus resortes con el fin de dominar a la mujer y reducirla a cero. Se llegó, incluso, a penalizar económicamente a los hombres cuya mujer trabajara fuera del hogar. Toda esta campaña fue secundada por las mujeres fascistas, que organizadas en la aberrante Sección Femenina de Falange funcionaron como correa de transmisión ideológica, difundiendo ideas contra natura entre las mujeres de las nuevas generaciones, obligadas a militar en sus filas y a comportarse de acuerdo a las normas establecidas. Las rémoras y los daños producidos por estas ideas cristalizan en la sociedad patriarcal y se hacen visibles a fecha de hoy:
  • La Constitución de nuestro país permite desigualdades entre hombres y mujeres, y la práctica cotidiana está repleta de ejemplos: los ciudadanos no eligen a su Jefe de Estado, quien lo es por la gracia de dios; las mujeres de esa familia real están relegadas a la hora de heredar tal cargo en favor de los hombres; las mujeres cobran salarios inferiores por igual trabajo; son torpedeadas en sus carreras profesionales; la sociedad patriarcal las relega y las chantajea por medio de la maternidad … Una sociedad en la que se dan todas estas anomalías sufre enfermedades, como es la de la violencia de género, que se cobra todos los años decenas y decenas de víctimas. Esta violencia es parte de los usos y costumbres sociales tolerados y hasta jaleados por las sociedades patriarcales, y forman parte de la desgraciada herencia de aquel nacional catolicismo, muchas de cuyas secuelas perduran a fecha de hoy en nuestra sociedad. Los ciudadanos todos, y particularmente las mujeres, hemos de estar atentos, reflexionar y actuar sobre este tema, en el que nos va todo: luchar contra las desigualdades allí donde se den; plantar cara y denunciar cualquier tipo de discriminación, tanto en la calle como en la propia familia; practicar la tolerancia cero con cualquier tipo de agresión, sea del tipo que fuere… La sociedad patriarcal, basada en la jerarquía y en la desigualdad, debe desaparecer de nuestras estructuras, y esa desaparición, que ya se está haciendo esperar demasiado, ha de ser objetivo del trabajo incesante de todos, siendo nosotras, amigas, las primeras llamadas a impulsarla. Grupo Verdad y Justicia de Valladolid
  • Mª Luisa Labrador Mujeres en la retaguardia. De la guerra civil española Ellas no querían la guerra: querían que las dejaran vivir en paz. Esta es la pequeña historia de muchas mujeres que defendieron sus ideales en la retaguardia de una guerra. Mientras ellos hacían la muerte defendiendo la República en las trincheras, ellas cuidaban la vida defendiendo a la República en la retaguardia, sosteniendo la vida de sus compañeros encarcelados o manteniendo vivas a sus criaturas sorteando la pobreza. Por este trabajo haciendo paz en la retaguardia, muchas mujeres republicanas abarrotaron las cárceles franquistas y otras murieron fusiladas. Si alguien quisiera saber de ellas, ¿en que archivos podría encontrar a estas heroínas cuando ya sabíamos de tantos héroes? El 14 de abril de 1996 doscientas mujeres que habían defendido la República se reunieron en Madrid para recibir un homenaje de las feministas de la Librería de Mujeres. Llegaron de todos los rincones de España, comunistas, anarquistas o socialistas, en ese momento desaparecieron filiaciones y partidos, estaban allí como mujeres que se habían entregado a una creencia que iba más allá de ideas o ideologias: defender la libertad y la vida. Y ese primer homenaje lo recibían  de las mujeres feministas.
