Your SlideShare is downloading. ×
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
El primer bano del bebe (1)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El primer bano del bebe (1)

777

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
777
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
25
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. EL PRIMER BAÑO DEL BEBÉ Amalia Martínez García Miguel Ángel López Andamoyo Noelia Ruiz Vázquez 1
  • 2. Índice: - El baño como rutina de obligado cumplimiento…3 Equipo y Acondicionamiento del baño……………….5 Pasos a seguir………………………………………………………6 El cambio de pañales, el vestido y el peinado……….11 Bibliografía……………………………………………………………13 2
  • 3. EL BAÑO COMO RUTINA DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO Uno de los aspectos principales para la salud y el bienestar del bebe es la higiene, dentro de este concepto el baño tiene un aspecto esencial. Debido a que el bebé no ha desarrollado un buen sistema inmunológico, la higiene es un factor esencial en los primeros meses y es necesario extremarla. El baño durante los primeros meses de vida es muy importante debido a que la piel del bebé es muy fina y sensible y no es una barrera eficaz contra agentes externos. Pero debemos saber que los baños diarios son innecesarios y no son recomendables. Una, dos o tres veces a la semana son suficiente. No obstante es importante en los días en que no bañemos al bebé limpiarle la cara, las manos y las arrugas del cuello y de las axilas con una manopla húmeda. Para cuidar el culito es suficiente limpiarlo solamente con una toallita húmeda (mejor sin jabón) y secar sin frotar después con una toallita. Durante la primera semana de vida del bebe es recomendable usar un pañito suave humedecido en agua tibia ya que se debe esperar a que se le caiga el cordón umbilical y se le cure completamente el ombligo antes de darle un baño en la bañera. Al menos hasta los 3 años de edad los expertos recomiendan evitar darle al bebé baños de espuma, ya que los baños de espuma se han relacionado con infecciones del tracto urinario. Esto es debido a que las fórmulas para producir espuma para el baño y los jabones fuertes que contienen desodorante o aromas pueden irritar la abertura de la uretra de tu bebé (por donde sale la orina) si no se elimina bien el jabón de esa zona. El baño es recomendable efectuarlo cada día a la misma hora, para de esta manera poder establecer una rutina en el niño o la niña. 3
  • 4. El tiempo en el que tenemos al bebé en el baño no debe superar los 5-10 minutos y para baños diarios hacerlo aún más corto, para no deshidratar la piel innecesariamente. La mejor hora para el baño depende de cada bebé y del trascurso del día de cada familia pero se deben evitar los baños justo antes de una toma (comer) o de dar un paseo. Para los bebés que se calman durante un baño la noche es una buena hora para bañarlo, ya que el agua tibia, la relajación y la tranquilidad le ayudarán a dormir, hasta incluso es posible evitar la inquietud y lloriquear por la tarde. Para bebés que se activan durante el baño la mañana es más apropiada para bañarlos. También para bebés a les que les entra mucha hambre después de bañarlos les va mejor la mañana porque así previenes que el bebé coma mucho antes de ir a dormir y que esto le provoque cólicos. 4
  • 5. EQUIPO Y ACONDICIONAMIENTO DEL BAÑO. Para el baño del bebé debemos disponer de un equipo adecuado, este equipo lo componen los siguientes materiales: - Una habitación cerrada y sin corrientes, como por ejemplo el baño o el dormitorio del bebé. - Una bañera. Lo ideal es una bañera plegable ya que sus blandas paredes impiden la posibilidad de cualquier golpe para el bebé. Tiene la altura ideal para manejar al bebé fácilmente y casi todas traen acoplado algún sistema que sirve de cambiador, que puedes utilizar para el secado y para jugar un poco con él. Es conveniente mantener impecablemente limpia la bañera con productos específicos y no tóxicos. También es muy placentero compartir el baño en la bañera de la casa, en donde el bebé tendrá la opción de practicar un poco más de