• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Fustel de Coulanges
 

Fustel de Coulanges

on

  • 7,547 views

 

Statistics

Views

Total Views
7,547
Views on SlideShare
3,478
Embed Views
4,069

Actions

Likes
1
Downloads
154
Comments
1

10 Embeds 4,069

http://historiografia3y4.blogspot.mx 2772
http://historiografia3y4.blogspot.com 1244
http://www.historiografia3y4.blogspot.mx 18
http://historiografia3y4.blogspot.com.es 11
http://historiografia3y4.blogspot.com.ar 10
http://historiografia3y4.blogspot.nl 5
http://www.historiografia3y4.blogspot.com 4
http://historiografia3y4.blogspot.fr 3
http://webcache.googleusercontent.com 1
http://historiografia3y4.blogspot.co.uk 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

11 of 1 previous next

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • buenos dias, donde pudiera descargar el libro completo?

    gracuas
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Fustel de Coulanges Fustel de Coulanges Presentation Transcript

    • FUSTEL DE COULANGES LA CIUDAD ANTIGUA ESTUDIO SOBRE EL CULTO. EL DERECHO, LAS INSTITUCIONES DE GRECIA Y ROMA TRADUCCION Dm M. CIGES APARICIO EDITORIAL ALBATROS MAIPU 391 • BUENOS AIRES~i.~. Lo::.••
    • COPYRIGHT BY EDITORIAL ALBATROS Hecho el dep6sito que marca Ia ley 11723 INTRODUCCION · SOBRE LA NECESIDAD DE ESTUDIAR LAS MAS ANTI- GUAS CREENCIAS DE LOS ANTIGUOS PARA CONOCER SUS INSTITUCIONES Nos proponemos mostrar aqui segun que principios y por que reglas la sociedad griega y la sociedad roma- na se han gobernado. Asociamos en el mismo estudio a 1·omanos y griegos porque estos dos pueblos, ramas de una raza 11 que hablaban dos idioma.s fornwdos de una misma lengua, han tenido tambien un fondo de insti- tuciones comtmes y han soportado tma serie de revolu- ciones semejantes. Nos esforzaremos, sobre todo, en poner de manifiesto las diferrmcias radicales y esenciales que distinguen perdurablemente a estos pueblos antiguos de las socie- dades modernas. Nuestro sistema de educaci6n, que nos hace vivir desde la infancia entre griegos y roma- nos, nos habitua a compa.Tarlos sin cesar con nosotros, a juzgar su historia segun la nuestra y a explicar sus revoluciones por las nuestras. Lo que de· ellos tenemos y lo que nos han legado, nos hace creer que nos pare- cemos; nos cuesta trabajo considerarlos como pueblos extranjeros; casi siempre nos vemos reflejados en ellos. II De esto proceden muchos errores. Jamas dejamos de PRINTED IN ARGENTINE enganarnos sobre estos antiguos pueblos cuando losAcab6se de imprimir el dia 15 de Diciembre de 1942 en los consideramos al traves de las opiniones y acontecimien-Talleres Artes Graficas C 0 N C 0 R, D I A , Rondeau 3062, tos de nuestro tiempo . . Buenos Aivcs • Republica Argentina Y los errores en esta materia no carecen de peligro. La idea que se han forjado de Grecia y Roma ha pertur-
    • 8 INTRODUCCI6N ESTUDIO DE I.AS CREENCIAS 9 ba.do frecuentemente a nuestras genemciones. Por ha- La historia de Grecia y Roma es testimonio y ejem- barse ob·se1·vado mal las instituciones de la ciudad an- plo de la estrecha relaci6n que existe siempre entre las tigua, se la ha creido res1.wita·r entre nosotros. Se ha ideas de la inteligencia humana y el estado social de foriado una itusi6n sobTe la -libertad ent?·e los antiguas, un pueblo. Reparad en las in.c!tituciones de los antiguos y s6lo por eso ha peli.grado ta libertad entre los mo- sin pensar en sus creencia.c;, y las encontrffreis obscuras dernos. Nuestros ochenta aiios itltimos han demostra- extraiia8, inexplicable.c;. ;, Por q1te los patricios y los ple- do claramente que una de las grandes dificultades que beuos, los patrorws 1J los cliente8, los eupatrida8 y los se oponen a la marcha de la sociedad moderna, es el tetas, 11 de d6nde proceden las diferenct.ls nativas e im- habito por esta adquirido de tener siemp.le ante los borrables que entre e.<~as clases encontramos? ;, Que sig- ojos la antigiiedacl gTiega y romana. nifican esas instituciones lacedem6nicas que nos pare- Para conocer la verdad sobre estos antiguos pueblos, cen tan contrarias a la naturaleza? ;,C6mo explicar esos es cuerclo estudia,rlos sin pensar en nosotros, cual si cap1·ichos inicuos del antiauo derecho privado: en Co- .no.s fuesen perfectamente extraiios, con identico desin- rinto, en Tebas, pr(j)hibici6n de vender la tierra; en teTes y el espiritu tan libre como si estudiasemos la Atenas, en Roma, desigualdad en la sucesi6n entre el India antigua o la Arabia. hermano 71 la hermana? t Qu(J entendian los jurisconsul- tos por "agnaci6n", por "gen8"? ;, Por que esas revo- Asi observada.<I, G1·ecia y Roma se nos ofrecen con lucione~ en el Derecho, y esa.c; revoluciones en la poli- un caracter inimitable. Nada en los tiempos modernos tica? En que consistia ese patriotismo singular que a se les parece. Nada en lo pon:enir podra pareeersele:i. veces extinguia los sentimientos naturales? ;, Que se Intenta1·emos demostrar por que reglas estaban regidas e?ltendia por pa lilJertad de que sin ce.<~ar se habla? estas sociedades, .Y facilmente se acreditara que las ntis- ;,Como es posible que ha11an podirlo establecerse y rei- mas reglas no pueden regir y a la humanidad. .nar durante mucho tiempo instituciones aue tanto se 1. De d6nde procede esto? ;,,Por que las condiciones del alejan de la idea aue hoy formamos de ellas? ;,Cual e.~ gol!ierno de loto~ hombres no .c;on las mi.smas que en el vrincipio .c;uperi01· que le.! ha otorgado su autoridad ot1·o t·iC?n1W? J,os omnde!1 cam bios que per-i6dicamente sobre el espiritu de los homlWes? _ tiC ma??i[ic.ltan en la constituci6n de las sociedades, no Pero, !rente a e<>as in.!titucione.! 11 a esas leue.!, colo- pucdcn ser c.fccto de la casualidad ni de la fuerza sola. cad las creencias: lo8 hechos adquiriran en gequida mas La causa que los produce debe de ser potente, y esa claridad, y la explicaci6n se ofrecera esvontaneamente. causa debe de 1·esidir en el hombTe. Si las leyes de la Si, remonta.ndo a las p1·imeras edade.! de e.<~ta raza, es asociaci6n humana no son las mismas que en la anti- decir, al tiempo en que /undo sus instituciones, M ob- g?:ledad, e.<~ que al.oo ha cambiado en el hombre. En serva la idea que tenia del ser humano, de la vida. de c[ccto, tenemos una parte de nuestro ser que se modi- la muerte. de la se,qunda exi."tencia, del principia divi- fica de Riglo en siglo: es nue.stm inteligencia. Siempre no, adviertese una relaci6n intima entre estas opiniones esta en movimient.o, ca.li siempre en progreso, y, a cau-- y las reglas antiquas del derecho privado, entre los ritos sa de ella, nue.<~t?·as in8tituciones y nuestras leues estan que emanaron de esas creencias y las instituciones po- sujetas al cambia. [loy 11a no piensa el hombre lo que liticas. pensaba hace veinte siglos, y por eso mismo no se go- La comparacion de las creencias y de las leyes mues- bierna como entonces se gobentaba. tra que una religion primitiva ha constituido la familia"11!!1!!!ltl!lt!!llml!ltlt Rlllllil~"""""_ _ _ _illll!mi_ffit!ffl!lffttlff!""""""""ll!l~ !lffl!lf.itHII"""""hlllhh 1 ---•r"""". . . . ,____ ~~----... """11_ ...__,,.:ll•.--_._.......,_ _ _ _ _ _ __,_,....,.....__ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
    • 10 INTRODUCCI6N ESTUDIO DE LAS CREENCIAS 11griega y romana, ha estableeido el matrimonio y la viefos libros sagrados; mas de todo esto nada ha llega-autoridad paterna, ha determinado los rasgos del pa- do a nosotros. aQue recuerdo puede quedarnos de esasrenteseo, ha eonsagrado el dereeho de propiedad y el generaeiones, que no nos han defado ni un solo textodereeho de hereneia. Esta misma religion, luego de am- escrito?plifiear y extender la familia, ha formado una asoeia- Felizmente, el pasado nunca muere ptJr completoci6n mayor, la ciudad, 11 ha reinado en ella como en la para el hombre. Bien puede este olvidarlo, pero siemprefamilia. De ella. han proeedido todas las institueiones y lo conserva en si. Pues, tal como se mani,fiesta en cadatodo el dereeho privado de los antiguos. De ella ha reei- epoea, es el producto y resumen de todas las epocasbido la eiudad sus principios, sus reglas, sus costum- preeedentes. Si a su alma deseiende, en ella podra en-bres, sus magistraturas. Pero esas viejas creeneias se contrary reconoeer esas diferentes epocas, segun lo quehan modificado o atenuado eon el tiempo, y el dereeho cada una ha defado en el.privado 11 la.~ institueiones politica.~ se han modificado Observemos a los griegos del ·tiempo de Pericles, acon ellas. Entonces se ha desarrollado la serie de revo- los romanos del tiempo de Cieeron : ostentan en si laslucione::;, y la.~ transformacione.<; sociales han seguido marcas autenticas y los vestigios eiertos de los sig~osrcgularmente a las transformaciones de la inteligeneia. mas distantes. El eontemporaneo de Cieeron (me refie- Conviene, pue.9, estudiar ante todo las ereencias de ro singularmente al hombre del pueblo) tiene la imagi-esos pueblo.~. Las mas antiguas son las que mas nos nacion llena de leyendas: esas leyendas provienen deimporta eonoeer. Pues las institueiones y las ereeneias un tiempo antiqutsimo y testifiean la manera de pensarque eneontramos en las hermosas epocas de Greeia y de aquel tiempo. El eop.temporaneo de Cicer6n se sirvede Roma solo son el desenvolvimiento de creencias e de una lengua cuyas radicales son extraordinariamenteinstitueiones anteriores: en neeesario bus ear la,s raiees antiguas: esta lengua, al expresar los pensamientos demuy lejos en lo pasado. Las poblaciones griegas y lati- las viefas edades, se ha modelado en ellas y ha conserva-nas Mn infinitamente mas viejas que R6mulo y Home- do de siglo en siglo el sella que le imprimio. El sentidoro. Ila sido en una epoca ma.c: antigua, en una antigue- intimo de una radical puede revelar a veces una anti-dad sin fecha, donde las creencias se han formado y gua opinion o un uso antiguo: las ideas se han trans-las instituciones se han establecido o preparado. formado y los recuerdos se han desvanecido ,· pero las Pero aque esperanza hay de llegar al eonoeimiento de palabras subsisten, testigos inmutables de ereenciasese pas ado remota? i Quien nos ¢ira lo que pensaban desapareeidas. El eontemporaneo de Ciceron practicalo.9 hombres diez o quince siglos antes de nuestra Era? ritos en los sacrificios, en los funerales, en la ceremoniagPuede encontrarse lo que hay de tan inaprensible y del casamiento; esos ritos son mas viefos que el, y lofuaaz en las creencias y opiniones? Sabemos lo que pen- demuestra que ya no responden a sus creencias. Perosa,l;an los aria.! de Oriente hace treinta y cinco siglos ,· que se consideren de cerea los ritos que observa o laslo sal>emos 110r los himnos de los Vedas, que induda- formulas que recita, y en ellos se encontrara el sella deblemente son antiqui.c;imo.c:, y por las leyes de Manu, lo que creian los hombres quince o veinte siglos antes.que lo son meno.l, pero donde pueden reconocerse pa~safes que pertenecen a una epoca extremadamente le-fana. Pero gd6nde estan los himno.s de los antiguos,helenos? Como los italianos, poseian cantos antiguos, I, •
