Your SlideShare is downloading. ×
Regalarnos la Navidad - 'Tu bebé, RBA'
Regalarnos la Navidad - 'Tu bebé, RBA'
Regalarnos la Navidad - 'Tu bebé, RBA'
Regalarnos la Navidad - 'Tu bebé, RBA'
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Regalarnos la Navidad - 'Tu bebé, RBA'

248

Published on

Artículo de Imma Marín en la revista 'Tu Bebé'

Artículo de Imma Marín en la revista 'Tu Bebé'

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
248
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. IMMA MARÍNPresidenta de IPAEspaña (Asoc. Int.por el Derecho deNiños y Niñas aJugar). Directora deMarinva, consultoríaespecializadaen educación,comunicación yformación a travésdel juego. REGALARNOS Navidad LA Vestirnos de Reyes Magos o de Papá Noel y preparar la noche más mágica del año puede convertirse en un fabuloso proyecto familiar. E n nuestras cada vez más aje- fancia, es ante todo una actitud vital treadas vidas, llenas de res- que trasciende la compra de los ju- ponsabilidades y con menos guetes. Ese punto de partida nos tiempo libre, la Navidad se ayudará muchísimo por una sencilla cruza ante nosotros como un con- razón: nos quitará la presión de com- junto de responsabilidades a cum- prar, comprar y comprar, para recor- plir: comidas familiares, felicitacio- darnos que el mejor juguete que po- nes a enviar y, sobre todo, la compra demos regalar a nuestros hijos de regalos a amigos, familia, y es- somos nosotros. Y que si afrontamos pecialmente a nuestros hijos, sobri- estos días con humor, alegría y sen- nos, ahijados. Los juguetes están tido común, no sólo nos divertire- estos meses en el orden del día de mos, sino que conseguiremos unos nuestras conversaciones. La televi- excelentes aprendizajes. sión emite continuamente anuncios, El primero de ellos: el juego es los escaparates están a rebosar, re- una necesidad. Son las ganas de sa- cibimos numerosos catálogos en ber, imaginar, explorar. Esas ganas casa... Sin olvidar que nuestros niños se nutren significativamente de de- y niñas, en cuanto aprenden a seña- seo, ilusión, sueños. Y para desear lar −y no digamos a hablar− piden, algo hay que sentir, necesariamente, piden y piden. su carencia. En esta línea, no es ne- En este momento, se hace nece- cesario que los Reyes Magos traigan sario recordar –¡por nuestra higiene a los niños todo lo que piden, aunque mental y la de nuestros niños!− que aquello que traigan sí debe conver- jugar, la actividad principal de la in- tirse en algo significativo.
  • 2. Unas fiestas para recordarLo sabemos: en este torbellino de ce-lebraciones es fácil acabar haciendo y compartir reparar en la magia que supone que, en una sola noche, puedan llegar amultitud de regalos como muestra de ● Aquellos juguetes que tanto de- las casas de todos los niños y niñasnuestro cariño y dedicación. Sin em- seamos cuando éramos pequeños del mundo. Eso favorecerá que en-bargo, debemos considerar que los pa- no tienen por qué ser deseados por tiendan por qué debemos esforzar-dres excesivamente generosos des- nuestros hijos. ¿Por qué no nos re- nos en facilitarles la tarea, y que se-conciertan a los niños. Si convenimos galamos nuestro propio juego o ju- guro que les resultará imposible traerque educar no sólo es acompañar, sino guete y lo compartimos con ellos? todo lo que deseamos.también corregir y contrariar (y con- Disfrutaremos como críos. Debemos ayudar a nuestros hijostrariarse), observamos que en estas a decidir qué pedir y a qué renunciar.fechas, a menudo, renunciamos a la Y lo maravilloso que puede resultarvocación de intentar que los niños se pedir también para los demás. Aho-esfuercen y caemos en la trampa de ra bien, los Reyes agradecerán car-bajar la guardia. tas no muy largas, así que más vale Vivir estas fiestas con emoción, poner lo más deseado lo