La conquista de canarias

1,152 views
1,057 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,152
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
13
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La conquista de canarias

  1. 1. La conquista de CanariasJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  2. 2. Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  3. 3. Jean de Béthencourt.La conquista de Canarias se llevó a cabo entre 1402 y 1496. No fue una empresa sencillaen lo militar, dada la resistencia aborigen en algunas islas. Tampoco lo fue en lo político,puesto que confluyeron los intereses particulares de la nobleza (empeñada en fortalecersu poder económico y político mediante la adquisición de las islas) y los estados,particularmente Castilla, en plena fase de expansión territorial y en un proceso defortalecimiento de la Corona frente a la nobleza.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  4. 4. A la muerte de Alfonso XI se inicia un conflicto dinástico enmarcado en la Guerra de los CienAños entre sus hijos Pedro y Enrique. Alfonso XI había contraído matrimonio con María dePortugal, de la que tuvo a su heredero, el infante Pedro. Sin embargo, el rey también tuvocon Leonor Núñez de Guzmán varios hijos naturales, entre ellos el infante Enrique, condede Trastámara, que disputaron el reino a Pedro una vez este accedió al trono.En su lucha contra Enrique, Pedro se alío con Eduardo, príncipe de Gales, llamado el PríncipeNegro. En 1367 el Príncipe Negro derrotó a los partidarios de Enrique en la Batalla de Nájera.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  5. 5. El Príncipe Negro, viendo que el rey no cumplía sus promesas, abandonó el reino,circunstancia que aprovecho Enrique, refugiado en Francia, para retomar la lucha. FinalmenteEnrique venció en 1369 en la batalla de Montiel, y dio muerte a Pedro.Juan de Gante, hermano del Príncipe Negro y duque de Lancaster, contrae matrimonioen 1371 con Constanza, hija de Pedro. En 1388 reclama la Corona de Castilla para su mujer,heredera legítima según las Cortes de Sevilla de 1361. Llega a La Coruña con un ejército, tomaJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  6. 6. primero esa ciudad y, más tarde, Santiago de Compostela,Pontevedra y Vigo y pide a Juan deTrastamara, hijo de Enrique de Trastamara, que entregue a Constanza el trono.Pero éste no acepta y propone el matrimonio de su hijo el infante Enrique con Catalina, hija deJuan de Gante y Constanza. La propuesta es aceptada y se instituye el título de Príncipe deAsturias que ostentaron por primera vez Enrique y Catalina. Esto permitió culminar el conflictodinástico, al afianzar la Casa de Trastámara y establecer la paz entre Inglaterra y Castilla.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  7. 7. Durante el reinado de Enrique III se restaura el poder real, desplazando a la nobleza máspoderosa. En sus últimos años delega parte del poder efectivo en su hermano Fernando deAntequera, quien sería regente, junto con su esposa Catalina de Lancaster, durante la minoríade edad de su hijo, el príncipe Juan. Tras el Compromiso de Caspe en 1412, el regenteFernando abandonó Castilla, pasando a ser rey de Aragón.A la muerte de su madre, Juan II alcanzo la mayoría de edad, con 14 años, y contrajomatrimonio con su prima María de Aragón. El joven rey confió el gobierno a Álvaro de Luna, laJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  8. 8. persona más influyente en su corte y aliado con la pequeña nobleza, las ciudades, el bajo cleroy los judíos. Esto trajo las antipatías de la alta nobleza castellana y de los Infantes de Aragón,lo que provocó entre 1429 y 1430 la guerra entre Castilla y Aragón. Álvaro de Luna gano laguerra y expulso a los infantes.Enrique IV intentó restablecer sin éxito la paz con la nobleza rota por su padre. Cuando susegunda esposa, Juana de Portugal, dio a luz a la princesa Juana, ésta fue atribuida a unaJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  9. 