• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Azud
 

Azud

on

  • 2,169 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,169
Views on SlideShare
2,168
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
13
Comments
0

1 Embed 1

http://hikingxerta.blogspot.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Azud Azud Presentation Transcript

    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS El Azud de Xerta Desde el inicio de los tiempos, los usos a los cuales el hombre destina el agua, en la parte de su ciclo perenne que discurre por los cauces, han intentado resolver las nece- sidades específicas que en cada momento de la Historia, tenía la sociedad. En este artículo, se describe el caso concreto del azud de Xerta, que durante nueve siglos, ha hecho posible la captación y derivación de las aguas del río Ebro. Lorenzo Correa Lloreda, Ingeniero Técnico de Obras Públicas INTRODUCCIÓN El azud de Xerta, podría ser el rodea, al cual imprime un carácter paradigma de este razonamiento, único, en su función de testigo del pasado, realidad útil e imprescindi- Inicialmente, el agua servía para puesto que desde tiempo inmemo- asegurar el imprescindible sosteni- rial, con menciones específicas ble del presente y protagonista de miento del ser humano, que es desde hace casi 1.000 años, ha un fallido intento que pretendía la agua en una gran parte de su cuer- hecho posible la captación y deri- derivación de las aguas del Ebro hacia Valencia, Murcia, Barcelona y po, y sin la dosis suficiente, vación de las aguas del río Ebro, muere; según la civilización iba caudales que han servido para Almería. alcanzando estadios superiores, garantizar que los recursos hídri- los usos a los cuales se destinaba cos derivados pudiesen resolver SITUACIÓN el agua se dirigían, en primer lugar las necesidades antes menciona- a asegurar la alimentación de las das: agricultura y ganadería; riego Esta obra hidráulica, que se personas, (agricultura y ganade- de las tierras; pesca y navegación, comenzó a levantar sobre el río ría), mediante el cultivo de les tie- manteniendo el tramo de río en Ebro en la época musulmana, es rras, complementado las piezas buen estado de conservación; actualmente el punto de conver- cobradas mediante la caza y la usos industriales, desde molinos gencia de tres términos municipa- pesca, y más tarde en fomentar su harineros a generación de energía les, Xerta, situada aguas abajo, en riqueza y bienestar transformando mecánica y eléctrica; usos lúdicos, el margen derecho, Benifallet, y las materias primas en los diversos mediante la esclusa recientemente Tivenys, que se ubican en el mar- procesos industriales; hoy, los construida que permite recuperar, gen izquierdo, dentro de la comar- usos lúdicos cada vez tienen una un siglo más tarde, la navegación, ca tarraconense del Bajo Ebro. importancia mayor, a medida que ahora turística por el río, haciendo va aumentando el tiempo que en efectiva una aspiración secular, En su ubicación, rodeada de remi- las sociedades llamadas avanza- cuando menos, en un tramo de niscencias prehistóricas, como das, el ser humano dedica al ocio. 118 km entre la desembocadura son la Cueva del Siscar, el poblado El arte de usar el agua, de la forma del Ebro y Ribarroja. ibérico de la Roca Roja, y el encla- más adecuada a las necesidades ve ibero de Ossicerda, el azud del hombre en cada época, se Este azud, obra de ingeniería, tan- detiene las aguas del río, inmedia- puede llegar a entender a través de tas veces averiada, reparada, tamente aguas abajo de la desem- las obras hidráulicas, que han reconstruida y mejorada a lo largo bocadura del Barranco Hondo en hecho posible, de una forma conti- de nueve siglos, siempre permane- los confines de los riscos de nuada, a lo largo de los siglos, que ce, firme, ufano e inamovible, Somos, rodeado de terrenos de sucesivas generaciones de muy siendo un privilegiado espectador, formación reciente constituidos diversas culturas y procedencias, desde una perspectiva única e por gran cantidad de aluviones flu- usasen este recurso imprescindi- inmutable, del paso de la historia y viales. Algunos insisten en consi- ble, creando riqueza y bienestar. formando parte del paisaje que le derar que el Delta del Ebro 30
