• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Algunas reflexiones sobre el proceso actual de  enseñanza de la medicina
 

Algunas reflexiones sobre el proceso actual de enseñanza de la medicina

on

  • 602 views

 

Statistics

Views

Total Views
602
Views on SlideShare
602
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Algunas reflexiones sobre el proceso actual de  enseñanza de la medicina Algunas reflexiones sobre el proceso actual de enseñanza de la medicina Document Transcript

    • Algunas reflexiones sobre el proceso actual de enseñanza de la Medicina Iliana E. Romero GiraldoLa formación médica discurre entre otras cosas por la transmisión del conocimiento por eldocente y la adquisición de competencias por el alumno, las cuales cada universidad establece.Se supone que a los médicos asistentes -sean o no docentes- sólo por la memoria yagradecimiento de quienes alguna vez nos enseñaron- nuestros maestros del pre y postgrado,algunos inolvidables como el ilustre Maestro Don Pedro Ortiz por ejemplo- nos debería en formaespontánea y muy natural nacer el querer transmitir ese conocimiento, experiencia ycompetencias adquiridas a lo largo de nuestra propia carrera, además que es parte de nuestraformación el brindar información y enseñar.Esa obligación y deber son mayores al ser docente de una universidad porque al amparo delnombre de esa Institución, se nos permite ostentar un rango y se realiza una labor -remuneradao no – tan importante como es la formación de quien será el profesional de salud que esa casade estudios desea formar. Por eso es una responsabilidad y tarea grandes, que lamentablementeen los últimos años se ha ido perdiendo y se ha ido reemplazando por una actitud de resignaciónpor una parte de los alumnos y por un abuso de poder por una parte de sus docentes- asistentes,menos mal no todos.Y es que cuando quien es designado para hacer docencia no esta a la hora señalada osimplemente no esta al lado de su alumnos y encima ni se molesta porque algún colega –ante elimponderable-lo reemplace debidamente y eso ocurre no una sino en varias ocasiones, cuando sele indica al alumno de pre o postgrado que haga la labor que corresponde al asistente paracubrirlo en forma repetitiva, cuando se le hace trabajar haciendo recojo de información sinsiquiera invitarlo a participar como colaborador en los créditos del proyecto de investigaciónpersonal, cuando se les deja a la deriva y no se cumple con lo que está estipulado debenaprender, etc. , no sólo estamos faltando al respeto a ese colega en formación y estamosabusando de una posición de poder, además estamos haciendo daño a la profesión misma al nocumplir con nuestro rol de transmisión de conocimientos en forma debida, peor todavía si encompensación se le coloca una calificación que no va con la realidad sólo porque así se evitan lasrespectivas y entendidas quejas; así se crea el perfecto caldo de cultivo para la irresponsabilidad,falta de compromiso con la profesión y tener mayor chance de incurrir en errores médicos, faltade pericia y demás problemas en colegas jóvenes que nosotros mismos luego criticamos contanta dureza.Se trata en pocas palabras – y aunque suena rudo- de una estafa al alumno, a la universidad, a lospadres de ese colega que han depositado su confianza y expectativas en que se le enseñaráaquello que sea necesario y muy bien, que se le exigirá y buscara motivarlos para que seanmejores que sus maestros, que cuando estén solos no sean máquinas repetitivas de sabersolamente sino seres humanos compasivos, que razonan, capaces de tomar decisiones con
    • conocimiento, pericia y seguridad, que asuman con hidalguía sus yerros y sobre ellos aprendan ymejoren su labor. Los alumnos deben exigir a sus maestros la enseñanza y conocimiento que corresponden ypedir que se les respete en su integralidad como seres humano en formación , sin tener miedo aparticipar en la construcción de su propio conocimiento y formación, sin miedo a equivocarse opedir ayuda pues para eso están los tutores, docentes, asistentes, etc. para apoyarlos y guiarlos,no es malo confrontar ideas e intercambiar lo que se cree o sabe, malo es quedarse callado aúnsabiendo que el otro esta equivocado y dejar pasar la oportunidad de ser parte activa de unproceso de enseñanza-aprendizaje real, integral y coherente.Ojalá las universidades cumplan a cabalidad con esa tarea, inconclusa y pendiente en algunoscasos, que es retroalimentar al docente con la información brindada por los alumnos, que seauna información fidedigna y sin temor a represalias, por presión de notas o similares. Que loscoordinadores de las universidades tengan un papel más activo y se preocupen por lo que estapasando con la enseñanza de la Medicina en estos tiempos, por saber que están aprendiendo susalumnos, si se están logrando las competencias esperadas, si se esta al final teniendo el productodeseado.Sólo sobre la base de una autocrítica positiva, donde reconozcamos nuestras fallas, deficiencias ydebilidades para buscar convertirlas en fortalezas y oportunidades, se puede recrear un modelode enseñanza cada vez mejor que beneficie tanto al alumno, al docente, a la universidad y a lasede, pero sobre todo, al paciente que espera con fe lo mejor de cada uno de nosotros y de lasinstituciones que representamos.Lima, 09 de abril del 2012.