• Save
Sistema inmunologico taller
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Sistema inmunologico taller

on

  • 5,794 views

 

Statistics

Views

Total Views
5,794
Views on SlideShare
5,794
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
0
Comments
2

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • profe q taller tan largo y tan duro
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • Porqué un sisteman inmulogico no puede afectar a un cuero extraño
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Sistema inmunologico taller Sistema inmunologico taller Presentation Transcript

  • TALLER EN CLASE
    “RESPUESTA INMUNOLÓGICA”
    1. Explique como se clasifican los glóbulos blancos y la principal función de cada tipo
    2. Dibuje y explique en que consiste la fagocitosis
    3. ¿Que tipo de inmunidades existen?
    ¿Que es la respuesta inflamatoria?
    Explica el mecanismo de acción de los linfocitos T
    6. Realiza un paralelo entre las funciones que desempeñan los linfocitos B y T en la respuesta inmunológica.
    7. Analiza la función de las células de memoria en el sistema inmunológico.
    TAREA (Para la próxima clase)
    Consulta tu tipo de sangre, tus receptores y tus donantes
    Describe el proceso del ingreso del virus de la malaria y como la vacuna inhibe la acción del virus.
    Consulta la acción de los siguientes fármacos: antibióticos, antihistamínicos, antiinflamatorios y somníferos.
  • SISTEMA INMUNOLÓGICO
    El Sistema Inmunológico tiene 2 principales funciones:
    Reconocer sustancias (también llamadas antígenos) extrañas al cuerpo
    Reaccionar en contra de ellas. Estas sustancias (o antígenos) pueden ser micro-organismos que causan enfermedades infecciosas, órganos o tejidos transplantados de otro individuo, o hasta tumores en nuestro cuerpo. El adecuado funcionamiento del Sistema Inmunológico provee protección contra enfermedades infecciosas, es responsable de rechazar órganos transplantados, y puede proteger a una persona del cáncer.
    Una de las funciones más importantes del Sistema Inmunológico es la protección contra enfermedades infecciosas.
  • NEUTROFILOS ( Se originan en la médula ósea roja, donde gran proporción de ellos permanece hasta que son necesarios en la sangre. Constituyen el 70% del total de los granulocitos, y sus gránulos son pequeños y muy numerosos)
    EOSINÓFILOS (Originados en la medula ósea roja, constituyen el 3% del total de granulocitos y su núcleo presenta sólo dos nódulos ovalado, su función es la fagocitosis, al igual que la de los neutrófilos, y su número aumenta mucho durante las alergias y las enfermedades por parásitos.
    GRANULOCITOS
    BASÓFILOS (Se originan en el mismo lugar que el resto de los granulocitos, y son los menos numerosos, ya que constituyen sólo el 0,5% del total. Su función no se conoce bien, pero parece que evitan la coagulación dentro de las arterias y las venas)
  • LINFOCITOS
    • Tienen el tamaño de un glóbulo rojo, y su núcleo es esférico y bastante grande, con una concavidad en uno de sus lados. Constituyen el 30% de todos linfocitos y se forman en la médula ósea roja.
    • Sin embrago cuando salen de ella sufren un proceso de maduración por el cual se forman dos tipos: los linfocitos B, que pasan a los ganglios linfáticos, y los linfocitos T, que se albergan en el timo.
    • Todos ellos viven unos cien días y se encargan del sistema de defensa específico, también llamado inmunitario, por el cual el linfocito distingue las sustancias que debe destruir de las que son propias del cuerpo.
    • Para ello los linfocitos deben tener un cierto tipo de (<memoria» que les permita pasar sus conocimientos de una generación a la siguiente
    MONOCITOS Son los más grandes de entre los glóbulos blancos, el núcleo tiene forma arriñonada. Constituyen el 5% de los glóbulos blancos, y se dedican a devorar partículas de un tamaño considerable, viven muy poco tiempo, pues mueren destruidos después de fagocitar.
    Linfocitos B. Son los encargados de producir los anticuerpos y células de memoria. Éstas, una vez que han madurado y «aprendido» sobre un cierto antígeno, se dividen formando una estirpe, que puede durar varios años o toda la vida del individuo.
