Your SlideShare is downloading. ×
ECONOMÍA AGRÍCOLA
               CAZA Y TRÁFICO ILEGAL DE LA FAUNA MEXICANA



INTRODUCCIÓN

La diversidad de especies en ...
   India                433

                                     Indonesia            519
                           ...
(Bubulcus ibis) originarios del Viejo mundo, y otras se han ido para siempre como el
Carpintero imperial (Campephilus impe...
consideran 192 especies- 8 extintas, 1 extinta en la naturaleza, 5 extirpadas, 45 en peligro
de extinción y 62 amenazadas ...
De esta manera, México exporta clandestinamente 2 mil trescientas especies
principalmente a Estados Unidos – tan sólo entr...
INVOLUCRADOS              EN            EL        TRÁFICO      DE         ESPECIES
Existen denuncias en contra de mexicano...
Mascota (2000) escribe: “la región de la sierra occidental se encuentra seriamente abatida
por los cazadores furtivos y lo...
TRAFICO DE ANIMALES UN NEGOCIO MILLONARIO


     Brasil es una de las principales fuentes del contrabando de fauna, más d...
Es así que la arara-azul-de-lear, una de las aves brasileñas más amenazadas, cuesta
hasta 60 mil dólares en Europa, Améric...
Una alternativa contra el tráfico es la cría de animales, negocio que promete altas
   ganancias. Un tucán, pájaro de colo...
peligro de extinción y tenerlas como adornos en sus residencias, explicó Marisol Vega,
agente del Ministerio Público de di...
“A los menores de edad se les hace fácil tener una serpiente, una iguana o una tarántula
en casa y los padres lo permiten ...
Por ejemplo, las alas de mariposas pueden cotizarse hasta en 33 mil pesos en China. Aquí,
en nuestro país, Puebla se ha co...
de un tráfico de aves, definitivamente no”, argumentó, por su parte, Enrique Ranos
Buendía, delegado de la Procuraduría Ge...
En Baja California Sur son las cabras silvestres las que están siendo erradicadas en la isla
Espíritu Santo frente a la Ba...
   Ceballos, G. Y Márquez V. L. (2000) Las aves de México en peligro de Extinción.
    Fondo de Cultura Económica, pp:42-...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Caza y tráfico ilegal de la avifauna mexicana

7,170

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
7,170
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
57
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Caza y tráfico ilegal de la avifauna mexicana"

  1. 1. ECONOMÍA AGRÍCOLA CAZA Y TRÁFICO ILEGAL DE LA FAUNA MEXICANA INTRODUCCIÓN La diversidad de especies en el planeta ha sido estimada entre 5 y 50 millones o más, aunque a la fecha sólo se han descrito alrededor de 1.4 millones (McNeelly et al., 1990). El número total de especies conocidas en México es de 64 878 aproximadamente. Junto con Brasil, Colombia e lndonesia, México se encuentra entre los primeros lugares de las listas de riqueza de especies. Al respecto, se han descrito 26 mil especies de plantas, 282 especies de anfibios, 707 de reptiles y 439 de mamíferos. Estas cifras, comparadas con otros países en el plano mundial, colocan a México como un país megadiverso, ya que presento al menos 10% de la diversidad terrestre del planeta (Mittermeier y Goettsch, 1992). En el cuadro siguiente se muestra el lugar que ocupa nuestro país con respecto a algunos vertebrados y plantas. Grupo País Número de especies  Brasil  55,000  Colombia  45,000  China  30,000 Plantas  México  26,000  Australia  25,000  Brasil  516  Colombia  407  Ecuador  358 Anfibios  México  282  Indonesia  270  México  707  Australia  597 Reptiles  Indonesia  529  Brasil  462
  2. 2.  India  433  Indonesia  519  México  439  Brasil  421 Mamíferos  China  410  Zaire  409 Tomado de: Mittermeir y Goettsch, 1992. Aunada a esta riqueza, México cuenta con gran cantidad de especies distribuidas exclusivarnente dentro de sus límites geopoliticos, es decir, especies endémicas. Más de 900 especies de vertebrados son exclusivas de nuestro territorio. CAZA Y TRÁFICO ILEGAL DE LA FAUNA MEXICANA En 1554 Fernando Cervantes De Salazar describió maravillado la abundancia de especies animales que surcaban las tierras fértiles de las Indias. Frente a sus ojos, narra, tal espectáculo de diversidad era como una lluvia de estrellas fugaces que se desmenuzaban en un universo verde de vegetación, o deambulan por el azul turquesa de sus cristalinos lagos, ríos y lagunas: “Hay tantos animales, que aún los que no los buscan ni son cazadores encuentran a cada paso águilas, garzas reales y patos salvaje; o bien liebres, conejos, venados, osos y tigres (Pumas)”. La noticia de tal exuberancia, cual fragancia exquisita, se esparció desde entonces por el mundo entero. Había ya una necesidad por verla, por poseerla, por saquearla. Pero ¿Qué ha cambiado? Actualmente seguimos siendo un país exuberante con relación al resto del mundo, no obstante la manera de ver el paisaje mexicano ha trasmutado de un realismo puro a un expresionismo abstracto. Esto debido principalmente al creciente avance urbano, poblacional, tecnológico, a la desigualdad socio-económica, al mal manejo, a la deficiente