quot;Como Un Hombre Piensaquot;
                                    por James Allen


                    La Mente es el p...
7. Serenidad
1. Pensamiento y Carácter

El AFORISMO, quot;Como un hombre piensa en su corazón, tal es él,quot; abraza no sólo al
ser en...
divina y confianza que esta -- que el hombre es el maestro de pensamiento, el
moldador del carácter, y el fabricante y la ...
2. Efecto de Pensamiento en Circunstancia

LA MENTE DEL HOMBRE se puede comparar a un jardín, que se puede cultivar
inteli...
mismo al remedio de los defectos en su carácter, y hace progreso rápido y marcado, él
pasa rápidamente a través de una suc...
deseos y oraciones se agradan y se contestan solamente cuándo armonizan con sus
pensamientos y acciones.

En la luz de est...
del pensamiento en su propia mente y vida, y hasta que se haga esto, los meros
hechos externos no pueden servir como motiv...
Las circunstancias que un hombre encuentra con el sufrimiento son los resultados de
su propia desharmonía mental. Las circ...
violencia, que solidifican en circunstancias de daño y persecución. Pensamientos
egoístas de todas clases se cristalizan e...
quot;La Volundad humana, esa fuerza no vista,

      La descendiente del alma inmortal,

Puede talar abierto un camino a c...
3. Efectos de Pensamientos en la Salud y el Cuerpo

EL CUERPO ES el serviente de la mente. Obedece las operaciones de la m...
Como no puedes tener un domicilio dulce y sano a menos que admites el aire y el sol
libremente en tus cuartos, así que un ...
4. Pensamiento y Propósito

HASTA QUE EL PENSAMIENTO sea conectado a propósito no hay realización
inteligente. Con la mayo...
los caminos al logro; quiénes hacen que todas las condiciones les sirvan, y quiénes
piensan fuertemente, procuren sin mied...
5. El Factor de Pensamiento en el Logro

TODO LO QUE UN HOMBRE alcanza y todo lo que él no puede alcanzar es el
resultado ...
No puede haber progreso, ni logro sin sacrificio, y el éxito mundial de un hombre será
por la medida que él sacrifica sus ...
6. Visiones e Ideales

LOS SOÑADORES SON los salvadores del mundo. Como el mundo visible es
sostenido por el invisible, as...
tiempo libre, pequeños que sean, al desarrollo de sus poderes y recursos latentes. Muy
pronto tan alterada ha llegado a se...
En todos los asuntos humanos hay esfuerzos, y hay resultados y la fuerza del esfuerzo
es la medida del resultado. Casualid...
7. Serenidad

TRANQUILIDAD DE LA MENTE es una de las joyas hermosas de la sabiduría. Es el
resultado de esfuerzo largo y p...
Almas arrojados de tempestades, dondequiera que estén, abajo cualquier condiciones
en que puedan vivir, sabran esto--en el...
Como Piensa El Hombre
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Como Piensa El Hombre

13,597

Published on

Published in: Education
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
13,597
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Como Piensa El Hombre"

