Educación intercultural
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Educación intercultural

on

  • 1,634 views

el concepto de interculturalidad y la motivación para el cambio de actitud a través de la educación

el concepto de interculturalidad y la motivación para el cambio de actitud a través de la educación

Statistics

Views

Total Views
1,634
Views on SlideShare
1,615
Embed Views
19

Actions

Likes
0
Downloads
26
Comments
0

1 Embed 19

http://www.scoop.it 19

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Educación intercultural Educación intercultural Document Transcript

  • INTERCULTURALIDAD/ Un vacío conceptual y actitudinal para trabajar en las aulas. Discursos que no concluyen en directrices curriculares. Descontento, confusión y desconfianza en padres y educadores frente a una nueva ley educativa que no alcanza a explicar el contenido educativo-filosófico del término. <br />La educación Intercultural: Entre lo nuevo y lo viejo<br />Bolivia se caracteriza por ser un país con diversidad cultural, característica que ha ocasionado conflictos que hasta la fecha no terminan, ya que en vez de ver esta cualidad como algo positivo, ha ocasionado momentos de enfrentamiento y hasta de separación. El concepto de igualdad se entiende como homogeneidad y el de diferencia se equipara con el de exclusión. Estamos enredados con los términos y no sabemos si la igualdad y diferencia es negativa o positiva para el país. <br />Del concepto a la práctica de la interculturalidad<br />Con la Reforma Educativa de 1994 se estableció la educación boliviana como “participativa, intercultural y bilingüe", y su objetivo era el acceso de todos los bolivianos a la educación, sin discriminación alguna que planteaba en educación no sólo la participación de las comunidades según “las necesidades, usos, costumbres, valores, formas de organización y prácticas socioculturales de los pueblos” (D.S. 23949. art. 27). Se crearon las juntas escolares, juntas de núcleo, juntas municipales, consejos departamentales y consejos educativos de pueblos originarios, que pretendían generar una democracia participativa de la educación.<br />Esta Ley también asumió la hetererogeneidad sociocultural del país por medio de la educación intercultural bilingüe, afirmando que los Consejos Educativos de Pueblos Originarios participarían en la formulación de las políticas educativas y velarían por su adecuada ejecución (Cap. 3. art. 6. inc. 5). El aprendizaje se dividiría en dos modalidades: Monolingüe, es decir, español con aprendizaje de alguna lengua nacional originaria, y Bilingüe en lengua nacional originaria como primera lengua y el español como segunda lengua. De esta manera, las escuelas urbanas practicarían una lengua originaria y las rurales aprenderían en su lengua materna.<br />La interculturalidad, según la Ley 1565, intentaba ser un objetivo presente en todas las actividades de la educación, sin embargo no llegó a desarrollarse en la currícula escolar. El concepto se usó como base de la ley pero su explicación no solamente fue vaga sino nula por lo que no pudo aplicarse en el aula. <br />La participación y el bilingüismo fueron objetivos que tampoco se completaron, su esencia se perdió por varios motivos, uno de ellos, el político. Los organismos de participación popular educativa fueron hasta cierto punto buenos para la educación, esto en lo que se refiere al conocimiento de las necesidades reales y el acercamiento de las comunidades hacia las escuelas, pero, repercutió negativamente en cuanto a la pedagogía, ya que ésta se vio atrapada entre las atribuciones de las comunidades y juntas escolares y la administración política educativa que traicionó el espíritu de la ley, pues no terminaba de modificar lo escrito, a fin de no compartir demasiadas decisiones.<br />La educación bilingüe fue concebida de manera desigual. Una vez asimilada la heterogeneidad sociocultural de Bolivia, debió reconocerse su multilingüismo, aspecto que muchos pueblos indígenas observaron considerándose discriminados. Fueron pocos los casos en que se desarrolló paralelamente dos lenguas en el aprendizaje. En el área rural se practicaba como lengua de aprendizaje la lengua materna y después de cuarto año una segunda, que no llegaba a completarse por factores tales como la deserción escolar, principalmente de niñas. En las ciudades el bilingüismo tenía por objetivo la valorización y el aprendizaje de las lenguas originarias, pero no fue enseñada en la mayoría de las unidades educativas.<br />La Reforma Educativa organizó la parte administrativa (autoridades, direcciones, núcleos, juntas escolares y otros), pero descuidó lo que en verdad importaba. Ahora, después de varios años la nueva Ley Educativa Avelino Siñani-Elizardo Pérez pone otra vez como base educativa y como finalidad la interculturalidad para vivir bien, pero comete el mismo error. No visibiliza ni hace palpable el concepto, pues no indica cómo pueden apropiarse las escuelas y trabajar dentro de las aulas este concepto. <br />Los prejuicios sobre la educación intercultural<br />La interculturalidad sigue siendo asociada con la educación para los indígenas, algo sin una práctica concreta, que se dirige de forma unidireccional desde lo indígena hacia la sociedad nacional. Pero el hecho de limitar la interculturalidad a un asunto sólo concerniente a los que no manejan