planeación y a la falta de educación, que en su conjunto han modificado directa e indirectamente el ambiente de una forma desordenada, llenando nuestros ojos de polvo, que nubla la grandeza de nuestro legado natural. La abundancia de las especies ha cambiado notablemente. Es común ver especies como el Zanate (Quiscalus mexicanus) surcando las ciudades en tal número que en algunas regiones se consideran una plaga, mientras que especies como el Quetzal (Pharomacrus mocinno), sólo en un evento fortuito se le puede ver surcando los bosques húmedos del sur de México, resquicio de su distribución original que abarcaba desde la sierra norte de Puebla (Quetzalan). La composición de especies ha cambiado en el paisaje mexicano. Unas han arribado de regiones lejanas como el gorrión común (Passer domesticus) y la garza Ganadera
  3. 3. (Bubulcus ibis) originarios del Viejo mundo, y otras se han ido para siempre como el Carpintero imperial (Campephilus imperialis) el más grande del mundo. Pero lo más inaudito es que se ha mantenido el vicio de la sobre explotación de la flora y fauna nativa, bajo el erróneo supuesto de la abundancia sin límite. De esto último, se han aprovechado traficantes y cazadores que han hecho negocios multimillonarios a nivel nacional e internacional con la compra-venta de especies, haciendo pender de un hilo la existencia de muchas especies de aves mexicanas. LA AVIFAUNA DE MÉXICO México sufre de dualidades que le aquejan, extremos opuestos que se superponen, que se enfrentan: así como la noche es una lucha constante para que el sol resurja nuevamente, como lo pensaban los aztecas, la zona Neártica y la Neotropical definen el mosaico de hábitats propicios para los organismos que surcan la región de Anáhuac. Por eso para entender la distribución y abundancia de la avifauna mexicana es necesario hacer un recuento de los factores tanto físicos como biogeográficos que dieron pie a este arreglo. Como explica oportunamente Fernando Benítez (1972) “México es comparable a una elevada casa donde los climas corresponden a cada piso. Desde luego la costa húmeda y ardiente compone la planta baja. Sus anchas ventanas dan al mar un mar tibio y azul, deslumbrador, casi siempre desierto, sobre el que vuelan chillando las gaviotas. El entresuelo lo forman los climas intermedios de las cordilleras. A mil doscientos metros de altura, entre las agujas sedosas de Oyamel y el brillo oscuro del encino, florecen al amparo de su techo de nieblas, el cacao, la vainilla, el tabaco, la orquídea, el naranjo y el limonero, revuela la mariposa y el pájaro de encendidos colores. Este es México pero no el único México. Hay un desierto en el Norte y una tierra caliza sin ríos y sin montañas al sureste; un bosque impenetrable de zapotes y maderas preciosas, una tierra de ríos y de pantanos primitivos a la mitad del golfo, llamada tabasco, y una península, la de Baja California, en la que las perlas y los mares fríos suceden a las playas cálidas y al mondo espinazo de las sierras calcinadas”. Con este cuadro sin igual que traza a detalle Benítez, le da un preámbulo para continúa ahora de manera más profunda “La nota esencial de la geografía no es el valle, ni el río, ni el bosque, si no la montaña, una montaña deshecha en cordillera que invade a lo largo y ancho las tres cuartas partes del suelo mexicano”. De esta manera, es evidente la importancia de la montaña, ya que, es donde se concentran el mayor número de aves endémicas en el país. En México existen 1050 especies de aves -repartidas en 468 géneros, 78 familias y 22 órdenes (Howell y Webb, 1995) y por estos méritos ocupa el onceavo lugar en el mundo. Los estados más ricos en cuanto a riqueza de especies son Oaxaca (669), Veracruz (687) Chiapas (647), y Guerrero (528). En cuanto a las especies endémicas (101) estas se localizan principalmente en la Sierra Madre Oriental, la Faja Volcánica Transmexicana, la Sierra Madre Occidental e islas oceánicas (Escalante et al., 1993) Con relación a las especies que se encuentran en peligro de extinción o extintas se
  4. 4. consideran 192 especies- 8 extintas, 1 extinta en la naturaleza, 5 extirpadas, 45 en peligro de extinción y 62 amenazadas y 71 frágiles (Ceballos y Márquez, 2000). NEGOCIO TRANSNACIONAL El tráfico ilegal es una “empresa” en auge que abarca todas las regiones del mundo. Sus operaciones son prosperas y redituables en naciones que cuentan con gran riqueza de organismos, como en México que se encuentra en el selecto grupo de los 12 países considerados mega diversos. Las ganancias oscilan entre los 8 y 10 mil millones de dólares anuales, un poco debajo del tráfico de drogas y el contrabando de armas; sin embargo, a diferencia de las dos actividades criminales anteriores el tráfico ilegal de especies goza de impunidad y de “suaves” castigos a los infractores, ya que no se le considera “grave”. Los productos que se ofrecen anualmente en el mercado muldial son: 600 millones de peces tropicales, 5 millones de aves, 10 millones de mamíferos, 30 mil primates vivos, 2 