Sistema Educativo de la Iglesia
  Departamento de Seminarios e Institutos de Religión
            SaIt Lake City, Utah, E....
ÍNDICE
INTRODUCCIÓN A
RELIGIÓN 211
Introducción                                     1
 1 quot; Y o soy el c a m i n o quot...
ÍNDICE
INTRODUCCIÓN
A RELIGIÓN 212



SECCIÓN 7                                                      SECCIÓN 10
La Iglesia...
INTRODUCCIÓN




¿CUAL DEBE SER LA META O PROPOSITO                          lación personal sino una senda para alcanzar ...
6. Un esquema de las épocas, mostrando las fechas                  1. En cada capítulo reciben una asignación de lectura.
...
INTRODUCCIÓN



La Versión Inspirada (tal como es llamada por los edi-                                 JUAN 7:16, 17
tores...
quot;YO SOY EL CAMINOquot;




TEMA                                                        (1-2) ¿En qué forma podemos alc...
M a r c o s , Lucas y Juan. En lugar de leerlos uno por u n o ,       han pensado que él escribió para los griegos del
enc...
CAPÍTULO 1



ciudades-estado griegas y con sus ejércitos d o m i n ó a                           judía que guió al pueblo...
SECCIÓN 1
                                       EL GRAN JEHOVA
                                      VIENE A LA TIERRA


...
SECCIÓN 1



la parte más gruesa y, repito,
cien mil años luz de diámetro.

Los astrónomos confiesan ahora lo
que anterior...
que le habría de exterminar, pero         Otros milagros prueban que El             Y posteriormente, una experiencia
a la...
SECCIÓN 1



El indica quién es                      Un ejemplo, él dijo:

Al principio de su misión comenzó       quot;Oí...
existe, y ese registro me dice que si
                                                                              yo obe...
quot;EL MESÍAS
                                      PROMETIDOquot;

TEMA
                                                ...
SECCIÓN 1



quot;El Padre de Jesucristo (en el espíritu) es también nues-                    de modo que no se perderá un...
CAPITULO 2


De esferas proyectadas y vacías,                                               Un imán los atraía.
  Donde de...
SECCIÓN 1



¿Quién siguió al antiguo     Israel por el    desierto?                A continuación hay dos columnas de pas...
3
                             quot;EL HIJO
                        DEL PADRE ETERNOquot;


TEMA
                         ...
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles

14,059 views
13,869 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
14,059
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
13
Actions
Shares
0
Downloads
626
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Vida Y Ensenanzas De Cristo Y Sus Apostoles