primero, yaalegría y como un espacio privilegia- que si acaban trayendo dos o tres co-do de conocimiento mutuo, compli- sas, ¡seguro que aciertan! Por otracidad y diversión, es más sencillo de parte, si como adultos, dentro de lalo que creemos. Empecemos con una idea de vivir estas fiestas como un pro-buena carta repleta deseos. yecto familiar, también escribimos nuestra carta, compartimos con los ni-Desear con el corazón ños nuestra coherencia, ya que com-Imagina por un momento una carta probarán que tampoco pedimos mu-que empieza con un “Quiero…”. Posi- chas cosas y nos conformamos con loblemente será tipo lista de la compra, que finalmente nos traen los Reyesllena de “cosas”: una moto, un tren, Magos. Además, dispondremos de ● Antes de ir de compras debería-una muñeca. Es un punto de partida una oportunidad única para compartir mos respondernos a tres pregun-que nos centra en nosotros mismos. ilusiones y deseos. tas: qué necesitan, qué desean yAhora, cambia el encabezamiento qué tienen... sin olvidar que los ju-por un “Deseo…”. Ante nosotros se Magia sobre el papel guetes se regalan, no se imponen.abre un mundo evocador: deseo es- A los Reyes y a Papá Noel les gustatar más rato con mis padres, ver a los ● Esforcémonos en no confundir que les expliquemos cosas. Estaríaabuelos más a menudo, cenar pizza el precio del regalo con su valor. El bien que les escribieramos con buenatodos los viernes… Incluso podemos precio es la parte económica y su va- letra, procurando no cometer faltas niexpresar los deseos materiales de lor es la parte moral, emocional, hacer borrones, facilitando así la lec-otra forma: deseo una muñeca para afectiva y lúdica. Una pelota sencilla, tura a Sus Majestades. Mientras lo ha-poderla cuidar y querer. una varita mágica o un casco de cemos, estaremos educándoles en va- Otro aspecto que podemos incor- bomberos pueden ser de un enorme lores tan fundamentales como laporar para disfrutar de las fiestas es valor para un niño o una niña. generosidad o la preocupación por losvivir la visita de los Reyes como un ● Regalemos con moderación. No demás, y también en el cuidado por losproyecto familiar. Eso significa que tiremos la casa por la ventana ni les detalles y el trabajo bien hecho.toda la familia está implicada y que, convirtamos en niños hiperregala- Cuando llegue el momento de es-por lo tanto, todos participamos en dos. Si regalamos continuamente coger los juguetes –que no será lola decisión de qué les pedimos, qué cosas a nuestros hijos no tendrán único que pidamos−, nos resultaráles explicamos, qué encontrarán en defensas para cuando no puedan de gran ayuda ver de vez en cuandonuestra casa… Que todos lo vivimos conseguir aquello que quieran. los anuncios de televisión con ellos,de una manera única y especial. ● No olvidemos que el mejor rega- mirar los catálogos, comparar, ir a Tras este arranque, ya podemos lo que podemos ofrecerles, el más tiendas especializadas a ver los ju-pensar en la carta. Antes de empezar deseado por las criaturas, es, sin du- guetes que les gustan... y a descubrira escribirla, nos puede ayudar hablar da, nuestro tiempo. Dediquémosles otros que no aparecen en los catálo-con los niños de los Reyes de Orien- mucho y de calidad. Disfrutemos de gos y no nos enseñan en la televi-te o de Papá Noel, explicarles sus ellos y con ellos. Aprenderán muchas sión. Los niños sólo pueden pedirhistorias como un cuento y hacerles cosas valiosas, y nosotros también. aquellos juguetes que conocen y si tu bebé 000