mil toneladas de coral, 3 millones de tortugas vivas, 140 mil colmillos de elefante y 20 millones de plantas (entre ellas cactus y orquídeas) (Fuentes J. 1997). Pero ¿Dónde está el mercado consumista de esta empresa transnacional? Son las naciones “sobrias”, justas, ricas: Japón, Estados Unidos y la Unión Europea. Tan sólo en Estados Unidos las operaciones mercantiles de la venta de especies genera 500 millones de dólares anuales. Y sí, efectivamente el que suministra la mayor cantidad de especies en este mercado negro es México: su leal y fiel surtidor – hasta de petróleo y gas domestico en los días crudos de guerra. LA AGENCIA EN NORTE Y CENTRO AMÉRICA: MÉXICO Tamaulipas, San Luis Potosí, Zacatecas, Veracruz, Guerrero, Chiapas y Oaxaca, comparten la pena de ser los Estados de mayor producción de la empresa transnacional del tráfico de especies. Seis sucursales -redes nacionales e internacionales- operan en la república mexicana, las cuales tienen su centro de operaciones en el Distrito federal y en San Luis Potosí (Velasco y Marañón, 1997). Dentro las regiones selváticas más afectadas por el saqueo de fauna silvestre se encuentran: los Tuxtlas, el valle del Uxpanapa y las Choapas (Rodríguez, 2001). Por otro lado, son famosos los centros de acopio y distribución de especies, lo increíble es que sólo se den placebos a la sociedad con los pocos operativos de decomiso y que no se frene de tajo esta actividad ilícita. El mercado de Sonora en el Distrito Federal; el mercado Liberta de Guadalajara; “el Charco Cercado” en la carretera Matehuala a Saltillo, en San Luis Potosí; diversos puntos de Tijuana, Baja California, así como centros de manufactura de pieles como en León, Guanajuato y Ciudad Juárez, Chihuahua, representan el destino intermedio del saqueo que se perpetra a los ecosistemas día con día. Townsend Peterson escribió en 1988(b): “En el Mercado libertad conté 411 individuos de 26 especies de aves nativas de México puestos a la venta con precios que alcanzaban los 100 dólares” ; mientras Iñigo Elías (1986) explica “en el mercado de Sonora de la Ciudad de México se venden muchos miles de animales cada año”.
  5. 5. De esta manera, México exporta clandestinamente 2 mil trescientas especies principalmente a Estados Unidos – tan sólo entre 1978-1980 se exportaron 71854 aves de las cuales el 90% eran pericos (Ceballos y Márquez, 2000)- con ganancias que rozan los decenas de millones de dólares, convirtiéndose así en la agencia importadora principal del tráfico de especies en Latinoamérica. Cabe destacar que las colecciones científicas- 26 en total en varios países del mundo- tienen acumuladas 221, 757 aves de México principalmente entre los siglos XIX y XX (Peterson et al. 1998). Si comparamos esta cifra de dos siglos intenso de colecta con las cifras anuales de tráfico, tan sólo en tres años de trafico se igualaría el número de especies en colecciones científicas. Es decir, la colecta tiene un impacto ínfimo comparado con la sobre explotación del saqueo de fauna ilegal. AVES TRAS LAS REJAS Restaurantes de lujo, salones de casas y colecciones privadas en los países desarrollados – Estados Unidos, Japón, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, Suecia, Francia, Italia, Suiza y Alemania- mantienen presas a 5 millones de aves de todo el mundo. Mientras tanto, en países en vías de desarrollo -como el nuestro- es incalculable el número de aves que se encuentran detrás de los férricos barrotes oxidados de una jaula, solas, tratando de asimilar el tiempo que poco a poco, bajo condiciones insalubres, se va licuando - como los episodios trágicos de los campos de concentración Nazis- haciendo más espesa la soledad y la muerte que amenaza con venir. De cada ave que llega a su destino final de venta deben de morir por regla general de 4 a 100. Unas mueren al ser arrancadas del nido; otras por el mal manejo; Otras más en el transporte, enfermedades o inanición; y en su destino final, las sobrevivientes luchan por aclimatarse a las nuevas condiciones de cautiverio: sólo pocas lo logran. Las aves con los que más se trafica en México son 30 especies como: Jilgueros, Cardenales, Centzontles, Clarines, Calandrias, de los cuales destacan los Psittaciformes -Pericos, loros y Guacamayas- y los Piciformes (Tucanes). Los primeros debido a su belleza en el plumaje y en algunas especies por su aparato productor de sonido (Siringe) que puede imitar los sonidos humanos y los segundos por su pico que recuerda a una canoa. Aproximadamente 250 mil Psittacidos se importan a los Estados unidos con ganancias de 40 millones de dólares al año (Lanette 1992); cada Guacamaya Escarlata en el extranjero se cotiza entre los 2 mil y 3 mil dólares, es por esto, que sus poblaciones están disminuyendo drásticamente, sumando la pérdida de su hábitat natural. ¿Pero qué sucede con las especies endémicas de aves? Se calcula aproximadamente que el 40 % de especies de aves endémicas para México– y en general de vertebrados -se encuentran bajo una alta presión del tráfico de especies.