  1. 1. Sistema Educativo de la Iglesia Departamento de Seminarios e Institutos de Religión SaIt Lake City, Utah, E.U.A. Publicado por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días SaIt Lake City, Utah, E.U.A. 1979 http://bibliotecasud.blogspot.com
  2. 2. ÍNDICE INTRODUCCIÓN A RELIGIÓN 211 Introducción 1 1 quot; Y o soy el c a m i n o quot; 5 SECCIÓN 1 El gran Jehová viene a la tierra 2 El Mesías prometido 15 3 El Hijo del Padre Eterno 21 4 quot; H e aquí el Cordero de D i o s quot; 27 SECCIÓN 2 El primer año del ministerio público de Jesucristo 5 quot; O s es necesario nacer de n u e v o quot; 37 6 quot;Este es de quien está escritoquot; 43 SECCIÓN 3 SECCIÓN 5 El segundo año del ministerio público de Jesucristo La semana del sacrificio expiatorio 7 Llamamiento de los Doce 51 y la resurrección 8 quot; S e d , pues, vosotros perfectosquot; 57 9 quot; T o d o aquel que hace la voluntad 20 La entrada triunfal 141 de mi Padrequot; 65 21 quot; ¡ A y de vosotros . . . hipócritas!quot; 151 10 quot;Y les habló muchas cosas por 22 quot;¿Qué señal habrá parábolasquot; 71 de tu venida?quot; 157 11 quot;El que a vosotros recibe, 23 quot; C o m o yo os he amadoquot; 165 a mí me recibequot; 79 24 quot; M i paz os d o y quot; 171 25 quot; N o se haga mi voluntad, sino la t u y a quot; 177 SECCIÓN 4 26 quot; N i n g ú n delito hallo en este h o m b r e quot; 185 El tercer año del ministerio público de Jesucristo 12 quot; Y o soy el pan de v i d a quot; 89 SECCIÓN 6 13 Lo que corrompe al hombre 95 14 La Transfiguración de Cristo 101 El ministerio palestino glorificado 15 quot; Y o soy la luz del m u n d o quot; 107 16 Los dos grandes mandamientos 113 27 quot; ¡ H a resucitado!quot; 197 17 quot;A quien mucho se da, mucho 28 quot; Y o sé que mi Redentor v i v e quot; 205 se r e q u i e r e quot; 119 18 quot;Gózaos conmigo, porque he encontrado [al] que se había perdido 125 19 ¿Qué más me falta? 133
  3. 3. ÍNDICE INTRODUCCIÓN A RELIGIÓN 212 SECCIÓN 7 SECCIÓN 10 La Iglesia crece a medida que el Testimonio de Pablo a los líderes del sacerdocio testimonio se fortalece 45 quot; H e peleado la buena batalla, 29 quot; M e seréis testigosquot; 249 he acabado la carrera, 3 0 quot; D i o s . . . n o hace acepción he guardado ia f e quot; 391 de personasquot; 259 46 quot;Vamos adelante a la perfecciónquot; 401 31 quot; I n s t r u m e n t o escogido me esquot; 267 47 quot;Por la sangre sois santificadosquot; 389 32 quot;Te he puesto para luz de 48 La fe es: quot;. . . la convicción los gentilesquot; 275 de lo que no se v e quot; 417 SECCIÓN 8 SECCIÓN 11 El testimonio de Pablo como misionero Los primeros apóstoles envían su testimonio al m u n d o 33' La venida del Señor Jesucristo 287 34 quot; Q u e vuestra fe no esté fundada en la 49 quot;La religión pura y sin máculaquot; 431 sabiduría de los h o m b r e s quot; 295 50 quot; P o r q u e por esto también ha sido predicado 35 quot; H a c e d esto en memoria de m í quot; 301 el evangelio a los muertosquot; 439 36 quot; P r o c u r a d , pues, los 51 quot;Participantes de la naturaleza dones mejoresquot; 309 divinaquot; 445 37 La aflicción obra para nosotros 52 quot; A n d a m o s en luz, como él un mayor peso de gloria 315 está en l u z quot; 453 38 quot; T o d o lo que el hombre sembrare, 53 quot; A l g u n o s hombres han entrado eso también segaráquot; 323 encubiertamentequot; 459 39 quot;El hombre es justificado por [la] f e quot; 331 40 quot;Herederos de Dios y coherederos SECCIÓN 12 con Cristoquot; 339 El testimonio de Juan acerca de la iglesia triunfante SECCIÓN 9 54 quot;La revelación de Jesucristo . . . a su Testimonio de Pablo desde la prisión siervo Juanquot; 475 55 quot;Los reinos del m u n d o han venido a 41 Elegidos antes de la ser de nuestro Señorquot; 485 fundación del m u n d o 347 56 quot; H e aquí yo vengo pronto, y mi 42 quot; C o m o has testificado de mí en Jerusalén, galardón c o n m i g o quot; 495 así es necesario que testifiques también en Romaquot; 357 43 quot;. . . sois . . . conciudadanos APÉNDICE 475 de los santosquot; 365 índice de autores 495 44 quot;Sé ejemplo de los creyentesquot; 377 índice temático 555 231
  4. 4. INTRODUCCIÓN ¿CUAL DEBE SER LA META O PROPOSITO lación personal sino una senda para alcanzar mayor AL EMPRENDER ESTE CURSO DE ESTUDIO? poder espiritual en su vida diaria. Estos cursos están programados para darles la oportuni- ¿Por qué un manual para el alumno? dad de llegar a conocer al Salvador en una forma más cercana, potente y personal. Su meta al completar estos Algunas partes de los Evangelios y de los escritos y dos cursos debe ser poder proclamar, como lo hizo epístolas de los primeros apóstoles no son fáciles de Pedro: quot;Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivientequot; comprender para quienes los estudian en la actualidad. (Mateo 16:16). Los discípulos de Cristo conocían la forma Lo que Pedro dijo de algunos de los escritos de Pablo en que podía obtenerse un testimonio tan ferviente. con respecto que había cosas quot;difíciles de entenderquot; (2 Fue Juan el Amado quien testificó desde la profundidad Pedro 3:16), también se puede aplicar a otros escritos de su alma: quot;Pero sabemos que el Hijo de Dios ha que se encuentran en el Nuevo Testamento. Los textos venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al adulterados, el lenguaje arcaico y nuestra falta de que es verdadero. . .quot; (1 Juan 5:20). Ustedes también entendimiento del ambiente geográfico, histórico o pueden llegar a reconocerlo como verdadero. doctrinal, son algunas de las causas por las que existe algo de dificultad en la lectura y comprensión del Nuevo Testamento. Por estas razones, se ha organizado ¿En qué forma pueden alcanzar esta meta este manual para el alumno, el cual debe ayudarlos más eficazmente? proveyendo lo siguiente: Fue el Salvador quien dijo: quot;Yo soy el pan de vida; el 1. Material informativo que les ayude a entender al que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí mundo judío, romano y griego en el cual Jesús ense- cree, no tendrá sed jamásquot; (Juan 6:35). Cada lección ñó y del cual emergió la iglesia primitiva. está programada para acercarlos al Salvador, a fin de que puedan participar del pan de vida y ser satisfechos espi- 2. Información acerca de personalidades claves del ritualmente. Cada lección tiene programada una asig- Nuevo Testamento así como de gobernantes romanos nación de lectura en el Nuevo Testamento. Esto consti- y judíos contemporáneos. tuirá el núcleo del curso de estudio y deberán leerla minuciosamente con cada lección. Si lo hacen, habrán leído todo el Nuevo Testamento para cuando terminen 3. Información concerniente a cada libro del Nuevo estos cursos. (Nota: Para alumnos que concurren Testamento. regularmente a clases de instituto o a colegios de la Iglesia, el estudio del Nuevo Testamento está dividido 4. Comentarios interpretativos acerca de los pasajes en dos semestres o en tres trimestres escolares; pero más importantes así como de algunos difíciles de para los que estudian individualmente, este curso interpretar. constituye el estudio de un año completo). 5. Una sección de mapas que ayudan a identificar los Combinado con oración sincera, el estudio de las Escri- lugares clave y los cuales indican los viajes de Jesu- turas no sólo puede llegar a ser una fuente de reve- cristo y del apóstol Pablo.
  5. 5. 6. Un esquema de las épocas, mostrando las fechas 1. En cada capítulo reciben una asignación de lectura. aproximadas de los eventos que están siendo El n ú m e r o de capítulos que se les pide que lean para estudiados. cada clase p u e d e variar, según los deseos de su maestro y según el sistema de estudio que estén usando, ya sea semestral, trimestral o individual. Forma en que está organizado el manual Cualquiera q u e sea el sistema que sigan, deberán Las cincuenta y seis lecciones contenidas en el manual p o d e r completar la lectura del Nuevo Testamento en están divididas de tal manera que se puedan correla- el o r d e n cronológico en el cual el mensaje del cionar con el probable o r d e n cronológico del Nuevo evangelio y de las epístolas se desarrolla, si es que Testamento tal c o m o se da en los quot;cuadros de lecturaquot;. c u m p l e n fielmente con sus asignaciones de lectura. Cada una de las lecciones ha sido agrupada en una sección. Hay doce secciones en este manual, cada una 2. Estudien la información concerniente a las personali- abarca un período específico en la vida del Salvador dades clave y al libro que está siendo considerado y sus apóstoles. La sección de reseña proveerá informa- antes de leer el texto del Nuevo Testamento y en- c i ó n específica que les ayudará a estudiar las lecciones contrarán que pueden entender mejor las Escrituras q u e siguen. Las secciones 1 a la 6 abarcan la vida y a m e d i d a que las leen. enseñanzas de Jesús (Religión 211), y las secciones 7 a la 12 cubren el ministerio de los apóstoles (Religión 212). 3. Lean el comentario en cuanto a aquellos pasajes que son difíciles de c o m p r e n d e r . El manual no está programado para que ustedes lo sustituyan por la lectura del Nuevo Testamento; más 4. C o n s u l t e n la sección de mapas a fin de ubicar los b i e n , es solamente una guía para ayudarles a organizar distintos lugares mencionados en el evangelio o en y o b t e n e r el máximo provecho en su estudio de los las epístolas. Comparen esos sitios bíblicos con la pasajes de las Escrituras. El siguiente bosquejo del localización que actualmente tienen. f o r m a t o que se usa en cada lección indica este propósito: ¿QUE VERSIÓN DE LA BIBLIA DEBEMOS USAR? 1. Un t e m a , t o m a d o de cada cuadro de lectura. Existen varias traducciones de la Biblia; la traducción 2. Una breve sección de introducción que establece el al español para los Santos de los Últimos Días es la a m b i e n t e para los pasajes que van a leer. versión Reina-Valera. 