• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Recopilatori Pepe
 

Recopilatori Pepe

on

  • 1,934 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,934
Views on SlideShare
1,934
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
8
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Recopilatori Pepe Recopilatori Pepe Presentation Transcript

    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato SOLEDADES que sueña en la tarde de verano vieja. Yo sé que tus bellos espejos cantores Fue una clara tarde triste y soñolienta copiaron antiguos delirios de amores: Fue una clara tarde, triste y soñolienta mas cuéntame, fuente de lengua encantada, He andado muchos caminos tarde de verano. La hiedra asomaba cuéntame mi alegre leyenda olvidada. He andado muchos caminos, al muro del parque, negra y polvorienta... —Yo no sé leyendas de antigua alegría, he abierto muchas veredas; La fuente sonaba. sino historias viejas de melancolía. he navegado en cien mares, Rechinó en la vieja cancela mi llave; Fue una clara tarde del lento verano... y atracado en cien riberas. con agrio ruido abrióse la puerta Tú venías solo con tu pena, hermano; En todas partes he visto de hierro mohoso y, al cerrarse, grave tus labios besaron mi linfa serena, caravanas de tristeza, golpeó el silencio de la tarde muerta. y en la clara tarde dijeron tu pena. soberbios y melancólicos En el solitario parque, la sonora Dijeron tu pena tus labios que ardían; borrachos de sombra negra, copla borbollante del agua cantora la sed que ahora tienen, entonces tenían. y pedantones al paño me guió a la fuente. La fuente vertía —Adiós para siempre la fuente sonora, que miran, callan, y piensan sobre el blanco mármol su monotonía. del parque dormido eterna cantora. que saben, porque no beben La fuente cantaba: ¿Te recuerda, hermano, Adiós para siempre; tu monotonía, el vino de las tabernas. un sueño lejano mi canto presente? fuente, es más amarga que la pena mía. Mala gente que camina Fue una tarde lenta del lento verano. Rechinó en la vieja cancela mi llave; y va apestando la tierra... Respondí a la fuente: con agrio ruïdo abrióse la puerta Y en todas partes he visto No recuerdo, hermana, de hierro mohoso y, al cerrarse, grave gentes que danzan o juegan, mas sé que tu copla presente es lejana. sonó en el silencio de la tarde muerta. cuando pueden, y laboran Fue esta misma tarde: mi cristal vertía sus cuatro palmos de tierra. como hoy sobre el mármol su monotonía. Nunca, si llegan a un sitio, ¿Recuerdas, hermano?... Los mirtos talares, El limonero lánguido suspende preguntan a dónde llegan. que ves, sombreaban los claros cantares El limonero lánguido suspende Cuando caminan, cabalgan que escuchas. Del rubio color de la llama, una pálida rama polvorienta, a lomos de mula vieja, el fruto maduro pendía en la rama, sobre el encanto de la fuente limpia, y no conocen la prisa lo mismo que ahora. ¿Recuerdas, hermano?... y allá en el fondo sueñan ni aun en los días de fiesta. Fue esta misma lenta tarde de verano. los frutos de oro... Donde hay vino, beben vino; —No sé qué me dice tu copla riente Es una tarde clara, donde no hay vino, agua fresca. de ensueños lejanos, hermana la fuente. casi de primavera, Son buenas gentes que viven, Yo sé que tu claro cristal de alegría tibia tarde de marzo laboran, pasan y sueñan, ya supo del árbol la fruta bermeja; que el hálito de abril cercano lleva; y en un día como tantos, yo sé que es lejana la amargura mía y estoy solo, en el patio silencioso, descansan bajo la tierra.