  6. 6. INVOLUCRADOS EN EL TRÁFICO DE ESPECIES Existen denuncias en contra de mexicanos que comercian ilícitamente con especies en peligro de extinción desde los 80´s (Riquelme, 1996). En 1996 una notificación de la ONU y documentos interceptados por la Interpol dieron a conocer a la sociedad mexicana a los involucrados en actos ilícitos de tráfico especies silvestres. En ese entonces, nombres desconocidos como el hipódromo Agua Caliente de Tijuana, Emmet Farías, Adrían Sada Treviño. Clínica veterinaria Palazuelos, entre otros, figuraban entre el selecto grupo. Dentro de estos, destaca David Ibarra que maquiló toda una serie de empresas fantasmas con tal de vender especies al extranjero, incluso después de que México se incluyó en el CITES el 6 de Marzo de 1992. Por otro lado, El zoológico de Chapultepec, Zacango y de Guadalajara, la UNAM y el acuario Echegaray, se vieron involucrados en “desordenes” administrativos y de venta de animales pasando por alto las leyes mexicanas. Actualmente, los nombres de personas físicas y morales involucradas en el tráfico de especies silvestre se han modificado, mas los puntos en donde el tráfico se lleva a cabo se han mantenido desde antaño -como el Mercado de Sonora- que continúan existiendo. AVES EN LA MIRA Otro problema relacionado con la pérdida de biodiversidad en México es la caza. Existen tres tipos de cazadores: los deportivos, los furtivos y los de subsistencia: Los primeros designan como deporte a la actividad de matar a un ser vivo. Los cazadores furtivos, por su parte tienen bien definido los lineamientos sobre los cuales laboran, el dinero: mientras existan personas que compren presas vivas o muertas, esta elite de asesinos a sueldo seguirá existiendo. Pero en un extremo opuesto se encuentran los que cazan para subsistir; problema que tiene su origen en la desigualdad social y en el fracaso de los planes de desarrollo emprendidos por el gobierno. En este sistema de referencia, la caza afecta y ha afectado a las poblaciones de aves – como la paloma aliblanca (Zenaida asiática) la gruya blanca (Grus americana)- y ha acelerado la extinción en algunas de ellas – como la paloma mensajera (Ectopistes migratorius) y el carpintero imperial (Campephilus imperialis). Una medida preocupante en México es el creciente número de permisos que año con año se otorgan a cazadores. De 1964 a 1980 aumentó para mexicanos en un 41% y para extranjeros 21%. Se estima que el número de cazadores ilegales sobre pasa dos veces al número de legales. En el caso de Baja California (Luévano, 1994) esto tiene un efecto negativo ya que impacta a los pobladores directamente al no obtener las ganancias que un cazador legal aportaría.
  7. 7. Mascota (2000) escribe: “la región de la sierra occidental se encuentra seriamente abatida por los cazadores furtivos y los incendios forestales, que son los causantes de que la extensa y maravillosa fauna que habita esta región este en peligro de desaparecer”. Mientras tanto, en Ciudad del Carmen, Campeche, (Nota, 2000) “se exige una mayor vigilancia contra los cazadores furtivos, ya que están acabando con los recursos terrestres y marinos de la región”. Por lo anterior, se desvela un escenario negativo sobre las poblaciones de aves que surcan el paisaje mexicano debido a la caza. PROBLEMAS PARA EVITAR LA CAZA Y EL TRÁFICO DE ESPECIES Angélica Enciso (2001) en el artículo titulado “Biodiversidad: mafias impunes” enumera algunos puntos que hacen evidente la falta de capacidad para contener el saqueo de la fauna nativa en México: sólo existen 20 inspectores de vida silvestre para 16 zonas críticas de captura ilegal, 23 puntos fronterizos, 25 en aeropuertos, 17 en puertos y 27 áreas marinas protegidas, lo que es insuficiente si se considera el número y la extensión que la frontera mexicana y las provincias bióticas que tienen; las sanciones Máximas que contempla la ley son de 10 años de cárcel y 20 mil días de salario mínimo. Ambas sanciones inoperantes ya que las ganancias que genera este ilícito es superior a esa ridícula cifra; en muchos casos los permisos legales formales sirven para “lavar” lo ilegal; El campesino, o los habitantes de la zona, entre ellos niños, son quien extrae directamente el recurso y se ven explotados ya que no perciben equitativamente las ganancias generadas por este negocio; los ranchos cinegéticos presentan irregularidades además de que su número en el país es de 2442, lo que tiene un impacto negativo sobre las poblaciones completas de aves, como en el caso de la paloma aliblanca (Zenaida asiatica); Con respecto a la caza existen 36 mil cazadores registrados que generan 186 millones de pesos al año; En los zoológicos existen anomalías, ya que existe un “lavado de animales adquiridos ilegalmente; y las UMAS manejan 700 especies de flora y fauna. Los problemas han aumentado por la flexibilidad en la implementación de la Ley general de equilibrio ecológico de la vida silvestre, ya que se utiliza sólo como un requisito burocrático para explotar después con el consentimiento de la ley -como venga en gana- el destino final de la vida silvestre. En fin aquí se muestran algunos artículos donde se expresa el resultado del trafico de especies no solo en México sino en parte de Sudamérica y de otras actividades que se realizan con estas especies y con otros animales no solo la aves.
