Vídeo sobre la exposición
Mapping Madrid, IED Madrid
¡Pincha en la imagen y disfruta del vídeo!
E                                                                                                T
            l Istituto ...
1. Ciudades líquidas. Madrid y Transurbancia de Tete Álvarez   3. Ciudades líquidas. Madrid de Tete Álvarez
Foto: Tete Álv...
¿Para qué un mapa?
                                                                                                       ...
dedo diferentes puntos en el horizonte, asignan-      de su aldea ya tenía utopías: en su cabeza dor-       dos por meros ...
Why a Map?                                                                                                       I. It all...
ing the plain, he pointed his finger at different     it. In other words, maps are as old as Utopias.      cess, the instr...
22   Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09   Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09   23
3. Salida
1. Mala noche               Carlos López Mariña
Zlaten del Castillo López




2. VS                       4. Ent...
Objetividad y representación
Cartografías de la realidad
                                                                 ...
ciones de carácter temporal condenadas a         propio espacio físico. Ante este hecho, cabe      mapas desata potenciali...
rencia a los que poder aferrarnos con seguri-      en la confluencia de puntos de vista se pue-       esta forma es capaz ...
Asimismo, la visualización de las piezas fo-    teorías comunicacionales en red de Manuel          en aspectos de mercado ...
solo literalmente, sino sobre todo gracias a que surbancia se convierte en un crisol de fotogra-     ver la península de l...
Cartographies of Reality                                                                                  Objectivity and ...
processuality itself, as a representation phe- out a doubt, expand beyond the physical space           And how is this pro...
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
CATÁLOGO DE MAPPING MADRID
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

CATÁLOGO DE MAPPING MADRID

985 views
871 views

Published on

Mapping Madrid registra el proceso colectivo online iniciado por Javier Maseda donde se cartografía PHotoEspaña 09 y Madrid a través de la participación ciudadana. También muestra la instalación interactiva en el Palacio de Altamira junto a las obras de Tete Álvarez y los textos de Pablo Jarauta y Pedro Medina, que ahondan en el proceso de construcción de un mapa y del trasfondo subjetivo implícito en el mismo.

Published in: Design, Education, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
985
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

CATÁLOGO DE MAPPING MADRID

  1. 1. Vídeo sobre la exposición Mapping Madrid, IED Madrid ¡Pincha en la imagen y disfruta del vídeo!
  2. 2. E T l Istituto Europeo di Design celebra con Mapping Madrid su participación en he Istituto Europeo di Design has taken part in PhotoEspaña for the third consecutive PHotoEspaña por tercer año consecutivo. De esta forma, junto a otras actividades year, with Mapping Madrid. In this way, along with other activities, such as La mirada como La mirada mágica, confirma y refuerza su apuesta por las artes visuales y mágica [The Magical Gaze], it confirmed and strengthened its commitment to the muy especialmente por la fotografía –máxime en este año académico en el que nuestro visual arts and more especially to photography –particularly in this academic year, which saw curso de fotografía ha iniciado su andadura–, puesto que este medio es, sin duda, uno de the beginning of our photography course–, given that this medium is, undoubtedly, one of los modos privilegiados de comunicación en el mundo contemporáneo, dominado clara- the principal means of communication in the modern world, which is clearly dominated by mente por la imagen como forma más poderosa de construir los relatos de nuestros días. the image as the most powerful way of constructing the stories of our times. Si el primer año dentro de PHotoEspaña la exposición de Alberto Corazón permitió que The first year in which PHotoEspaña took place, the exhibition of the work by Alberto nos acercásemos a piezas míticas de la Transición política de la España democrática, al Corazón allowed us to get nearer to mythical pieces from the political transition of demo- tiempo que permitía observar el paso de conductas conceptuales a procesos editoriales cratic Spain, while also enabling us to observe the change from conceptual behaviours to que hoy día son corrientes; el año pasado se vio confirmada esa necesidad de reivindicar editorial processes which are common today. Last year, on the other hand, saw the confirma- una tradición del diseño, las artes y la comunicación a través de una muestra que contó tion of the need to claim a tradition in design, the arts and communication by way of an ex- con protagonistas tan conocidos como Nobuyoshi Araki, Joseph Beuys, Daniele Buetti, hibition featuring such well-known artists as Nobuyoshi Araki, Joseph Beuys, Daniele Buetti, Cabello/Carceller, Alfredo Jaar, Thomas Ruff, Montserrat Soto o Erwin Wurm. Cabello/Carceller, Alfredo Jaar, Thomas Ruff, Montserrat Soto and Erwin Wurm. En 2009 el IED ha querido dar un paso más, en sintonía con la propia evolución de la insti- In 2009 the IED wanted to go a step further, in harmony with the evolution of the institution tución, tras consolidar un programa cultural continuo y concebir su propuesta didáctica y itself, following the consolidation of a continuous cultural programme, and planned its di- cultural como un gran laboratorio, que crece gracias a la aportación de todos aquellos que dactic and cultural proposal as a great laboratory, which would grow thanks to the contribu- demuestran su pasión por la creatividad. El Palacio de Altamira e IED Master se ofrecen, tion of all those who could demonstrate their passion for creativity. The Palacio de Altamira pues, como puntos de encuentro y qué mejor manera de demostrarlo que idear un proyec- and IED Master are therefore acting as meeting points, and what better way to demonstrate to que reflexiona sobre el propio festival en el que se encuentra la exposición, invitando a this than by devising a project that reflects on the very festival in which the exhibition is on ofrecer distintos puntos de vista sobre el mismo. display, welcoming different points of view on the subject. En este caso, gracias a Mapping Madrid se activa un proceso cuyo mayor interés reside In this case, thanks to Mapping Madrid, we activated a process whose greatest interest lay precise- precisamente en la colaboración de todas aquellas personas que han decidido participar ly in the collaboration of all those who had decided to take part in a common project. As a whole, en un proyecto común. En su conjunto, el resultado ha sido muy satisfactorio, puesto que the result was very satisfactory, given that it has permitted an examination of the ways of repre- ha permitido reflexionar sobre formas de representación del mundo, como es el mapa, senting the world, such as the map, in order to discover the subjectivities which lie behind them para descubrir las subjetividades que hay detrás de todas ellas, pero sobre todo, las distin- all, but above all, of the different perspectives that exist to make the place where we live visible. tas perspectivas que existen para hacer visible el lugar donde vivimos. And all this has been possible thanks to a firm and appropriate commitment to the new Y todo ello ha sido posible gracias a una fuerte y pertinente apuesta por nuevos medios y media and formats, which enable us to promote one of the key features of the IED: whoever formatos, que permiten potenciar una característica clave del IED: quien está dentro de él comes across the show should not be a mere spectator, but an active part of what is happen- no debe ser un mero espectador, sino una parte activa de lo que ocurre en su interior. Así, ing. In this way, a project takes shape, which has managed, with today’s resources, to con- cobra forma un proyecto que ha logrado construir con medios actuales una nueva visión struct a new vision of what it means to make a map, in this case, of the city which has been de lo que significa hacer un mapa, en este caso de la ciudad que acoge al IED desde hace home to the IED for fifteen years, and from which it is possible to offer other ways of learning quince años y desde la que es posible ofrecer otras formas de conocer la cultura del proyecto. about the culture of the project. Riccardo Marzullo Riccardo Marzullo Director del IED Madrid Director of the IED Madrid 10 11