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato buscando una ilusión cándida y vieja: Es una tibia mañana. Como sonreía la rosa mañana, alguna sombra sobre el blanco muro, El sol calienta un poquito la pobre tierra soriana. al sol del oriente abrí mi ventana; algún recuerdo, en el pretil de piedra Pasados los verdes pinos, y en mi triste alcoba penetró el oriente de la fuente dormido, o, en el aire, casi azules, primavera en canto de alondras, en risa de fuente algún vagar de túnica ligera. se ve brotar en los finos y en suave perfume de flora temprana. En el ambiente de la tarde flota chopos de la carretera Fue una clara tarde de melancolía. ese aroma de ausencia, y del río. El Duero corre, terso y mudo, Abril sonreía. Yo abrí las ventanas que dice al alma luminosa: nunca, mansamente. de mi casa al viento... El viento traía y al corazón: espera. El campo parece, más que joven, adolescente. perfumes de rosas, doblar de campanas... Ese aroma que evoca los fantasmas Entre las hierbas alguna humilde flor ha nacido, Doblar de campanas lejanas, llorosas, de las fragancias vírgenes y muertas. azul o blanca. ¡Belleza del campo apenas florido, süave de rosas aromado aliento... Sí, te recuerdo, tarde alegre y clara, y mística primavera! ...¿Dónde están los huertos floridos de rosas? casi de primavera ¡Chopos del camino blanco, álamos de la ribera, ¿Qué dicen las dulces campanas al viento? tarde sin flores, cuando me traías espuma de la montaña el buen perfume de la hierbabuena, ante la azul lejanía, Pregunté a la tarde de abril que moría: y de la buena albahaca, sol del día, claro día! —¿Al fin la alegría se acerca a mi casa? que tenía mi madre en sus macetas. ¡Hermosa tierra de España! La tarde de abril sonrió: —La alegría Que tú me viste hundir mis manos puras pasó por tu puerta-y luego, sombría—: en el agua serena, Pasó por tu puerta. Dos veces no pasa. para alcanzar los frutos encantados Las ascuas de un crepúsculo morado que hoy en el fondo de la fuente sueñan... Las ascuas de un crepúsculo morado Sí, te conozco tarde alegre y clara, detrás del negro cipresal humean... casi de primavera. En la glorieta en sombra está la fuente... Era una tarde cenicienta y mustia con su alado y desnudo Amor de piedra, Es una tarde cenicienta y mustia, que sueña mudo. En la marmórea taza destartalada, como el alma mía; Se ha asomado una cigüeña a lo alto … reposa el agua muerta. y es esta vieja angustia Seha asomado una cigüeña a lo alto del que habita mi usual hipocondría. campanario] Era una mañana y abril sonreía La causa de esta angustia no consigo Girando en torno a la torre y al caserón solitario, Era una mañana y abril sonreía. ni vagamente comprender siquiera; ya las golondrinas chillan. Pasaron del blanco Frente al horizonte dorado moría pero recuerdo y, recordando, digo: invierno, la luna, muy blanca y opaca; tras ella, -Sí, yo era niño, y tú, mi compañera. de nevascas y ventiscas los crudos soplos de cual tenue ligera quimera, corría infierno. la nube que apenas enturbia una estrella. Y no es verdad, dolor, yo te conozco, tu eres la nostalgia de la vida buena
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato CAMPOS DE CASTILLA y soledad de corazón sombrío, quot;¡Señor, Señor: en la voltaria rueda de barco sin naufragio y sin estrella. del año he visto mi simiente echada, Como perro olvidado que no tiene corriendo igual albur que la moneda huella ni olfato y yerra del jugador en el azar sembrada! El Dios íbero por los caminos sin camino, como quot;¡Señor, hoy paternal, ayer cruento, Igual que el ballestero el niño que en la noche de una fiesta con doble faz de amor y de venganza, tahúr de la cantiga, se pierde entre el gentío a Ti, en un dado de tahúr al viento, tuviera una saeta el hombre ibero y el aire polvoriento y las candelas va mi oración, blasfemia y alabanza!quot; para el Señor que apedreó la espiga chispeantes, atónito y asombra Este que insulta a Dios en los altares, y malogró los frutos otoñales, su corazón de música y de pena, no más atento al ceño del Destino, y un quot;gloria a tiquot; para el Señor que grana así voy yo, borracho melancólico también soñó caminos en los mares centenos y trigales guitarrista lunático, poeta, y dijo: quot;Es Dios sobre la mar camino.quot; que el pan bendito le darán mañana. y pobre hombre en sueños, ¿No es él