  • Este acto nos dejó un hermoso regalo: varias de estas mujeres comenzaron a frecuentar la librería para comentar con nosotras la vida. Cuando alguna aparecía por allí, se sentaba en la mesa camilla donde trabajamos e iba desgranando sus recuerdos, sus pensamientos, sus convicciones. Fascinadas como criaturas escuchando un cuento, oíamos las orgullosas historias de aquellos primeros meses de la guerra, cuando las mujeres tomaron las riendas porque sus hombres estaban en el frente y organizaron el reparto del pan para que llegara a todas y a todos y nadie acaparase. La toma de los autobuses para que la ciudad no quedara paralizada, la reorganización de las escuelas en los barios, la acogida de familias que llegaban huyendo de las masacres... Y aquel tiempo de la cárcel, el frío y las torturas, el hambre o las risas repartiendo un huevo duro entre las siete compañeras de celda. Pero también como aquellas maestras presas enseñaban a leer y escribir a las que no sabían y éstas a coser o bordar a las mujeres más formadas. … ..Y hablaban de la lucha de clases y de la lucha de las mujeres, del amor a los que parecen menos y que son más. Creaban un ambiente mágico, creaban la maravilla con sus palabras, con sus miradas oscuras directas a los ojos que conmovían el corazón. Acusadas tantas veces a lo largo de su vida con palabras hermosas en las que creían, siendo lo que no podían dejar de ser: rebeldes, pobres o rojas y que a ellas les hacían sentirse orgullosas, más convencidas cada día de que su lado era el lado justo. 1325 mujeres tejiendo la paz. Dirigido por Manuela Mesa Peinado de CEIPAZ .
  • Mª Ángeles Sierra Es hora compañeras y compañeros, de retroceder sobre nuestros pasos, de reflexionar sobre nuestros actos y de avanzar hacia nuestro futuro. Hora de asumir nuestros errores y hora ya de emprender nuestro camino desde el conocimiento y el respeto a nuestra historia hasta la libertad, pasando por nuestra instransferible responsabilidad de ser los únicos dueños de nuestros aciertos y nuestros errores desde nuestra participación y acción directa, ajena de complejos y parapetos y exenta de delegados. El orden político y social actual no funcionan, La supuesta separación de poderes no funciona, los distintivos más elementales de representatividad, política, sindical y asociativa ciudadana tampoco están funcionando, por tanto el sistema no funciona. Y si el sistema no funciona es porque nosotros en conjunto y como sumatorio de acciones individuales, tampoco funcionamos. Nuestros antepasados, se fueron de este mundo con la rabia y el dolor de no haber conocido, ni la justicia, ni la igualdad, ni la libertad. La misma justicia, la misma igualdad y la misma libertad que hoy todos y cada uno de nosotros añoramos. Hoy en conmemoración del día de la Republica os traigo un poema que tal vez nunca debió de haber sido escrito y mucho menos vivido cuando yo misma aun no contaba ni 10 años. Solo si reflexionamos, si somos capaces de hacer autocrítica, corregimos y actuamos, quizás, algún día, estas y otras muchas injusticias se vayan erradicando.
  • Lloraba el abuelo. Lloraba el abuelo Sentado en su puerta Mascaba el tabaco Mascaba su pena. Mis ojos de niña, miraban su cara, su gesto perdido, su hermano del alma. Cuando era consciente que yo le miraba su garganta seca, un grito lanzaba. Soltaba un bostezo, lanzaba un gemido, blafemaba al viento el abuelo herido. Pregunté a mi abuela: “ ¿Qué tiene el abuelo?” Y a contarme un cuento, me sentó en el suelo. Llegaban de noche, eran asesinos, mataban personas, se llevaban niños. Tu abuelo, mi niña, tenía un hermano, tenía cuñada, dos sobrinos sanos. Pasó aquella noche El camión a su puerta, se llevaron todo, su vida y la nuestra “ ¿Qué hizo su hermano?” -Pregunté a mi abuela- Trabajar, vivir, ser fiel a su tierra. Cuando vi a la abuela sacar su pañuelo y esconder su rosto, me oculté en el suelo. Qué historia tan triste, contaba la abuela, mientras el abuelo, mascaba la pena. ¡Viva la REPÚBLICA!