3. La asignación de lectura (cuadro de lectura), que La literatura de la Iglesia invariablemente hace referen- incluye un mapa y una línea cronológica. cia a la traducción del rey Jacob en inglés y a la versión 4. U n a sección de comentario interpretativo que contie- Reina-Valera en español. En ocasiones se utilizan otras ne comentarios (principalmente de dirigentes de la traducciones solamente para ayudar a explicar pasajes Iglesia) que les ayudarán con pasajes particularmente incomprensibles en la versión autorizada. difíciles. quot;Esta versión autorizada, 'hasta donde ha sido traducida 5. Una sección de quot;Puntos a considerarquot; enfoca la correctamente', ha sido la versión aceptada por la Iglesia atención hacia algunos de los temas doctrinales más desde que fue organizadaquot; (J. Reuben Clark, en CR, importantes de esa parte del Nuevo Testamento y abril de 1954, pág. 38). les da la o p o r t u n i d a d de considerar más plenamente Esto no significa que la traducción Reina-Valera sea una c ó m o los mismos pueden ser aplicados a la vida diaria. t r a d u c c i ó n perfecta. El eider James E. Talmage dio A d e m á s , encontrarán puntos en la sección de mapas (la una razón de esto cuando escribió lo siguiente: cual se encuentra a la mitad del manual y también en quot;No habrá, no puede haber, una traducción absoluta- la sección del Apéndice al final del mismo) que los mente fidedigna. . . a menos que se haga por medio del ayudarán en su estudio. don de traducción, como una de las dádivas del Espíritu Santo. El traductor debe tener el espíritu del profeta, Cómo usar el manual del alumno si desea expresar en otro idioma las palabras del profeta; y la sabiduría humana, de sí, no conduce a esta pose- El texto básico del curso es el Nuevo Testamento. Este siónquot; (Talmage, Artículos de Fe, pág. 263). manual del a l u m n o no está hecho para reemplazar la lectura de las Escrituras, ni puede ser un sustituto para Tal esfuerzo, traducir las Escrituras de la Biblia mediante o b t e n e r la guía inspirada del Espíritu Santo ya que a el p o d e r del Espíritu Santo, fue realizado por el profeta m e d i d a q u e ustedes b u s q u e n , obtendrán esa guía en José Smith bajo la dirección del Señor y por mandato o r a c i ó n h u m i l d e . A q u í hay algunas sugerencias en de El. (Véase D. y C. 45:60, 6 1 ; 93:53.) Lo siguiente es cuanto a c ó m o pueden usar el manual del alumno más i n f o r m a c i ó n instructiva concerniente al estado en que provechosamente: se encuentra la Versión Inspirada de la Iglesia hoy día:
  6. 6. INTRODUCCIÓN La Versión Inspirada (tal como es llamada por los edi- JUAN 7:16, 17 tores) no suplanta a la versión Reina-Valera como versión oficial de la Biblia en español para la Iglesia, pero las quot;Esa es una llave que abre la puerta al conocimiento de explicaciones y cambios hechos por el profeta José nuestra existencia eterna. Si los hombres siguen Smith aclaran y proveen comentarios útiles sobre esa indicación, conocerán la verdad y comprenderán muchos pasajes bíblicos. que Jesucristo es ciertamente el Hijo de Dios y el Re- dentor del mundo; que El se levantó de entre los Parte de las explicaciones y cambios hechos por el muertos y que al tercer día de su muerte, un poco profeta José Smith fueron aprobados finalmente antes después de su resurrección, se mostró a sus discípulosquot; de su muerte; y algunos de ellos han sido citados en (Smith, Doctrinas de Salvación, 1:279). materiales instructivos de la iglesia o pueden ser citados en materiales futuros. 1 JUAN 2:3-5 Del mismo modo, esas partes citadas de la Versión Ins- quot;. . .digo que estos pasajes de las Escrituras integran pirada pueden ser usadas por los escritores y maestros una clave mediante la cual se descubren los misterios de la Iglesia, junto con el Libro de Mormón, Doctrinas de la vida eterna. . . y Convenios y la Perla de Gran Precio, en relación a interpretaciones bíblicas, aplicando siempre la declara- quot;. . .Todos podemos conocer la verdad; pues no estamos ción divina de que quot;quienquiera que fuere iluminado sin ayuda. Él Señor ha hecho posible que cada hombre por el Espíritu sacará beneficio de ellosquot; (D. y C. 91:5). conozca la verdad mediante la observación de estas leyes y a través de la guía del Espíritu Santo. . .quot; (Smith, Cuando el Libro de Mormón, las Doctrinas y Convenios Doctrinas de Salvación, 1:280). y la Perla de Gran Precio ofrecen información relativa a la interpretación bíblica, éstas deben recibir preferen- cia tanto para escribir como para enseñar. Pero cuando 2 TIMOTEO 2:15 estas fuentes de revelación de los últimos días no En este pasaje encontrarán dos razones para el estudio proveen suficiente información y sí está disponible en que están efectuando: (1) mostrarse dignos delante de la Versión Inspirada, entonces es cuando se puede usar Dios (no solamente para alcanzar reconocimiento), y esta versión (Church News, editorial, 7 de diciembre de (2) llegar a ser un estudioso de las Escrituras, capaz de 1974, pág. 16). conocer y usar la palabra de verdad. En este manual hemos usado referencias tomadas de la Con estos pasajes en mente, el estudio que ustedes Versión Inspirada, las cuales sirven para aclarar pasajes realicen puede ser más provechoso. particularmente imprecisos o tergiversados de la versión 1. Hagan de las Escrituras su principal estudio en este del rey Jacobo. curso usando el manual sólo como un complemento. 2. Combinen su estudio con oración frecuente y sincera. jEn qué forma pueden estudiar 3. Esfuércense por guardar los mandamientos de Dios. este curso en forma más provechosa? Que puedan gozar de las bendiciones personales que Lean los siguientes pasajes y consideren el significado siempre acompañan al estudio ferviente y la obe- de los mismos para su estudio personal: diencia a los mandamientos del Señor. 3 http://bibliotecasud.blogspot.com
  7. 7. quot;YO SOY EL CAMINOquot; TEMA (1-2) ¿En qué forma podemos alcanzar más eficazmente esta meta? quot;'¿Cómo, pues, podemos conocer el camino?' preguntó Tomás sentado alrededor de la mesa ¡unto a sus com- Primero, recuerden que los cuatro Evangelios son el pañeros de apostolado y al Señor, después de la cena texto básico del curso. Por lo tanto, será imprescindible de la memorable noche de la traición; y la respuesta q u e lean simultáneamente las Escrituras y el manual. divina de Cristo fue: 'Yo soy el camino, y la verdad, y Cada lección tiene una asignación o cuadro de lectura, la vida. . .' (Juan 14:5-6). ¡Y lo es! El es la fuente de t o m a d a de M a t e o , Marcos, Lucas y Juan. Estos cuatro nuestro consuelo, la inspiración de nuestra vida, el libros constituyen el núcleo deJ curso. autor de nuestra salvación. Si queremos conocer nues- tra relación con Dios, debemos acudir a Jesucristo. Si Si leen t o d o el cuadro de lectura asignado para cada deseamos conocer la verdad de la inmortalidad del alma, l e c c i ó n , habrán leído los evangelios sinópticos (Mateo, la tenemos demostrada en la resurrección del Salvador. M a r c o s , Lucas y Juan) para cuando finalicen el curso. Los pasajes designados están dispuestos en o r d e n quot;Si deseamos aprender el ideal de vida para guiar a c r o n o l ó g i c o (hasta d o n d e ha sido posible determinarlo), nuestros semejantes podemos encontrar un ejemplo y no siempre siguen la secuencia que aparece en el perfecto en la vida de Jesucristo. Cualesquiera que sean N u e v o Testamento. El desarrollo de la vida terrenal nuestros nobles deseos, nuestras más elevadas aspira- del Maestro será más claro conforme lo lean en se- ciones, nuestros ideales en cualquier fase de la vida, cuencia cronológica. podemos mirar hacia Cristo y encontrar perfección. De manera que, al buscar una norma de moral, solamente En segundo lugar, j u n t o con la lectura de las Escrituras tenemos que dirigir la mirada hacia el Hombre de y el estudio del manual, recuerden la importancia Nazaret y en El encontramos reunidas todas las virtudes de la oración personal y de vivir de tal forma que que pueden hacer al hombre perfectoquot; (David O. merezcan la inspiración del Señor a medida que McKay, CR, abril de 1968, págs. 6-7). estudian. El eider Ezra Taft Benson ha d i c h o : quot; A p r e n d e r de Cristo requiere el estudio de las (1-1) INTRODUCCIÓN Escrituras y de los testimonios de quienes lo Este curso les ayudará personalmente a acercarse ai c o n o c i e r o n . Nosotros llegamos a conocerlo mediante Salvador del m u n d o , el Señor Jesucristo. Se espera la o r a c i ó n , la inspiración y revelación que Dios ha q u e obtengan un mayor testimonio y conciencia de El p r o m e t i d o a quienes guardan sus mandamientosquot; c o m o un Redentor personal, viviente, y que se sientan (CR, oct. de 1972, pág. 53). más prestos a servirle y a participar de su gran (1-3) Los evangelios sinópticos expiación infinita. A u n q u e es una meta elevadísima, ciertamente está a su alcance. Podran obtener ricas expe- En este curso estudiarán los Evangelios, o, según riencia espirituales, si hacen de este curso una aparecen titulados en la Versión Inspirada (compárese empresa t a n t o académica c o m o espiritual. c o n D y C. 88:141), los quot; T e s t i m o n i o s quot; de Mateo,