quien puso a Dios sobre la guerra quot;Señor de la ruina siempre buscando a Dios entre la niebla. más allá de la suerte, adoro porque aguardo y porque temo: más allá de la tierra, con mi oración se inclina más allá de la mar y de la muerte? hacia la tierra un corazón blasfemo. Pasan las horas de hastío ¿No dio la encina ibera ¡Señor, por quien arranco el pan con pena, Pasan las horas de hastío para el fuego de Dios la buena rama, sé tu poder, conozco mi cadena! por la estancia familiar, que fue en la santa hoguera ¡Oh dueño de la nube del estío el amplio cuarto sombrío de amor una con Dios en pura llama? que la campiña arrasa, donde yo empecé a soñar. Mas hoy... ¡Qué importa un día! del seco otoño, del helar tardío Del reloj arrinconado, Para los nuevos lares y del bochorno que la mies abrasa! que en la penumbra clarea, estepas hay en la floresta umbría, quot;¡Señor del iris, sobre el campo verde el tic-tac acompasado leña verde en los viejos encinares. donde la oveja pace; odiosamente golpea. Aún larga patria espera Señor del fruto que el gusano muerde Dice la monotonía abrir al corvo arado sus besanas; y de la choza que el turbión deshace, del agua clara al caer: para el grano de Dios hay sementera quot;tu soplo el fuego del hogar aviva, un día es como otro día; bajo cardos y abrojos y bardanas. tu lumbre da sazón al rubio grano, hoy es lo mismo que ayer. ¡Qué importa un día! Está el ayer alerto y cuaja el hueso de la verde oliva, Cae la tarde. El viento agita al mañana, mañana al infinito; la noche de San Juan, tu santa mano! el parque mustio y dorado... ¡hombres de España, ni el pasado ha muerto, quot;¡Oh dueño de fortuna y de pobreza, ¡Qué largamente ha llorado ni está el mañana—ni el ayer—escrito! ventura y malandanza, toda la fronda marchita! ¿Quién ha visto la faz al Dios hispano? que al rico das favores y pereza Mi corazón aguarda y al pobre su fatiga y su esperanza!
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato al hombre ibero de la recia mano, Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he Castilla del desdén contra la suerte, que tallará en el roble castellano escrito. Castilla del dolor y de la guerra, el Dios adusto de la tierra parda. A mi trabajo acudo, con mi dinero pago tierra inmortal, Castilla de la muerte! el traje que me cubre y la mansión que habito, Era una tarde, cuando el campo huía el pan que me alimenta y el lecho en donde yago. del sol, y en el asombro del planeta, Retrato Y cuando llegue el día del último viaje como un globo morado aparecía Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y esté a partir la nave que nunca ha de tornar, la hermosa luna, amada del poeta. y un huerto claro donde madura el limonero; me encontraréis a bordo ligero de equipaje, En el cárdeno cielo vïoleta mi juventud, veinte años en tierra de Castilla; casi desnudo, como los hijos de la mar. alguna clara estrella fulguraba. mi historia, algunos casos que recordar no quiero. El aire ensombrecido Ni un seductor Mañara ni un Bradomín he sido oreaba mis sienes y acercaba —ya conocéis mi torpe aliño indumentario—; Orillas del Duero el murmullo del agua hasta mi oído. mas recibí la flecha que me asignó Cupido ¡Primavera soriana, primavera Entre cerros de plomo y de ceniza y amé cuanto ellas pueden tener de hospitalario. humilde, como el sueño de un bendito, manchados de roídos encanares, Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, de un pobre caminante que durmiera y entre calvas roquedas de caliza, pero mi verso brota de manantial sereno; de cansancio en un páramo infinito! iba a embestir los ocho tajamares y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, ¡Campillo amarillento, del puente el padre río, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno. como tosco sayal de campesina, que surca de Castilla el yermo frío. Adoro la hermosura, y en la moderna estética pradera de velludo polvoriento ¡Oh Duero, tu agua corre corté las viejas rosas del huerto de Ronsard; donde pace la escuálida merina! y correrá mientras las nieves blancas mas no amo los afeites de la actual cosmética ¡Aquellos diminutos pegujales de enero el sol de mayo ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar. de tierra dura y fría, haga fluir por hoces y barrancas; Desdeño las romanzas de los tenores huecos donde apuntan centenos y