  • Carmen Porrero CARMEN ARROJO MAROTO - Memoria de una militante de bandera tricolor Carmen, sigue viviendo en la casa donde nació hace más de 90 años, en el madrileño barrio de las Vistillas. En la puerta de su casa tiene clavada una bandera republicana con un mensaje “No a la guerra”. Esta mujer concibe la militancia contra lo injusto como un modo de vida. Su voz siempre se alzara ante los que quieran escucharla. Un 18 de julio de hace 74 años, Carmen se encontraba en Madrid. Como militante de la Juventud Socialista Unificada estaba muy enterada de los acontecimientos políticos y, al igual que el resto de sus compañeros, se temía que el pronunciamiento militar se diera en cualquier momento. A esta joven militante le tocó encargarse de la secretaria femenina del sector de las Vistillas, pronto destacó notoriamente por llevar a cabo iniciativas que sentaron precedente y ayudaron sobre todo a muchas mujeres que se quedaban en la retaguardia. Carmen organizó en esos primeros días, varios talleres para ayudar a los que acudían al frente surtiéndoles de comida y ropa. Con estas iniciativas Carmen logró que el trabajo de estas mujeres que cosían y cocinaban para los soldados fuera remunerado cuando se institucionalizó la intendencia militar, y corriera con los gastos el Ministerio de Guerra de la II Republica.
  • Ana Redondo Cuando se estableció la intendencia las chicas de los talleres pasaron a cobrar 10 pesetas al día y más de 90 mujeres vieron remunerada su labor. Organizó una guardería para los niños de los combatientes que iban al frente a defender la legalidad Republicana e impedir que las tropas franquistas avanzaran hacia la capital. Cuando las cosas comenzaron a no vislumbrar cambios, Carmen tramitó pasaportes para escapar de la barbarie. Acudió al puerto de Alicante a la espera del barco inglés que nunca llegó. Como ella alrededor de 20.000 personas mas ahogaron su desesperanza en las prisiones y campos de concentración donde fueron trasladados desde el puerto. Pudo irse de Madrid gracias a la documentación que le prestó una compañera. De nuevo en la capital, logró refugiarse en casa de una tía, pero pronto comenzó su exilio interior. Primero en Galicia, y después en diferentes ciudades españolas. Carmen sobrevivió ocultando su verdadera identidad. La historia de Carmen Arrojo es la de una de esas mujeres republicanas, las grandes perdedoras tanto en la guerra como en la dictadura. A la pérdida de familiares, compañeros o amigos, se sumó otra que no recuperarían hasta volver a la democracia: la de los derechos sociales y políticos conseguidos en la II República. La biografía de esta superviviente es también la historia de muchas luchadoras a las que, salvo escasas excepciones , no se les ha reconocido su labor de militancia en la lucha por los derechos civiles de las mujeres. Carmen representa la valentía y heroicidad de la mujer republicana.
  • Pilar Rodríguez Mujeres Libres de España 1936-1939: Cuando florecieron las rosas de fuego En la década de 1930, en una dramática coyuntura dominada por la Guerra Civil, existió en España la Agrupación de Mujeres Libres, iniciativa de organización femenina radical de masas como no ha habido otra en el ámbito iberoamericano, tanto por su desarrollo cuantitativo como porque ha sido la expresión más acabada de los vínculos históricos entre feminismo y anarquismo.   Himno de Mujeres Libres (Octubre de 1937) “ Puño en alto mujeres de Iberia hacia horizontes preñados de luz por rutas ardientes, los pies en la tierra la frente en lo azul. Afirmando promesas de vida desafiamos la tradición modelemos la arcilla caliente de un mundo que nace del dolor. ¡Qué el pasado se hunda en la nada! ¡Qué nos importa el ayer! Queremos escribir de nuevo la palabra MUJER. Puño en alto mujeres del mundo hacia horizontes preñados de luz, por rutas ardientes, adelante, adelante, de cara a la luz.”