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS Desde la cántabra montaña donde ha sido y es prioritario, por lo que comienza en el azud de Xerta, ver- nace, discurre, tras atravesar las la agricultura de regadío se extien- sión corroborada por la pendiente productivas tierras de Reinosa, por de por una superficie total próxi- del río y por las características de el extenso valle de Miranda de ma a las 800.000 ha. las aguas. Antes de la gran trans- Ebro, por las gargantas de la formación de la cuenca de la últi- Conchas de Haro, por la fértil La pesca ha sido también una ocu- ma mitad del siglo XX, (riegos Rioja, entre la Cordillera Ibérica y pación constante de los ribereños, intensivos y embalses), era posible las sierra de Cantabria; atraviesa que disfrutan de la gran diversidad encontrar y pescar especies mari- Navarra, por Castejón y Tudela, de especies de la zona, y, por últi- nas alrededor del azud. La acci- entra en los marjales de Aragón, mo (sobre todo a lo largo de los dentada topografía de la zona cir- llegando finalmente a Catalunya, dos últimos siglos), los usos indus- cundante, da lugar a la existencia donde se produce su encuentro triales, primero generando energía de gran número de barrancos, con con el mar, después de haber reco- mecánica y posteriormente hidroe- un río, que en las inmediaciones gido las aguas de las subcuencas léctrica y nuclear, se han converti- del azud, tiene un trazado mean- de nueve Comunidades Autónomas. do en protagonistas del destino de driforme, que se crearon antes de les aguas de este río, que entró en la formación de las cordilleras lito- La máxima anchura de su cuenca el siglo XXI, habiendo sido escogi- rales catalanas. es de 270 km, de Andorra a do como único donante del recur- Cantavieja, y su longitud total en so hídrico necesario para mante- El azud también está rodeado de línea recta, de 520 km, de la Peña ner la riqueza de otras zonas de la espacios naturales protegidos: la Labra a la Isla de Buda. Península con menos aportaciones sierra de Pándols-Cavalls, los y para ayudar a garantizar estos Puertos de Beceite, los barrancos Con tales características geográfi- recursos en la Catalunya más de Sant Antoni, Lloret y La Galera, cas, físicas y topográficas, es obvio poblada, aunque al final la dona- la sierra de Montsiá, el delta del que la máxima aspiración secular ción no se haya hecho efectiva. Ebro y la Sierra del Cardó, dispo- de sus ribereños, ha sido, en pri- nen un círculo natural que le rodea mer lugar, la de conseguir que su Bajo los cimientos del azud exis- y protege. cauce fuera navegable, permitien- ten estructuras antiguas, de un do un transporte rápido y seguro indiscutible interés arqueológico, Continuando Ebro abajo, una vez de mercancías y personas, transpor- con superposición de los restos de pasado el azud, encontraremos los te casi imposible en otros tiempos las sucesivas actuaciones, que han núcleos de Xerta y Tivenys, que se por medios terrestres convenciona- hecho de este lugar el punto de vigilan perennemente uno a cada les. En segundo lugar, el regadío de convergencia de la mezcla de dife- margen, la isla de Audí, los núcle- los terrenos de su cuenca también rentes culturas y etnias que han os de Roquetas y Tortosa, la Isla de Vinallop, la Isla de Gràcia, Amposta, portal del delta tradicio- nal, Deltebre, Sant Jaume de Enveja, y, finalmente, el mar. EL RÍO El curso de agua más caudaloso de la Península Ibérica, (que toma su nombre precisamente de este río), por la extensión de su cuenca vertiente, de casi 85.000 km2, y su longitud, 910 km, puede tratar de igual a igual a cualquier otro río euro- peo, y dispone de este privile- gio, único entre el resto de los ríos peninsulares. Su nombre, “Iber”, “Ebre”, “Ebro” o “Ibre, proviene de una voz indoeuro- pea que significa “río”. 31