  3. 3. 1. Ciudades líquidas. Madrid y Transurbancia de Tete Álvarez 3. Ciudades líquidas. Madrid de Tete Álvarez Foto: Tete Álvarez Foto: Marta Orozco 2. Transurbancia de Tete Álvarez 4. Ciudades líquidas. Madrid de Tete Álvarez Foto: Marta Orozco Foto: Marta Orozco
  4. 4. ¿Para qué un mapa? I. Todo empezó el día en que un hombre decidió observar los alrededores. Empeñado en recono- cer su entorno más inmediato, este observador Pablo Jarauta antediluviano escogió un punto elevado y co- menzó a girar sobre sí mismo. En primer lugar, divisó los cobertizos de su aldea. Luego, el huer- to, con sus hortalizas y sus endebles frutales. Más allá, pudo ver el río, y un poco más lejos, las robustas cabezas del ganado. Siguió el obser- vador con los ojos bien abiertos hasta que topó con una gran montaña. Cegado por esta impo- nente imagen, decidió dar el día por terminado. A la mañana siguiente, el observador regresó al punto elevado y reinició el examen visual de sus alrededores. Primero, contempló a los niños de la aldea corriendo desbocados tras un conejo. Después, una charca plagada de ranas. Se abrió entonces ante sus ojos una llanura que no tenía fin. El observador se sorprendió: una delgada línea unía el cielo con la tierra, impidiéndole ver más allá. Había dado con el horizonte. Ex- trañado, regresó a la aldea, encendió un fuego y reflexionó durante horas. Había identificado todos los elementos de su entorno, pero aquella reverberada línea le ocultaba las cosas más leja- nas. El observador había encontrado el límite de su visión: al igual que una montaña, el horizonte también velaba su mirada. En el intento por formarse una imagen del mun- do, el observador había descubierto que sus al- rededores abundaban en misterios y enigmas, que existían límites y zonas incógnitas. Los elementos de su entorno no bastaban para re- “El mapa ha entrado en la época de la sospecha, ha perdido su presentar el mundo en el que vivía, hacían falta inocencia. Ya no podemos, hoy en día, contemplar una historia de la nuevos lugares regidos por nuevas lógicas. De cartografía sin una dimensión antropológica, atenta a la especificidad tal modo, el observador decidió que si bien no de los contextos culturales, y teórica, que refleje la naturaleza misma podía ver más allá del horizonte, sí que podía del objeto, sus poderes intelectuales e imaginarios” nombrarlo. Regresó nuevamente al punto eleva- (Christian Jacob, L’Empire des cartes,) do y de frente a la llanura fue señalando con el 14 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 15
  5. 5. dedo diferentes puntos en el horizonte, asignan- de su aldea ya tenía utopías: en su cabeza dor- dos por meros nombres de lugares inexisten- damente por todo el orbe, podría parecer que do un nombre a cada uno de ellos. Estos nom- mían despiertos incontables nombres que seña- tes, por mares sin orillas, por objetos y seres los mapas han perdido su componente utópico bres señalaban lugares que no existían pero que laban la existencia de lugares imaginarios. Mien- prodigiosos… incluso por una proyección de entregándose enteramente a una lógica de la explicaban el entorno del observador: paraísos, tras dibujaba frágiles diagramas de las murallas nosotros mismos. Estos elementos tan propios objetividad, que los mapas solo sirven para avernos, islas, dioses, monstruos, abismos... que de su ciudad, de sus ríos y sus campos, el mundo de la utopía como de la cartografía hacen del orientarnos, para desplazarnos sin riesgos de daban cuenta del curso de los ríos, de los ciclos se llenó de nombres que anunciaban por doquier mapa un proyecto sobre el mundo. No se trata un lugar a otro, para encontrar una calle, una del día y la noche, de la relación con la naturale- lugares de luces y sombras. Estos nombres no ya de representar fielmente un territorio, sino tienda o un hospital. za, del origen y el destino. El observador había tardaron en saltar del lenguaje al mapa, pues se de cómo queremos que sea. En el mapa se ci- completado su imagen del mundo: a los ele- habían consolidado como piezas fundamentales tan ciencia y literatura, observación e imagina- “Los mapas son un reflejo mentos de su entorno había sumado una inter- en el proceso de la elaboración de una imago ción, se dan por igual distintos procedimientos de la cultura que los ha minable lista de nombres, de lugares inexisten- mundi. Las utopías, esa construcción del afuera que lo encaminan hacia una voluntad de com- realizado, en ellos pueden tes que terminaron por configurar sus creencias, cartográfico, forman parte del mundo tanto como pletar el gran mosaico del mundo, de compren- encontrarse, aunque sea sus costumbres, su relación con el mundo. la tierra y el mar. Recordemos brevemente lo que der nuestras formas de vida, de aprender a re- de la Atlántida nos cuenta Platón: “Hubo terribles lacionarnos con la alteridad a partir de nuestro en los espacios en blanco, II. Esta pequeña historia sobre cómo un obser- temblores de tierra y cataclismos. Durante un día entorno. En un mapa la representación se torna en sus silencios, los vador cualquiera construyó su mapa del mun- y una noche horribles, todo nuestro ejército fue proyecto, va más allá del objeto y se sumerge diferentes proyectos de do esconde un esquema que podría sernos de tragado de golpe por la Tierra, y del mismo modo en la inmensidad de la superficie terrestre, en cada época” gran utilidad a la hora de comprender el papel la Atlántida se abismó en el mar y desapareció. la curva sin fin del horizonte, en lo inagotable que juegan las producciones cartográficas hoy He ahí por qué todavía hoy ese mar de allí es difí- de nuestros sueños. Recordando de nuevo las Sin embargo, es precisamente este exceso de en día. Se trata de un esquema muy simple que cil e inexplorable, debido a sus fondos limosos y palabras de C. Jacob, la condición necesaria precisión y objetividad de nuestros días el que ha estado presente a lo largo de toda la his- muy bajos que la isla, al hundirse, ha dejado” (Ti- para el nacimiento de la cartografía no es tanto nos exige un retorno a los inicios de la carto- toria de la cartografía y que atiende al hecho meo 24c-25a). Las utopías construyen el mundo, la convicción de su materialidad, sino la con- grafía, a nuestro observador, a los tiempos en de habitar una esfera y a la imposibilidad de se hunden dejando fondos limosos, huella geoló- vicción de la posibilidad de su materialización. los que poco o nada se conocía, al momento una imagen total y directa de nuestro mundo. gica de un lugar inexistente. Los mapas nacieron como proyecto, nacieron utópico de la construcción del mundo. Como Ciertamente, el hecho de habitar una superfi- como el lugar natural de las utopías, pues éstas señalara en su día John B. Harley, la cartogra- cie curva privó a nuestro observador de una “Observar los alrededores, solamente existen en su representación. fía raras veces es lo que los cartógrafos dicen imagen de su mundo, esférico e inaprensible. Para salvar esta dificultad y ante la necesidad construir el afuera: he ahí V. Ahora bien, podríamos pensar que actual- que es. Los mapas no son objetivos, precisos o neutrales, esconden poderes intelectuales