    • LIBRO PRIMERO CRENCIAS ANTIGUAS CAPITULO PRIMERO CREENCIAS SOBRE EL ALMA Y SOBRE LA MUERTE ASTA los ultimos tiempos de la historia de Grecia y de Roma se vi6 persistir en- tre el vulgo un conjunto de pensamientosI y usos, que se referfan indudablemente a una epoca remotfsima. De ellos pode-I mos inferir las opiniones que el hombreI form6 primeramente sobre su propia naturaleza, sobre su alma y sobre el misterio d~ la muerte. Por rnucho que nos rem~mtemos en la historia de la raza indoeuropea, de la que son ramas las poblaciones griegas e italianas, no se advierte que esa raza haya crefdo jamas que tras esta corta vida todo hubiese con- clufdo para el hombrP. Las generaciones mas antiguas, mucho antes de que hubiera filosofos, han creido en una segunda existencia despues de la actual. Han con- siderado la muerte, no como una disolucion del ser, sino como un mero cambio de vida. Pero len que lugar y de que manera pasaba esta se- gunda existencia? l Se crefa que el espfritu inmortal, despues de escaparse de un cuerpo, iba a animar otro? No; la creencia en la metempsfcosis nunca ha podido arraigar en el espfritu de los pueblos greco-italianos; tampoco es tal la opinion mas antigua de los arias de Oriente, pues los himnos de los Vedas estan en oposi-
    • l 14 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. I. CREENCIAS SOBRE EL ALMA Y LA MUERTE 15 ci6n con ella. ;, Se creia que el espiritu ascendia al cielo iba a continuar viviendo bajo tierra y que conservaria a la region de la luz? Tam poco; la creencia de que la~ el sentimiento del bienestar y del sufrimiento! Se escri- alm~s _entraban en una mansion celestial pertenece en bia en la tumba que el hombre reposaba alii; expresi6n Oec1dente .a una epoca relativamente proxima; la celeste que ha sobrevivido a estas creencias, y que de siglo en morada s6lo se consideraba como Ia recompensa de al- siglo ha llegado basta nosotros. Todavia la empleamos, gunos grandes hombres y de los bienhechores de la aunque nadie piense hoy que un ser inmortal repose humanidad. Segun las mas antiguas creencias de los en una tumba. Pero tan firmemente se creia en la anti- italianos y de los griegos, no era en un mundo extrafio giiedad que un hombre vivia alii, que jamas se prescin- ! al presente donde el alma iba a pasar su segunda exis- dia de enterrar con el los objetos de que se le creia ne- tencia: persistia cerca de los hombres y continuaba vi- cesarios: vestidos, vasos, armas ( 4 ). Se derramaba vinoIn viendo bajo la tierra (1). sobre la tumba para calmar su sed; se depositaban ali-I, Tambien se ~reyo, durante mucho tiempo, que en mentos para satisfacer su hambre ( 5 ). Se sacrificaban esta segunda ex1stencia el alma permanecia asociada al caballos y esclavos, en la creencia de que estos seres, cuerpo. N acida con el, la muerte no los separaba y ella enterrados con el muerto, le servirian en la tumba, como se encerraba con el en Ia tumba. le habian servido durante su vida ( 6 ). Tras la toma de Por muy viejas que sean estas creencias, de elias Troya, los griegos vuelven a su pais: cada cual lleva nos han quedado testimonies autenticos. Estos testi- su bella cautiva; pero Aquiles, que esta bajo tierra, ll!onios son los ritos de la sepultura, que han sobrevi- reclama tambien su esclava y se le ofrece a Poli- Vld~ con mucho a esas creencias primitivas, pero que xena (1). habmn seguramente nacido con elias y podian hacer- Un verso de Pindaro nos ba conservado un curioso noslas comprender. vestigio de esos pensamientos de las antiguas genera- Los ritos de la. sepultura muestran claramente que, ciones. Frixos se vi6 obligado a salir de Grecia y buir cuando se colocaba un cuerpo en el sepulcro, tambien ·basta Colquida. En este pais murio; pero, a pesar de s.e creia colo~ar a~ mismo tiempo algo viviente. Virgi- muerto, quiso volver a Grecia. Se aparecio, pues, a Pe- lio, que descnbe Slempre con tanta precision y escrupu- lias ordenandole que fuese a la C6lquida para transpor- los las ceremonias religiosas, termina el relato de los tar su alma. Sin duda esta alma sentia la afioranza del funerales de Polidoro con estas palabras: "Encerramos suelo de la patria, de la tumba familiar; pero adscrita su alma en la tumba". La misma expresi6n se encuentra .r ,a los restos corporales no podia separarse sin ellos de en Ovidio y en Flinio el J oven : no es que respondiese a Ia C6lquida (B). las ideas que estos escritores se formasen del alma sino De esta creencia primitiva se deriv6 la necesidad de que desde tiempo inmemorial estaba perpetuada en el la sepultura. Para que el alma permaneciese en esta l~nguaje, atestiguando antiguas y vulgares creen- morada subterranea que le convenia para su segunda Cias ( 2 ). vida, era necesario que el cuerpo a que estaba ligada Era costumbre al fin de la ce;remonia funebre Hamar quedase recubierto de tierra. El alma que carecia de tre·s veces al alma del muerto por el nombre que habia tumba J:?.O tenia morada. Vivia errante. En vano aspi- llevado. Se le deseaba vivir feliz bajo tierra. Tres veces raba al reposo, que debia amar tras las agitaciones y se le decia: "Que te encuentres bien". Se afiadia: "Que trabaj os de esta vida : era necesario errar siempre, en la tierra te sea ligera" ( 8 ). i Tanto se creia que el ser forma de larva o fantasma, sin detenerse nunca, sin re-
    • 16 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. I. CREENCIAS SOBRE EL ALMA Y L:A MUERTE 17cibir jamas las ofrendas y .los alimentos que 1e bacia~ neraJes. discipulos de los filosofos, quiza diferenciabanfalta. Desgraciada, se convertia pronto en malhechora. el alma del cuerp0, y como no creian que Ia suerte de ·Atormentaba a los vivos, les enviaba enfermedades, les la una estuviese asociada a Ia suerte del otro, habianasolaba las cosechas, les espantaba con apariciones lu- supuesto que importaba muy poco a un cadaver des-gubres para anunciarles que diesen sepultura a su componerse en Ia tierra o en el agua. Por lo mismo nocuerpo y a ella misma. De aqui procede Ia creencia en desafiaron Ia tempestad para cumplir Ia vanq. formulalo.s aparecidos. ( 9 ). La antigtiedad entera estaba persua- de recoger y enterrar a sus muertos. Pero Ia muche- dida de que sm la sepultura el alma era miserable, y dumbre, que aun en Atenas permanecia afecta a las vie-que por la sepultura adquiria la eterna felicidad. No con jas creencias, acuso de impiedad a sus generales y lesla ostentaci6n del dolor quedaba realizada la ceremonia hizo morir. Por su victoria salvaron a Atenas; por sufunebre, sino con el reposo y Ia dicha del muerto (10). negligencia perdieron millares de almas. Los padres de los muertos, pensando en el largo suplicio que aquellas Adviertase bien que no bastaba con que el cuerpo se depositara en Ia tierra. Tambien era precise observar ahnas iban a sufrir, se acercaron al tribunal vestidos de ritos tradicionales y pronunciar determinadas formu- luto para exigir venganza ( 14). l~s ( 11 ). En Plauto se encuentra la historia de un apare- · En las ciudades antiguas la leY infligfa a los grandes Cido: es un alma forzosamente errante por haber ente- culpables un castigo reputado de terrible, Ia privacion rrado el cuerpo sin observar los ritos. Suetonio refiere de sepultura ( 15 ). Asi se castigaba al alma misma y se que enterrado el cuerpo de Caligula, sin realizarse Ia le infligia un suplicio casi eterno. ceremonia funebre, su alma anduvo errante y se mos- Conviene observar que entre los antiguos se ha ·esta- tro a los vivos, hasta el dia en que se decidieron a des- blecido otra opinion sobre la mansion de los muertos. enterrar el cuerpo y a darle sepultura segun las re- Se han figurado una region, tambien subterranea, pero glas (1 2 ). Estos dos ejemplos demuestran que efecto se infinitamente mayor que la tumba, donde todas las atribuia a los ritos y a las formulas de Ia ceremonia almas, lejos de su cuerpo, vivian juntas, y donde se lesfunebre. Puesto que sin ellos las almas permanecian discernian penas y recompensas, segun la conducta queerrantes y se aparecian a los vivos, es que por ellos se el hombre habia observado durante su existencia. Perofijaban y encerraban en las tumbas. Y asi como habia los ritos sob11e las sepulturas, tales como los hemos des-.formulas que poseian esta virtud, los antiguos tenian crito, estim en manifiesto desacuerdo con esas creen- otras con Ia virtuq contraria: Ia de evocar las almas y cias: prueba cierta de que en la epoca en que se esta- hacerlas surgir momentaneamente del sepulcro. blecieron esos ritos aun no se creia en el Tartaro y en Puede verse en los escritores antiguos como estaban los Campos Eliseos. La primera opinion de esas anti- atormentados los hombres por el temor de que tras su guas generaciones fue que el ser humano vivia en la muerte no se observasen los ritos. Era esta una fuente tumba; que el alma no se separaba del cuerpo, y que de agudas inquietudes ( 18 ). Se temia menos ala muerte permanecia fija en esa parte del suelo donde los huesos que a Ia privaci6n de sepultura. Y cs que se trataba estaban enterrados. Ademas, el hombre no tenia que del reposo y de Ia fclicidad etcrna. No dcbemos de sor- rendir ninguna cuenta de su vida anterior. Una vez en prendernos mucho al vcr que, tras una victoria por la tumba, no tenia que esperar recompensas ni supli- mar, lo~ atenicnscs hicieran pcrecer a sus generales, cios. Opinion tosca, indudablemente; pero que es la que hab1an desdeiiado enterrar a los muertos. Esos ge- infancia de la nocion de una vida futura.
    • 18 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. I. CREENCIAS SOBRE EL ALMA Y LA MUERTE 19 El ser que vivia bajo tierra no estaba bastante eman- parte en la.s comidas funebres de que los muertos se cipado · de la humanidad para no tener necesidad de nutren !" ( 21 ). Las burias de Luciano atestiguan que aliento. Asi, ciertos dias del afio se llevaba comida a estas costumbres aun duraban en su tiempo: "Piensan cada tumba (16). los hombres que las almas vienen de lo profunda por la Ovidio y Virgilio nos han dejado ia descripcion de comida que se les lleva, que se regalan con el humo de esta ceremonia, cuyo ernpleo se habia conservado in- las viandas y que beben el vino derramado sobre la tacto hasta su epoca, aunque las creencias ya se hubie- fosa" (2 2 ). Entre los griegos habia ante cada tumba un sen tranformado. Dicennos que se rodeaba Ia tumba de emplazamiento destinado a la inmolacion de las victi- grandes guirnaldas de hierba y flores, que se deposita- mas y a Ia cocci on de su carne ( 23). La tumba romana ban tortas, frutas, sal, y que se derramaba leche, vino tambien tenia su culina, especie de cocina de un genero y a veces sangre de victimas (17). particular y para el exclusive uso de los muertos ( 24 ). Nos equivocariamos grandemente suponiendo que Cuenta Plutarco que tras la batalla de Platea los gue- esta comida funebre solo era una especie de conmemo- rreros muertos fueron enterrados en Iugar del com- racion. El alimento que la familia llevaba era realmente bate, y los plateos se comprometieron a ofrecerles cada para el muerto, para el exclusivamente. Prueba esta que nilo cl banquete funebre. En consecuencia, el dia del la leche y el vino se derramaban sobre la tierra de la Hllivonmrio se dirigian en gran procesion, conducidos. tumba; que se abria un aguJero para que los alimentos pot• HIIH pr·imcros magistrados, al otero donde reposa- solidos llegasen hasta el muerto; que, si se inmolaba l.utll lo:~ tttii<ILOH. Ofrocfanles leche, vino, aceite per- una victima, toda la carne se quemaba para que ningun ltlltttH .Y II•H lntttolnhnn una victima. Cuando los ali- vivo participase de ella; que se pronunciaban ciertas """toH " lnllltll .va Hobr In tumba, los plateos pro- formulas consagradas para invitar al muerto a comer lltlltdnbllll una J6nn11la invocando a los muertos para y heber; que, si la familia entera asistia a esta comida, quo ucuc.licson a esta comida. Todavia se celebraba ·esta ni siquiera ella tocaba a los alimentos; que, en fin, al ccremonia en tiempo de Plutarco, que pudo ver el 6009 retirarse, se tenia gran cuidado en dejar una poca de aniversario ( 25 ). Luciano nos dice cual es la opinion que leche o torta en los vasos, y que era gran impiedad en ha engendrado todos esos usos. "Los muertos escribe un vivo tocar a esta pequefia provision destinada a las se nutren de los alimentos que colocamos en tu tumb~ necesidades del muerto. y beben el vino que sobre ella derramamos; de modo Estas antiguas creencias han perdurado mucho tiem- que un muerto al que nada se le ofrece esta condenado po y su expresion se encuentra todavia en los grandes a hambre perpetua" (26). escritores de Grecia. "Sobre la tierra de la tumba, dice He ahi creencias muy antiguas y que nos parecen Ifigenia en Euripides, derramo la leche, la miel, el vino, . ?ien ~alsas y ridiculas. Sin embargo, han ejercido su pues con esto se alegran los muertos" (1 8 ) .-"Hijo de lm~erw sobre el hombre durante gran numero de gene- Peleo, dice Neptolemo, recibe el brebaje grato a los racwnes. Han gobernado a las almas, y muy pronto muertos; ven y bebe de esta sangre" (1 9 ). Electra vierte veremos que han regido a las sociedades, y que la ma- las libaciones y dice: "El brebaje ha penetrado en la yor parte de las instituCiones domesticas y sociales de tierra; mi padre lo ha recibido" ( 20). Vease la oracion los antiguos emanan de esa fuente. de Orestes a su padre muerto: "i Oh, padre mio; si vivo recibiras ricos banquetes; pero si muero no tendras tu