    Linfocitos T. Estas células colaboran con los linfocitos B, y además tienen otras funciones, como la de estimular la actividad de algunas células que fagocitan.
    AGRANULOCITOS
  • FAGOCITOSIS
    Las sustancias químicas extrañas dentro del organismo atraen a los glóbulos blancos que se "comen" los microorganismos y células muertas o dañadas.
    La fagocitosis (del griego phagein, 'comer' y kytos, 'célula'), no es un tipo de endocitosis es un mecanismo por el cual algunas células (neutrófilos y macrófagos) rodean con su membrana citoplasmática a un antígeno y lo introducen al interior celular. Esto se produce gracias a la emisión de pseudópodos alrededor de la partícula o microorganismo hasta englobarla completamente y formar alrededor de él una vesícula, llamada fagosoma, la cual fusionan posteriormente con lisosomas para degradar el antígeno fagocitado.
  • INMUNIDAD CONGENITA O NATURAL
    Como se deduce de su título, la inmunidad congénita o natural es la que se deriva del sistema inmunitario del propio ser. Pueden existir variantes en función de la raza, especie, o según las características de cada individuo. Así, algunas razas o especies están mejor preparadas frente a otras para resistir las infecciones, e incluso dentro de una misma raza o especie un individuo puede sobresalir por sus características defensivas en base a factores hereditarios.
    Las diferencias inmunológicas existentes entre diferentes especies animales (y también vegetales), explican la resistencia a determinadas enfermedades y que sin embargo se sufran otras. Por ejemplo, mientras que los humanos no padecen algunas enfermedades propias de los animales, como la peste porcina o la aviar de las gallinas, éstos tampoco conocen otras enfermedades muy comunes en el hombre, como la gripe, o el sarampión.
    INMUNIDAD ADQUIRIDA
    La inmunidad adquirida es aquella que sobreviene a lo largo de la vida después de una enfermedad (inmunidad adquirida natural), o tras una vacunación (inmunidad adquirida artificial). Técnicamente se trata de la formación de anticuerpos en el organismo que contrarrestan los antígenos que representan los microorganismos y sus toxinas.
    INMUNIDAD ADQUIRIDA NATURAL
    Cuando se ha sufrido una enfermedad o infección, tras la curación se puede adquirir inmunidad, en cuyo caso se denomina inmunidad adquirida natural. Este tipo de inmunidad puede ser total o parcial, según dure toda la vida o sólo unos meses o años. Ejemplo, en los humanos las enfermedades del sarampión y la tosferina una vez sufridas y curadas inmunizan para el resto de la vida, mientras que la gripe, el tifus o el cólera pueden ser sufridas varias veces a lo largo de la vida, ya que la inmunidad solo dura unos pocos años, o incluso meses.
  • INMUNIDAD ADQUIRIDA ARTIFICIAL
    La inmunidad puede ser inducida externamente mediante la aplicación de anticuerpos, en cuyo caso se denomina inmunidad adquirida artificial. A su vez, si esa administración se realiza mediante vacunas se le conoce como activa, y si es mediante sueros, pasiva.
    Activa (vacunas).- las vacunas contienen los gérmenes que producen la enfermedad que se pretende inmunizar, pero cuando se introducen en el organismo se encuentran muertos o atenuados (adormilados), con objeto de que al ser detectados sus antígenos por el sistema inmunitario se comience a producir anticuerpos pero sin llegar a desarrollar la enfermedad. El resultado es la manifestación de una resistencia del organismo por un tiempo variable, o permanente, a ser invadido por los verdaderos gérmenes activos; por ello algunas enfermedades requieren revacunaciones periódicas para mantener la inmunidad. A algunas personas de riesgo, con un sistema inmunitario débil, se les suele administrar vacunas contra enfermedades de gravedad menor, como la gripe o el resfriado. Ejemplo de vacunas que se administran frecuentemente o con regularidad a los humanos, son las de enfermedades infantiles, como el sarampión, poliomielitis, rubeola y tosferina.
