Pilar de Francisco. Esa gota

791 views
549 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
791
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Pilar de Francisco. Esa gota

  1. 1. Pilar de Francisco Vilanova ESA GOTA 3 1976 - 2010 Presentaciones Conocí las poesías de Pilar de Francisco hace años a través de un gran amigo común, Miguel Munárriz, hoy ya en la plenitud de la vida. Enseguida me fascinaron. Me dedico principalmente al cultivo de la espiritualidad laical, y sus poesías encajaban a la perfección en mi trabajo. Su lenguaje, su ritmo, sus temas, son vibraciones de esa nueva búsqueda de Dios que palpita en muchos jóvenes en búsqueda. Paso con frecuencia sus poesías a diversos jóvenes profesionales, y recibo con agrado el eco de sus gozosas vibraciones. Es que son profundamente vivenciales. Tocan fibras ópticas nuevas. Abren ventanas de nuevos horizontes y caminos vírgenes por los que avanzar. Llevan la esperanza en sus entrañas, sin dejar de tocar nunca el barro de la vida. Y Dios está siempre ahí, enfrente, con los brazos abiertos y ojillos risueños, algo pícaros quizás. Uso sus poesías de una forma especial cuando acompaño a laicos en la experiencia de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. Desde Paraguay, corazón de América, agradecemos y recibimos a pecho abierto las vivencias religiosas de Pilar, tan nuestras también, tan esperanzadoras… José L. Caravias, sj. Asunción, noviembre de 2010
  2. 2. Nací en Vigo en el verano de 1956 y, aunque a partir de los dieciséis años nunca volví a vivir en esta hermosa ciudad, el olor a mar y a pino me envuelve y acuna todavía. De esta etapa destaco el cariñoso recuerdo que tengo del colegio Santísimo Cristo de la Victoria (Institución Teresiana) donde aprendí lo que pronto llegaría a ser la razón de mi vida. Me hice mujer en Venezuela. Desde entonces, llevo en mis ojos el color del araguaney y el vuelo inmóvil del colibrí. En ese querido país surgió mi vocación de educadora. Me gradué en Letras en la UCAB de Caracas y ejercí como profesora de Lengua y Literatura. Entre otras muchas, la experiencia en Petare y Catia en escuelas de Fe y Alegría ha grabado en mi corazón rostros de adolescentes, educadores, familias… que me acompañan hoy en el trajín diario de las clases. Ahora vivo en León. Una larga pausa después de tantos caminos… Yo dejé de andar, pero las palabras empezaron a emigrar como las cigüeñas casi sin darme cuenta. Recibí como regalo la piedra y la luz. Sobre todo la luz. mpilarfv@gmail.com www.esagota.blogspot.com HOLA: Nunca imaginé que hoy estaría escribiendo estas letras y que mañana tú estarías ahí leyéndolas, posiblemente sin conocernos siquiera… Aunque son unas palabras de presentación, no importa que las hayas pasado por alto, incluso que nunca las leas… Pero, por si acaso te gusta escuchar a quien decidió comunicarse contigo -sí, fue una decisión que no tomé con facilidad-, aquí van estos párrafos que nacieron al color y el olor de la lavanda. Lo que tienes delante nunca pensé que saliera a la luz. Varios amigos trataron de convencerme, especialmente uno muy querido, Mikel, quien, desde Paraguay, dio a conocer los poemas entre sus amistades como regalo de Navidad. Por tanto no sé exactamente la fecha en que este cuaderno empezó a caminar por el mundo. Es un libro inacabado; no recuerdo cuándo
  3. 3. nació (sin duda mucho antes del primer poema) ni cuándo terminará de escribirse. Sólo Él lo sabe. Mikel tampoco ha podido disfrutar de esta publicación, que espero mire con cariño desde donde también nos mira el Padre Bueno. Sufrí la tentación de “cribar” y rechazar algunos escritos pero vencí mi perfeccionismo al comprobar que algunos de ellos eran elegidos para cantar otros encuentros. Sus páginas nacen en el vivir cotidiano, por eso he decidido que en la publicación no desaparecieran las fechas ni los lugares (la historia está hecha de tiempo y espacio). Son fruto de ENCUENTROS y DESENCUENTROS. Si alguna palabra se hace tuya, podrás ponerle también una fecha y un lugar y ya nombrará tu historia y tu encuentro, tendrá color, sabor y olor propios, sin lugar a dudas. Prueba a ponerle imagen, hay espacio en el libro para ello. Es también lenguaje y el poema se recrea. El título casi nació con el texto cuando todavía no era libro. Remite al manantial, a la fuente, al mar, al río, a las lágrimas, a la lluvia… al don que refresca, consuela, alimenta, acompaña, comparte, se entrega y se regala. Recuerda la sed profunda de la persona y de la humanidad, el sufrimiento de los pequeños. Recrea la inmensidad de la pequeñez, la fuerza de la debilidad, la transparencia de la verdad. Lo cotidiano. Sus palabras y su música me alimentaron, me alimentan y ahora parece que alimentan a otros… por eso aquí está como regalo. Sé que si sigue alimentando es porque Él desea salir al encuentro y busca excusas y sencillos instrumentos. Sin Él estas “gotas” se pierden en la nada. Pilar Los Negrales, 28 de julio de 2010
  4. 4. ESA GOTA 1 Ya voy navegando, Señor, paso a paso mar adentro. El único impulso el Amor: es tu viento, son mis remos. Caracas, 1976 2 Quiero ser canto canto de gozo pero soy llanto Quiero ser blanco inmaculado pero soy gris Quiero ser ave que libre vuele mas soy esclava Quiero ser tu gota de amor pero soy yo Caracas, 1976
  5. 5. 3 No lo busques en las olas, no lo busques en la arena, no está escondido en un bosque ni un dragón guarda la cueva. ¿Quieres hallar el tesoro? Cavar, cavar en tu tierra, llegar cavando hasta el fondo, cavar, cavar aunque duela. Caracas, 1976 4 Necesito mirar al sol de frente. Necesito levantar con el viento vuelo al infinito. ¿Por qué cuando quiero verte me ciegas, ¡oh sol!, y no puedo si no mirar el suelo que iluminas? Quisiera ser tierra, mirarte como ella. ¿Por qué, oh viento, te llevas el polvo y con ansias de infinito me dejas? Quisiera mi roca dura deshacer en fina arena. Necesito mirar al sol de frente. Necesito levantar con el viento vuelo al infinito. Algún día... Cuando sea tierra. Cuando sea polvo. Cuando ya no sea.