trigales mientras tengan las sierras su turbante y el coro de los grillos que cantan a la luna. que el pan moreno nos darán un día! de nieve y de tormenta, A distinguir me paro las voces de los ecos, Y otra vez roca y roca, pedregales y brille el olifante y escucho solamente, entre las voces, una. desnudos y pelados serrijones, del sol, tras de la nube cenicienta!... ¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera la tierra de las águilas caudales, ¿Y el viejo romancero mi verso como deja el capitán su espada: malezas y jarales, fue el sueño de un juglar junto a tu orilla? famosa por la mano viril que la blandiera, hierbas monteses, zarzas y cambrones. ¿Acaso como tú y por siempre, Duero, no por el docto oficio del forjador preciada. ¡Oh tierra ingrata y fuerte, tierra mía! irá corriendo hacia la mar Castilla? Converso con el hombre que siempre va conmigo ¡Castilla, tus decrépitas ciudades! —quien habla solo espera hablar a Dios un día—; ¡La agria melancolía mi soliloquio es plática con este buen amigo que puebla tus sombrías soledades! que me enseñó el secreto de la filantropía. ¡Castilla varonil, adusta tierra;
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato Un loco del viento perfumado en primavera; Es una tarde mustia y desabrida Campos de Soria álamos del amor cerca del agua de un otoño sin frutos, en la tierra VII que corre y pasa y sueña, estéril y raída ¡Colinas plateadas, álamos de las márgenes del Duero, donde la sombra de un centauro yerra. grises alcores, cárdenas roquedas conmigo vais, mi corazòn os lleva! Por un camino en la árida llanura, por donde traza el Duero entre álamos marchitos, su curva de ballesta A un olmo seco a solas con su sombra y su locura, en torno a Soria, oscuros encanares, Al olmo viejo, hendido por el rayo va el loco hablando a gritos. ariscos pedregales, calvas sierras, y en su mitad podrido, Lejos se ven sombríos estepares, caminos blancos y álamos del río, con las lluvias de abril y el sol de mayo colinas con malezas y cambrones, tardes de Soria, mística y guerrera, algunas hojas verdes le han salido. y ruinas de viejos encinares hoy siento por vosotros, en el fondo ¡El olmo centenario en la colina coronando los agrios serrijones. del corazón, tristeza, que lame el Duero! Un musgo amarillento El loco vocifera tristeza que es amor! ¡Campos de Soria, le mancha la corteza blanquecina a solas con su sombra y su quimera. donde parece que las rocas sueñan, al tronco carcomido y polvoriento. Es horrible y grotesca su figura; conmigo vais! ¡Colinas plateadas, No será, cual los álamos cantores flaco, sucio, maltrecho y mal rapado, grises alcores, cárdenas roquedas!... que guardan el camino y la ribera, ojos de calentura habitado de pardos ruiseñores. iluminan su rostro demacrado. VIII Ejército de hormigas en hilera Huye de la ciudad... Pobres maldades, He vuelto a ver los álamos dorados, va trepando por él, y en sus entrañas misérrimas virtudes y quehaceres álamos del camino en la ribera urden sus telas grises las arañas. de chulos aburridos, y ruindades del Duero, entre San Polo y San Saturio, Antes que te derribe, olmo del Duero, de ociosos mercaderes. tras las murallas viejas con su hacha el leñador, y el carpintero Por los campos de Dios el loco avanza. de Soria—barbacana te convierta en melena de campana, Tras la tierra esquelética y sequiza hacia Aragón, en castellana tierra—. lanza de carro o yugo de carreta; —rojo de herrumbre y pardo de ceniza— Estos chopos del río, que acompañan antes que rojo en el hogar, mañana, hay un sueño de lirio en lontananza. con el sonido de sus hojas secas ardas, de alguna mísera caseta, Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano! el son del agua cuando el viento sopla, al borde de un camino; —¡carne triste y espíritu villano!—. tienen en sus cortezas antes que te descuaje un torbellino No fue por una trágica amargura grabadas iniciales que son nombres y tronche el soplo de las sierras blancas; esta alma errante desgajada y rota; de enamorados, cifras que son fechas. antes que el río hasta la mar te empuje purga un pecado ajeno: la cordura, ¡Álamos del amor, que ayer tuvisteis por valles y barrancas, la terrible cordura del idiota. de ruiseñores vuestras ramas llenas; olmo, quiero anotar en mi cartera álamos que seréis mañana liras la gracia de tu rama verdecida.