  8. 8. TRAFICO DE ANIMALES UN NEGOCIO MILLONARIO  Brasil es una de las principales fuentes del contrabando de fauna, más de 12 millones de animales son sacados cada año del país hacia un tentador mercado internacional. Ahora se combatirá ese contrabando con la activación de una red de información y cooperación en América del Sur. El tráfico de animales silvestres, un negocio mundial de 20 mil millones de dólares anuales, ya no es en América preocupación sólo de algunos países. Una red de información y cooperación contra el comercio ilegal de animales y plantas está en construcción en América del Sur, donde la alta biodiversidad atrae a los traficantes de especies. La estrategia, que espera frenar un negocio que tiene vínculos con el narcotráfico, se acordó en la primera Conferencia Sudamericana sobre el Comercio Ilegal de la Fauna Silvestre, que reunió en julio a 150 expertos y autoridades en Brasilia. La conferencia, organizada por la brasileña Red Nacional de Combate al Tráfico de Animales Silvestres (Renctas), fue también promovida por el Departamento de Estado de Estados Unidos. La participación de Washington respondió a una inquietud adicional, la asociación entre los traficantes de fauna y de drogas. Entre 30 y 40 por ciento de las 350 o 400 cuadrillas que practican en Brasil el contrabando de animales mantienen vínculos con el narcotráfico, aseguró a Tierramérica el coordinador de Renctas y de la Conferencia, Dener Giovanni. La red sudamericana será coordinada desde Brasilia por Renctas, cuyo modelo será utilizado por los demás países. Habrá así redes nacionales de organizaciones no gubernamentales, autoridades ambientales y policiales, y empresas y personas interesadas en el problema. Las actividades conjuntas previstas son la habilitación de un banco de datos con listas de traficantes de todos los países, campañas de educación ambiental e intercambio de informaciones. Traffic de Ecuador, un proyecto apoyado por ONG internacionales, apoyará a Renctas en el diseño de la red subcontinental y en su implantación. El tráfico de animales prospera ante la tolerancia social y sigue la lógica implacable del mercado. Las especies más escasas obtienen los mejores precios y son, por tanto, las más cazadas, acentuándose el riesgo de su extinción.
  9. 9. Es así que la arara-azul-de-lear, una de las aves brasileñas más amenazadas, cuesta hasta 60 mil dólares en Europa, América del Norte y Asia, las regiones de mayor demanda. El tráfico es también depredador y contribuye a la escasez, ya que sólo uno de cada diez animales arrebatados a su medio natural llega vivo al comprador final. Pocas personas consideran un delito adquirir hermosos pájaros y monos sacados de su hábitat en países lejanos, y mantenerlos cautivos en un zoológico particular es un deseo de muchos. En consecuencia, el contrabando goza de cierta impunidad. Como en el caso del narcotráfico, los principales proveedores son países en desarrollo y la demanda se concentra en los industrializados. Es necesario que los países ricos reduzcan "el consumo insostenible de la fauna exótica", del mismo modo que hacen falta alternativas económicas para las comunidades pobres que capturan animales como medio de supervivencia, señaló el ministro brasileño de Medio Ambiente, José Sarney Filho. Brasil es una de las principales fuentes del contrabando de fauna, con 15 a 20 por ciento del total mundial, calculó Giovanni. Más de 12 millones de animales son sacados cada año del país. Esa sangría agrava el riesgo de extinción que pesa sobre 208 especies en Brasil, advirtió el ministro. El mercado internacional está estimulado por personas que buscan ejemplares raros, pero incluye también a la industria farmacéutica, que compra especies venenosas, como arañas y serpientes. Se trata de la llamada biopiratería, que paga centavos de dólar por cada animal en los países pobres y alimenta la lucrativa producción de medicamentos. Además de la demanda de seres vivos, hay un gran comercio de cueros, plumas, órganos y otras partes, que también arremete contra la biodiversidad, observó Giovanni. Un cuadro de alas de mariposas puede costar tres mil dólares en China, por ejemplo. El mercado interno es también muy activo. Ferias ilegales tienen lugar con regularidad en las ciudades brasileñas. El Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA, autoridad ambiental nacional) aumentó este año la represión. Pero los inspectores del IBAMA en Sao Paulo reconocieron su impotencia. Ni siquiera disponen de locales de acogida para la cantidad de animales que pueden recuperar en una sola operación.
