EL ÚLTIMO CONQUISTADOR
Catalina la Grande—Luis XV y Luis XVI—En la corte—Jurisdicción señorial—El Rococó—María Antonieta—
...
París llego a ser algo. Por casualidad, un paisano de Napoleón servía como
oficial de alta graduación en un ejército envia...
Y, realmente, su ejército se apoderó del norte de Italia en poquísimo tiempo
y creó una república al estilo de la de Franc...
atreverse a dirigir sus cañones contra los edificios del gobierno en la capital,
hacer que sus granaderos expulsaran de la...
comprara ya ninguna mercancía a los ingleses, los enemigos de Francia, ni les
vendiera nada. Aquella orden fue conocida co...
suficiente como para escribir y hablar con dignidad!». Así trataba el
emperador a su hermano. Pero aún trataba peor a los ...
adivinanza para alguien hábil en resolverlas. Examinaba cómo estaban
colocados los enemigos y, al punto, sabía a dónde ten...
la vida de un millón de personas». Al tiempo que exclamaba esas palabras,
contó Metternich más tarde, lanzó su sombrero a ...
ingleses y alemanes. Napoleón marchó enseguida contra él. En la localidad
de Waterloo se entabló una terrible batalla. Par...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Capítulo "El último conquistador" (Breve historia del mundo, GOMBRICH)

3,129

Published on

Published in: Education
1 Comment
2 Likes
Statistics
Notes
  • De momento es dificil hacer un comentario, tengo que leerlo. Lo que te puedo decir es que el tema me gusta y lo poco que he leido me parece interesantisimo. Muchas gracias por compartirlo, Pilar
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total Views
3,129
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
24
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
1
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Capítulo "El último conquistador" (Breve historia del mundo, GOMBRICH)

  1. 1. EL ÚLTIMO CONQUISTADOR Catalina la Grande—Luis XV y Luis XVI—En la corte—Jurisdicción señorial—El Rococó—María Antonieta— Convocatoria de los Estados Generales—La toma de la Bastilla—La soberanía popular—La asamblea nacional—Los jacobinos—Guillotina y tribunal revolucionario—Danton—Robespierre—El Terror—Condena del rey—La victoria sobre el extranjero—La Razón—El Directorio—Repúblicas vecinas. Siempre he pensado que lo mejor de la historia universal es que sea realmente verdadera y que todos esos sucesos sorprendentes hayan sido tan auténticamente ciertos como lo somos hoy tú y yo. En ella, sin embargo, han ocurrido aventuras y maravillas mayores que todo cuanto uno pueda inventar. Voy a contarte ahora una de esas historias de lo más admirable y arriesgado, tan real como lo son actualmente tu vida y la mía. Todavía no ha transcurrido mucho tiempo desde aquellos sucesos. Mi propio abuelo los llegó a vivir cuando tenía la edad que tú tienes. Es cierto que no conoció el principio, que fue así: Hay junto a Italia una isla montañosa, soleada y pobre llamada Córcega. Allí vivía un abogado con su esposa y ocho hijos. Tenía el apellido italiano de Buonaparte. Al nacer su segundo hijo. Napoleón, en 1769, la isla acababa de ser vendida a Francia por los genoveses, pero sus habitantes, los corsos, no lo aceptaron de buen grado, y hubo muchas luchas con los funcionarios franceses. El joven Napoleón fue destinado a la carrera de oficial y su padre lo envió, por tanto, con diez años a una escuela militar en Francia. Era pobre. Su padre apenas podía mantenerlo, por lo que Napoleón era un niño serio y triste y no jugaba con sus compañeros. «En la escuela», contaba más tarde, «busqué un rincón donde solía sentarme y soñar cuanto me apetecía. Cuando mis compañeros me querían disputar aquel rincón, me defendía con todas mis fuerzas. Sentía ya entonces que mi voluntad debía llevarme a la victoria y que obtendría lo que me apeteciera». Napoleón aprendió mucho y poseía una memoria magnífica. A los 17 años era alférez del ejército francés. Como era muy bajo de estatura, le pusieron el mote de «el pequeño sargento». Llegó casi a pasar hambre. Leía mucho y recordaba todo. Cuando, tres años después, en 1789, estalló la Revolución francesa, Córcega quiso liberarse de la soberanía francesa. Napoleón fue a la isla y luchó contra los franceses. Pero luego marchó a París, «pues sólo en París se puede llegar a algo», escribió entonces en una carta. Tenía razón En