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato Mi corazón espera de un alba de primavera. no faltarán. Palacio, buen amigo, también, hacia la luz y hacia la vida, ¡Eran tu voz y tu mano, ¿tienen ya ruiseñores las riberas? otro milagro de la primavera. en sueños, tan verdaderas!... Con los primeros lirios Vive, esperanza, ¡quién sabe y las primeras rosas de las huertas, lo que se traga la tierra! en una tarde azul, sube al Espino, Allá en las tierras altas al alto Espino donde está su tierra... Allá, en las tierras altas, por donde traza el Duero A José María Palacio Otro viaje su curva de ballesta Palacio, buen amigo, Ya en los campos de Jaén en torno a Soria, entre plomizos cerros ¿está la primavera amanece. Corre el tren y manchas de raídos encinares, vistiendo ya las ramas de los chopos por los brillantes rieles, mi corazón está vagando, en sueños... del río y los caminos? En la estepa devorando matorrales, ¿No ves, Leonor, los álamos del río del alto Duero, Primavera tarda, alcaceles, con sus ramajes yertos? ¡pero es tan bella y dulce cuando llega!... terraplenes, pedregales, Mira el Moncayo azul y blanco; dame ¿Tienen los viejos olmos olivares, caseríos, tu mano y paseemos. algunas hojas nuevas? praderas y cardizales, Por estos campos de la tierra mía, Aun las acacias estarán desnudas montes y valles sombríos. bordados de olivares polvorientos, y nevados los montes de las sierras. Tras la turbia ventanilla, voy caminando solo, ¡Oh mole del Moncayo blanca y rosa, pasa la devanadera triste, cansado, pensativo y viejo. allá en el cielo de Aragón, tan bella! del campo de primavera. ¿Hay zarzas florecidas La luz en el techo brilla entre las grises peñas, de mi vagón de tercera. Soñé que tu me llevabas y blancas margaritas Entre nubarrones blancos, Soñé que tú me llevabas entre la fina hierba? oro y grana, por una blanca vereda, Por esos campanarios la niebla de la mañana en medio del campo verde, ya habrán ido llegando las cigüeñas. huyendo por los barrancos. hacia el azul de las sierras, Habrá trigales verdes, ¡Este insomne sueño mío! hacia los montes azules, y mulas pardas en las sementeras, ¡Este frío una mañana serena. y labriegos que siembran los tardíos de un amanecer en vela!... Sentí tu mano en la mía, con las lluvias de abril. Ya las abejas Resonante, tu mano de compañera, libarán del tomillo y el romero. jadeante, tu voz de niña en mi oído ¿Hay ciruelos en flor? ¿Quedan violetas? marcha el tren. El campo vuela. como una campana nueva, Furtivos cazadores, los reclamos Enfrente de mí, un señor como una campana virgen de la perdiz bajo las capas luengas, sobre su manta dormido;
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato un fraile y un cazador yo amo los mundos sutiles, No extrañéis, dulces amigos, —el perro a sus pies tendido—. ingrávidos y gentiles que esté mi frente arrugada. Yo contemplo mi equipaje, como pompas de jabón. Yo vivo en paz con los hombres mi viejo saco de cuero; Me gusta verlos pintarse y en guerra con mis entrañas. y recuerdo otro viaje de sol y grana, volar hacia las tierras del Duero. bajo el cielo azul, temblar XXIX Otro viaje de ayer súbitamente y quebrarse. Caminante, son tus huellas por la tierra castellana, el camino, y nada más; ¡pinos del amanecer IV caminante, no hay camino: entre Almazán y Quintana! Nuestras horas son minutos se hace camino al andar. ¡Y alegría cuando esperamos saber, Al andar se hace camino, de un viajar en compañía! y siglos cuando sabemos y al volver la vista atrás ¡Y la unión lo que se puede aprender. se ve la senda que nunca que ha roto la muerte un día! se ha de volver a pisar. ¡Mano fría Caminante, no hay camino, que aprietas mi corazón! X sino estelas en la mar. Tren: camina, silba, humea, La envidia de la virtud XLIV acarrea hizo a Caín criminal. Todo pasa y todo queda; tu ejército de vagones, ¡Gloria a Caín! Hoy el vicio pero lo nuestro es pasar, ajetrea es lo que se envidia más. pasar haciendo caminos, maletas y corazones. caminos sobre la mar. Soledad, XVI sequedad. El hombre es por natura la bestia paradójica, LIII Tan pobre me estoy quedando, un animal absurdo que necesita lógica. Ya hay un español que quiere que ya ni siquiera estoy Creó de nada un mundo y, su obra terminada, vivir y a vivir empieza, conmigo, ni sé si voy «Ya estoy en el secreto—se dijo—: todo es nada.» entre una España que muere conmigo a solas viajando. y otra España que bosteza. XXI Españolito que vienes Ayer soñé que veía al mundo, te guarde Dios. Proverbios y cantares a Dios y que a Dios hablaba; Una de las dos Españas I y soñé que Dios me oía... ha de helarte el corazón. Nunca perseguí la gloria Después soñé que soñaba. ni dejar en la memoria de los hombres mi canción; XXIII