el castellano, es decir un proceso de una sola vía, implica negar las diferencias y profundiza la discriminación (…) esta implica no solamente una relación entre distintos grupos culturales, sino un reconocimiento entre estos mismos grupos de los elementos que contribuyen a su propia identidad y diversidad, y un reconocimiento de que la interculturalidad es un proceso de doble o múltiple vía. (Walsh 2001: 17)<br />Fue un mal inicio para la educación intercultural, ya que ésta se asoció directamente con una educación rural que nada tenía que ver con las ciudades. Por lo que los habitantes del campo y las ciudades no alcanzarían a entender la interculturalidad. La interculturalidad no es algo exclusivo ni excluyente de la vida del campo y de las ciudades (principalmente si se trata de un país con diversas culturas), más bien es una herramienta útil para la democracia. <br />Comentarios que se realizan sobre la interculturalidad tales como: “No podemos regresar al pasado”, “Nosotros queremos avanzar para que no nos discriminen”. “Qué vamos a recuperar pues del pasado, el pasado quedó atrás”, “Si seguimos así, nunca vamos a salir adelante”, están completamente erradas, pues la interculturalidad está ajena de ser un retorno al pasado, al contrario, es una forma para encontrar equilibrio en las sociedades que se encuentran en un mundo globalizado que no ha podido asimilar a las diversas culturas. <br />Pensar la interculturalidad no sólo supone un acto de convivencia amistosa con diversas culturas sino pasar de un estado inconsciente de nuestros actos hacia el “otro”, a un estado consciente que sólo se puede llegar a obtener a través de la educación y mediante la práctica de capacidades comunicativas y de comportamiento para cimentar una sociedad abierta y democrática. <br />Hacia un concepto palpable de interculturalidad<br /> <br />De esta forma es necesario ofrecer primero un concepto adecuado de interculturalidad, para ello, citamos a Xavier Albó cuando explica que la interculturalidad es: “Ante todo, la relación entre personas y grupos sociales de diversa cultura; o, desde otro ángulo, la relación entre personas y grupos de personas con identidades culturales distintas. Por tanto, lo que importa en la interculturalidad son las relaciones interpersonales y grupales, así como las actitudes, conductas e intercambios que estas relaciones puedan suscitar” (1). <br />Albó hace incapié en una interculturalidad que incluye relaciones, actitudes y conductas de las personas con referencia a elementos de otras culturas y a un nivel posterior más complejo, las comparaciones y combinaciones entre dos o más sistemas culturales; pero indica que lo primario de la interculturalidad son las relaciones interpersonales, pues “la cultura es siempre un producto humano y son, por tanto, las personas y grupos sociales productores de cultura los que ante todo se relacionan en este intercambio” (1).<br />Realizando una abstracción de lo que Xavier Albó señala, se obtienen tres elementos importantes de la interculturalidad: Las actitudes, la conducta y el intercambio, aspectos que pueden trabajarse en los recintos educativos y en sus planes globales. <br />La actitud, tiene que ver con la experiencia del individuo y supone una disposición mental que orienta nuestras respuestas sobre algunas situaciones, esta actitud está relacionada directamente con la motivación social. Esta motivación repercute en la conducta, en el comportamiento y las acciones de la mente y el cuerpo hacia el mundo externo, que define la forma de relacionarse de las personas y su intercambio recíproco entre pares y grupos o con organismos,  naciones y otros.<br />Beneficios de la educación intercultural<br />Entonces una educación intercultural se refiere principalmente al reconocimiento de la diversidad de un país que practica esta cualidad de manera positiva para la democracia, con el convencimiento de que todos somos iguales (como sujetos de derecho), pero con esencia diferente. <br />La educación intercultural completa el encuentro y el diálogo entre miembros de culturas diversas. Lo que implica “promover actitudes que desarrollen sentimientos positivos hacia la diversidad étnica, cultural y lingüística” (2), dentro de una relación democrática que tiene como objetivo superar la discriminación, los prejuicios y los estereotipos entre ciudadanos, que no pueden ser abordados de manera obligatoria sino acordada.<br />La Educación Intercultural es la educación que corresponde a la realidad multicultural del país y de varios otros que buscan la unidad de la diversidad y fomentar valores sociales urbanos que siempre debieron estar presentes. De esta manera, se terminaría con el resentimiento que incomoda actualmente a muchos grupos sociales presentes en el país, donde todos somos iguales pero somos diferentes.<br />Practicar la interculturalidad en el aula<br />Es momento de que los educadores se pongan manos a la obra. Aquí desarrollaremos un ejemplo para practicar las actitudes, comportamientos y relaciones de los estudiantes hacia los demás, atacando los prejuicios, estereotipos y la discriminación. Pero antes es necesario afirmar que no existe un sólo modo de aprendizaje para todos, el contexto o lugar donde se apliquen son variables por considerar. <br />El comportamiento y la interacción no se logran sin el cambio de actitud positiva para eliminar los prejuicios. Si las personas no desean cambiar y están cómodas con lo que actúan y piensan no se puede simplemente obligarlas, para eso hay que crear ciertas competencias y realizar algunos ejercicios.