  8. 8. M a r c o s , Lucas y Juan. En lugar de leerlos uno por u n o , han pensado que él escribió para los griegos del encontrarán que las asignaciones de lectura intercalan m u n d o antiguo. Su evangelio se caracteriza por el a los cuatro en un arreglo c r o n o l ó g i c o , (a esto lo hemos énfasis sobre el p e r d ó n y el amor, indicando mediante llamado una quot; a r m o n í a del evangelioquot;) tomando algo de parábolas únicas de su evangelio (tales como la del cada u n o de los cuatro relatos. H i j o Pródigo) que el pecador puede encontrar descanso y paz en Jesús. Es el único que nos cuenta de la visita Cada u n o de estos escritores inspirados presenta su del ángel a Zacarías y Elizabet, la madre de Juan el t e s t i m o n i o particular concerniente al evangelio de Bautista; él es el único que nos cuenta del viaje de Jesucristo así c o m o un testimonio del Maestro mismo, María y José a Belén y del lugar del nacimiento de Jesús. p e r o con el mismo propósito. N o t e n , por ejemplo, las palabras de Juan: quot;. . . éstas se han escrito para que (1-7) El Evangelio de Juan creáis que jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombrequot; (Juan 20:31). Mientras que el evangelio de Juan nos da una A u n q u e hay m u c h o en c o m ú n en los cuatro relatos descripción más íntima del Maestro, recalcando su del evangelio, cada escritor incluye material que no relación c o n el Padre, su asociación con los Doce, se encuentra en los demás y cada uno expresa su etc., el p r o p ó s i t o de Juan parece haber sido más bien t e s t i m o n i o del Salvador en una forma ligeramente testificar de Jesús c o m o el Cristo en lugar de hacer d i f e r e n t e . M a t e o , Marcos y Lucas tienen muchas seme- una crónica detallada de lugares y acontecimientos de janzas, aunque cada uno parece haber escrito dirigién- su m i n i s t e r i o . De sus escritos surge un testimonio dose a un g r u p o de personas en particular, por lo que p o d e r o s o de Jesús c o m o Hijo de Dios, como Mesías, sus escritos reciben el n o m b r e de evangelios quot; s i n ó p t i - c o m o el Buen Pastor, c o m o el Camino, la Verdad y la c o s quot; . (El vocablo sinóptico viene del griego y en ese V i d a , y c o m o la Resurrección y la Vida. i d i o m a la palabra significa quot;desde el mismo punto de vistaquot;). El material y p u n t o de vista de Juan difiere más (1-8) Prefacio histórico para su n o t a b l e m e n t e , pero contiene mucho de la misma estudio del Nuevo Testamento i n f o r m a c i ó n histórica que contienen los otros tres. Para q u e su estudio de la información histórica relacionada con la Palestina de los tiempos de Jesús (1-4) El Evangelio de San Mateo sea más extenso, pueden encontrar buenos comentarios e historias en las bibliotecas públicas y algunos El evangelio de Mateo se caracteriza por el gran énfasis centros de estudio. en cuanto a c ó m o la vida de Jesús c u m p l i ó la profecía del A n t i g u o Testamento e incluye muchos discursos Para nuestro propósito daremos una breve visión gene- importantes del Maestro tales como el Sermón del ral de las condiciones que abarcan cerca de cuatro- M o n t e (Mateo 5-7), un discurso en cuanto a las pará- cientos años entre la época de Malaquías y el ministerio bolas del reino (Mateo 13), y un largo discurso del Maestro. La tierra de Palestina, a menudo llamada criticando a los escribas y fariseos (Mateo 23). Mateo Tierra Santa, antiguamente le fue dada a Abraham por gráficamente describe a Jesucristo c o m o el rey y juez el Señor c o m o herencia para él y su posteridad de Israel que enseña con gran poder y autoridad. mediante Isaac y Jacob a c o n d i c i ó n de que sirvieran Su evangelio debe haber t e n i d o mucho poder para los f i e l m e n t e al Señor c o m o un pueblo peculiar lectores judíos. y de c o n v e n i o . (1-5) El Evangelio de San Marcos Sin e m b a r g o , la lucha y la apostasía trajeron un esparcimiento de la Casa de Israel y diez de las tribus f u e r o n llevadas cautivas a los países del norte, (cerca El de Marcos es el evangelio más breve y presenta del año 722 A.C.) Además los judíos fueron llevados un c u a d r o de Jesús que es c o n m o v e d o r , lleno de a Babilonia en el año 587 A . C , y algunos regresaron a c c i ó n , y recalca el poder milagroso del Maestro. Por cerca del año 530 A.C. En la época de los escritos causa de esta descripción dinámica, muchos estudiosos de Malaquías (aproximadamente en el año 400 A . C ) , han pensado que Marcos escribía pensando en solamente un resto de la casa de Israel quedaba en lectores romanos. Marcos parece haber estado muy la tierra de Canaán—principalmente de la tribu de cerca de Pedro después de la muerte del Salvador Juda, rodeado de tribus gentiles y de algunos hebreos y m u c h o s ven influencia de las narraciones de Pedro en apóstatas esparcidos. En este punto la historia los escritos de Marcos. encuentra al p u e b l o de la promesa viviendo bajo la tutela tolerante del imperio medo-persa. (1-6) El Evangelio de San Lucas Unos cien años más tarde surgió una nueva potencia: Por causa del griego tan p u l i d o usado por Lucas, y la A l e j a n d r o , hijo y sucesor de Filipo, rey de Macedonia, descripción compasiva que hace del Salvador, muchos c o n t i n u ó la obra iniciada por su padre, de unificar las
  9. 9. CAPÍTULO 1 ciudades-estado griegas y con sus ejércitos d o m i n ó a judía que guió al pueblo el cual finalmente expulsó los persas, a los sirios, a los egipcios, a los babilonios a los sirios. Los judíos entonces gozaron de una y a o t r o s , creando un nuevo imperio en aquella parte apariencia de independencia aproximadamente durante del m u n d o d o n d e se desarrolló la mayor parte de la unos cien años (166 A.C. al 63 A . C ) . La presión helénica acción del N u e v o Testamento. Los judíos ahora se en- de los sirios parece haber consolidado a los judíos contraban bajo un nuevo amo. Los judíos más fieles c o m o un g r u p o resistente capaz de preservar su generalmente se indignaban por la alteración de su identidad entre las naciones en las cuales se estilo de vida p o r causa de una sociedad gentil intrusa. encontraba esparcido. C o n la muerte de Alejandro, quien no dejó heredero, C u a n d o el mandato de los Macabeos degeneró en una el i m p e r i o fue repartido entre sus generales, con Tolo- e n t i d a d política c o r r o m p i d a , Palestina, mediante la intri- m e o c o m o gobernante de Egipto y del sur de Siria, y ga política, nuevamente se vio sujeta a un imperio gen- A n t í g o n o reclamando la mayor porción del norte de til — R o m a — cuya tiranía p r o n t o comenzó a establecerse Siria y el oeste de Babilonia. Seleuco I venció a Antí- sobre el estado j u d í o a través del llamamiento de g o n o y c o m e n z ó una lucha por el control de Palestina hombres ambiciosos y despiadados. Herodes el Grande, q u e estaba ubicada estratégicamente, colocando a los sucesor de su padre, Antípatro, era un idumeo de linaje judíos en la difícil situación de ser dominada primero gentil y ejerció fuerte mandato. En ocasiones preservó p o r u n o de estos poderes y luego por el o t r o . su t r o n o a expensas de muchas vidas incluyendo la de una esposa y algunos de sus hijos. Fue él quien Los j u d í o s no solamente sufrieron bajo esta condición o r d e n ó la masacre de los niños judíos en Belén poco semejante a un t o r b e l l i n o político, sino que entre ellos después del nacimiento del Salvador. mismos había mucha d e s u n i ó n , algunos tratando de Luego de la muerte de Herodes el Grande, su d o m i n i o mitigar su posición incómoda tomando parte plenamen- palestino fue d i v i d i d o en tres partes. En la época te en la misma cultura popular griega, mientras que del ministerio de Jesús, estas zonas eran gobernadas o t r o buscaron celosamente retener su peculiaridad y p o r los siguientes personajes: aislamiento a cualquier precio. El resultado fue un judaismo dividido. 1. Herodes Filipo (Iturea y las zonas norestes de Galilea). Era hijo de Herodes el Grande y fue un Un siglo después de la muerte de Alejandro (aprox. en g o b e r n a n t e más bien tolerante. el año 200 A.C.) Siria se apoderó del control de Pales- tina. A n t í o c o IV (Epifanes) posiblemente descontento 2. P o n d o Pilato, procurador romano (Judea, Samaría p o r la i m p o s i b i l i d a d de vencer a Egipto, regresó a Jeru- e Idumea). Leemos de él en relación al juicio de salén c o n la determinación de someter a los judíos a las Jesús. prácticas religiosas de su reino. El judaismo fue t e r m i n a n t e m e n t e p r o h i b i d o . La posesión o lectura de la 3. Herodes Antipas (Galilea y Perea). Era hijo de Tora era castigada con la m u e r t e ; la observancia del Herodes el Grande y es mencionado en el Nuevo día de reposo y de la circuncisión era igualmente Testamento en conexión con el juicio de Jesús. p r o h i b i d a s ; los muros de Jerusalén fueron destruidos y Antes de eso había sido responsable del encarcela- miles de sus habitantes f u e r o n muertos, mientras que m i e n t o y ejecución de Juan el Bautista. otros miles f u e r o n vendidos como esclavos. El templo Los acontecimientos de este periodo son muy útiles fue despojado y convertido en un santuario olímpico para explicar la necesidad que sentían muchos judíos con una imagen de Zeus puesta sobre el altar y un de q u e apareciera el anunciado Mesías. No podían c e r d o sacrificado en h o n o r de aquel dios falso. vislumbrar esperanza de dignidad nacional que no Estas atrocidades j u n t o con otras habían sido tramadas fuera en f o r m a de salvación política, espectacular, para avergonzar a los judíos, profanar su religión y p r o v e n i e n t e de las manos de un Salvador poderoso. desanimar su obediencia a la ley judía. C o m o veremos en este curso, Jesús vino a ellos Sin e m b a r g o , el Señor no había olvidado a su pueblo o f r e c i e n d o algo m u c h o más glorioso que la salvación del c o n v e n i o . En una f o r m a milagrosa los judíos y su nacional. Una felicidad indecible y la paz que p u d o religión sobrevivieron. Las aborrecibles circunstancias haber entrado en el corazón de t o d o judío. Entonces creadas por sus opresores fueron principalmente res- podrían haber participado y regocijado en el estable- ponsables del surgimiento de los Macabeos, una familia c i m i e n t o del reino de Dios en la Tierra. 7 http://bibliotecasud.blogspot.com