9. supuesta relación adúltera de lareina con Beltrán de la Cueva, unode los privados del monarca.El rey, asediado por las revueltas ylas exigencias de los nobles, tuvoque firmar un tratado por el quenombraba heredero a su hermanoJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  10. 10. Alfonso, dejando a Juana fuera de la sucesión. Tras la muerte de éste en un accidente, EnriqueIV firma con su hermanastra Isabel el Tratado de los Toros de Guisando, en el cual la nombraheredera a cambio de que se casase con el príncipe electo por Enrique.Para su estudio, los historiadores distinguen dos periodos en la conquista de Canarias: Conquista señorial. Se conoce con este nombre a la conquista llevada a cabo por la nobleza, en beneficio propio y sin una participación directa de la Corona, que otorga el derecho de conquista a cambio de un pacto de vasallaje del noble conquistador hacia laJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  11. 11. Corona. Distinguiremos dentro de ella la conocida como Conquista Betancuriana o Normanda, llevada a cabo por Jean de Bethencourt yGadifer de la Salle entre 1402 y 1405 y que afectó a las islas de Lanzarote, El Hierro y Fuerteventura. La otra fase se conoce como Conquista Señorial castellana, llevada a cabo por nobles castellanos que se apropiaron, mediante compras, cesiones y matrimonios, de las primeras islas conquistadas e incorporaron la isla de La Gomera hacia 1450.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  12. 12.  Conquista realenga. Este término define a la conquista llevada a cabo directamente por la corona de Castilla, durante el reinado de los Reyes Católicos quienes armaron y en parte financiaron la conquista de las islas que faltaban por dominar: Gran Canaria, La Palma y Tenerife. En el año 1496, llegó la conquista a su fin con el dominio de la isla de Tenerife, integrándose el Archipiélago Canario en la Corona de Castilla. La conquista realenga tuvo lugar entre 1478 y 1496.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  13. 13. La conquista betancurianaJean de Bethencourt y Gadifer de la Salle, nobles normandos, protagonizaron la primera etapade la conquista. Los motivos son básicamente económicos: Bethencourt poseía factoríastextiles y tintorerías y Canarias le ofrecía productos tintóreos: la orchilla.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  14. 14. Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  15. 15. Le Canarien.Bethencourt contaba con importantes apoyos políticos en la corte del rey Enrique III de Castilla.Un pariente suyo, Rubín de Braquemont, obtuvo del rey el derecho de conquista de las IslasCanarias para el noble normando. Bethencourt, a cambio de la obtención de los derechos deconquista se convirtió en vasallo del rey castellano. Rubín de Braquemont aportó unaimportante suma de dinero a la empresa conquistadora. La narración de la conquistaJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  16. 16. betancuriana quedó recogida en la crónica conocida por Le Canarien, recopilada por losclerigos Pierre Bontier y Jean Le Verrier, aunque transformada en dos versiones posteriores,una de Gadifer de la Salle (la que parece más fidedigna) y otra del sobrino deBethencourt,Maciot de Bethencourt.Conquista de Lanzarote Procedente de La Rochelle, y después de hacer escalas en Galicia y Cádiz, laexpedición normanda llega a La Graciosa, explorando posteriormente la isla de Lanzarote enJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  17. 17. el verano de 1402. La primera incursión larealizará hacia el actual Arricife, no detectandoninguna resistencia por los pajes de Haría,Teguise y Tías.La imposibilidad humana ymaterial de resistir, favoreció la rendiciónde Guadarfia y los majoreros. Los normandosse establecieron en el sur de la isla, dondeconstruyeron un fortín y fundaron el obispadoJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  18. 18. de Canarias. Desde allí intentaron el asalto de Fuerteventura, en la Playa de las Colorodadas,creando el Castillo del Rubicón.Desde este fuerte,comenzará el dominio y colonización de laisla, hacia el valle de Teguise,donde el Caudillo Guadarfía, se resistirá en Zonzamas.Una vezdominado dicho valle, creará posteriormente un castillo señorial para la defensa de la isla y susposesiones.]Conquista de FuerteventuraJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  19. 