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS tizar el normal funcionamiento del dado como fruto la actual composi- en la zona más apropiada por su azud: La Casa de la Toma, la Casa ción física y humana de los habitan- estabilidad de cada margen. El del Canal, la esclusa antigua y la tes y las tierras del Baix Ebre, con su acierto de la ubicación del azud nueva, y la Casa de los Guardas, idiosincrasia y talante perfectamente está demostrado por la supervi- elementos fundamentales e indis- diferenciado. A este interés debe vencia de su cimentación a lo pensables para resolver con efica- añadirse el interés histórico de la largo de los siglos. cia esta buena gestión, tanto hasta obra, tanto bajo el punto de vista hace 50 años, cuando la navegación industrial y de obra civil que ha resis- Su disposición geométrica en plan- era importante, como cuando el riego tido el paso del tiempo y se proyecta ta, permite la derivación por cada pasó a ser el protagonista, como al futuro, como desde la perspectiva margen de los caudales necesarios ahora en que la navegación turística de la creación de riqueza y bienestar por el riego. Toda el agua sobran- vuelve a tener su importancia. permanente en las Tierras del Ebro, te, que no penetra a los canales, que se pueden regar y desarrollar es evacuada mediante el gran ali- Es ésta la margen más importante, aprovechando a su existencia. viadero central, que ocupa toda su pues por ella discurre la carretera, longitud y da un aspecto majes- ahora conocida como el Eje del EL AZUD Y SUS CARACTERÍSTI- tuoso a la obra. Este aliviadero es Ebro y antes discurría el Ferrocarril CAS CONSTRUCTIVAS del tipo libre, pues la lámina ver- del Valle de Zafán a Tortosa. tiente tiene una forma de caída natural y tiene suficiente afluencia Antes de conocer su historia, defi- En la margen izquierda se ubicaron de aire para mantener la presión namos claramente el concepto: las fábricas, (como era la Harinera atmosférica, con un nivel aguas azud, de toponimia árabe, palabra de los González) y los molinos más abajo suficiente para garantizar la que ha resistido el paso del tiem- importantes. normal circulación de les aguas po, como esta obra, llegando vertidas, En cada estribo se sitúan hasta el siglo XXI y que sigue sien- HISTORIA DEL AZUD las compuertas, que cada año se do un concepto de plena actuali- cierran el día de Todos los Santos, dad sobre todo en su uso colo- La milenaria historia documentada fecha en la cual finaliza la tempo- quial. Según el diccionario, azud del azud, se inserta en la perenne rada de riego y se abren el día de proviene del árabe as-sudd, que lucha de los ribereños para aprove- San José, iniciando el ciclo perió- quiere decir el burladero o la toma. char y dominar las aguas del cauda- dico de irrigación. loso río Ebro, en cuatro aspectos Tanto este azud, como otros del fundamentales: agricultura, navega- Estas compuertas, también funcio- río Ebro, son considerados obra ción, pesca y usos industriales. nan cada vez que, a causa de ave- consolidada por los musulmanes, ría o necesidad de mantenimiento con una existencia inmemorial. La ruta navegable del Ebro, entre de los canales, es preciso dejarlos Zaragoza y Tortosa, ya se mencio- en seco y, cuando viene una gran Construido en diagonal sobre el na en la Nuzha, (libro de caminos avenida, puesto que en estas cir- río, tiene una longitud de 310 m, y riendas) del geógrafo andalusí Al- cunstancias, las aguas bajan llenas una anchura de 3,50 m en corona- Idrisi, en 1.164. de sólidos en suspensión, finos y ción y de 35 m en la base, con 6 gruesos, que afectarían gravemen- m de altura. • Construcción te a los canales si