Pasos de una obra
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Pasos de una obra

on

  • 957 views

 

Statistics

Views

Total Views
957
Views on SlideShare
957
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Pasos de una obra Pasos de una obra Document Transcript

  • PASOS DE UNA OBRA:1.- Inspiración2.- Pensamiento3.- El sentimiento4.- Materialización de la inspiración.La crítica en el arteDentro del fenómeno artístico además del artista, la obra de arte y el contemplador, intervieneun personaje cuya función es muy importante: el crítico.La misión del crítico, del hombre cuya facultad estética no se limita a percibir los valores en elarte sino que juzga acerca de ellos, es precisamente emitir un juicio acerca del valor contenidoen la obra, sea ésta la expresión de la belleza, la fealdad, la gracia, la comicidad o cualquierade las innumerables categorías estéticas que pueden expresarse en la obra de arte.El crítico enseña a ver la obra para encontrar en ella no sólo cosas concretas, sino el alma delartista y de esa manera captar el significado y por tanto el valor de la creación. ¿Esto quieredecir que la obra necesita ser explicada por el crítico para ser entendida? De ninguna manera,la obra que necesita ser explicada no es obra de arte, puesto que el arte se siente, no seentiende, se capta emocionalmente y no racionalmente. Sin embargo, el papel del crítico esfundamental para orientar a un público que generalmente desconoce los fundamentos histórico-sociales, filosóficos y estéticos de la obra de arte.La crítica varía desde la simple descripción que de una obra hace el redactor de eventosartísticos en periódicos y revistas, o el biógrafo de un artista, hasta la crítica profunda que juzgacon razones debidamente fundadas acerca de los valores contenidos en una obra de arte,huelga decir que esta es la verdadera crítica.La verdadera crítica contribuye a crear y a mantener el clima propicio para la producciónartística, porque tiene un doble efecto: resulta estimulante para el artista y para el público.El artista busca el juicio ajeno acerca de su obra independientemente de su propio juicio; leinteresa la opinión del crítico porque precisamente de ella se nutre la opinión de losespectadores. Si bien es cierto que es malo que se hable mal de uno, resulta mucho peor queno se ocupen de uno en lo absoluto; el silencio en torno a su obra es mortal para el artista, la
  • crítica favorable le da aliento, la crítica condenatoria lo lleva a superarse.En el público influye necesariamente la crítica, se ha dicho no todos gozamos de idénticasensibilidad y que no todos los hombres poseen el mismo grado de cultura, pero existe unaespecie de reacción colectiva favorable o no hacia el artista y sus obras a través de la opiniónde tal o cual crítico. La sociología del arte se ocupa de este fenómeno en verdad no muyexplorado. arte se auxilia de la historia para comprender y valorar la obra, pero su actividad serefiere a un presente.¿qué cualidades necesita poseer el crítico? Se ha llegado a decir que el crítico es un artista queno siendo capaz de dar forma material a su inspiración, canaliza su intuición hacia la críticapara juzgar acerca del valor de la obra ajena. Si así fuera, la crítica sería un grito de amargura,una exteriorización de las frustraciones que sufre el artista fracasado, y su crítica no seríaimparcial, objetiva, no podría dominar verdaderamente su sensación de fracaso y, por qué no,de envidia hacia aquel que fue capaz de materializar su inspiración; la crítica en estascondiciones no resultaría fecunda para el arte.En realidad el crítico es un artista potencial, no fracasado, desde luego, sino que no estandodotado de suficiente talento artístico, en vez de realizar obras de arte dirige su facultad estéticahacia la crítica; debe estar dotado de suficiente sensibilidad y de una receptividad estéticaexcepcional que lo capaciten para sentir y comprender los valores contenidos en la obra dearte.La misión del crítico no es, como equivocadamente se supone, enseñar al artista; es algodistinto, debe saber advertir la relación que existe entre una obra y la época que la originó, estáobligado a penetrar en el secreto de las formas artísticas y a traducir lo que en ellas se dice aun público poco informado, para ayudarlo a sentir la belleza de la obra.El crítico es exponente de una cierta madurez de la conciencia artística general, es un espíritureflexivo que no se satisface con contemplar solamente el arte, sino que aspira a comprender elsentido de cada obra artística. Este sentido generalmente es un enigma para el espectadorcomún, y el crítico resulta el enlace entre el artista el espectador a través de la obra. En todoespectador hay un crítico cuando opina de una obra, es también crítico el artista cuando juzgasu obra a la de otros artistas; es decir, la crítica puede ser una actividad general que atañe atodos los que intervienen en la contemplación de la obra, pero la crítica solo alcanza superfección cuando desempeña una función especializada dentro de la vida artística, esentonces una labor completa que debe dar cumplimiento a múltiples finalidades. Correspondeal crítico, en primer lugar, decidir cuáles son las obras propiamente artísticas y cuáles no loson; en segundo lugar, debe definir los valores artísticos en su individualidad característica yfijar su rango relativo dentro del conjunto de la producción de un momento o de una época, ypor último, debe emitir un juicio que resulte positivo para el arte.