  10. 10. Una alternativa contra el tráfico es la cría de animales, negocio que promete altas ganancias. Un tucán, pájaro de colores vivos y pico grueso, puede rendir hasta siete mil dólares en Estados Unidos, observó el zootécnico Gilberto Schickler, que elabora y participa en proyectos de manejo de aves en cautiverio reglamentados por el IBAMA. Pero las aves de mayor demanda mundial son los psitácidos, es decir, los papagayos, araras y loros, informó Schickler a Tierramérica. También aguarda la ampliación del mercado de pájaros canoros, numerosos en Brasil. Un curió, con su sonido de violín, puede igualar el costo de un automóvil nuevo, informó. La reproducción de pájaros ornamentales y canoros ya es una realidad en Estados Unidos y Europa, incluso a partir de madres adquiridas de contrabando. Pero los países de origen tienen ventajas, como el ambiente y los alimentos naturales, señaló Schickler PONEN NARCOS DE MODA EL TRÁFICO DE ESPECIES Moda. En octubre de 2008 fue rescatado este ejemplar de una mansión de presuntos narcotraficantes, ubicada en el Desierto de los Leones. Mueren en el traslado. Algunas especies mueren en el trayecto a los mercados de venta. Maltrato. Las condiciones en que los traficantes transportan a los animales son por demás deplorables. El tráfico de especies es un negocio que, según la Procuraduría General de la República, crece en México. Hace seis años era una práctica que ocupaba el tercer lugar en la lista de delitos ambientales. Hoy está a la par de la tala de árboles y las ganancias que derivan de su práctica son sólo superadas por el tráfico de drogas y armas. Datos de la Unidad Especializada en Investigación en Delitos Contra el Ambiente revelan que el tráfico “hormiga” de especies es el más común en México y en él están involucrados, principalmente, adolescentes que sustraen a los animales de su hábitat natural o los compran para tenerlos en casa como mascotas, a pesar de que esta práctica constituye un delito penado con hasta nueve años de prisión y 300 días de multa por el Código Penal Federal. Pero otro fenómeno que ha hecho que crezca el tráfico de especies es la moda impuesta entre narcotraficantes mexicanos para adquirir de manera ilícita especies exóticas en
  11. 11. peligro de extinción y tenerlas como adornos en sus residencias, explicó Marisol Vega, agente del Ministerio Público de dicha fiscalía. Habrá que recordar el hallazgo ocurrido hace 10 meses en una residencia del Desierto de los Leones, en Cuajimalpa, propiedad de presuntos narcotraficantes. En su interior, además de muebles lujosos, la Secretaría de Seguridad Pública federal encontró un zoológico particular. Ahí, había tres jaulas donde fueron hallados dos leones africanos, un tigre blanco y un tigre albino —ambos procedentes de Siberia o Tailandia—, así como dos panteras negras sudamericanas y un simio africano. Jaime López, el médico veterinario que revisó a estos animales, señaló que todos ellos estaban en buenas condiciones y nutridos, pese a que su alimentación implica un costo diario aproximado de cuatro mil pesos. María Elena Sánchez, presidenta de la organización ambientalista Teyeliz, considera que los capos de la droga suelen tener a ese tipo de especies exóticas como símbolos de poder, fuerza y valentía. Indica que la práctica es cada vez más común, que ya han comenzado a establecerse en el país criaderos de leones, que los venden como mascotas. En este caso, estos animales logran sobrevivir, pero el sacarlos de su hábitat puede implicar su extinción, pues muchos de los felinos ya no pueden regresar a su manada, explicó Vega. La clandestinidad Sin embargo, el destino de otras especies es peor, pues además de que son alejados de su hábitat, entre 40% y 60% de la fauna muere en el trayecto, pues debido a la clandestinidad, los animales son transportados en pésimas condiciones. “Los animales a veces son transportados por paquetería, sedados, con fracturas, en estado de deshidratación y desnutrición severa y en el caso de las aves les sujetan el pico y las alas con cinta canela”, explicó la agente del MP. De acuerdo con la Unidad Especializada en Investigación en Delitos Contra el Ambiente de la PGR, San Luis Potosí y en el mercado de Sonora, en el Distrito Federal, son las “zonas rojas” donde más ocurre el tráfico ilegal de especies de todo el país, desde aves y arácnidos, hasta serpientes, iguanas y venados. Es en esos lugares donde los adolescentes suelen adquirir sus mascotas.
  12. 12. “A los menores de edad se les hace fácil tener una serpiente, una iguana o una tarántula en casa y los padres lo permiten porque no hay una cultura de protección a la fauna; entonces cuando descubrimos a estos adolescentes con los animales en la calle los remitimos al MP y entonces vienen las mamás lamentándose diciendo que no sabían que era un delito, pero sí lo es y debe ser sancionado”, advierte Marisol Vega. El 4 de septiembre pasado, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) detuvo a Daniel Zárate, “El Negro”, quien es uno de los principales presuntos traficantes de animales en el mercado de Sonora. La PGR asegura que el mayor tráfico de especies es interno. La Profepa tiene identificadas por lo menos tres rutas del tráfico de animales en el país. La primera de ellas va del Sur (península de Yucatán) hacia Veracruz. Desde aquí comienza una segunda ruta que va hacia Puebla y el DF. Y de la capital se traslada a las especies a ciudades como Guadalajara y Monterrey. MÉXICO, FOCO DE ATENCIÓN DE TRÁFICO DE ESPECIES El tráfico de especies genera ganancias a nivel mundial por 25 mil millones de dólares, es decir, alrededor de 274 mil millones de pesos. No cabe duda que los negocios ilegales son los que mayor éxito tienen. Sólo detrás del tráfico de drogas y armas se ubica el de animales, en él se mezcla gente de todos los estratos sociales y hasta narcotraficantes que lo utilizan para incrementar su poder. De acuerdo con la Convención Internacional sobre el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, este tipo de "negocio" genera ganancias a nivel mundial por 25 mil millones de dólares al año, algo así como 274 mil millones de pesos, como en el caso del narcotráfico, los principales proveedores son países en desarrollo y la demanda se concentra en los industrializados. México no es la excepción, de hecho, América Latina es uno de los principales focos de atención de traficantes de especies por su biodiversidad. México es uno de los cinco países que poseen la mayor diversidad biológica del planeta y el segundo país en tipos de ecosistemas. México tiene mil 336 especies de fauna y 612 de flora que se encuentran en la lista de especies en riesgo de extinción. De acuerdo con datos de la Convención Internacional sobre el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, cada año 4 millones de aves se comercializan en países desarrollados para ser expuestos en restaurantes de lujo o en residencias de coleccionistas privados.