    • CAPITULO II EL CULTO DE LOS MUERTOS Estas creencias dieron muy pronto Iugar a reglas deconducta. Puesto que el muerto tenia necesidad de ali- mento y bebida, se concibi6 que era un deber de los vivos el satisfacer esta necesidad. El cuidado de llevara los muertos los · alimentos no se abandono al caprichoo a los sentimientos variables de los hombres; fue obli-gato.rio. Asi se instituyo toda una religion de la muerte,cuyos dogmas han podido extinguirse prestamente, pero cuyos ritos han durado basta el triunfo del cris-tianismo. Los muertos pasaban por seres sagrados ( 27 ). Los an- tiguos les otorgaban los mas respetuosos epitetos que podian encontrar; llamabanles buenos, santos, · bien- aventurados ( 28 ). Para ellos tenian toda la veneracion que el hombre puede sentir por la divinidad que ama o teme. En su pensamiento, cada muerto era un dios (2 9 ). Esta especie de apoteosis no era el privilegio de los grandes hombres; entre los muertos no habia distincion.·Ciceron dice: "Nuestros antepasados han querido que los hombres que habian salido de esta vida se contasen en el numero de los dioses (3°). Ni siquiera era necesa- rio haber sido un hombre virtuoso; el malo se convertia en dios como el hombre de bien : solo que en esta se- gunda existencia conservaba todos los malos pensa- mientos que habia tenido en la primera (31). Los griegos daban espontaneamente a los muer-tos el nombre de dioses subterrane<fs. En Esquilo, un hijo invoca asi a su padre muerto: "i Oh, tu, que eres dios bajo la tierra!" Euripides dice, hablando de Alcestes:
    • 22 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. 11. EL CULTO DE LOS MUERTOS 23 "Cerca de su tumba el viajero se detendra para decir: Este culto era identico en 1a India que en Grecia .e Este es ahora una divinidad bienaventurada" (32). Los Italia. El indo debia de suministrar a los manes la co- romanos daban a los muertos el nombre de dioses Ma- mida, Hamada sraddha. "Que el jefe de la casa haga el nes. "Dad a los dioses Manes lo que se les debe, dice iraddha con ar:roz, leche, uvas, frutas, para atraer sabre Cicer6n; son hombres que han dejado la yida; tenedles si la benevolencia de los manes". El indo crefa que en por seres divinos" (33). el memento de ofrecer esta comida funebre, los manes de los antepasados venfan a sentarse a su lado y toma- Las tumbas eran los templos de estas divinidades. ban el alimento que se les presentaba. Tambien crefa I Por eso ostentaban la inscripci6n sacramental Dis.Ma- que este banquete comunicaba a los muertos gran rego- nibus, y en griego (:il>oL~ xBov(ot~. Significaba esto que el cijo: "Cuando el sraddha se hace segun los ritos, losl dios estaba enterrado, Manesque Sepulti, dice Virgi- lio ( 34 ). Ante la tuma habfa un altar para los sacrifi- antepasados del que ofrece la comida experimentan una satisfacci6n inalterable;. ( 37 ). cios, como .ante los templos de los dioses (35). Asf, los arias de Oriente han pensado en su ·origen 1oI Este culto de los muertos se encuentra ·entre los he- mismo que los de Occidente a proposito del misterio del lenos, entre los Iatinos, entre los sabinos (36), entre los destino tras la muerte. Antes de creer en 1a metemps1- etruscos; se le encuentra tambh~n entre los arias de la cosis, que presuponfa una distincion absoluta entre el India. Los himnos del Rig Veda hacen de el mencion. alma y el cuerpo, han crefdo en la existencia vaga e El libro de las Leyes de Manu habla de ese culto como indecisa del ser humano, invisible, pero no inmaterial, del mas antiguo que los hombres hayan profesado. En que reclamaba de los mortales alimento y bebida. ese libra se advierte ya que la idea de la metempsicosis El indo, cual el griego, consideraba a los muertos I ha pasado sobre esta antigua creencia: todavia antes como seres divines que gozaban de una existencia se establecio la religion de Brahma, y, sin embargo 1:Jienaventurada. Pero existia una condicion para su fe-.J bajo el culto de Brahma, bajo la doctrina de la metem~ licidad: era necesario que las ofrendas se les tributasen psicosis, la religi6n de las almas de los antepasados sub- regularmente por los vivos. Si se dejaba de ofrecer el siste viva e indestructible, obligando al redactor de las sraddha a un muerto, el alma hufa de su apacible man- Leyes de Manu a contar con ella y aun a admitir sus sion y se convertfa en alma errante que atormentaba a prescripciones en el libro sagrado. No es la menor sin- los vivos; de suerte que si los manes eran verdadera- gularidad de este libra tan extrafio el haber conservado mente dioses, solo lo eran mientras los vivos les hom·a- las reglas referentes a esas antiguas creencias, cuando ban con su culto (88). evidentemente se ha redactado en una epoca de creen- Los griegos y romanos profesaban exactamente las cias muy opuestas. Esto prueba que se necesita mucho mismas opiniones. Si se cesaba de ofrecer a los muer- tiempo para que las creencias humanas se transformen, tos Ia comida funebre, los muertos salian en seguida de y todavia se necesita mas para que las practicas exte- . sus tum bas; sombras errantes, se les oia gemir en la riores y las leyes se modifiquen. Hoy mismo, pasados noche silenciosa, acusando a. los vivos de su negligen- tantos siglos y revoluciones, los indos siguen tributan- cia impfa; procuraban castigarles. les enviaban enfer- do sus ofrendas a los antepasados. Estas ideas y estos medades o her1an al suelo de esterilidad. En fin, no de- I · ritos es lo que hay de mas antiguo en la raza indo- jaban ningun reposo a los vivos hasta el dia en que se europea, y es tambien lo que ·hay de mas persistente. les restablecfa la comida funeb~e ( 39 ). El sacrificio, la II II
    • 24 I,m. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. II. EL CULTO DE LOS MUERTOS 26 ofrenda del sustento y la libaci6n, les hacfan volver a sentimiento religioso. Qufza en presencia de la muerte la tumba y les devolvfan el reposo y los atributos divi- ha sentido el hombre por primera vez la idea de lo so- nos. _EI hombre quedaba entonces en paz con ellos (40). brenatural y ha querido esperar mas alia de lo que veia. Si el muerto que se olvidaba era un ser malhechor, La muerte fue el primer misterio, y puso a los hombres el que se honraba era un dios tutelar, que amaba a los en el camino de los demas misterios. Ella elev6 su pen- que le ofrecfan el sustento. Para protegerlos seQ"uia to- samiento de lo visible a lo invisible, de lo transitorio a mando parte en los negocios humanos, y en ellos des- lo eterno, de lo humano a lo divino. empefiaba frecuentemente su papel. Aunque muerto, sabia ser fuerte y activo. Se le imploraba; se solicitaba su ayuda y sus favores. Cuando pasaba ante una tum-I ba, el caminante se paraba y decfa: "i Tu, que eres un dios baj 0 tierra, seme propicio !" ( 41). Puede .iuzgarse de Ia influencia que los antiguos atri- bufan a los muertos por esta suplica que Electra dirige a los manes de su padre: "i Ten piedad de mi y de mi hermano Orestes; hazle volver a este pais; oye mi rue- go, oh, padre mio, atiende mis votos al recibir mis liba- ciones !" Estos dioses poderosos no s61o otorgan los bienes materiales, pues Electra afiade: "Dame un cora- z<)n mas casto que el de mi madre; y manos mas pu- ras" ( 42 ). Tambien el indo demanda a los manes "que . el numero de los hombres predomine bastante en su familia y que haya mucho para dar". Estas almas humanas, divinizadas por Ia muerte, eran Io que los griegos llamaban demonios o heroes (43). ·Los Iatinos les dieron el nombre de Lares, Manes (44), Ge- nios. "Nuestros antepasados, dice Apuleyo, han creido que cuando los Manes eran malhechores debia de lla- marseles Larvas, y los denominaban Lares cuando eran benevolos y propicios" (45 ). En otra parte se lee: "Genio · y Lar es el mismo ser; asi lo han creido nuestros ante- pasados" ( 46 ), y en Cicer6n : "Lo que los griegos llama- ban Demonios, nosotros denominamos Lares" (47). Esta religion de los muertos parece ser la mas anti- gua que haya existido entre esta raza de hombres. An- tes de concebir y de adorar a Indra o a Zeus, el hom- pre ador6 a los muertos; tuvo miedo de ellos y les dirigi6 sus preces. Por ahi parece que ha comenzado el
    • I CAPITULO III EL FUEGO SAGRADOI La casa de un griego o de un romano encerraba unI altar: en este altar tenia que haber siempre una poca de ceniza y carbones encendidos ( 48 ). Era obligacion sa-i grada para el jefe de la casa conservar el fuego dia y noche. j Desgraciada de la casa don de se extinguia! To- das las noches se cubrian los carbones con ceniza para cvitar que se consumiesen enteramente; al levantarse, Cl primer cuidado era reaviva:r ese fuego aiimentandolo eon nlg-unnA rtHtillas. El fuego no cesaba de brillar en el allm· hnHLa quo la fnmilia perecia totalmente: hogar exth1to, fnmilin. c ·tinguida, eran expresiones sin6nimas entre los antiguos ( 49). Es manifiesto que esta costumbre de conservar pe- rennemente el fuego del altar se relacionaba con una antigua creencia. Las reglas y los ritos que a este pro- p6sito se observaban demuestran que no era esa una costumbre insignificante. No era licito sustentar ese fuego con cualquier clase de madera: la religion distin- guin entre los arboles las especies que podian emplear- se en este uso y las que era impio utilizar ( 50 ). La reli- gion tambien prescribfa que este fuego debia conser- varse siempre puro (51) ; lo que significaba, en sentido literal, que ninguna cosa sucia podia echarse en el -fue- go, y, en sentido figurado, que ningun acto culpable debfa realizarse en su presencia. Habfa un dia del afio, que entre los romanos era el 1q de mayo, en que cada familia tenia que extinguir su fuego sagrado y encen-I der otro inmediatamente ( 52 ). Pero para obtener el nue- vo fuego era preciso observar escrupulosamente algunos ritos. Habia que preservarse sobre todo de emplear el
