Your SlideShare is downloading. ×
0
El limonero lánguido suspende
El limonero lánguido suspende
El limonero lánguido suspende
El limonero lánguido suspende
El limonero lánguido suspende
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El limonero lánguido suspende

2,789

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,789
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Antonio Machado El limonero lánguido suspende
  • 2. El limonero lánguido suspende una pálida rama polvorienta sobre el encanto de la fuente limpia, y allá en el fondo sueñan los frutos de oro...     Es una tarde clara, casi de primavera, tibia tarde de marzo que el hálito de abril cercano lleva; y estoy solo, en el patio silencioso, buscando una ilusión cándida y vieja: alguna sombra sobre el blanco muro, algún recuerdo, en el pretil de piedra de la fuente dormido, o, en el aire, algún vagar de túnica ligera.   En el ambiente de la tarde flota ese aroma de ausencia, que dice al alma luminosa: nunca, y al corazón: espera.   Ese aroma que evoca los fantasmas de las fragancias vírgenes y muertas.   Sí, te recuerdo, tarde alegre y clara, casi de primavera, tarde sin flores, cuando me traías el buen perfume de la hierbabuena, y de la buena albahaca, que tenía mi madre en sus macetas.   Que tú me viste hundir mis manos puras en el agua serena, para alcanzar los frutos encantados que hoy en el fondo de la fuente sueñan...   Sí, te conozco, tarde alegre y clara, casi de primavera.
  • 3. El limonero lánguido suspende una pálida rama polvorienta sobre el encanto de la fuente limpia, y allá en el fondo sueñan los frutos de oro...     Es una tarde clara, casi de primavera, tibia tarde de marzo que el hálito de abril cercano lleva; y estoy solo, en el patio silencioso, buscando una ilusión cándida y vieja: alguna sombra sobre el blanco muro, algún recuerdo, en el pretil de piedra de la fuente dormido, o, en el aire, algún vagar de túnica ligera.   En el ambiente de la tarde flota ese aroma de ausencia, que dice al alma luminosa: nunca, y al corazón: espera.   Ese aroma que evoca los fantasmas de las fragancias vírgenes y muertas.   Sí, te recuerdo, tarde alegre y clara, casi de primavera, tarde sin flores, cuando me traías el buen perfume de la hierbabuena, y de la buena albahaca, que tenía mi madre en sus macetas.   Que tú me viste hundir mis manos puras en el agua serena, para alcanzar los frutos encantados que hoy en el fondo de la fuente sueñan...   Sí, te conozco, tarde alegre y clara, casi de primavera. Simbología Patio : infancia Limonero : infancia Tarde : paso del tiempo Fuente : recuerdo del pasado Agua : vida, lamento de la juventud perdida
  • 4. El limonero lánguido suspende una pálida rama polvorienta sobre el encanto de la fuente limpia, y allá en el fondo sueñan – los frutos de oro...     Es una tarde clara, casi de primavera, tibia tarde de marzo que el hálito de abril cercano lleva; y estoy solo, en el patio silencioso, buscando una ilusión cándida y vieja: alguna sombra sobre el blanco muro, algún recuerdo, en el pretil de piedra de la fuente dormido, o, en el aire, algún vagar de túnica ligera.   En el ambiente de la tarde flota ese aroma de ausencia, que dice al alma luminosa: nunca, y al corazón: espera. Anáfora Antítesis Metáfora Apóstrofe Personificación Encabalgamiento   Ese aroma que evoca los fantasmas de las fragancias vírgenes y muertas.   Sí, te recuerdo, tarde alegre y clara , casi de primavera, tarde sin flores, cuando me traías el buen perfume de la hierbabuena, y de la buena albahaca, que tenía mi madre en sus macetas.   Que tú me viste hundir mis manos puras en el agua serena, para alcanzar los frutos encantados que hoy en el fondo de la fuente sueñan...   Sí, te conozco, tarde alegre y clara , casi de primavera.
  • 5. 11 A El limonero lánguido suspende 11 B una pálida rama polvori e nt a 11 C sobre el encanto de la fuente limpia, 7 b y allá en el fondo su e ñ a n 6 d los frutos de oro... 7 a Es una tarde clara, 7 b casi de primav e r a , 7 c tibia tarde de marzo 11 B que el hálito de abril cercano ll e v a ; 11 D y estoy solo, en el patio silencioso, 11 B buscando una ilusión cándida y vi e j a : 11 E alguna sombra sobre el blanco muro, 11 B algún recuerdo, en el pretil de pi e dr a 11 F de la fuente dormido, o, en el aire, 11 B algún vagar de túnica lig e r a . 11 A En el ambiente de la tarde flota 7 b ese aroma de aus e nci a , 11 C que dice al alma luminosa: nunca, 7 b y al corazón: esp e r a . 11 A Ese aroma que evoca los fant a sm a s 11 B de las fragancias vírgenes y mu e rt a s. 11 A Sí, te recuerdo, tarde alegre y cl a r a , 7 b casi de primav e r a , 11 C tarde sin flores, cuando me traías 11 B el buen perfume de la hierbabu e n a , 7 a y de la buena albah a c a , 11 B que tenía mi madre en sus mac e t a s. 11 A Que tú me viste hundir mis manos puras 7 b en el agua ser e n a , 11 C para alcanzar los frutos encantados 11 B que hoy en el fondo de la fuente su e ñ a n... 11 C Sí, te conozco, tarde alegre y clara, 7 b casi de primav e r a .
    • Heptasílabos y endecasílabos.
    • Rima asonante en verbos pares
    • Silva arromanzada , muy propia de Machado y otros escritores noventayochistas

×