Retrospectiva yperspectiva delpensamientopolíticodominicano
RETROSPECTIVA Y PERSPECTIVA DELPENSAMIENTO POLÍTICO DOMINICANOProducción general: Dirección de Información,Prensa y Public...
contenidoCAPITULO I     LA VALIDACIÓN INTELECTUAL               DE LA DICTADURA TRUJILLISTA:               Peña Batlle, Jo...
CAPITULO V      LAS RAÍCES IDEOLÓGICAS SOBRE LA                CONDICIÓN DOMINICANA EN LOS                PENSADORES CRIOL...
INTRODUCCIÓNCRISIS DE LAS IDEASY UNA APUESTA PORLA ESPERANZA  La familia, el conglomerado esencial de la sociedad, ha sido...
Retrospectiva y perspectiva del    pensamiento político dominicano    la lenta recuperación derivada de esas inyecciones f...
Esta crisis de las ideas no implica, sin embargo, el fin de la esperanza.Hemos aprendido de nuestros maestros, el profesor...
Retrospectiva y perspectiva del    pensamiento político dominicano    solo texto, servirá para que las generaciones presen...
CAPITULO I La validación intelectual de la dictadura trujillista• Peña Batlle• Joaquín Balaguer• Fabio Mota• Rodríguez Dem...
Retrospectiva y perspectiva delpensamiento político dominicanoEn la mesa principal figuran Richard Turits, Bernardo Vega, ...
CURIOSIDADES DELA LEGITIMACIÓNDEL RÉGIMENTRUJILLISTA                                                       Andrés L. Mateo...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     ridad. La primera singularidad que resalta de la l...
Sobre esa gigantesca deformación estructural, se articuló la economía conla ideología, que se invistió también de esta def...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     ño interior, que la enseñanza de la historia había...
cibió la República como un ideal, Trujillo la ha hecho verdadera. Duarte esel ideal convertido en pensamiento, y Trujillo ...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     impuso su hegemonía ideológica fundada en la viole...
diciones que el arielismo llega a la República Dominicana. El libro “Ariel”,de José Enrique Rodó, se publicó en el 1900, y...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     insólito maridaje entre racionalismo e idealismo f...
LA JUSTIFICACIÓNINTELECTUAL DELA DICTADURA                                                      Bernardo Vega“La celebraci...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     haitianos, cuyo número entonces era mucho mayor qu...
acuerdo con Haití, de la frontera y luego su “dominicanización” a partir de1936, a través del traslado de personas hacia e...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     Príncipe que no molestaban a Trujillo, el anti-hai...
zó entre 1942 y 1947 y la dominicanización de la frontera entre 1935 y 1945.El celebrar la desaparición del “conchoprimism...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano        Su meta mensaje lo captó Lescot, mas no los dom...
fronteriza, pero luego recapacitó y se volvió a incorporar a ella. Vivió unexilio interno. Mientras durante el gobierno de...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     nuestras deficiencias y de nuestras necesidades co...
positivistas tenía tan poco sentido como defender al comunismo con ideasque no fuesen las de Marx o Lenin. Sólo con la ace...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     (julio 1935-septiembre 1941) durante los cuales el...
De los 301 artículos que publicó en revistas y periódicos tan sólo trestratan sobre Trujillo: “Un año de gobierno. La obra...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano        Sin embargo, una vez declarada la guerra en Eur...
En 1944, con motivo del centenario, ganó un premio nacional que luegopublicaría en Argentina en 1947 bajo el título de “La...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano       2. Las caricaturas del refugiado español José Ol...
Plantea que el haitiano es holgazán, a pesar de su resistencia física. Cri-tica a los braceros por quitarles empleo a los ...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano        De ahí que no creemos en la mentirosa confrater...
González Herrera, Trujillo es el que salva al país del peligro haitiano. Losdominicanos necesitaban a un hombre fuerte par...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano        3. EL EFECTO DE LA MIGRACIÓN HAITIANA SOBRE LA ...
la época trujillista, se inició un proceso de emigración en todo el Caribey que todavía persiste. Un 10% de la población d...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     haitiana retrasa la transformación de la economía,...
Las raíces ideológicasde la dictadura deTrujillo y su procesode resurrección                                              ...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     de la ideología trujillista y la rehabilitación de...
Otros esfuerzos surgieron durante las elecciones de 1924 que ganó elcaudillo Horacio Vásquez, pero no fue sino en 1931 cua...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     de su grupo y no de un advenedizo como Trujillo. O...
Por esa razón la visión de la historia nacional elaborada por los principa-les pensadores de este reducido, pero influyent...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     régimen, la historia dominicana se divide en antes...
“Deben ver en cada revolucionario un enemigo de tu vida y de tus bienes”.   “Si por tu casa pasa un hombre que quiere alte...
Retrospectiva y perspectiva del     pensamiento político dominicano     a la posibilidad del triunfo del fascismo en aquel...
el régimen retornó a su política anticomunista y terrorista con el inmediatoapresamiento y asesinato de los principales lí...
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Libro ponencias libro festival para web
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Libro ponencias libro festival para web

3,060

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
3,060
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
24
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Libro ponencias libro festival para web"

  1. 1. Retrospectiva yperspectiva delpensamientopolíticodominicano
  2. 2. RETROSPECTIVA Y PERSPECTIVA DELPENSAMIENTO POLÍTICO DOMINICANOProducción general: Dirección de Información,Prensa y Publicidad de la PresidenciaDiseño y diagramación: ERAS Diseño GráficoImpresión: Editora CorripioISBN: 978-99458721-0-1Santo Domingo, diciembre de 2009.Todos los derechos de la obra están reservados.Queda prohibida su reproducción total o parcial,sea por medios mecánicos o electrónicos, sin ladebida autorización.
  3. 3. contenidoCAPITULO I LA VALIDACIÓN INTELECTUAL DE LA DICTADURA TRUJILLISTA: Peña Batlle, Joaquín Balaguer, Fabio Mota, Rodríguez Demorizi y Arturo Logroño 9CAPITULO II EL PENSAMIENTO CONSERVADOR EN EL SIGLO XIX: Tomás Bobadilla, Antonio Delmonte y Tejada, Manuel de Jesús Galván y Javier Ángulo Guridi 79CAPITULO III EL PENSAMIENTO LIBERAL CLÁSICO DOMINICANO: Juan Pablo Duarte, Francisco Espaillat y Francisco Gregorio Billini 139CAPITULO IV EL POSITIVISMO, HOSTOS Y LOS DISCÍPULOS: Pedro Henríquez Ureña, José Ramón López, Salomé Ureña, Félix Evaristo Mejía, Leonor Feltz, Pedro Bonó y Américo Lugo 187 3
  4. 4. CAPITULO V LAS RAÍCES IDEOLÓGICAS SOBRE LA CONDICIÓN DOMINICANA EN LOS PENSADORES CRIOLLOS: Antonio Sánchez Valverde, Andrés López de Medrano, José Núñez de Cáceres, Bernardo Correa y Cidrón y Ciriaco Ramírez 245CAPITULO VI ANÁLISIS SOCIAL DE LA HISTORIA: CORRIENTES HISTORIOGRÁFICAS, MARXISMO, FUNCIONALISMO, HISTORICISMO, Y OTRAS QUE INFLUYERON CON POSTERIORIDAD A LA MUERTE DE TRUJILLO: Juan Bosch y Jimenes Grullón 269CAPITULO VII LAS ORIENTACIONES RECIENTES DE LA REFLEXIÓN INTELECTUAL 321CAPITULO VIII MODERNIDAD Y POSTMODERNIDAD EN EL PENSAMIENTO DOMINICANO CONTEMPORÁNEO 355
  5. 5. INTRODUCCIÓNCRISIS DE LAS IDEASY UNA APUESTA PORLA ESPERANZA La familia, el conglomerado esencial de la sociedad, ha sido golpeadapor una crisis de valores. Una barahúnda social que afecta a toda la hu-manidad, en todos los órdenes. Una descomposición que se expresa demanera brutal a todas horas y todos los días. Quienes hemos soñado con una sociedad con valores, vemos conasombro cómo el mundo parece dejarse arrinconar por hechos queaceptamos con la mayor naturalidad, a pesar de que en nuestros aden-tros sabemos que esos hechos, luego convertidos en acontecimientosmediáticos, nos pueden enrumbar por el abismo más profundo. A pesar de que la mayoría coincide en construir una sociedad justa,humana, con valores morales y éticos, hoy subyace en la mente de cadahistoriador, científico o líder mundial la idea de que hay una crisis deparadigma. Con la caída del Muro de Berlín y el Bloque Socialista, en 1989, elmundo ha sido unipolar. Esa unipolaridad, sin embargo, no ha resul-tado suficiente para que todos estemos seguros de que vivimos en unasociedad como la que aspiramos. Todo lo contrario, desde hace un año, por ejemplo, a escala global sevive la crisis financiera más letal que ha conocido la humanidad. A pe-sar de los paquetes de estímulos inyectados a la principal economía, y 5
  6. 6. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano la lenta recuperación derivada de esas inyecciones financieras, persiste una crisis estructural que nos llevará años superar. Estos momentos de turbulencia global han llevado a más de un pen- sador a reflexionar sobre el origen de este desorden, dentro del orden mundial, y las perspectivas sobre el futuro de la sociedad, mientras en los templos cristianos se piensa si estamos en los albores del fin del mundo, un debate sobre el que no estamos en ánimo de ahondar. Hay acontecimientos, empero, que nos indican que el mundo anda por derroteros que nos obligan, como ciudadanos con responsabilida- des públicas, a mantener la cabeza levantada y enfrentar aquellas fuer- zas que intentan instaurar una sociedad desigual e intrínsecamente injusta, basada en el caos. Hay una crisis que se expresa en todos los ámbitos de la vida: en la economía, cuando observamos que un puñado de financistas genera una debacle financiera a escala planetaria, sólo por el egoísmo de llenar sus cuentas bancarias; se expresa en los deportes, cuando se descubre que un atleta utiliza mecanismos prohibidos para asegurar mejor rendi- miento; se manifiesta en la familia, cuando un hijo mata a su padre por absurdas diferencias de criterios; también en el que jura de rodillas ser- vir a Dios y, no saliendo bien del templo, se descubre con un escándalo cuyos detalles se convierten en una afrenta contra lo que dice profesar. O cuando un servidor público se las arregla para evadir los contro- les que no le permiten utilizar en su beneficio los recursos que admi- nistra. Nos quedamos perplejos cuando desde una sociedad en la que se pre- dica el respeto a los derechos humanos, se mantiene la doble moral de propiciar la guerra, para luego pasar factura a las empresas que después llegan a reconstruir el país que ellos mismos convirtieron en cenizas. No sólo hay una crisis de paradigma en relación al tipo de organiza- ción económica y social a la que aspira la humanidad, también hay una crisis de valores éticos y morales, hay una crisis de las ideas.6
  7. 7. Esta crisis de las ideas no implica, sin embargo, el fin de la esperanza.Hemos aprendido de nuestros maestros, el profesor Juan Bosch y el pre-sidente de la República, doctor Leonel Fernández, que una crisis debeser vista como una oportunidad para dar respuestas creativas, con el finde perfilar una sociedad más humana, justa y civilizada. Esa crisis de las ideas se ha expresado en nuestro país en el ámbito po-lítico. En todo el discurrir de nuestra historia vernácula, el pensamien-to dominicano ha tenido verdaderos íconos, identificados en hombresy mujeres que son nuestras figuras emblemáticas. En contraposición,estos ilustres hombres y mujeres fueron combatidos por los faltos deideas, pesimistas consuetudinarios, que entregaron nuestro territorioen una tarea anexionista que no tiene parangón en la historia nacional. Esa realidad nos lleva a reflexionar sobre la necesidad de que en estosmomentos turbulentos de crisis global en todos los niveles, con unaamenaza por imponer rancios proteccionismos, levantemos nuestrosmejores valores, que son los autóctonos; descubramos nuestros mejo-res hombres y mujeres para empoderarlos en la gran tarea nacional: elProyecto de Nación. A propósito del 146 aniversario de la Restauración de la Repúbli-ca, celebrado este año 2009, nosotros, en la Dirección de Información,Prensa y Publicidad de la Presidencia y el Archivo General de la Na-ción, organizamos el “Festival de las Ideas”, propicia y afortunada ini-ciativa dirigida a exaltar el pensamiento político dominicano, desde laruptura colonial hasta nuestros tiempos. En su momento, organizamos ocho paneles sobre el pensamiento po-lítico dominicano, en alianza con siete universidades y la FundaciónGlobal Democracia y Desarrollo, a fin de generar un debate conceptualy plural sobre nuestros grandes pensadores, a cargo de los principaleshistoriadores y catedráticos, recogido en este libro para dejarlo comolegado. Sin lugar a dudas esta retrospectiva del pensamiento político do-minicano, vista por los pensadores contemporáneos, resumidos en un 7
  8. 8. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano solo texto, servirá para que las generaciones presentes y futuras puedan aquilatar la forma de ver a nuestros hombres y mujeres emblemáticos, desde un análisis crítico y plural. Este esfuerzo editorial no hubiese sido posible sin la colaboración y entrega de los pensadores, historiadores y catedráticos de univer- sidades, así como del personal del Archivo General de la Nación y la Dirección de Información, Prensa y Publicidad de la Presidencia de la República. Como descendientes de los soldados independentistas de la Guerra Restauradora, debemos dar un paso adelante para asumir nuestro com- promiso histórico de rescatar nuestro pensamiento. Los desafíos que enfrentamos, como sociedad, se deben convertir en oportunidades para vencer, siempre con el ejemplo de Gregorio Luperón, Gaspar Polanco, Juan Bosch y Juan Pablo Duarte. Rafael Núñez Secretario de Estado Director de Información, Prensa y Publicidad de la Presidencia8
  9. 9. CAPITULO I La validación intelectual de la dictadura trujillista• Peña Batlle• Joaquín Balaguer• Fabio Mota• Rodríguez Demorizi• Arturo LogroñoEXPOSITORES: COORDINADOR:Andrés L. Mateo Wilfredo LozanoBernardo VegaFranklin FrancoRichard Turits
  10. 10. Retrospectiva y perspectiva delpensamiento político dominicanoEn la mesa principal figuran Richard Turits, Bernardo Vega, Julio Amado Castaños, rector deUNIBE, Wilfredo Lozano, Andrés L. Mateo y Franklin Franco.El público escucha las conferencias del panel desarrollado el 11 de agosto de 2009en la Universidad Iberoamericana (UNIBE).