se depositasen a lo largo de su trazado o los hicie- La toma o barrera que conforma el sen desbordar. Las primeras obras documentadas azud forma un ángulo de 45º entre del azud de Xerta comenzaron el paramento de aguas abajo y el Los dos canales que alimenta el poco después del año1148, cuan- margen derecho, y de 150º con la azud son conocidos respectiva- do Ramon Berenguer IV, logró con- izquierda. mente como de la derecha y la quistar Tortosa, con el apoyo de izquierda del Ebro. El actual canal los genoveses. Los almorávides, Esta disposición diagonal, da un de la derecha fue inicialmente uti- expulsados de la ciudad, se refu- aspecto original a nuestro azud, lizado como canal auxiliar del giaron en les montañas. La insegu- puesto que la mayoría de estas canal de navegación Amposta-San ridad reinante provocó el abando- tomas son situadas de forma per- Carlos de la Rápita. Es en la mar- no de las obras, que aunque fue- pendicular a los márgenes. gen derecha donde se han ubicado ron reanudadas por iniciativa del siempre todas las instalaciones obispo tortosino Pedro de Luna, se Así se resuelve la estabilidad de la necesarias para gestionar y garan- vieron de nuevo paralizadas debi- estructura, situando los estribos 32
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS do al traslado del Obispo a Toledo. como complicada, dejaba sin gía hidráulica en mecánica y pos- Finalizaron bajo el Obispado del recursos humanos y económicos teriormente en eléctrica, con sus cardenal Ot de Montcada el año en el país. No es de extrañar, pues, correspondientes ruedas dentadas 1441, contando con el morisco que las obras del canal se parasen y turbinas, que desgraciadamente Musa Alami como responsable de y reanudasen en diversas ocasio- se encuentran cubiertas por los les obras. En aquellos tiempos, en nes, con el consiguiente perjuicio sedimentos depositados por las su tramo final, el Ebro era una de que supone este hecho, pues sucesivas riadas, la última de las importante vía navegable, usada no ayuda en absoluto a garantizar cuales, en octubre de 2000, ha sobre todo por los almadraberos, el matenimiento y hasta la super- sido especialmente activa en esta patrones de barcos de río, con vivencia de las obras ya efectua- zona. Así pues, el molino y sus ins- cofradía establecida en Zaragoza, das, que se van deteriorando y talaciones anejas, como son el como está documentado por las deben repararse constantemente canal de captación, el de salida y reclamaciones que éstos dirigieron cada vez que se reanudan, men- las ruedas dentadas, es una cons- los Consejeros de Barcelona, debi- guando los recursos económicos trucción de indudable interés, per- do al mal estado del puerto y del dirigidos a continuar la construc- teneciente al último tercio del siglo azud de Flix, el año 1445. ción del canal. XVI, del que se conserva el docu- mento de acuerdo municipal para La finalidad del azud era, por una Durante uno de estos periodos de su construcción, de septiembre de parte derivar aguas destinadas a inanición, el Emperador Carlos V 1569 y diversas anotaciones refe- molinos harineros, (documenta- giró visita a Tortosa, en 1540. rentes a los gastos que originó la dos en cada margen, desde el siglo Cuando fue informado que las misma, quedando como uno de XIII) y por la otra, la más impor- obras estaban paralizadas, ordenó los escasos edificios industriales tante, regar los terrenos de la mar- a los Procuradores su reanudación, ejemplo de la época del renaci- gen izquierda. Para resolver dar en intento frustrado por las cir- miento en Catalunya. garantías a este riego se iniciaron, cunstancias, puesto que la reali- en 1452, las obras del Canal de la dad demostró que aún faltaban El otro gran edificio que se puede Izquierda del Ebro. Cualquier obra cuatro siglos para que estos cana- considerar como instalación com- de regadío que pretenda derivar les funcionasen con normalidad. plementaria