  • Para el cumplimiento de su misión el crítico debe reunir un cierto número de cualidades que locolocan muy por encima del simple espectador, es lógico que sin un verdadero temperamentoartístico todos los conocimientos y la cultura del crítico resultarían estériles y sus juicioscarecerían de valor. Pero a diferencia del contemplador, el crítico debe poseer una experienciay un conocimiento tal del arte, que lo capacite para juzgarlo, para poner en claro los valores dela obra y para hacer un análisis y una interpretación de un sentido ajustándose a lascondiciones objetivas de la obra de modo que no caiga en afirmaciones arbitrarias.El crítico debe, desde luego, poseer el conocimiento de los materiales con que se expresan lasartes y no puede ignorar un aspecto tan fundamental como es la técnica que se sigue para lacreación artística en sus diferentes formas, este es un factor importante para pronunciar el fallosobre los méritos artísticos de la obra. Es cierto que la técnica perfecta no hace al artista, nihace tampoco la obra perfecta, pero el verdadera artista no puede serlo sin la técnica; elconocimiento de ésta es, entonces, un elemento necesario para hacer posible una opiniónestética justa.El crítico debe saber distinguir lo que en el arte es revolucionario porque va contra los antiguoscánones, debe tener sensibilidad suficiente para percibir el grado de belleza que encierra laobra de arte, solo así comprenderá el sentido oculto del lenguaje artístico que no es solo lapalabra sino los colores, las líneas, los movimientos y los sonidos; debe poseer una ampliacultura que le permita distinguir lo que es original y lo que es una imitación.En suma, el crítico debe poseer sensibilidad artística, para vibrar con la belleza de una obra;perspicacia, para encontrar el hilo de las conexiones filosóficas, sociales y aun religiosas de lasobras de arte; cultura, para comprender todo lo que al arte atañe; audacia e impulsorevolucionario, para acoger con entusiasmo y sin temor lo que es nuevo y para adivinar elgermen que será el nuevo trazo del mañana; intrepidez, una sinceridad acrisolada para decir laverdad, duela a quien le duela; poesía, para expresar en forma poética lo que es poético, yemoción, para expresar en forma emotiva lo que es emocional; madurez, para que los halagoso amenazas no tuerzan su juicio y para no dejar que sus gustos, inclinaciones o estado deánimo se reflejen en su juicio haciéndolo subjetivo.Stites dice que para juzgar acerca de la obra de arte el crítico debe preguntarse: ¿qué expresaesta obra? ¿Cómo vería a esta obra la cultura que la produjo? ¿Están en equilibrio los valoresestéticos con los de asociación y utilitarios? ¿Pesa alguno de los valores más que otro?Contestadas estas preguntas, con una actitud imparcial podrá juzgar acerca del valor estéticode la obra. Cada credo estético origina una manera de soñar; conociendo los orígenes de cadaescuela, su desenvolvimiento y sus proyecciones, el crítico podrá juzgar con causa y no a laligera.Sin embargo, ¿cómo conjugar la crítica que es análisis, con la creación que es arte? El pintor,supongamos, se apoya en la naturaleza o en un ideal para realizar su obra; el crítico se apoyaen el cuadro para realizar la suya. El artista interpreta la vida; el crítico asume postura críticaante la obra del hombre. Así, para que la critica sea fecunda para el arte, debe ser imparcial sujuicio, objetivo, debe hacer abstracción de los propios gustos, de las inclinaciones y
  • preferencias, y aun del estado de ánimo que tenga el crítico al emitir su juicio, según se dijo ya.De esta manera podrán conjugarse la crítica y la creación.Es sumamente difícil, desde luego, lograr un juicio absolutamente imparcial y objetivo, sobretodo en este tiempo en que el crítico se ha convertido en un agente de publicidad.Sin embargo, la vida artística de una sociedad resultaría incompleta sin la crítica, que es unórgano necesario para dotar a la sociedad de una conciencia de sí misma y del conocimientode sus características propias, lo que es en definitiva la norma para saber qué valores puedenperfeccionarla.