Nacionalismo y Expropiación

1,961 views
1,654 views

Published on

Alejandra Balmaceda

Published in: Education, Business, Career
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,961
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Nacionalismo y Expropiación

  1. 1. Colegio Tabasco ¡Fieles al Deber! Alejandra Génesis Balmaceda Contreras. Maestra: Teresita de Jesús Bautista Historia II Nacionalismo y Expropiación. Villahermosa, Tab.; a 7 de diciembre de 2009.
  2. 2. Nacionalismo y Expropiación. El acontecimiento más espectacular del sexenio de Lázaro Cárdenas fue la expropiación petrolera, el 18 de marzo de 1938. El momento histórico en que el Presidente Lázaro Cárdenas anuncia la expropiación petrolera en México, 1938.
  3. 3. <ul><li>Antecedentes de la expropiación. </li></ul><ul><li>Todo comenzó en 1935 cuando las empresas petroleras, en manos de capital extranjero, trataron de impedir la formación de sindicatos y usaron para ello todos los medios que estuvieron a su alcance, tanto lícitos como ilícitos. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>La expropiación. </li></ul><ul><li>El 18 de marzo de 1938, a las ocho de la noche, el presidente Lázaro Cárdenas estaba reunido a puerta cerrada con su gabinete al que le anunció su decisión de expropiar la industria petrolera. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>El mensaje con el que el presidente Cárdenas hizo pública su decisión, fue el siguiente: </li></ul><ul><li>&quot;Es evidente que el problema que las compañías petroleras plantean al Poder Ejecutivo de la nación con su negativa a cumplir la sentencia que les impuso el más alto tribunal judicial, no es un simple caso de ejecución de sentencia, sino una situación definitiva que debe resolverse con urgencia. Es el interés social de la clase laborante en todas las industrias del país el que lo exige. Es el interés público de los mexicanos y aún de los extranjeros que viven en la República y que necesitan de la paz y de la dinámica de los combustibles para el trabajo. Es la misma soberanía de la Nación que quedaría expuesta a simples maniobras del capital extranjero, que olvidando que previamente se ha constituido en empresas mexicanas, bajo leyes mexicanas, pretende eludir los mandatos y las obligaciones que le imponen las autoridades del propio país. </li></ul>
  6. 6. <ul><li>“ Se trata de un caso evidente y claro que obliga al gobierno a aplicar la Ley de Expropiación en vigor, no sólo para someter a las empresas petroleras a la obediencia, sino porque habiendo quedado rotos los contratos de trabajo entre las compañías y sus trabajadores, por haberlo así resuelto las autoridades del trabajo, de no ocupar el gobierno las instalaciones de las compañías, vendría la paralización inmediata de la industria petrolera, ocasionando estos males incalculables al resto de la industria y a la economía general del país. </li></ul><ul><li>&quot;Las compañías petroleras han gozado durante muchos años, los más de su existencia, de grandes privilegios para su desarrollo y expansión; de franquicias aduanales; de exenciones fiscales y de prerrogativas innumerables, y cuyos factores de privilegio unidos a la prodigiosa potencialidad de los mantos petrolíferos que la nación les concesionó, muchas veces contra su voluntad y contra el derecho público, significan casi la totalidad del verdadero capital del que se habla.&quot; </li></ul><ul><li>Con ese preámbulo, el presidente Lázaro Cárdenas daba a conocer el decreto mediante el cual se expropiaba la industria petrolera en beneficio del país. Por ello, el 18 de marzo de 1938 es un día memorable para la nación mexicana. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>A las 10 de la noche de hace 70 años, el Presidente Lázaro Cárdenas expropiaba la industria petrolera. En el zócalo de la ciudad de México estaban miles de trabajadores y desde el balcón central el presidente pedía a la población sumarse al esfuerzo de pagarles a los extranjeros, lo que se tradujo en gallinas, joyas, etc. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>La expropiación petrolera decretada por Lázaro Cárdenas fue el clímax del nacionalismo revolucionario y marcó el futuro de México gracias a la creación de su empresa más importante: PEMEX. </li></ul><ul><li>Esta página: *http://zedillo.presidencia.gob.mx/pages/disc/mar97/18mar97.html </li></ul><ul><li>Contiene la Versión estenográfica de las palabras del presidente Ernesto Zedillo, durante la ceremonia del LIX Aniversario de la Expropiación Petrolera. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>En México petróleo y nacionalismo han sido tan el uno para el otro que concebir petróleo sin nacionalismo, o nacionalismo sin petróleo, atrofia la cordura tanto como el decir popular: “ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio, contigo porque me matas, sin ti porque me muero”. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>La marca de 1938 </li></ul>Fue tan fuerte y exitosa que no sólo nacionalismo y petróleo quedaron adheridos, sino que tal adherencia se volvió referente mundial. Fue el trasfondo de la ley de 1943 en Venezuela, que sin nacionalizar la industria petrolera puso más restricciones a las concesiones a empresas extranjeras; fue la referencia del desplante nacionalista de Getúlio Vargas al fundar Petrobras (1953) un año antes de su suicidio. También en Estados Unidos brilló la marca de 1938: no sólo la administración Roosevelt desoyó los llamados a la invasión, sino que la “solución Cárdenas” se volvió modelo para pensadores y políticos progresistas de Estados Unidos como los seguidores del legado de Robert M. La Follette o como el joven Nelson Rockefeller o Frank Tannenbaum, Joseph Freeman y la prensa anti- trusts estadounidense.
  11. 11. La unidad petróleo-nacionalismo es tan fuerte porque aún produce el efecto de revancha contra el enemigo histórico por excelencia, Estados Unidos. Aún hincha al mexicano que llevamos dentro repasar el “gol” que el ascético Cárdenas le metió a una panda de empresarios mimados, altaneros y racistas. Para un país como México, con tan pocas victorias que cacarear, 1938 resulta un oasis de orgullo, a pesar de las dificultades, la ineficiencia y la corrupción en la producción del petróleo nacional a lo largo del siglo XX.

×