y aneja al azud, testi- importantes caudales, tiene un monio de su importancia secular, • Obras adyacentes coste muy elevado, y ésta fue la es el situado en la margen izquier- razón por la que, cuando murió el da, conocido como “Harinera de Obispo, que impulsaba desde Las obras de embocadura de los los González”, del que sólo que- todos los puntos de vista la ejecu- canales están documentadas dan como mudos testigos de su ción de las obras, se detuvieran desde el siglo XIV, y tanto las pos- anterior esplendor las fachadas de hasta que su sucesor al Obispado, teriores, como las actuales, en las piedra, mampostería y ladrillo que Alfonso, acordase, con el visto diversas modificaciones efectua- aún conservan su forma original. bueno del nuevo Capítulo de la das a lo largo de los siglos, han • El azud y los proyectos de Ciudad, Vecinos y Pueblos del respetado la derivación original. Término General de Tortosa, su navegabilidad del Ebro continuación con la previa contri- El edificio del Molino adyacente al bución de 9.000 sueldos durante azud, en la margen derecha, aún Desde los comienzos del siglo XV, tres años, encargando el proyecto se conserva y presenta una base en plena Edad Media, hasta el siglo a Ochoa de Bermeo, que tuvo que de sillares bien trabajados, con XIX, los puertos y azudes del Ebro, proyectar las obras necesarias una lápida esculpida que lleva en entre ellos el de Xerta, representa- para poner en regadío todas las tie- el centro las armas de la Ciudad de ron una muy importante función rras del Ebro, con los caudales Tortosa y a cada lado una leyenda en el transporte fluvial por el río derivados desde el azud, inicial- alusiva a la fecha de construcción, entre Zaragoza y Tortosa, puesto mente por su estribo izquierdo, y 1575, con los nombres de los pro- que su presencia era garantía de más adelante por la derecha. curadores y de los notarios. El limpieza y navegabilidad del tramo molino fue reformado en múltiples de río que cada cual dominaba, así Nunca ha sido sencillo realizar ocasiones, hasta que a finales del como de reparación de desperfec- obras públicas de gran envergadu- siglo XIX, fue utilizado como cen- tos ocasionados por grandes ave- ra financiadas por el erario públi- tral eléctrica. En su interior se nidas. En el siglo XIX, la Compañía co, sobre todo en épocas en las puede contemplar el sistema de Canalización y Navegación, que una historia tan convulsa de transformación de la ener- apostó muy fuerte por un incre- 34
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS que era famoso por sus nauma- quias, presentó a las Cortes del Reino de Aragón una relación y un informe que versaban sobre dos puntos principales: hacer el Ebro navegable desde Zaragoza hasta el Mediterráneo y elegir un puerto marítimo para garantizar y facilitar el comercio exterior del Reino. En el reconocimiento del río, pre- vio al redactado del proyecto de navegación, se reconocieron 13 azudes o tomas que había que conservar, relación en la cual el azud de Xerta, llamado aquí de Tortosa, pues pertenecía a esta ciudad, merecía el siguiente comentario: quot;Tiene la boca del Puerto junto al y a las sabogas, que eran captura- mento de la navegación fluvial, molino con un gran salto y una dos en sus inmediaciones desde las realizando trabajos de gran calado corriente muy peligrosa para los barcas o mediante aparejos de y grandes inversiones, con un barcos que pasan, y es preciso cañas. La infraestructura de estas resultado nada favorable a los inte- suavizarlo en la forma que más pesquerías, debido a la condición de reses de la empresa. adelante se indica, sin que se haga este lugar como lugar tradicional de daño a la pesca de la saboga ni a pesca de estas especies, está docu- Hasta el último tercio del siglo XIX, los molinos mentada desde la baja edad media. los astilleros tortosinos pusieron en circulación gran número de Todos los azudes tienen que