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato NUEVAS CANCIONES reflejo de esa España en decadencia cultural trabaja de actor mientras alcanza el título y política que tanto preocupó a los intelectuales de de bachiller. su tiempo. En 1902 vuelve a París y conoce a Rubén Darío. De Los sueños dialogados Antonio Machado nació el día 26 de julio de 1875 vuelta a Madrid entabla amistad con Juan Ramón ¡Oh soledad, mi sola compañía, en Sevilla. Fue el segundo de cinco hermanos de Jiménez y publica Soledades (1903). oh musa del portento, que el vocablo una familia liberal. Su padre, Antonio Machado diste a mi voz que nunca te pedía!, Álvarez quot;Demófiloquot;, amigo de Joaquín Costa y responde a mi pregunta: ¿con quién hablo? En 1907 publica Soledades, Galerías y Otros de Francisco Giner de los Ríos, publicó numerosos poemas, una versión ampliada de Soledades, y estudios sobre el folclore andaluz y gallego. Su Ausente de ruidosa mascarada, gana las oposiciones al puesto de catedrático de madre, Ana Ruiz. Su abuelo, Antonio Machado divierto mi tristeza sin amigo, francés.Elige la vacante del instituto de Soria, Núñez, era médico y profesor de Ciencias Naturales. contigo, dueña de la faz velada, donde conoce a Leonor Izquierdo, con la que se siempre velada al dialogar conmigo. casará dos años después teniendo ella 15 años y él, En 1883, su abuelo es nombrado profesor de 34. Hoy pienso: este que soy será quien sea; la Universidad Central de Madrid y toda la familia no es ya mi grave enigma este semblante se traslada con él a dicha ciudad. Antonio Machado En 1911 viajará a París al conseguir una beca para que en el íntimo espejo se recrea, completa entonces su formación en la ampliar sus estudios. célebre Institución Libre de Enseñanza, fundada sino el misterio de tu voz amante. por Francisco Giner de los Ríos. Leonor cae enferma de tuberculosis y muere Descúbreme tu rostro, que yo vea en 1912, lo que sume a Machado en una gran fijos en mí tus ojos de diamante. Machado interrumpe varias veces sus estudios, depresión y éste solicita su traslado a Baeza (Jaén), afectado por los problemas económicos de su donde vivirá con su madre dedicado a la enseñanza BIOGRAFÍA familia tras la muerte de su padre por tuberculosis y al estudio. en 1893. El influjo familiar y su centro de estudios marcaron su camino intelectual. En 1912 publica Campos de Castilla, obra en la que Antonio Cipriano José María y Francisco de Santa el autor se separa de los rasgos modernistas que Ana Machado Ruiz, conocido como Antonio En 1899, Antonio Machado viaja a París, donde vive presentaba su obra Soledades y del intimisimo Machado (Sevilla, 26 de julio de 1875 — su hermano el poeta Manuel, con quien en lo hacia el que había evolucionado en Soledades, Collioure, Francia, 22 de febrero de 1939), fue un sucesivo emprenderá una carrera conjunta de galerías y otros poemas, acercándose a las poeta español, miembro tardío de la Generación autores dramáticos, y trabaja de traductor para inquietudes patrióticas de los autores de del 98, cuya obra inicial suele inscribirse en el la Editorial Garnier. Allí entrará en contacto con, la Generación del 98; en efecto, ha mantenido una movimiento literario denominado Modernismo. por ejemplo, Oscar Wilde y Pío Baroja y asiste a las amplia correspondencia epistolar con Miguel de Fue uno de los miembros más representativos de la clases del filósofo Henri Bergson, que le Unamuno y algunas de sus ideas se reflejan en este denominada Generación de 98, y su obra es el vivo impresionan profundamente. Vuelve a España y libro.
