Gálatas viii a

257 views

Published on

Octavo Modulo Estudio Carta a los Galatas

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
257
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Gálatas viii a

  1. 1.   Dr. Ismael González-Silva
  2. 2. Lo que está sucediendo en Jerusalén es trascendental. La reunión entre Pablo y los líderes de la Iglesia es extraordinaria. Tenemos ante nosotros una situación que pudo haber hecho pedazos la Iglesia justo desde el inicio. ¿Qué decisión será la que tomarán los líderes con los que Pablo tenía que hablar? Los apóstoles en Jerusalén decidieron endosar a Pablo como apóstol a los gentiles, y lo hicieron con una observación: que recuerden a “los pobres.” Leamos Gálatas 2:6-10
  3. 3. “Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron. Antes por el contrario, como vieron que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el de la circuncisión (pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión, actuó también en mí para con los gentiles), y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión. Solamente nos pidieron que nos acordásemos de los pobres; lo cual también procuré con diligencia hacer.”
  4. 4. Es inevitable que tengamos que volver a resaltar lo que es tan y tan evidente: la altanería de este apóstol cuyo nombre es Pablo. Préstele atención a un par de las frases que hace apenas unos segundos leímos. “Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron.” ¡Oiga,! ¿qué usted haría si fuera Santiago, Pedro o Juan si escucha a una persona que acaba de hablar con usted expresándose de la manera como lo esta haciendo Pablo?
  5. 5. ¿De verdad que con todo lo que ha visto no le llama la atención este hermano que Dios llamó para convertirlo en un especialista para los gentiles? Me pregunto, ¿qué es lo que le sucede a Pablo que actúa de esta forma? ¿Tiene usted alguna idea?
  6. 6. Esta distinción es de carácter fundamental ya que se establecen esferas de trabajo. Pedro a los judíos y Pablo a los gentiles. Pablo no podía cruzar esta línea porque el trato del Creador hacia los judíos es totalmente diferente al que se les dá a los gentiles. Lo que se le había revelado a Pablo no era para los judíos. Y lo que se le había dado a Pedro, y los demás, no era para los gentiles. Pero, ¿podrá darse la reconciliación entre los opuestos? Pablo hablará de esto en la carta a los Efesios pero una cosa es que lo hable y otra cosa es que se convierta realidad en la práctica. La Iglesia lo enseñó pero en la vida real no sucedió. Los pueblos se separaron. ¡Qué tristeza, qué gran tristeza!
  7. 7. Las implicaciones de lo acordado no prohibía que Pablo hablara a los judíos. Lo que sí sucede es que si “el apostol a los gentiles” hablaba a un judío no debía enfocarse como lo hacía con un gentil. De igual forma sucedió con Pedro. Pedro estaba enfocado primordialmente a los judíos y prosélitos. Distinguir ambos ministerios es esencial para una sana interpretación porque lamentablemente hemos olvidado que las cartas escritas por Pablo fueron enviadas a gentiles, no a judíos. Los cristianos han olvidado demasiado rápido que estas cartas no le están diciendo nada a los judíos en contra de lo que es la esencia de su religión. Hemos olvidado que el evangelio de Pablo es para los gentiles, NO para los judíos.
  8. 8. Esto es una tragedia de proporciones indescriptibles. Las cartas a los Gálatas, Efesios, 1, 2 Tes., Colosenses, Filipenses, Romanos, 1,2 Corintios –todas las cartas de Pablo– fueron escritas por el apóstol a los gentiles. Por lo tanto, cuando Pablo dice que no “estamos bajo la ley”, cuando dice que estamos libres de la circuncisión y que tenemos la libertad del Espíritu EL LE ESTA HABLANDO A LOS GENTILES, NO A LOS CREYENTES JUDIOS. ¿Que ha sucedido? El Cristianismo enseña que si un judío se hace creyente en Yeshua tiene que abandonar la Torah y su Judaísmo. Esto es totalmente incorrecto. A los judíos nunca se les dijo que la Torah era mala, nunca se les dijo que el Judaísmo había que echarlo a un lado. ¡Esto, ciertamente es trágico!

×