gimnasia. - Un área donde desvestir al bebé. - Jabones especiales suaves con un PH neutro, inodoros y sin ningún tipo de alcohol. No utilizar gel de baño. - Champú infantil. - Cremas o aceites para la hidratación. - Esponja natural. - 2 toallas: es bueno tener a la mano 2 toallas que sequen bien ya que hay que envolver al bebé inmediatamente después de retirarlo del agua para que no pierda calor y secarlo inmediatamente. Como habrá cambio de temperatura, seguramente el bebé va a orinarse, así que hay que dejarlo terminar, retirar la toalla mojada y envolverlo con la otra para terminar de secarlo. Antes de iniciar este proceso es conveniente ambientar y acondicionar el baño. Será conveniente caldear la habitación a una temperatura adecuada que será de 21-24 grados C si se trata de un recién nacido y de 20-22 grados C a partir de la sexta semana de vida, y será importante cerrar todas las ventanas y puertas para evitar las corrientes. 5
  • 6. Por otro lado, la temperatura del agua debe oscilar entre los 32-36 grados C y nunca sobrepasar los 37 grados C ya que ésta es la temperatura corporal del bebé. Para asegurarnos que la temperatura del agua es la adecuada debemos utilizar un termómetro de baño, en el caso de que no dispongamos de este instrumento, podremos comprobar dicha temperatura introduciendo ligeramente el codo. La cantidad de agua adecuada debe ser de unos 7 centímetros aproximadamente. PASOS A SEGUIR En primer lugar se desnuda al bebé, limpiando la zona que esté en contacto con el pañal y envolviéndolo en una toalla, mientras limpiamos su carita y sus orejas con un trocito de algodón ligeramente húmedo. Después, sostenemos al bebé con el brazo, de manera que la cara interna del codo sostenga su cabeza y nuestras manos lleguen a tocar su culito. Inclínalo sobre la bañera y, con la mano otra mano, le lavamos la cabeza con una cantidad mínima de jabón infantil. Importante aclarar bien. Una vez lavada la cabeza, sostenemos los hombros del bebé con una mano, introduciendo los dedos por debajo de la axila, mientras sujetamos las piernas o el trasero con la otra mano, de modo que su cabeza quede fuera del agua, mientras utilizamos la otra mano para lavarlo. Es importante no dejar de sonreírle y hablarle mientras lo bañamos. Como hemos comentado anteriormente. Con o sin esponja, lavamos, enjuagamos, y secamos de arriba abajo. Primero el pecho, los bracitos, las manos y luego, las piernas y los pies. Giramos cuidadosamente al bebé para lavar su espalda y sus nalgas. Una vez que esté totalmente limpio y bien aclarado, levantamos al bebé con suavidad y lo arropamos con una toalla. Lo secamos bien. Y lo envolvemos de nuevo con la toalla para darle calor. 6
  • 7. Por último comenzamos a vestirle de arriba abajo, para que no pierda calor. Higiene específica Cada parte del cuerpo necesita unos cuidados e higiene específica que debe tenerse en cuenta, y más aún, en el caso de un recién nacido. 1. El cordón umbilical, El resto de cordón umbilical, que permanece en el bebé tras el nacimiento, cae durante las 2-4 primeras semanas de vida. Ser escrupuloso y metódico con la cura del cordón nos puede ahorrar muchos problemas así como asegurar una correcta cicatrización. El cordón se cura un par de veces al día con una gasita y alcohol de 70º. No hay que tener miedo a hacer daño al niño ya que el cordón no tiene sensibilidad. En cada cambio de pañal se debe prestar especial atención al cordón, evitando que se depositen secreciones (heces o pipí) en esa zona. Si en algún momento notamos que el ombligo supura o presenta un color rojizo y mal olor, debemos comentárselo al pediatra. 7