  6. 6. Caracas, 1976 5 Mi potro corre. Naturaleza que pisa con sus casos destroza. Mi potro, libre, trota truena trunca el silencio de la callada llanura. Las bridas sueltas cabalga a su antojo dejando detrás un silencio roto que gime... Yo lloro. Caracas, 1976 6 Tu silencio se hace fuerte en mi vida. Voy a tientas preguntándole a la noche con voz muda: ¿Qué te has hecho? Y el silencio me responde que me calle. Contemplo el cielo, la vida, mis hermanos y te veo actuar como amor en cada cosa
  7. 7. en silencio. Y cuando vuelvo a mi nada te descubro construyendo y quiero hablarte. Más un dedo sella mis labios y quedamos los dos a solas en silencio. Caracas, 1977 7 ARCO IRIS Amo la claridad del rosa la alegría del amarillo la serenidad del azul la pasión del rojo la plenitud del verde el silencio del gris el abismo del negro. Quiero vivir buscando, siempre a tientas, la transparencia de lo blanco. Caracas, 1977 8 Hay noches oscuras en que sólo brilla una estrella y es luz que indica punto norte.
  8. 8. Hay noches negras en que sólo existe una estrella y es luz que se hace mueca y sólo ves el abismo dando vueltas en la nada. Caracas, 1977 9 No sé por qué dicen siempre que la lluvia es triste y acompaña al corazón que llora y lo adormece en el olvido. No sé por qué lo dicen siempre. Hoy la lluvia cae con fuerza sobre la calle, sobre el jardín, sobre el techo de zinc de la terraza y teclea en el tejado. Hoy la lluvia es canción... y no me acompaña y me deja sola, llorando en silencio esa lágrima que se me quedó prendida de los ojos. Caracas, 1978 10 ¿Cuál es ese porqué que te gusta tanto de mí? Cuando llegues a descifrarlo sin necesitar respuesta habrás alcanzado mi otra orilla. ¿Ese vacío mío que no sabes cómo llenar? Los huecos se sienten no eches nada en ellos me dolerían infinitamente y tu parte se caería en el abismo sin fondo de un yo inexistente.
  9. 9. La nada no se llena se deshace con el todo tuyo. Caracas, 1978 11 Señor que en mi debilidad te encuentre como el fuerte de Jacob en mi noche como estrella de Belén en mis caprichos con tu cruz. Caracas, 1978 12 Otra vez la lluvia. Tu voz es el trueno. Me asustas, me empapas y tiemblo. Me pesa el esfuerzo del hombre por encontrarse. Estoy sin fuerzas y me escondo porque veo temblar la tierra y esconderse a la gente en sus casas. Caracas, 1978
  10. 10. 13 Eres la piedra que se interpone a cada paso mío estorbando mi ligero caminar. Pero sólo soy feliz aceptando el riesgo del encuentro. Eres el eterno silente. Te llamo a gritos y callas. Pero tu silencio habla con tanta dureza... Sólo el mar brama más fuerte ahogando mi voz mientras las olas se rompen contra las rocas en mil gotas de luz y mi corazón arde en deseos de estallar destrozando la cadena que yo misma construí. Te gusta dejarme sola pero aún en mi soledad te sé presente. No importa que yo vaya lejos. Tú siempre estarás tan cerca... 14 El azul del cielo canta una melodía de color y el verde de los árboles forma un abanico de tonalidades de luz. Las nubes desaparecen como por encanto y sólo de vez en cuando asoma una nubecilla blanca de algodón. De noche brillarán las estrellas, la luna será llena y el hechizo será mayor al de todos estos días. Pero no sé yo cómo acoger esta bondad tuya, Caracas, 1978
  11. 11. este nuevo regalo de tu amor. Esperas tras la puerta a que yo salga. Pero yo doy vueltas en mi casa sin saber qué hacer presa de ese algo que no me deja ser feliz. 15 No quiero tener sentimiento de poeta. Me hace decir tantas palabras, cantar tantas melodías... que nadie entiende. Pero si tú quieres ¡dame corazón de poeta! Corazón loco que persiga la belleza en la cima del monte, en el borde del abismo, en lo más negro del vacío. Corazón loco que sepa creer en lo imposible. Corazón loco para tocar la NADA con la seguridad de asomarse al TODO. Corazón loco que ame sin medida. Loco amor que no sepa vivir sin expresarse en un gesto sencillo y valiente. Señor, Caracas, 1978
  12. 12. ¡dame corazón de poeta, si tú quieres! Caracas, 1978 16 Miedo al sol caliente a la aspereza del camino al golpear fuerte de las olas. Caracas, 1979 17 Siempre esa gota prendida que se quedó por la punta -tuvo miedo caerdespués de un día de lluvia (ya no volvió a llover). Caracas, 1979 18 Lo cotidiano tapando todos los huecos tapando vacíos haciéndolos todavía más profundos y yo hundiéndome en la cotidianidad en medio de mis fantasmas. Caracas, 1979