<br />Creación de la competencia comunicativa intercultural<br />Los primero es ponernos de acuerdo en que todos tenemos competencias comunicativas, pero estas se dan de manera diferente. Entonces un primer paso será reconocer que soy diferente y activar en mi consciencia esa condición de diferencia, es decir “es hacer el esfuerzo de repensar la propia cultura” (3). Esta toma de consciencia debe reflexionar nuestras competencias y limitaciones para poder comunicarnos.<br />Durante la interacción se necesita de algunas competencias que se logran a través de un mismo lenguaje o de conocer a la otra cultura, en esta labor juega un papel importante la parte motivacional, pues sin motivación no hay interacción. Para lograr esto, se practican las actitudes que comienzan con la observación y el respeto al otro.<br />Las Actitudes: La influencia y el respeto. <br />Esta parte motivacional implica no entrar en acción sino hacer todo lo contrario, es simplemente observar, ingresar dentro de un momento de reflexión para pensar de forma detenida nuestros propios actos. <br />La motivación no puede cambiar a fuerza la forma de pensar y las actitudes de los otros para cambiar el entorno que deseamos. La motivación no es posible de lograr si no se la realiza a través de dos mecanismos: La influencia y el respeto. La capacidad de motivación está directamente relacionada con nuestra capacidad de influencia sobre el otro. Mientras más nos escuchen los demás, más influencia obtendremos sobre ellos, pero para eso primero tendremos que escucharles e intentar establecer una empatía que consolide la base para la motivación, que consiste en saber lo más posible sobre la manera de pensar del otro y de esta manera presentarle ideas y actitudes nuevas a través del segundo mecanismo.<br />El respeto significa renunciar a la condición de experto, quiere decir no reprochar las decisiones de los demás cuando no son las mismas o cuando se consideren equivocadas. Motivar sobre el cambio de actitudes significa ofrecer alternativas y diferentes puntos de vista que en ningún momento obliga al otro.<br />El procedimiento del cambio de actitud se desarrolla dentro de un proceso circular que implica primero ver, conocer, observar aquellos valores y antivalores, crear una empatía, identificar las actitudes a modificar, formular alternativas, diseñar cómo se puede hacer la intervención, es decir planificar actividades, herramientas y medios, finalmente, actuar y regresar a la observación.<br />Esquema circular: observar, empatía, identificar actitudes a modificar, formular actitud alternativa, diseñar intervención, actuar.<br />Nota al pie: Fuente: Esquema estractado y reformulado de http://www.galeon.com/aprenderaaprender/actitudes/actcamb.htm<br />Las Actitudes: Las necesidades y los impulsos.<br />La actitud está directamente relacionada con la motivación que tiene que ver también con la parte psicológica del individuo para lograr el aprendizaje. El término motivación  significa poner en movimiento o estar listo para la acción. Cuando alguien se interesa en aprender algo, esto se logra con mayor facilidad que cuando lo desea que cuando no lo desea. En el aprendizaje, la motivación depende inicialmente de las necesidades y los impulsos del individuo, puesto que estos elementos originan la voluntad de aprender. <br />Cuando se es pequeño esta necesidad e impulso son mayores porque de esa forma nos permiten integrarnos más fácilmente a nuestro entorno pero con el crecimiento es el deseo que hace que una persona aprenda sin ningún problema, pues es ella misma la que crea la expectativa y la presión para aprender que moviliza un esfuerzo. Si este esfuerzo tiene éxito se logrará una recompensa emocional. <br />La necesidad de saber o conocer algo motiva más que ningún otro aspecto, pero en ello es la recompensa la que mueve ese impulso y necesidad, que no puede, por lo menos en la educación intercultural, ser utilizada para lograr sus objetivos.<br />La conducta positiva hacia la interculturalidad y la desaparición de prejuicios se verán reflejados si se corrige ciertas actitudes. Un maestro no podrá cambiar positivamente nada, sino cambia el primero. El maestro tendrá que despojarse de sus arquetipos de autoridad para ser visto como sujeto de respeto. El aula es un lugar de trabajo donde se establecen reglas para el diálogo y la participación. Es un mundo, ciudad, pueblo, comunidad pequeña que representa la forma de relacionarnos entre ciudadanos. <br />Fuentes :<br />(1)http://www.uca.edu.sv/publica/cidai/INTERCULTURALIDAD-Xavier-Albo.pdf<br />(2)http://www.caaap.org.pe/Daoyi05/articulos/FLP-EDUCACI0N_INTERCULTURAL.pdf<br />(3) http://www.aulaintercultural.org/IMG/pdf/comintercultural.pdf<br />http://www.atriumlinguarum.org/contenido/CCIntercultural.pdf<br />http://www.psicopedagogia.com/motivacion-aula http://www.galeon.com/aprenderaaprender/actitudes/actmotivacion.htm<br />WALSH, Catherine La Interculturalidad en la Educación. Ministerio de Educación DINEBI. En http://www.caaap.org.pe/Daoyi05/articulos/FLP-EDUCACI0N_INTERCULTURAL.pdf. Pág. 3.<br />http://www.psicopedagogia.com/motivacion-aula <br />