NUESTRO DÍA D… NI OLVIDO NI PERDÓN
El 06 de junio de 1944 ocurrió un evento que marcaría el destino del mundo, el
desembar...
olvida sus raíces por los cantos de sirena de poderes económicos que se ceban en
la gente y salud de su pueblo.
Si las pla...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Nuestro día D...NI OLVIDO NI PERDÓN

0 views
222 views

Published on

Published in: Health & Medicine
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
0
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Nuestro día D...NI OLVIDO NI PERDÓN

  1. 1. NUESTRO DÍA D… NI OLVIDO NI PERDÓN El 06 de junio de 1944 ocurrió un evento que marcaría el destino del mundo, el desembarco en las playas de Normandía o día D, que para quienes amamos la historia significó el sacrificio de muchos valientes anónimos por salvar millones de vidas oprimidas por el poder ciego y enloquecido de Hitler y los nacionalsocialistas alemanes que se creían omnipotentes; solo en la playa Omaha murieron 6,000 soldados americanos. Su valiosa sangre tiñó las aguas y arenas de playas lejos de su hogar y familias, y las convirtieron en santuario donde el honor, el valor y la fuerza del espíritu humano son hoy templo silencioso. Su sacrificio significó nuestra libertad, la justicia para oprimidos y su mayor y eterno honor. Eso recordaba hoy en la marcha de mandiles blancos; no tenemos armas, solo nuestros gritos y aplausos, no había ruidos de balas ni granadas porque los médicos que salvamos vidas, hoy peleando en las calles gritamos nuestra rabia de sabernos víctimas de la ambición de poder, de la codicia y de la mezquindad de unos cuantos que no merecen estar sobre nosotros pues solo saben mentir, denigrar, insultar, atacar. Su torpeza raya en la locura al pretender acallar metiendo miedo y empapelar a quienes pelean por los sueldos que ellos mismos cobran, sin atisbo de sangre en la cara. Lo peor que escuche hoy es sobre el acto traicionero, artero y desalmado proveniente de otros colegas que han sido y son digitados cual marionetas por un gobierno dictatorial y fascista, gobierno que ha empezado a enseñarnos cuánto vale su integridad en relación al dinero y oropel que tanto les ciegan y quitan el sueño, al que le representamos obstáculo nosotros los médicos. Es necesario decirles a aquellos que siendo médicos se quieran congraciar con el poder de turno, con quienes les han dado algo esperando recibir su incondicionalidad aun a costa de vender, amedrentar o maltratar a sus hermanos de profesión…. deben saber que no solo hoy ni mañana sino SIEMPRE, POR EL RESTO DE SUS VIDAS y la de sus descendientes deberán responder por el daño que a la salud de todos los peruanos y a sus colegas hagan con su conducta, se les dará a conocer no solo acá sino en todas partes del mundo y por siempre, mientras quede un solo médico peruano que sí valore a sus hermanos de bata se dirá y escribirá quienes fueron, que hicieron y porque prefirieron dañar a otros médicos, vayan donde vayan. Deberán afrontar el oprobio de ser juzgados por todos los médicos del mundo en donde estén, en todo lo que hagan…. y deberán responder a sus siguientes generaciones porque se les recuerda tan mal y con vergüenza, porque eso merece quien baja la cabeza por dádivas pasajeras, quien
  2. 2. olvida sus raíces por los cantos de sirena de poderes económicos que se ceban en la gente y salud de su pueblo. Si las playas de Normandía son el mejor recuerdo de cómo el mal y la injusticia fueron vencidas cuando todo parecía perdido, hoy serán los médicos peruanos los nuevos soldados y las calles de Lima las nuevas playas de Normandía donde demostraremos que aquellos que han metalizado su alma y su corazón, quienes por 30 monedas traicionan y enlodan el mandil blanco - símbolo de nuestra bella y noble profesión- merecen repudio, vergüenza y ser señalados por los más de 60,000 hermanos como quienes nos dieron la espalda, nos hicieron daño y negaron al pueblo del Perú una reforma justa, verdadera y además, que asesinaron la dignidad y honor que como médicos debían tener al golpear a sus propios colegas, se sabrá a lo largo de las generaciones de médicos de mi país venideras, su maldad no quedará impune, la gritaremos a los 4 vientos . ¡NI OLVIDO, NI PERDÓN A QUIENES MALTRATEN Y AMEDRENTEN A NUESTROS COLEGAS MÉDICOS! Iliana Romero Giraldo CMP 27837

×