  13. 13. 19 I El mar es un abismo donde no existe el vacío pero da el mismo vértigo. II El sol, un erizo de luz que hiere los ojos osados que quieren verlo. III El cristal, una pared que deja ver el camino. Si quieres andar debes romperlo. Caracas, 1980 20 Hoy quiero soñar caminos sentir el trepidar del agua en la fuente de mi patio el roce de sus gotas su risueño murmullo, el eterno susurro de su paso sin osar detenerlo sólo sentir sin pretender anclar en el presente aquello que pertenece al pasado que vive en la fuente de mi patio olvidado. Mañana seré el río
  14. 14. que corre hacia el mar incierto machadiano. Hoy... Hoy sólo quiero soñar caminos ser el trepidar del agua en la fuente de mi patio. Caracas, 1980 21 Vístete de poeta y canta Y conquístame otra vez. Vístete de tronco seco y a la sombra del madero conquístame otra vez. Vístete de tierra yerma y con la piedra, con el viento, conquístame otra vez. Vístete con un rostro y unas manos, unos ojos, unos labios que te quiero conocer. Canta con tus ojos una vida. Canta con tus manos una obra. Canta con tu rostro unos hermanos. Canta con tus labios tu promesa y conquístame otra vez para la vida para tu obra
  15. 15. para mis hermanos para ti. Con tu canto sin palabras conquístame otra vez. Caracas, 1980 22 No temo las sombras de la noche, no que ellas son mis aliadas. Temo esa hora sin sombras día o noche, todo o nada esa soledad esa pesadilla peor aún, ese sol que, todo azul, me acompaña esa oquedad vacía esa luz fantasma ese ir siempre ciega ese ver sin ver nunca nada No temo las sombras, no. Ellas son mis aliadas. 23 La luna arrebató mi vida y la saca de paseo todas las noches a soñar Caracas, 1980
  16. 16. en un cielo sin estrellas. Afuera hace frío. Y tú, ¿dónde estás? Caracas, 1982 24 A LA LUNA NUEVA Hoy que te deseo luna llena eres sólo un mordisco en el cielo. Hoy que quiero sentir tu carcajada eres un ensayo de sonrisa sólo un bosquejo. Hoy que quiero soñarme en tu espejo Hoy que quiero escudriñar mis sombras eres una hoz que corta mi sueño. 25 A veces se paraliza mi sueño, mientras mi corazón sigue palpitando como si tal cosa. A veces se encoge escondido en mi regazo. Caracas, 1982
  17. 17. A veces trepa furtivo a mi hombro agazapado entre la solapa para escudriñar mi entorno. Otras, camina bajo la suela de mis zapatos. Algunas veces, él es el rey de mi mundo y el otro mundo –el real- ya no existe y el yo –el otro yo- duerme. Pero hasta ahora en ningún momento he sido dueña de mi sueño. 26 AMANECER Hoy amaneció el cielo algodonado y el horizonte sangrando a borbotones. Se extendió el fuego intenso que teñía de púrpura el cielo a salpicones, acariciando el Ávila alcanzando El Silencio. Amanecía. Una herida ardiente sobre Petare ardiendo. ¿Quién hirió de esa manera tan cobarde el firmamento? ¡Que se desangra! Traigan algodones, que ya no llegan los del cielo. ¡Que se desangra! Y la gente va durmiendo todavía por las calles. ¡Que se desangra! ¿No lo ven? ¡Que se desangra! ¿No están viendo? Caracas, 1982
  18. 18. Ya empiezan a abrir los ojos, ya caminan más derechos. Hay más luz, y ya no hay nubes y el cielo se hizo gris plomizo en un momento y el aire pálido de humo también gris macilento. Mamá ¿es verdad que esta mañana se estaba desangrando el cielo? 27 ESA OTRA GOTA ¡Qué hermoso mirar la lluvia y oírla cantar tras los cristales! ¡Qué sabroso su llanto, su canto y su luz! Mis ojos dos gotas más de ti. Y no sabía el nombre de la lluvia. Me salpicabas. ¿Sabes?, a veces me provocaba sentir la fuerza del viento en mi rostro dejarme mojar la cara sentir resbalar tu paso en mis ropas romper los charcos... Y los que me querían: “Eso no se hace...” ¡Cómo me acostumbré a verte desde dentro de mi casa! Deja que me ría. ¡Verte venir y marchar al mismo tiempo! Te llamaba LOCO. Me encantaba jugar con tus aguas y la arena. Caracas, 1986.
  19. 19. Te admiraba en las olas. Reía en tus risas cuando el sol te cortejaba. Me sorprendía tu azul intenso. ¡Cómo temía tu gris plomizo! ¡Cómo agradecía tu playa! Tampoco sabía tu nombre. Me creí luna Me sabía pino Te sentí mar Te llamé montaña Me sacaste de mis sueños, de aquella casa y me llevaste en tus olas a otros sueños y otra playa. Pregunté tu nombre. Me bañabas. Te sentí correr entre los montes y eras salto y eras riego fuiste fuente fuiste lago a veces, cerca, muy cerca siempre lejano. Y pregunté tu nombre y el mío. Te vi encajonado y sucio y preso y maltratado y no entendí nada, pero nada de ti ni de mí. Y empecé a sentirme tierra a saberme tierra hasta hoy que ya me doy tu nombre. Vivo huyendo de ti y de mí pero mi LUNA ha brillado también entre tus manos para devolverme hoy el ser.