    • J,IB. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. III. EL FUEGO SAGRADO 29p~dernal hiriendolo con el hierro. Los unicos procedi- como yo, sino que en el seno de la felicidad consumenmielltos permitidos eran concentrar en un punto el ca- una larga existencia" (57 ). El hogar enriquecfa la fami-lor ~e los rayos solares 0 frotar rapidamente dos trozos lia. Plauto, en una de sus comedias, lo representa mesu-de c1e_rta madera hasta hacer brotar Ia chispa (53). Es- rando sus dones conforme al culto que se le tributa {58 ).ta~ ?~ferentes regl~s prueban sufici(mtemente <iJ.Ue,. en Los griegos le llamaban dios de la riqueza x-r~ow~ (59).opnuon de los anbguos, no se trataba de producir o El padre lo invocaba en favor de sus hijos, implorandoconservar solamente un elemento util y agradable: aque- que "les otorgase la salud y abundantes bienes" (6°). Enllos hombres veian otra cosa en el fuego que ardfa en el infortunio, el hombre se atenfa a su hogar y le acu-sus altares. - saba; en la felicidad le rendia gracias. El sol dado que El, fuego ten fa alg-o de divino; se le adoraba, se le tornaba de Ia guerra se le mostraba agradecido por ha-rend1a un culto verdadero. Se le ofrendaba cuanto se ber escapado a los peligros. Esquilo nos representa a~uz~aba qu.e podia ser grato a un dios: flores, fr~tas, Agamen6n vuelto de Europa, feliz, cubierto de gloria:mc:enso, vmo ( 54 ). Se solicitaba su pr otecci6n, se Ie no es a Jupiter al que va a tributar gracias; no es a uncre1a poderoso. Se le dirigian f:r:ecuentes oraciones para templo donde va a manifestar su alegria y su agradeci-alcanzar de el esos eternos obietos de los anhelos burna- miento: el sacrificio de acci6n de gracias lo ofrece alnos: salud, riqueza, felicidad. Una de esas oraciones hogar que esta en su cas a (61 ) • J a mas salia el hombreque se nos ha conservado en la colecci6n de los himnos de su morada sin dirigir una oraci6n a su hogar; a la6rficos, esta concebida asf: "i Hogar, conservanos siem~ vuelta, antes de ver a su mujer y de abrazar a sus hijos,pre florecientes, dichosos siempre; oh, tu, que·eres eter- debia de inclinar se ante el hogar e invocarlo (62).n?, bello: siempre joven, tu que sustentas, tu que eres El fqego del hogar er a, pues, la Providencia de larico, rec1be con pronicio coraz6n nuestras ofrendas y familia. Su culto resultado muy sencillo. La primer re-danos en retorno la felicidad y la salud que es tan dul- gia era que hubiese siempre en el altar algunos carbonesce!" ( 55 ). Asi se veia en el hog-ar a un dios bienhechor encen_ didos, pues si el fuego se extinguia, era un diosque conservaba la vida del hombre, a un dios rico que Ie quien cesaba de existir. A ciertas horas del dia se colo-sustentaba con sus dones, a un dios fuerte que protegfa caba en el hogar hierbas secas y maderas; el dios sela casa Y la familia. Ante un peligro, se buscaba refu~rio manifestaba entonces en una llama ardiente (63). Se lea su lado. Cuando es asaltado el palacio de Prfamo, He- ofrecian sacrificios, pues la esencia de todos los sacri-cuba ar~astra al viejo rey hasta ei hogar: "Tus armas ficios consistfa en conservar y reanimar el fuego sagra- no podran defenderte, le dice ella; pero este altar nos do; en nutrir y fomentar el cuerpo del diol!. Por eso sepro_egera a todos" (56). t le ofrecia la le:fia ante todo; por eso se derramaba en se- Vease a Alcestes, que va a morir dando su vida por guida en el altar el ardiente vino de Grecia, el aceite,salvar a su esposo. Acercandose al hogar Io invoca en el incienso, la grasa de las victimas. El Dios recibia estas~stos terminos : "i Oh, divi!Jidad, senora de esta casa, ofrendas, las devoraba; satisfecho y radiante, se aJzaba~sta :s la postrera vez que ante ti me inclino y te diri- sobre el altar e iluminaba con sus rayos· al adorador (64).JO m1s ruegos, pues voy a descender donde estan los Este era el momento de invocarlo: el himno de la ora-muertos. Vela por mis hij os, que no tendran madre· cion brotaba del coraz6n de los hombres.concede a mi hijo una tierna esposa, y a mi hija un no~ La comida era el acto religioso por excelencia. El diosble esposo. Permite que no mueran antes de Ia edad, presidia. El era quien habia cocido el pan y preparado WII
    • 30 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. III. EL FUEGO SAGRADO 31 65 los alimentos ( ) ; por eso se le consagraba una oraci6n te". Los indos, como los griegos y romanos, se repre- al empezar y otra al condu.iir la comida. Antes de co- sentaban a los dioses, no solo avidos d.e honores y res- mer se depositaba en el altar las primicias del alimen- peto, pero tambien de bebida y de ahmento. El hom- to; antes de heber se derramaba Ia libaci6n del vino. bre se creia obligado a satisfacer su hambre Y su sed Era esta Ia parte def dios. Nadie dudaba de que estu- si queria evitar su colera. viese presente, ni de que comiese y bebiese; ;, pues no se veia, en verdad, aumentar Ia llama como si se hu- Entre los indos suele Ilamarse Agni esta divinidad biese nutrido de los alimentos ofrecidos? La comida se del fuego. El Rig-Veda contiene gran cantidad de him- compartia asi entre el hombre y el dios: era una ce- nos que se le han dedicado. Dicese en uno de ellos : remonia santa por Ia que entraban en mutua comu- "i Oh, Agni, eres la vida, el protector del hombre! ... nion ( 66 ) • An tiguas creencias, que a la larga des a pare- 1Por premio de nuestras alabanzas otorgas al padre ~e cieron de los espiritus, pero que tambien dejaron du- familia que te implora la gloria y la riqueza!. . . Agm; rante mucho tiempo usos, ritos, formas del lenguaje de eres un defensor y un padre; te debemos la vida, somos que ni el incredulo podia liberarse. Horacio, Ovidio, tu familia!" Asi, el fuego del hogar es como en Grecia Juvenal, aun comian ante su hogar, hacian la liba- un poder tutelar. El hombre le demanda la abundancia: cion y oraban (67). "Haz que la tierra sea siempre liberal .para nosotros". El culto del fuego sagrado no pertenece exclu.siva- Lo implora la salud: "Que goce largo tiemp?, de la l~z, mente a las poblaciones de Grecia e Italia. Se le en- y quo lloguc a la vejez como el s.ol ~ su ocaso : Tamb1en cuentra en Oriente. Las Leyes de Manu, en Ia redaccion lo pid · Jn Hnl>iduria: "i Oh, Agn~, tu colocas en la b~ena que ha llegado hasta nosotros, nos muestran la religion sondn ul hombre que se extrav16 en la mala ... ~1 he- de Brahma completamente establecida y aun propensa mos cometido alguna falta, si hemos marchado leJOS de a declinar; pero han conservado vestigios y restos de ti, perdonanos !" Como en Grecia, e.st; fuego del hogar una religion mas antigua, Ia del hogar, que el culto de era esencialmente puro, se le proh1b1a severamente al Brahma habia relegado a segundo termino, pero no des- brahman de echar en el nada sucio y hasta de calentar-truido. El brahman tiene su hogar, que debe conser- se los pies ( 68). Como en Grecia, el hombre culpable novar noche y dia. Cada manana y cada tarde lo alimen- podia acercarse a su }logar antes de purificarse de lata con lena; pero, como entre los griegos, tenia que mancha.ser con lena de ciertos arboles indicados por la religion. Es gran prueba de la antigiiedad de esas creencias yComo los griegos y los italianos le ofrecen vino, el indo practicas encontrarlas ala vez entre los ho~bres d~ la.sle vierte el licor fermentado· que denomina soma. La costas del Mediterraneo y entre los de la penmsula mdl-comida tambien es acto religioso, y los ritos est{m des- ca. Seguramente que los griegos no han re~ibido estacritos escrupulosamente en las Leyes de Manu. Se de- religion de los indos, ni los indos de los gr1egos. Pe;odican oraciones al hogar, como en Grecia; se le ofrece los griegos, los italianos, los indos per~enecen a un~ ~Is­las primicias de Ia comida, arroz, manteca, miel. Dicen rna raza•· sus antepasados, en una epoca remobs1ma,esas Leyes : "El brahman no · debe comer del arroz de habian vivido juntos en el Asia central. Alii es dondela nueva cosecha antes de ofrecer las primicias al hogar. primitivamente habian concebido esas creencias y esta-Pues el fuego sagrado esta avido de grano, y cuando no blecido esos ritos. La religion del fuego sagrado data,se le honra devora la existencia del brahman negligen- pues, de la epoca lejana y obscura en que aun no habia
    • .. · il2 r,IB. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. III. EL FUEGO S:AGRADO 33 griegos, ni italianos, ni indos, y en que solo habia arias. Los simbolos de esta religion se modificaron en elI! Cuando se, separaron _las tribus cada una transporto ese culto: estas a las nberas del Ganges, las otras a las curso de las edades. Cuando las poblaciones de Grecia e Italia adquirieron el habito de representarse a sus costas del Mediterraneo. Mas tarde esas tribus, que se dioses como personas y de dar a cada cual un nombre separaron y ya no m,antuvieron relaciones entre sf,,ado- propio y una ferma humana, el viejo culto del hogar raron a Brahma unas, otras a Zeus, a Jano otras: cada sufrio la ley comun que la inteligencia humana imponia grupo se forjo sus dioses. Pero todas han conserva- durante este periodo a toda religion. El altar del fuegoII do com_o legado an~iguo la religion primitiva que habian sagrado fue personificado, se le llamo e<rtla, Vesta; elII, conceb1do y practicado en la cuna comun de su raza. nombre fue identico en latin que en griego, y no fue . Si la existencia de este culto entre todos los pueblos otra cosa en puridad que el nombre por media del cual·II md?-~_uropeos no demostrase suficientemente su alta an~Igyedad, se encontrarian otras pruebas en los ritos se designaba en la lengua comun y primitiva un altar. Por un procedimiento bastante ordinaria, del nombre re!I~I?sos de los griegos y romanos. En todos los sa-liI~ cnficiOs, aun en los que se hacian en honor de Zeus o ~tenea, siempre se dirigia al hagar la primer invoca- comun se hizo un nombre propio. La leyenda se forj6 poco a poco. Se represento a esta divinidad con rasgos de mujer, porque la palabra que designaba el altar per- CIO!!- ( 69 ). Toda oracion a un ?ios, cualquiera que fuese, tcnccia al genera femenino. Se llego basta representar tema que comenzar y conclmr con otra oracion al ha- Nil.n diomt por media de estatuas. Pero jamas se pudo gar (7°). El primer sacrificio que toda la Grecia ofrecio l.Jorrm· In huella de la creencia primitiva, segun la cual ~n Oli~pia fue para el hagar, el segundo para Zeus (71). · cHta cliviuida<l era, A ncillnmente, el fuego del altar, y rambien en Roma la primer adoracion era ·si~mpre para el mismo Ovidio se vc ol.Jligado a convenir que Vesta V:esta, que no. ~r:: otra cosa que el hagar (72) . Ovidio no era otra cosa que una "llama viviente" ( 78 }. dice de esta divLmdad que ocupa el pTimer Iugar en las Si comparamos el culto del fuego sagrado con el practicas religiosas de los hombres. Asf leemos tambien culto de los muertos, de que hemos hablado hace poco, e? los himnos del Rig-Veda: "Antes que a los demas surge estrecha relacion entre ellos. dwses es necesario invocar a Agni. Pronunciaremos su Observemos, ante todo, que el fuego conservado en nombre venerable antes que el de los otros inmortales. el hagar no significa en el pensamiento de los hom- i Oh, Agni, sea quien quiera el dios que honremos con bres el fuego de Ia naturaleza material. Lo que en el se nuestro sa~rificio, siempre a ti se dirige el holocausto !" ve no es el elemento puramente fisico que calienta o Es, pues, cierto que en Roma durante el tiempo de Ovi- que aTde, que transforma a los cuerpos, funde los me- dio~ en la lndi~ con los brahmanes, el fuego del hogar tales y se convierte en poderoso instrumento de Ia in- te,m~ preferencia sabre todos los otros dioses; no es que dustria humana. El fuego del hagar es de muy distinta Jupiter. y Brahma dejasen de haber adquirido mucha naturaleza. Es fuego puro que s6lo se crea con ayuda mayor Importancia en la religion de los hombres· pero de ciertos ritos y se conserva con cierta especie de ma- s~ tenia presente. que el fuego del hagar era muy ante- dero. Es fuego casta : la union ·de los sexos ha de reali- riOr a aquellos dwses. Desde bacia muchos siglos habia zarse lejos de su presencia (7 4 }. No s6lo se le demanda adquirido el primer termino en el culto, y los dioses la riqueza y Ia salud; se le ruega tambien para obte- mas modernos y mas grandes no habfan pod!do despo- ner Ia pureza del coraz6n, Ia templanza, Ia sabidurfa.I! seerlo de esa primacia. "Haznos ricos y florecientes, dice un himno 6rfico, haz-I.