  11. 11. CURIOSIDADES DELA LEGITIMACIÓNDEL RÉGIMENTRUJILLISTA Andrés L. Mateo“La masacre de ciudadanos haitianos ordenada por Trujilloen el 1937 opera como un mito de confirmación. En la historiacultural dominicana, la frontera es una línea épica. Al unir lamasacre de 1937 con el mito fundacional de la reconstrucciónde la ciudad de Santo Domingo de 1930, el trujillismodemuestra su determinación”. Cuando Tulio Halperin Donghi estudió las particularidades de las dic-taduras latinoamericanas, en su libro “Historia contemporánea de AméricaLatina” se le acabaron todos los argumentos sociológicos al intentar des-cribir el fundamento de la legitimación de la dictadura de Rafael LeónidasTrujillo Molina en la República Dominicana. Su único punto de compa-ración era el gobierno despótico de Anastasio Somoza. En ambos casosel poder se transformó en un instrumento de acumulación capitalista. Enambos casos las burguesías locales fueron postergadas. Ambas dictadurasprovenían de ejércitos formados por la intervención de tropas norteame-ricanas. Pero ni siquiera la dinastía familiar de los Somoza es comparablecon el dominio absoluto del trujillismo de toda la estructura económica,social y política de la República Dominicana. La singularidad de la dictadura trujillista no reside, pues, en el uso po-lítico del ejército como sostén de la dominación, factor común a muchasotras dictaduras latinoamericanas. Ni tampoco en el carácter de fuentede enriquecimiento personal del dictador en que se transformó el Estado,porque es frecuente que las tiranías en el continente transformen el poderen instrumento de conquista del predominio económico. Ni siquiera en lasubordinación que impuso a la burguesía como clase se halla esta singula- 11
  12. 12. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano ridad. La primera singularidad que resalta de la legitimación del régimen trujillista es cómo la apropiación de la sociedad en su conjunto se realizó a través de un “corpus” de legitimación cuya habla es el mito; y, en segundo lugar, un hecho que no se ha estudiado todavía, y que atañe a la historia del pensamiento dominicano, como lo es el matrimonio insólito que se produ- jo entre el hostosianismo y el arielismo, para dar sustentación “ideológica” al trujillismo. Comencemos por establecer un hecho indiscutible: la dictadura de Tru- jillo no se legitimó a partir de una ideología. Trujillo tenía dominio total del ejército que había formado personalmente, luego de la retirada de las tro- pas norteamericanas en el 1924. Logró el dominio pleno del poder político, después de 1930, y dispersó por la violencia toda la oposición tradicional organizada. Usando el aparato del Estado, en un tiempo muy breve, sus riquezas personales tenían un peso específico superior al de toda la débil burguesía nacional junta. Esta suma de factores permitió que el trujillismo se alejara cada vez más de su base material, y que su gestión de Estado no respondiera a la eficacia de un sistema en nombre del cual una clase ejerce el poder.12
  13. 13. Sobre esa gigantesca deformación estructural, se articuló la economía conla ideología, que se invistió también de esta deformación, y se impuso sobreel país la simbología discursiva del régimen y sus valores fundamentales.Todas las manifestaciones de la autoconciencia se redujeron a la exaltaciónde la suficiencia triunfante del tirano. Fueron las hazañas milagrosas, sussímbolos relacionados con la historia reciente, sus claves inscritas en lalisura del misterio, sus combates solitarios, su signo de amparo, los que seimpusieron como ideología al resto de la débil burguesía dominicana, pri-mero; y a la nación entera, después. Trujillo adoptó un modo superlativo designificación, que en correspondencia con la deformación de la formaciónsocial dominicana, sustituyó el papel de la ideología en el régimen. Siemprecon el telón de fondo de la violencia, este sistema mitológico se conformóa partir de la deshistoricización, y usando el pasado como contraposiciónal presente. Cada mito trujillista en particular era una respuesta satisfac-toria a la decepción del pasado. Los mitos respondían siempre a una delas decepciones que el pensamiento dominicano del siglo XIX había hechoangustia existencial. Así, por ejemplo, el Mito Fundacional, que se originacon la reconstrucción de la ciudad de Santo Domingo, luego del ciclón deSan Zenón, en el 1930, satisface una de las aspiraciones ideales del pensa-miento del siglo XIX, y es el signo de apertura a la modernidad de la nación.Mediante este mito fundacional se liquida la vieja polémica intelectual queveía el progreso ligado al surgimiento de las urbes modernas, en contra-posición a la barbarie rural. Con la reconstrucción de la ciudad de SantoDomingo, el trujillismo abre la metáfora espacial en la que el campesinadodeja de ser el arquetipo de la formación del Estado nacional, y Trujillo pasaa ser el “Padre de la Patria Nueva”. La masacre de ciudadanos haitianos ordenada por Trujillo en el 1937opera como un mito de confirmación. En la historia cultural dominicana,la frontera es una línea épica. Al unir la masacre de 1937 con el mito funda-cional de la reconstrucción de la ciudad de Santo Domingo de 1930, el tru-jillismo demuestra su determinación. El lugar del crimen funciona como elsigno luminoso de una intención: Si hay Patria es por Trujillo, gracias a élla nación ya no es dubitable en sus contornos. Desde el punto de vista dela ideología, la masacre no es más que la materialización de un bello sue- 13
  14. 14. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano ño interior, que la enseñanza de la historia había grabado como moral de desquite en el corazón de los dominicanos. Con este hecho Trujillo arriba a la fulguración del nacionalismo, a la demostración tranquila de recursos extremos para salvar la patria. Tanto el mito fundacional derivado de la reconstrucción, como el mito de confirmación de la Masacre, son mitos sensoriales. Pero el sistema de legitimación trujillista asumió también el mito de La Paz, de naturaleza puramente psíquica. Este mito se relaciona con la rápida movilidad del trujillismo en el terre- no de la instrucción y la cultura, y servía para imponer y notificar un orden. Se difundió profusamente en la llamada “Cartilla Cívica”, que fue un ins- trumento de divulgación masiva del régimen, convirtiéndose en un mito de interpelación que expresaba el pasado y nos liberaba de él. A lo que el mito de la paz se oponía era a la antigua tradición levantisca de los caci- ques y manigüeros que poblaron el siglo XIX dominicano, y principios del XX. La Paz trujillista significaba la superación del generalato conchopri- mesco, que va desde la muerte del general Mon Cáceres, en el 1911, hasta la intervención norteamericana de 1916. En la “Cartilla Cívica” se puede leer lo siguiente: “La paz es el mayor bien que puede disfrutar un pueblo. En la paz todas las vidas están seguras (…) el Presidente trabaja incesantemen- te por la felicidad de su pueblo. El mantiene la paz; sostiene las escuelas, hace los caminos, protege el trabajo en toda forma, ayuda a la agricultura, ampara las industrias; conserva y mejora los puertos, mantiene los hospita- les; favorece el estudio y organiza el ejército para garantía de cada hombre ordenado”. Como mito, “La Paz” no tiene ambigüedad posible, notifica el orden, hace comprender las condiciones de la interactuación social, y se- grega al opositor del partidario. Es, incluso, la condición de la felicidad colectiva. Los grandes temas del sistema mitológico del trujillismo se cierran con el mito de la independencia económica, que funciona como un espesor de equivalencias gloriosas, que transporta a Trujillo en un plano de igualdad a la génesis misma de la patria. Mediante este mito de equivalencia Trujillo une el idealismo social con el pragmatismo burgués. Mientras Duarte con-14
  15. 15. cibió la República como un ideal, Trujillo la ha hecho verdadera. Duarte esel ideal convertido en pensamiento, y Trujillo hizo del pensamiento unaverdad. Como los demás, este mito es también tributario de la historia, y en eltrujillismo conduce a una escisión memorable entre el burgués ético y elburgués político. Surgió del pago de la deuda externa que Trujillo realizóen el 1940, y la épica del régimen hace brotar la verdadera independenciadel país de su materialización.“Básicamente, las ideas de Eugenio María de Hostos responden a unpensamiento racionalista, distanciado por su carácter de todo tipode especulación ideal. Y aunque Hostos le inyecta a su positivismouna dosis de sublimidad argumental, el esqueleto teórico siguesiendo el racionalismo positivo. Todos sabemos que Hostoscombinó el positivismo con el krausismo, y que esta influenciakrausista le dará una particularidad a su visión positivista”. Sobre estos mitos elaboró la ideología toda la legitimación del régimen,inundó la vida cotidiana, pobló las determinaciones de la historia, habi-tando el arte, la cultura, la educación, la religión. Al hacerse destrucciónesencial del pasado, el mitosistema del trujillismo alcanzó toda la colecti-vidad. No había forma ingenua de la vida de relación que pudiera escapara su presencia opresiva. Tal como propiciaba la construcción perpetua desu verdad absoluta, ni la familia, ni el amor, ni el pensamiento, dejaban deestar condicionados por el peso aplastante de sus símbolos. Por ello el trujillismo no tuvo definición ideológica. Los temas clásico delo que se considera “ideología del trujillismo”, se pueden representar en lassiguientes propuestas recurrentes: Mesianismo, Hispanismo, Catolicismo,Anticomunismo, Antihianismo. Todos tienen una relación instrumentaldemasiado inmediata con lo político, y una simplicidad tan rotunda en suadulteración de la historia y de la realidad, que los hace colindar con la pro-paganda, y no con la racionalización ideológica. En rigor, cumplen las dosfunciones. Pero en su referencialidad, se bautizan en el mito que acompañacomo un esplendor inalterable a la “Era” desplegándose en la historia. Cier-tamente no hay ideología trujillista en sentido estricto, pero el trujillismo 15