19. Desde Lanzarote hicieron incursiones a la cercana isla de Fuerteventura,descubriendo que la comarca más rica y poblada era la de Río Palmas. También seapercibieron de que la conquista de la isla no se podía hacer sin nuevos refuerzos,por lo que Bethencourt regresó a Castilla y dejó el destacamento al mando de susocio Gadifer de la Salle, con base en el Castillo de Rubicón (Lanzarote). Durante su mandato interino, Gadifer de la Salle tuvo que hacer frente a gravesdificultades, entre ellas la falta de víveres. Así, cuando se hallaba en el islote deLobos, a la captura de lobos marinos, uno de sus hombres, que se había quedadoen el Rubicón, encabezó una sublevación. Después de robar víveres, apresarJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  20. 20. lanzaroteños para su venta y cometer otras fechorías, el tal Bertín de Berneval,que así se llamaba el cabecilla, embarcó en una nave pirata que había llegado allí,fugándose a Europa. A causa de esta insurrección, los lanzaroteños se rebelarontambién contra el poder normando. Sin embargo, no tardarían en aceptar larendición y, posteriormente, las aguas bautismales. Mucho más tarde, y llegados los auxilios que Bethencourt le prometió, Gadifer dela Salle realiza un periplo a través del Archipiélago. Toca en Gando yMaspalomas (Gran Canaria); costea la isla de El Hierro, donde no puede anclar;Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  21. 21. desembarca en La Gomera; y, finalmente, después de hacer la aguada en LaPalma, regresa a su isla de partida, Lanzarote.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  22. 22. Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  23. 23. En el Islote de Lobos, nombre que le viene de los lobos marinos que vivían en suscostas, se encontraba Gadifer de La Salle cuando uno de sus hombres que se habíaquedado en Lanzarote encabezó una sublevación. (PTF) CONQUISTA DE FUERTEVENTURA La isla majorera, a lo largo de estos años, había sido convenientementeexplorada y en las tierras de Val-Tarajal se había levantado el castillo de Rico-Roque.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  24. 24. Cuando Bethencourt regresó de lacorte (1404), con nuevas tropas ypertrechos, se propuso acabar conla resistencia de Fuerteventura.Para ello montó varias exploracionesde castigo, hostigando a losnaturales majoreros hasta susrefugios más inaccesibles.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  25. 25. Viendo los reyes de Maxorata y Jandía, Guize y Ayoze, respectivamente, que erainútil toda lucha ante la superioridad de los normandos, decidieron rendirse y,junto con los suyos, recibir las aguas bautismales de manos de los frailesnormandos. En Val Tarajal se erigió una ermita en honor de Santa María de Betancuria.Jean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  26. 26. Entre 1402 y 1405. La larga duración no se debió tanto a la resistencia de los isleños, como alas dificultades y divisiones internas entre los dos capitanes de la conquista. El hambre y la faltade recursos obligaron a la expedición a replegarse hacia Lanzarote. Jean de Bethencourt viajóa Castilla en busca de socorros. Allí obtuvo del rey Enrique III los medios necesarios y laconfirmación de sus derechos exclusivos sobre las islas por conquistar, marginando a Gadifer.Pacificada la isla hacia 1404, se reemprendió la conquista de Fuerteventura a lo largo de aquelaño, pero los dos comandantes actuaron por separado, fortificando cada uno su propia zona deJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  27. 27. dominio (castillo de Rico Roque y Valtarajal). En 1405 culminó la conquista con la sumisión delos reyes de la isla. En una fecha no determinada Gadifer abandonó la isla y regresóa Francia a defender sus derechos, pero ya no regresará a las islas.Tras la conquista, Bethencourt, dueño absoluto de las islas, marchará a Normandía en buscade colonos y nuevos recursos para continuar la conquista del resto de las islas.]Conquista de El HierroJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  28. 28. Tuvo lugar a fines de 1405. No hubo resistencia por parte de la escasa población aborigen queen gran parte fue vendida como esclavos, repoblándose la isla con colonos normandos ycastellanos.Bethencourt permaneció en las islas hasta 1412, fecha en la que retornó definitivamente a susdominios de Normandía, dejando al frente de sus posesiones insulares a Maciot deBethencourt.La conquista señorial castellanaJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede
  29. 29. La etapa betancuriana finalizó en 1418, cuando Maciot vendió sus dominios y losderechos de conquista sobre el resto de las islas alconde de Niebla. A partir de este momentola intervención de la corona castellana se acentuó. Entre 1418 y 1445 las islas estuvieronsometidas a permutas y divisiones. Finalmente Hernán Peraza “el Viejo” y sus hijos, GuillénPeraza, fallecido en un asalto a la isla de La Palma (de cuya muerte ha quedado una emotivaendecha), e Inés Peraza, se quedaron con las islas conquistadas y con los derechos deconquista de las que faltaban. Tras la muerte de su hermano, Inés y su marido Diego García deHerrera se convirtieron en los únicos señores de las islas hasta 1477, fecha en la que ceden LaJean de Béthencourt o Juan de Bethencourt (1360-1422), noble de origen normandoquecomenzó el proceso colonizador sistemático de las islas Canarias. Paradigma del comerciantecorsario precapitalista, fue comerciante de telas y participó en expediciones contra Túnez. Lasdescripciones de la época hablan de un hombre cruel y soberbio; y al parecer padecíade lepra[cita requerida]. El historiador José de Viera y Clavijo hace de él una descripción alabadora,elogiando su prudencia, su valor, su amabilidad, sus ideales caballerescos, y su espíritu dulce ytolerante.1 Fue escudero y chambelán del Rey Carlos IV de Francia, entró en contacto con lacorona de Castillaa través de su pariente Robin de Braquemon, muy relacionado con EnriqueIII de Castilla, y consiguió los derechos de conquista de las islas. La expedición contó con laayuda militar de Gadifer de la Salle y el apoyo económico de la Santa Sede, que promulgóbulas de indulgencia para los que financiaran la empresa. La expedición partió de LaRochelle rumbo a Cádiz el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta tripulantes, la mayoríacorsarios y mercenarios gascones y normandos en busca de lucro rápido. También viajaban losmonjes franciscanos Pedro Bontier y Juan Le Verrier, capellanes domésticos de los capitanes ycronistas del viaje en Le Canarien, y dos nativos canarios capturados por expedicionescastellanas previas y ya bautizados. En Cádiz deserta buena parte de la expedición, quedandosólo cincuenta y tres miembros.En el momento de llegar a la costa norte de Lanzarote la población local estaba ya endecadencia franca. Béthencourt es recibido de manera amistosa por el rey Guardafia, hijo de laprincesa Ico, y se compromete a evitar los ataques piratas. Manda construir un castillo enla Costa del Rubicón. El ataque sobre la isla de Fuerteventura termina en desastre, con elmotín de la tripulación y una gravísima falta de víveres. La conquista se torna imposible por elbajo número de efectivos y las disensiones internas, y Béthencourt regresa a Castilla paraconseguir más apoyos, dejando la isla en manos de Gadifer de la Salle yBerthin de Beneval.Béthencourt regresa con el decreto real que le otorga el señorío de la isla de Lanzarote y con laorden del antipapa Benedicto XIII (el Papa Luna) de instaurar el obispado del Rubicón. A sullegada la resistencia de los nativos había sido aplastada por Gadifer de la Salle. Los indígenas,con el rey Guardafia al frente, se rinden en 1404 y son convertidos al cristianismo. Se inicia laconquista de Fuerteventura con ayuda de los nativos de Lanzarote, pero los intentos deconquista de Gran Canaria y La Palma fracasan. Nunca trataría de conquistarTenerife, que a lapostre sería la última isla en ser conquistada. Gadifer de la Salle se ve obligado a abandonar laisla para reclamarla ante los reyes castellanos, algo que nunca conseguirá. Béthencourt cede

×