  2. 2. París llego a ser algo. Por casualidad, un paisano de Napoleón servía como oficial de alta graduación en un ejército enviado por los revoluciónanos contra la provincia sublevada de Toulón. Aquel oficial se llevó al joven teniente Napoleón, que tenía entonces 25 años, y no hubo de lamentarlo. Napoleón dio tan buenos consejos sobre dónde se debían colocar los cañones y a dónde había que disparar, que la ciudad fue tomada muy pronto. Como recompensa, fue nombrado general. Aquello, sin embargo, no era una señal segura de una gran carrera en tiempos tan confusos, pues ser afecto a un partido significaba estar enemistado con el otro. Cuando fue depuesto el gobierno que lo había nombrado general, los amigos de Robespierre Napoleón acabó también en la cárcel. Es cierto que lo soltaron pronto pero se le degradó y expulsó del ejército por su amistad con los jacobinos. Era tremendamente pobre y carecía de cualquier esperanza. Entonces, otro conocido lo recomendó en París para el directorio de cinco hombres y se le encomendó acabar con una peligrosa sublevación de jóvenes aristócratas. Napoleón ordenó disparar sin miramientos contra la multitud y la dispersó. En agradecimiento volvieron a nombrarlo general y se le entregó pronto el mando de un pequeño ejército que debía marchar a Italia para difundir allí como en otros países, las ideas de la Revolución francesa Era una misión casi desesperada. El ejército estaba muy mal pertrechado, pues Francia era entonces pobre y se hallaba en una situación de terrible desorden. El año 1796, antes de iniciarse la campana, el general Napoleón, que ahora se apellidaba Bonaparte a la francesa dirigió una arenga a sus soldados. No dijo mucho más que estas palabras: «¡Soldados! Estáis desnudos y hambrientos; el gobierno os debe mucho y no os lo puede pagar. Pero yo os voy a conducir a las llanuras más fértiles del mundo. Provincias ricas y grandes ciudades caerán en vuestro poder: allí hallaréis honor fama y riqueza. ¡Soldados!, ¿os faltará valor y resistencia?» Supo así entusiasmar a los soldados y atacar a un enemigo muy superior con tal inteligencia que venció en todas partes. Al cabo tan sólo de unas pocas semanas después de su partida, escribió en una orden a su ejercito: «¡Soldados! En catorce días habéis logrado seis victorias y obtenido 21 banderas y 55 cañones. Habéis ganado batallas sin artillería, habéis atravesado ríos sin puentes, habéis recorrido largas marchas sin calzado. A menudo carecíais incluso de pan. Estoy convencido de que cada uno de vosotros, cuando vuelva a la patria, estará orgulloso de poder decir: también yo estuve en el ejército que conquistó Italia».
  3. 3. Y, realmente, su ejército se apoderó del norte de Italia en poquísimo tiempo y creó una república al estilo de la de Francia o Bélgica. Cuando le gustaba una de las magníficas obras de arte italiano, ordenaba enviarla a París. A continuación, marchó hacia el norte, a Austria, pues el emperador le había hecho la guerra en Italia. En Estiria, en la ciudad de Leoben, se presentaron a él emisarios del emperador llegados de Viena. En la habitación de las negociaciones se había preparado un asiento más elevado para el enviado imperial. Napoleón dijo: «Quitad de ahí ese asiento; no puedo ver un trono sin que me entren ganas de sentarme en él». Obligó al emperador a entregar a Francia todas las comarcas alemanas situadas en la orilla occidental del Rin y regresó a París. Pero allí no tenía nada que hacer, por lo que presentó al gobierno una arriesgada propuesta: los mayores enemigos de Francia eran entonces los ingleses. Por aquellas fechas, Inglaterra era ya un país poderoso, con muchas posesiones en América, África, la India y Australia. El ejército francés era demasiado débil para llevar a cabo un ataque contra la propia Inglaterra. Tampoco tenía suficientes barcos de buena calidad. Pero sí que era posible atacar alguna de las posesiones inglesas. Napoleón consiguió, por tanto, que se le enviara con un ejército a Egipto, sometido entonces al dominio inglés. Quería conquistar