  13. 13. Por ejemplo, las alas de mariposas pueden cotizarse hasta en 33 mil pesos en China. Aquí, en nuestro país, Puebla se ha convertido en un mercado ilegal de este tipo de animales. PUEBLA: REBASA LÍMITES LA VENTA ILEGAL DE AVES La venta ilegal de aves ha rebasado los límites. Actualmente en Puebla no sólo se comercializan en tianguis y mercados, también por Internet. “Sabemos que hay ventas por Internet, sabemos que algunas posiblemente están bien cuando llega la autoridad y las inspecciona, pues simplemente te muestran que tienen especies que están permitidas o que las tienen registradas”, comentó Rubén Pedro Rodríguez Torres, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). Las autoridades reconocen que hay bandas organizadas, y que lamentablemente es un problema difícil de enfrentar, y para tener un mejor control, se otorgan permisos para la venta de especies. “El problema es que no lo podemos detectar claramente, porque son especies que puedes llevar, si son mariposas, coleópteros, escarabajos, también están protegidos, pueden pasar en cualquier caja", explicó Rodríguez Torres. “El ave que es legal siempre va a llevar un anillito en la pata, ese anillito lleva quien lo expidió, que en este caso es la Secretaría de la Semarnat (Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales) y qué fecha es, y qué especie es”, precisó Martín Camacho, presidente de la Asociación de Pajareros. Y es evidente que los pajareros que trabajan en la vía pública no cumplen con estas normas. “Sí, todo está permitido, los criamos, unas las criamos y otras las compramos de criaderos”, reconoció el pajarero Andrés Camacho Matías. En el estado de Puebla, los reptiles, insectos, aves pequeñas o medianas y los pájaros son los más vendidos, destacando ejemplares como: guacamayas, pericos, loros, halcones y búhos, cuyo precio en el mercado negro es alto. “Al ser legal tiene más confianza, es con documentos y está en un mercado abierto y el ilegal, pues está en un mercado más cerrado, por eso aumenta el precio”, destacó Camacho. En el 2004, se aseguraron 429 especies y fueron detenidas 210 personas, y en lo que va del 2005 se aseguraron 17 ejemplares y fueron puestas a disposición de las autoridades 61 personas. la procuraduría general de la república descarta tráfico de aves, a pesar de que el tianguis de San Martín Texmelucan, es un foco rojo. “Yo creo que aquí en el estado de Puebla no tenemos esa problemática, Profepa, Semarnat, yo tengo aquí tengo poco más de dos años y no hemos tenido ese tipo de acción, a no ser que son las aves pequeñitas, los pajaritos que andan en los supermercados, pero no podríamos hablar
  14. 14. de un tráfico de aves, definitivamente no”, argumentó, por su parte, Enrique Ranos Buendía, delegado de la Procuraduría General de la República (PGR). CAMPECHE: EL “DOLOROSO” NEGOCIO DE LAS PIELES En el mundo además de la demanda de seres vivos, hay un gran comercio de pieles, plumas, colmillos y órganos. Pero los animales no sólo se enfrentan a sus cazadores, ya que al momento de ser transportados pueden sufrir lesiones, muchos se automutilan, se arrancan las plumas, se amputan los dedos de las patas y debido al hacinamiento pueden tener y contagiar alguna enfermedad. Lo peor es que esto no detiene a los traficantes. Balam, el jaguar sagrado de los antiguos mayas está en peligro de desaparecer de las selvas de Campeche, pero también el tucán, el hocofaisán, el venado cola blanca, el pavo real. Durante años, José Luis Gómez recorrió las selvas campechanas. Primero por el chicle y luego en busca del cedro y la caoba. Sabe lo que dice, la cacería furtiva y el tráfico ilegal de animales va en aumento. El mono araña ya es pocas veces visto en las ramas de los árboles, por una cría, asesinan a la madre. “Se da que para atrapar la cría, tienen que matar la madre, porque normalmente la cría va pegada a la madre”, señaló Ramón Dimas Hernández, delegado de la Semarnat. Hay ejemplares que alcanzan altos precios en el mercado negro, si están en vías de extinción, como el jaguar, el pago será mayor. “Estos representan alto valor comercial, su piel y sus colmillos básicamente”, afirmó Dimas Hernández. Grupos con armas de alto poder recorren las selvas campechanas en busca de esos animales. “Se dedica a cazar impunemente a estos bellos ejemplares, que no han entendido que es más importante mantenerlos vivos”, comentó Manuel Angulo, secretario de Ecología de Campeche. Algunos mueren por su plumaje o su piel y se convierten en la materia prima de artículos diversos. La cacería ilegal de animales va en aumento en las selvas de Campeche.