e de una imagen total que explicara el funciona- el fundamento de todo mente estas historias han quedado desfasadas imaginarios que los sitúan como una valiosa miento de su entorno y, en definitiva, de todo mapa, sus entrañas, por una pretensión cartográfica encaminada producción cultural. Los mapas son un reflejo el universo, el observador tuvo que construir su razón última” hacia la objetividad, la precisión o la neutrali- de la cultura que los ha realizado, en ellos pue- la imagen que quedaba más allá del horizonte, dad, que ya no queda sitio en este mundo para den encontrarse, aunque sea en los espacios en la primera frontera. Observar los alrededores, IV. En este sentido, la construcción del afue- las utopías, pues no hay rincón de la Tierra que blanco, en sus silencios, los diferentes proyec- construir el afuera: he ahí el fundamento de ra transforma por completo la naturaleza de no haya sido descubierto, clasificado o explo- tos de cada época. Hoy en día nos vemos ante todo mapa, sus entrañas, su razón última. la producción cartográfica. En este esquema tado. Vivimos en un mundo conocido, hemos la imperiosa necesidad de crear nuevos pro- o proceso los instrumentos necesarios para el dispuesto en el cielo ojos electrónicos que es- yectos sobre el mundo, nuevas representacio- III. Podría decirse que la tarea de representar el establecimiento de una imagen del mundo no crutan el territorio, que nos localizan, que ha- nes que den cuenta de las fracturas existentes espacio es tan antigua como la de imaginarlo. En coinciden con los utilizados en la representa- cen de la representación del mundo un asunto en este mundo pretendidamente homogéneo. otras palabras, los mapas son tan antiguos como ción de nuestro entorno. La escala, los cálculos, aséptico, casi funcional. Ahora que lo conoce- En esta dirección, los mapas seguirán siendo las utopías. El primer hombre que trazó un dibujo el cartabón o el cuadrante quedan ensombreci- mos todo, que podemos viajar rápida y cómo- el mejor lugar para nuestras utopías. 16 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 17
  6. 6. Why a Map? I. It all began the day man decided to observe his surroundings. Determined to recognise his Pablo Jarauta most immediate environment, this antediluvian observer chose an elevated place and began to turn around. Initially, he saw the huts in his vil- lage. Then he saw the vegetable plot, with its feeble fruit trees. In the distance he could see the river, and, a bit further, the robust heads of cattle. The observer kept his eyes open and continued to look into the far-off distance, where he could see a huge mountain. Unable to see beyond this overwhelming view, he decided to stop for the day. On the next morning, the observer returned to the elevated spot and continued to examine his surroundings. First, he contemplated the children in the village, running excitedly after a rabbit. Next, he noticed a pond full of frogs, and it was at this point that an endless plain opened up before his eyes. The observer was surprised: a thin line connected the sky and the earth, mak- ing it impossible for him to see beyond it. He had found the horizon. Puzzled, he returned to the village, lit a fire, and thought about it for hours. He had identified all of the elements in his surroundings, but that shimmering line con- cealed the most distant things. The observer had found the limits of his vision: like a moun- tain, the horizon veiled his gaze. In his attempt to build an image of the world, the observer had discovered that his surroundings were full of mysteries and enigmas, that there were limits and unknown areas. The elements “The map has entered a phase of suspicion; it has lost its innocence. around him were not enough to represent the Today, we can no longer contemplate a history of cartography without world in which he lived; it was necessary to taking into account its anthropological dimension, subject to its find new places ruled by new propositions. So specific cultural contexts, and its theoretical dimension, which reflects the observer decided that, whilst he could not the nature of the object itself, its intellectual and imaginary powers” see beyond the horizon, he could at least name (Christian Jacob, L’Empire des cartes) it. He returned to the elevated place and, fac- 18 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 19
  7. 7. ing the plain, he pointed his finger at different it. In other words, maps are as old as Utopias. cess, the instruments needed for the creation of representation of the world an aseptic, almost parts of the horizon, giving each a name. These The first man to draw his village was display- a view of the world do not coincide with those functional, task. Now that we know everything, names referred to places that did not exist but ing Utopian behaviour: in his mind countless used to represent our surroundings. The scale, and that we can travel easily and comfortably which explained the observer’s surroundings: names that pointed at the existence of imagi- the calculations, the triangle and the quad- all over the world, it would seem that maps paradises, underworlds, islands, gods, mon- nary places lay in slumber. As he drew fragile rant are overshadowed by names of inexistent have lost their Utopian component, giving sters, abysses..., all of which revealed the course diagrams of his village’s walls, of its rivers and places, by shoreless seas, by prodigious beings themselves over entirely to a logic of objectiv- of the rivers, the day and night cycle, the rela- fields, the world was filled with names which and objects … even by a projection of ourselves. ity; that maps only serve to show us the way, to tionship with nature, and its origin and destiny. heralded places of light and shadow. These These elements, as representative of Utopia furnish us with safe directions from one place The observer had completed his picture of the names soon went beyond language to the map, as of cartography, render the map a project on to another, to find a street, a shop or a hospital. world: to each element of his surroundings he becoming essential pieces in the creation of the world. It is no longer a case of faithfully had attached an endless list of names, of non- an imago mundi. Utopia, that building of the representing a territory, but of thinking about “Maps are the reflection existent places which eventually defined his beliefs, his customs and his relationship with cartographic outside, is as much a part of the earth as the land and the sea. Let us briefly re- what we want it be like. In the map, science and literature, observation and imagination, come of the culture which the world. member what Plato told us about Atlantis: “But together; it pools together a range of proce- produces them, and afterwards there occurred violent earthquakes dures that lead it toward a desire to complete show, even in their II. This tale, about how a random observer built his own map of the world, conceals a pattern and floods; and in a single day and night of misfortune all your warlike men in a body sank the great mosaic of the world, of understanding our forms of life, of learning how to relate with blank spaces, in their that could be very useful to us in our attempt into the earth, and the island of Atlantis in like the otherness of our surroundings. In a map, silences, the various to understand the role played by cartographic manner disappeared in the depths of the sea. representation turns into project; it goes be- projects of each time” productions today. It is a very simple pattern For which reason the sea in those parts is im- yond the object and sinks into the immensity of which has existed since the early days of car- passable and impenetrable, because there is a the surface of the earth, into the endless curve However, it is not precisely our time’s excess tography, and which is connected to the fact shoal of mud