La Biblia para niños, Caín y Abel

53,408 views
52,875 views

Published on

Published in: Spiritual
5 Comments
19 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
53,408
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
13,280
Actions
Shares
0
Downloads
798
Comments
5
Likes
19
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Biblia para niños, Caín y Abel

  1. 1. Capítulo Tres Cain y Abel Ilustraciones: Miwako Onishi Texto: Kaoru Ogasawara Traducción a Español: Yukinobu Horimoto
  2. 2. Después de salir del Jardín del Edén, Adán y Eva vivieron en terreno deshabitado. Después de un tiempo, Eva dió nacimiento a dos hijos y llamó al hijo mayor “Caín” y al hijo menor “Abel”.
  3. 3. Caín se dedicó al cultiva de la tierra, y Abel se dedicó a la crianza de ovejas.
  4. 4. Todos los días, Caín trabajó muy duro y pudo cosechar muchos vegetales.
  5. 5. Todos los días, Abel cuidaba las ovejas en el campo y las ovejas se multiplicaron mucho.
  6. 6. Pasó el tiempo, y un día Caín llevó a Dios una ofrenda del producto de su cosecha. También Abel llevó a Dios las primeras y mejores crías de sus ovejas.
  7. 7. 7 Dios aceptó la ofrenda de Abel. Pero, no aceptó la ofrenda de Caín.
  8. 8. ¿Por qué Dios no aceptó mi ofrenda?” Caín gritaba a Dios con tristeza.
  9. 9. 9 Por el contrario, Abel estaba muy contento porque su ofrenda de sinceridad fue aceptado por Dios. Y dijo a Caín, “quizás tu sinceridad no fue suficiente para Dios.”
  10. 10. 10 ¡No es cierto! Yo también llevé mi ofrenda con sinceridad. Entonces, ¡Por qué fue aceptada solo la de Abel, Caín sintió mucho odio por Abel.
  11. 11. Caín pensó: ¡Si desaparece Abel, todo saldrá bien! Un día, Caín invitó a su hermano Abel a dar un paseo, cuando los dos se encontraban ya en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató.
  12. 12. Caín debería llevar sus ofrendas a través de Abel. Dios dijo a Caín, “ Yo sé muy bien que tu trajiste tu ofrenda con sinceridad.” “ Pero Yo quería que tu superaras y dominaras tus pensamientos malos y odios.”
  13. 13. ¡Que has hecho!
  14. 14. Caín se puso a llorar porque comprendió el gran pecado que había cometido. Dios dijo, “Tu cometiste este pecado, por eso, debes salir de este lugar..” “ Pero un día, podrás volver nuevamente.”

×