    Pasiva (sueros).- los sueros no contienen los gérmenes que producen la enfermedad, como sucede con las vacunas, sino que ya llevan los anticuerpos contra la propia enfermedad que se desea inmunizar. Estos anticuerpos se consiguen provocando su producción por otro animal, por ejemplo el caballo o el cerdo. A éstos se le inyectan los gérmenes patógenos para que sus organismos fabriquen los anticuerpos. Posteriormente, se le extrae la sangre cargada de ellos y una vez purificada se obtiene un suero contra la enfermedad, que ya puede ser inyectado a una persona enferma con objeto de estimular sus defensas y alcanzar la curación.
  • RESPUESTA NO ESPECIFICA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO
    Un pinchazo en el dedo es sólo una lesión menor, si se compara con un hueco en la piel a través del cual microorganismos patógenos puedan entrar. El cuerpo rápidamente cierra el punto y activa las barreras químicas y defensas celulares para destruir cualquier invasor. El dedo se hincha, se vuelve rojo y doloroso y se siente caliente. Éstas son las señales de que el cuerpo está atacando a los patógenos. El enrojecimiento e hinchazón son parte de la respuesta inflamatoria a la infección y al daño. La respuesta inflamatoria es tan poderosa que combate infecciones de todo tipo.
    Alerta de las barreras químicas del cuerpo humano, activación de las defensas celulares
    Respuesta inflamatoria y destrucción de los agentes patógenos
    Ataque de microorganismos
    patógenos
  • SISTEMA INMUNOLÓGICO
    RECONOCIMIENTO DE LOS PATÓGENOS
    Como reconoce un fagocito a un patógeno? El receptor celular, una proteína marcadora que nace en cada membrana celular, sirve como identificador para que los glóbulos blancos distingan las células propias de las extrañas. Cada célula del cuerpo tiene proteínas marcadoras propias que la identifican. Éstas tienen una secuencia de aminoácidos y una forma única. La forma de las proteínas marcadoras difiere de un individuo a otro, y de las células de otras especie, como las bacterias patógenas.
    Las proteínas marcadoras también son diferentes de las proteínas de la superficie de los virus. Los glóbulos blancos reconocen la forma de las proteínas propias y las distinguen de las extrañas. Las moléculas que pueden ser reconocidas por los glóbulos blancos y que pueden ser el centro de una respuesta inmunológica se conocen como antígenos.
  • SISTEMA INMUNOLÓGICO
    RESPUESTA ESPECIFICA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO
    La segunda línea de defensa
    Si se inhala alguna espora, el virus de la gripa puede entrar a las células de la mucosa que recubren el tracto respiratorio. Los virus de la gripa se hospedarán en las células de la mucosa hasta matarlas. El individuo se sentirá enfermo debido a que muchas células del tracto respiratorio mueren. En este punto, durante un caso de resfrío, los virus van ganando la batalla, pero las defensas del cuerpo van a comenzar a pelear. Las primeras etapas de este contraataque son llevadas a cabo por los macrófagos, los cuales consumen las células infectadas que encuentren. Los macrófagos también atacan otros invasores. Las células infectadas por los virus tienen antígenos virales en sus membranas; los macrófagos también consumen estas células, y producen antígenos en sus superficies celulares, como barreras. Esta producción estimula el sistema inmunológico a llevar a cabo una completa respuesta inmune, que consiste en atacar un patógeno especifico.
  • SISTEMA INMUNOLÓGICO
    RESPUESTA ESPECIFICA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO
    Células T: comandan y atacan.
    Los glóbulos blancos, llamados células T, controlan la respuesta inmune y atacan las células infectadas. Se llaman así porque maduran en el timo, una pequeña glándula localizada debajo del corazón. Hay tres clases importantes de células T: las células T de ayuda, las células T asesinas y las células T supresoras. Cada clase lleva a cabo una tarea diferente durante la respuesta inmunológica. Una célula individual T carga receptores proteínicos en su membrana, que habilitan a la célula T para que reconozca y focalice un antígeno particular.
    El cuerpo puede responder a millones de diferentes antígenos porque produce millones de diferentes tipos de células T, cada una con formas distintas de receptores específicos. Cuando se tiene gripa, las células T con receptores que focalizan los antígenos de los virus de la gripa inician la batalla contra ellos.