todo el Oriente, como Alejandro Magno, y se llevó no sólo soldados, sino también estudiosos que se encargarían de examinar e investigar los monumentos de la Antigüedad. Llegado a Egipto, habló con los mahometanos del país como si fuera un profeta, igual que Mahoma. Les anunció solemnemente que sabía todo cuanto encerraban en lo más hondo de su corazón y que su llegada había sido profetizada hacía ya siglos y estaba incluso escrita en el Corán. «Sabed que todos los esfuerzos de los humanos contra mí son inútiles, pues todo cuanto emprendo está destinado al éxito». Al principio parecía realmente así. El año 1798, derrotó a los ejércitos egipcios en una gran batalla al pie de las pirámides y volvió a repetir su victoria algunas veces más, pues nadie sabía ganar batallas en tierra como él. Es cierto que, por mar, los ingleses eran todavía mejores, por lo que el famoso almirante inglés Nelson consiguió destruir casi por completo la flota francesa ante Abukir, en la costa egipcia. Al declararse entonces una peste en el ejército de Napoleón y enterarse él de que el gobierno de París estaba desunido, dejó a sus soldados en la estacada y volvió a Francia solo y en secreto. Llegó allí como un famoso general. Todos esperaban que se mostrara en su propio país tan valiente como en tierras enemigas. Y así, en 1799, pudo
  4. 4. atreverse a dirigir sus cañones contra los edificios del gobierno en la capital, hacer que sus granaderos expulsaran de la Asamblea a los diputados elegidos por el pueblo y concederse a sí mismo el máximo poder. Siguiendo el ejemplo de los antiguos romanos se dio el título de cónsul. En su cargo de cónsul llevó una suntuosa vida cortesana en el palacio de los reyes de Francia e hizo volver a muchos nobles desterrados. Pero, sobre todo, se dedicó día y noche a imponer orden en Francia. Su idea de orden era que sólo se hiciera lo que él quería. Y lo consiguió. Hizo preparar un código de leyes basado en principios nuevos y lo bautizó con su propio nombre. En una nueva campaña bélica contra Italia derrotó por segunda vez a Austria. Era idolatrado por sus soldados, y todos los franceses lo veneraban por haber conseguido fama y conquistas para su país. Lo nombraron cónsul vitalicio, pero aquello no fue aún bastante para Napoleón. Quería ser más y, en 1804, se hizo coronar emperador. Emperador de los franceses. El papa viajó a París con el exclusivo propósito de coronarlo. Poco después se hizo nombrar también rey de Italia. Los demás países se atemorizaron ante aquel hombre nuevo y poderoso, por lo que Inglaterra, Alemania, Austria, Rusia y Suecia se aliaron en su contra. A Napoleón no le asustaban los ejércitos enemigos, por grandes que fueran. Marchó contra ellos y, en el invierno de 1805, derrotó por completo a las fuerzas aliadas enemigas junto a la localidad morava de Austerlitz. Ahora, Napoleón era dueño de casi toda Europa. Regaló a sus parientes a modo de pequeño recuerdo, por así decirlo, un reino a cada uno. Su yerno recibió Italia; su hermano mayor, Napóles; su hermano pequeño, Holanda; su cuñado, una parte de Alemania; sus hermanas, diversos ducados en Italia. Fue una estupenda carrera para la familia del abogado corso que, apenas veinte años antes, se sentaba a comer en su lejana isla a una mesa pobremente provista. Napoleón consiguió también todo el poder en Alemania, pues los príncipes alemanes sobre los cuales el emperador de Viena no tenía desde hacía ya tiempo ninguna autoridad, se aliaron ahora con el poderoso Napoleón. A renglón seguido, el emperador Francisco renunció al título de emperador alemán. Aquello fue el fin del Sacro Imperio Romano de la Nación Germánica, iniciado en Roma con la coronación de Carlomagno. Corría el año 1806. A partir de ese momento, Francisco de Habsburgo se llamó sólo emperador de Austria. Napoleón marchó también pronto contra los Hohenzollern y derrotó por completo en unos pocos días al ejército prusiano. En 1806 entró en Berlín e impartió desde allí sus leyes a Europa. Ante todo, ordenó que nadie