in the way; and this was caused of the horizon, into our inexhaustible dreams. of precision and objectivity that demands a of inhabiting a sphere, and the impossibil- by the subsidence of the island” (Timaeus 24c- Returning again to the words of C. Jacob, the return to the early days of cartography, to our ity of obtaining a total and direct view of our 25a). The world is built on Utopias, which sink, necessary condition for the birth of cartogra- observer, to the time when little or nothing was world. Undoubtedly, the fact that our observer leaving limestone beds, the geological trace of phy was not so much the certainty of its mate- known to the Utopian moment when the world lived on a curved surface prevented him from an inexistent place. riality, but the certainty of the possibility of its was constructed. As John B. Harley pointed obtaining a complete view of his world; its materialisation. Maps emerged as a project, as out, cartography is rarely what cartographers spherical nature made it impossible to grasp. “To observe his the natural place for Utopias, as these only exist say it is. Maps are not precise and neutral ob- To overcome this difficulty, and, in the face of in their representation. jectives: they hide intellectual and imaginary a need for a total view which could explain the surroundings, to build powers which lend them the status of valuable workings of his surroundings, of the universe, the outsider world: here V. We could think that, nowadays, these stories cultural products. Maps are the reflection of ultimately, the observer had to build the image lie the foundations of have been rendered obsolete by a cartographic the culture which produces them, and show, which lay beyond the horizon, the first frontier. desire which aims for objectivity, precision and even in their blank spaces, in their silences, the To observe his surroundings, to build the out- any map, its core, its neutrality; or that there is no space left for Uto- various projects of each time. Today, we find side world: here lie the foundations of any map, ultimate raison d’être” pias in this world, as there is no corner of the ourselves facing a pressing need to create new its core, its ultimate raison d’être. Earth which has not been discovered, classified projects about the world, new representations IV. In this sense, the building of the outside and exploited. We live in a known world; we which reflect the fractures of our supposedly III. It could be said that the task of represent- completely transforms the nature of carto- have dotted the sky with electronic eyes that homogeneous world. In this sense, maps will ing space is as old as the task of imagining graphical production. In this pattern of pro- scrutinise the land, locating us, rendering the continue to be the best place for our Utopias. 20 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 21
  8. 8. 22 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 23
  9. 9. 3. Salida 1. Mala noche Carlos López Mariña Zlaten del Castillo López 2. VS 4. Entrada Javier Ramos Carlos López Mariña
  10. 10. Objetividad y representación Cartografías de la realidad portamientos fotográficos”, procedentes de Realizar un mapa no ha sido históricamente prácticas artísticas alejadas del uso purista del una tarea neutra, siempre conlleva una mira- medio en las vanguardias artísticas –como es Mirada, fotografía y mapa da. Todo mapa ha surgido como consecuencia de una determinada ideología o bajo criterios el caso de Man Ray–, pero sobre todo en aque- llas manifestaciones conceptuales de los años Pedro Medina con frecuencia arbitrarios que condicionan sesenta, que suponían un paso más dentro de las formas de representar el mundo. esa polémica en torno al estatuto artístico de la fotografía latente prácticamente desde sus orí- En esta ocasión, el diseño de una cartografía genes, debido a su carácter no aurático, deriva- se liga a un medio: la fotografía, tan subjetiva do de su reproductibilidad, y de esa supuesta como cualquier otro lenguaje artístico, pero objetividad mayor que otros medios privilegia- que popularmente se identifica con un medio dos todavía por creencias de tipo romántico. que documenta el mundo como mayor obje- tividad que otros. Al hacerlo, pronto surge la Su uso documental para registrar obras de tradicional cuestión de fondo sobre la rela- arte efímeras, junto con las expresiones ción entre objetividad y realidad. conceptuales, transformó a la fotografía en un medio para la experimentación que daba Estas consideraciones aún lastran diagnós- lugar a nuevas formas y prácticas, así como ticos sobre un lenguaje que era emergente, a una reflexión sobre la misma fotografía y como aquellos maravillosos textos de Walter su rol respecto a la sociedad y el arte, con- Benjamin en los que reflexionaba sobre cómo virtiéndose en el camino para alzar la idea a duplicar el mundo, retratándolo con mayor la categoría de objeto, al tiempo que el lugar fidedignidad. Benjamin llegó a hablar de un idóneo para prácticas escenográficas nue- “museo imaginario” basado en la afirmación vas, aunque su principal papel seguía siendo de Godard a propósito de Le Carabiniers: “co- como medio. leccionar fotografías es coleccionar el mundo”. Sin embargo, los nuevos comportamientos Pero dejando de lado la relevante aparición artísticos han transformado esta función, pa- de una “nueva forma artística”, que procede sando a reflejar irónicamente el mundo o a de la crisis de los géneros artísticos tradicio- constatar “la irrealidad de la realidad” –como nales, y que encuentra precisamente en la afirmaba Kate Linker–. Obviamente, estas nue- fotografía un campo idóneo para desarrollar vas prácticas encuentran cabida en evidentes las potencialidades icónicas de la imagen, en revisiones del problema de la representación. el contexto de esta exposición se privilegia su dimensión como documento o archivo de Un muy breve balance de lo ocurrido desde el la realidad. asentamiento de la fotografía dentro del siste- “El mapa es abierto, es conectable en todas sus dimensiones, ma del arte a mediados de los ochenta, destaca La propuesta de Mapping Madrid enlazaría desmontable, reversible, susceptible de recibir constantemente principalmente la reivindicación “artística” de con posturas que fomentan la procesualidad modificaciones […] Haced mapas y no fotos ni dibujos” la fotografía documental y el asentimiento misma, como fenómeno de representación (Gilles Deleuze y Felix Guattari, Rizoma) de lo que podría denominarse “nuevos com- y como constancia de aquellas manifesta- 26 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 27
  11. 11. ciones de carácter temporal condenadas a propio espacio físico. Ante este hecho, cabe mapas desata potencialidades, rehace el terri- muestra suficientemente contrastada, no obs- desaparecer o que se conciben precisamente preguntarse ¿cómo representar entonces torio una y otra vez, cada vez con nuevas y tante, sí parece coincidir con buena parte de en su estar in progress. Es, pues, el lenguaje esta realidad? diferentes consecuencias”. reconocidos diagnósticos de nuestra época. fundamental y el instrumento que constata Remontándonos un poco en el tiempo, po- lo ocurrido. “Realizar un mapa no ¿Y cómo se produce esto hoy día? Quizás con dríamos hablar de la sentencia de Nietzsche ha sido históricamente los nuevos medios se pueda dar esa feliz co- en su paradigmático Der Fall Wagner, donde A la consustancial reproducción mecánica implícita en el propio concepto de fotogra- una tarea neutra, incidencia de mapa e imperio –diría Borges en el famoso relato sobre el Arte de la Carto- toda décadence literaria está caracterizada por una condición: “la vida ya no habita en el fía, lo que facilita la recepción masiva de la siempre conlleva una grafía–, de georrepresentación y cosmovisión todo”. Extraemos de Nietzsche y de todos sus obra y la democratización de su producción, mirada. Todo mapa