  • 8. 2. El cabello. La higiene del cabello forma parte del la hora del baño. Como hemos comentado anteriormente Se deben utilizar jabones poco agresivos específicos para bebés. Después, se puede peinar el cabello con cepillos adecuados de cerdas blandas. No se recomienda poner colonia en el cabello al recién nacido ya que puede molestarle o irritarle el olor tan fuerte, sobre todo si lleva alcohol. La colonia puede ponerse en la ropita y conseguirá el mismo efecto. En caso de que el bebé tenga costra láctea (pequeñas descamaciones grasas en el cuero cabelludo), aplícale aceite de almendras u otro producto específico para costra láctea en el cuero cabelludo durante 10 minutos y retíralo con el jabón; después se peina el cabello intentando retirar la descamación sin irritar el cuero cabelludo. 3. La piel Tras el baño, lo mejor es hidratar la piel. Muchos recién nacidos descaman la piel, sobre todo, en tobillos y muñecas. La piel de los recién nacidos tiende a escamarse y es muy fina y delicada, porque aún no posee la estructura protectora típica de las pieles de los adultos. Se deben usar aceites vegetales (aceite de almendras o caléndula) o bien cremas hidratantes específicas para el bebé, hipoalergénicas y sin perfumes. Puede aprovecharse el momento de la hidratación para realizar un buen masaje al bebé. El masaje infantil estrecha los vínculos entre padres e hijos, aumenta la inmunidad y relaja al recién nacido. Las caricias tranquilizan al bebé al tiempo que nuestra cercanía estimula sus sentidos, no sólo el del tacto. El bebé duerme más tranquilo y come mejor después del masaje. Los masajes comparte un tiempo fabuloso. Además, tocar al bebé favorece su desarrollo. Por otro lado, si tiene la cara irritada por la baba hay cremas específicas en el mercado. 4. El culito El recién nacido necesita mantener bien limpia y seca la piel del culito para evitar irritaciones. Se debe minimizar el uso de toallitas y priorizar, en cambio, el uso de la esponjita con agua tibia o una leche limpiadora 8
  • 9. específica. Las toallitas húmedas pueden irritar pero son un buen recurso cuando se está fuera de casa. 5. La nariz Si el bebé tiene mucosidad o secreciones se debe realizar un lavado nasal con suero fisiológico. Recuesta al niño boca arriba y gírale la cabeza hacia un lado. Aplícale el suero en el orificio nasal superior y repite la operación en el otro orificio, girándole la cabeza hacia el otro lado. Incorpora al niño para que termine de expulsar las mucosidades. Nunca utilices bastoncillos de algodón para limpiar la nariz. 6. Las orejas Existe la tradición de utilizar bastoncillos de algodón para limpiar los conductos auditivos externos de los bebés. Muchos otorrinos alertan del peligro de su uso ya que, introducir el bastoncillo, no limpia sino que introduce todavía más el cerumen y puede causar alguna pequeña herida o infección. Por lo tanto, las orejas se deben mantener limpias y secas por fuera, no por dentro, ya que la cera que produce ya es una protección natural. 7. Las uñas. Las uñas del recién nacido se deben cortar cuando estén largas, con una tijera especial de punta redondeada o bien limarlas con una lima suave. Tener especial cuidado en cortar las uñas rectas y no lesionar la piel del dedo. 8. La higiene de los genitales del bebe Requieren cuidados especiales porque son zonas muy delicadas, con pliegues y muy expuestos a irritaciones. Si es niña. La vulva es una zona de secreciones. La puedes limpiar con una toallita húmeda o con algodón mojado en óleo calcáreo. 9
  • 10. Recuerda que siempre debes hacerlo de adelante hacia atrás para impedir que algún resto fecal se introduzca en la vagina. Luego sécala con suavidad. Si es niño. Para limpiar el pene debes desplazar delicadamente hacia atrás la piel que recubre el glande y colocarla en su sitio después de haber limpiado la zona. Si no puedes, es porque no se le ha retirado la piel del glande, pero no te preocupes porque es una zona que permanecerá limpia. Debes vigilarlo por si encuentras síntomas de alguna infección (enrojecimiento o hinchazón). Limpia el resto del área genital con toallitas o algodón. Relaciones afectivas en el baño. Los momentos del baño, son también ocasiones que se pueden aprovechar para potenciar el desarrollo de ciertas capacidades, de tipo afectivo (a través de la sonrisa y el contacto cuando son más pequeños, y de los juegos, cuentos, etc. cuando son más mayores), de tipo motriz (estimulando al bebé a moverse, dar patadas, etc.), relacionadas con el lenguaje (mediante el habla con el bebé, sus balbuceos, etc.) o sensoriales (enseñándole cosas de colores, con sonidos, etc.) 10