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato Galerías y otros poemas (octubre de 1907) la voz partes el tono nostálgico del primer Machado. Hay Escribe textos en prosa que luego serán recogidos del poeta se alza con personalidad propia. En este una presencia de las tierras sorianas, evocadas en los dos apócrifos Juan de Mairena y Abel Martín. mismo año, se instala en la ciudad de Soria para desde lejos; la hay, también, de la Alta Andalucía, Por entonces corteja a una dama casada, Pilar enseñar francés. En esta ciudad conocerá a la que espacio geográfico real y mítico a la vez; continúa, Valderrama, que en los versos de Nuevas canciones será su esposa Leonor. Quizá lo más típico de esa además, en el nuevo libro, la línea sentenciosa (1924), su último libro de poesía, progresivamente personalidad sea el «tono» nostálgico, suavemente (proverbios y cantares). ampliado, como los otros, aparece bajo el nombre melancólico, aun cuando hable de cosas muy reales de Guiomar. Siente un gran interés por la Filosofía o de temas muy de la época: jardines abandonados, Las ediciones de Poesías completas de 1928 y 1933 y se licencia a trancas y barrancas en esta materia parques viejos, fuentes, etc. Espacios a los cuales presentan novedades dignas de ser destacadas. en la Universidad Central. va aproximándose a través del recuerdo, del sueño Especialmente, hay que reseñar la aparición de dos o de las ensoñaciones. importantes apócrifos, «Juan de Mairena» y «Abel Martín» —maestro de Mairena—, más un tercero, Con el estallido de la Guerra Civil Española marcha En lo fundamental este intimismo nunca que lleva el mismo nombre que el poeta. Son, a Valencia. En 1937 publica La guerra. Entre 1937 y desaparece, aunque en la entrega siguiente, todos ellos, autores de los poemas añadidos a 1939, Machado publica un total de 26 artículos en Campos de Castilla (1912), Antonio Machado estas nuevas ediciones. Juan de Mairena es, La Vanguardia (que en aquella época era el órgano explore nuevos caminos (no en vano, es su libro además, autor de comentarios en prosa: de éste ha de expresión del gobierno de la República y recogía noventayochista). En la colección de 1912 el poeta de decir Machado algunos años más tarde que es firmas de los más destacados intelectuales y mira, sobre todo, al espacio geográfico que le su «yo filosófico». Entre los textos que a dichos escritores que apoyaron la causa republicana). rodea —las tierras castellanas— y a los hombres personajes se atribuyen destacaremos, por una que lo habitan. A la sección Campos de Castilla que parte, los de carácter filosófico (filosofía figura en la edición de Poesías completas (1917) se impregnada de lirismo); por otro lado, unos añadirán nuevos textos que no figuran en la cuantos poemas eróticos, cuya inspiradora (Pilar de En febrero de 1939. a la caída de Barcelona huye de 1912: Valderrama en la vida real; Guiomar en la poesía) de España -- en una ambulancia, con Joaquín a) un grupo de poemas escritos en Baeza tras la fue el último gran amor del poeta. Ramón Xirau y Pilar Subías, la esposa de éste -- y se muerte de su mujer Leonor en los que la memoria exilia en Collioure (Francia), donde poco después tiene un papel fundamental, se produce la muerte del poeta y la de su madre En 1936, ya en vísperas de la Guerra Civil, publica b) una serie de poemas breves, de carácter con sólo tres días de intervalo. En su bolsillo se un libro en prosa: Juan de Mairena. Sentencias, reflexivo, sentencioso, que el poeta llamará encuentra un último verso: quot;Estos días azules y este donaires, apuntes y recuerdos de un profesor «Proverbios y cantares» y sol de la infanciaquot;. apócrifo. Se trata de una reunión de ensayos que c) unos cuantos textos muy críticos: crítica social y venía publicando en la prensa madrileña a partir crítica a la España de aquel momento. de 1934. Este volumen muestra que su autor es Su obra poética se inicia con Soledades (1903), que uno de los más originales prosistas de nuestro siglo. fue escrita entre 1899 y 1902. En el breve volumen El libro Nuevas canciones (1924), escrito A través de esas páginas Machado-Mairena habla notamos ya muchos rasgos personales que parcialmente en Baeza, recuerda en alguna de sus sobre la sociedad, la cultura, el arte, la literatura, la caracterizarán su lírica posterior. En Soledades,