podríamos decir nosotros. epígonos que la realidad se vuelve fragmen- ahora aparece la posibilidad de la utilización ha surgido como taria, constatando que no hay un valor central de nuevos medios, más proclives a la interac- ción y la creación de piezas colectivas, donde consecuencia de una Esta situación debería llevarnos a un posicio- namiento que impida que sucumbamos a la en la época que le dé sentido, como ocurría, por ejemplo, en la Edad Media, donde el dios la participación se vuelve algo natural en esa determinada ideología fascinación por la forma expresiva, estable- cristiano era medida de todas las cosas y el transformación del espectador en usuario, lo o bajo criterios con ciendo un mínimo análisis sobre el mundo en gótico o el románico eran las formas que ha- que aporta un enriquecedor poliperspectivis- frecuencia arbitrarios el que vivimos para preguntarnos ¿por qué cían visible una relación homogénea y unívo- mo. De esta forma, esa característica de ima- gen multiplicable adquiere ahora una dimen- que condicionan las acudimos a este tipo de representación?, ¿es pertinente para poder hablar sobre la expe- ca con el mundo. sión mayor, al mismo tiempo que se potencia formas de representar riencia de nuestra época? Parece coherente “La propuesta de una relación de pertenencia con la obra que el mundo” con los tiempos que corren alejarse de postu- Mapping Madrid tiene más que ver con la colaboración en el ras que adopten el autoritarismo que profesa proceso y la emoción activada en el mismo Jean Baudrillard parte precisamente de quien cree en una verdad y pensar más bien enlazaría con posturas que con la posesión física de la obra. la cartografía como paradigma de una re- en un mundo lábil, donde todo se vuelve po- que fomentan la ferencialidad perdida, llegando incluso a sibilidad y no necesidad. procesualidad misma, Por otro lado, nos encontramos con el mapa afirmar en Cultura y simulacro que “el terri- como fenómeno como un formato que también se percibe torio ya no precede al mapa ni le sobrevive. A pie de calle, enseguida aparecen términos ingenuamente como algo objetivo, pero que En adelante será el mapa el que preceda al coincidentes como “global, tecnificado, acele- de representación y –como aparece al inicio de este texto y sobre territorio –precisión de los simulacros– y el rado, injusto, en el que nada permanece, sin como constancia de todo en ¿Para qué un mapa? de Pablo Jarau- que lo engendre”. valores…”, aunque se puede resumir como un aquellas manifestaciones ta– conviene observar como otro medio más mundo marcado por la comunicación plane- de carácter temporal para contar una historia y hacer evidentes Al respecto, conviene recordar las matiza- taria, más que sin valores, en construcción formas de ver el mundo. ciones que realizaba André Corboz en El te- hacia otros nuevos (sostenibilidad, igualdad condenadas a rritorio como palimpsesto, al comparar dos de géneros y razas…) y, sobre todo, un mun- desaparecer” Al margen del relato construido por Pablo maneras de relacionarse con el territorio (la do que ha devenido moda, es decir, donde ni Jarauta, quisiera aportar un par de notas, contemplación del paisaje y el mapa): “El convicciones, ni instituciones, ni productos Por otro lado, partiendo del análisis de la ciu- sobre todo para establecer su relación con mapa se diferencia del territorio precisamen- están dados de una vez para siempre, siendo dad como la gran forma de rastrear la vida el ámbito de la ciudad, un contexto en el te a través de actos de selección. Como prác- el reino de lo efímero. –en la línea de Georg Simmel–, destaca un que se generan relaciones y donde se acu- tica creativa el mapa no reproduce sino que autor como Marshall Berman, quien constata mulan formas de habitar, pero que induda- descubre realidades previamente invisibles Este primer acercamiento al universo que nos que “todo lo sólido se desvanece en el aire”; blemente hoy debe ampliarse más allá del o inimaginables […] La construcción de los rodea no tiene valor de prueba, por no ser una por tanto, no hay certezas ni puntos de refe- 28 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 29
  12. 12. rencia a los que poder aferrarnos con seguri- en la confluencia de puntos de vista se pue- esta forma es capaz de configurar un paisaje de un proyecto que destaca por su carácter dad. La vida así ha ganado en incertidumbre, da encontrar un nuevo atractivo en el mundo diferente de nuestro entorno. participativo y, por tanto, por una autoría que pero también en posibilidad. gracias a la curiosidad. finalmente es colectiva. Mapping Madrid “Hay que desentrañar Éste es el panorama y, por tanto, habrá que ¿Qué significa, pues, representar hoy el El siguiente paso era convertir esta web en una maraña confusa atender al sistema de formas que determinan mundo? Mapping Madrid se concibió con una instalación en el Palacio de Altamira, es- de hechos cuya el proyecto para averiguar el conjunto de la intención de crear una nueva manera de tableciéndose como premisa que el visitan- ideas al que atañen, estudiando si lenguaje y generar un mapa, donde lo participativo se te se sintiera parte de la obra y no un mero complejidad creciente época se corresponden al ofrecer aquello que alza sobre lo impuesto como supuestamen- espectador de la misma. La instalación, rea- reclama diversos relatos debería ser su última finalidad: proporcionar te objetivo, entendiendo la fotografía como lizada junto a Jarl Einar Ottestad y Anders que hagan visibles las un espacio que habitar. un medio privilegiado y democrático para Restad, consiste en una proyección cenital rápidas metamorfosis acercarnos a nuestra realidad. Además, co- de la ciudad de Madrid sobre la que aparecen De vuelta una vez más sobre el lenguaje, po- bra también relevancia cierta idea de deriva, indicadores con los lugares que han sido foto- de nuestro tiempo” dríamos acudir a un término que reciente- como concepto de transición entre la geogra- grafiados. El visitante interactúa con esta pro- Pero para no extendernos en este punto, con- mente utilizó Juan A. Álvarez Reyes para una fía física de la urbe y una topología interior yección convertido en un ratón de ordenador cluiré con la sentencia de Zygmunt Bauman, exposición sobre animación contemporánea. e intersubjetiva, con el fin de hacer posibles humano, que activa el mapa de Madrid para quien ha enunciado, con extraordinaria for- Se trata de “fantasmagoría”, que no solo es nuevos espacios creativos. adentrarse en el mismo y acercarse entonces tuna mediática, que habitamos en un mundo el título de la primera pieza de animación a las fotografías presentes en la web. De esta caracterizado por una “modernidad líquida”. de la historia del cine, realizada en 1908 por La idea original y desarrollo se debe a Javier manera, el espectador no siente que esté fren- A través de varios textos ha definido el espa- Emil Cohl, probablemente inspirado por el Maseda, quien propuso un proyecto que te a la exposición, como si le fuera ajena, sino cio actual como una “sociedad de la incerti- fantasmagore Étienne Gaspar Robertson. La consistía en construir el mapa de PHotoEspaña y dentro de la misma, continuando así el carác- dumbre”, donde todo es “líquido”, inconsis- ilusión óptica avanzaba como espectáculo en de Madrid a través de la colaboración ciudadana ter participativo de la web. tente, evanescente, no hay tiempo ya para un París cuyo origen moderno describió Ben- en una web bajo el lema “Danos tu visión de que unas condiciones de vida y de acción jamin a través de las sugerentes luces de la PHotoEspaña 2009”, reflexionando así sobre lleguen a convertirse en costumbre, siendo metrópoli, sus pasajes, los flâneurs, la prensa, el evento y la ciudad que acogen la exposición. “Mapping Madrid la precariedad el signo de nuestro tiempo. la aparición de la fotografía… es decir, “fan- De esta forma, en www.mappingmadrid.com, se concibió con la Y ante