ser Xerta, debido al elemento de con- barcos por el río. En esta época conservados y para que puedan trol que suponía la existencia del comenzó la decadencia de la mari- pasar los barcos, es preciso hacer azud, dispuso, en la fachada de la na mercante tortosina, debido a la en cada uno unas fosas o diques iglesia, una placa embaldosada competencia del ferrocarril del lito- de madera o de obra de piedra indicativa de los niveles alcanza- ral Valencia -Barcelona y sobre picada, con sus compuertas de dos por las máximas avenidas todo de una Real Orden que prohi- manera que siempre que tengan documentadas desde 1448, (sólo bía que se despachasen barcos que pasar las embarcaciones, siete años después de la construc- mercantes fuera de su departa- hacia arriba o hacia abajo, si bajan ción del azud), eficaz lignímetro mento respectivo sin piloto, prácti- de Zaragoza, ha de abrirse una que aún hoy podemos admirar. ca habitual entre los almadrabe- tajadera, que tiene que haber en ros, que no podían pagar a un pilo- cada una de las puertas; y es pre- En todos los informes sobre navega- to profesional. Había inscritos en ciso llenar el dique mencionado, o ción por el Ebro, se citan los azudes el Registro de la Comandancia de las fosas, hasta el nivel del río que permitían el riego de les tierras Tortosa 142 barcos de cabotaje de corriente que permite navegar; como estorbos para la navegación, y 60 toneladas que movían 70.000 cuando está lleno, debe abrirse el se hacen coincidir las esclusas con t/año, y 60 barcos de 25 toneladas portón de arriba para que entre los mismos, situados generalmente que hacían la ruta que desde dentro del citado dique o fosa; y antes de los rápidos, con objeto en Tortosa, remontaba el río. cuando se encuentra el barco den- aprovechar de este modo el mayor tro, hay que cerrar la puerta por desnivel posible y así permitir que el Otros usuarios del azud eran los donde ha entrado, y para que salga agua llegase a la máxima superficie almadieros, que bajaban desde los se ha de abrir la compuerta que regable posible. ríos Noguera y Segre, dejando la debe tener la puerta baja, porque madera que transportaban en el vaya saliendo el agua, hasta que la El año 1677, el ingeniero Luis astillero de Tortosa. Otros barcos, embarcación quede igual que la Liñán y Vera, Maestro Mayor de las los de pesca, llegaban hasta este corriente del río, porque pueda barcas del Buen Retiro, cuyo estan- azud persiguiendo a los esturiones 36
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS salir y prosiga su navegación sin ningún salto. Si el buque sube, se ha de abrir el portón bajo, y ha de entrar en el dique o cajón, luego hay que cerrar, y abrir la compuerta de la puerta alta hasta que el dique quede lleno de agua, y levante la embarcación hasta el nivel del corriente del río, y entonces, se abre la puerta alta , para que salga y continúe su viaje hacia Zaragoza. Estos diques o cajones tienen que ser más anchos y largos que la barca mayor de las que naveguen por este río, para que puedan entrar holgadamente. Y si se resuelve hacerlos de madera, por- que se crea que costarán menos, porte y comunicaban ciudades uni- grandes pendientes, los fuertes tienen que ser alquitranados y das por rutas terrestres de muy estiajes de los ríos, y la tipología calafateados y para su mayor con- difícil y peligroso tránsito. Otro de los terrenos que atravesaban servación emplomados con plan- ilustrado, el ingeniero canario los canales, que generaron proble- chas delgadas de plomoquot;. Agustín de Betancourt, impulsó la mas económicos insolubles, deri- instalación de las bombas de ago- vados de los apuros económicos y tamiento y las máquinas cortado- de la competencia de las vías de Acabamos de transcribir la defini- ras de cañizo, de gran utilidad en comunicación terrestre, (caminos, ción de les famosas esclusas de el mantenimiento de los canales. carreteras y ferrocarriles), que