    • 84 Jl.IB. r. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. III. EL FUEGO SAGRADO •nos sabios y castos". El fuego del hogar es, pues, una ,., H,todo esto se confundia (75). Se observa en dos Pa-especie de ser moral. Es cierto que brilla, que calienta, rm.leH de Plauto y Columela, que en ellenggaje ordinarioque cueee el alimento sagrado, pero al mismo tiem:po Mt clccia indiferentemente hogar o Lar domestico; ytien:e un pensarniento, uha concie:ncia; concibe los de- l.nmbien se ve .en Ciceron que no se diferenciaba elheres y vela para que se realicen. Se le diria hombre, hogar de los .Penates, ni los Penates de los dioses La-pues posee del hombre la doble naturaleza: fisicamente, r·oH ( 76) • En Servio leemos : "Los antiguos enten dianresplandece, se mueve, vive, procura la ahundancia, pre- por hogares a los dioses Lares; asi, Virgilio ha podidopara la comida, sustenta at cuerpo; rnoralmente, tiene OHcribir indistintamente· lo mismo hogar por Penatessentimientos y afectos, concede al hombre la pureza, que Penates por hogar" ( 77 ). En un pasaje famoso deprescribe lo bello y lo bueno, nutre al alma. Puede de- In Eneida, Hector dice a Eneas que va a entregarle loscirse que conserva la vida humana en la doble serie Penates troyanos y le ofrece el fuego del hogar. En otrode sus manifestaciones. Es a la vez fuente de la ri- pasaje Eneas invoca a estos mismos dioses, llamandolosqueza, de la salud, de la virtud. Es, en verdad, el dios n la vez Penates, Lares y Vesta (7 8 ).de la naturaleza humana. Luego, cuando .este culto ha Y a hemos visto antes que lo llamado por los anti-quedado relegado a segundo termino por Brahma o por guos Lares o Heroes no era otra cosa que el alma de lesZeus, el fuego del hogar ha persistido en lo que tiene muertos, a la que el hombre atribuia un poder sobre-de divino mas accesible al hombre: ha sido su interme- humano y divino. El recuerdo de- uno de estos muertosdiario con los dioses de la naturaleza fisica; se ha en- sagrados se asociaba siempre al hogar. Adorando a unocargado de conducir al cielo la oracion y la ofrenda del no podia olvidarse al otro. Estaban asociadas en el res-hombre y de aportar al hombre los favores divinos.- peto de los hombres y en sus preces. Cuando los descen-Todavia despues, cuando se forjo de este mito del fue- dientes hablaban del hogar recordaban, naturalmente,go sagrado la gran Vesta, Vesta fue la diosa virgen, el nombre del antepasado: "Abandona este sitio, diceque no representa en el mundo la fecundidad ni la for- Orestes a Helena, y acercate al antiguo hogar de Pelo-taleza : fue el orden, pero no el orden riguroso, abs- pe para oir mis palabras ( 79 ). Lo mismo Eneas, hablan-tracto, matematico, la ley imperiosa y fatal, &vd.yxl)., que do del hogar que transporta al traves de los mares, lose advierte muy pronto en los fenomenes de la natura- designa con el nombre de Lar de Assaraco, cual si enleza fisica. Fue el orden moral. Se la concibe como una este hogar viese el alma de su antepl:).sado.especie del alma universal, que regula los movimientos El gramatico Servio, instruidisimo en las antigtieda-diversos de los mundos, como el alma humana dicta la: des griegas y romanas (se le estudio en su tiempo mu-regia en nuestros organos. cho mas que en el de Ciceron) , dice que era costumbre Asi se entreve el pensamiento de las generaciones muy antigua enterrar .los muertos en las casas, y ana-primitivas. El principia de este culto radica fuera de la de : "Por consecuencia de esta costumb:re, tambit3n senaturaleza fisica y se encuentra en este pequefio mun- honra en las casas a los Lares y a los Penates" ( 80 ).do misterioso, que es el hombre. Esta frase establece claramente una antigua relaci6n Esto nos conduce al culto de los muertos. Ambos entre el culto de los muertos y el hogar. Se puede, pues,son de la misma antigtiedad. Tan intimamente estaban pensar que el hogar domestico solo ha sido, en su ori-asociados, que la creencia de los antiguos hacia de ellos gen, el simbolo del culto de los muertos; que bajo Iauna sola religion. Hogar, Demonios, Heroes, dioses La- piedra del hogar un antepasado descansaba; que el fue-
    • 36 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUAS go se encendia alli para honrarle, y que este fuego pa-.. recia eonservar en el la vida o representaba a su alma siempre vigilante. Esto solo es una conjetura, pues nos faltan las prue- bas. Pero lo cierto es que las mas antiguas generacio- nes en Ia raza de que pl"oceden griegos y romanos han CAPITULO IV pr~f~~ado el culto de los muertos y del· hogar, antigua rehgwn que no buscaba sus dioses en Ia naturaleza fisi- LA RELIGION DOMESTICA ca, sino en el hombre mismo, y que tenia por objeto de adoracion al ser invisible que mora en nosotros, Ia Conviene no representarse esta religion como las que fuerza moral y pensante, que anima y gobierna nues- Ac han fundado andando el tiempo en Ia humanidad tro cuerpo. · mas civilizada. Desde hace muchos siglos el genero Esta religion no fue siempre igualmente poderosa so- humano solo admite una doctrina religiosa mediante bre el alma; se debilito poco a poco, pero no se extin- dos condiciones: pdmera, que le anuncie un dios unico; guio. Contemporanea de las primeras edades de Ia raza scgunda, que se dirija a todos los hombres y a todos aria, se ingirio tan profundamente en las entraiias de :;oa asequible, sin rechazar sistematicamente ninguna esta raza, que Ia brillante religion del Olimpo griego no da:;c ni raza. Pero la religion de los primeros tiempos fue suficiente para desarraigarla y se riecesito la veni- 110 Uonal.m ning·una de esas dos condiciones. No solo da del cristianismo. llO ofrecfa n Jn adoraci6n de los hombres un dios unico; Pronto veremos cuan poderosa accion ha ejercido pcro ni :,iquicra sus dioses aceptaban la adoracion de esta religion en las instituciones domesticas y sociales todos los hombres. No se ofrecian como dioses del ge- de los antiguos. Fue concebida e instaurada en esa nero humano. Ni siquiera se parecian a Brahma, que epoca remota en que la raza buscaba sus instituciones era el de una nacion entera. En esta religion primitlva Y ha trazado la via por donde los pueblos han marcha- cada dios solo podia ser adorado por una familia. La do despues. religion era puramente domestica. Conviene aclarar este punto importante, pues sin eso no se comprenderia la estrechisima relacion establecida entre esas antiguas creencias y la constitucion de las familias griega y romana. El eulto de los muertos no se parecia en nada al que los cristianos tributan a los santos. Una de las prime- ras reglas que aquel culto era que cada familia solo po- dia rendir culto a los muertos que le pertenecian por la sangre. Los funerales solo debian celebrarse reli- giosamente por el pariente mas proximo. Cuanto a la comida funebre que en seguida se renovaba en epocas determinadas, solo la familia tenia derecho de asistir a elias, y se excluia severamente al extraiio ( 81 ). ,Se creia que el muerto solo aceptaba la ofrenda de manos de ~... Mt~!!!Mtfilll•ii!IIUftl!it<uU!IIii!HI... ....................- -!111-··.l""" •.J""---------......uc......-.~-~~-------·-----~----_;- Hllli!OIIMMI 0 .. ll"
    • .,;.. CAP. IV. LA RELIGI6N DOMESTICA 39 38 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUAS los suyps, s6lo amaba el culto de sus descendientes. La la tumba los dias prescritos, el antepasado se convertia presencia de un hombre que no pertenecia a la familia · entonces en un dios protector. Hostil a los que no des- turbaba el reposo de los Manes. Por eso la ley prohibfa cendfan de el, rechazandolos de sli tumba, castigando- , que el extranjero se acercase a una tumba (82). Tocar los con enfermedades si a ella se acercaban, era para ~on ,el pie, aun por descuido, una sepultura, era acto lo suyos bueno y propicio. 1mp1o, a consecuencia del cual era preciso aquietar al Entre los vivos y los muertos de cada familia existia muerto_ y purifi_carse a sf mismo. La palabra con que un cambio perpetuo de buenos oficios. El antepasado l~s a?tlguos des1~naban el culto de los muertos es signi- recibfa de sus descendientes la serie de banquetes fune- ficativa: los gnegos decfan :n:a-rgtd.tELV (83), los Iatinos / bres, esto es, los unicos goces de que podia disfrutar en parentare. Es que cada cual solo dirigia la oracion y la su segunda vida. El descendiente recibia del antepasa- ofrenda a sus padres ( 84 ). El culto de los muertos era do la ayuda y la fuerza que necesitaba en esta. El vivo verdaderamente el culto de los antepasados (85). Aunque no podia prescindir del muerto, ni el muerto del vivo. mof~ndose de las opiniones del vulgo, Luciano nos lo De donde se establecia un lazo poderoso entre todas ~xphca cu~ndo dice: "El muerto que no ha dejado hi- las generaciones de una misma familia, formando una JOS no rec1be ofrendas y esta expuesto a hambre per- :wocictci6n eternamente inseparable. petua" (86). t Cnd:t familia tenia su tumba, donde los muertos des- En la India, como en Grecia, la ofrenda a un muerto solo_ podia dedicarse por sus descendientes. La ley de los mdos, como la ley ateniense, prohibfa admitir a un I 111111111hnn ttnoH nl lndo de otros, siempre juntos. Los de In tni 11 tnn HII IIJ,IO ddJfan ontcrrarse alli, y a ningun hom- 1m dt• diHti iiLn lamilln. podia admitirscle (8 9 ). Alli se extrafio, por amigo que fuese, a la comida funebre. Tan <·Pldmtbnn laH cor monins y los aniversarios. Alli creia necesario era que estas comidas funebres las ofreciesen vcr cada familia a sus sagrados ascendientes. En tiem- l~s descendientes del muerto y no otros, que se supo- po nntiquisimo la tumba estaba en la misma propiedad ma que los Manes pronunciaban frecuentemente en su do la familia, en el centro de la habitacion, no lejos de1>-m ansion este voto: "i Que nazcan sucesivamente de ln pucrta, "para que los hijos, dice un clasico, encontra- nuestra descendencia hijos que nos ofrezcan en toda la I Ho n HiCmpro a sus padres al entrar o salir y le dirigie- sucesion de los tiempos el arroz cocido con leche la H< II Ill lit invocaci6n" ( 90 ). Asi el antepasado permaneda miel y la manteca clarificada !" (87). •nt.r·o loH Huyos; invisible, pero presente siempre, conH- Siguese de aquf que en Grecia y Roma como en la .nuaba formando parte de la familia y de ella era el pa- India, el hijo tenia el deber de hacer las libaciones y dre. Inmortal, dichoso, divino, se interesaba en lo que sacrificios a los Manes de su padre y de todos sus abue- los ( 88 ). Faltar a este deber era la impiedad mas grave hnbia dejado de mortal en la tierra; conocia sus necesi- que podia cometerse, pues la interrupcion del culto ba- dades, sostenia su flaqueza. Y el que aun vivia y traba- cia decaer a una serie de muertos y destruia Ia felici- jaba, el que, segun la expresion antigua, todavia no se dad. Tal negligencia no era menos que un verdadero habia librado de la existencia, ese tenia al lado a sus parricidio, multiplicado tantas veces como antepasados guias y sostenes: eran sus padres. En las dificultades habfa en la familia. invocaba su sabiduria antigua; en las tristezas implo- Si, al contrario, los sacrificios se realizaban siempre raba consuelo; en el peligro, ayuda; tras una falta, conforme a los ritos, y los alimentos se depositaban en perdon.