  • Charo Gutiérrez En los momentos, en los que se instauró una nueva Constitución, –9 de diciembre de 1931–, se estableció el concepto de “escuela única” de carácter laico, gratuito y obligatorio en las enseñanzas primarias, a la que se añadió el concepto de coeducación, y, por consiguiente, amplitud de posibilidades culturales, tanto para hombres como para mujeres. El clima económico, que se heredó era deprimente en las zonas rurales. Sin demasiadas posibilidades de trabajo, o perspectivas de vida, eran comunes los éxodos hacia las zonas de ciudad y la ausencia de mano de obra en las tierras. Además, el analfabetismo era mayoritario en gran parte de España. El Ministerio de Instrucción Pública estimó que debían de construirse unas 27.000 escuelas. Así, el gobierno republicano aumentó el presupuesto para educación de un 5, 5 por ciento al 7 por cien del total presupuestario; el número de alumnos en la Enseñanza Media creció de 70.000 alumnos a unos 130.000, así como el número de maestros que pasó de 36.000 a 51.000. A LAS MAESTRAS DE LA II REPÚBLICA
  • Por otra parte, esto implicaba más maestros, mejor preparados y capacitados. En la nueva configuración político-social, que se anhelaba realizar, los maestros se convirtieron en un punto clave para el consiguiente cambio económico; cambio que debía iniciarse en las zonas habitadas por los agricultores, ganaderos y pequeña industria. El Decreto de 3 de julio de 1931.establecía la creación de 7.000 plazas para maestros y maestras, “[...] si algo no puede negarse hoy a la II República es, sin duda, su ambicioso proyecto de reforma del sistema educativo. Sin duda, uno de los mayores logros de la Segunda República fue la concesión del derecho a voto a las mujeres, según lo disponía el artículo 34 de la Constitución de 1931; esto equivalía a igualdad de sexos, promoción de derechos civiles y laborales para la mujer, entre otras disposiciones como acceso a los cargos de notarios o ser candidatas en las Diputaciones. La mujer se constituyó como, reconocido o no por las fuerzas de política educativa, en un ente totalmente capacitado y determinante para intervenir en la esfera rural del país. En este contexto, las maestras fueron una figura esencial en la evolución y desarrollo de la historia de la educación española. Su elección, o destino docente, estuvo ligado a pequeñas poblaciones o localidades rurales en las que crecimos. Fueron ellas las primeras en darnos a conocer la importancia de las primeras letras del alfabeto, los usos del sistema algebraico…Sobre todo, las maestras rurales han sido un elemento de transformación en el pequeño mundo del alumnado y su ambiente.
  • Sirva este homenaje para reconocer a las maestras como motor fundamental de cambio en aquellas zonas rurales con escaso desarrollo económico, social y cultural. Las maestras rurales fueron mujeres jóvenes, que estudiaron en una facultad del Magisterio, obtenían su título universitario, y después opositaban o se formaban para obtener su puesto de trabajo. Estas maestras consiguieron independencia económica, que aunque no se tradujese en altos lujos, si permitía que estas mujeres se desvinculasen del núcleo familiar para iniciar una nueva vida. En esta nueva vida se incluía un apasionado proyecto, didáctico avalado por la ideología de la Escuela Nueva y la metodología activa. La Segunda República, considera a la maestra rural como ente dinamizador de conversión social, de agente de cambio y de defensa de las clases menos pudientes. Una vez separadas del valor moral religioso, en la Segunda República las mujeres, maestras de zonas rurales, son ciudadanas, trabajadoras únicas capaces de sociabilizar a los niños y niñas de sus escuelas. Y en la medida que las circunstancias lo permitieron, intentaron convertir a familias de los pueblos, siempre a través de la educación de sus hijos e hijas, en seres sociales democráticos que viviesen para el conocimiento. De nuestra mano está el preguntarnos si lo lograron. En cualquier caso, hoy queremos reconocer aquí su esfuerzo y valentía. ¡ Salud y República! Foro feminista de Valladolid, 14 de abril de 2011