  10. 10. SECCIÓN 1 EL GRAN JEHOVA VIENE A LA TIERRA ¿Quién es este Jesús, quot; p o r q u e he aquí, hay muchos siado. Pero nosotros, en esta a quien veneramos? m u n d o s que por la palabra de mi galaxia, y en los cielos que vemos p o d e r [ q u e es su Hijo U n i g é n i t o ] , q u e f o r m a n la galaxia a que perte- han dejado de ser. Y hay muchos n e c e m o s , desde este p u n t o en que ¿Quién es este Salvador, este hombre q u e hoy existen, y son incontables estamos o flotamos, podemos q u e nosotros adoramos? Nosotros para el h o m b r e ; pero para mí ver mil millones de años luz a más bien lo ubicamos y pensamos todas las cosas están contadas, nuestro alrededor. * U n año luz es en El c o m o algo más o menos p o r q u e son mías y las c o n o z c o . . . la distancia q u e recorre la luz en un n u e s t r o , que es nuestro Salvador a ñ o , viajando al p r o m e d i o de y que quizás no es muy ampliamente 300,000 kilómetros por segundo. conocido. quot;Y Dios el Señor habló a Moisés, Los astrónomos nos dicen que ahora d i c i e n d o : Los cielos son muchos, p o d e m o s atisbar en el espacio y son innumerables para el hasta una distancia de mil millones Para comenzar, quisiera leeros unas h o m b r e ; p e r o para mí están conta- de años luz a nuestro alrededor. cuantas palabras. Lo que voy a d o s , p o r q u e son míos. leer está en el primer capitulo del l i b r o de Moisés, y voy a comenzar Hacia d ó n d e nos estamos moviendo, c o n el versículo 32. El que habla quot;Y así c o m o dejará de existir una c ó m o nos estamos m o v i e n d o , declaró ser el quot; S e ñ o r O m n i p o t e n t e , tierra c o n sus cielos, aun así a qué velocidad vamos, no lo y Sin Fin es mi n o m b r e . . . Y las aparecerá o t r a ; y no tienen fin mis sabemos. Al mirar en el cielo, voso- he creado por la palabra de mi mis obras, ni tampoco mis tros no lo veis c o m o es realmente p o d e r . . .quot; palabrasquot; (Moisés 1:3,32-33, en la actualidad. Lo veis c o m o era 35,37-38). años luz atrás, cuando la luz El le estaba mostrando a Moisés, No era un novicio en cuanto a creación c o m e n z ó a venir de él hacia mientras conversaban quot;cara a nosotros. Si salió hace cien millones c a r a quot; , la creacción que había hecho No era un n o v i c i o , no era un de años luz, es c o m o era cien el Padre. a f i c i o n a d o , no era un Ser realizando millones de años luz atrás su p r i m e r a p r u e b a , el que bajó en c o m i e n z o después del gran quot;Y las he creado por la palabra de Nuestra galaxia; forma y tamaño c o n c i l i o con los otros Dioses y mi p o d e r , que es mi Hijo Unigénito, buscó y e n c o n t r ó el lugar d o n d e lleno de gracia y de verdad. había quot; e s p a c i o quot; (porque así nos Se dice q u e d e n t r o de este radio dice el registro de Abraham) y existen cien millones de galaxias quot;Y he creado m u n d o s incontables, t o m a n d o los materiales q u e semejantes a la nuestra. Dicen y t a m b i é n los he creado para mi e n c o n t r a r o n en este quot; e s p a c i o quot; q u e esta galaxia en que flotamos y p r o p i o f i n ; y por medio del H i j o , h i c i e r o n este m u n d o . desarrollamos nuestra existencia q u e es mi U n i g é n i t o , los Desearía sugeriros dos o tres t i e n e un diámetro de cien mil he creado. cosas. Espero no c o n f u n d i r o s dema- años luz. Tiene diez mil años luz en
  11. 11. SECCIÓN 1 la parte más gruesa y, repito, cien mil años luz de diámetro. Los astrónomos confiesan ahora lo que anteriormente no confesaban, que puede haber muchos, y probablemente los hay, muchos mundos como el nuestro. Algunos dicen que en esta galaxia quizá hubo desde ei principio un millón de mundos como el nuestro. quot;Yo he creado mundos sin núme- ro. . . por medio del Hijo, quien es mi Unigénitoquot;. Nazaret. Evidentemente habían Recordad su viaje cuando tenía viajado de Nazaret a Belén a fin de 12 años de edad, cuando aparente- Y si vosotros pensáis que esta pagar un impuesto decretado mente, por lo menos en lo que galaxia nuestra tuvo desde el por el emperador romano. Ese era concierne a María, dio la primera principio quizás un millón de el propósito ostensible. Ella, indicación de quién era El, cuando, mundos, y multiplican eso por el estando encinta, viajó toda esa después de tres días de búsqueda, número de millones de galaxias, distancia, quizás a lomo de muía, finalmente le encontraron cien millones de galaxias que nos guardada y protegida como alguien conversando con los eruditos de la rodean, entonces podrán tener que va a dar a luz a un semidiós. nación, y ella en reproche le dijo: alguna idea de quién es este Ningún otro hombre en la historia quot;Tu padre y yo. . .quot; (designando a Hombre que nosotros adoramos. de este mundo ha tenido tai José, lo que es indicación de linaje, Dios el Padre por un lado y la que en el hogar de José y María, quot;Desde que el presidente Clark Virgen María por el otro. El era fiel a su supuesta relación escribió este artículo, la astronomía con José y María). . . Ella le dijo: ha expandido su conocimiento quot;. . . tu padre y yo te hemos enormemente. El universo conocido Al llegar ellos a Belén, como voso- buscado con angustiaquot;. Y El le con- ahora es por lo menos de dos mil tros recordáis, no pudieron testó en esa gran revelación: millones y medio de años luz encontrar lugar en un mesón. Todo quot;. . . ¿no sabías que en los de ancho y los astrónomos creen estaba ocupado. Así que se vieron negocios de mi Padre me es que hay por lo menos diez mil mi- obligados a entrar en un establo, necesario estar?quot; (Lucas 2:48-49). llones de galaxias. Véase por y el infante recién nacido, recién ejemplo quot;The Incredible Universequot;, venido del trono de Dios, tuvo por Kenneth F. Weaver, National que ser acostado en un pesebre, quot;descendiendo debajo de todo, Pero regresó con ellos a Nazaret y Geographic, mayo de 1974, moró con ellos, como el hijo págs. 589-625. para que pudiera elevarse por enci- ma de todoquot;. Yo tengo gran sim- de un carpintero, hasta que inició patía por el pobre José. El era el su misión. De allí en adelante, Propósito de nuestra creación esposo de María, pero no el padre cuando le encontraron haciendo del Hijo que ella iba a tener. milagros e impartiendo maravilloso Jesucristo es un integrante de la Años después los judíos se burla- conocimiento e información, se Trinidad. El participó en el gran rían de él por ese hecho. . . decían: quot;¿No es éste el hijo del concilio de los cielos donde se carpintero? . . .¿No es éste el car- decidió que ellos construirían un pintero?quot; (Véase Mateo 13:45). Condiciones en Palestina mundo, un mundo al cual podría- Vivía en una humilde morada, el mos venir como seres mortales único hombre nacido en esta tierra para labrar nuestra salvación. Cristo nació en condiciones caóti- semidivino y semimortal. Vivió cas. Palestina no era un lugar de entre los más humildes, enseñó paz, amor y hermandad. Allí tenían entre ellos, entre ellos hizo sus Del trono al pesebre lugar algunas de las más terribles obras. pasiones sueltas en el mundo, Y cuando la mañana llegó, al día y que eran las compañeras constan- siguiente, había una pareja en Pales- tes de aquellos que rodeaban al Pasó toda su vida, lo repito, seguido tina, José y María. Ellos vivían en Salvador. día tras día por la enemistad 10 http://bibliotecasud.blogspot.com