  5. 5. comprara ya ninguna mercancía a los ingleses, los enemigos de Francia, ni les vendiera nada. Aquella orden fue conocida con el nombre de bloqueo continental. Napoleón quería acabar de ese modo con Inglaterra, pues carecía de flota para conseguir una victoria militar sobre aquel poderoso país. Al negarse a ello los Estados, volvió a marchar de nuevo a Alemania y luchó contra los rusos, que se habían aliado con Prusia. Entonces (1807) pudo dar también una parte de Alemania como reino a su hermano menor. Seguidamente le llegó el turno a España. La conquistó y la entregó como reino a su hermano José; Ñapóles, a su vez, pasó a uno de sus cuñados. Pero los pueblos no aceptan indefinidamente ser tratados como regalos de familia. Los españoles fueron los primeros que, desde 1808, no acataron el dominio de los franceses. Libraron combates irregulares, pero todo el pueblo se mantuvo en lucha constante y no se apaciguó, por más crueldades que perpetraran los soldados franceses. El emperador austriaco no quiso tampoco seguir sometiéndose al tono ordenancista de Napoleón, y en 1809 se inició una nueva guerra. Napoleón marchó con su ejército contra Viena. Aunque fue vencido por primera vez en su vida en las cercanías de Viena, en Aspern, por el valeroso archiduque Carlos, comandante de las tropas, derrotó por completo pocos días después al ejército austriaco en Wagram. Napoleón se trasladó a Viena, vivió en el palacio imperial de Schönbrunn y obligó al emperador Francisco a darle a su hija por esposa. Aquello no fue una decisión fácil para un emperador austriaco cuya familia gobernaba en Viena desde hacía más de 500 años, pues Napoleón no tenía linaje principesco, sino que era, en realidad, un pequeño teniente a quien sus inmensas dotes habían convertido en señor y máximo mandatario de Europa. En 1810, Napoleón dio el título de «rey de Roma» al hijo que tuvo con la emperatriz Luisa. Su imperio era ahora mucho mayor que el de Carlomagno en su tiempo, pues todos los reinos de sus familiares y generales sólo existían de nombre. Napoleón les escribía largas cartas cuando no le agradaba su conducta. A su hermano, el rey de Westfalia, le escribió, por ejemplo, lo siguiente: «He visto tu orden del día para los soldados que va a convertirte en el hazmerreír de Alemania, Austria y Francia. ¿No tienes cerca de ti a ningún amigo que te diga la verdad? Eres rey y hermano del emperador. Pero, en la guerra, eso no pasa de ser una curiosidad. Hay que ser soldado, soldado y sólo soldado. No se han de tener ministros, embajadores ni lujo; hay que pernoctar con la vanguardia de las tropas en el campamento; hay que mantenerse a caballo día y noche y marchar a la cabeza del ejército para tener información». La carta concluye: «Y, por todos los diablos, ¡ten gracia
  6. 6. suficiente como para escribir y hablar con dignidad!». Así trataba el emperador a su hermano. Pero aún trataba peor a los pueblos. Le resultaba indiferente lo que pensasen o sintiesen, con tal de que le proporcionaran dinero y, sobre todo, soldados. Pero los pueblos accedían cada vez menos a dárselos. Después de los españoles, los campesinos tiroleses, que Napoleón había arrebatado al emperador de Austria para regalárselos al rey de Baviera, lucharon contra los soldados franceses y bávaros hasta que Napoleón apresó y mandó fusilar a su caudillo, Andreas Hofer. Todo el pueblo alemán se sentía enormemente inquieto e indignado por la arbitrariedad y violencia del emperador francés. Ahora que la mayoría de los principados alemanes se hallaba bajo el dominio francés, los alemanes sintieron por primera vez en la historia el carácter común de su destino: el hecho de ser alemanes, y no franceses; que importaban poco las relaciones que mantuviera el rey de Prusia con el de Sajonia, o que el rey de Baviera fuese aliado del hermano de Napoleón; lo importante era que la experiencia común a los alemanes de estar sometidos a soberanos extranjeros generaba también una voluntad común en todos ellos: la voluntad de liberación. Es la primera vez en la historia universal en que todos los alemanes, estudiantes y poetas, campesinos y aristócratas, se unieron contra la voluntad de sus príncipes al objeto de liberarse. Pero aquello no resultaba tan fácil. Napoleón era poderoso. El mayor poeta alemán de aquellos tiempos, Goethe, dijo por aquel entonces: «Ya