  1. 1. quot;Como Un Hombre Piensaquot; por James Allen La Mente es el poder Maestro que forma y hace, Y el Hombre es Mente, y para siempre jamás él toma El herramiento de Pensamiento, y, formando lo que quiere, Saca a luz un mil de gozos, un mil de malos: Piensa en secreto, y lo lleva a cabo. Ambiente es nada más que su espejo. Advertencia ESTE PEQUEÑO VOLUMEN (resultado de meditación y experiencia) no se propone ser tratado exhaustivo sobre el tema, de lo cual se ha escrito mucho, del poder de pensamiento. Es sugestivo más bien que explicativo, su objeto es estimular a los hombres y a las mujeres al descubrimiento y a la percepción de la verdad de que -- quot;Ellos mismos son hacedores de sí mismosquot; por virtud de los pensamientos que escogen y alientan; que la mente es el maestro tejedor, tanto de la vestidura interna del carácter así como la vestidura externa de la circunstancia, y que, como hubieran tejido hasta ahora en ignorancia y dolor ahora pueden tejer en iluminación y felicidad. James Allen CONTENIDO 1. Pensamiento y Carácter 2. Efecto de Pensamiento en Circunstancia 3. Efectos de Pensamientos en la Salud y el Cuerpo 4. Pensamiento y Propósito 5. El Factor de Pensamiento en el Logro 6. Visiones e Ideales
  2. 2. 7. Serenidad
  3. 3. 1. Pensamiento y Carácter El AFORISMO, quot;Como un hombre piensa en su corazón, tal es él,quot; abraza no sólo al ser entero del hombre, pero es tan comprensivo de que alcanza a cada condición y circunstancia de su vida. Un hombre es literalmente lo que piensa, su carácter siendo la suma completa de todos sus pensamientos. Como la planta brota y no podría ser sin la semilla, así cada acto del hombre brota de las semillas escondidas de pensamiento, y no podrían aparecer sin ellas. Esto se aplica igualmente a esos actos llamados quot;espontáneosquot; e quot;impremeditadosquot; así como a los que se ejecutan deliberadamente. El acto es la flor del pensamiento, y el gozo y el sufrimiento son sus frutos; así el hombre adquiere los frutos dulces y amargos de su propio cultivo. quot;El pensamiento de la mente nos ha hecho. Lo que somos, por pensamiento, fue labrado y construido. Si la mente de un hombre tiene pensamientos malvados, el dolor viene a él como viene la rueda el buey detrás ... ... Si uno persevera en pureza de pensamiento, el gozo lo sigue como su sombra--seguro.quot; El hombre es un crecimiento por ley, y no una creación por artificio, y causa y efecto es tan absoluta e invariable en el reino escondido de pensamiento como es en el mundo de las cosas visibles y materiales. Un carácter noble y divino no es una cosa de favor ni casualidad, sino es el resultado natural del esfuerzo contínuo en pensamiento correcto, el efecto de asociación largo-acariciada con pensamientos divinos. Un carácter vil y bestial, por el mismo proceso, es el resultado de abriagar contínuamente los pensamientos vilezos. El hombre se hace y se deshace por sí mismo. En el arsenal de pensamiento él forja las armas por las cuales se destruye; él también forma las herramientas con las cuales él construye para sí mismo, mansiones divinas de gozo y fuerza y paz. Por la opción correcta y la aplicación verdadera de pensamiento, el hombre asciende a la perfección divina. Por el abuso y la aplicación incorrecta de pensamiento él desciende debajo el nivel de la bestia. Entre estos dos extremos están todos los grados de carácter, y el hombre es su fabricante y maestro. De todas las verdades hermosas que pertenecen al alma que han sido restauradas y traídas a la luz en esta edad, ninguna da más alegría ni es más fructuosa de promesa
  4. 4. divina y confianza que esta -- que el hombre es el maestro de pensamiento, el moldador del carácter, y el fabricante y la tallador de la condición, del ambiente, y del destino. Como un ser de Poder, Inteligencia, y Amor, y como el señor de sus propios pensamientos, el hombre posee la clave a cada situación, y contiene dentro de sí mismo la agencia tranformadora y regeneradora por la cual él puede hacerse a sí mismo lo que desea. El hombre siempre es el maestro, aún en su estado más débil y abandonado; pero en su debilidad y degradación él es maestro necio quien desgobierna su quot;casero.quot; Cuando él comienza a reflejar sobre su condición y busca diligentemente para la ley sobre la cual se establece su ser, entonces él llega a ser el maestro sabio, dirigiendo sus energías con inteligencia y formando sus pensamientos a los asuntos fructuosos. Tal es el maestro consciente, y el hombre solo puede llegar a ser por descubrir adentro de sí mismo las leyes de pensamiento; cual descubrimiento es totalmente un asunto de aplicación, autoanálisis y experiencia. Solo por medio de mucho buscar y minar se obtiene el oro y los diamantes, y el hombre puede encontrar cada verdad conectada con su ser, si él cava profundamente en la mina de su alma; que él es el fabricante de su carácter, moldador de su vida, y constructor de su destino, él puede probar sin equivocar, si él mira, controla, y altera sus pensamientos, rastreando sus efectos sobre sí mismo, sobre otros y sobre su vida y circunstancias, conectando causa y efecto por práctica paciente e investigación, y utilizando cada experiencia personal, aún las más triviales y diarias, como medio de obtener ese conocimiento de sí mismo, el cuál es Entendimiento, Sabiduría, Poder. En esta dirección como en ninguna otra, es la ley absoluta que quot;el que busca, halla; y al que llama, se le abriráquot;; Porque solamente por medio de la paciencia, la práctica, y la exigencia incesante puede un hombre entrar en la puerta del Templo de Conocimiento.
  5. 5. 2. Efecto de Pensamiento en Circunstancia LA MENTE DEL HOMBRE se puede comparar a un jardín, que se puede cultivar inteligentemente o permitir llegar a ser silvestre; pero cultivado o negligido, debe y tiene que producir. Si no se pone semillas útiles en ello, una abundancia de semillas inútiles se caerán en ello, y continuarán a producir su género. Como un jardinero cultiva su cuadro, manteniéndolo libre de malas hierbas, y creciendo las flores y las frutas que él requiere, así puede un hombre tender al jardín de su mente, escardando hacia fuera todos los pensamientos malos, inútiles e impuros, y cultivando hacia la perfección las flores y las frutas de pensamientos debidos, útiles y puros. Persiguiendo este proceso, un hombre tarde or temprano descubre que él es el maestro jardinero de su alma, el director de su vida. Él también revela, dentro de sí mismo, las leyes de pensamiento, y entiende, con exactitud cada vez mayor, cómo las fuerzas de pensamiento y los elementos de la mente operan en formar el carácter, las circunstancias, y el destino. Pensamiento y carácter son uno, y como carácter solo puede manifestarse y descubrirse por medio del ambiente y la circunstancia, las condiciones