    • Antonio Machado, poemas seleccionados para 2º de Bachillerato política, la filosofía. Usa una gran variedad de tonos, forma, la musicalidad, la buena rima, si no se una deshumanización, que no comparte. La poesía que va desde la aparente frivolidad hasta la cuenta nada íntimo y personal. El verbo es lo más debe hablar con el corazón. gravedad máxima, pasando por la ironía, la gracia o importante, porque expresa el tiempo, la el humor. temporalidad que él considera esencial. quot;El Sus versos trasuntan siempre un ánimo adjetivo y el nombre / remansos del agua limpia / melancólico, callado, de hombre taciturno, que son accidentes del verbo / en la gramática lírica / Durante la contienda civil marcha con su familia a pareciera vivir, solamente, inmerso en la belleza de del hoy que será mañana / del ayer que es todavíaquot;. Valencia. Uniéndose al movimiento Alianza de su universo lírico. Pero no desdeña algunos de los ropajes Escritores Antifascistas participando activamente modernistas, aunque sin abusar de los mismos, usa en el II Congreso Internacional de celebrado en la SIMBOLOGÍA una compleja red de símbolos personales (el ciudad de Valencia. Machado escribió unos pocos viajero, el camino, la fuente, la luz, la tarde, las textos en verso y muchos en prosa. Algunos — abejas, las moscas, las galerías, el agua que fluye, la verso y prosa— se recogen en su último libro, La Los símbolos más usados en Antonio Machado son noria...) y aporta una nueva estrofa, la silva guerra (1937, con ilustraciones de José Machado). los siguientes: arromanzada, compuesta por versos imparisílabos Si buena parte de la escritura última debe verse de arte mayor y menor, incluidos alejandrinos de 7 como puramente testimonial, hay —no obstante— • Patio, parque, limonero: infancia + 7, con rima asonante en los pares. ciertos textos de grandísima calidad literaria. Entre • Río, fuente (si fluye): vida ellos, El crimen fue en Granada. • Mar, fuente (si está estancada): muerte. La poesía, quot;una honda palpitación del espírituquot;, es Estos dos últimos con fuente en Manrique. la expresión íntima del sentimiento personal del Durante la década del veinte y los primeros años • Sueño: única forma posible de poeta, pero, aunque íntima, pretende ser universal: de la década del treinta, escribe teatro en conocimiento es quot;el diálogo del hombre, de un hombre, con su colaboración con su hermano Manuel. Ambos • Tarde: paso del tiempo tiempoquot;. La poesía es un diálogo de un hombre con estrenan en Madrid las siguientes obras: Desdichas • Noria: la vida. el tiempo de cada uno. El poeta pretende eternizar de la fortuna o Julianillo Valcárcel (1926), Juan de • Mula: el destino (ciego) ese tiempo objetivo para que permanezca vivo el Mañara (1927), Las adelfas (1928), La Lola se va a • Caín: envidia, se relaciona con la esencia tiempo psíquico del poeta, para que sea universal. los puertos (1929), La prima Fernanda (1931) y La del hombre castellano en Campos de duquesa de Benamejí (1932). En la actualidad, este Castilla. poeta es homenajeado por el cantautor Rechaza el Creacionismo porque cultiva la imagen • Árboles (según clasificación de Leopoldo español Joan Manuel Serrat y uno de sus éxitos es como algo en sí mismo. También le da mucha de Luis): encina: sencillez; roble: guerra; quot;Cantaresquot;. importancia al sentimiento que ha de impregnar la palmeras: lo lejano; hayas: misterio; imagen. Las imágenes que no parten del naranjo-limonero: infancia; olivo: lo sentimiento, sino sólo del intelecto, no valen nada. La poética de Antonio Machado es muy andaluz; chopos y álamos: amor característica. Para él la poesía se aleja de la concepción modernista de que ésta es meramente También rechaza la poesía surrealista, porque no forma y la suma de las artes. No importa tanto la tiene estructura lógica. Para él esto es