  12. 12. que le habría de exterminar, pero Otros milagros prueban que El Y posteriormente, una experiencia a la que escapó por motivo de la tenía control sobre los elementos: semejante sobre las costas de gran misión que tenía que cumplir. estoy pensando en la noche en la misma Galilea, después de la que mientras dormía en la proa resurrección, cuando Pedro y los Confusión judía de la barca se desató una gran demás habían ido a pescar no tempestad. Los Apóstoles estaban comprendiendo que para ellos había En cierta manera yo comprendo la aterrados; lo despertaron y trabajo en la obra del Señor. dificultad que tenían los judíos. entonces El calmó la tormenta. Y Habían estado pescando toda la Ellos reconocían en sus milagros, después de alimentar a los noche sin sacar nada. A la luz del la misma clase de milagros que cinco mil, cuando caminó sobre las amanecer vieron a un hombre habían realizado sus profetas a aguas, recuerdo cómo estaban en la ribera; había una pequeña través de toda su historia. El violó la asustados los Apóstoles en la fogata. Desde la costa vino una ley de gravedad caminando sobre barca, pensando que El era un voz: quot;Echad la red a la derecha de el agua; Elíseo había hecho flotar espíritu. la barca, y hallaréisquot;. Lo hicieron sobre el agua un hacha de hierro. y la red se llenó de peces. Juan, tal El levantó muertos; así lo había Casi lo podemos oír diciéndoles: vez recordando la otra experiencia, hecho Elíseo. Dio alimento con quot;¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!quot; dijo: quot;¡Es el Señor!quot; Pedro, panes y peces; así también, el Pro- Pedro pidió: quot;manda que yo envolviéndose en su túnica, pues feta Elias había alimentado a vaya por ti sobre las aguasquot;. estaba desnudo (no quería mostrarse cientos con muy poco y abastecido Jesucristo respondió: quot; V e n quot; y Pedro desnudo delante del Señor), se de aceite a la viuda. Ellos habían salió de la barca y comenzó arrojó al agua y nadó hasta la costa. visto manifestarse todos estos a andar, pero su corazón y su fe Y allí comieron, aparentemente grandes principios, ellos los cono- desmayaron al ver las olas revueltas el Señor comió también con ellos. cían, y tenían mucha dificultad para y comenzó a hundirse. Jesús Fue allí que Pedro recibió su ver algo más que eso en Jesús. extendió su mano y lo salvó, mandato de: quot;Apacienta mis ovejasquot; reprendiéndolo así: quot;¡Hombre de (Juan 21:6-17). poca fe! ¿Por qué dudaste?quot; He pensado en algunos de aquellos (Mateo 14:27-31). milagros en el sentido de que El humilde Jesucristo tenía así eran milagros de un Creador, de- Control del reino animal dominio sobre la vida animal. mostrando su poder creativo, particularmente algunos que llamo Jesucristo tenía dominio sobre el El reino vegeta! milagros creativos: la conversión reino animal. Recordaréis la pesca del agua en vino. ¡Cuan sencillo milagrosa, cuando primeramente debe haber sido aquello para un llamó a Pedro, Santiago y Juan. Finalmente, el reino vegetal estaba Dios que había hecho los universos! Ellos habían estado pescando bajo su dominio pues maldijo Haber alimentado a los cinco mil, toda la noche, pero no habían a la higuera estéril cuando pasó ¡cuan sencillo debe haber sido! sacado nada. Les pidió entrar en la cerca de ella. Algunos estudiosos barca a fin de poder hablar a la tienen gran dificultad en entender multitud; se apartó de la costa para ese milagro. A mí me parece más Y espero que ninguno de vosotros que la multitud no se apretujara bien sencillo, tal vez demasiado; se sentirá perturbado por el demasiado a su alrededor. pero de este milagro recibo el razonamiento tan estrecho que principio de que quien no hace las sugiere que la multitud se alimentó Cuando terminó de hablar dijo: cosas que su Creador lo ha capa- con el alimento que todos habían quot;Boga mar adentro, y echad vues- citado para hacer, está en peligro traído consigo. Este Creador del tras redes para pescarquot; (Lucas 5:4). de ser reprendido. No se puede universo, de cinco panes y dos Respondieron que habían estado ser estéril con la inteligencia peces proveyó alimento para todos pescando toda la noche y no y talentos que Dios nos ha dado. ellos. Posiblemente, a fin de habían sacado nada. Sin embargo, acallar la crítica que se podría hacer, según la palabra de El echaron o la explicación de que mera- la red y se llenó de peces, tanto que ¡Cuan grandes son para los seres mente los hipnotizó dice el relato: casi se rompía y tuvieron que mortales éstos y otros milagros quot;y recogieron lo que sobró de los llamar a Santiago y Juan en otra de Jesús! Pero ¡cuan incompara- pedazos, doce cestas llenasquot; barca. Pedro, aquel gran Pedro, blemente sencillos para el (Mateo 14:20). De igual importancia se inclinó humildemente ante el Hacedor de universos! ¿Seguiremos y estatura fue la alimentación Salvador y le dijo quot;Apártate de dudando del poder de Jesucristo de los cuatro mil un poco más mí, Señor, porque soy hombrf para efectuar los servicios que adelante. pecadorquot; (Lucas 5:8). efectuó en la tierra? 11 http://bibliotecasud.blogspot.com
  13. 13. SECCIÓN 1 El indica quién es Un ejemplo, él dijo: Al principio de su misión comenzó quot;Oísteis que fue dicho. No come- a indicar quién era El. Al dirigirse terás adulterio. hacia el norte después de la Pascua, vio a Nicodemo, y a quot;Pero yo os digo que cualquiera Nicodemo indicó que El era el que mira a una mujer para codi- Cristo. Nicodemo no comprendió. ciarla ya adulteró con ella en su corazónquot; (Mateo 5:27-28). Viajó hacia el norte hasta llegar a Esta era la nueva ley. Samaría, y allí se detuvo en el pozo de Jacob y vio a la mujer Y así con miles de otras cosas. Esos samaritana. Le dijo quién era. Los documentos a los que yo me samaritanos eran odiados por los referí, y otros pocos, son los docu- judíos, y los judíos eran odiados por los samaritanos, y esta, creo yo, mentos más revolucionarios en fue la primera vez que indicó toda la historia del mundo. Ellos en su misión que había venido por marcan el cambio; el cumplimiento todos los hombres y no solamente de la Ley Mosaica y la introducción para las tribus escogidas. De allí e implantación de la ley del evan- Resucitado en la mañana del tercer en adelante, de tiempo en tiempo, gelio que El restauró. día, visto por muchos, permaneció indicó que era el Mesías. aquí cuarenta días como si no estuviera dispuesto a abandonar De la cruz al trono a aquellos con quienes había obrado En una ocasión cuando asistía a la por tanto tiempo. Entonces, y solo Fiesta de los Tabernáculos en el Finalmente, en el juicio final, entonces, volvió a la Trinidad, a Templo de Jerusalén, fue ridiculiza- habiendo estado ante Ananías fue ocupar su lugar junto al Padre, do por su linaje. Ellos estaban ha- llevado a Caifas, el suegro de a sentarse nuevamente como blando de su linaje ¡eran hijos de Ananías, Caifas era el sumo miembro de la Trinidad. Abraham! LLegaron a un punto dí sacerdote instalado por el gobierno discusión en que le dijeron, romano; Ananías era el hombre, porque El afirmó haber conocido que según la Ley de Moisés, debía El Hombre al cual adoramos a Abraham, quot;Tú no tienes aún cin- haber sido el sumo sacerdote. En cuenta años, y has visto a Abra- el juicio ante Caifas y el Sanedrín, Este es el Hombre que adoramos. ham?quot; Y su respuesta fue: quot;Antes Caifas dijo: quot;Te conjuro por el —este es el Hombre que nos dio la que Abraham fuera, yo soyquot; Dios viviente, que nos digas si ley que nos permitirá cumplir Ouan 8:58). De este modo declaró eres tú el Cristo, el Hijo de Diosquot; nuestro destino declarado desde su misión de Mesías. (Mateo 26:63). Y Marcos registra el mismo principio. Este es el que El le dijo: quot;Yo soyquot; Hombre que se sacrificó a sí mismo. (Marcos 14:62). quot;He aquí el Cordero de Diosquot; se Y así continuó el curso de su vida, declara anteriormente. quot;Inmolado día tras día, proclamando sus desde el principio del mundoquot;, verdades. Pero ellos le llevaron al día siguien- murió para expiar los pecados de te ante Pilato. Pobre Pilato, Adán. atormentado por su creencia en la Su gran misión inocencia de este hombre, buscó liberarle, pero sin resultado. Ellos Ninguno de nosotros ha sido más Nuestro Señor tenía una gran mi- insistieron en la muerte del Cristo. humilde; ninguno de nosotros ha sión qué cumplir. Tenía que llevar a Y así finalmente fue condenado muerto más ignominiosamente su término, cumplir, como nos dijo, y devuelto a ellos. que El. Pero El hizo esto por voso- la Ley de Moisés. Si queréis ver tros y por mí, para que nosotros, cuánto se alejó El de las leyes que cuando hayamos finalizado nuestra habían sido dadas al antiguo Israel, Luego fue llevado al Calvario, y El, carrera aquí, podamos, después leed el Sermón de la Montaña, un Dios, un miembro de la Santísi- de pasar por la muerte y pagar la leed el Sermón en el Llano, leed ma Trinidad, fue crucificado pena que nos corresponda, el sermón durante la segunda como un criminal común, bajo la también resucitar y volver a su Pascua, y veréis cómo tuvo que falsa acusación de traición entre presencia, del mismo modo, malos forzar la nueva ley. dos ladrones comunes. y buenos. 12
  14. 14. existe, y ese registro me dice que si yo obedezco sus mandamientos, si vivo como El quiere que viva, enton- ces cumpliré y alcanzaré el destino que preparó para mí, un destino de progreso eterno, un destino de una vida en su presencia, tanto como mi obra lo permita, un destino que no conoce límite al poder que pue- do recibir si vivo por El. Que el Señor conceda que cada uno de nosotros llegue a la determina- ción de servirle y guardar sus man- damientos. Que el Señor nos dé una mejor claridad en el conocimien- to de nuestro Señor y Maestro, de quién era El, de su gran sabiduría, experiencia y conocimiento. Dijo El: Este es el Hombre que nosotros el beneficio de otros, para toda la quot;Yo soy el camino, la vida, la luz y adoramos, no un hombre con título humanidad, siempre sacrificándose, la verdad.quot; Una y otra vez dijo eso. académico, ni sabio en las cosas del siempre procurando obedecer la vo- No creyeron entonces en El: el mundo; no un hombre de poder luntad del Padre, diciéndonos una y mundo en general no cree en El ac- mundano, y sin embargo dijo en otra vez que El no hacía sino lo que tualmente. Pero es nuestro deber, una ocasión: quot;¿Acaso piensas que había visto hacer a su Padre, que no nuestro derecho, nuestra elección, no puedo ahora orar a mi Padre, y enseñaba nada que no hubiera conocer estas verdades y hacerlas que él no me daría más de doce le- escuchado enseñar a su Padre. parte de nuestra vida. giones de ángeles?quot; (Mateo 26:53), (Gran parte de este discurso fue to- aunque nunca invocó sus poderes mado del volumen de Doctrinas y El misterio de todo ello está más divinos simplemente para su propio allá de mi conocimiento. Yo sola- Convenios, curso de autoenseñanza, beneficio egoísta, sino siempre para mente puedo tomar el registro que págs. 328-330). 13