  20. 20. Gracias por mi nombre. Me reconozco arena jardín canto rodado piedra piedrecilla valle desierto el miedo a mojarme y embarrarme he gozado el olor de las flores el alegre bullicio del riachuelo el canto del turpial la brisa y la tormenta y aunque no me hablaron de ti hoy te reconozco me reconozco. Hoy tu POZO está esperando y mi TIERRA quiere lavarse la cara. Los Negrales, 1987 28 No me mires que dolor y amor andan sueltos jugueteando juntos por todos los rincones de esta casa. No me quieras saber hoy que hoy no sé decirme. 29 When I hear the drizzle of the rain tapping in my window, when I watch the drops falling down Covadonga, 24 de octubre, 1987
  21. 21. slowly and quietly in my home, when I listen to its soft song in the night, I always remember you and your song, and I also think that God is sending us his grace. And then I like to say, I like to feel, I like to sing that our lives are gifts of God. Do you like it too? Los Negrales, 1987 30 Tú haces crecer cuando quieres y también cuando has querido has sembrado... (¿Por qué preocuparme el cuándo de estos tus momentos y míos?) ... palabras, imágenes, sueños y colores que tardan años en ser. Mi tiempo al deshojarse me desgarra y sólo ahora -desde tu tiempole digo bienvenido. Poggio Mirteto, 1987
  22. 22. 31 Herido, roto y derramado sin habitarse sin casa, sin raíces… en la piel comienza la conquista de su vida -porque Él de nuevo ha llamadoel camino hacia el centro quiere SER Decidido y confiado quiere hacerlo todo todo saberlo, poderlo todo todo amarlo… Viene herido, roto y derramado Su mirada lo recoge desde dentro, cuando quiere lo enfrenta a su verdad lo recrea lo hace don lo devuelve a los demás dilatado el corazón valiente y fuerte abandonado, gratuito sin cansancios su dolor, el de la gente su compromiso, la justicia herida, rota y derramada aventurada la vida. Los Negrales, 1988
  23. 23. 32 Me quieres Me lo dice el corazón cuando se te sale por las puntas de los dedos al hablarme Te quiero Me lo dice el corazón cuando se me sale por los ojos al buscarte ... y ese algo más que me dice mi tiempo tuyo Silencio que no hay razón Sólo que necesito acostumbrarme Poggio Mirteto, 1988 33 Cuando hablen los caminos calla. Un susurro en cada piedra. Cuando callen los caminos canta. La canción abre sendas. Cuando canten los caminos anda. Cada nota, una huella. Madrid, 1989
  24. 24. 34 No encierres la palabra nunca entre rejas que lo que tú callas la vida lo canta que la vida grita lo que tú silencias. Madrid, 1990 35 SOY Un te quiero frágil en tus manos fuertes. Esa gota. 36 Si hoy mi alma se rompiera en palabras y pudiera contar todo lo que siento si tomara forma nueva y escapara de esta forma de mi cuerpo si en el aire fuese música y volara entre alas de mil vientos... mas soy silencio. Si hoy ternura se escurriese entre mis dedos si en mi casa calentase un fuego manso si hoy brotara mi mirada acariciando Caracas, 1991
  25. 25. lo que arrullo en las entrañas y pudiese besar todo lo que amo si hoy fuese un abrazo... mas soy silencio. Como arroyo de lluvias de verano que cose la agrietada tierra con gemido cual torrente que rugiese a voz en grito si hoy fuese yo casada ola de mar que con suave movimiento pregonase lo que vivo... mas soy silencio. 37 Deseo gritar VIDA cuando digo PAN y ocuparme de la mesa común más que de mi silla en la mesa. Deseo gritar VIDA cuando digo PAZ y ocuparme de la casa de todos más que de mi techo y mi cama. Deseo gritar VIDA cuando digo TRABAJO y ocuparme en hacerlo todo bien y hermoso más que pararme a medir la eficacia del esfuerzo. Deseo gritar VIDA Caracas, 1992
  26. 26. cuando digo AMOR y ocuparme en entregarme a los no-amados más que en exigir yo el ser mi-mada. Deseo gritar VIDA cuando digo ENTRAÑAS y ocuparme de que mis manos y mis pies no deshagan los decires de mis labios ni desanden los caminos de mis ojos. Caracas, 1992 38 Esa gota tan perfecta tan pequeña tan redonda tan inquieta temblorosa transparente ¿sin color? ¡Puede estallar! en mil gotas pequeñas redondas transparentes llenas de LUZ. 39 Para escuchar tu voz hay que hacer callar al silencio entrar en la nube Caracas, 1992
  27. 27. desgarrar la sábana de la noche y robarle su manto de estrellas Para escuchar tu voz... Para acoger tu voz hay que sacudir las alfombras y poner la mesa ventilar las mantas y romper las rejas que entre todo viento de luz por ventanas, puertas y rendijas Para acoger tu voz... Para gritar tu voz hay que hacer hablar los caminos y conseguir que rían las montañas y que canten los espinos mientras los labios enmudecen sembrándose para besar el corazón del mundo Para que grite tu voz... Para sembrar tu voz hay que llover amores a mares, y a cada paso perder y encontrar un camino y no saber de rendiciones ni de muros, ni tapias, ni ladrillos hay que saber de flores de margaritas, amapolas y violetas sobre todo violetas Para sembrar tu voz... Para vivir tu voz hay que jugar a la rueda y al escondite hacer volar papagayos vender globos en el parque peregrinar descalzo desgranar hojas y bibliotecas ser artista, cirujano, ingeniero, poeta Para vivir tu voz...
  28. 28. Para amar tu voz hay que escuchar acoger, gritar, sembrar vivir-morir andar Para amar tu voz... 40 Me acostumbré a tu presencia como la arena a la ola como la noche a la estrella. ¿Quién paseará ahora mis orillas? ¿Quién deambulará mis huecos con su mirada titilante? Me acostumbré a tu risa como el almendro a la flor como al torrente las piedras. ¿Quién será ahora esperanza en mis límites? ¿Quién saldrá a mi encuentro alborozado? Me acostumbré a tu silencio parlanchín en tus ojos y en tus manos. Me acostumbré a tu tiempo Me acostumbré a tu canto Me acostumbré a saberte y no saberte a decirme... Y de tanto acostumbrarme nunca te irás del todo siempre habrá una estrella un canto, una fuente una ola y una flor un saberte y no-saberte Caracas, 1993
  29. 29. un decirme... por costumbre ¡aunque te ausentes! 41 Vivo en la pregunta vivo en el derroche vivo en pleno día aunque es de noche Vivo en la caída vivo en el alzarme vivo en tu presencia tierna al abrazarme Vivo en desconcierto vivo en desamparo vivo en esos pies que andan si me paro Vivo en compañía aunque estás ausente vivo en alegría aunque truena y llueve vivo esperanzada porque siempre vienes vivo enamorada porque tú nos quieres aunque estés ausente aunque sea noche aunque llueva y truene vivo enamorada porque amas siempre Caracas, 1993