externas de la vida de una persona siempre se encontrarán armoniosamente relacionados con su estado interno. Esto no quiere decir que las circunstancias de un hombre en cualquier momento son una indicación de su carácter entero, sino que esas circunstancias están conectadas tan íntimamente con un algún elemento de pensamiento vital dentro de si mismo, que por el momento, son indispensables para su desarrollo. Cada hombre está donde está por la ley de su ser; los pensamientos que él ha construido en su carácter le han traído allí, y en el arreglo de su vida no hay elemento de casualidad, pero todo es resultado de una ley que no puede errar. Esto es verdad tanto para los que se sienten quot;fuera de armoníaquot; con sus alrededores como para los que están contentos con ellos. Como un ser progresivo y evolucionando, el hombre está donde está para que pueda aprender, para que pueda crecer; y cuando aprende la lección espiritual que cualquier circunstancia contiene para él, pasa y da lugar a otras circunstancias. El hombre es abofeteado por circunstancias mientras que él cree que él es la criatura de condiciones exteriores, pero cuando se da cuenta de que él es un poder creador, y que él puede mandar la tierra escondida y las semillas de su ser de la cual circunstancias crecen; entonces él se hace el maestro legítimo de sí mismo. Que las circunstancias crecen del pensamiento cada hombre sabe quién, por cualquier espacio de tiempo, ha practicado el autodominio y la autopurificación, porque él habrá notado que la alteración en sus circunstancias ha estado en relación exacta con su condición mental alterada. Tan verdad es esto que cuando un hombre se aplica a sí
  6. 6. mismo al remedio de los defectos en su carácter, y hace progreso rápido y marcado, él pasa rápidamente a través de una sucesión de vicisitudes. El alma atrae lo que secretamente abriga; lo que ama, y también lo que teme; alcanza la altura de sus aspiraciones acariciadas; se cae al nivel de sus deseos no disciplinados y las circunstancias son los medios por las cuales el alma recibe a sí mismo. Cada semilla de pensamiento sembrada o permitida caerse en la mente, y echar raíces allí, produce sus propios, floreciendo tarde or temprano en acto, y llevando sus propias frutas de oportunidad y circunstancia. Los pensamientos buenos rienden la buena fruta, pensamientos malos mala fruta. El mundo externo de circunstancias se forma al mundo interno del pensamiento, y las externas condiciones agradables y desagradables son los factores que hacen para el último bueno del individuo. Como segador de su propia cosecha, el hombre aprende por ambos el sufrimiento y la bienaventuranza. Siguiendo los deseos más íntimos, las aspiraciones, los pensamientos, por los cuales él se permite que sea dominado (persiguiendo el fuego fatuo de imaginaciones impuras o caminando firmemente en la carretera del empeño fuerte y alto), un hombre en el último llega a su fruición y cumplimiento en las condiciones externas de su vida. Las leyes del crecimiento y del ajuste en todas partes se obtienen. Un hombre no viene a la casa de beneficencia ni a la cárcel por la tiranía del hado ni la circunstancia, sino por el camino de pensamientos rebajados y deseos bases. Ni tampoco se cae repentinamente, un hombre de mente pura en crimen por la tensión de una mera fuerza externa cualquiera; hace mucho que el pensamiento criminal había sido fomentado secretamente en el corazón, y la hora de oportunidad reveló su poder recolectado. La circunstancia no hace al hombre; lo revela a sí mismo. Ningunas condiciones semejantes pueden existir como descendiendo en vicio y sus sufrimientos acompañados aparte de inclinaciones viciosas, o ascendiendo en virtud y su felicidad pura sin la cultivación continuada de aspiraciones virtuosas; y el hombre, por lo tanto, como el señor y maestro del pensamiento, es el hacedor de sí mismo y el fabricante y autor del ambiente. Aún en el nacimiento el alma viene a lo suyo y con cada paso de su peregrinaje terrenal atrae esas combinaciones de condiciones que se revela, que son las reflexiones de su propia pureza e impureza, de su fuerza y debilidad. Los hombres no atraen lo que desean, sino lo que son. Sus caprichos, suposiciones, y ambiciones son frustrados en cada paso, pero sus pensamientos y deseos mas íntimos se alimentan con su propio alimento, sea asqueroso o limpio. La divinidad que forma nuestro fin está adentro de nosotros, es nuestro propio ser. El hombre se pone esposas solamente por sí mismo; pensamiento y acción son los carceleros del hado-- encarcelan, siendo bases; son también los ángeles de libertad -- liberan, siendo nobles. No lo que él desea y ruega consigue un hombre, pero lo que gana justamente. Sus
  7. 7. deseos y oraciones se agradan y se contestan solamente cuándo armonizan con sus pensamientos y acciones. En la luz de esta verdad, cuál entonces, es el significado de quot;luchar contra circunstanciasquot;? Significa que un hombre está rebelandose continuamente contra un efecto afuera, mientras que todo el tiempo está alimentando y preservando su causa en su corazón. Esa causa puede tomar la forma de una vice consciente o debilidad inconsciente; pero a pesar de lo que sea, retarda obstinadamente los esfuerzos de su poseedor, y llama así en voz alta para remedio. Los hombres están ansiosos por mejorar sus circunstancias, pero son poco dispuestos mejorarse a sí mismos; por lo tanto siguen atados. El hombre que no se contrae de la auto-crucifixion nunca puede lograr el objeto sobre el cual se fija su corazón. Esto es tan verdad de las cosas terrenales como las divinas. Aún el hombre cuyo objeto único es adquirir abundancia debe ser preparado para hacer grandes sacrificios personales antes de que él pueda lograr su objeto; y cuánto más él que realizaría una vida fuerte y bien-contrapesada? Aquí está un hombre que es desgraciadamente pobre. Él está extremadamente ansioso que sus alrededores y comodidades caseras deben ser mejorados, pero todo el tiempo él evita su trabajo, y considera que está justificado en intentar engañar a su patrono con motivo de la escasez de su salario. Tal hombre no entiende ní los rudimentos más simples de esos principios que son la base de la prosperidad verdadera, y no está totalmente incapaz de levantarse de su ingracia, sino que está verdaderamente atrayendo a sí mismo una desgracia aún más profunda por hacer hincapié en y hacer a su fruición, pensamientos indolentes, engañosos, y cobardes. Aquí está un hombre rico quien es la víctima de una enfermedad dolorosa y persistente como resultado de la glutonería. Él está dispuesto a dar sumas grandes de dinero para desembarazarse de ello, pero no sacrificará sus deseos glotones. Él quiere agradar su gusto para las viandas ricas y artificiales y tener su salud también. Tal hombre es totalmente incapaz de tener salud, porque todavía no ha aprendido los primeros principios de la vida sana. Aquí está un patrono del trabajo quien adopta medidas torcidas para evitar pagar el salario de regla, y, en la esperanza de hacer ganancias más grandes, reduce los salarios de sus obreros. Tal hombre es totalmente incapaz para la prosperidad, y cuando se encuentra arruinado, en lo que concierne a la reputación y la riqueza, él culpa las circunstancias, sin saber que él es el autor único de su condición. He introducido estos tres casos simplemente como ilustrativos de la verdad de que el hombre es el causor (aún que casi siempre inconsciente) de sus circunstancias, y que, mientras que apunta hacia un objetivo bueno, está frustrando continuamente su realización por animar pensamientos y deseos que no quisiera poder armonizar con ese objetivo. Tales casos se podrían multiplicar y variar casi indefinidamente, pero esto no es necesario, porque el lector puede, si lo resuelve, rastrear la acción de las leyes