  • 3. Disfrutar sin caer en el excesosu única fuente de información es la Hay que ir con cuidado con la ● Convendrá asegurarnos de que latelevisión y los catálogos, su carta superabundancia de juguetes calidad del juguete no se refiere sólopodrá ser larga, pero seguramente y, en cambio, fomentar la va- a la durabilidad del material, sino tam-también muy limitada. riedad. Gestionar un gran nú- bién a que cumplan la finalidad para la mero de estímulos en forma de cual han sido creados.Regio sentido común regalos no siempre es fácil. ● Los niños actúan muchas veces in-Cartas en ristre, llega el momento de Nos ayudará: fluidos por la televisión y lo que tienenejercer nuestro papel como Reyes Ma- ● Explicar por qué queremos ese sus amigos. Es necesario observar degos con todos los honores y responsa- juguete, qué haremos con él, con todos los juguetes que pide cuál le ha-bilidad. Los criterios que nos pueden quién jugaremos, dónde jugare- ce más ilusión y por qué.ayudar a la hora de escoger son: mos. A parte de ayudarnos a ● Hay que evitar los juguetes que fo-● Cada niño tiene unas necesidades pensar bien lo que escogemos, mentan valores negativos, pero hacer-lúdicas y psicopedagógicas distintas y nos “agotaremos” antes de es- lo con la complicidad del niño. Si pro-hay que conocerlas. Que un juguete cribir y tendremos su ciente con hibimos taxativamente, corremos elnos guste a nosotros no vale, ni tampo- un número reducido de regalos. riesgo de provocar el efecto contrario.co pensar que a todos los niños de la A menudo, somos los adultos los que ● Si escribimos las cartas entremisma edad les gusta lo mismo. convertimos un juguete en sexista toda la familia podemos llevar a Ilustraciones: Alicia Verde, 4 años; Sofía Torrado, 8 años; Júlia Bausells, 5 años; Alberto Stampa, 5 años.● Hay que escoger según su edad y su cuando lo ofrecemos a una niña y lo cabo alianzas que minimicen elcapacidad física y psicológica. prohibimos a un niño. número de regalos –pues el mis-● El juguete debe estimular cualquier ● Aprovechemos el asesoramiento mo aparece en varias cartas–.aspecto del desarrollo: motriz, cogni- que podemos recibir de ludotecas y Además, los regalos conjuntostivo-afectivo y social. Conviene esco- tiendas especializadas. No siempre las acostumbran a ser muy bien re-ger juguetes que no limiten las posibi- cajas de los juguetes nos dan toda la cibidos por los Reyes, por lo quelidades de juego. información que deseamos. tenemos muchas más posibili-● No debemos creer que sólo son bue- dades de que nos los traigan.nos los juguetes que duran muchos Cuidar los preparativosaños, ni pensar que los únicos o mejo- ● También podemos pedir com- La carta ya está enviada. La esperares juguetes son los que se pueden plementos de un regalo. Por −que no el agobio− se vive con emo-comprar: ningún juguete en sí mismo ejemplo, si los Reyes traen la bi- ción. Es el momento de preparar la ca-garantiza el juego. Es bueno facilitar ci, diferentes miembros de la fa- sa para la llegada de Sus Majestades yque creen sus propios juguetes: cajas milia pueden traer los acceso- de nuevos compañeros de juego. Losque se convierten en coches o camitas rios: un casco, ropa adecuada, pequeños tienen vacaciones y, por lopara las muñecas, pinzas de la ropa las protecciones… tanto, disponen de tiempo para ponerconvertidas en personajes... ● Combinar regalos “físicos” con a punto su habitación: ¡un túnel de la-● Escogeremos los que cumplan la regalos “intangibles” en forma de vado para los coches y una sesión denormativa CE (una etiqueta lo indica), tiempo para compartir, espectá- peluquería −compartida por toda laque certifica que son seguros. Ade- culos, una cena en un restauran- familia− para los muñecos no vendríamás, tienen que llevar las instruccio- te que al niño le entusiasme, un nada mal! Además, es una buena ideanes, como mínimo, en castellano. canguro con su tío favorito… preparar una buena bienvenida a los000 tu bebé