  16. 16. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano impuso su hegemonía ideológica fundada en la violencia sentida por todos los sectores de clase, y consumida como un mito que transfiguraba la carga política del mundo. Eran tantos los factores sobredeterminantes de lo so- cial, económico y político, que la justificación ideológica echaba manos con mayor frecuencia de la pasta divina de Trujillo, que de la racionalización de clase que organiza una visión del mundo desde la ideología. El otro elemento de esa singularidad atañe a la historia del pensamiento. En el trujillismo se produjo el matrimonio insólito entre un pensamiento racionalista y un pensamiento idealista, que se conjugaron para darle la base a la “ideología del progreso”. Estos dos movimientos eran el hostosia- nismo y el arielismo. Básicamente, las ideas de Eugenio María de Hostos responden a un pen- samiento racionalista, distanciado por su carácter de todo tipo de espe- culación ideal. Y aunque Hostos le inyecta a su positivismo una dosis de sublimidad argumental, el esqueleto teórico sigue siendo el racionalismo positivo. Todos sabemos que Hostos combinó el positivismo con el krau- sismo, y que esta influencia krausista le dará una particularidad a su visión positivista. Desde esta perspectiva propondrá el único pensamiento de re- generación social completo que tiene la historia de las ideas en nuestro país. Otra cosa es, sin embargo, la práctica política a la que se vincula en la República Dominicana. Desde la plataforma de la moral social que el hos- tosianismo pregonó, sus encontronazos con la sórdida actividad política y el partidarismo, no sólo son memorables desde el punto de vista que pro- pone como sistema de regeneración posible de lo social, sino que alcanza la estatura de martirologio, la frustración y el combate inútil del maestro, a quien se ve partir despavorido frente a las atrocidades de la dictadura de Ulises Heureaux. El positivismo hostosiano se enfrentó a dos dictaduras y a las dos las venció. Pero fueron agobiantes los combates, incluyendo la batalla postmorten que se desarrolló con motivo de la encuesta del diario El Caribe, sobre “La influencia de Eugenio María de Hostos en la cultura dominicana”, en el 1956. El repliegue del normalismo hostosiano positivista y su expresión polí- tica liberal dejó sin amparo de clase a los intelectuales. Y es en estas con-16
  17. 17. diciones que el arielismo llega a la República Dominicana. El libro “Ariel”,de José Enrique Rodó, se publicó en el 1900, y su impacto casi inmediatose hizo sentir vigorosamente en todo el continente. En la República Domi-nicana este impacto fue notoriamente significativo, hasta el punto que laprimera edición del libro del maestro Rodó se publicó en nuestro país enel 1901. Contrario al fundamento racionalista del pensamiento positivista, elarielismo descansaba en la especulación ideal. Pero el antimperialismopánfilo, el optimismo y el elitismo melancólico, hallaron en el país el caldode cultivo del nacionalismo como un credo de redención sublime. No pode-mos olvidar que la esencia del mito trujillista es el nacionalismo, remonta-do sobre la incertidumbre del ayer, tranquilizado por el bullicio y el alardede las conquistas logradas por el Príncipe. A partir de la propia frustraciónpositivista, las condiciones no pudieron ser más favorables para que seregara como pólvora el nuevo lenguaje de la renovación que traía la prédicaamericanista del maestro uruguayo, y el hostosianismo tomó nuevos aires,luego de la estampida que Lilís provocó en su seno, asumiendo el lenguajealado del arielismo una especie de pacto con el idealismo, contrario a lanaturaleza racionalista del discurso positivo. Los aires que el arielismo trajo consigo envolvieron a todo el mundo: lasjuventudes pensantes sintieron que se alejaba la desesperanza, sobreveni-da en sucesivas guerras fratricidas, luego de la muerte del tirano Ulises He-reaux. Todo se tiñó de ansias inaguantables de transformación, y cuando seprodujo la intervención norteamericana de 1916, nada mejor que el rechazorodosiano a la “nordomanía”, y al paradigma norteamericano carente derefinamiento espiritual que el arielismo exigía. Incluso, en el colmo de lasublimización, el arielismo aportó el único mártir cultural que tiene la his-toria dominicana. Me refiero a Santiago Guzmán Espaillat (dicho sea depaso, noto su ausencia en este “Festival de las Ideas”), el héroe proverbialdel arielismo, más que un mártir político un franciscano de la desespera-ción intelectual. Lo curioso es que todas estas andanzas, teñidas por el martirio de la in-adaptación entre práctica política e idealidad, acontecen en medio de un 17
  18. 18. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano insólito maridaje entre racionalismo e idealismo filosófico. En un momento determinado del acontecer nacional, pero sobre todo después, e incluso durante la intervención norteamericana de 1916, nacionalismo, hostosia- nismo y arielismo son una misma cosa. Hay ejemplos destacados en figuras como Federico García Godoy y el propio Américo Lugo. El trujillismo cul- minará la simbiosis de esta evolución histórica, añadiéndole el componen- te despótico. Lo cierto es que así aconteció. Nadie ha estudiado en detalle las particu- laridades de este proceso, que tiene mucho que ver con la aventura espiri- tual de la dominicanidad. Pero allí donde ese curioso matrimonio consumó sus delirios, las desventuras del pensamiento político dominicano levanta- ban su estatua. El trujillismo fue un régimen muy teatral, muy escenográfico, muy san- griento. Su legitimación tenía siempre el telón de fondo de la violencia, pero estas dos singularidades, que constituyen el fundamento de su auto- concepción, lo diferencian de toda la tradición despótica americana.1 1 La conferencia de Andrés L. Mateo también fue dictada en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, en el contexto de la celebración del “Festival de las ideas”.18
  19. 19. LA JUSTIFICACIÓNINTELECTUAL DELA DICTADURA Bernardo Vega“La celebración del centenario de nuestra independencia en1944 se convertiría, precisamente por eso, en una exaltacióndel anti-haitianismo. Trujillo hasta trató de matar a Lescot en1945. Después de 1950, con gobiernos en Puerto Príncipe que nomolestaban a Trujillo, el anti-haitianismo se reduce dentro deldiscurso trujillista, aunque no desaparece totalmente”. El golpe de Estado organizado por Trujillo contra el gobierno de HoracioVásquez inicialmente se trató de justificar por los esfuerzos de Vásquez dequedarse en el poder por cuatro años más, después de seis años en el go-bierno, los últimos dos de los cuales eran de dudosa legitimidad. Una vez devino en dictador, políticos e intelectuales trataron de justi-ficar el régimen enfatizando la paz, la tranquilidad, el orden y la conti-nuidad que proveía, en contraste con el período entre 1899 y 1916, cuandoel país tuvo a diez presidentes. También citaron la existencia de una solafuente de poder, en contraste con la época de los caciques regionales delpasado que tantas guerras intestinas habían provocado. A partir de 1942, momento en que Trujillo y Elie Lescot, el entoncespresidente de Haití, después de una larga amistad, devinieron en grandesenemigos, el dictador dominicano, por primera vez durante su régimen, au-torizó una campaña racista anti haitiana que perduraría hasta la caída deLescot a principios de 1946. Esa campaña racista anti haitiana no volveríaa ser autorizada. La misma, encabezada por un discreto opositor a Trujillohasta 1942, el intelectual Manuel Arturo Peña Batlle, así como por JoaquínBalaguer, defensor de Trujillo desde 1930, utilizó como nueva justificaciónque el país necesitaba de un gobierno de mano fuerte para evitar que los 19
  20. 20. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano haitianos, cuyo número entonces era mucho mayor que el de los domini- canos, cruzaran la frontera y ocuparan el país. Esa campaña anti haitiana coincidió con la diseminación de la ideología falangista de Francisco Fran- co, la cual enfatizaba el hispanismo y el catolicismo. Trujillo entonces re- presentaría la defensa de las raíces culturales del pueblo dominicano. Con la visita al Papa en 1954 y la firma de un concordato por parte de Trujillo, las vinculaciones con la iglesia católica se hicieron aún más estrechas y sacerdotes dominicanos y españoles defendieron y adularon públicamente a Trujillo. Los trujillistas también citaron la gran amistad del dictador con Estados Unidos y con los militares americanos, excepto durante el período 1944-1947, cuando se hizo evidente un distanciamiento del Departamento de Estado. Muy brevemente, entre 1933 y 1936, algunos intelectuales y políticos vie- ron a Trujillo como un símil de Mussolini y Hitler. A partir de 1941 , Trujillo también sería justificado como la persona que liberó al país, después de cuarenta años, del control de sus aduanas por parte de los Estados Unidos, argumento que cobró aún más fuerza a partir de 1947, cuando se repagó la totalidad de la deuda externa y el peso domi- nicano sustituyó al dólar como la moneda en circulación. La fijación, por20
  21. 21. acuerdo con Haití, de la frontera y luego su “dominicanización” a partir de1936, a través del traslado de personas hacia esa zona, dotándola, además,de infraestructura física y militar, fue otro de los argumentos utilizadospara defender al régimen, sobre todo entre 1940 y 1946. Brevemente, entre 1946 y 1948, Trujillo trató de identificarse con el jus-ticialismo peronista. A partir de 1947 y hasta 1960 Trujillo sería defendidocomo el campeón del anticomunismo en América. Todo opositor fue de-finido como comunista. Esa propaganda fue útil para defender a Trujillodurante la administración republicana de Eisenhower (enero 1953-enero1961), sobre todo entre congresistas ultraderechistas seguidores del ma-cartismo. Las ideas de uruguayo José Enrique Rodó, autor de “Ariel” (1900), asícomo el “cesarismo democrático” (1920) del venezolano Vallenilla Lanz,influyeron en los autores que defendieron a Trujillo. Así como la jerga trujillista no fue constante, sino que fue más hiperbó-lica a través del tiempo, más adulona, el “discurso”, es decir “la concepciónteórica global de lo que significaba el trujillismo”, definitivamente tampo-co fue constante. El catolicismo, el anti-catolicismo, el hispanismo, el pro-haitianismo, el anti-haitianismo, el anti-comunismo, el pro-socialismo, elpro-norteamericanismo y el anti-americanismo, entre otros temas, tuvie-ron momentos en que fueron utilizados como argumentos justificativosdel régimen, pero no fueron utilizados ni durante todo el tiempo, ni con lamisma intensidad. Entre 1930 y finales de 1937, por ejemplo, el anti-haitianismo no apa-rece en el discurso. Todo lo contrario: el que hablaba bien de Haití y delos haitianos era un buen trujillista durante esos años. El criticar al vecinopaís era “herejía política”, y consecuentemente, material vedado para supublicación. (Ver nuestra obra “Trujillo y Haití”, para evidencias concre-tas sobre lo anterior). Ese anti-haitianismo se intensificó entre 1941 y 1945,debido a la existencia de un nuevo Presidente en Haití, Elie Lescot, quien,aupado por Trujillo, luego lo traicionó una vez logró el poder. La celebra-ción del Centenario de nuestra independencia en 1944 se convertiría, pre-cisamente por eso, en una exaltación del anti-haitianismo. Trujillo hastatrató de matar a Lescot en 1945. Después de 1950, con gobiernos en Puerto 21