esta realidad, Bauman aboga por un tasmagorías” –como las denominó Benjamin– web desarrollada por Blogestudio, se empieza espacio público global, donde se realice un que servían para sintetizar los imaginarios de a construir un escenario colectivo e in progress intención de crear análisis general de los problemas a escala la segunda mitad del siglo xix. con las imágenes tomadas por cualquier una nueva manera de mundial y donde se haga presente una res- persona, debiendo estar todas geolocalizadas, generar un mapa, donde ponsabilidad planetaria. Igual que entonces, ahora hay que desentra- es decir, el usuario que participa en la web sube lo participativo se ñar una maraña confusa de hechos cuya com- su fotografía y la dirección del lugar en el que La reconstrucción de esta historia permite plejidad creciente reclama diversos relatos ha sido tomada. alza sobre lo impuesto repensar algunos conceptos y uno que se que hagan visibles las rápidas metamorfosis como supuestamente vuelve necesario en este contexto es el de de nuestro tiempo. De esta forma, podríamos El resultado es una cartografía visible online objetivo, entendiendo la “habitar”, entendiendo por el mismo las con- considerar la imagen (fotográfica) definida en la que se pueden apreciar distintos puntos fotografía como un medio diciones en las que se desarrolla la vida coti- de vista sobre un mismo espacio, convirtien- diana y la acción colectiva construida simul- no por su permanencia sino por su condición de elemento en continua transformación, te- do Madrid en un collage de imágenes y accio- privilegiado y democrático táneamente por distintos ciudadanos. Ya no niendo muy en cuenta la superposición de nes. Pero lo principal es la relación entre mi- para acercarnos es posible un habitar armonioso, pero quizás planos y miradas, para preguntarnos si de rada y lugar fotografiado, construida a través a nuestra realidad” 30 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 31
  13. 13. Asimismo, la visualización de las piezas fo- teorías comunicacionales en red de Manuel en aspectos de mercado de la obra de arte, des líquidas. Madrid amplían el mapa a una tográficas sobre el mapa viene completada Castells a esa vuelta a lo ciudadano aunque como puede ser actualmente el grupo sueco dimensión que envuelve al espectador. Esta por otra proyección. En ella se pueden con- entendido como ciberespacio, es decir, un ám- Pirate Bay, pasando evidentemente por otras fragmentación y cambio de escala procede templar las fotos de forma más inmediata bito metaurbano universalizado, tal y como lo en las que se atienden las razones comunicati- de un plano de Madrid de los años cincuenta; por medio de una galería en la que se po- postula Paul Virilio. va y poiética del arte, cuyas referencias pueden que puede contemplarse en su totalidad preci- tencia la percepción de “recorrido” a la hora ser nombres clásicos como Kant, Habermas o samente en la esquina superior izquierda de la de seleccionar las fotografías presentes en Sobre esta unión de cartografía y represen- Danto y su concepto de “mundo del arte”. Transurbancia presente en la misma sala. la web. tación física de la imagen generada por los usuarios-fotógrafos, vuelve a actuar el espec- Pero más allá de esta dimensión orientada a la Lo primero que impresiona de estas obras es su El resultado es obvio: la propia dinámica ex- tador-usuario, generando un flujo de ida y praxis, en Mapping Madrid se da un paso más majestuosidad que, no obstante, tiene algo de fa- positiva genera la sensación de pertenencia vuelta desde el que entender el funcionamien- dentro del terreno de la representación y de la miliar. Los contornos de estos mapas son aún re- a una obra colectiva en la que el espectador- to de los nuevos medios unido a la percepción idea de construcción de un mapa. Ello se debe conocibles y cubren las paredes como si fueran usuario es quien la crea y la activa, constru- de un entorno que es nuestro, porque vivimos a la última parte de la exposición dentro del Ga- un antiguo tapiz que se ajusta perfectamente yendo un mapa personal y compartido en el en él y también lo construimos. binete de Exposiciones del Palacio de Altamira, al espacio, pero que nos descubre otra realidad que podemos contemplar distintas visiones que consiste en los tres fragmentos de la ciudad cuando nos acercamos a él: todos los elementos de Madrid y de PHotoEspaña, por lo general Algunas de estas consideraciones estaban líquida de Madrid y la Transurbancia, realizadas se vuelven líquidos; experiencia que incluso se alejadas de visiones más institucionalizadas, presentes en el ciclo de conferencias cele- por Tete Álvarez, un conjunto de fragmentos de asemeja a aquellas superficies de agua poco pro- demostrando una frescura muy atractiva. brado el pasado mayo, poco antes de inau- ciudades con la capacidad de construir un nue- fundas que podemos ver en Google Earth. gurar Mapping Madrid, titulado La ciudad vo relato sobre el mapa y la realidad global. “La propia dinámica híbrida, que congregó a varios expertos, Empiezan a relacionarse entonces términos expositiva genera la bajo la dirección de José Luis de Vicente, “Densidad y fluidez como mirada cenital, planimetría urbana, sensación de pertenencia para reflexionar sobre “visualización urbana hacen posible tomar fragmento o labilidad, puesto que el punto de a una obra colectiva en la y mapeado colaborativo”. Como afirma J.L. el mapa como base partida va a ser –igual que en la Transurban- que el espectador-usuario de Vicente: “ha nacido la ciudad en tiempo real, donde los ciudadanos modifican sobre cartográfica para cia–, las imágenes satelitales y procesos que las transforman, en este caso en un líquido es quien la crea y la activa, la marcha sus patrones de comportamiento, iniciar una exploración denso, que diluye ya no la foto sino el antiguo construyendo un mapa y la función y significado de los lugares se de la ciudad, un mapa del casco histórico de Madrid. personal y compartido reconfigura constantemente”. Parece que itinerario en el que el en el que podemos estuviera hablando de la exposición de la que nos ocupamos, y es que algunos de los ejercicio de perderse, Como cuenta Tete Álvarez: “Densidad y flui- dez hacen posible tomar el mapa como base contemplar distintas contenidos impartidos fueron precisamen- la desorientación, sea cartográfica para iniciar una exploración de la visiones de Madrid y te: mapeado colaborativo (la ciudad sub- una nueva forma de ciudad, un itinerario en el que el ejercicio de de PHotoEspaña” jetiva representada por sus ciudadanos) o reencuentro ante perderse, la desorientación, sea una nueva for- gobernanza 2.0 (democracia participativa y De esta manera, se entrelazan conceptos tecnologías digitales). lo desconocido” ma de reencuentro ante lo desconocido”. Pero, sin duda, esta metamorfosis del mapa en algo como los de ciudad, cartografía y mirada, una La vinculación entre lugar y fotografía es una líquido enlaza directamente con diagnósticos percepción cuya importancia puede recorrer- Sin duda, desde aquí podríamos sacar muchas constante en la obra de Tete Álvarez, como sobre esta época, como aquella metáfora del se en la historia, pero que sigue estando de derivas sobre los actuales sistemas políticos y puede comprobarse en series como Confines mundo contemporáneo que ha popularizado gran actualidad, como demuestra buena par- la necesidad de participación ciudadana, des- o Desterritorios. En este caso, las piezas com- Zygmunt Bauman, que ya comentábamos con te de la producción teórica actual, desde las de las teorías de Toni Negri a otras centradas prendidas bajo el título genérico de Ciuda- anterioridad; estableciéndose esta relación no 32 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 33