  8. 8. del pensamiento en su propia mente y vida, y hasta que se haga esto, los meros hechos externos no pueden servir como motivo de razonamiento. Las circunstancias, sin embargo, son tan complicadas, el pensamiento se arraiga tan profundamente, y las condiciones de la felicidad varian tan enormamente con los individuos, que la condición entera del alma de un hombre (aunque puede ser sabido a sí mismo) no se puede juzgar por otros solo por el aspecto externo de su vida. Un hombre puede ser honesto en ciertas direcciones, pero sufrir privaciones; un hombre puede ser deshonesto en ciertas direcciones, pero adquirir abundancia; sino la conclusión que suelan formar que un hombre falla debido a su particular honradez, y que el otro prospera debido a su falta de un particular deshonradez, es el resultado de un juicio superficial, que asume que el deshonesto es casi totalmente corrupto, y el hombre honesto casi enteramente virtuoso. En la luz de un conocimiento más profundo y una experiencia más amplia, tal juicio se encuentra a ser erróneo. El hombre deshonesto puede tener algunas virtudes admirables que el otro no posea; y el honesto vices desagradables que están ausentes en el otro. El hombre honesto cosecha los buenos resultados de sus pensamientos y actos honestos; él también trae sobre sí mismo los sufrimientos producidos por los vicios. En igual manera, el hombre deshonesto cosecha su propio sufrimiento y felicidad. Es agradable a la vanidad humana creer que uno sufre debido a su virtud; pero no hasta un hombre ha extirpado cada pensamiento enfermo, amargo, e impuro de su mente, y lavado cada mancha de pecado de su alma, puede él estar en una posición para saber y declarar que sus sufrimientos son los resultados de su buenas, y no de sus malas cualidades; y en camino de, pero mucho antes de alcanzar a esa perfección suprema, él habrá encontrado, trabajando en su mente y vida, la Gran Ley que es absolutamente justa, y que no puede, por lo tanto, dar bien para el mal, mal para el bien. Poseído de tal conocimiento, él entonces sabrá, mirando para atrás a su previa ignorancia y ceguera, que su vida está, y siempre estaba, ordenada justamente, y que todas sus experiencias pasadas, buenas y malas, eran los resultados equitativos de su desarrollando, pero no desarrollado ser. Los buenos pensamientos y acciones nunca pueden producir malos resultados; los malos pensamientos y acciones nunca pueden producir buenos resultados. Esto es nada más que decir que nada puede venir del maíz sino maíz, nada de ortigas sino ortigas. Los hombres entienden esta ley en el mundo natural, y trabajan con ello; pero pocos lo entienden en el mundo mental y moral (aunque su operación allí es tan simple y sin desvío), y ellos, por lo tanto, no cooperan con esto. El sufrimiento siempre es el efecto de pensamiento incorrecto en alguna dirección. Es una indicación que el individuo está afuera de armonía con sí mismo, con la ley de su ser. El uso único y supremo de sufrir es purificar, quemar todo lo que sea inútil e impuro. Sufrimiento cesa para quien es puro. No podría haber objeto en arder el oro después de que la escoria hubiera sido quitada, y un ser de pureza pura y iluminado no podría sufrir.
  9. 9. Las circunstancias que un hombre encuentra con el sufrimiento son los resultados de su propia desharmonía mental. Las circunstancias que un hombre encuentra con bienaventuranza son los resultados de su propia armonía mental. Bienaventuranza, no posesiones materiales, es la medida del buen pensamiento; la desgracia, no la carencia de posesiones materiales, es la medida del pensamiento incorrecto. Un hombre puede ser maldecido y rico; él puede ser bendecido y pobre. Bienaventuranza y riquezas se ensamblan juntos solamente cuando se utilizan las riquezas correctamente y sabiamente; y el hombre pobre solo desciende en desgracia cuando él mira a su porción como una carga injustamente impuesta. La indigencia y la indulgencia son los dos extremos de la desgracia. Ambos son igualmente artificiales y los resultados de desorden mental. Un hombre no es correctamente condicionado hasta que él sea un ser feliz, sano, y próspero; y la felicidad, salud, y prosperidad son los resultados de un ajuste armonioso del interno con el externo, del hombre con sus alrededores. Un hombre solo comienza a ser un hombre cuando él deja de gimotear y ultrajar, y comienza a buscar la justicia escondida que regula a su vida. Y mientras que él adapta su mente a ese factor de regulación, él deja de acusar a otros como la causa de su condición, y construye más altos los pensamientos fuertes y nobles; deja de dar coces contra las circunstancias, sino empieza a utilizarlos como ayudas a su progreso más rápido, y como los medios de descubrir los poderes y posibilidades escondidas adentro de sí mismo. La ley, no la confusión, es el principio dominante en el universo; la justicia, no la injusticia, es el alma y la sustancia de la vida. Rectitud, no corrupción, es la fuerza moldeadora y conmovedora en el gobierno espiritual del mundo. De ser así pues, el hombre solo tiene que enderezarse para encontrar que el universo es correcto. Y durante el proceso de ponerse correcto, él encontrará que como él altera sus pensamientos hacia las cosas y a otras personas, las cosas y las otras personas se alterarán hacia a él. La prueba de esta verdad está en cada persona, y por lo tanto admite de una investigación fácil por la introspección sistemática y el autoanálisis. Deje a un hombre radicalmente alterar sus pensamientos, y él estará asombrado de la transformación rápida que efectuará en las condiciones materiales de su vida. Los hombres se imaginan que el pensamiento pueda ser guardado secreto, pero no puede. Se cristaliza rápidamente en hábito, y el hábito solidifica en circunstancia. Pensamientos bestiales se cristalizan en los hábitos de la embriaguez y sensualidad, que solidifican en circunstancias de destitución y enfermedad. Pensamientos impuros de cada clase se cristalizan en hábitos enervados y confusos, que solidifican en circunstancias distraídas y adversas. Pensamientos de miedo, duda, e indecisión se cristalizan en hábitos débiles, cobardes, y irresolutos, que solidifican en circunstancias de fracaso, indigencia, y dependencia esclavitoria. Pensamientos perezosos se cristalizan en hábitos de impureza y no honrados, que solidifican en circunstancias de suciedad y pobreza. Pensamientos odiosos y condenatorios se cristalizan en hábitos de acusación y