  22. 22. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano Príncipe que no molestaban a Trujillo, el anti-haitianismo se reduce dentro del discurso trujillista, aunque no desaparece totalmente. El enfatizar las esencias católicas de nuestra nación aparece en el discur- so tan solo a partir de 1938 y por tres razones diferentes: 1. La sustitución de dominicanos en la cúspide de la administración ecle- siástica nacional (Castellanos, Noüel), no admiradores de Trujillo, por un italo-norteamericano, monseñor Pittini, a quien la propia Embajada norte- americana reconoció como influenciado por las ideas fascistas. 2. El anti-haitianismo tenía que ser justificado, enfatizando cómo la reli- gión de los dominicanos difería del “vodú” de los haitianos. 3. La victoria franquista en España y la popularización de las ideas fa- langistas sirvieron para estimular la hispanidad y el catolicismo de los do- minicanos. El anti-catolicismo se inicia en enero de 1960 como reacción a la Pastoral de ese mes y perdura hasta la muerte misma del dictador. El hispanismo aparece a partir de 1939, porque forma parte del anti-hai- tianismo y busca explicar que nosotros somos “españoles” y no africanos y también por el surgimiento de las ideas falangistas en España y, además, como complemento del énfasis en el catolicismo. El anti-comunismo aparece en el discurso tan sólo con el inicio de la guerra fría (1947) y perdura hasta 1960, pues el acuerdo coyuntural de no agresión entre Trujillo y Fidel Castro, de fines de ese año, obliga a un mutis. El pro-norteamericanismo se inicia en el mismo 1930, pero surgie- ron dos interludios de fuertes ataques a ese país: los años de 1945 a 1947, cuando Spruille Braden dominaba en el Departamento de Estado y atacaba a Trujillo y el período entre de 1959 y 1961 cuando Trujillo, estimulado por su hijo Ramfis, por Arturo Espaillat (“Navajita”) y por Johnny Abbes, obli- ga a un discurso rabiosamente anti-norteamericano, que incluye piquetes “espontáneos” frente a la Embajada de ese país, “foros públicos” contra sus funcionarios y salida de misiones militares. El hablar del nazi-fascismo fue parte, aunque débil, del discurso entre 1933 y 1939. La eliminación del control financiero norteamericano se enfati-22
  23. 23. zó entre 1942 y 1947 y la dominicanización de la frontera entre 1935 y 1945.El celebrar la desaparición del “conchoprimismo” se inicia en el mismo1930, pero se deja de enfatizar después de la Segunda Guerra Mundial. En fin, que el único tema del discurso trujillista que sí fue constante du-rante los treinta y un años, lo fue un mesianismo que explicaba cómo eldictador era la figura añorada, esperada, que daría fin a las guerras intesti-nas y que fortalecía la nacionalidad.Los principales intelectuales También hemos creído útil mostrar los años durante los cuales algunosde los principales intelectuales dominicanos tuvieron influencia política y,consecuentemente, pudieron incidir sobre el discurso trujillista. Soy el pri-mero en reconocer la dificultad de definir quién fue o no fue un intelectual.En el caso dominicano y durante la Era de Trujillo, estamos hablando, en lagran mayoría de los casos, de abogados oradores-pensadores, más que decontribuyentes efectivos a la creación literaria. Sólo se incluyen a los prin-cipales intelectuales que en algún momento tuvieron influencia política. Nótese, por ejemplo, cómo Manuel Arturo Peña Batlle sólo tuvo esa in-fluencia entre 1941 y 1953, período que coincidió, precisamente, con la eta-pa anti-haitiana, hispánica y catolicista, pero no porque él influyera paraque fuese así, sino porque esos eran los temas requeridos por la coyunturapolítica del momento. Nadie como él, sin embargo, supo darle contenido aesas ideas. Si Peña Batlle hubiese pasado al trujillismo en 1930, por ejem-plo, en vez de sufrir once largos años como “desafecto”, no hubiese podidodesarrollar su discurso anti-haitiano, sino sólo después de 1941, aún en elhipotético caso de que hubiese sido medularmente anti-haitiano desde sujuventud. Su famoso discurso “El sentido de una política”, pronunciado enElías Piña, en noviembre de 1942, el más anti-haitiano de todos, fue pro-nunciado pocos días después de que Lescot prohibiera el cruce de braceroshaitianos hacia los ingenios dominicanos como una forma de presionar aTrujillo para que redujese sus esfuerzos por tumbarlo. El discurso de PeñaBatlle fue la respuesta pública de esa medida. 23
  24. 24. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano Su meta mensaje lo captó Lescot, mas no los dominicanos, quienes des- conocían la medida y cuán fuerte eran las tensiones entre los dos presiden- tes, tanto así que ellas preocuparon al presidente Roosevelt, quien trató, infructuosamente, por medio de cartas personales a ambos presidentes, de que se reunieran y, ante un testigo norteamericano, arreglaran, en 1944, sus diferencias personales. Finalmente, está el caso del Dr. Joaquín Balaguer, cuya influencia políti- ca adquirió importancia tan sólo a partir de 1957, y terminó siendo el único intelectual con esa influencia durante los últimos cinco años del régimen y luego como presidente a partir de 1966. Su énfasis en la hispanidad, frente a los otros presidentes de América Latina en Guadalajara y Madrid, evi- dencia como parte de ese discurso de ayer perduró aún desaparecida la tiranía. Manuel Arturo Peña Batlle Peña Batlle es una figura trágica. Se le conoce esencialmente por lo que publicó entre 1941 y 1945, cuando la línea oficial trujillista era anti haitiana. Pero durante el gobierno de Horacio Vásquez escribió mucho sobre te- mas políticos, así como durante la ocupación militar norteamericana. Su primer artículo lo publicó en 1922 cuando apenas contaba con 20 años de edad. En 1930 tenía 28 años y murió en 1954 con apenas 52 años. Durante la ocupación fue nacionalista, favoreció la “pura y simple”, junto a Américo Lugo y Fabio Fiallo. Fue miembro fundador del Partido Nacio- nalista en 1924 y escribió muchos artículos entre 1922 y ese año. Se opuso a la convención de 1924 y fue perseguido y encarcelado. Con 23 años de edad viajó durante seis meses a Europa, regresando en 1926. Sin embargo, los nacionalistas pactaron y apoyaron la prolongación de Horacio Vásquez a partir de 1928. Fue miembro de la comisión fronteriza durante el gobierno de Horacio Vásquez y después de Emilio Morel es el dominicano que más artículos escribió durante ese gobierno, cuando tenía apenas entre 23 y 27 años de edad. Entre 1930 y 1941 fue hostil a Trujillo, y en esa etapa casi no escribió nada. Doce días después del 23 de febrero de 1930 renunció de la comisión24
  25. 25. fronteriza, pero luego recapacitó y se volvió a incorporar a ella. Vivió unexilio interno. Mientras durante el gobierno de Horacio Vásquez escribióun libro y 29 artículos, entre 1930 y 1934 apenas publicó un libro y seis ar-tículos y éstos tenían que ver más bien con la intervención de 1916, sucesosen el exterior y temas laborales. Hacia septiembre de 1934, Peña Batlle y su grupo seguían negociando elasunto fronterizo con los haitianos. En febrero de 1935 se llegó en principioa un acuerdo y poco tiempo después, para finalizar los detalles del diseñode la “Carretera Internacional”, que delimitaría parte de la frontera, Tru-jillo nombró nuevos miembros de la Comisión Delimitadora. Por primeravez desde el ascenso de Trujillo al poder, Peña Batlle dejaba de ser miembrode dicha comisión. ¿Qué había pasado? Pues simplemente ya Trujillo nopermitía que para él trabajasen desafectos. Peña Batlle era de los pocosque, para esa época, había rehusado inscribirse en el Partido Dominicano.La exclusión de Peña Batlle de la comisión coincidió con el descubrimientode un supuesto complot para asesinar a Trujillo que involucraba personali-dades de la talla de Amadeo Barletta, Oscar Michelena y Juan Alfonseca. Lareacción de Trujillo fue la de sacar de la nómina gubernamental a los pocosdesafectos que quedaban. Se intensificó la presión contra estos grupos y el25 de marzo Peña Batlle se inscribía en el Partido Dominicano. La represión en el mes de abril fue tal que Trujillo hasta ordenó el ase-sinato en Nueva York del principal exilado de entonces: Ángel Morales.Por equivocación fue asesinado Sergio Bencosme, su compañero de ha-bitación. Se organizaron “mítines de desagravio” por el atentado contraTrujillo. Peña Batlle hablaría en uno de ellos, tomando la palestra públicapor primera vez en cinco años. Dijo: “Desde que imperiosas e ineludiblesdivergencias de concepto impusieron mi renuncia en el año 1926, del Par-tido Nacionalista, yo dejé de ser un factor visible en la política militante;después de esa época y hasta hoy, si bien es verdad que en el interregno minombre ha estado asociado al desarrollo de algunos acontecimientos deinterés nacional, no es menos cierto que he vivido al margen de la lucha sintransgredir mi consigna de no participar de las contingencias de la políticay de no turbar la tranquilidad de mi vida, que deseaba consagrar por enteroa la estructuración de mi hogar y a la observación imparcial y fecunda de 25
  26. 26. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano nuestras deficiencias y de nuestras necesidades colectivas. Desde el año 1926, yo no he sido, en el sentido preciso de la palabra, un político activo. De la política no espero ni deseo nada; antes que hombre de acción, soy hombre de pensamiento. Dentro de la tesitura y cuando todavía me encon- traba en el cumplimiento de imperiosas funciones oficiales, me sorprendió la llegada del General Trujillo al poder; entre él y yo no había mediado nin- guna circunstancia que me ligara ni a su política ni a su destino; creí pues lo más prudente, una vez clausuradas mis funciones, restituir a mi familia el calor de mi presencia y el fervor de mi cariño; así lo hice”. Luego agregaría: “De Trujillo me han interesado en sus cuatro años de administración el sentido francamente Nietzscheziano que ha impreso al gobierno y, como secuela, el hondo arraigo nacionalista con que ha des- envuelto sus gestiones de gobernante. Ni por inclinación, ni por tempe- ramento, ni por educación libresca, yo soy un Nietzscheziano del gobier- no, ni un nacionalista cerrado; pero después de haberlo pensado mucho, después de haber enfocado con reposos todos los aspectos de la situación me formé el criterio de que las contundentes necesidades del momento en que el General Trujillo advino al gobierno, tal vez no hubieran podido conjurarse con éxito dentro de la ideología que hasta entonces sostuvie- ron nuestros hombres de Estado, sino mediante la adopción de un sentido nuevo y extraordinario de gobierno que sólo un hombre singular, hubiese podido imponer. Ese hombre fue Trujillo. Comprendí sin esfuerzo que era necesario reprimir ambiciones para contemplar el paso de aquel hombre a quien las circunstancias mismas habían tomado de la mano para colocarlo a la cabeza de los dominicanos, en los precisos instantes en que la Repú- blica, frente al cuadro pavoroso de la crisis, necesitaba fuerzas supremas y energías inagotables. Oponerse a la trayectoria de esas fuerzas y de esas energías, hubiese sido insensato y lo es todavía. Por eso me inscribí, hace apenas quince días, en las nutridas listas del Partido Dominicano”. Peña Batlle sabía que no tenía ninguna coherencia defender o tratar de explicar, o justificar, a Trujillo fundamentándose en los valores de su ju- ventud, de su generación: el liberalismo hostosiano. A eso es a lo que se re- fiere Peña Batlle cuando menciona “la ideología que hasta entonces (1930) sostuvieron nuestros hombres de Estado”. Defender a Trujillo con las ideas26