  15. 15. quot;EL MESÍAS PROMETIDOquot; TEMA COMENTARIO INTERPRETATIVO Jesucristo fue elegido desde antes de la fundación del m u n d o para ser el Cristo, el Ungido, y su venida fue (2-1) Juan 1:1. ¿En qué forma es Jesucristo el Verbo de Dios? anunciada por todos los profetas desde el principio. quot;. . . el Padre participó en la obra de la creación por m e d i o del H i j o , el cual, por tal m o t i v o , llegó a ser el INTRODUCCIÓN A d m i n i s t r a d o r , por c o n d u c t o de quien la v o l u n t a d , Jesucristo fue el primogénito del Padre desde el princi- m a n d a m i e n t o o palabra del Padre se llevó a efecto. De pio. En una declaración dada a conocer en 7976, la Pri- m o d o que con propiedad enfática el apóstol Juan otor- mera Presidencia y el Consejo de los Doce dijeron: ga al H i j o , Jesucristo, el título de 'el V e r b o ' o como lo quot;Entre los hijos espirituales de Elohim, el Primogénito declara el Padre, 'la palabra de mi poder' (Moisés 1:32)quot; fue y es. . . Jesucristo, del cual todos los demás son (Talmage, Jesús el Cristo, pág. 34). hermanos menoresquot; (Clark, Messages of the First Presi- dency [Joseph F. Smith, Arthur H. Lund, Charles W. Pen- (2-2) Juan 1:9-11. ¿En qué forma recibió el mundo rose] 5:33). El fue el hijo de primogenitura y retuvo ese al Salvador? derecho por su estricta obediencia. A través de los siglos y siglos de la vida premortal, El avanzó y progresó hasta quot; D e s p u é s de declarar que la misión del Bautista era dar que, como lo describió Abraham, llegó a ser quot;semejan- t e s t i m o n i o de la Luz, Juan continúa su testimonio de te a Diosquot; (Abraham 3:24). quot;Nuestro Salvador era un Jesús: 'aquella luz verdadera, que alumbra a t o d o h o m - Dios antes de nacer en este mundoquot;, escribió el presi- b r e , venía a este m u n d o . dente Joseph Fielding Smith, quot;y trajo consigo el mismo ' quot; E n el m u n d o estaba, y el m u n d o por él fue hecho; estado al venir aquí. Era tan Dios después de haber pero el m u n d o no le c o n o c i ó . nacido en el mundo, como lo era antesquot; (Doctrinas de ' quot; A lo suyo v i n o , y los suyos no le recibieron' (Juan 1:9- Salvación 1:29-30). En ese estado premortal, Jesús fue, 11). bajo la dirección del Padre, el Creador y Redentor de los mundos del Padre. quot;¿Por qué f u e , o por qué es que actualmente algunos no lo reciben? Sin duda habían esperado algo entera- Esta lección ha sido preparada para ayudarles a obtener mente diferente. Estaban buscando a un líder de refor- mayor comprensión acerca de la enorme ma social y política y tenían poco interés en las cosas misión del Salvador. espirituales. 'El m u n d o por él fue h e c h o ; pero el m u n - Antes de proseguir lean todos los versículos del do no le c o n o c i ó . ' Hoy día todavía hay quienes pasan cuadro de la página anterior: a su lado sin r e c o n o c e r l o quot; (Howard W. Hunter, CR, o c t u b r e de 1968, pág. 141). MateoMarcos Lucas Juan PUNTOS A CONSIDERAR Prefacio de Lucas 1:1-4 ¿QUE H I Z O JESUCRISTO EN EL M U N D O PRETERRENAL? 1:1-18 Testimonio de Juan (2-3) Cristo fue el primogénito en el mundo de los espíritus 17:1-5 y el unigénito en la carne 15
  16. 16. SECCIÓN 1 quot;El Padre de Jesucristo (en el espíritu) es también nues- de modo que no se perderá una sola alma.quot; ¿A todos? t r o Padre. Cristo mismo enseñó esta verdad y lo hizo ¿Podía ser posible? quot;. . . no se perderá una sola almaquot;, c u a n d o enseñó a orar a sus discípulos: 'Padre nuestro dijo alardeando; y añadió la condición para efectuar tal q u e estás en los cielos', etc. Sin embargo, El es el Pri- hazaña: quot;. . . de seguro lo haré; dame, pues, tu honraquot; m o g é n i t o entre todos los hijos de Dios, el primero en- (Véase Moisés 4:1). gendrado en el espíritu, y el Unigénito en la carne. Me pregunto cuál fue mi reacción ante tan terrible auda- El es nuestro hermano mayor y nosotros, como El, cia. Y cuáles no habrán sido mis sentimientos cuando somos a imagen de Dios. Todos los hombres son crea- nuestro Hermano Mayor se delantó con marcado con- dos a semejanza del Padre y Madre universales y son li- traste en actitud y porte. quot;Padre, hágase tu voluntadquot;, t e r a l m e n t e los hijos e hijas de D i o s quot; (Primera Presiden- dijo. ¿Y cuál era la condición para esto? quot;Sea tuya la cia —Joseph F. Smith, John R. W i n d e r , A n t h o n H. gloria para siemprequot;. (Véase Moisés 4:2). Yo estuve allí y L u n d — , Messages of the First Presidency, 4:203). lo vi todo; y, de acuerdo al Profeta, di mi aprobación. Di mi aprobación a la elección y llamamiento de Jehová (2-4) Jesucristo: El creador de esta tierra como nuestro Salvador. Cuando surgió la rebelión bajo el liderazgo de Lucifer, ¿cuan valiente fui en mi posi- quot; B a j o la dirección de su Padre, Jesucristo creó esta sición? ¿Aprobé al Señor con el corazón tanto como con tierra. No hay duda en cuanto a que oíros le ayudaron, la voz? El apóstol Juan dice que la batalla fue ganada p e r o fue nuestro Redentor Jesucristo, q u i e n , bajo la di- por la sangre del Cordero (esto es, por el plan del rección de su Padre, bajó y organizó la materia e hizo evangelio que requería el sacrificio del Hijo de Dios) y este planeta, a fin de que pudiese ser habitado por por la palabra de su (de los seguidores de Cristo) testi- los hijos de D i o s quot; (Smith, Doctrinas de Salvación, 1:70). monio. (Véase Apocalipsis 12:11).¿Fue un arma poderosa Tengan presentes los siguientes pasajes y relaciónenlos mi propio testimonio? con el papel de Cristo antes de que viniera a la tierra: ¡Oh, cuánto anhelo poder recordar, atravesar el velo y Moisés 1:31-33. ¿Cuánta experiencia había tenido Jesu- verme a mí mismo en aquellos días preterrenales! cristo como Creador? Pero. . . un momento. Ahora me encuentro en el pre- 3 Nefi 15:2-9. ¿Quién habló a los profetas de la antigüe- sente. ¿Qué hay de este día? ¿Doy mi aprobación al dad? ¿Quién es el Dios del antiguo Israel? (Véase Salvador aquí? La guerra no ha terminado aún sino que también 3 Nefi 11:13, 14). ha pasado a campos de batalla terrenales. ¿Qué puedo decir del arma del testimonio aquí? ¿La manejo con CRISTO FUE ELEGIDO PARA SER EL SALVADOR poder en su causa? ¿De qué me servirá la valentía anterior si fracaso aquí? El es un Dios, el Hijo de Dios. (2-5) El Salvador fue llamado antes del establecimiento En aquel entonces aprobé su llamamiento. ¿Y ahora, qué? de los cimientos de la tierra (2-7) El gran concilio preterrenal quot;. . . nosotros creemos que Jesucristo es nuestro her- m a n o mayor, que en realidad es el Hijo de nuestro En solemne concilio se sentaron los Dioses. . . Padre y q u e él es el Salvador y fue llamado a esto antes Esa asombrosa hora del establecimiento de los cimientos de la tierraquot; Cuando la inteligencia fue más valiosa; (Brigham Y o u n g , ¡D, 13;235-36; Itálicas agregadas). Cuando de un hilo pendía El destino de futuros mundos. (2-6) Nosotros fuimos testigos de la elección de Cristo El silencio se hizo y dimos nuestra aprobación Y apareció entre reyes y sacerdotes Un poder sublime, más sublime aún quot;Al efectuarse la primera organización en los cielos, Que el de cualquier otro entre la congregación. todos estuvimos presentes, y presenciamos la elección y n o m b r a m i e n t o del Salvador, y la formación del plan Una estatura que mezclaba poder y gracia, de salvación, y nosotros lo aprobamosquot; (Smith, la humildad tras un semblante divino; Enseñanzas, págs. 216-17; Itálicas agregadas). La gloria de un continente Más luminoso que el medio día. . . ¡Yo estuve allí! El profeta José dijo que yo estuve allí en Habló y la atención creció, aquel día glorioso cuando el Padre llamó a todos sus Y la quietud creció también. hijos al gran concilio. ¡Qué hueste tan grande debe haber sido! El recuerdo de aquel día se ha ido, se ha '¡Padre!', la voz se deslizó como música. . . desvanecido por el velo. Pero ciertamente debe haber Diáfana como el quieto murmullo de un riachuelo sido un momento de gran regocijo, de emoción sobre- Cuando desciende desde las alturas cogedora. Me pregunto cómo me sentí al ver a Lucifer, Donde reposa la nieve virginal. hijo de la mañana, adelantarse. quot;Heme aquíquot;, dijo, quot;en- '¡Padre!', dijo, 'ya que alguien debe morir víame. Seré tu hijo y rescataré a todo el género humano, Para redimir a tus hijos 16 http://bibliotecasud.blogspot.com