  30. 30. Caracas, 1993 42 Hoy te recibo santa, audaz, triunfadora en la sal de una maestra buena en la luz de un hombre profeta hoy te recibo feliz, luchadora, apasionada hoy te recibo orante, intrépida, visionaria enamorada de Dios y de los hombres hecha pueblo caminante entre los pueblos derramada Hoy te recibo malherida también y maltratada llena de sombras y olvidos y abandonos, olvidada hoy te recibo sin fuerza, sin norte, sin esperanza caminante en el desierto desparramada Hoy te recibo yo esa gota llena también de sombras y olvidos y abandonos hoy te recibo mar abrazándome a ti con mi grano de sal mi pequeño destello de luz derramados hoy te recibo
  31. 31. hecha pueblo enamorada 43 Muchas horas durante muchos años el papel en blanco y la pluma estéril me contemplaron contemplándote y no surgió el poema. Las palabras son torpes ventanas que permiten asomarse a tu interior sin poder nombrarlo. Cuando se lo pido “por favor” huyen haciéndose transparencia con el aire. Muchas horas, durante muchos años me rendí ante la impotencia y sólo hoy puedo decir que eres indecible y que enamoras con tu sonrisa, tus ojos tu pecho, tus manos tu regazo tus entrañas Quien tiene contacto contigo te lleva prendida para siempre como adorno en su vestido y alianza en su dedo como caricia en su rostro y beso en sus labios como alimento en su boca y abrigo en sus hombros Quienes te buscan te encuentran Caracas, 1993
  32. 32. y te saben consuelo en su dolor y llanto en su silencio melodiosa sonrisa al ritmo de la suya brazo extendido y puerta siempre abierta ojos profundos ternura infinita para todos Y mientras la vida te pide silencio, soledad, silencio sabes ser palabra y compañía. Vives a golpe de paciencia en medio de la angustia y la desesperanza y alcanzas mucho amor porque la paciencia todo lo alcanza. Tu hilo frágil va construyendo fortalezas a tu alrededor, o abraza impotencias en tejido amoroso. Y el miedo que te acosa que no es tuyo y otros han puesto en ti no deja que te asomes a esta ventana desde donde yo escribo contemplando lo que tú no sabes y a todos enamora tu sonrisa, tus ojos tu pecho, tus manos tu regazo
  33. 33. tus entrañas. A mi madre. Caracas, 1993 44 La lluvia no ha dejado de caer nunca a pesar del verano y en invierno siempre a pesar del sol. Este torrente nunca sacia la sed que experimento siempre. Sin llegar a empapar, resbala y nada queda nunca más que esa gota hostil que permanece siempre y golpe a golpe, insistente, horada. Nunca llueve fuera, nunca. Llueve dentro siempre. La roca no pierde la esperanza nunca de verse convertida en fuente siempre. Caracas, 1994 45 Puedo mirar mi historia hoy sin miedos sin temor a perderme porque tú me amas. Puedo hoy mirar mis pozos
  34. 34. sin fondo porque sé que eres mi fuente. Puedo pararme a contemplar hoy mis túneles oscuros porque alumbra en mi horizonte tu luz. Puedo hoy beber mi llanto sin angustia porque eres tú mi transparencia. Puedo acogerme hoy con ternura y ser mi amiga porque tú eres mi amado, mi amigo y mi amante. Puedo lanzarme al mundo inconsciente de mis sueños porque eres tú mi locura. Puedo bucear en mis desconciertos y recibir el fracaso porque eres tú mi seguridad y mi victoria. Caracas, 1995 46 Tu raíz alcanza el corazón de la tierra mientras te dejas mecer con el viento y el pequeño cuerpo del pajarillo en tu copa te estremece. Tus raíces y ramas abrazan la tierra mientras te desprendes hacia el cielo. Te das en fruto y sombra mientras buscas la luz penetras la nube afrontas los vientos bebes la brisa acoges el tiempo.
  35. 35. Firme. Tú siempre estás. Tus ramas, una casa siempre abierta una oración siempre elevada. Firme. Tú siempre escuchas. Arropas siempre todos los gritos todos los cantos todas las risas todos los silencios. Firme. Tú siempre esperas el don del agua, de la tierra, del sol, de la vida. El beso de Dios que te hace siempre verde. Tú sabes Tú sabes Tú sabes Tú sabes de de de de este abrazo. este desprenderse. firmeza. estremecerse. 47 Me llevo mi fragilidad enredada en tu fuerza. Esa fragilidad mía que impide saberme mejor que los demás creerme autora de los milagros esos que suceden a menudo en la vida cotidiana, que mi orgullo crezca y se infle cuando ante el mal del descaro del mundo sale a relucir mi sepulcro blanqueado. Caracas, 1995
  36. 36. Me llevo esa fuerza tuya que tiene el sabor amargo de la cruz pero inexplicablemente suave y dulce a quien se abraza; que da el fruto de la VIDA y la ESPERANZA. Me llevo tu mano en mi hombro como lo único necesario el único alimento; tu lágrima sobre el mundo como mi único rocío; tu sonrisa sobre la creación como único sentido. Me llevo la verdad de este encuentro en el que una vez más intentas enamorarme. Caracas, 1995 48 A la vez la música el baile el ritmo la quietud la luz y la tiniebla presencia A la vez río revuelto la palabra el silencio, el movimiento paz. Y un mandato: vivir lo imposible apostar. mar en calma brisa y huracán
  37. 37. un vértigo que parece no albergarse en el corazón... que misteriosamente va amansando mis aguas. Esta noche fui orante bailarina poeta. Me encontré contigo en medio de la fiesta y entre pieza y pieza simplemente sé que estoy contigo. Mira mi corazón que no sé leerlo que se me escapa de mis propias manos de mi cuerpo que no lo entiendo. Pronúnciamelo... o acógelo arrúllalo compréndelo ámalo por mí que no sé amarlo. No quiero insistirte en que me quieras: quiero quererte y quererme más. Gracias por tus besos de hoy gracias por venirme a dar valor para enfrentar de nuevo esas batallas perdidas y volverlas a perder gracias por venir a levantarme por danzar conmigo. Gracias por la música el silencio la palabra la quietud el movimiento y el valor de apostar la vida en esta noche del mundo. Caracas, 1995 49 Me dije:
  38. 38. “El silencio, lo que más deseo en mi vida”. Y oí al ruido; “Si no me acoges te viviré”. Y supe que habitar el silencio era la muerte. Y descubrí que vivir en el ruido era agonía. Contigo aprendí a contemplar en los silencios tu sonido; en los ruidos tu silencio. Desde entonces cobijo a ambos bajo el techo de mi casa para alumbrar la vida. Caracas, 1996 50 No sé qué hacer con las palabras cuando no nombran y es entonces mi cuerpo danzando quien habla, mis manos acariciando la luz... o la sombra. No sé qué hacer con las palabras cuando su ausencia no es silencio y el cuarto se llena de asombro por el parloteo del corazón o el balbuceo de la intuición intentando colarse en la razón sin alboroto.