  27. 27. positivistas tenía tan poco sentido como defender al comunismo con ideasque no fuesen las de Marx o Lenin. Sólo con la aceptación intelectual de lasubversión de valores propugnada por el autor de “Así hablaba Zaratustra”podía esa defensa ser consistente con la realidad política dominicana deentonces. Cuando Peña Batlle pronunció esas palabras ¿era, en su fuerointerno, todavía un opositor al régimen? ¿Estaba el angustiado y atrapadointelectual, en su intimidad, burlándose del régimen cuando describía algobierno de Trujillo como nietzsceniano, es decir parecido al régimen delos “súper-hombres” que recientemente había surgido en Alemania? Losacontecimientos de los próximos días indicarían que lo de Peña Batlle enese momento era una sutil burla al régimen, que posiblemente pocos cap-taron, pues no entendieron que estaba atribuyendo a Trujillo los nuevosvalores que soplaban de la Europa de las dictaduras nacional-socialistas yfascistas. Pero la presión política contra Peña Batlle continuó, como un reflejo delos serios problemas que Trujillo tenía en esos momentos en Washington,debido al apresamiento de Barletta. Ese incidente, así como el asesinatode Bencosme, también había provocado mucha publicidad negativa contraTrujillo en la prensa norteamericana. Para tratar de contrarrestarla, Truji-llo inició una campaña buscando demostrar que era “democrático”. Partede la misma incluyó su anuncio de que no aceptaría la propuesta de que elnombre de la capital fuese cambiado por el de Ciudad Trujillo. De inme-diato “surgió” una campaña en la prensa dominicana por medio de la cualpersonalidades dominicanas pedían a Trujillo que aceptara la sugerencia.Todo era una comedia bien montada para tratar de demostrar a los norte-americanos que Trujillo se vería obligado a aceptar el cambio de nombre,debido a la presión de la “opinión pública” nacional. El único que se atrevióa no seguir la corriente y que dos días después del “gesto de desprendi-miento” de Trujillo escribió públicamente, felicitándolo por su decisión,fue Peña Batlle. (“En sensacional artículo habla sobre el alto gesto del Pre-sidente Trujillo el Lic. Peña Batlle”). Dijo que la “trasmutación de nombres,sin agregar nada a la obra del presente, sólo contribuiría a interrumpir laimponencia del pasado”. Jesús de Galíndez informa en su tesis que PeñaBatlle le había comentado en 1940 que ese atrevimiento suyo por poco lecostó la vida. La realidad fue que dio inicio a un período de seis largos años 27
  28. 28. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano (julio 1935-septiembre 1941) durante los cuales el “exilio interno” de Peña Batlle fue más acentuado. Durante esos seis años no publicó un solo artículo sobre temas políticos y apenas dos sobre temas culturales y legales. En 1937 publicó un libro so- bre Enriquillo y en 1938 otro sobre las devastaciones de 1605-1606. Claudicó en 1941 coincidiendo con las ideas falangistas y precisamente en el momento que, por pleitos con Lescot, Trujillo ordena una línea oficial anti haitiana por primera vez en su régimen. Arturo Logroño Fue Canciller de Trujillo entre abril de 1933 y mayo del 1935, cuando cayó en desgracia por el incidente de Amadeo Barletta. Fue un destacado orador, con gran conocimiento de la retórica, pero sus discursos care- cían de sustancia. En 1934 publicó el libro “La primera administración del Generalísimo Trujillo Molina”, de 105 páginas. Es descriptivo sobre los progresos económicos durante ese período. En 1939 publicaría un folleto, “Centenario de Luperón”, de apenas ca- torce páginas. En su juventud había publicado un texto de historia patria. Murió en 1949. Es posible que en sus discursos aparezca alguna defensa inteligente so- bre el régimen de Trujillo, pero no consideramos que deba ser incluido con otras personalidades como Peña Batlle y Balaguer. Emilio Rodríguez Demorizi De los ciento treinta y tres libros que publicó este extremamente pro- lífico autor, apenas cinco tratan sobre el gobierno de Trujillo. Uno es una cronología sobre lo que hizo Trujillo casi cada día de su gobierno hasta 1955; otro, de 1956, es una bibliografía temática sobre lo que se había escri- to sobre Trujillo. En adición de esos dos textos muy útiles para cualquier historiador, publicó un libro de apenas treinta y tres páginas en 1956 ti- tulado “Trujillo y Cordell Hull” y un discurso, “Trujillo y las aspiraciones dominicanas”, en 1957, año en que también publicó “De política domínico- americana”, otro discurso.28
  29. 29. De los 301 artículos que publicó en revistas y periódicos tan sólo trestratan sobre Trujillo: “Un año de gobierno. La obra culminante” (1943);“Trujillo y la expresión de la gratitud nacional” (1955) y “Un libro paragobernadores” (1960). Tal vez el comentario más importante hecho por Rodríguez Demorizisobre Trujillo está en su prólogo, escrito en 1954, a la obra de Peña Batlle“Política de Trujillo”. Allí enfatizó “el multiforme avance del país, la pujan-za de su economía, la liberalización de sus finanzas públicas, la victoria enlas luchas internacionales, la providencial solución de los problemas domí-nico-haitianos y la activa, resoluta y ejemplar posición anti comunista”. Sin embargo, no creo que sus ideas en defensa de Trujillo tuviesen algu-na originalidad o que puedan ser comparables con los aportes de Balaguery Peña Batlle.Dr. Fabio A. Mota En 1936 publicó un folleto titulado “Neo-socialismo dominicano”, don-de, después de aclarar que esa conferencia estaba inspirada en artículosde Emilio A. Morel, dice que el gobierno de Trujillo representa “un neo-socialismo nacionalista inspirado en el dominicanismo; como el nazi, en elgermánico puro, es un neo-socialismo”. Trujillo le dio acuse de recibo porsu folleto. En 1935 Mota había pronunciado los principales discursos de bienveni-da al profesor Adolfo Meyer, representante del gobierno de Hitler, quienvisitaba el país. En 1939 Mota, en su obra “Prensa y tribuna” se refirió aTrujillo como “el doctrinario del neosocialismo dominicanista”. Hasta 1939 Trujillo mantuvo relaciones abiertas con el régimen de Hit-ler, incluyendo la presencia de un ministro. Auspició la creación del “Ins-tituto Científico Domínico-Alemán” (1937-1939). En 1938 discutió un plande emigración de unos cuarenta mil alemanes arios al país, al tiempo queel gobierno de Hitler se interesaba por los recursos mineros de RepúblicaDominicana. También mantuvo a importantes dominicanos en cargos di-plomáticos en Berlín, durante el régimen de Hitler. 29
  30. 30. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano Sin embargo, una vez declarada la guerra en Europa los norteamericanos presionaron para la clausura del instituto, cuyo real objetivo era evaluar los recursos naturales del país. Siendo una dictadura como la de Hitler es obvio que Trujillo, quien hasta en un momento utilizó capotes como el del Hitler, emulara al líder nazista alemán. Ya antes, en 1933, el catedrático de derecho Leoncio Ramos había escrito un artículo en el “Listín Diario”, el cual el año siguiente fue reproducido por Joaquín Balaguer en su libro “Trujillo y su obra”, editado en Madrid, pero que no circuló en Santo Do- mingo, pues su edición fue destruida por el gobierno, donde dijo: “Si Italia le agradece su redención a Benito Mussolini, si Alemania fía su salvación en la energía y saber de Adolfo Hitler, si Estados Unidos presentan a la admi- ración del mundo la proeza administrativa de Franklyn Delano Roosevelt, el Generalísimo Rafael Leonidas Trujillo es y debe ser un auténtico motivo de orgullo para todos los dominicanos”. Rafael Estrella Ureña había sido ministro dominicano durante el gobierno de Horacio Vásquez en Roma y cuando retornó al país se declaró abiertamente simpatizante de Mussolini, tanto así que la marcha desde Santiago hacia la capital de 23 de febrero de 1930 fue una copia de la marcha sobre Roma de Mussolini. Joaquín Balaguer Estando emparentado con la esposa de Trujillo en 1930, Balaguer fue de los oradores en su temprana campaña electoral de ese año y es probable que haya contribuido a la redacción del pronunciamiento de Estrella Ure- ña del 23 de febrero, el cual justifica el golpe de Estado como una forma de salvar al país del “naufragio económico” y “la bancarrota”, de la “dilapi- dación de recursos” por parte del gobierno de Horacio Vásquez, “la ruina del comercio”, el “estancamiento de la agricultura”, “la corrupción de las escuelas”, la “anarquía moral” y el “fraude en todos los sectores de la admi- nistración pública”. En contraste, Estrella Ureña prometía ofrecer al país la estabilidad económica, el sosiego moral y la protección que reclamaban el comercio y la industria. En 1934 publicó en Madrid el antes referido texto “Trujillo y su obra”, donde enfatizó como defensa de Trujillo la desaparición del caciquismo y el politiqueo a cambio del establecimiento de un gobierno que se dedicaba a administrar.30
  31. 31. En 1944, con motivo del centenario, ganó un premio nacional que luegopublicaría en Argentina en 1947 bajo el título de “La realidad dominicana”.Sería la única importante de sus obras que no editaría de nuevo después de1966, aunque gran parte de la misma aparece en “La isla al revés”. Otra importante contribución a su defensa a Trujillo aparece en su cartaa directores de periódicos de Colombia en octubre de 1945; en su discursode entrada a la Academia Dominicana de la Historia. “El azar en el procesohistórico dominicano”, donde describe que el país ha sido víctima de sudestino y de su mala suerte hasta la llegada de Trujillo. También en otrodiscurso enfatizó la no alternabilidad en el poder, algo que él mismo pon-dría en práctica, con mucha eficiencia, a partir de 1966.Peña Batlle, Balaguer y el Anti-haitianismo De los argumentos de Peña Batlle y Balaguer defendiendo a Trujillo qui-siera concentrarme hoy en los que ambos publicaron dentro de la línea ofi-cial anti haitiana de 1942-1946. Ni antes, ni después durante su régimen de 31 años, fue utilizado el antihaitianismo racista. Éste, pues, se debió a la enemistad personal del dic-tador dominicano y no a una creencia arraigada de los políticos e intelec-tuales dominicanos de la época. Tan sólo durante tres años y diez mesesduró esa política. Si se analiza la obra de Rodríguez Demorizi, que recogelos artículos, libros y discursos durante los primeros 25 años del régimentrujillista y donde éstos aparecen clasificados por temas, veremos que delos abarcados bajo “Dominicanización de la frontera” suman 23 los publi-cados entre los siete años del período de 1939 a 1945, de un total de 32 paralos veinticinco años. Bajo “Haití-Diversos” aparecen 10 entre 46. Tan sólola “Cuestión fronteriza” y el “Incidente fronterizo de 1937” contienen másmaterial fuera de esos siete años y es lógico, ya que la negociación de loslímites fronterizos y la matanza tuvieron lugar antes de ese período.En orden cronológico, los textos anti haitianos del período fueron: 1. El sentido de una política, de Manuel Arturo Peña Battle, de noviembre de1942, dos meses después del decreto-ley de Lescot, prohibiendo el cruce debraceros haitianos. 31