podéis sacudir vuestras cadenas; ¡ese hombre es demasiado grande!». Y, realmente, todo heroísmo y entusiasmo fueron durante largo tiempo inútiles contra el poder de Napoleón. Lo que finalmente le derribó fue su increíble orgullo. Hacía mucho que su poder no le parecía ya lo bastante grande. Consideraba que no era más que el comienzo. A continuación le tocó el turno a Rusia. Los rusos, en efecto, no habían cumplido su orden de no comerciar con los ingleses. ¡Aquello debía castigarse! Napoleón hizo llegar soldados de todas partes de su gigantesco imperio y reunió un ejército de 600.000 hombres, es decir, más de medio millón de personas. Nunca había existido en la historia del mundo una fuerza militar parecida a aquel gran ejército, que, en 1812, se puso en marcha hacia Rusia y penetró cada vez más adentro del país sin que se entablara combate. Los rusos retrocedían continuamente, tal como lo habían hecho en tiempos de Carlos XII de Suecia. Al final, a poca distancia de las puertas de Moscú, apareció el imponente ejército ruso. Napoleón lo derrotó —a punto he estado de decir: naturalmente, pues para él una batalla era algo parecido a una
  7. 7. adivinanza para alguien hábil en resolverlas. Examinaba cómo estaban colocados los enemigos y, al punto, sabía a dónde tenía que mandar sus tropas para rodearlos o derrotarlos—. Así entró Napoleón en Moscú; pero halló la ciudad casi vacía, pues la mayoría de sus habitantes había huido. Era el final del otoño, y Napoleón se instaló en el Kremlin, el antiguo palacio de los zares, y esperó a dictar sus condiciones. Entonces le llegó la información de que los barrios de las afueras de Moscú estaban ardiendo. La ciudad era entonces casi toda de casas de madera. El fuego, iniciado probablemente por los mismos rusos para poner en un aprieto a los franceses, se fue apoderando de sectores cada vez mayores de la ciudad. Todos los intentos de apagarlo resultaron vanos. ¿Dónde iban a alojarse los 600.000 hombres, si se quemaba Moscú? ¿Y de qué iban a vivir? Napoleón se decidió, por tanto, a dar media vuelta con su ejército. Pero, entretanto, había llegado el invierno y el frío era aterrador. El ejército había saqueado y consumido todas las provisiones de la comarca en su viaje de ida. Así, la vuelta a través de la extensa, helada y desértica llanura de Rusia se convirtió en una acción terrorífica. El número de soldados congelados y muertos de hambre iba en aumento. Entonces llegaron los jinetes rusos, los cosacos, y cayeron sobre la retaguardia y los flancos del ejército, que se defendió a la desesperada. En medio de la más espantosa tormenta de nieve y rodeado por los cosacos consiguió, incluso, atravesar un gran río, el Beresina, pero todas sus fuerzas quedaron agotadas progresivamente. La desesperación se impuso. Apenas una vigésima parte de los soldados logró salvarse de aquella tremenda derrota; los hombres alcanzaron la frontera alemana sin fuerza alguna y mortalmente enfermos. Como remate, Napoleón llegó a París disfrazado y en un trineo de labradores. Lo primero que hizo allí fue solicitar una nueva tropa, pues, ahora que estaba tan debilitado, todos los pueblos se alzaron contra él, y consiguió, en efecto, reunir un imponente ejército de jóvenes. Eran los últimos hombres, la juventud francesa, enviada ahora por él contra los pueblos sometidos. De ese modo se dirigió contra Alemania. El emperador de Austria le envió a su canciller, Metternich, para negociar con él una paz. Metternich pasó un día entero hablando con Napoleón y le dijo: «Si este joven ejército llamado a filas hoy por Ud. resulta aniquilado, ¿qué ocurrirá?». Al oír Napoleón estas palabras, se apoderó de él la cólera, palideció y se le demudó el rostro: «Usted no es soldado», le increpó a Metternich, «y no sabe qué sucede en el alma de un soldado. Yo crecí en el campo de batalla y me importa un comino