  39. 39. No sé qué hacer con las palabras cuando no cantan y se siente morir la vida entre una sílaba y otra mientras me azoro en el desconcierto y deseo más que nunca que me quieras ... sin porqués. No sé qué hacer con las palabras cuando van más allá de mí misma y se escapan descubriendo secretos alumbrando caminos haciéndome vulnerable... No sé qué hacer con las palabras... cuando estoy contigo. Caracas, 1996 51 En este dolor no estoy yo sola. En esta oscuridad no estoy yo sola. En las pequeñas alegrías cotidianas no estoy yo sola. En este tiempo sin tiempo no estoy yo sola. En este esperar sin ver no estoy yo sola. En este caer de nuevo no estoy yo sola. En este recomenzar no estoy yo sola. Que mi paso camine con el paso de mi hermano
  40. 40. para que también él pueda cantar “no estoy yo solo”. Caracas, 1996 52 La primavera ha pasado y no ha sido en vano: me he enamorado. El verano ha pasado y no ha sido en vano: te quiero. El otoño ha pasado y no ha sido en vano: te amo. El invierno ha pasado y no ha sido en vano: me entrego. El tiempo ha pasado y no ha sido en vano: me ha dejado una palabra en el corazón y en los labios: GRACIAS. Caracas, 1996 53 OUTONO A chuvia cae e non deixa de caer. Canta unha canción de tristura e de cristal. ¡Hai tanto tempo que o sol silenciou a súa cor! As árbores teceron un ouro húmido... sobre a miña cabeza e baixo dos meus pés.
  41. 41. A chuvia cae e non deixa de caer. Nas súas gotas falla a cor do arco do ceu. A súa trasparencia cúbrese de gris. As árbores rompen a monotonía amosando unha mistura de verdes, ocres e marróns... sobre a miña cabeza e baixo dos meus pés. A chuvia cae e non deixa de caer. Ás veces forte, outras miudiño. O vento fai que rompa contra min. Ás veces cala, e as gotas danzan ó meu carón, sorrindo... sobre a miña cabeza e baixo dos meus pés. A chuvia cae e non deixa de caer. Mais aínda que non perciba o teu ardor és ti quen se amosa a cotío, incomodamente, neses días gris... sobre a miña cabeza e baixo dos meus pés. Santiago de Compostela, 1997 54 MIMO NAS RÚAS “Quéroche contar un conto. Quéroche un conto cantar. Alumear o rostro do meu pobo. As bágoas do meu pobo agarimar.” É ela quen fala quen berra mudiña nas rúas tentando espertar cos seus ollos o sorriso na túa pupila; procurando chegar coas súas mans á tenrura do teu corazón; desexando atopar compañeiro pra cantar unha mesma canción.
  42. 42. “Quéroche andar un camiño. Quéroche un camiño danzar. Desvelar a dor da miña xente. A esperanza da miña xente apreixar.” É ela quen se move quediña de pé sobre as rúas dando présa ós teus pasos arrincandoche un abrazo, amosando cos seus mimos os rostros que tendes ó lado; desexando atopar compañeiro pra bailar hoxe ó mesmo son. Santiago, 1997 55 Beber en tu vaso la amistad es como entrar en un río transparente y, dentro, sentirme pez que salta y nada gozoso entre aguas tranquilas, algas verdes y peces de colores; o vadea corrientes turbulentas... explora fondos desconocidos en su cauce, o disfruta sus orillas tantas veces recorridas... ...y de pronto soy yo el río y tú el pez... Un viento suave que sin violencia entra y sale por las heridas y vacíos con voz de flauta...
  43. 43. o bien rasga las cuerdas haciendo brotar gemidos de guitarra o danzas de violín. Un olor que sabe a incienso e impregna todos los rincones de mi cuarto... ...y de tu casa. Aún aquellos por los que no transitamos y nos transitan. Un arrullo que acuna zonas por mí olvidadas y esperan ser queridas... Un sabor a trinitaria... ¡Amistad habitada la nuestra...! Somos tres. León, 1999 56 ¡Qué bueno es saberte siempre conmigo! Y conmigo-sin-mí ¡tantas veces...! León, 1999 57 MESETA Mi corazón ha enmudecido al llegar aquí pero no ha aprendido a silenciarse. Necesitado de rumbo
  44. 44. se angustia en la tarea porque no escucha tu voz ni descubre tus huellas y tiene miedo de perderse. Ha olvidado el camino pero sus ojos no pierden de vista la Montaña que le atrae. Se detiene en los charcos pero su sed anhela la Fuente que enamora. Sólo una cosa sabe hacer este corazón vagabundo: ESPERA aprender a amar. Corazón peregrino. León, 2004 58 Oración por las mujeres, los niños, los ancianos... los más pobres de la tierra, sus preferidos; por los más cercanos con quienes comparto las horas; por todos y todas: personas, comunidades, pueblos y naciones, sus hijos muy amados (yo también). Deseo que que que que que que que que sientas en tu piel sus manos que acarician escuches en tus oídos su declaración de amor a la distancia percibas su perfume tus ardientes mejillas refresques con sus lágrimas dances con el ritmo de su risa despiertes con tu nombre entre sus labios su aliento despliegue tu velamen sus ojos penetren tus entrañas