    • 40 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUAS CAP. IV. LA RELIGI6N DOMESTICA 41 Sin duda que hoy nos cuesta gran trabajo el com- prender .que un hombre pueda adorar a su padre o quier extrafio, se trastornaba, se manchaba con su uni- ca mirada. a su antepasado. Hacer del hombre un dios, nos pa- rece el reverso de la religion. Nos es casi tan dificil Para esta religion domestica no habfa reglas unifor- comprender las antiguas creencias de esos hombres, mes, ni ritual comun. Cada familia poseia completa in- como a ellos les hubiese sido el representarse las nues- dependencia. Ningun poder exterior tenia el derecho de tras. regular su culto o su creencia. No existia otro sacerdo- te que el padre: como sacerdote, no reconocia ninguna Pero recordemos que los antiguos no poseian la idea jerarquia. El pontifice de Roma o el arconta de Atenas de la creacion; por eso el misterio de Ia generaci6n era podian informarse de si el padre de familia observaba para ellos lo que el misterio de la creacion para nos- todos los ritos religiosos, pero no tenian el derec~o deotros. EI genitor les parecia un ser divino y adorabana su ascendiente. Preciso es que este sentimiento haya ordenarle la menor modificacion. Suo quisque ritu sacri-sido muy natural y potente, pues aparece como el prin- ficium faciat, tal la regia. absoluta ( 97 ). Cada fami-cipia de una religion en el origen de casi todas las so- lia tenia sus ceremonias propias, sus fiestas particula- res, sus formulas de orar y sus himnos (98). El padre,ciedades humanas: se le encuentra entre los chinoscomo entre los antiguos getas y escitas, entre 1as hor- unico interprete y unico pontifice de su religion, era eldas de Africa como entre las tribus del Nuevo Mun- unico que podia ensefiarla, y solo podia ensefiarla a sudo (91). hijo. Los· ritos, los termin0s de la oracion, los cantos, que formaban parte esencial de esta religion domestica, EI fuego sagrado, que tan estrechamente asociado eran un patrimonio, una propiedad sagrada, que la fa-estaba al culto de los muertos, tambien tenia por carac- . :m.ilia no compartia con nadie, y aun se le prohibia reve-ter esencial el pertenecer peculiarmente a caqa familia. lar al extrafio. Asi ocurria tambien en la India: "SoyRepresentaba ~los antepasados ( 92 ) ; era la providencia fuerte contra mis enemigos, dice el brahman, con losde la familia, y nada tenia de comun con el fuego de la cantos que conservo de mi familia y que mi padre mefamilia vecina, que era otra providencia. Cada hogar ha transmitido" (99).protegia a los suyos. Asi, la religion no residia en los templos, sino en la Esta religion estaba integramente encerrada en los casa; cada cual tenia sus dioses; cada dios solo prote-muros de la casa. El culto no era publico. AI contrario, gia a una familia y solo era dios en una casa. No pue-todas las ceremonias solo se realizaban entre la fami- de suponerse razonablemente que una religion de estelia ( 93 ). El hogar jamas se colocaba fuera de la· casa, ni earacter se haya revelado a los hombres por la imagi-siquiera cerca de la puerta exterior, donde el extrafio lo nacion poderosa de cualquiera de ellos o se les hayahubiese visto de sobra. Los griegos siempre lo coloca- enseiiado por una casta sacerdotal. Ha nacido espon-ban en un recinto ( 94 ), que lo protegia del contacto y taneamente en el espiritu humano; su cuna ha sido laaun de las miradas de los profanos. Los romanos lo familia; cada familia ha forjado sus dioses.ocultaban en medio de la casa. A todos estos dioses, Esta religion solo podria propagarse por la genera-Hogar, Lares, Manes, se les llamaba dioses ocultos o cion. El padre, dandole la vida al hijo, le daba al mismodioses del interior ( 95 ). Para todos los actos de esta reli- tiempo su creencia, su culto, el derecho de alimentar elgion era indispensable el secreto, sacrificia occulta, dice hogar, de ofrecer la comida funebre, de pronunciar lasCiceron ( 96 ) ; si una ceremonia era advertida por cual- {6rmulas de la oraci6n. La generaci6n establecia un
    • 42 LIB. I. CREENCIAS ANTIGUASlazo misterioso entre el hijo que nacia a la vida y todoslos dioses de la familia. Estos dioses eran su familiamisma, OwL £yyeve"Lr;; eran su sangre, Oeol at!vaq.wL (100) :el hijo traia, pues, al nacer el derecho de adorarlos yofrecerles los sacrificios ; como mas adelante, cuando la LIBRO IImuerte lo hubiese divinizado a el mismo, tambien debiade contarseie a su vez entre estos dioses de la familia. LA FAMILIA Pero conviene observar la particularidad de que lareligion domestica solo se propagaba de varon en varon. CAPITULO PRIMEROProcedia esto, sin duda, de la idea que los hombres seforj a ban de la generacion ( 101) . La creencia de las eda-des primitivas, tal como se Ia encuentra en los Vedas y LA RELIGION HA SIDO EL PRINCIPIO de ella se ven vestigios ·en todo el derecho griego y CONSTITUTIVO DE LA FAMILIA romano, fue que el poder reproductor residia exclusiva- ANTIGUA mente en el padre. Solo el padre ponia el principia mis- terioso del ser y transmitia Ia chispa de vida. De esta I c0n el pensamiento nos transportamo~ antigua opinion ha resultado la regia de que el culto raciones de hombres, nos encontrare- domestico pasase siempre de varon a var6n, que la mu- hasta convivir con estas antiguas gene- jer solo participase en el por la mediacion de su padre mas en cada casa un altar, y en tor- o de su marido, y, en fin, que tras Ia muerte, no tuviese ,~ no del altar a Ia familia congregada. la mujer la misma parte que el hombre en el culto y las . Cada manana se reline para dirigir al ceremonias de la comida flinebre. Aun han resultado hogar las pr1meras oraciones, cada noche para invo- otras consecuencias gravisimas en el derecho privado carlo una postrera vez. En el decurso del dia tambien y en la constituci6n de la familia: mas adelante las s~ reline cerca de el para la comida, que se distribuye veremos. piadosamente luego de orar y :b.acer la libacion. En todos sus actos religiosos canta en comlin los himnos que sus padres le han legado. · Fuera de Ia casa, pero muy cerca, en el vecino cam- po, hay una tumba. Es la segunda mansion de esta fa• miiia. Alii reposan en comun varias generaciones de an!epasados: la muerte no los ha separado. Permanecen umdos en esta segunda existencia, y siguen formando una familia indisoluble. Entre la parte viviente y la parte muerta de la fami- lia, solo hay la distanci~ de algunos . pasos que separa la casa de la tumba. C1ertos dias determinados para cada cual por su religion domestica, los vivos se relinen cerca de los antepasados. Les llevan la comida flinebre les vierten la leche y el vino, depositan las tortas y Ia:~ ..
    • -··- I44 LIB. II. LA FAMILIA CAP •. I: LA RELIGI6N, PRINCIPIO D);j LA FAMILIA 45frutas o queman en su obseqaio la carne de U:na victi- antepasados. Por ella la familia forma up cuerpo dema. A c3Jmbio de estas ofrendas solicitan su protecci6n; asociaci6n en esta vida y en la otra. !,.a familia es unales llaman sus dioses y les piden que den fertiiidad al asociacion religiosa todavia mas que una asociaei6n na-campo, prosperidad a la casa, virtud a los corazones. tural. Tambien veremos despues que la mujer no figu- El principio de la familia antigua no radica en la ge- rara verdaderarnente en elias hasta ·que la ceremonianeraci6n exclusiva:mente. Lo demuestra que la hermana sagrada del casamiento la haya iniciado en el cultg; quenoes en la familia lo que el hermano, que el hijo eman- el hijo tampoco figurara si ha renunciado al culto o secipado o la hija casada cesan coll?-plet~mente d~ for"!ll!lr ha . emancipado; que el adoptado sera en cambio unparte de ella; demuestranlo, en fm, diVersas disposiciO- verdadero hij o, porque si no tiene el nexo de la sangrenes importantes de las leyes griegas y romanas, que poseera algo mejor, la comunidad del culto; que ellega-te:ndremos ocasion de examinar mas adelante. tario que se niegue a adoptar el culto de esta familia El principia de la familia tampoco consiste en el no disfrutara de la sucesion; que, en fin, el parentescoafecto natural ; pues el derecho griego y el der~c~o ro- y el derecho de herenCia se regularan, no por el naci-mano no tienen para nada en cuenta ese sentimiento. miento, sino conforme a los derechos de participacionPuede existir en el fondo de los corazones, pero nada en el culto, tales como la religi6n los ha establecido. Sines en el derecho. El padre puede amar ala hija, pero no duda que la religion no ha creado la familia, pero segu-legarle sus bienes. Las leyes de sncesion, esto es, la ramente que ella le ha dado sus reglas, y de-- ahi que laque entre las leyes testifican mas fielmente las ideas familia antigua haya recibido una constitudon tan dife-que los hombres se forjan de la familia, .es~an en con- rente de la . que hubiese tenido si unicamente los senti-tradiccion flagrante con el orden de nacimiento o con mientos naturales la hubiesen fundado.el afeeto natural (102). La antigua lengua griega tenia una palabra muy sig- Habiendo muy justamente observado los historiado- nificativa para qesignar a una familia; se decia brLcrnov,res del derecho romano que ni el nacimiento ni el afec- palabra que significa literalmente lo que esta cerca delto eran el fundamento de la familia romana, han creido hogar. Una familia era un grupo de personas al q1:1e laque ese fundamento debia encontrarse en ~1 pode: pa- religion permitia invocar el mismo hogar y ofrecer laternal o marital. De este po__der hacen una especie de comida funebre a los :rllismos antepasados ( 103 ).institucion primordiaL Pero no explican como se ha for-mado a menos que no sea por la superioridad de fuerzadel ~arido sobre la mujer, rlel padre sobre los hijos.Pues bien, es equivocarse gravemente el colocar a:si la (fuerza en ei origen del derecho. Mas adelante veremosque Ia autoridad paternal o marital, lejos de habersido una causa primera, ha sido un efecto, pues se haderivado de la religion y por esta se ha establecido; noes, pues, el principia constitutivo de la familia. Lo que une a los miembros de la familia antigua esalgo mas poderoso que el nacimiento, que el sentimien-to, que la fuerza fisica : es la religion del hogar y de los illll l
    • CAPITULO II EL MATRIMONIO La primer institucion establecida verosimilmente por Ia religion domestica fue el matrimonio. Conviene observar que esta religion del- hogar y de los antepasados que se transmitia de varon en varon, no pertenece exclusivamente al hombre: la mujer tenia su parte en el culto. Soltera, asistia a los actos religio- sos de su padre; easada, a los de su marido. En esto s6lo se presiente el caracter esencial de la union conyugal entre los antiguos. Dos familias vivenlado por lado, pero tienen dioses diferentes. En una deelias hay una jovencita que desde la infancia toma par-te en la religion de su padre; invoca su hogar, todos losdias le ofrece libaciones; le rodea de flores y guirnaldaslos dias de fiesta ; le implora su protecci6n ; le da lasgracias por sus beneficios. Este hogar paternal es sudios. Que un joven de la familia vecina la demande enmatrimonio: ya no se trata para ella de pasar sencilla-mente de una casa a otra. Tratase de abandonar el ho-gar paterno para invocar fuera el hogar de su esposo.Se trata de cambiar de religiq (, de practicar otros ritosy de pronunciar otras oraciOI{Js. Se trata de abandonaral dios de su infancia para someterse al imperio de undios que desconoce. Que no confie en permanecer fielal uno honrando al otro, pues en esta religion es unprincipio inmutable que una misma persona no puedainvocar a dos hogares ni a dos series de antepasados."A contar del matrimonio, dice un antiguo, la mujer yano tiene nada de comun con la religion domestica desus padres: sacrifica en el hogar del marido" (104).