  32. 32. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano 2. Las caricaturas del refugiado español José Olloza, (mayo 1943). 3. El artículo de Tomás Hernández Franco, en el primer número de los “Cuadernos Dominicanos de Cultura” (septiembre 1943). 4. Las cátedras de Carlos Sánchez y Sánchez (febrero 1944). 5. La Realidad dominicana, de Joaquín Balaguer (febrero 1944). Publicado en 1947. 6. La carta de Balaguer a la prensa colombiana (octubre 1945). 7. La carta de Peña Battle a Manach (noviembre 1945). En El sentido de una política, Peña Battle enfatizó la inferioridad educacio- nal y racial de los haitianos, así como la alta tasa de crecimiento de su po- blación, por lo que no se les debería permitir que cruzasen la frontera. El artículo de Hernández Franco apoya a Peña Battle por su antes citado pronunciamiento, explicando por qué los haitianos se sentían impelidos a cruzar la frontera y las razones por las cuales no convenía su presencia. Sánchez y Sánchez también alude a la inferioridad racial del haitiano, su afán por no trabajar, es decir su pereza, y la alta tasa de crecimiento de su población. Propuso que emigrasen a África, bajo auspicio internacional. Joaquín Balaguer, en “La realidad dominicana”, hace un análisis histó- rico de las relaciones entre los dos países, aunque en ningún momento cita la matanza de 1937. Atribuye a Trujillo el haber dado carácter de nación a su país y defiende la dominicanización de la frontera, al impedir el paso de haitianos por ella. Enfatiza el rápido crecimiento de la población haitiana, debido a su bajo nivel de vida y cultura. Su exceso de población, unido a lo reducido de su territorio, amenazaba a los dominicanos. Tan sólo su desarrollo económico reduciría ese peligro. Critica el “vudú” y su popula- ridad del lado dominicano de la frontera antes del advenimiento de Trujillo al poder, lo que había puesto en peligro el tradicional catolicismo de los dominicanos. Considera al negro haitiano como “tarado”, sucio y lleno de enfermedades transmisibles, en contraste con los “blancos” dominicanos de Baní y Jánico.32
  33. 33. Plantea que el haitiano es holgazán, a pesar de su resistencia física. Cri-tica a los braceros por quitarles empleo a los dominicanos y considera queen Haití existía un fuerte racismo. Si los dominicanos no actuaban, la islallegaría a estar controlada por los haitianos, sería “indivisible”, pues el másprolífico absorbería al más débil. Alega que Trujillo logró impedir ese pe-ligro y por eso los dominicanos podían subsistir como pueblo español ycristiano. Cita que el principal problema dominicano lo era el de la raza. En su carta a la prensa colombiana, Balaguer explica que Trujillo eranecesario, porque sin su obra el país desaparecería como nación de origenhispano y cristiano. Menciona lo pequeño del territorio haitiano, su granpoblación y la gran fecundidad de la misma. El país se estuvo haitiani-zando, el vudú se estuvo expandiendo y la moneda haitiana había reem-plazado a la dominicana en los mercados. El campesino, influenciado porlos haitianos, había adoptado costumbres no cristianas, como las unionesincestuosas, sobre todo cerca de la frontera. Lo ocurrido en 1937 había sidouna acción defensiva de los campesinos contra los robos. Trujillo teníaque continuar en el poder para enfrentar el problema haitiano mientraséste persistiese, para así garantizar la supervivencia de los dominicanoscomo nación católica. Ese anti-haitianismo de Balaguer lo expresó en 1927cuando apenas tenía 21 años de edad, en un artículo en el periódico “LaInformación”, donde dijo: “Es menos alarmante, para la salud de la República, el soplo imperialista que nosllega de Estados Unidos que el oleaje arrollador del funesto mar de Carbón que ruge, ycomo león encadenado, en el círculo que opone a sus sueños de expansión la inmutabili-dad legal de las fronteras. Hasta ahora sólo nos ha preocupado el imperialismo angloamericano. Pero el impe-rialismo de Haití, irritante y ridículo, tenaz y pretencioso, conspira con mayor terque-dad contra la subsistencia de nuestro edificio nacional, digno, sin duda, de más sólida yfirme arquitectura… …Somos pueblos vecinos pero no pueblos hermanos. Cien codos por encima de la ve-cindad geográfica se levantan la disparidad de origen y los caracteres resueltamenteantinómicos que nos separan en las relaciones de la cultura y en las vindicaciones de laHistoria. 33
  34. 34. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano De ahí que no creemos en la mentirosa confraternidad domínico-haitiana. En el Pa- lacio Presidencial de Haití han habitado y habitan los peores enemigos de la viabilidad de nuestro ideal republicano… …Pero contra el imperialismo haitiano, lo que necesitamos es realizar una completa y científica colonización del litoral fronterizo y establecer el servicio militar obligatorio para que cada ciudadano pueda ser un baluarte desde cuyas almenas se alce la bandera de la República desplegada a todos los vientos por la grandes del derecho armado”. En su carta a Manach, Peña Battle le explica que debido al problema hai- tiano la República Dominicana no podía darse el lujo de tener un gobierno democrático. También cita el gran tamaño de la población haitiana y su alto crecimiento dentro de un pequeño territorio, sin capa vegetal. Nótese cómo, con excepción de la sugerencia de Sánchez y Sánchez de una emigración a África bajo auspicio internacional, los antes citados tex- tos son bastante homogéneos en su análisis y también en sus prejuicios. Era la “línea oficial” típica de una dictadura. Esos argumentos son difíciles de encontrar en los textos de intelectuales y políticos dominicanos entre 1864 y 1929, período durante el cual, con excepciones, existió bastante li- bertad de expresión. La línea oficial abarca la literatura El tema haitiano estuvo sorprendentemente ausente en la literatura do- minicana previo al régimen de Trujillo. Como tema principal, en la nove- lística dominicana, no aparece, a pesar de que los dos países comparten una misma pequeña isla. Sin embargo, durante el período anti haitiano de Trujillo algunas novelas dominicanas también adoptaron la línea oficial anti haitiana. Caonex (Argentina, 1949) del diplomático J. M. Sanz Lajara refleja la línea propagandística de Trujillo sobre Haití. Compay Chano (1949), de Miguel Alberto Román, está llena de insultos contra Haití y es pura propaganda trujillista, pues describe a los haitianos como salvajes, comedores de niños y una tribu de antropoides. La matanza de esa “masa negra” fue un acto de hateros defendiendo su tierra. En Trementina, clerén y bongó (1943), de Julio34
  35. 35. González Herrera, Trujillo es el que salva al país del peligro haitiano. Losdominicanos necesitaban a un hombre fuerte para enfrentar a Haití. Elautor también defiende la matanza. Después de Lescot abandonar el poder, la literatura dominicana duranteel régimen de Trujillo, y también después de desaparecido éste, abandonóel tema anti haitiano.El “problema haitiano” visto en restropectiva Sesenta y cuatro años después de la política anti haitiana de Trujillo, esútil comparar las bases de su sustento ideológico de entonces con la reali-dad de hoy día. 1. LAS PROYECCIONES DEMOGRÁFICAS. Joaquín Balaguer en Larealidad dominicana cita que la población haitiana de aquella época era deunos tres millones en comparación con los 1.9 millones de dominicanos,es decir que la haitiana excedía la dominicana en un 58%. Dada la mayorfecundidad de los haitianos, Balaguer preveía que la diferencia entre lasdos poblaciones sería cada vez mayor, constituyendo una gran amenazapara los dominicanos. Sin embargo, hoy día la cantidad de dominicanos y haitianos residentesen sus respectivas naciones, es probablemente la misma, alrededor de nue-ve millones en cada país. La mucho mayor mortalidad infantil en Haití yla debilidad de sus servicios de salud explica el error en las proyeccionesdemográficas de los antihaitianos de la década de los años cuarenta delsiglo pasado. 2. LA NECESIDAD DE UN DICTADOR DOMINICANO. La ne-cesidad de un dictador como Trujillo fue justificada como imprescindiblepara enfrentar la presión migratoria haitiana. Trujillo desapareció en 1961,pero en ese entonces existía en Haití la dictadura de los Duvalier, la cualpersistió hasta 1986. Durante esos veinticinco años, un cuarto de siglo dedemocracia en la República Dominicana, la migración haitiana fue mínima,ya que los militares de los Duvalier se ocupaban de impedir su paso porla frontera. Consecuentemente, no fue necesario un dictador dominicanopara enfrentar el problema, tan sólo se requería de una dictadura en Haití. 35
  36. 36. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano 3. EL EFECTO DE LA MIGRACIÓN HAITIANA SOBRE LA RE- LIGIÓN Y LA HISPANIDAD. Desaparecida la dictadura de los Duva- lier, en Haití ha surgido un período de extrema inestabilidad política que ha provocado un gran éxodo de haitianos hacia la República Dominicana. Nosotros estimamos que hoy día un 15% de la población de la República Dominicana está constituido por haitianos, o por descendientes de hai- tianos y está repartida por todo el país. Sin embargo, los dominicanos ni practican el “vudú”, ni hablan creole. Todo lo contrario, el haitiano trata rápidamente de aprender el español y, según encuestas recientes hechas entre la población haitiana residente en el país, casi todos son cristianos, aunque no necesariamente católicos y practican su religión. Por otro lado, aproximadamente un 15% de los dominicanos son cristianos no católicos, pero ese cambio no ha sido el resultado de la gran migración haitiana. “El impacto negativo de la presencia de tantos haitianos en la República Dominicana de hoy día es, pues, de carácter económico, no cultural. Sin embargo, el gobierno dominicano no somete a la justicia a ningún patrono por emplear haitianos indocumentados y cuando el gobierno deporta haitianos los productores agrícolas se quejan. Ese real peligro nunca fue citado por los anti haitianos de la dictadura y no lo podían citar si los declaraban ‘holgazanes’ ”. 4. LA NECESIDAD DE DOMINICANIZAR LA FRONTERA. Truji- llo construyó muchas obras en la frontera, llevó allí a muchos dominicanos y también a sacerdotes católicos extranjeros, bajo la premisa de que esa po- blación y esas obras servirían como un impedimento a la penetración hai- tiana. En retrospectiva, nos hemos dado cuenta de que la gran migración ilegal de Haití ha ocurrido por la frontera misma y a pesar de esa presencia de dominicanos. En otras fronteras, como la de Estados Unidos y México, los norteamericanos no han pensado en “americanizar” su frontera y más bien han optado por construir obstáculos físicos para impedir el cruce ile- gal, no barreras culturales. Costa Rica tampoco ha pensado que la forma de impedir la gran migración indocumentada de nicaragüenses es llevando a sus ciudadanos a vivir a la frontera. Es más, no conocemos de un país que haya logrado reducir la migración poblando la frontera. 5. LA PROMOCIÓN DE UNA MIGRACIÓN HAITIANA HACIA ÁFRICA. Unos cinco años después de surgir los textos anti haitianos de36