  15. 15. En Baja California Sur son las cabras silvestres las que están siendo erradicadas en la isla Espíritu Santo frente a la Bahía de La Paz. A estas se les dispara desde un helicóptero y es que ellas a su vez se acabaron, se comieron toda la flora, consumen de todo: tallos tiernos de la corteza de árboles, arbustos y hasta cactáceas, además, se reproducen rápidamente, por lo que en este caso, el control de las cabritas es para salvar el ecosistema. CONCLUSIONES El exterminio del tráfico y la caza ilegales de especies mexicanas (y de otras partes del mundo) sólo podrá llevarse a cabo con acciones firmes y sin titubeos sobre las sanciones que merecen los infractores. En primer lugar se deben de aumentar la vigilancia en las zonas propensas a la caza y al saqueo, ya que la actual ha demostrado que no puede evitar la ola de crímenes que se cometen a diario; se debe de extirpar los centros de acopio de especies -Como el Mercado de Sonora- que son la fuente que suministran al tráfico ilegal; se deben de regular los permisos de caza y las especies utilizadas para estos fines, con base a datos más precisos sobre las temporadas, abundancia y veda en el calendario Cinegético; Se deben de monitorear todos los lugares que cuenten con permisos para el uso de especies mexicanas, con el fin de tener un registro fidedigno del origen, uso y destino de todo organismo– aquello que se denomina administración; se deben establecer nuevas tasas máximas de sanciones para aquellos que trafiquen y cacen ilegalmente especies mexicanas; Se debe de capacitar a gente para la toma de decisiones sobre el destino de las especies decomisadas (Brieva et al. 2000), ya que en la mayoría de los casos las decisiones son erróneas. Todos los ciudadanos debemos de promover una brigada de monitoreo que denuncie anomalías que se detecten con respecto a estas dos actividades ilícitas. Un avance en este sentido es la reforma a la Ley General de Vida Silvestre, la cual prohíbe la captura y venta de pericos y guacamayas silvestres. Esta reforma entró en vigor el 14 de octubre de 2008. Y por último como se ha observado este es un negocio que si todos se dedicaran a el serian millonarios pero hay que hacer conciencia del daño que le estamos haciendo al mundo y a nosotros mismos. REFERENCIAS  Enciso A. L. (2001) Biodiversidad: Mafias impunes. La Jornada. 17 de septiembre.  Benítez F., (1972). Los primeros mexicanos. Edit. Era. Pp: 23.  Brieva, C., Sánchez A. Moreno F. Y N. Varela. (2000) Fundamentos sobre Rehabilitación de Animales Silvestres. Primer Congreso Internacional de Zoología, Instituto de Ciencias Naturales (ICN), Universidad de Colombia, Bogotá, 8 al 12 de Mayo.
  16. 16.  Ceballos, G. Y Márquez V. L. (2000) Las aves de México en peligro de Extinción. Fondo de Cultura Económica, pp:42-54.  Cervantes de S. F., 1554 Tres diálogos latinos. Librería Andrade y Morales.  Elias, I. (1986). En Escalante P, P., Navarro, S. A. Y Townsend P. (1998) Un análisis geográfico, ecológico e histórico de las aves terrestres de México.  Escalante, P, P., Navarro, S. A. Y T Peterson (1998) Un análisis geográfico, ecológico e histórico de las aves terrestres de México. En: Ramamoorthy et al. (1998) Diversidad biológica de México. Instituto de Biología (UNAM) Pp: 279-303)  Fuentes, J. (1997) El comercio de especies amenazadas en el mundo, El Mundo(España), 19 de diciembre.  Lanette, M. D., (1992). Mexica Bird Trade. Ted case Studies: An Online Journal, Number 1. C:96.  Luévano, J. (1994) Fauna silvestre y la conservación de espefcies. Ecológica de Baja California.  Mascota (2000) Fauna en Extinción. El informador Diario independiente. 30 de mayo.  Nota (2000) Grave depredación de especies en comunidades campechanas. Diario de México, 1 de diciembre.  Riquelme, F. E. (1996) Crece el tráfico de especies en riesgo de extinción. Excelsior. Sábado 13 de julio.  Rodríguez, G. G. (2001) El tráfico de animales, un delito redituable e impune. Excelsior, Domingo 21 de enero.  Velasco, M. de los A. Y Marañón F. G. (1997) Tráfico ilegal. La Jornada, 19 de abril.  Peterson, T., Escalona-Segura G. Y J. Griffith. (1998a) Distribution y conservation of birds of Northern Central America. Wilson Bull., 110(4), pp. 534-543.  Peterson, T. A., Navarro-Sigüenza A. Y Benítez-Díaz H. (1998b) The need for continued scientific collecting; a geographic analysis of Mexican bird specimens. IBIS 140:288-294.  http://www.tierramerica.net/2001/0805/articulo.shtml  http://www.esmas.com/noticierostelevisa/investigaciones/449829.html  EL UNIVERSAL Gabriel Cabañas Ramírez 0610143-2 4° B 4 Chapingo, México a 10 de Noviembre del 2009

×