  • 11. EL CAMBIO DE PAÑALES, EL VESTIDO Y EL PEINADO. Además del baño, el bebé necesita de otros cuidados como son el peinado, el cuidado de los ojos, los oídos y las uñas. En este apartado también incluiremos el cambio de pañales y cómo vestir al bebé. Durante este proceso no debemos olvidarnos de ese vínculo afectivo y de la importancia y necesidad de acariciar, besar, hablar, abrazar, mimar y mirar al bebé. Es de vital importancia que exista esa relación íntima, por un lado, para que el bebé se sienta seguro, tranquilo y para que se desarrolle emocional, social y afectivamente y, por otro, para que el adulto refuerce el instinto maternal y consiga un momento placentero para ambos acrecentando así la comunicación afectiva bebé-adulto. Después de haber secado e hidratado al bebé procederemos a ponerle el pañal. Es importante que los pliegues de la zonas íntimas estén bien secos y que apliquemos una crema protectora para evitar irritaciones y escoceduras causadas por el roce y el efecto corrosivo de las deposiciones. El proceso para colocar el pañal es el siguiente: a) Estando el bebé colocado boca arriba sobre una toalla, con una mano se le levanta por los pies y con la otra se coloca el pañal abierto por debajo. Debemos asegurarnos que el pañal quede a la altura de la cintura. b) Soltamos al bebé con cuidado y levantamos la parte delantera del pañal. Cerramos éste mediante las tiras adhesivas de manera que quede colocado de forma cómoda, es decir, que no le apriete al bebé pero que tampoco le quede muy holgado. Este momento también es una ocasión para potenciar el desarrollo de ciertas capacidades, tanto de tipo afectivo (sonrisas, caricias y el contacto), como motriz (se estimula al bebé a moverse y a dar patadas), 11
  • 12. del lenguaje (comunicación mediante el habla al bebé, balbuceos, etc.) y sensoriales. Una vez puesto el pañal, vestiremos al bebé. Para que este proceso sea fácil debemos tener las piezas preparadas y a mano: a) En primer lugar abriremos el cuello del body al máximo, colocaremos la parte posterior debajo de la cabeza del bebé y luego, con un movimiento rápido, pasaremos la parte delantera sobre su cabeza hasta el cuello. b) Levantaremos su cabeza y colocaremos la parte posterior hasta el nivel de los hombros. c) Meteremos los brazos por las mangas de la siguiente manera: se recoge la manga en forma de acordeón, metemos nuestra mano por ella y se coge la manita del bebé, que no se ha de soltar hasta que pase el brazo. Es un buen momento para aprovechar esos lazos afectivos entre ambos, contando cosas, haciendo cosquillas, cantando una canción, etc. d) Sin dejar de hablarle se termina de colocar el body. Levantaremos con una mano las piernas y con la otra bajamos el body. Soltaremos con cuidado y bajaremos la parte delantera, abrochando los botones/corchetes que tenga. Para finalizar es importante peinar al bebé para mantener su pelo limpio y evitar que le salga la costra láctea o granitos en el cuero cabelludo. El cepillo que utilizaremos deberá tener las cerdas muy suaves y lo pasaremos con mucho cuidado y humedecido. 12
  • 13. BIBLIOGRAFÍA Palomar M., Muñoz L., Nus P. Arteaga L. “Autonomía personal y salud infantil” 2008. Páginas 114 a 118 VIDEO http://www.serpadres.es/bebe/videos-bebe/como-banar-al-bebe.html WEBGRAFIA http://www.serpadres.es/especiales-serpadres/la-hora-del-bano-del-bebe http://www.guiamamaybebe.com/temas/higiene/importancia-de-lahigiene-del-bebe.asp http://www.babysitio.com/bebe/higiene_bano.php http://bebe.about.com/od/Listasimportantes/f/Qu-E-Necesito-Para-BaNar-A-Un-Beb-E.htm http://www.mowgli.es/consejos-para-el-bano.html http://bebe.consumer.es/cuidados-generales/el-bano http://espanol.babycenter.com/x10500071/cu%C3%A1ndo-podr%C3%A9dar-un-ba%C3%B1o-de-espuma-a-mi-beb%C3%A9 http://www.facemama.com/higiene-infantil/el-primer-bano-delbebe.html http://www.crecerfeliz.es/El-bebe/Buenos-cuidados/importancia-cariciasen-los-bebes http://www.eumed.net/rev/ced/14/fmp.htm http://www.guiainfantil.com/salud/higiene/primerbano.htm http://www.mapfre.com/salud/es/cinformativo/higiene-reciennacido.shtml 13
  • 14. 14

×