  37. 37. la época trujillista, se inició un proceso de emigración en todo el Caribey que todavía persiste. Un 10% de la población de las islas más grandes,Cuba y La Española ya vive fuera de sus países. Un 10% de los dominicanosy un 10% de los haitianos residen fuera de su patria. En las islas más pe-queñas, las angloparlantes, esa proporción es mucho mayor llegando hastaun 35% en algunas de ellas. En Puerto Rico también se dio una emigraciónmasiva en la década de los cincuenta. Ese 10% de la población haitiana seha trasladado principalmente a Canadá, Estados Unidos y sobre todo a laRepública Dominicana. Muchos dominicanos arriesgan su vida tratandode cruzar el Canal de La Mona y lo mismo hacen haitianos que tratan dellegar a La Florida. Por eso, los guardacostas norteamericanos han coloca-do a la isla La Española “entre paréntesis” ubicando barcos en el Canal deLa Mona y en el de Los Vientos, para impedir el éxodo hacia el territorionorteamericano de haitianos y dominicanos, por lo que hoy día práctica-mente la única opción que tiene el haitiano que quiere emigrar es cruzarla frontera dominicana, para quedarse allí o seguir hacia Puerto Rico o Do-minicana. Una población importante de haitianos vive en Surinam y enla Guayana Francesa, lugares que son los que más pudieran parecerse alÁfrica sugerida por Sánchez y Sánchez. 6. EL HAITIANO COMO HOLGAZÁN. Los textos anti haitianosde la época de Trujillo citan que el haitiano es un holgazán, a quien no legusta trabajar. En 1990 el autor de este libro, en una conferencia ante laAsociación de Jóvenes Empresarios (ANJE) fue el primero en denunciarcomo la nueva gran presencia de haitianos en la República Dominicana,todos trabajando con mucho vigor en la recolección de cosechas de café,cacao, arroz, en la industria de la construcción y en el comercio informal,creaba una presión para que los salarios no aumentasen en la RepúblicaDominicana, se pospusiese la mecanización agrícola y empeorase la distri-bución del ingreso. Dije: “Yo, por lo menos, considero que a la RepúblicaDominicana no le conviene la presencia de esa mano de obra y que, con laayuda de organismos de las Naciones Unidas, se debería promover una re-patriación pacífica y civilizada de los haitianos que estén ilegalmente en mipaís. Mis argumentos se basan en razones puramente políticas, económi-cas y morales y no reflejan los prejuicios de tipo racial y social de nuestrasgeneraciones pasadas... Desde el punto de vista económico, la presencia 37
  38. 38. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano haitiana retrasa la transformación de la economía, mantiene esquemas de producción que deberían ir siendo sustituidos más rápidamente y detiene el crecimiento de los salarios reales. Publicaciones posteriores del Banco Mundial confirman esa aseveración nuestra en lo relativo al empeoramien- to en la distribución del ingreso. El impacto negativo de la presencia de tantos haitianos en la República Dominicana de hoy día es, pues, de carác- ter económico, no cultural. Sin embargo, el gobierno dominicano no some- te a la justicia a ningún patrono por emplear haitianos indocumentados y cuando el gobierno deporta haitianos los productores agrícolas se quejan. Ese real peligro nunca fue citado por los anti haitianos de la dictadura y no lo podían citar si los declaraban “holgazanes”. Otro efecto negativo sí fue mencionado por ellos y es el de la transmisión de enfermedades. La malaria, por ejemplo, fue eliminada durante la Era de Trujillo y ahora ha resurgido, traída por los inmigrantes haitianos. 7. EL IMPACTO DE LA MONEDA HAITIANA. Los escritores anti haitianos antes citados planteaban que el gourde había sustituido a la mo- neda dominicana en los mercados, antes de la llegada al poder de Trujillo. Hoy día, a pesar de tantos haitianos en territorio dominicano y también a pesar de Haití haberse convertido en el segundo mercado más importante de exportación para la República Dominicana, superado tan sólo por el norteamericano, el gourde prácticamente no circula en el país. 8. EL PELIGRO DE QUE LA REPÚBLICA DOMINICANA DE- SAPARECIERA COMO NACIÓN. Si la República Dominicana no con- tase con Trujillo los haitianos entrarían en masa al país y el país desapare- cería como nación. Ese fue uno de los principales argumentos de los anti haitianos de la Era. Hoy día, sin embargo, es Haití el país que es considera- do un “estado fallido” y que requiere de tutela internacional. Varios miles de soldados chilenos, argentinos y de varias docenas de otros países están en Haití bajo la sombrilla de las Naciones Unidas. Más bien podría decirse que el país que corre el peligro de desaparecer como nación es Haití, no la República Dominicana.38
  39. 39. Las raíces ideológicasde la dictadura deTrujillo y su procesode resurrección Franklin Franco“Trujillo, en consecuencia, aparece en la concepción de los ideólogos desu régimen como el padre, el guía, el Mesías salvador de su pueblo; unnuevo ‘Jesús’, pero con uniforme de gendarme.Anteriormente, refiere elmismo Peña Batlle, ‘el país vivió porque la mano de la Providencia losostuvo en medio de su catástrofe y porque esa mano invisible parecevelar misteriosamente sobre su suerte azarosa’ ”.Introducción En los últimos cinco años se han publicado en nuestro país cerca deveinte obras que tienen como tema central la “Era de Trujillo”. Si bien ensu mayor parte estos textos recogen ensayos de carácter historiográficos,también hay novelas, recopilaciones de cuentos y hasta narraciones ane-cdóticas, etc. Y lo que es más significativo: algunas de esas obras, por cierto, de escasovalor científico o literario, han obtenido premios nacionales. La información anterior delata la importancia que registra en nuestrahistoria la dictadura de Trujillo. Pero sí a lo ya señalado añadimos que nopocas de tales obras contienen concepciones apologéticas sobre el tirano ysu régimen despótico, no es atrevido sostener que muchas de esas publica-ciones forman parte de una peligrosa campaña de manipulación ideológicadañina para la vida política presente y futura de los dominicanos. Los anteriores párrafos explican las razones que me inclinaron, cuandorecibí la invitación para participar en este importante evento, a dedicar miintervención al examen, aunque resumido, del aspecto ideológico de aquelfunesto gobierno, cuyas consecuencias no terminamos de superar y, tam-bién, a intentar una explicación sobre la peligrosa política de resurrección 39
  40. 40. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano de la ideología trujillista y la rehabilitación de la figura central de la satra- pía que gobernó nuestra nación durante treinta años, campaña que han desarrollado con éxito los abogados del olvido y la impunidad. -I- Los dominicanos no conocieron durante casi un siglo de vida indepen- diente la existencia de partidos organizados. La conformación, en cambio, de grupos políticos sin programa ni estatutos que giraban en torno a la influencia de un jefe o caudillo nacional, quien a su vez basaba su poder en una estrecha red de influencias personales económicas y familiares que se extendía por casi todo el territorio nacional, fue lo común. El primer esfuerzo dirigido a crear una organización política partidaria moderna se efectuó durante la crisis de septiembre-octubre-noviembre de 1916, antes de la primera intervención militar norteamericana, a petición del presidente provisional de la República, don Francisco Henríquez y Carvajal, momento en que se realizó un intento de forjar un gran partido unitario. Más tarde surgió en 1924 con programa político y estatutos, el Partido Nacionalista, que organizó Américo Lugo; pero su existencia fue efímera; apenas duró algunos años.40
  41. 41. Otros esfuerzos surgieron durante las elecciones de 1924 que ganó elcaudillo Horacio Vásquez, pero no fue sino en 1931 cuando verdaderamen-te se estructuró, siguiendo el ordenamiento del estilo moderno, el primerpartido con lineamientos programáticos y estatutarios definidos en nues-tro país: El Partido Dominicano, fundado por Trujillo y sus intelectuales;agrupamiento que copió casi textualmente, pero sólo momentáneamentey con fines exclusivamente electorales, la declaración de principios delPartido Nacionalista fundado por Lugo. Ese detalle constituye una pruebaevidente del atraso político del país, y de la indigencia mental de los gru-pos económicamente poderosos, dueños del poder desde la fundación dela República en 1844. Desde el punto de vista ideológico, el régimen de Trujillo elaboró un sis-tema armónico que se constituyó en la guía que le orientó, pero los plantea-mientos claves que justificaron esa dictadura, como veremos, aparecieronen nuestra realidad mucho antes, y resumen las ideas tradicionales de laoligarquía dominicana. El advenimiento de ese gobierno, firmemente afianzado en una solida or-ganización militar fue además algo reclamado insistentemente por la grangeneralidad de los ideólogos de esa misma oligarquía, quienes, sacudidospor las frecuentes crisis que padeció la República, anhelaron siempre elestablecimiento de un régimen fuerte que impusiera orden en el país, quepermitiera el disfrute tranquilo de sus tierras y negocios y al mismo tiempola explotación de los trabajadores del campo y la ciudad. En 1929, un año antes del advenimiento de la dictadura de Trujillo, porejemplo, Federico C. Álvarez, uno de los pilares del grupo oligárquico deSantiago, en su ensayo: “Ideología política del pueblo dominicano” sos-tenía que los dominicanos mantenían la ilusión de que encontrarían “elamo, un buen déspota que realice por si solo todos los anhelos de justicia,libertad y prosperidad”. Por todo ello hay que entender que la breve oposición a la dictadura, departe de la oligarquía durante los primeros años, obedeció más a diferenciasde cuestiones de mando y de usufructo del poder que a causas ideológicas.La oligarquía anhelaba un régimen fuerte, pero en manos de un miembro 41
  42. 42. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano de su grupo y no de un advenedizo como Trujillo. Oportuno es señalar, en tal sentido, que la mayor parte de las críticas hechas a su régimen en los primeros momentos, se basaban más bien en la procedencia social de Trujillo y no en su pasado inmediato que permitía identificarlo como un gendarme brutal al servicio de los interventores norteamericanos. Esta unidad ideológica del nuevo régimen con los ideales de los conser- vadores, que veremos con mayores detalles más adelante, explica a su vez, primero, la brevedad de la oposición de la oligarquía a Trujillo, y segundo, la masiva integración de este sector social, el cual, al cabo de poco tiempo, asumió las principales funciones públicas, llenando con su prestigio social los altos cargos burocráticos. -II- La República Dominicana, en la interpretación de los ideólogos de Tru- jillo, no estaba adecuada a la forma civilizada de vida democrática. Por ello “los métodos de disciplina, si se quiere exagerados, son imprescindibles en el vivir de los dominicanos” (Peña Battle, “Política de Trujillo”, Pág. 86, Co- lección Trujillo, Sto. Dgo. 1944). De ahí la necesidad de un régimen fuerte, que imponga orden. “La democracia dominicana”, –en consecuencia– “debe ser una demo- cracia suigéneris. Y ello así, porque la democracia, como la entienden y la ejecutan algunos países, es lujo que no podemos gastarnos nosotros” (J. Balaguer, “El pensamiento vivo de Trujillo”. Pág. 4, Col. Trujillo, 1944). Todo nuevo sistema ideológico aparece luego de un largo período de ges- tación, y su final consolidación obedece a profundos virajes históricos. En pocas palabras, es la consecuencia natural del surgimiento paulatino de fuerzas emergentes en el orden económico, social y político en la palestra de la historia que un día irrumpen en forma explosiva, casi siempre violen- ta. Por tales motivos, puesto que el advenimiento de Trujillo no significó ningún cambio en el orden económico-social del país, el sistema teórico que le sirvió de base registró la continuidad de las viejas elaboraciones del pensamiento de la oligarquía dominicana.42
