Los transtornos alimenticios y la fertilidad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Los transtornos alimenticios y la fertilidad

on

  • 438 views

 

Statistics

Views

Total Views
438
Views on SlideShare
438
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Los transtornos alimenticios y la fertilidad Document Transcript

  • 1. TRASTORNOS ALIMENTICIOS Y SU IMPACTO EN LA FERTILIDAD DE LA MUJERMucho se ha hablado en los últimos años de la obsesión de la belleza de nuestra mujer, de losestereotipos de belleza creados por los medios masivos y sus efectos sobre el desarrollo sicoafectivo dela población femenina. Las causas sicológicas y hasta siquiátricas como en los trastornos de laalimentación representados por la Anorexia y la Bulimia han sido ya estudiados y con resultadospropios, como el presentado recientemente por un Grupo de la Universidad de Antioquia.En este trabajo liderado por la Psiquiatra, Dra. Lucrecia Ramírez y la nutricionista Dra. Estella Moreno,en una población de 972 alumnas de secundaria de estrato medio y alto de Medellín se encontró que al77% de las alumnas “les aterra” la idea de ganar peso, el 33% se siente culpable después de comer, el8% se induce el vómito como medida para no aumento de peso, y el 46% práctica una actividad físicapor estética y no por salud. Este tipo de trabajos encienden una alarma social al plantear uno de losíndices más altos de riesgo en América Latina para trastornos de la alimentación en nuestra poblaciónjuvenil.Pero estas mujeres que se están preparando y luchando para ser bellas o que las están obligando a ser“bellas”, sabrán que de alguna manera o de todas las maneras su pronóstico reproductivo,entendiéndose como la capacidad de engendrar un hijo a futuro, está sufriendo realmente unadisminución importante. Realmente creo que en este aspecto se ha sido poco enfático en los medios yaún en nuestras consultas.SOBREPESO Y FERTILIDADEn mi qué hacer diario como médico Ginecólogo Especialista en Medicina Reproductiva, en múltiplesocasiones he atendido consultas de pacientes que con un cuadro clínico de obesidad o sobrepeso,trastornos menstruales, presencia de acné, entre otros, y con una ecografía transvaginal en la que sedefine claramente que la paciente tiene unos ovarios con múltiples quistes, le diagnosticamos elSíndrome conocido como Ovario Poliquístico (SOP).Desde el punto de vista terapéutico, recurrimos en la mayoría de los casos a lograr resultados medianteel tratamiento con fármacos inductores de la ovulación, y añadimos a éstos, si es necesario, laInseminación Artificial o la Fecundación In Vitro. Pero sabemos que la disminución moderada de pesopuede convertirse fácilmente en la piedra angular de la terapia.
  • 2. En el caso de sobrepeso se ha demostrado que la producción de estrógenos por parte del tejido graso“sobrante” puede alterar los niveles básales hormonales y alterar la homeostasis del ciclo ovulatorio,además las alteraciones producidas a nivel hepático en la disminución en la producción de hormonastransportadoras de hormonas sexuales, hacen que éstas se encuentren más fácilmente en su forma librey terminen alterando el normal funcionamiento hormonal, esto por comentar algunos de los efectos dela obesidad en el área reproductiva. Hallazgos más recientes han encontrado un efecto negativo a nivelde la implantación embrionaria de las pacientes obesas sometidas a fecundación In Vitro y un aumentoen los índices de aborto.BAJO PESO Y PRONÓSTICO REPRODUCTIVOBueno, pero estábamos hablando de patrones de belleza y del posible sacrificio de la fertilidad ytraemos de un momento a otro a la paciente obesa como ejemplo. Sólo lo hice porque en este extremoya están definidos los efectos deletéreos de una alteración nutricional. Pero en la paciente “delgada”que pasa?. Realmente algo parecido sino peor.Los trastornos nutricionales tipo anorexia comienzan en un 85% entre los 12 y 14 años, edad a la cual seestá madurando hormonalmente la mujer. Los efectos a nivel de tejido graso periférico de laemaciación algunas veces producida por las disminuciones marcadas de peso, terminara por alterarcompletamente el funcionamiento de la hipófisis a nivel de la producción de las hormonas quecontribuyen al normal funcionamiento del ovario.Lo anterior porque el tejido graso periférico se convierte en última instancia en uno de los moduladoresiniciales más importantes en marcar el inicio de la capacidad reproductiva, esto sumado a que elsustrato para la producción de las diferentes hormonas es el colesterol, el cual es el gran ausente en lamayoría de las famosas dietas a las cuales se acude para la disminución de peso.Pero bueno, se podría pensar que sólo esto pasaría en los casos extremos, pero desgraciadamente no.La irregularidad en el peso, el ejercicio extremo y las dietas severas, se conjugan todos como factoresque aún en mujeres sin el compromiso psiquiátrico de un trastorno anoréxico, alteran de diferentesmaneras el normal funcionamiento hormonal y lógicamente, la capacidad reproductiva.Es por lo anterior, que ya no sólo vemos pasar por nuestra consulta a esta paciente clásica que por suobesidad evidente podríamos definir de entrada que presentaba un trastorno ovulatorio, sino que escada vez más frecuente, esa mujer ejecutiva, “delgada”, sometida a stress laboral, que además sientenecesidad de mantener una figura estética adecuada porque en muchos de los casos esto contribuye aléxito social, la que se presenta a nuestra consulta de fertilidad.
  • 3. Su cuerpo, después de años de abuso, acusa en sus ovarios los efectos nocivos de estas medidasextremas para la búsqueda de lo que la sociedad le exige y ella concibe como ideal de la belleza. Loanterior se suma a una necesidad imperativa del aplazamiento de la búsqueda del primer hijo, que haceque cada vez este tipo de mujeres busquen a edades mayores, ser madres por primera vez.Finalmente, no es malo para la mujer el que desee ser bella, tampoco lo son todas las alternativas quese pueden ofrecer para lograrlo. Lo que lo convierte en problema, es la búsqueda obsesiva de este fin,sin importar sus consecuencias. Por esto, considero conveniente que nuestra mujer sepa que enmuchas ocasiones está sacrificando fertilidad por belleza y posiblemente capacidad de ser madre, por lade ser amante. Lo ideal es que con el equilibrio de madres y amantes siguieran teniendo, como hastaahora lo han logrado evolutivamente, ambos poderes.