  17. 17. CAPITULO 2 De esferas proyectadas y vacías, Un imán los atraía. Donde debe aparecer el pulso de la vida; Por un momento eterno, Y donde el poderoso Miguel (Adán) caerá, Reinó un profundo silencio. Para que un hombre mortal exista; Moviendo sus omnipotentes labios Y un Salvador escogido, al que tú enviarás, El Padre decretó: Heme aquí, ¡envíame! 'Jehová, ¡mi mensajero eres! No quiero, no busco recompensa, Hijo Aman, te envío; Mío será el sacrificio voluntario, Y uno te precederá, Tuya será Mientras doce tus pasos acompañarán; La gloria eterna. Y muchos más en esa lejana playa Aún se escuchaba la voz, La senda te prepararán, para que yo, Cuando súbitamente El Primero, el último pueda ir Surgió una figura ominosa, Y en la tierra mi gloria compartir. .. . Orgullosamente erguida Y así fue. Desde la inmensa congregación, Cual amenazante cima Brotó un murmullo tumultoso, Adornada de tremenda tempestad. Visos de antagonismo, como cuando '¡Envíame!', dijo, escondiendo Dos corrientes opuestas chocan. Tras su sonrisa galante Y concluyó. Un dejo de desdén. Pero los cielos lloraron, 'Y no habrá uno, de los cielos a la tierra, Y aún los anales relatan Que no regrese de nuevo a ti. Cómo, sobre el rebelde caído, Mi plan salvador no hace excepción. Uno fue el escogido de Elohim. ¿La voluntad del hombre? (Poema de Orson F. W h i t n e y , citado en DCG, No, ¡sólo la mía! 1973-1975, págs. 95-96). Estudien los pasajes siguientes ¡Como recompensa reclamo en relación al acontecimiento anteriormente descrito: El derecho de sentarme en tu trono!' Abraham 3: 24, 27. ¿Cuál parece haber sido la razón Calló Lucifer y se hizo principal por la que Jesucristo fue elegido por el Padre? Un expectante y denso silencio. Moisés 4:1-4. ¿Cuál fue la causa de la guerra en los Todos los ojos voltearon, las miradas se fijaron. cielos? (2-8) ¿Cuál es el significado de los títulos quot;Cristoquot;, d i e r o n en el estado t e r r e n a l quot; (Talmage, Jesús el Cristo, quot;Mesíasquot; y quot;Jehováquot;? págs. 36-37). Jesús fue el n o m b r e que se le dio a nuestro Salvador. El n o m b r e Jehová significa quot;El que existe por sí m i s m o quot; Tal c o m o nosotros Lo deletreamos, es de origen griego. o quot;El Eternoquot;. En el Antiguo Testamento aparece escrito Su equivalente hebreo es Yehoshua o Jeshua. En su con letras mayúsculas (Nota del traductor: Aparece con f o r m a o r i g i n a l , el n o m b r e significaba literalmente mayúsculas en la versión bíblica del Rey Jacobo, en quot; A y u d a de Jehováquot;, quot;Salvador-Liberadorquot;, o quot;Jehová es inglés). De acuerdo a la antigua práctica israelita, el Salvaciónquot;. El h o m b r e fue dado a conocer a José por n o m b r e de Jehová o Yo Soy (El que existe por sí mismo) el ángel q u e lo visitó. (Véase Mateo 1:21.) no debía ser mencionado so riesgo de incurrir en la ira divina. quot;Cristo es un título sagrado y no es una designación quot;En aquella ocasión en que ciertos judíos, considerando o r d i n a r i a o n o m b r e c o m ú n ; es de origen griego y son su descendencia de Abraham como garantía de una idénticos su significado y el de su equivalente hebreo, p r e d i l e c c i ó n divina, impugnaron a Jesús con preguntas Mesías, q u e quiere decir el Ungido. Hallamos en las y críticas, El refutó sus palabras abusivas con la declara- Escrituras otros títulos —cada uno de los cuales encierra c i ó n : 'De cierto, de cierto os d i g o : Antes que Abraham un significado particular— tales como Emmanuel, Salva- fuese, YO SOY'; que es igual que hubiese d i c h o , antes dor, Redentor, Hijo Unigénito, Señor, Hijo de Dios, que A b r a h a m , fui y o , Jehová. Los judíos quisquillosos Hijo del Hombre y muchos o t r o s ; el hecho de importan- se o f e n d i e r o n a tal grado cuando lo oyeron pronunciar cia principal para nosotros es que estos varios títulos ese nombre, que —debido a una interpretación errónea expresan el origen sagrado y divinidad de nuestro de una Escritura anterior decían que no había de men- Señor. C o m o se ha visto, los nombres o títulos esencia- cionarse so pena de m u e r t e — inmediatamente tomaron les de Jesucristo f u e r o n revelados antes de su nacimien- piedras con la intención de matarloquot; (Talmage, Jesús to y se d i e r o n a conocer a los profetas que lo antece- el Cristo, pág. 38). 17 http://bibliotecasud.blogspot.com
  18. 18. SECCIÓN 1 ¿Quién siguió al antiguo Israel por el desierto? A continuación hay dos columnas de pasajes de las (1 Corintios 10:4). Escrituras. La columna de la izquierda contiene profecías del Antiguo Testamento y la de la derecha el cumpli- ¿Que aprendemos en D. y C. 110:1-4? miento de las mismas en el Nuevo Testamento. Además hay algunas de las profecías más prominentes del Libro de Mormón concernientes a la vida del Salvador. (2-9) ¿CUAL ERA LA BASE DE LA ESPERANZA MESIANICA? Profecía mesiánica del Cumplimiento de la Jesucristo es único en muchos sentidos. Por ejemplo, Antiguo Testamento profecía en el Nuevo detalles bien claros de su vida fueron dados al m u n d o Testamento. en d o c u m e n t o s públicos siglos antes de su nacimiento. U n o podría pensar que cualquiera que estuviera familia- 1. Zacarías 9:9 1. Mateo 21:1-5 rizado c o n las Escrituras lo habría reconocido por lo 2. Zacarías 11:12, 13 2. Mateo 26:15; 27:7 q u e era: el Mesías p r o m e t i d o . 3. Miqueas 5:1; Isaías 50:6 3. Mateo 27:30 Cada u n o de los autores de los evangelios en el Nuevo 4. Isaías 53:9, 12 4. Mateo 27:38, 57-60. Testamento, p e r o particularmente Mateo, tuvo el placer 5. Isaías 26:19 5. Mateo 27:52, 53. de señalar cuan literalmente cumplía Cristo con las pro- fecías del A n t i g u o Testamento concernientes a El. Lo Profecías del Libro de Mormón m i s m o se aplica a los profetas del Libro de M o r m ó n . 1. 1 Nefi 11:31-34 2. 1 Nefi 19:7-10 (2-10) Todas las cosas lo representan 3. Mosíah 3:5-10 quot;Y t o d o lo q u e ha sido dado en el evangelio y t o d o lo 4. Alma 7:9-12 q u e en alguna f o r m a se ha relacionado con éste, ha Lean cada c o l u m n a y comparen las profecías que allí se sido planeado con el expreso propósito de dar testimo- encuentran. nio de Cristo y de testificar en cuanto a su ¿Que diferencia hace saber que Jehová, el Dios del Anti- misión divina. . . g u o Testamento y del Libro de M o r m ó n , es Jesucristo, el quot; . . . d e hecho, c o m o Jacob dice: Dios del Nuevo Testamento? ¿hubo alguna diferencia en quot;' . . . todas las cosas que han sido dadas de Dios al c u a n t o a la f o r m a en que fue recibido entre los judíos? h o m b r e , desde el principio del m u n d o , son la repre- A u n q u e ellos tenían la esperanza de que El vendría tal sentación de é l ' (2 Nefi 11:4). c o m o había sido p r o m e t i d o , ¿por qué erraron? Nosotros, quot; C a d a profeta que ha estado en el m u n d o ha dado i g u a l m e n t e , tenemos la esperanza de que vendrá nueva- t e s t i m o n i o de que El es el Hijo de Dios, porque en su m e n t e . ¿Significa alguna diferencia verlo como algo más misma naturaleza ese es el llamamiento de un profeta. q u e nuestro Salvador, verlo c o m o nuestro Creador y nues- El t e s t i m o n i o de Jesús es sinónimo de espíritu de pro- t r o Dios? M e d i t e n en cuanto al pasaje que fecíaquot; (Bruce R. McConkie, CR, octubre de 1948, pág. 24). se encuentra en Juan 17:3. 18
  19. 19. 3 quot;EL HIJO DEL PADRE ETERNOquot; TEMA COMENTARIO INTERPRETATIVO Es i m p o r t a n t e q u e sepamos que Jesucristo es literal- mente el Hijo del Padre Eterno y que tuvo que vencer (3-1) Lucas 2:1-20. Un decreto de Augusto César las pruebas y vicisitudes de la vida terrenal. Roma regía sobre gran parte del m u n d o Mediterráneo en la época del nacimiento de Cristo. Augusto, un go- bernante capaz y enérgico, usó parte del tiempo de su reinado (años 31 a 14 A.C.) estableciendo cierta tradi- INTRODUCCIÓN ción de honestidad y legalidad en la burocracia romana, reorganizando los gobiernos provinciales y aplicando Jesucristo es Jehová. El era el Dios del Antiguo Testa- una reforma financiera. Su mandato se caracterizó por mento. Nació como un espíritu en la vida preterrenal un p r o n u n c i a d o grado de o r d e n . siendo el Primogénito. Allí creció en gracia y poder has- ta llegar a ser quot;semejante a Diosquot; (Abraham 3:24). A u g u s t o o r d e n ó que se aplicase un t r i b u t o en t o d o el Sostuvo la voluntad del Padre y defendió su plan. Fue i m p e r i o en el año 1 A.C. Este t r i b u t o o quot; i m p u e s t o quot; y es el Verbo, el Mensajero de salvación, el que estuvo consistió realmente en un censo, tal c o m o ha explicado con Dios antes de que fueran establecidos los cimientos el eider James E. Talmage: de este mundo (Juan 1:1, 14; D. y C. 93:7-9), y el que quot;El mandato era de aplicación general, pues disponía fue preordinado allá para ser el Cordero, el gran y ' q u e t o d o el m u n d o fuese empadronado'. El empadro- postrer sacrificio, el Redentor y Salvador de los hombres. n a m i e n t o de los subditos romanos tenía por objeto for- Jehová, Jesucristo, el Cordero señalado para expiar, mar una base, de acuerdo con la cual se podrían deter- desde antes de la fundación del mundo, nació en este minar las contribuciones de los distintos pueblos. Este mundo. Descendió de su quot;tronoquot; para andar entre los censo particular fue el segundo de tres empadrona- hombres, y su vida entre ellos comenzó en un establo mientos generales de la misma naturaleza, que, según de un poblado palestino sin importancia, hace los historiadores, ocurrieron en intervalos de aproxima- cerca de dos mil años. d a m e n t e veinte años. De haberse efectuado el censo en la manera romana acostumbrada, cada persona se había La historia del nacimiento de Cristo y de su juventud, e m p a d r o n a d o en el sitio d o n d e residía; mas la costum- incluye referencias a muchos acontecimientos. Las refe- bre j u d í a , respetada por la ley romana, exigía el empa- rencias del siguiente cuadro de lectura y el material de d r o n a m i e n t o en las ciudades o pueblos que las familias la lección, les permitirán ahondar profundamente en respectivas declaraban c o m o el lugar de su o r i g e n quot; cuanto a la naturaleza divina de Cristo (Talmage, yesús el Cristo, pág. 96). como hijo y en sus primeros años. Antes de proseguir, lean todos los versículos del cuadro (3-2) Mateo 1:17; Lucas 3:23-28. Jesucristo de la página anterior. descendía de reyes En los cuatro Evangelios encontramos dos genealogías. El relato de Mateo hace una lista de los antepasados 21

×