  • 4. SERÍA FANTÁSTICO QUE LOS REYES NOS ESCRIBIERANReyes, a los que podemos dejarles a la mañana más especial del año. Y Combinemos todo ello con un desayu-un dibujo o una corona, además de con el trabajo bien hecho, y antes de no especial, una buena taza de choco-comida y bebida para que se repon- ir a dormir, unos minutos de relax late caliente, dulces navideños… An-gan del viaje y de una noche muy in- dando buena cuenta de los turrones demos en pijama, sin prisas, si es lotensa. Son sólo pequeñas acciones y brindando con cava. ¡Y es que so- que nos apetece. Fotografiémonos conque fomentan en los niños una mayor mos unos excelentes Reyes Magos! nuestros regalos. Regalémonos tiem-ilusión y valoración de los regalos po y dedicación, pues eso es lo querecibidos, basándolos en la magia El amanecer deslumbrante quedará impregnado en el recuerdovivida y en su pequeño esfuerzo per- Llega el gran momento. Los Reyes han de nuestros pequeños y será una in-sonal. Y, tal vez, si lo hacemos, los pasado por nuestra casa y ésta amane- yección de felicidad para todos.Reyes dejen constancia de que han ce llena de luz e ilusión. En primer lu-leído nuestra carta y que nos cono- gar, si Sus Majestades han contestado Gestionando la abundanciacen bien. Y tal vez, sólo tal vez, sería a nuestra carta, la leeremos en voz al- Nadie quiere perderse la oportunidadfantástico, que los Reyes nos contes- ta y la agradeceremos. de regalar; a todos nos gusta hacerlo.ten, nos feliciten por los esfuerzos, La entrega de regalos puede ser Pero esta manera de ser puede tenernos animen a seguir creciendo, nos una simple acción de desenvolver un una consecuencia ineludible: una granalerten de aquello que debemos me- paquete tras otro, o la podemos con- cantidad de regalos que debemos ges-jorar. A todos y cada uno de los vertir en una aventura fascinante que tionar. El pacto previo con la familiamiembros de la familia, por supues- haga de todo el proceso un juego extensa habrá sido uno de los momen-to, no sólo a los pequeños de la casa. apasionante, algo especial, feliz y tos cruciales, así como convenir entreRecibir una carta dirigida a todos, significativo. Las ilusiones y el cari- todos qué es lo mejor para los niñoscon unas líneas para cada uno, sin ño no son proporcionales al número como personas responsables de sududa sería un impacto que nos deja- de regalos sino, más bien, a la forma educación que somos.ría un recuerdo imborrable. en cómo se ofrecen y reciben. Podemos plantearnos tranquila- Abrámoslos de uno en uno y mente valorar y agradecer los rega-Una noche extraordinaria aceptémoslos con curiosidad, ale- los, y guardar algunos para disfru-Quedan pocas horas. Los pequeños, a gría y agradecimiento. Sólo así deja- tarlos y redescubrirlos más adelante.la cama muy pronto −no vaya a ser que rán atrás su condición de “objeto” y También podemos optar por dejarlos Reyes Magos los encuentren des- recuperarán el valor emocional y alguno de ellos en casa de los abue-piertos y pasen de largo−. Una vez to- cultural que poseen. Podemos incluir los o tíos, de manera que cuando va-do esté en silencio, a disfrutar de un en todo este ritual el aprecio por las yamos a visitarles los encontremosgran momento para los padres. Ador- cajas, los lazos, los papeles de en- y podamos jugar con ellos. En cual-nar el salón, esconder los regalos, en- volver regalos o los adornos, que quier caso, si eso es lo que nos ocu-volverlos, prepararlos con mimo e ilu- también tienen su valor. rre, debemos buscar y pactar solu-sión, como nos hubiera gustado a ciones creativas e ingeniosas,nosotros. Si los niños están profunda- siempre desde el sentido común y elmente dormidos, darles un beso con buen humor y, en la medida que lamaquillaje dorado o rociarlos leve- edad de los niños lo permita, en com-mente de purpurina puede crear un plicidad con ellos.efecto mágico que dé más luz si cabe ABRAMOS LOS REGALOS UNO A UNO CON CURIOSIDAD Y AGRADECIMIENTO

×