  8. 8. la vida de un millón de personas». Al tiempo que exclamaba esas palabras, contó Metternich más tarde, lanzó su sombrero a un rincón de la habitación. Metternich no lo recogió y, sin perder la calma, dijo: «¿Por qué me ha elegido a mí para decirme esto entre cuatro paredes? Abra la puerta y que sus palabras resuenen de un extremo al otro de Francia». Napoleón no accedió a las condiciones de paz del emperador y dijo a Metternich que estaba obligado a triunfar, pues de lo contrario ya no seguiría siendo emperador de los franceses. Así, en 1813, cerca de Leipzig, se entabló un combate en el que el ejército de Napoleón luchó contra sus enemigos aliados. El primer día, Napoleón resistió. Pero cuando, al segundo, las tropas bávaras que habían permanecido en su bando le abandonaron de pronto, perdió la batalla y hubo de huir. En la huida derrotó a otro ejército de bávaros aún mayor que le perseguía y regresó a París. Había tenido razón: al ser derrotado, los franceses lo depusieron. Se le entregó como ducado la pequeña isla de Elba y Napoleón se retiró allí. Pero los príncipes y el emperador que le habían derrotado se reunieron en 1814 en Viena para deliberar y repartirse Europa. Los principios de la Ilustración, la doctrina de la libertad de la persona, les parecían la causa de todo aquel desorden y de los sacrificios que habían supuesto para Europa las luchas revolucionarias y Napoleón. Querían hacer como si la Revolución no hubiera sucedido. Metternich, en particular, deseaba que todo fuera como había sido antes de la Revolución y que jamás pudiera producirse un trastorno semejante. Por eso le parecía especialmente importante que no se imprimiera o escribiera nada en Austria sin la autorización del gobierno o del emperador. En Francia, la Revolución quedó totalmente anulada. El hermano del decapitado Luis XVI subió al trono con el nombre de Luis XVIII (se cuenta como Luis XVII al hijo de Luis XVI, muerto durante la Revolución). Este nuevo Luis gobernó con su corte en Francia como si nunca hubieran existido los 26 años de la Revolución y el imperio, con la misma pompa y la misma incomprensión mostradas por su desdichado hermano. Los franceses estaban muy descontentos. Al oírlo Napoleón, abandonó en secreto (1815) la isla de Elba y desembarcó en Francia con unos pocos soldados. Luis envió contra él a su ejército, pero, en cuanto los soldados vieron a Napoleón, se pasaron todos a sus filas. En pocos días llegó triunfal a París como emperador, y el rey Luis XVIII emprendió la huida. Los príncipes, que seguían deliberando en Viena, quedaron aterrados. Se le declaró enemigo de la humanidad y, a las órdenes del duque inglés de Wellington, se reunió en Bélgica un ejército compuesto principalmente por
  9. 9. ingleses y alemanes. Napoleón marchó enseguida contra él. En la localidad de Waterloo se entabló una terrible batalla. Parecía como si Napoleón volviera a ganar, cuando uno de sus generales no comprendió una orden y avanzó en dirección equivocada. El comandante en jefe de los prusianos, el general Blücher, reunió a su ejército agotado y vapuleado, y dijo: «La cosa no marcha, pero tiene que marchar», y volvió a conducir sus tropas a combate al anochecer. Napoleón fue derrotado así por última vez. Huyó con su ejército, pero volvió a ser depuesto y tuvo que abandonar Francia. Esta vez buscó refugio en un barco inglés y se entregó voluntariamente a sus más antiguos enemigos, los únicos a quienes nunca había vencido. Confiaba en su magnanimidad y dijo que quería vivir bajo las leyes inglesas como un particular. Pero él mismo no había practicado la magnanimidad demasiado a menudo y los ingleses lo declararon prisionero y lo enviaron con el barco al que se había dirigido lejos, muy lejos, a una isla pequeña y deshabitada en medio del océano, a Santa Elena, para que no pudiera volver jamás. Allí vivió otros seis años sin poder y abandonado, dictó las memorias de sus hazañas y victorias y luchó con el funcionario inglés que no consentía siquiera en permitirle pasear por la isla sin vigilancia. Este fue el fin de aquel hombre pequeño y pálido con la mayor fuerza de voluntad y la inteligencia más lúcida que haya poseído un soberano. Las grandes potencias del pasado, las antiguas y piadosas familias principescas, volvían a gobernar ahora sobre Europa; y el serio y riguroso Metternich, que no había recogido el sombrero de Napoleón, dirigió desde Viena los destinos europeos por medio de sus enviados e intentó dar la Revolución por no ocurrida.

×