  45. 45. que saborees su presencia cotidiana que duermas olvidada en su regazo... Pero pido que sepas si es que hoy no sientes si es que hoy no oyes si es que hoy no ves si es que hoy no hueles si ya no saboreas... que él no deja de abrazarte que canta para ti una canción de amor eterno que siempre está a tu lado... o a tu espalda y que llora en tu dolor que es su dolor que sonríe esperando que tú bailes que pronuncia tu nombre en cada amanecer que a veces contiene el aliento para besarte y tú no entiendes que, otras, te impulsa mar a dentro y te crees romper que aunque no te conozcas, él te sabe que si se ha ido, es porque ha entrado ya que, cuando no duermes, él canta una canción de cuna a tus pies... Cuando tú no sientes, cuando tú no oyes, cuando tú no ves, cuando tú no hueles, cuando ya no saboreas... Pido que te sepas bendecida agraciada incondicionalmente querida amada. León, 2004
  46. 46. 59 Cuando llegan tiempos difíciles y no tengo palabras sino silencio... porque la angustia, el miedo, el sufrimiento, la soledad... enmudecen mi ser entero grito con el grito de mis padres en la fe, con el grito de Jesús... me quejo con la queja de mis padres en la fe, con la queja de Jesús... suplico con la súplica de mis padres en la fe, con la oración de Jesús... deseo fiarme con la misma confianza de mis padres en la fe, con la fe de Jesús... alimento mi esperanza con la esperanza de mis padres en la fe, con la esperanza de Jesús... Cuando llegan momentos difíciles y no te escucho en mi vida porque la angustia, el miedo, el sufrimiento, la soledad... envuelven en silencio mi ser entero oigo las palabras de Jesús devolviendo la salud quitando miedos calmando tempestades curando parálisis haciéndose compañero de camino y aprendo nuevamente a hablar y aprendo nuevamente a escucharte y aprendo a NACER DE NUEVO A LA VIDA. León, 2004 60
  47. 47. En solidaridad con los que comprometen y arriesgan su vida a favor de la justicia y la paz y han elegido hacerlo sin medios violentos sufriendo en su propia carne el sabor de la injusticia, siguiendo, aún sin saberlo... las huellas de Jesús de Nazaret. Creo que el AMOR tiene nombre y un rostro y manos y pies y un corazón invencible por su ternura perdonador: libre y liberador. 61 Hoy he tenido un encuentro vivo con el PADRE. Un hermosísimo rostro de mujer. En sus ojos las lágrimas y la LUZ; en sus labios el lamento y la SONRISA; en sus brazos el peso y el ABRAZO; en sus pies el cansancio y la PRISA por acoger y servir recibir y despedir incluso a quienes no supieron acogerla ni pronunciar un adiós agradecido. Y por todos los poros de su piel respiraba el sufrimiento y la PAZ del corazón envolvía su figura. Santiago, 2004
  48. 48. Y no pedía nada. Sólo contaba su historia de amor disponiéndose a seguir amando sin esconder su luz su sonrisa su abrazo y sobre todo su prisa por acoger y servir recibir y despedir... Su nombre era blanco como la nieve: MISERICORDIA. León, 2005 62 Conocerte y darte a conocer ponerte y quitarte nombres hasta acostumbrarme al silencio donde descubran al innombrable. Seguirte e invitar a que te sigan andando y desandando caminos hasta acostumbrarme al mar estruendoso donde encuentren tu calma. Dejarme ser amada y aprender a amar porque no está en mí el quererte ni el querer a los demás hasta acostumbrarme a vivir querida queriendo querer hasta que tú me hagas, amando, amante. Galapagar, julio 2005
  49. 49. 63 La honradez de la encina te define. La austeridad y el silencio del ciprés contrasta con la sombra acogedora del castaño y tu humor es un cactus florecido del desierto. Tu apariencia de roble esconde la ternura de un rojo rosal en capullos y la fragilidad del bambú que, moldeado por manos expertas, extrae de su interior melodías desconocidas. La fidelidad en el amor y la lealtad a los amigos, tus raíces son como las del olmo, profundas, inmovibles tanto en tiempos de sol como de tormenta. En ti encuentro el aroma saludable del eucalipto y el rincón familiar del oloroso pino el sencillo árbol de nuestro terruño con sabor a hogar. Un hermoso bosque poblado tantas veces con vuelos de pájaros y trinos y colores de canarios... Un hermoso bosque
  50. 50. que he recibido como regalo, que recibo hoy como herencia. A mi padre. León, 2005 64 En la noche, los tornados y tsunamis del mundo, ante los rostros que siguen mostrando al Padre… los nombres de la humanidad que Jesús, Buen Pastor, sigue susurrando… y las canciones que el Espíritu sigue suscitando en el corazón de la historia. Me alimenta el oro del atardecer, la luz de la alborada, acogiendo y venciendo la noche. Agradezco tu continuo aparecer en lo cotidiano con múltiples rostros conocidos. Me alimenta el silbo del viento entre los pinos susurrando mi nombre; la canción de cuna que dibuja el mar en la playa del mundo; el ritmo alegre de la lluvia mansa sobre la tierra seca… a pesar de los tornados y tsunamis. Agradezco las melodías que brotan de mis venas cantándote, contándote. Me alimenta el continuo deshacerse de la ola en el acantilado deshaciéndolo en arena, la tozudez de la semilla de enterrarse hasta alzarse en la copa del árbol.