  • SISTEMA INMUNOLÓGICO
    RESPUESTA ESPECIFICA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO
    Las células T de ayuda comandan la respuesta inmune
    En orden, las células T comienzan a combatir los virus de la influenza; las células T de ayuda, comandantes de las respuesta inmune, deben ser activadas. La activación ocurre cuando una célula T de ayuda localiza con un receptor el antígeno de la influenza y se encuentra con un macrófago, desactivando el antígeno en su membrana.
    Las células B: guardafaros químicos
    Los glóbulos blancos, conocidos como células B, son también importantes en la respuesta inmunológica. Las células B producen proteínas defensivas llamadas anticuerpos, que reconocen y focalizan los antígenos en la superficie del virus o de la célula o flotan con libertad en la sangre o en la linfa. Un antígeno focalizado por un anticuerpo no es destruido por él, sino que es marcado para su digestión por un macrófago.
  • ANTÍGENO
    ANTICUERPO
    Respuesta
    inmunológica
    ANTÍGENO
    +
    ANTICUERPO
    Digerido por el macrófago
    SISTEMA INMUNOLÓGICO
    RESPUESTA ESPECIFICA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO
    Las células B: guardafaros químicos
    Al igual que las células T, las células B tienen proteínas receptoras en sus membranas. El cuerpo produce millones de diferentes tipos de células B, cada una de las cuales requiere un único receptor que encajará con un antígeno particular. Los receptores de una célula B son idénticos a los anticuerpos que ella produce.
  • SISTEMA INMUNOLÓGICO
    RESPUESTA ESPECIFICA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO
    Las células B: guardafaros químicos
    En todo momento, millones de células B están circulando en la linfa, pero no están produciendo anticuerpos. La producción de anticuerpos se inicia cuando las células B interactúan en la desactivación por parte de los macrófagos de los antígenos, y ayudan a las células T.
    El cuerpo es capaz de elaborar millones de diferentes anticuerpos, debido a un proceso único que ocurre en los genes de una célula B en maduración. Mucho antes de contactarse con un antígeno, una célula B activa sus códigos genéticos de anticuerpos y empieza a manufacturar sólo uno de los millones de anticuerpos posibles. De esta manera el cuerpo se prepara para defenderse contra una variedad de potenciales invasores, muchos de los cuales nunca antes lo habían atacado.
  • SISTEMA INMUNOLÓGICO
    RESPUESTA ESPECIFICA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO
    Defensas adicionales
    Una variedad de defensas ayudan a las células del sistema inmunológico en su combate contra la infección. Cuando se enferma casi siempre hay fiebre. Ésta es el resultado de un mensaje proteínico, enviado por los macrófagos que han contactado antígenos. Estos mensajes proteínicos estimulan el hipotálamo, área del cerebro que controla la temperatura corporal, para que eleve la temperatura del cuerpo por encima de lo normal (37ºC). La fiebre moderada tiene efectos benéficos: inhibe el crecimiento de agentes patógenos y estimula la acción de macrófagos. La fiebre muy alta (por encima de 39ºC) puede dañar las proteínas esenciales.
  • SISTEMA INMUNOLÓGICO
    RESPUESTA ESPECIFICA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO
    Las ¨memorias¨del sistema inmunológico
    Cuando se sufre una enfermedad en la niñez y se recupera de ella por lo general no se vuelve a contraer, aunque haya exposición al virus que la causa. El sistema inmunológico recuerda sus batallas; él mantiene un nivel bajo de defensas que pueden ser movilizadas con rapidez para destruir los agentes patógenos previamente identificados, si vuelven. Las células B comienzan a dividirse cuando son estimulas por las células T de ayuda y los antígenos. La mayoría de las células B son productoras de anticuerpos de corta vida. Pero algunas células B llegan a ser células memorias, las cuales continúan patrullando los tejidos corporales, circulando a través del sistema linfático por largos periodos, en algunos casos por el resto de la vida.