  14. 14. solo literalmente, sino sobre todo gracias a que surbancia se convierte en un crisol de fotogra- ver la península de la India rodeada de agua, transformaciones y discutir sobre las mismas comparten aquel sentimiento de incertidum- fías satelitales que configuran una imagen y otra, mucho más cercana, que desencadena desde diversos puntos de vista. bre y fugacidad que impera entre nosotros. más compleja. Como explica Tete Álvarez: “La procesos de identificación y nuevas formas de mirada cenital no es una mirada actuante en concepción de un espacio al aparecer ahora Esto abre las posibilidades de lo que se po- Como confiesa Óscar Fernández: “La metáfo- el espacio que intenta dominar, sino que se relacionado con otras realidades. dría denominar “estéticas migratorias” o ra de lo líquido y del fluir define la experiencia circunscribe a un ámbito simbólico. La “tran- centradas en la idea de viaje, precisamente urbana actual. Tanto es así que está minando surbancia” es el método que propone Stalker Podemos reconocer las planimetrías regula- porque el hombre contemporáneo es viajero todos los resortes de la ciudad, haciendo que (colectivo de investigación urbana) para atra- res de metrópolis europeas junto a la trama por antonomasia, un sujeto desarraigado, sin la propia idea de urbe se desmorone y sea sus- vesar, recorrer y mapear los terrain vague”. Se urbana difusa de otras grandes ciudades “no destino, condenado a vagabundear sin cesar tituida por núcleos de población más o menos trata de cartografiar una (otra) configuración racionalizadas” y entregadas a un tipo de en busca de unas certezas que este mundo informes. Lo más interesante de este proceso urbana construida a partir de lo que Manuel extensión más natural y caótica. Distintas no le puede dar. Quizás solamente nos queda hacia lo líquido es que está afectando incluso Castells llama una nueva lógica espacial ba- escalas y épocas se entrelazan, pudiendo re- asumir el tránsito que aporta imprevisibili- a las viejas ciudades. Mientras la memoria de sada en flujos de información, frente a la ló- conocer El Vaticano, Caracas o Madrid, entre dad, la dispersión de los caminos, la asime- los lugares se fija cada vez más gracias al fe- gica de la organización social arraigada en otros muchos lugares, pero cobra mayor signi- tría de todos los recorridos y el mestizaje de nómeno turístico, la realidad de estos lugares la historia de los lugares y territorios locales ficación en aquellos momentos en los que se costumbres y lenguajes. se diluye cada vez más rápido. Resulta de ello inmediatos. Otra cartografía que permita rea- cruzan elementos inesperados o con un aire una nueva forma de turismo-nostalgia que lizar una deriva, entendida como “técnica de de familia, como ocurre cuando coinciden un En conjunto esperamos que Mapping Madrid visita el recuerdo de lugares históricos. Sola- paso ininterrumpido a través de ambientes río y una autopista “reales” junto a la gráfica haya colaborado a reflexionar sobre el len- mente su recuerdo porque, en realidad, éstos diversos” y que gracias a los flujos nos des- de los trenes de cercanías de Madrid. guaje elegido para narrar esta realidad, des- nunca existieron o, como mucho, hace mucho place de un lugar a otro. cubriendo que todas estas representaciones tiempo que han dejado de ser lo que nos cuen- Como es obvio, la construcción de nuevas co- hacen evidente la riqueza que albergan mu- tan de ellos”. En un mundo de homogeneización de com- rrespondencias y significados se multiplica chos fragmentos de subjetividad, ofreciendo portamientos culturales y estructuras arqui- a medida que nos sumergimos en la imagen, una breve muestra de cómo la idea de mapa Ésta es una reflexión que se complementa per- tectónicas, como plantea Marc Augé con sus teniendo como principales protagonistas la puede redefinirse a través de nuevos medios y fectamente con la otra obra presente. Como “no-lugares” o Rem Koolhaas con su “ciudad India (como forma y por el mapa de ferroca- acciones colaborativas. decíamos, también reclama dos distancias o genérica”, lo que queda es un interesante labo- rriles de la misma) y Madrid (presente como formas de acercamiento a la misma, activando ratorio donde no se desprecia el movimiento plano histórico, en fotos satelitales y con el Se ha apostado, pues, por la imagen elec- cada una de ellas procesos de reconocimiento hacia la similitud a través de un tapiz de di- protagonismo de la red de sus trenes de cerca- trónica como el medio capaz de reflejar la diferentes. En el caso de la Transurbancia, se ferencias que pueda establecer una visión de nías), pero esencialmente lo que surge en esta fugacidad de este momento, aprehendiendo hace más evidente aquel acercamiento cenital conjunto sin perder una identidad que ahora confluencia de flujos y espacios es la metáfora por un instante el discurrir indefinido de la que entroncaría con sentencias como la de Mi- cobra significado en su relación con las demás. del viaje como gran imagen. vida y el naufragio de un sujeto que busca chel de Certeau en La invención de lo cotidiano, un discurso que plasme la experiencia de un según la cual la mirada ha dejado de ser humana Partiendo de este contexto, la propuesta de Parece coherente, al considerar la realidad universo que ya no es refugio. La metáfora para ser como el ojo de Dios que todo lo ve, aho- Tete Álvarez consiste en la visión que se cons- como algo fugaz y “en tránsito”. Aparece una del viaje se torna entonces un mecanismo ra, situados en el piso 110 del World Trade Cen- truye a través de un cúmulo de superposicio- vez más una forma de representar acorde con idóneo con el que percibir la experiencia ter, toda la ciudad se convierte en un panóptico. nes donde gráfica y fotografías satelitales de el análisis que hicimos de las características contemporánea, y esta exposición vuelve grandes ciudades del mundo se unen, siendo esenciales del momento actual, un universo a ella para reposar por un momento en un Esta mirada cenital es la que experimenta en su eje el recorrido de los trenes de cercanías que está redefiniendo continuamente las re- lugar: Madrid, en el que permanecer bajo su primera persona el visitante a Mapping Ma- de Madrid. Este collage plantea dos visiones: laciones entre colectivos e identidades, para condición de obra abierta, susceptible a más drid en la primera instalación y que en la Tran- una, primera, de conjunto, que nos permitiría establecer un foro donde experimentar estas miradas e interpretaciones. 34 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 35
  15. 15. Cartographies of Reality Objectivity and Representation documentary photography and the consolida- Gaze, Photography and Map Historically, producing a map has not been tion of what could be defined as “new photo- a neutral task; it always entailed a gaze. All graphic behaviours”, originating from artistic maps have emerged as a consequence of a practices which had little to do with the pur- Pedro Medina certain ideology, or by following often arbi- ist use of the medium in artistic Avant-Garde trary criteria, which condition the means of trends –as is the case of Man Ray-, and, more representing the world. strikingly, in the conceptual expression of the 1960s. These disciplines took the contro- On this occasion, the design of a map is versy regarding photography’s art status to linked to a specific medium: photography. another level, which had been undermining This format is as subjective as any other artis- the medium almost since its origins, given its tic language, but has generally been seen as non-auratic nature, its susceptibility to repro- a medium capable of documenting the world duction and its alleged greater objectivity in with greater objectivity than others. In doing comparison with other media which still enjoy so, it is never long before we come up against the advantages of the romantic notions that the eternal background issue regarding the surround them. relationship between objectivity and reality. Its documentary role in capturing ephemeral These considerations are still weighed down