  10. 10. violencia, que solidifican en circunstancias de daño y persecución. Pensamientos egoístas de todas clases se cristalizan en hábitos de egoísmo, que solidifican en circunstancias más or menos angustiadas. Por otra parte, pensamientos hermosos de todas clases se cristalizan en hábitos de tolerancia y bondad, que solidifican en circunstancias cordiales y asoleadas. Pensamientos puros se cristalizan en hábitos de templanza y autodominio, que solidifican en circunstancias de descanso y paz. Pensamientos de corage, auto-dependencia, y decisión se cristalizan en hábitos masculinos, que solidifican en circunstancias de éxito, abundancia, y libertad. Pensamientos enérgicos se cristalizan en hábitos de limpieza e industria, que solidifican en circunstancias agradables: pensamientos apacibles y perdonadores se cristalizan en hábitos de benignidad, que solidifican en circunstancias protectoras y preservativas. Pensamientos amorosos y desinteresados solidifican en circunstancias de segura y permanecida prosperidad y riquezas verdaderas. El persistir en un particular hilo de pensamiento, sea bueno o malo, no puede fallar de producir sus resultados en el carácter y las circunstancias. Un hombre no puede elegir directamente sus circunstancias, sino que él puede elegir sus pensamientos, y así indirectamente, pero seguramente, formar sus circunstancias. La naturaleza ayuda a cada hombre a la satisfacción de los pensamientos que él más anima, y las oportunidades que son presentadas traerán a la superficie lo más rápido que sea posible los pensamientos buenos y malos. Deje a un hombre cesar de sus pensamientos pecaminosos, y todo el mundo ablandará hacia él, y será listo para ayudarle. Déjelo ponerlos lejos sus pensamientos débiles y enfermos, y he aquí, oportunidades se originarán en cada mano para ayudar a sus resoluciones fuertes. Déjelo animar buenos pensamientos, y ningún hado duro lo atará hacia abajo a desgracia y vergüenza. El mundo es su calidoscopio, y las combinaciones variadas de colores que en cada momento se presenta a tí, son los cuadros exquisitamente ajustados de tus pensamientos siempre móviles. quot;Serás lo que serás; Deja el fallo encontrar su contenido falso En esa palabra pobre, 'ambiente,' Pero el espíritu lo desprecia, y es libre. quot;Domina el tiempo, conquista el espacio; Acobarda a ese tramposo jactansioso, Casualidad, Y oferta al tirano Circunstancia Descorone, y ocupe el lugar de un serviente.
  11. 11. quot;La Volundad humana, esa fuerza no vista, La descendiente del alma inmortal, Puede talar abierto un camino a cualquier meta, Aunque las paredes del granito interviene. quot;No seas impaciente en el retraso, Pero espera como uno quién entiende; Cuando el espíritu se levanta y comanda, Los dioses estan prestos a obedecer.quot;
  12. 12. 3. Efectos de Pensamientos en la Salud y el Cuerpo EL CUERPO ES el serviente de la mente. Obedece las operaciones de la mente, no importa si estan elegidas deliberadamente o expresadas automáticamente. Por la oferta de pensamientos ilegales el cuerpo se hunde rápidamente en enfermedad y decaimiento; por el comando de pensamientos alegres y hermosos se reviste con juventud y belleza. La enfermedad y la salud, como circunstancias, se arraigan en pensamiento. Los pensamientos enfermos se expresarán a través de un cuerpo enfermo. Los pensamientos de miedo han sido sabidos de matar a un hombre tan rápido como una bala y ellos están matando continuamente a millares de personas tan seguro aún que menos rápido. La gente que vive en el miedo de la enfermedad es la gente que lo consigue. La ansiedad desmoraliza rápidamente el cuerpo entero, y lo pone abierto a la entrada de la enfermedad; mientras que los pensamientos impuros, aún que no se entregen físicamente, más pronto romperán el sistema nervioso. Pensamientos fuertes, puros, y felices acumulen en el cuerpo vigor y tolerancia. El cuerpo es un instrumento delicado y plástico, que responde fácilmente a los pensamientos por los cuales es impresionado, y los hábitos de pensamiento producirá sus propios efectos, buenos o malos, sobre sí mismo. Los hombres continuarán con sangre impura y envenenada, mientras que propagan pensamientos sucios. De un corazón limpio viene una vida limpia y un cuerpo limpio. Fuera de una mente profanada procede un cuerpo corrupto. El pensamiento es la fuente de acción, vida y manifestación; haz la fuente pura, y todo será puro. El cambio de la dieta no ayudará a un hombre que no cambia sus pensamientos. Cuando un hombre hace sus pensamientos puros, él deja de desear comida impura. Los pensamientos limpios hacen hábitos limpios. El santo supuesto quien no lava su cuerpo no es un santo. Él quien ha esforzado y purificado sus pensamientos no necesita considerar el microbio malévolo. Si tu perfeccionarías tu cuerpo, guarda tu mente. Si renovarías tu cuerpo, embellece tu mente. Pensamientos de maldad, envidia, desilusión, abatimiento, roban el cuerpo de su salud y gracia. Una cara amarga no viene por la casualidad; es hecha por pensamientos amargos. Las arrugas que estropean son trazadas por la locura, pasión, orgullo. Conozco a una mujer de noventa y seis quién tiene la brillante cara inocente de una muchacha. Conozco a un hombre bien bajo la edad media cuyo cara se trace en contornos no armoniosos. Uno es el resultado de una disposición dulce y asoleada; el otro es el resultado de pasión y descontento.
  13. 13. Como no puedes tener un domicilio dulce y sano a menos que admites el aire y el sol libremente en tus cuartos, así que un cuerpo fuerte y un semblante brillante, feliz, o sereno solo puede resultar de la entrada libre a la mente de pensamientos de gozo y buena voluntad y serenidad. En las caras de los envejecidos hay arrugas hechas por la compasión, otras por pensamiento fuerte y puro, y otras son talladas por la pasión; quién no puede distinguirlas? Con los que han vivido rectamente, la edad es tranquila, pacífica, y suavemente melosa, como la puesta del sol. He visto recientemente a un filósofo en su lecho de muerte. Él no era viejo excepto en años. Él murió tan dulce y pacífico como él había vivido. No hay médico como el pensamiento alegre para disipar las enfermedades del cuerpo; no hay consolador que compara con la buena voluntad para dispersar las sombras de la angustia y tristeza. Vivir continuamente en pensamientos de la mala voluntad, cinismo, suspicacia, y envidia, es ser confinado en un agujero carcelero hecho por sí mismo. Pero el pensar bien de todos, ser alegre con todos, aprender pacientemente encontrar el bien en todos -- tales pensamientos desinteresados son los mismos portales del cielo; y morar día por día en pensamientos de la paz hacia cada criatura traerá paz abundante a su poseedor.
