• Like
  • Save
Justicia  en  el país  del olvido
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

Justicia en el país del olvido

  • 289 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
289
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. UN POCO DE JUSTICIA EN EL PAÍS DEL OLVIDO Imagínese por un instante Ud. que está una noche en la tranquilidad de la ciudad provinciana de Huaura con su hijo, periodista ganador del Premio periodista del año y entran a su casa lo golpean, amarran a ud. , golpean su hijo y lo sacan de la casa , al liberarse busca denunciar su desaparición y nadie lo escucha , y hasta hoy a pesar de todo su esfuerzo nunca vuelve a saber de él, sólo le quedan sus nietas como testimonio que él existió. Eso le pasó a don Anastasio Yauri el 24 de junio de 1992, él era padre de Pedro Yauri. Ahora imagínese que esta Ud. en su cama descansando de un día de trabajo como campesino y entran a su casa varias personas encapuchadas de aspecto militar, armados y golpean, amenazan a su familia y a rastras luego de golpearlo en el estomago y genitales se lo llevan a unas camionetas para nunca más volver. Simplemente aterrador. Eso les paso a nueve campesinos del Santa el 02 de mayo de 1992. Pero más aterrador creo fue escuchar a los asesinos antes de ser sentenciados cantando el himno nacional, eso sí fue indignante. El ejército de Bolognesi, de Alfonso Ugarte, de Cáceres no merece ser oprobiado así, no. Bolognesi que no sólo se sacrifico él sino sus propios hijos pelearon dignamente y con valor frente al enemigo aún sabiendo que estaban en desventaja , y así enfrentaron a su enemigo cara a cara sin cobardías ni ser viles, aleves. O Ugarte que regreso desde Europa para con su propio dinero armar un grupo para pelear por Arica ¿qué hubieran dicho al ver a los asesinos -de gente inocente y compatriotas - cantando el himno nacional haciéndose las victimas , manchando con sangre de gente a la que debían cuidar y defender no sólo porque el Estado les pagara por eso sino porque era su propio deber profesional? Imagino la cara del gran Bolognesi airada como en ese cuadro hermoso del Museo en Lima donde esta la bandera ensangrentada que flameo en Arica, su rostro es de ira e indignación y pensaba siempre que el artista quiso simbolizar esos sentimientos del gran Coronel al verse vencido , presiento que si hubiera estado ese día en esa sala su rostro hubiera sido así pero de indignación por que esos hombres usaban el deber para disculpar ser asesinos cobardes que se burlaban del dolor de las familias de la gente que desaparecieron como si fueran objetos inservibles, a eso redujeron a los pobres seres humanos que tuvieron la mala suerte de estar en el mismo tiempo con esas hienas que ofendieron el uniforme militar o policial, honrosos y valerosos uniformes que tanta gente proba ha portado antes y aún lo hace. Y lo peor fue ver al ideólogo, Montesinos, enseñando con sorna rayando en la locura su libro, sus amigos de facebook como si estuviera en un viaje de vacaciones y no en una prisión como merece estar encerrado, lejos del mundo sin beneficios pero imagino que
  • 2. esos son pagos del gobierno a sus amigos de siempre sobre todo en vistas de elecciones presidenciales donde apristas y fujimoristas se harán eco uno del otro. Pero aún con indignación y rabia contenidas mientras escribo, y triste por ser testigo de la existencia de las formas más retorcidas que pueden adoptar los seres humanos, me parece ver en esa sentencia una luz de esperanza a la justicia de mi país...Me parece ver a Pedro Yauri, a Carlos Alberto Barrientos Velásquez, Roberto Barrientos Velásquez, Denis Atilio Castillo Chávez, Federico Coquis Velásquez, Gilmer Ramiro León Velásquez, Pedro Pablo López Gonzáles, Jesús Manfredo Noriega Ríos, Carlos Martín Tarazona More y Jorge Luis Tarazona More- los 9 campesinos del Santa- mirándonos con cierta bondad y en silencio pidiéndonos no los olvidemos , que la muerte real es el olvido y que en este país donde la memoria es tan frágil por lo menos un soplo de justicia hace bien para no ser siempre reconocidos como el país del olvido. Iliana Romero Giraldo