  • María Sánchez En 2009, las movilizaciones ciudadanas por los efectos de la crisis, no tan distintos a los que sufrimos aquí, hicieron dimitir en bloque al Gobierno de Islandia. Como resultado de las siguientes elecciones anticipadas, fue elegida por primera vez una mujer como primera ministra. Desde ese momento, Islandia ha seguido un camino difícil: el de no plegarse a las exigencias del FMI y del resto de instituciones del capitalismo global. Ha sido la ciudadanía quien ha ido decidiendo qué se debía hacer frente a la deuda de los bancos islandeses y ha sido esta misma ciudadanía, quien ha emprendido la tarea de redactar una nueva Constitución. No es un mérito exclusivo de la primera ministra: nunca una sola persona trae de la mano cambios tan profundos. Y tampoco se trata de afirmar que las mujeres son garantía de nuevas políticas, o nuevas formas de hacer política: ahí tenemos a Angela Merkel, por ejemplo, como guardiana de la ortodoxia. Pero sí se puede decir que son especialmente los cambios profundos en política los que abren paso a la presencia de las mujeres. Lo estamos viendo también en Túnez. Ese país, a cuyo pueblo se mira con paternalismo y compasión, al que muchos se han visto tentados de acudir a asesorar, no fuera que su minoría de edad civilizatoria les hiciera caer en un régimen islamista. Pues bien, en ese país, acaban de aprobar la normativa más exigente en materia de paridad electoral, con apoyo prácticamente unánime de todas las fuerzas políticas. Listas paritarias y en cremallera, lo que no ha hecho Francia, a lo que no se ha llegado aquí, aunque, por ejemplo, en Izquierda Unida lo apliquemos voluntariamente.
  • Lo que trato de señalar es que cuando nuestro papel en la vida pública y nuestros derechos realmente aceleran es en el marco de grandes transformaciones sociales y políticas. Cuando la sociedad realmente se moviliza y se replantea de raíz el modelo económico e institucional en el que vivimos. Exactamente igual que ocurrió en la Segunda República, en la que no solo se sustituyó la Monarquía por un gobierno legítimo, sino que se cuestionaron de raíz los cimientos de la sociedad y las instituciones. En ese momento histórico nuestros derechos avanzaron como no lo han hecho en ningún otro momento. No solo en materia de sufragio, sino también “en los ámbitos de la maternidad, de la familia, del trabajo y de la educación”, como recuerda hoy Mary Nash en las páginas del diario Público. Ahora que la crisis se ha llevado por delante los avances de los últimos años deberíamos tenerlo muy presente. Se ha llevado por delante desde lo más simbólico como el Ministerio de Igualdad o la paridad en el Gobierno, hasta el avance en la incorporación de la mujer al mercado laboral. Si en algún momento parecía que empezaba a incorporarse el enfoque de género a las políticas que se ponían en marcha, la crisis ha servido como excusa para guardado en el cajón de las cosas que pueden esperar. Ahí viene el peligro: los grandes ajustes, las reformas del mercado laboral o de las pensiones nos afectan de lleno a las mujeres, y especialmente a las jóvenes, ya que partimos de situaciones desiguales, ya que no jugamos con las mismas reglas de juego. Como en la Segunda República, no se trata solo de sustituir la Monarquía por una jefatura de Estado democrática, como os decía antes. Se trata de pelear por una Tercera República que luche por la igualdad real en todos los frentes, y en la que las mujeres debemos tener un papel decisivo. Mi generación mira al pasado con anhelo, mira al periodo republicano para visualizar el avance del Estado de Bienestar y el Estado de los derechos. No es una mirada melancólica, sino llena de ilusión: porque hoy reivindicamos nuestro derecho a mirar al pasado para reconocer el futuro que deseamos. Salud y República.
  •