  14. 14. 4. Pensamiento y Propósito HASTA QUE EL PENSAMIENTO sea conectado a propósito no hay realización inteligente. Con la mayoría, la corteza del pensamiento se permite quot;ventiscarquot; sobre el océano de la vida. El no tener objetivo es un vicio, y tal ventiscar no debe continuar para él quien se dirigiría afuera de catástrofe y destrucción. Ellos que no tienen ningún propósito central en su vida se caen como presas fáciles a las pequeñas inquietudes, miedos, apuros, y auto-piedades, de los cuales todos son indicaciones de debilidad, que conducen, tan seguro como los pecados deliberadamente previstos (sin embargo por una ruta diferente), al fracaso, infelicidad, y pérdida, por que la debilidad no puede persistir en un universo que esta desarrollando en poder. Un hombre debe concebir de un propósito legítimo en su corazón, y ponerse para lograrlo. Él debe hacer este propósito la punta centraliza de sus pensamientos. Puede tomar la forma de un ideal espiritual, o puede ser un objeto del mundo, según su naturaleza en ese momento. Pero a pesar de lo que sea, él debe enfocar constantemente sus fuerzas de pensamiento sobre el objeto que había fijado antes de él. Él debe hacer que este propósito sea su deber supremo y debe dedicarse a su logro, no permitiendo que sus pensamientos yerren lejos en suposiciones efímeras, anhelos, e imaginaciones. Éste es el camino real al autodominio y a la verdadera concentración del pensamiento. Aún si él fracasa repetidas veces a lograr su propósito -- como él debe hasta que se supere la debilidad -- la fuerza del carácter ganada será la medida de su éxito verdadero, y ésta formará un nuevo punto de partida para futuro poder y triunfo. Los que no están preparados para la aprehensión de un gran propósito, deben fijar los pensamientos sobre la ejecución impecable de su deber, no importa cuán insignificante pueda parecer su tarea. Solamente en esta manera pueden los pensamientos ser recolectados y enfocados, y la resolución y la energía pueden ser desarrolladas; que una vez que se haga esto, no hay nada que no pueda ser logrado. El alma más débil, sabiendo su propia debilidad, y creyendo esta verdad -- que la fuerza se puede desarrollar solamente por el esfuerzo y la práctica, así creyendo, inmediatamente comenzará a ejercerse, y, agregando esfuerzo al esfuerzo, paciencia a la paciencia, y fuerza a la fuerza, nunca dejará de desarrollar y crecerá por fin crecerá divinamente fuerte. Como el hombre físicamente débil puede hacerse fuerte por el entrenamiento cuidadoso y paciente, así el hombre de pensamientos débiles puede hacerlos fuertes por ejercitarse en el pensamiento derecho. Poner aparte el no tener objetivo y la debilidad, y comenzar a pensar con el propósito de inscribirse a las filas de esos fuertes quienes solo reconocen el fracaso como uno de
  15. 15. los caminos al logro; quiénes hacen que todas las condiciones les sirvan, y quiénes piensan fuertemente, procuren sin miedo, y logran expertamente. Habiendo concibido de su propósito, un hombre debe marcar mentalmente un camino recto a su logro, mirando ni al derecho ni el izquierdo. Dudas y miedos deben ser excluidos rigurosamente; son elementos desintegrados que rompen la línea recta del esfuerzo, haciéndolo torcido, ineficaz, inútil. Los pensamientos de duda y miedo nunca pueden lograr nada y nunca puedan. Siempre conducen al fracaso. El propósito, la energía, el poder de hacer, y todos los pensamientos fuertes cesan cuando se acercan insensiblemente la duda y el miedo. La voluntad para hacer brota del conocimiento que podemos hacer. La duda y el miedo son los grandes enemigos del conocimiento, y él que los anima, quien no los mata, se frustra en cada paso. Él que ha conquistado duda y miedo ha conquistado el fracaso. Cada pensamiento suyo se alia con potencia, y todas las dificultades se resuelven con valor y se superan con sabiduría. Sus propósitos se plantan en su sazón, y florecen y producen la fruta que no cae prematuramente a la tierra. Pensamiento aliado intrépidamente al propósito llega a ser una fuerza creativa. Él que sabe esto está dispuesto para hacerse algo más alto y más fuerte que un manojo de pensamientos dudosos y sensaciones fluctuadas. Él que hace esto se ha hecho el manejador consciente e inteligente de sus poderes mentales.
  16. 16. 5. El Factor de Pensamiento en el Logro TODO LO QUE UN HOMBRE alcanza y todo lo que él no puede alcanzar es el resultado directo de sus propios pensamientos. En un universo justamente ordenado, donde la pérdida de equilibrio significaría la destrucción total, la responsabilidad individual tiene que ser absoluta. La debilidad y la fuerza de un hombre, la pureza y la impureza, son los suyos y no de otro hombre. Son causados por sí mismo y no por otros; y pueden ser alteradas solamente por sí mismo, nunca por otro. Su condición también es su propia, y no de otro hombre. Su sufrimiento y su felicidad se desarrollan de adentro. Como él piensa, tal es él; como continúa a pensar, así se queda. Un hombre fuerte no puede ayudar a uno más débil a menos que ese hombre más débil esté dispuesto a ser ayudado, y todavía el hombre débil tiene que llegar a ser fuerte de sí mismo; él debe, por sus propios esfuerzos, desarrollar la fuerza que él admira en un otro. Ninguno sino sí mismo puede alterar su condición. Ha sido usual para los hombres de pensar y decir, quot;muchos hombres son esclavos porque uno es un opresor; odiemos al opresor!quot; Ahora sin embargo, hay entre pocos aumentando una tendencia a invertir este juicio y decir, quot;un hombre es un opresor porque muchos son esclavos; despreciemos a los esclavos. quot;La verdad es que opresor y esclavo son cooperadores en ignorancia, y, mientras que se parecen afligirse el uno al otro, están en realidad, afligiéndose a sí mismos. Un Conocimiento perfecto percibe la acción de la ley en la debilidad del oprimido y el poder mal aplicado del opresor. Un Amor perfecto, considerando el sufrimiento que ambos estados exigen, condena a ninguno; una Compasión perfecta abraza a ambos, al opresor y al oprimido. Él que ha conquistado la debilidad y ha empujado para afueara todos los pensamientos egoístas pertenece ni al opresor ni al oprimido. Él está libre. Un hombre puede levantarse, conquistar, y alcanzar solo por levantar hacia arriba sus pensamientos. Él puede seguir siendo débil, y despreciable, y desgraciado por rechazar levantar hacia arriba sus pensamientos. Antes de que un hombre pueda alcanzar cualquier cosa, aún en cosas del mundo, él tiene que levantar sus pensamientos más alto de la indulgencia esclavatoria y animal. Él no pueda, para tener éxito, abandonar todo lo animal y el egoísmo, por cualquier método, pero una porción de ella, por lo menos, tiene que ser sacrificado. Un hombre cuyo primer pensamiento es indulgencia bestial no podría pensar claramente ni planear metódicamente. Él no podría encontrar y desarrollar sus recursos latentes y fallaría en cualquier empresa. Por no haber comenzado de controlar sus pensamientos masculinamente, él no está en una posición para controlar asuntos y adoptar responsabilidades serias. Él no está capaz para actuar independientemente y estar parado a solas. Pero solo le limitan los pensamientos que él escoge.