  51. 51. Agradezco la terquedad de tu amor que espera y transforma TODO sin pedir NADA. 65 Ha pasado el tiempo y creo que he crecido a pesar de la niña juguetona y la adolescente insensata que todavía soy. Ha pasado el tiempo y creo que he aprendido a pesar de mis ignorancias amargamente sabidas que tanto me avergüenzan y atemorizan. Ha pasado el tiempo y creo que he vivido a pesar de las horas vacías y muertes cotidianas. Ha pasado el tiempo y creo que he amado a pesar de mis silencios y olvidos cómplices, cobardes, perezosos. Y hoy me atrevo a decir SOY FELIZ a pesar de la angustia y el llanto, a pesar de la herida y el fracaso, a pesar de que no recuerde a menudo dónde he dejado la llave de este tesoro que atesora León, 2005
  52. 52. en mí el que cada día, cada hora, me ama me bendice me enjoya. León, 2006 66 Hasta hace muy poco tus días imperceptiblemente iban creciendo y, sin tú sospecharlo, las noches, largas y tenebrosas, cada vez más cortas; las mañanas se derrochaban como por encanto entre tus dedos. Ahora que te das cuenta tus días imperceptiblemente van decreciendo y aunque el sol de mediodía te fatiga y la soledad de la noche todavía te perturba aprendes a saborear el amanecer y el atardecer en una oscuridad que sabes habitada. León, 2006 67 ¡Qué hermoso es el cuerpo que engendra amamanta carga entre sus brazos
  53. 53. la vida! ¡Qué bello y hermoso es el cuerpo que da la mano y la sabe soltar para que la vida pueda SER! ¡Qué hermoso y qué bello! Se le ha dado del don de amar como tú MADRE-PADRE del cosmos que posee desposeyéndose. León, 2006 68 A LA PLUMA Viertes mi vida en gotas de tinta multicolor pero nunca cuando tengo sed. A tu capricho bebo con fruición cuando el corazón cansado de esperar ese compás mágico en la esquina del salón te saca a bailar inesperadamente dando vueltas y vueltas vertiginosas escanciando mi copa de cristal. Arenas de San Pedro, 2007
  54. 54. 69 Me sedujiste y se iluminó de gozo mi rostro. Te conocí amante sabio, orante, siervo. Y yo quise entregarme servir, saber, orar. En el trajín se me olvidó el amor. Y llegó el peso el agobio, la culpa, la prisa. Poco a poco se apagó en mis ojos la música, la sonrisa, la luz y mi cuerpo quedó a oscuras. Ahora llegas de nuevo en el silencio y me haces capaz poco a poco de arrojar en tus brazos mi cuerpo con el que sigas hoy amando orando, adorando hablando, sanando andando… hasta que lo hagas totalmente tuyo y resucite luz, baile, carcajada. Los Negrales, 2007
  55. 55. 70 “Consolad a mi pueblo” Is. 40 “…y aprendamos comiéndote a ser comida.” Pedro Casaldáliga Exponerme al sol de todas las horas desde tu sol en mis entrañas en las entrañas del mundo …hasta que se deshaga el hielo de mi río y consuele tu tierra dolorida. Exponerme a la sal de todas las manos que me amasan, me salpican, me recubren desde el sabor de tu sal …hasta curar mis heridas y me hagas consuelo para sus llagas. Exponerme al golpear de las olas, todas las olas, en tu mar …hasta que mi roca sea arena, tapiz suave para sus pies descalzos. Exponerme a todas las notas, todos los ritmos que bailo y que me bailan en tu danza …hasta que me hagas música para que sus manos dancen. Exponerme a la mansa lluvia y las tormentas abrazada y rodeada por tu nube
  56. 56. …hasta llegar a ser arcoiris en sus cielos oscuros. Exponerme a los caminos, todos los caminos que andan y me andan en tus pies …hasta ser paso compañero de sus pasos. Exponerme a las sombras en tu sombra …hasta que tú te hagas en nuestra noche mediodía. Alimentarme del trigo de todos los cuerpos que me habitan en tu pan …hasta que aprenda a ser comiéndote comida. Los Negrales, 2008 71 Con el agua entre las piedras con los pájaros que cantan con el sol entre las aguas con los peces que se burlan del anzuelo del pescador te llamo a ti. En el amor de los que se entregan, en la fe de los que se arriesgan, en la esperanza de los que caminan, te llamo a ti. Con Job que permanece, con María que escucha, con el ciego Simeón
  57. 57. que ve y profetiza te llamo a ti que te haces pan que te haces vino compañero de camino amante, amado, amigo. Vierte tu vino en mi copa. Llena de tu pan mi boca. Y que yo te-me vierta, y que yo te-me parta y reparta silenciosa, alegre en tantas manos, en copas tantas ensayando estructuras nuevas (también sintácticas) que te digan, que me digan, que les digan quién soy, quiénes son, QUIÉN ERES. 72 Quiero vivir en este tiempo URGENTE pero no en estado de “urgencia” ni en la sala de urgencias del hospital. Quiero vivir en este tiempo de DOLOR pero no anclada en el pesimismo ni en la desesperanza. Quiero vivir en este tiempo de LÁGRIMAS sin perder la sonrisa en los labios ni la alegría del corazón. Quiero vivir en este tiempo de OSCURIDAD dejándome iluminar por tu luz Carrizo, 2009
  58. 58. que cure mis ojos ciegos. Quiero vivir en este tiempo de INCERTIDUMBRE con la necesidad de arriesgar de saltar en el vacío de tus certezas. Quiero vivir en este tiempo de MUERTE desde el tormento de los atormentados y abrazada a tu abrazo de VIDA. Y en este tiempo fuerte de ESPERANZA de DESIERTO, de PASO y de CONSUELO, y en las breves horas largas cotidianas quiero vivir y celebrar el NACIMIENTO rasgando el silencio de la historia con el grito femenino del MAGNÍFICAT de Ana, de Isabel y de María. 73 Dejar que el mar entre en tu tierra tierra adentro y la empape mansamente sin prisas marea a marea lamiéndola apagando su sed dejando y llevando tesoros en silencio perfumando tu cuerpo palpando tus orillas… MAR RÍA León, 2009
  59. 59. Dejar que tu balsa se aventure mar adentro plegando y desplegando sus velas -¡cuántas veces rotas!lanzando y recogiendo tus redes -llenas o vacíasafrontando y calmando tempestades -o hundiéndosehaciendo y deshaciendo caminos… MAR TAREA Tiempo de MARta Tiempo de MARía Sin inquietudes sin envidias. Dos mares necesarios y una cosa imprescindible: ser hija que me hace hermana ser hermana que me hace hija. León, 2010 Este libro vio la luz el 11 de enero de 2011 Centenario de la Institución Teresiana www.institucionteresiana.com Todos los beneficios correspondientes a la venta de este libro irán destinados íntegramente a la ONGD InteRed www.intered.org
  60. 60. Se autoriza la difusión de los poemas, indicando su procedencia. http://mpilarfv.bubok.com http://www.bubok.es/libros/203001/ESA-GOTA

×