    • 48 LIB. II. LA FAMILIA . CAP. II. EL MATRIMONIO 49 El casamiento es, pues, un acto grave para la joven templo, sino en la casa, y la presidia el dios domestico.y no ·menos grave para el esposo; pues esta religion En verdad, cuando la religion de los dioses del cieloexige que se haya nacido cerca del hogar para tener el adquirio preponderancia, no fue posible ~mpedir quederecho de sacrificarle. Y, sin embargo, va a introducir tambien se les invocase en las oraciones del casamien-cerca d.e su hogar a una extra:fia ; con ella hara,Jas cere~ to (107). Pero la parte principal y esencial· de la ceremo-monias misteriosas de su culto, le revelara los ritos y nia habia de celebrarse siempre ante el hogar domestico.las formulas que son patrimonio de su familia. Nada La ceremonia del casamicnto entre los griegos sehay de mas precioso que este herencia : estos dioses, componia, por decirlo asi, de tres actos. El primero,estos ritos, estos himnos que ha recibido de sus padres, ante el hogar del padre, €yy{rllcrL~; el tercero, en el hogares lo que le protege en la vida, lo que le prorr1ete la ri- del marido, tEAoc;; el segundo, era el tr{msito del uno alqueza, la felicidad, la virtud. Lejos ahora de conse:rvar otro, :n:o~m{j.para si esta fuerza tutelar, como el salvaje guarda su 19 En la casa paterna y en presencia del preten-idolo o su amuleto, va a admitir una mujer para que la diente, el padre, rodeado ordinariamente de su familia,comparta. ofrece un sacrificio. Terminado este, pronuncia una Asi, cuando se explora en el pensamiento de estos formula sacramental declarando que entrega su hija alhombres antiguos, se observa la importancia que tenia joven. Esta declarase absolutamente necesaria en elpara ellos la union conyugal y cmin necesario era para casamiento, pues la joven no podria ir en seguida a ado-esta la intervencion religiosa. l No era preciso que para rar el hogar de su esposo, si su padre no la hubiesecualquier ceremonia sagrada fuese iniciada la joven en desligado previamente del hogar paterno. Para que en-el culto que iba a observar en lo sucesivo? Para conver- tre en la nueva religion debe estar exenta de todo lazotirse en sacerdotisa de este hogar, al que el nacimiento y de toda conexi6n con su religion primera ( 108 ).no la incorporaba, l no necesitaba una especie de orde- 29 Se transporia a la joven a casa del marido. Ennacion y adopcion ? ocasiones es el mnrido mismo quien la transporta ( 109 ). El casamiento era la ceremonia santa que habia de · En algunas ciuda<lc~ cl cuidado de conducir a la jovenproducir esos grandes efectos. Es habitual en los escri- correspondc a u 110 de csos hombres que estaban reves-tores Iatinos o griegos designar el casamiento con pala- tidos entre lo~ gli<>go:-; de caracter sacerdotal y recibianbras que denotan un acto religioso (1° 5). Pollux, que vi- el nombr c de h<laldo:-; ( 110 ). Ordinariamente se coloca avia en tiempo de los Antoninos, pero que poseia todauna antigua literatura que no ha llegado hasta nosotros, I ]a joven en till eHlIO (Ill) 1 cl ;;trO CUbiertO COn Un velo y en la calH:t.IL tlltn corona. lmo frecuentemente ten-dice que en los antiguos tiempos, en vez de designar al dremos ocn:-;i6n de vcr, la co na se usaba en todas lasmatrimonio por su nombre particular ( yci[!o~), se expre- ceremonias dd culto. Su traje era blanco. Blanco era elsaba sencillamente con el nombre tEAo~, que significa ce,.. color de los tmjeR en todos los actos reHgiosos. Se laremonia sagrada (1° 6 ), como si el matrimonio hubiese precede con unn aniorcha: es la antorcha nupcial ( 112 ).sido en esos tiempos la ceremonia sagrada por exce- Durante ioda In Carrera se canta en torno de ella unlencia. canto relig imH> que ticne por estribillo: ill VflYJV, ill l![!£vau::. Pues bien; la religion que consumaba el matrimonio LlamabaHc n o:-~l.e h imno el himeneo, y la importancia deno era la de Jupiter, ni la de Juno, o de los otros dio- semejantc cnnto :-;ngrado era tan grande, que se dahases del Olimpo. La ceremonia no se realizaba en el su nombro u Luda lu ccremonia ( 113 ).
    • LIB. II. LA FAMILIA CAP. II. EL MATRIMONIO 5150 La joven no entra por su pie en la nueva morada. Es precede alcortejo (11 9 ). Se canta en torno de ella un an-preciso que su marido la alee, que simule un rapto, que tiguo himno religioso. Quiza las palabras de este him-ella profiera algunos gritos y que las mujeres que la no cambiaron con el _ tiempo, acomodandose a las varia-acompafien simulen defenderla. l Por que este rito ! l Es ciones de las creencias o del lenguaje; pero el estribilio ~ubsisti6 sin poder sufrir alteraci6n: era esta la palabraun simbolo del pudor de la j<;)Ven ! Parece poco proba- .ble: el momento del pudor aun no ha llegado, pues lo Tnlassie, de la que los romanos del tiempo de Horaciaprimero que se va a realizar en esta casa es un acto re- no comprendian el sentido mejor que los griegos el deligioso. l No quiere determinarse fuertemente que la Ia palabra ilttEumE, que era probablemente resto sagradomujer que va a sacrificar en este hogar no tiene por si u iuviolable de una antigua f6rmula (1 20).misma ningun derecho en el, y que no se le acerca por Jc;l cortejo se detiene ante la puerta del marido. Aliiefecto de su voluntad, y que es preciso que el duefio de HO prcsenta a la joven el fuego y el agua. El fuego esla casa y del dios la introduzca alii por un aCto de su < I <mblema de la divinidad domestica; el agua es elpoder? Sea lo que quiera, tras una lucha simulada, el 11 tilL luHtral que sirve a Ia familia para todos los actosesposo la alza en sus brazos y la obliga a rebasar la r••l iv.ioHoH ( 1 ~ 1 ). Para que la joven entre en la casa, sepuerta, pero teniendo buen cuidado de que sus pies :no ru•t•ntdln Hin11tlnr ol rapto como en Grecia (122). El espo-toquen al portal · (114). " clnlu lt~vnlllnlln on Allfl brazos y transportarla sabre Lo que precede s6lo .es preparaci6n y preludio de la • I "" 111 Mitt q11o loH pinH d ella Io toquen. ceremonia. El acto sagrado va a comenzar en la casa. :1" • 11 tnllciltr·o 11 In c HJIOHit nnlc cl hagar, donde se 39 Acercandose al hogar, se coloca a la esposa en ••rttllt~rlltlltt lcH ltiiiHIIH, dondt lodoH los dioses domes- presencia de la divinidad domestica. Se la rocia de agua t knr .v ln H 1111111" ~~ dn loH nnlcpnHados estan dispues- lustral y toea el fuego sagrado ( 115 ). Se recitan algunas toH nln•tlt•dor· d1•l ftt •go Hagrado. Ambos esposos, como oraciones. Luego se comparten ambos esposos una tor- I II I ( hl 1( j H, 0 f ICCCll Un sacrificio, hacen la libaci6n, pro- ta, un pan, algunas frutas ( 116 ). lllttlliiLtl nlgunas oraciones y comen juntos una torta de Esta especie de ligera comida que comienza y termi- flm· do hnrina (panis farreus) (123). na con una libaci6n y una oraci6n, este reparto de la comida en presencia del hogar, coloca a los dos espo- Jc:Htn lorta, comida mientras se recitan Las oraciones, 1111 pn Hcncia y ante los ojos de las divinidades de la sos en mutua comuni6n religiosa y en comuni6n reli- giosa con los dioses domesticos ( 117 ). fnnrilin, eli lo que da santidad ala union del esposo y de El casamiento romano se parece mucho al griego, y, Ia 1 HlJOHa ( 124 ). Desde este punta quedan asociadas en el como este, comprendia tres aetas: traditio, deductio in miKmo culto. La mujer tiene los mismos dioses los mis- domum, confarreatio. tllOH rit?S, las mismas oracij nes, las mismas fi~stas que 19 La joven abandona el hogar paterno. Como no HU mando. De ahi esta viej ... definici6n del matrimonio esta ligada a este hogar por su propio derecho, sino que los jurisconsultos nos han conserva:do: Nuptim sunt solamente por mediaci6n del padre de familia, no hay (livini juris et .humani communicatio. Y esta obra: Uxor otra autoridad que Ia del padre para desligarla. La tra- xocia humanm re.i atqtw divina (125). Es que Ia mujer ditio es, pues, una formalidad indispensable ( 118). hn entrado a participar en la religion del marido esta . muJer que, como dice Plat6n, los dioses mismos han . 29 Se conduce a Ia joven a la casa del esposo. Como en Grecia, va velada, lleva una corona, y una antorcha introducido en la casa. .~--="= •~~~~-""""""lumwmmmalftm .. ml"",_!n""-""·-~!1!11".-.,.1111"",-----~----~-----·--......._ ___ · . 1111111 ___._._,~~-----------" •Ill
    • 52 LIB. II. LA FAMILIA CAP. II. EL MATRIMONIO La mujer asi casada sigue profesando el culto de los Poro, probablemente, en vez de compartirla, la recha-muertos, pero no lleva a sus propios antepasados la co- znban. Luego, en Iugar de las oraciones, pronunciabanmida funebre; no tiene tal derecho. EI matrimonio la ha J6rmulas "de un caracter extrafio, severo, rencoroso,desligado completamente de Ia familia de su padre y ha Hpantoso" ( 12 8 ) ; una especie de maldicion con que laroto todas sus relaciones religiosas con ella. Ahora lleva mu.jer renunciaba al culto y a los dioses de su marido.la ofrenda a los antepasados de su marido; pertenece a I)oHuo este momento el lazo religioso quedaba roto. Ce-su familia; ellos se han convertido en sus antepasados. Hn nclo la comunidad del culto, cualquier otra comuni-EI matrimonio la ha creado una segunda existencia. En dad cesaba de pleno derecho, y el matrimonio quedabalo sucesivo es la hija de su marido, filiCE loco, dicen los d iHIIOlto.jurisconsultos. No se puede pertenecer a dos familiasni a dos religiones domesticas; Ia mujer se encuentraintegramente en Ia familia y en Ia r~Iigi6n de su mari-do. Se veran las consecuencias de esta regia en el dere-cho de sucesion. La instituci6n del matrimonio sagrado debe de sertan antigua en la raza indo-europea como la religiondomestica, pues la una va aneja a la otra. Esta religionha ensefiado al hombre que la union conyugal es algomas que una relaci6n de sexos y un afecto pasajero,pues ha unido a dos esposos con los firmes Iazos delmismo culto y de las mismas creencias. La ceremoniade las nupcias era, por otra parte, tan sole:rime y pro-ducia efectos tan graves, que no debe causar sorpresaque estos hombres solo Ia hayan creido licita y posiblepara una mujer en cada casa. Tal religion no podiaadmitir Ia poligamia. Hasta se concibe que esa un_i6n fuese indisoluble yel divorcio casi imposible ( 126 ). El derecho romano per-mitia facilmente disolver el matrimonio por coemptioo por usus; pero la disoluci6n del matrimonio religiosoera dificilisima: Para tal ruptura se necesitaba otra ce-remonia sagrada, pues solo la religion podia desunir lo. que la religi6n habia unido. El efecto de la confarreatio solo podia destruirlo Ia diffarreatio. Los esposos que deseaban separarse se ofrecian por ultima vez ante el hogar comun : un sacerdote y algunos testigos se en- contraban presentes. Se ofrecia a los esposos, como el dia del casamiento, una torta de flor de harina ( 12 7).
    • CAPITULO III DE LA CONTINUIDAD DE LA FAMILIA; CELIBATO PROHIBIDO; DIVORCIO EN CASO DE ESTERILIDAD; DESIGUALDAD ENTRE EL HIJO Y LA HIJA J ,fl.S creencias referentes a los muertos y el culto queHI loH dcbfa han constituido la familia antigu~;~. y le ha:n ·d11do ln mnyoria de sus reglas. , o lm viHLO m{ts arriba que el hombre tras la muerte141 lllltilnllll como Ull ser dichoso y divino, pero al ntllllt · lt~tt d1 q111 loH vivoR le ofreciesen siempre la co-11dd11 lttlllhtl . Hi 1Ht.n~o~ ofrcndas cesaban, decaia el 111111 •11•• lt11 M d~· ~I<IIIHI~~t• nl lnngo de demonio desgra- inllldn .v llllilh<•lltot·. lttn H on 1a 6poca en que estas anti- ~nmH 1-lltl t·at·iotllH hal>fan comonzado a representarse la vida lutura aun no habian pensado en las recompensas y cnstigos: creian que la felicidad del muerto no de- pcndia de la conducta que hubiese observado durante HU vida, sino de la que sus descendientes observasen con el. Por eso cada padre esperaba de su posteridad ln serie de las comidas funebres, que habia de garan~ tizar a sus Manes el reposo y la dicha. · ( Esta opinion ha sido el principio fundamental del dereeho domestico entre los antiguos. Su primer con- secuencia, la regia de que cada familia debia de perpe~ tuarse siempre. Los muertos necesitaban que su des- cendencia no se extiriguiese. En la tunrba donde mora- ban n.o existia otro motivo de inquietud que este. Su unico pensamiento, como su interes unico, era que nunca faltase un hombre de su sangre para llevar las ofrendas a la tumba. Asi, el indo creia que sus muer- t0s repetian sin cesar: "Ojali nazcan siempre en nues-