  17. 17. No puede haber progreso, ni logro sin sacrificio, y el éxito mundial de un hombre será por la medida que él sacrifica sus pensamientos animales confusos, y fija su mente en el desarrollo de sus planes, y la fortificación de su resolución y auto-dependencia. Cuanto más arriba él levanta sus pensamientos, cuán mayor será su éxito, cuanto más bendecidos y duraderos serán sus logros. El universo no favorece al codicioso, al deshonesto, al vicioso, aunque en la mera superficie puede aparecer a veces hacerlo. Ayuda al honesto, al magnánimo, y al virtuoso. Todos los grandes Maestros de las edades han declarado esto en formas variadas, y para probarlo y saberlo un hombre solo tiene que persistir en hacerse cada vez más virtuoso por levantar hacia arriba sus pensamientos. Los logros intelectuales son el resultado de pensamiento consecrado a la búsqueda de conocimiento, o para lo hermoso y la verdad en la vida y naturaleza. A veces, tales logros se pueden conectar con la vanidad y la ambición, pero no son el resultado de esas características. Son la consecuencia natural del esfuerzo largo y arduo, y de pensamientos puros y desinteresados. Los logros espirituales son el consumo de aspiraciones santas. Él que vive constantemente en el concepto de pensamientos nobles y altos, quien mora sobre todo lo que es puro y desinteresado, tan seguro como el sol alcanza a su cenit y la luna su lleno, tiene que hacerse sabio y noble en carácter y levantarse a una posición de influencia y bienaventuranza. El logro de cualquier clase es la corona del esfuerzo, el diadema del pensamiento. Por la ayuda del autodominio, resolución, pureza, rectitud, y pensamiento bien-dirigido un hombre asciende; por la ayuda de la animalidad, indolencia, impureza, corrupción, y confusión de pensamiento un hombre desciende. Un hombre puede levantarse al éxito alto en el mundo, aún a altitudes altivas en el reino espiritual, y descender otra vez en la debilidad y la desgracia por permitir pensamientos arrogantes, egoístas, y corruptos tomar la posesión de él. Las victorias logradas por pensamiento correcto se pueden mantener solo por la vigilancia. Muchos se rienden cuando el éxito está asegurado, y rápidamente se caen de nuevo en el fracaso. Todos los logros, ya sea en el mundo de negocio, intelectual, o espiritual, son los resultados de pensamiento definitivamente dirigido, son gobernados por la misma ley, y son del mismo método. La única diferencia está en el objeto del logro. Él que lograra poco tiene que sacrificar poco; él que alcanzara mucho tiene que sacrificar mucho. Él que lograra altamente tiene que sacrificar grandemente.
  18. 18. 6. Visiones e Ideales LOS SOÑADORES SON los salvadores del mundo. Como el mundo visible es sostenido por el invisible, así que los hombres, a través de todas sus pruebas y pecados y vocaciones sórdidas, son alimentados por las visiones hermosas de sus soñadores solitarios. La humanidad no puede olvidarse de sus soñadores; no puede dejar que sus ideales se descoloren y mueran; vive en ellos; los sabe como las realidades que un día verá y sabrá. Compositor, escultor, pintor, poeta, profeta, sabio, éstos son los hacedores del mundo venidero, los arquitectos del cielo. El mundo es hermoso porque ellos han vivido; sin ellos, la humanidad trabajadora fallecería. Él que acaricia una visión hermosa, un ideal altivo en su corazón, un día lo realizará. Colón acarició una visión de un otro mundo y él lo descubrió. Copernicus fomentó la visión de una multiplicidad de mundos y un universo más ancho, y él lo reveló. Buddha vió la visión de un mundo espiritual de la belleza inmanchable y de paz perfecta, y él entró en él. Acaricia tus visiones; acaricia tus ideales; acaricie la música que revuelve en tu corazón, la belleza que forma en tu mente, la hermosura que adorna tus pensamientos más puros, por que de ellos crecerán todas las condiciones encantadoras, todo ambiente divino; de éstos, si tu sigues fiel a ellos, tu mundo por fin será construido. Desear es obtener; aspirar es alcanzar. Recibirán los deseos más bajos del hombre la medida más completa de satisfacción, y sus aspiraciones más puras morir de hambre por la carencia del sustento? Tal no es la Ley: tal condición de cosas nunca puede obtener: quot;pedid y recibiréis.quot; Sueña con sueños altivos, y como tu sueñas, así llegarás a ser. Tu Visión es la promesa de lo que un día serás; tu Ideal es la profecía de lo que por fin revelarás. El logro más grande era al principio y por una época un sueño. El roble duerme en la bellota; el pájaro espera en el huevo; Y en la visión más alta del alma un ángel despertado revuelve. Los sueños son las plantas de semillas de realidades. Tus circunstancias pueden ser desagradables, pero no quedarán por mucho si tu percibes un Ideal y te esfuerzas alcanzarlo. Tu no puedes viajar adentro y quedarse parado afuera. Aquí está un joven presionado difícilmente por la pobreza y el trabajo; confinado largas horas en un taller malsano; sin escuela y faltando todos los artes del refinamiento. Pero él sueña con cosas mejores; él piensa en inteligencia, en refinamiento, en gracia y belleza. Él concibe, se acumula mentalmente, de una condición ideal de la vida; la visión de una libertad más ancha un alcance más grande le toma de posesión; el malestar lo impulsa a la acción, y él utiliza todos sus medios y