works of art, along with conceptual expres- with diagnoses on a language which was still sion, transformed photography into a me- emerging, as could be seen in those wonderful dium for experimentation, giving rise to new texts by Walter Benjamin in which he reflect- forms and practices, as well as the ability to ed on a way to duplicate the world, in order reflect upon itself; it also has a role pertain- to portray it more accurately. Benjamin went ing to society and art, paving the way to grant as far as speaking of an “imaginary museum”, ideas the status of objects, at the same time as based on Godard’s claim regarding Le Carabi- it became the ideal setting for new scenogra- niers: “collecting photographs is to collect the phies, although its main function continued to world”. However, new artistic behaviours have be as a medium. transformed this role, and have moved on to presenting an ironic view of the world, or on to However, leaving aside the relevant emergence establishing “the irreality of reality” –in words of a “new art form”, which had its origins in the of Kate Linker. Obviously, these new practices crisis suffered by traditional art genres, reveal- are reflected in the clear revisions to the theme ing photography to be an ideal field for the de- of representation. velopment of the iconic potential of the image, in this exhibition it is its dimension as document “The map is open; it is connectable in all of its dimensions; it is A very brief outline of what has happened or archive of reality that is most examined. detachable, reversible, and susceptible to constant modifications […] since photography became an established dis- make maps, not photographs and drawings” cipline within the art system, in the mid-1980s, The proposal contained in Mapping Ma- (Gilles Deleuze and Felix Guattari, Rhizome) reveals, mainly, the “artistic” reividincation of drid is linked to positions which encourage 36 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 37
  16. 16. processuality itself, as a representation phe- out a doubt, expand beyond the physical space And how is this produced today? Perhaps the of the accepted diagnoses of our era. If we go nomenon and as proof of those temporary ex- itself. In the face of this, one could wonder how new media will make it possible to arrive at back in time, we could speak of Nietzsche’s pressions which are doomed to disappear, or are we, then, to represent this reality? that happy coincidence of map and empire –as statement in his paradigmatic Der Fall Wag- which have actually been conceived as being Borges said in his famous story on the Art of ner, where all literary décadence is character- in progress. It is, therefore, the essential lan- “Historically, producing Cartography– and, as we could say, of geo-rep- ised by the condition: “life no longer inhabits guage, and the instrument which documents a map has not been a resentation and cosmovision. the whole”. Thanks to Nietzsche and all his what has taken place. neutral task; it always epigones, we realise that reality has become This situation should lead us to a position fragmented, that there is no central value In addition to the mechanical reproduction entailed a gaze. All which prevents us from succumbing to the which lends meaning to our era, as it did, for that is inherent to photography, and which maps have emerged fascination for the expressive form, estab- example, in the Middle Ages, where the Chris- facilitates mass reception of the work and the as a consequence of lishing a minimum analysis on the world in tian God was the measure for everything, and democratisation of its production, we are now seeing new media that are better suited to in- a certain ideology, or which we live, in order to ask ourselves why where Gothic and Romanic styles were the did we resort to this sort of representation? forms which lent visibility to a homogeneous teraction and to the creation of group pieces, by following often Is it necessary in order to speak about the and univocal relationship with the world. in which participation is the most natural ele- arbitrary criteria,which experience of our time? It would seem con- ment in our transformation from viewers into condition the means of sistent with the times we live in to distance On the other hand, starting from the analysis users, which lends the process an enriching sense of polyperspectivism. In this way, the representing the world” ourselves from attitudes which adopt the au- of the city as the most important way of tracing thoritarianism professed by those who believe life –according to Georg Simmel’s arguments– idea of reproducible images acquires a greater Jean Baudrillard took cartography as his start- in a single truth, and instead think about a it is worth noting an author such as Marshall dimension, whilst, simultaneously, the sense ing point, seeing it as a paradigm of lost refer- fluid world, where everything becomes pos- Berman who stated that “all that is solid melts of ownership toward the work is increased in entiality, even going as far as to claim, in Cul- sibility instead of necessity. into air”; therefore, there are no certainties a way which has more to do with taking part in ture and Simulacrum, that “territory no longer or reference points which we can safely hold the process and the emotion it activates, than precedes, nor survives, the map. Henceforth It was not long before words such as “global, onto. Consequently, life has increased in un- with the physical possession of the work. it will be the map that precedes territory –the technified, accelerated, unjust, where nothing certainty, but also in possibility. precision of simulacra– and that engenders it”. stays the same, lacking in values”, etc. entered On the other hand, we find that the map is an- everyday language, although they can be sum- “The proposal contained other format which is seen, naively, as some- In this respect, it is worth remembering the marised by the idea of a world defined through in Mapping Madrid is thing objective, but which –as is stated at the clarifications made by André Corboz in The planetary communication which, rather than beginning of this text, and, above all, in Pablo Territory as Palimpsest when he compared lacking values, is building new ones (sustain- linked to positions which Jarauta’s Why a Map?– it is worth observing as two ways of relating to territory (the contem- ability, equality between the sexes and the rac- encourage processuality just another way of telling a story and reveal- plation of landscape and the map): “The map es, etc.), and, above all, a world which has beenitself, as a representation ing different views of the world. is differentiated from the territory precisely by taken over by trends, i.e., where no conviction, phenomenon and as means of acts of selection. As a creative prac- institution or product can be around forever, Leaving aside the Pablo Jarauta’s narrative, tice the map does not reproduce, and instead in what is a sort of kingdom of the ephemeral. proof of those temporary I would like to contribute a couple of notes, discovers realities which were previously in- expressions which are mainly to establish the map’s connection with visible or unimaginable […] The construction This first view of the universe around us does doomed to disappear” the realm of the city, a context where relation- of maps unleashes potentials; it rebuilds the not have any value as proof, as it is not suffi- ships are constructed and where ways of living territory again and again, with new and differ- ciently measured against any other evidence, In order not to expand too much on this point, are accumulated, but which today must, with- ent consequences each time”. but it does seem to coincide with a great many I will conclude with the words of Zygmunt 38 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 Mapping Madrid · IED Madrid & PHE09 39

×