    • 56 LIB. II. LA FAMILIA CAP. III. CONTINUIDAD DE LA FAMILIA 57 tra descendencia hijos que nos ofrezcan el ar,roz, la le- vida humana era continuar la descendencia para conti- che y la miel". Y afiade el indo : "La extinci6n de una nuar el culto. familia produce la ruina en la religion de esta familia; En virtud de estas opiniones, el celibato debia ser privados los antepasados de las ofrendas, caen en la a la vez una grave impiedad y una desgracia, una im- mansion de los desgraciados" (1 29). piedad, porque el celibatario ponia en peligro la di:cha. Los hombres de Italia y Grecia han pensado lo mis- de los Manes de su familia; una desgracia, porque ni el mo durante mucho tiempo. Sino nos han dejado en sus mismo podria recibir ningun culto tras su muerte, ni escritos una expresi6n de sus creencias tan clara como eonoceria "lo que regocija a los Manes". Era simulta- la que encontramos en los viejos libros de Oriente, ll< nmente para el y para sus descendientes una especie sus leyes, al menos, estan ahi para atestiguar sus anti- <I< condenaai6n. guas opiniones. La ley encargaba en Atenas al primer Fiicilmente puede suponerse que, en defecto de leyes, magistrado de la ciudad que velase para que ninguna t 1Ht.ltl-l crcencias religjosas debieron de bastar durante familia se extinguiese ( 13 0). Tambien la ley romana se lllltcho ticmpo para impedir el celibato. Pero tambien mostraba atenta a no dejar caer ningun culto domes- " H< 1 t q11c apcnas hubo leyes declararon que el ce- tico (1 31 ). Se lee en un discurso de un orador ateniense: llhlll o ~"IlL tOHtt mala y punible. Dionisio de Halicarna- . "No hay hombre que, sabiendo que ha de morir, tenga • filii l111ll f11 tOttlpuhutclo los viejos anales de Roma, di- tan poco cuidado de si mismo que quiera dejar a su li ~tllll vi M fn 111111. onl.i~~·11a ley prescribiendo a los familia sin descendientes, pues eri:tonces no habria nadie In ""· ~" 111 <IIHIIM<•n (Ina). gJ tratado de las leyes de que le tributase el· culto debido a los muertos" (13 2 ). Ca- da cual tenia, pues, interes poderoso en dejar un hijo c 1 • 11111, """" q11n tfl pl·odtltt l:tHi H iomprc, bajo forma I tin. ullc•11, I11H 11 11f tgt iii H II~IH ell ltomn, contiene una que tras si, convencido de que se trataba de su inmortalidad Jll lilttiH, " tllilutlo ( 1111 ). l•;n l•;Hparta, la legislaci6n de jl dichosa. Tambien era un deber con relacion a los an-· Llt tllgo ew;Lig-nlm con scvcra pena a los hombres que tepasados, pues su felicidad solo podia durar lo que llll H( CnHabnn ( 13 G). S{tbese por diversas anecdotas que!I durase la familia. Igualmente las leyes de Manu llamaban tliiiiHlo las lcyes dejaron de prohibir el celibato, no por al hijo prirrtogenito "el que se ha engendrado para el IHO qucd6 desterrado de las costumbres. Infierese, en cumplimiento del deber". fl11, <lo un pasaje de Pollux que en muchas ciudades A qui tocamos a uno de los · caracteres mas notables gTi< gaH In ley castigaba el celibato como si fuese un de-/ de la familia antigua. La religion que la ha formado Iito ( Lno). Era esto conforme a las creencias: el hombr~ exige imperiosamente que no sucumba. Una familia que no so pertenecia, pertenecia ala familia. Era un miem- se extingue es un culto que muere. Es precise repre- bro en una serie y no convenia que la serie se detuviese sentarse a estas familias en la epoca en que las creen- n el. No habia nacido por casualidad, se le habia intro- cias aun no se habian alterado. Cada familia poseia ducido en Ia vida para que prosiguiese el culto; no debia una religion y dioses propios, precioso deposito sobre de abandonar la vida sin estar seguro de que ese culto el que debia de velar. La mayor desgracia que su pie- se continuaria despues de el. dad tenia era que la descendencia se extinguiese. Pues Pero no era bastante engendrar un hijo. El hijo que su religi6n desaparecfa entonces de la tierra, su hogar habfa de perpetuar la religion doniestica debia ser el se apagaba, toda la serie de sus muertos caia en el fruto de un matrimonio religiose. El bastardo, el hijo olvido y en la eterna miseria. El gran interes de la natural, el que los griegos llamaban v6o/J~ y los Iatino~ ..... ....... , . , . llo.U!I--..~---------~~~-----~w.:o;e.: ,, ,,,,. ....""","""""""" .. _ ,. ....---------~------~-~~-~~~~~~------- •"!11:",
    • 58 LIB. II. LA FAMILIA CAP. III. CONTINUIDAD DE LA FAMILIA 5!1spurius, no podia desempe:fiar el papel que la religion la religion del juramento, pues habia jurado (en la f6r-asignaba al hijo. En efecto, el lazo de la sangre no mula del matrimonio) que la tomaba por esposa paraconstituia por si solo la familia y se necesitaba tambien tener hijos" (14 1 ).el lazo del culto. Luego el hijo nacido de una mujer La religion decia que la familia no se debia extin-que no estuviese asociada al culto religioso del marido guir: el afecto y el derecho natural tenian que cederpor la ceremonia del casamiento no podia participar por anteesta regia absoluta. Si un matrimonio resultaba es-si misma en el culto (137). No poseia el derecho de ofre- teril por efecto del marido, no era menos necesario quecer la comida funebre y la familia no se perpetuaba en la familia continuase. Entonces su hermano o un pa-ella. Mas adelante veremos que por la misma razon no riente del marido debia substituirlo y la mujer teniatenia derecho a Ia herencia. que entregarse a este hombre. El hijo que nacia de esa El matrimonio era, pues, obligatorio. No tenia por uni6n se consideraba como del m.arido y continuaba sufin el placer; su objeto principal no consistla en Ia union culto. Tales eran las reglas entre los antiguos indos, quede dos seres que se. correspondian y quer ian asociarse luego encontramos en las leyes de Atenas y de Espar-para la dicha o las penas de la vida. El efecto del ma- ta ( 142 ). i Tanto imperio ejercia esta religion, _tanto eltrimonio, a los ojos de Ia religion y de las leyes, era deber religioso pesaba sobre los demas!unir a dos seres en un mismo culto domestico para ha- Aun mas: las legislaciones antiguas prescribian elcer nacer a un tercero que fuese apto para continuar casamiento de la viuda, cuando no habia tenido hijos,ese culto. Bien se advierte en la formula sacramental con el pariente mas proximo de su marido. Los hijosque se pronunciaba en el acto del casamiento: Ducere que nacian se reputaban hijos del difunto (148).uxorem liberum qumrendorum causa, decian los roma- El nacimiento de la hija no realizaba el objeto delnos; :rcal&ow f-:rc &go-rw yvl]crtwv, decian los griegos ( 138 ). matrimonio. En efecto, la hija no podia continuar el El matrimonio, solo concertado ·p ara perpetuar la fa- culto, pues el dia en que se casaba renunciaba a Ia fa-milia, parecia justo que pudiera disolverse si la mujer milia y al culto de su padre ; pertenecfa a la familia y aera esteril. El divorcio en este caso ha sido siempre un Ia religion de su marido. La familia solo se continuaba,derecho entre los antiguos, hasta es posible que haya como el culto, por los varones; hecho capital cuyas con- /sido una obligacion. En la India prescribia la religion secuencias se veran mas adelante. (que "la mujer esteril se reemplazase al cabo de ocho Era, pues, al hijo a quien se esperaba, el que era ne-a:fios" (139). Que el deber fuese identico en Grecia y cesario; a el deseaba Ia familia, los antepasadbs, ei ho-Roma, ningun texto formal lo prueba. Sin embargo,_ gar. "Por el, dicen las antiguas leyes de los indos, unHerodoto cita dos reyes de Esparta que se vieron obli- padre satisface su deuda con los Manes de los antepa-gados a repudiar sus mujeres porque eran esteriles ( 140 ). sados y se asegura el mismo la inmortalidad". Este hijoPor lo que a Roma concierne, bastante conocida es la no era menos precioso a los ojos de los griegos, pueshistoria de Carvilio Ruga, cuyo divorcio es el primero mas tarde tenia que hacer los sacrificios, ofrecer la que los anales romanos han mencionado. "Carvilio comida funebre y conservar por su culto la religion oo-Ruga, dice Aulo Gelio, hombre de ilustre familia, se se- mestica. Asi, en el viejo Esquilo, se llama al hijo sal-par6 de su muj er mediante divorcio porque no podia vador del hogar paterno (144).tener hijos de ella. La amaba con ternura, y s6lo con- El ingreso de este hijo en la familia se se:fialaba contento recibia de su conducta. Pero sacrific6 su amor a un acto religioso. Primero tenia que ser reconocido por ·"*~ ....
    • 60 LIB. II. LA FAMILIAel padre. En calidad de due:fio y custodia temporal delhagar, este debia declarar si el recien nacido era o no,era de la familia. El nacimiento solo formaba el lazofisico; la declaracion del padre constituia el lazo moraly religioso. Esta formalidad era tan obligatoria en Ro- CAPITULO IVma como en Grecia y la India. Ademas, se necesitaba para el hijo, como. ya hemosvista para la mujer, una especie de iniciacion. Tenia lu- DE LA. ADOPCION Y DE LA EMANCIPA CIONgar esta poco despues del nacimiento : el novena diaen Roma, el decimo en Grecia, el · decimo o duodecimo El deber de perpetuar el culto domestico ha sido elen la India ( 145 ). El padre reunia ese dia a la familia, principia del derecho de adopcion entre los antiguos.convocaba a los testigos y hacia un sacrificio en su ha- La misma religion que obligaba al hombre a casarse,gar. Se presentaba el hijo a los dioses domesticos; una que le exigia el divorcio en caso de esterilidad, y quemujer lo llevaba en sus brazos y daba corriendo varias en caso de. impotencia o muerte prematura sustituia alvueltas alrededor del fuego sagrado {14 6). Esta ceremo- marido con un pariente, aun ofrecia a la familia unnia tenia un doble objeto: primero, purificar al ni- postrer recurso para eximirse a la desgracia tan temidafio ( 147 ), es decir, limpiarle de la mancha que los anti- de la extinci6n: este recurso era el derecho d·e adoptar.guos suponian haber contraido por el mero hecho de la "Al que . la naturaleza no ha concedido hijos, puedegestacion, y en seguida iniciarle en el culto domestico. A adoptar uno para que no cesen las ceremonias fune-contar de este momenta se admitia al nifio en esta es- bres". Asi habla el viejo legislador de los indos (148).pecie de sociedad santa y de pequefia iglesia que se lla- Hasta nosotros ha llegado el curiosa alegato de un ora-maba la familia. Asi profesaba su religion, practicaba dar ateniertse en cierto proceso ,en que se disputaba asus ritos, era apto para pronunciar sus oraciones; hon- un hijo adoptivo la legitimidad de su adopcion. El de-raba a sus antepasados y mas adelante se convertiria el fensor nos dice ante todo, por que motivo se adoptabamismo en un ascendiente honrado. a un hij o : "Menecles, dice, no quiso morir sin hij os ; deseaba dejar tras si a alguien para que le enterrase y le tributase despues las ceremonias del culto funebre" Demuestra en seguida lo que ocurrira si el tribunal anu- la su adopci6n, no lo que ocurrira a el precisamente, sino al que lo adopt6; Menecles ha muerto, pero toda- via se trata del interes de Menecles. "Si anulais mi adopci6n, hareis que Menecles haya muerto sin dejar hijo tras si, y, en consecuencia, que nadie celebre los sacrificios en su honor y que nadie le ofrezca las comi- das funebres, y, en fin, quedara sin culto" (149). A~optar un hij o era, pues, velar por la prosperidad de la religion domestica, par la salud del hagar, por la continuacion de las ofrendas funebres, por el reposo