  19. 19. tiempo libre, pequeños que sean, al desarrollo de sus poderes y recursos latentes. Muy pronto tan alterada ha llegado a ser su mente, que el taller no puede detenerle más. Ha llegado a ser tan fuera de armonía con su mentalidad que se cae afuera de su vida como una vestidura echa al lado, y, con el crecimiento de las oportunidades que caben en el alcance de sus poderes que se amplían, él pasa lejos de él para siempre. Años más adelante vemos a este joven como hombre completamente desarrollado. Lo encontramos como maestro de ciertas fuerzas de la mente que él maneja con influencia mundial y poder casi sin igual. En sus manos él sostiene las cuerdas de responsabilidades gigantescas; él habla y he aquí, se cambian las vidas; los hombres y las mujeres cuelgan sobre sus palabras y modelan sus carácteres de nuevo, y como el sol, él se hace el centro fijo y luminoso alrededor del cual giran innumerables destinos. Él ha revelado la visión de su juventud. Él ha llegado a ser uno con su Ideal. Y tu también, joven lector, realizarás la Visión (no apenas el deseo ocioso) de tu corazón, sea bajo o hermoso, o una mezcla de ambos, porque siempre tu gravitarás hacia lo que, secretamente, más amas. En tus manos serán colocados los resultados exactos de tus propios pensamientos. Tu recibirás lo que tu ganas; no más, ni menos. A pesar de lo que tu ambiente presente pueda ser, tu te caerás, permanecerás, o te levantarás con tus pensamientos, tu Visión, tu Ideal. Tu llegarás a ser tan pequeño como tu deseo controlador; tan grande como tu aspiración dominante: en las palabras hermosas de Stanton Kirkham Davis, quot;Tu puedas estar manteniendo cuentas, y presentemente tu saldrás de la puerta que por tanto te ha parecido la barrera de tus ideales, y te encontrarás ante una audiencia--la pluma detrás de tu oído, las manchas de la tinta en tus dedos--y ahí mismo derramarás la torrente de tu inspiración. Tu puedas estar conduciendo ovejas, y errarás a la ciudad--bucólica y boca abierta; errarás según le guía intrépida del espíritu al estudio del maestro, y después de un tiempo él dirá, 'no tengo nada más que enseñarte.' Y ahora tu has llegado a ser el maestro, quien tan recientemente soñaba con grandes cosas mientras que conducía ovejas. Tu colocarás la sierra y el plano para tomar sobre ti mismo la regeneración del mundo.quot; El irreflexivo, el ignorante, y el indolente, viendo solamente los efectos evidentes de cosas y no de las cosas por si mismas, hablan de suerte, de fortuna, y de casualidad. Viendo a un hombre llegar a ser rico, ellos dicen, quot;¡cúan afortunado él es! quot;Observando a otro llegar a ser intelectual, ellos exclaman, quot;¡cúan altamente favorecido él es!quot; Y notando el carácter santo y la influyo amplio de otro, comentan, quot;¡cómo la ocasión le ayuda en cada vuelta!quot; No ven las pruebas y los fracaso y luchas que estos hombres han encontrado voluntariamente para ganar su experiencia; no tienen ningún conocimiento de los sacrificios que han hecho, de los esfuerzos impávidos que han puesto adelante, de la fe que han ejercido para superar lo insuperable parecido y realizar la Visión de su corazón. No saben de la oscuridad y las angustias; ven solamente la luz y el gozo, y lo llaman quot;suertequot;; no ven el viaje largo y arduo, pero solo ven la meta agradable y lo llaman quot;buena fortunaquot;; no entienden el proceso, sino solo perciben el resultado, y lo llamen quot;casualidad.quot;
  20. 20. En todos los asuntos humanos hay esfuerzos, y hay resultados y la fuerza del esfuerzo es la medida del resultado. Casualidad no es. quot;Regalos,quot; poderes, posesiones materiales, intelectuales, y espirituales son las frutas del esfuerzo; son pensamientos completados, objetivos logrados, visiones realizadas. La Visión que glorificas en tu mente, el Ideal que entronizas en tu corazón--por esto construirás tu vida; por esto llegarás a ser.
  21. 21. 7. Serenidad TRANQUILIDAD DE LA MENTE es una de las joyas hermosas de la sabiduría. Es el resultado de esfuerzo largo y paciente en autodominio. Su presencia es una indicación de la experiencia madurada, y de un conocimiento más que ordinario de las leyes y operaciones del pensamiento. Un hombre llega a ser tranquilo en la medida que él se entiende a sí mismo como un ser desarrollado de pensamiento. Por que tal conocimiento necesita el entender que otros son los resultados de pensamiento, y como él desarrolla un entendimiento correcto, y ve siempre más claramente las relaciones internas de cosas por la acción de causa y efecto, él deja de hacer alharacas y echar pestes y preocuparse y afligirse, y permanece aplomado, constante, sereno. El hombre tranquilo, habiendo aprendido cómo gobernarse, sabe adaptarse a otros, y ellos, por turno, reverencia su fuerza espiritual, y se sienten que pueden aprender de él y confiar en él. Cuanto más tranquilo que un hombre llega a ser, cuanto mayor es su éxito, su influencia, su poder para el bien. Aún el traficante ordinario encontrará más prosperidad del negocio como él desarrolla un mayor autodominio y equanimidad, porque la gente siempre preferirá tratar con un hombre cuyo conducta sea firmemente equitativo. El hombre fuerte y tranquilo siempre es amado y venerado. Él es como un árbol dando sombra en una pista sedienta, o una roca que abriga en una tormenta. quot;¿Quién no ama un corazón tranquilo? una vida dulce-templada y equilibrada? No importa si llueva o brille, o que cambios vienen a los que poseen estas bendiciones, por que ellas siempre son serenas y calmas. Ese equilibrio exquisito del carácter que llamamos la serenidad es la lección última de la cultura, es el florecimiento de la vida, los frutos del alma. Es precioso como sabiduría--más deseable que el oro--sí, aún más de oro fino. ¡Cúan insignificado el mero buscar dinero parece en comparación con una vida serena--una vida que mora en el océano de Verdad, abajo de las ondas, más allá del alcance de las tempestades, en la calma eterna! quot;¡Cuántas personas conocemos quienes agrien sus vidas, quienes arruinan todo lo que sea dulce y hermoso por los genios explosivos, quienes destruyen su aplomo del carácter y hace sangre mala! Es una cuestión si la gran mayoría de personas no arruinan sus vidas y no estropean su felicidad por la carencia del autodominio. Cúantos pocos de personas que conocemos en la vida quienes están bien equilibrados, quienes tienen ese aplomo exquisito que es característico del carácter acabado.quot; Sí, la humanidad se agita con pasión incontrolada, es agitada con angustia desgobernada, es soplada por todas partes con ansiedad y duda. Solamente el hombre sabio, solo él cuyos pensamientos son controlados y purificados, hace que los vientos y las tormentas del alma lo obedezcan.
  22. 22. Almas arrojados de tempestades, dondequiera que estén, abajo cualquier condiciones en que puedan vivir, sabran esto--en el océano de la vida las islas de Bienaventuranza están sonriendo y la orilla asoleada de su ideal aguarda tu venida. Guarda tu mano firmemente sobre el timón del pensamiento. En la corteza de tu alma descansa el Maestro comandante; Él simplemente está durmiendo; despiértalo. Autodominio es fuerza; Pensamiento correcto es maestría; Tranquilidad es Poder. Dile a tu corazón, quot;¡Paz, quédate quieto!quot;

×