  43. 43. Por esa razón la visión de la historia nacional elaborada por los principa-les pensadores de este reducido, pero influyente grupo de intelectuales queacompañó a Trujillo a partir de 1930, al igual y como ya habían expresadootros pensadores de la oligarquía, la dominicana refleja ser una historiaazarosa y maldita. Con anterioridad al establecimiento del gobierno de Trujillo, sostieneFabio A. Mota: “Solo se nos vio apandillados para cohibir tentativas no-bles, o para menoscabar bien reputados merecimientos personales, o paraderruir todo cuanto erigió la nobleza. Todo el mundo sabe aquí que de esasaña no escaparon ni siquiera los creadores de la patria, cuya gloria hemospuesto públicamente en tela de juicio”. El propio Trujillo, en uno de sus discursos (escrito por uno de sus inte-lectuales), explica en estos términos la vida del país en los últimos años: “Durante más de medio siglo, nuestro pueblo vio detenerse para él lamarcha del progreso. Varias generaciones de dominicanos no conocieronsino el estupor de su inútil sacrificio, y el resultado se tradujo en una des-confianza general que hacía imposible todo esfuerzo de rehabilitación. Laimposibilidad de gobernar no era, pues, un problema material susceptiblede ser abordado con medidas exteriores, sino que tenía el carácter de unaprofunda dolencia moral que afectaba la psicología de nuestro pueblo. Y nofue sino en estas circunstancias como hube de asumir el poder, por primeravez, en agosto de 1930”. En tales circunstancias, lo que llamó más poderosamente mi atenciónfueron las inexplicables disensiones que dividían a la familia nacional. Ladesconfianza y la duda habían hecho de nuestro pueblo un complejo labe-rinto de pasiones sobre el cual resplandecía, a veces, la luz de una espe-ranza que apagaba de continuo el torbellino de las más desmedidas y mástorpes ambiciones” (Trujillo. “Discurso en 1938: Joaquín Balaguer, en elpensamiento vivo de Trujillo”, Pág. 89, Colección Trujillo, 1944). Fue esa visión catastrófica sobre la historia dominicana la que permitióconstruir el gobierno de “mano dura” de Trujillo justificado, además, conargumentos providenciales. Por ese motivo para los intelectuales de ese 43
  44. 44. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano régimen, la historia dominicana se divide en antes y después de 1930; es decir, antes y después del “Jefe”. Sólo a partir de esta última fecha, “esto es, después de cuatrocientos treinta y ocho años del Descubrimiento –expresa Balaguer–, es cuando el pueblo dominicano deja de ser asistido exclusi- vamente por Dios para serlo igualmente por una mano que parece tocada desde un principio de una especie de predestinación divina: la mano provi- dencial de Trujillo” (15). (“Dios y Trujillo”. Discurso de Balaguer. Abelardo R. Nanita. Biografía de Trujillo. Pág. 58, S. D. 1950). Y en ese mismo orden, Peña Batlle sostiene: “En la personalidad de Tru- jillo y en el sentido de su obra hay la acumulación de fuerzas trascendenta- les, casi cósmicas, destinadas a satisfacer mandatos ineluctables de la con- ciencia nacional”. “Trujillo –continúa el citado autor– nació para cumplir un destino inminente, imponderable, fuera de toda previsión sentimental”. (Abelardo R. Nanita. “Biografía de Trujillo”, Pág. 59, S. D. 1950). Trujillo, en consecuencia, aparece en la concepción de los ideólogos de su régimen, como el padre, el guía, el Mesías salvador de su pueblo; un nuevo “Jesús”, pero con uniforme de gendarme. Anteriormente, refiere el mismo Peña Batlle, “el país vivió porque la mano de la Providencia lo sos- tuvo en medio de su catástrofe y porque esa mano invisible parece velar misteriosamente sobre su suerte azarosa”. Pero ahora –continúa nuestro citado autor–, “es cuando por primera vez interviene una voluntad, ague- rrida, enérgica, que secunda la marcha de la República hacia la plenitud de su destino, la acción tutelar y bienhechora de Trujillo” (Peña Batlle, “Política de Trujillo”, Pág. 96. Col. Trujillo. 1944). Con tales concepciones a cuestas, todos los mecanismos de propaganda del Estado fueron utilizados sistemáticamente por los intelectuales de la dictadura para enchufar en la mente de todo el pueblo esta visión casi teo- crática sobre el nuevo tirano y su dictadura. Debemos señalar que el régimen puso marcado énfasis en introducir tales ideas en la educación nacional. Para tales fines fueron elaborados manuales oficiales de historia y de educación cívica para la enseñanza nacional en sus tres niveles. En uno de estos manuales, el más difundido, aparecen estos criterios dirigidos a caracterizar a los opositores:44
  45. 45. “Deben ver en cada revolucionario un enemigo de tu vida y de tus bienes”. “Si por tu casa pasa un hombre que quiere alterar el orden, hazlo preso:es el peor de los malhechores. El criminal está en la cárcel, ha matado a unhombre o se ha robado alguna cosa. El revolucionario quiere matar a todoslos que pueda y cogerse todo lo que encuentra, lo tuyo y lo de tus vecinos;ese es tu peor enemigo”. Este decálogo llegó, incluso, a ser usado en lasescuelas primarias como material obligatorio de lectura. -III- El aparato ideológico de Trujillo, forjado en gran parte, como hemosexpresado, con viejas elaboraciones de la intelectualidad de la oligarquíanacional, no permaneció estático. Si bien determinadas ideas nunca fueronmodificadas, como la del culto a su personalidad y el providencialismo, al-gunas situaciones políticas externas influyeron en varias oportunidades,contribuyendo a modificaciones de matices. Por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial, los primeros avan-ces de las fuerzas alemanas hicieron pensar a muchos de los ideólogos dela dictadura en la posibilidad del triunfo del fascismo. Por esta razón losintelectuales trujillistas trataron de adecuar su sistema ideológico a estarealidad; naturalmente, sin olvidar principios básicos que tenían comoepicentro la exaltación forzosa de la personalidad de Trujillo. Se inicia asíel período fascistoides de la ideología trujillista. El jefe entonces devieneen “doctrinario del neosocialismo dominicanista”, al decir de Fabio Mota,uno de los primeros ideólogos del extraño fascismo dominicano (Prensa yTribuna, pág. 122). En “sus elocuentes discursos –declara Mota refiriéndosea Trujillo– que son la historia de esta luminosa reconstrucción, se encuen-tran los principios básicos de esta orientación”, en los cuales se presenta laciencia del gobierno en tres aspectos urgentes: “Política de Estructuración de la Entidad Pueblo” “Política de Educación Cooperativista” “Política de Profilaxis Social y de Eugenesia”. Pero tales criterios constituyen más bien un escamoteo teórico frente 45
  46. 46. Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano a la posibilidad del triunfo del fascismo en aquella guerra. En tal virtud dada la prontitud con que pasaron estas quimeras, cuando el avance de la fuerza alemana comienza a ser frenado en Europa y África a partir de 1941 por los aliados encabezados en aquellas regiones por Inglaterra y Estados Unidos, Peña Batlle, “el más sagaz y decidido interprete de las ideas políti- cas de Trujillo”, según lo calificó Rodríguez Demorizi, en lo que parece ser un llamado al orden, oportunamente recuerda a todos sus compañeros, y naturalmente a Trujillo, que: “La suerte de nuestra nacionalidad está fatal e indisolublemente ligada a la de nuestra vecina del norte; los caminos de su éxito son los del nuestro, las rutas de su caída han de ser también la de la nuestra”. El mismo fenómeno de adecuación ideológica según las conveniencias ocu- rrió años después, al final del mismo conflicto bélico. En este momento, la decisiva participación de la Unión Soviética dio pie, no solo a una seudolibe- ración momentánea del régimen, sino a su vez permitió otras modificaciones ideológicas, pero en dirección totalmente opuesta. En esta ocasión, el propio Trujillo en discurso escrito al parecer por el propio Peña Batlle, se encargó de introducirlas: “Nuestro país ofrece hoy una de las más avanzadas legislaciones de América, que ensancha sus proyecciones en lo social hacia principios socia- lizantes”. (J. Almoina. Yo fui Secretario de Trujillo. Pág. 142). Y más adelante, en 1946, cuando por primera vez se organiza un partido de tendencia comunista, al ver el ímpetu que va tomando la ola opositora, el “Jefe” declara: “Es bueno que repitamos el pensamiento de uno de los más eminentes tratadistas del socialismo moderno. El ideal del socialismo es grandioso y noble y yo estoy convencido de que su realización es posible; pero ese tipo de sociedad no puede fabricarse; tiene que crecer. La sociedad es un orga- nismo, no una máquina. Me parece, señores, que la República ha entrado en un alto clima de civilidad y que a lo largo de mi gobierno he demostrado que no solo sé desear, sino lograr que mi pueblo sea plenamente feliz. Em- pero yo columbro ya las doradas luces del porvenir. Hacia él he dirigido a la Nación Dominicana” (Almoina, obra citada. Pág. 302). Pero esas poses progresistas fueron abandonadas inmediatamente. Es- tados Unidos decretó en 1947 el inicio de la “Guerra Fría”, momento en que46
  47. 47. el régimen retornó a su política anticomunista y terrorista con el inmediatoapresamiento y asesinato de los principales líderes de las organizacionesJuventud Democrática y el Partido Socialista Popular. De la bárbara cam-paña de aquellos día apenas una docena de los dirigentes comunistas logróescapar y salvar la vida mediante el asilamiento en varias embajadas lati-noamericanas. Sin embargo, en 1960, ya casi en el ocaso de la dictadura a causa delbrusco cambio registrado en la política exterior norteamericana, y en con-secuencia, del retiro del apoyo de Estados Unidos a Trujillo, a causa deltremendo impacto que originó en todo el continente la llegada al poder deFidel Castro y su Revolución Cubana, hechos que determinaron localmen-te el crecimiento de la oposición en el seno de la juventud y de la jugadamaestra de la Iglesia reclamándole al gobierno respeto a los derechos hu-manos, el dictador intentó de nuevo retornar a la mascarada “progresistay socialista”, tratando, incluso, de establecer relaciones diplomáticas conla Unión Soviética y creando aquí una emisora de radio “fidelista”, RadioCaribe, un pequeño grupo parlamentario izquierdista e iniciando con susmedios informativos una campaña terrible contra sus antiguos protecto-res: los norteamericanos y El Vaticano. -IV- Dentro del marco ideológico de la dictadura, podemos encontrar otrosaspectos no inherentes exclusivamente a su sistema particular de gobiernoy que expresan de manera más pura la continuidad del sistema general decreencias de la oligarquía dominicana en nuestra sociedad. La continua vigencia de tales ideas en el seno del pueblo, reiteramos, hasido la consecuencia de la sistemática campaña de tergiversación de la his-toria del país, proceso que se origina en la primera mitad del siglo XIX. Los aspectos ideológicos de la dictadura, que quiero resaltar ahora, es-tán estrechamente vinculados entre sí y son los siguientes: 1.- La exaltación de la cultura hispánica y todo lo español en la formaciónde la nación dominicana. 47

×