Pignatelli (Ramón de Pignatelli, daban más facilidades al tránsito. canónigo de Zaragoza, Rector de la Betancourt dio un aviso, que con Universidad e impulsor del Canal el paso del tiempo, como veremos Una vez inaugurado el Canal Imperial y de la navegabilidad del más adelante, se convirtió tam- Imperial, el 15 de octubre de Ebro, muerto en 1793, sin ver aca- bién en profético, a todos los que 1784, el Conde de Sástago, suce- bada su obra emblemática), aquí lla- querían iniciar empresas tendentes sor de Pignatelli, continuó las madas, quot;fosas o diques de maderaquot;. en construir vías navegables o obras con el objeto de alcanzar el implantar nuevos regadíos: objetivo inicial: llegar hasta Esta actuación estaba incluida Sàstago, para desde esta su villa, dentro del gran intento de transfor- “Las empresas de los canales, o se enlazar con el Ebro y llegar al mar. mación de finales del siglo XVIII, el deben empezar con unos presu- Siglo de les Luces en plena puestos capaces de asegurar El proyecto de navegación del Ebro Ilustración. seguirlas con actividad y ver pron- fracasó debido a la naturaleza yesí- to su conclusión, o no se deben fera de los terrenos, con una per- En aquella época se acababa de emprender; pues mientras no meabilidad muy elevada, que construir en Francia del Canal de estén corrientes de un extremo a hacía imposible asegurar la nave- Languedoc, y ello impulsó a los otro, no pueden producir ni aun gabilidad en épocas de estiaje en ilustrados ibéricos a hacer alguna para las reparaciones más urgen- estos tramos. Las obras no pasa- actuación similar en su territorio, tes de sus obras”. ron del Burgo de Ebro. eligiendo como obra emblemática el Canal Imperial de Aragón, El incumplimiento de este precep- El año 1842, ve aparecer a un mediante el cual se intentó, final- to, provocó el hundimiento de la conspirador y aventurero italiano, mente sin éxito, hacer navegable mayoría de las empresas de riegos llamado Enrico Misley, que presen- el Ebro hasta el mar. Era la época en el siglo XIX, ya que no valora- tó un nuevo proyecto de aquello dorada de los canales, auténticas ron convenientemente los proble- que ya parecía imposible: la nave- autopistas del momento, que solu- mas constructivos derivados de las gación por el Ebro hasta Zaragoza, cionaban los problemas del trans- 37
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS constituyendo una “Sociedad para elemento clave una vez más a lo La puesta en marcha del Ferrocarril la navegación del Ebro con vapo- largo del tiempo, para asegurar el de Valle de Zafán a Tortosa, y la cons- res”, embrión de la ”Real Compañía funcionamiento del sistema y por trucción de los grandes embalses de de canalización del Ebro” constitui- tanto la amortización de las obras. la segunda mitad del siglo XX, acabó da en 1852. con las posibilidades de hacer nave- • Los desagües gable definitivamente el Ebro. Los banqueros de París se convirtie- ron en los socios capitalistas mayo- A cada lado del azud había dos Sin embargo, la navegabilidad por ritarios de esta empresa, y designa- desagües, el Puerto y el Portillo. el tramo del azud de Xerta conti- ron como director, el año 1859 al nuó, aunque con un ritmo mucho ingeniero francés Carvalho, que fue más reducido que lo que se previó El Puerto estaba situado al margen el gran impulsor del cultivo del arroz inicialmente. derecho, y por él se enfilaban los bar- en el delta del Ebro. cos, con grandes riesgos para sus tri- pulantes. La Compañía, con objeto Animada la Compañía por los gran- El tramo de río que se pretendía de asegurar a los tripulantes y usua- des resultados que obtenía con la hacer navegable iba de Escatrón rios de sus barcos de vapor las máxi- acequia de riegos del delta derecho, hasta Amposta, con una longitud de mas condiciones de seguridad y que, en un principio era la actuación 245 km. Aunque parecía imposible comodidad, ejecutó las obras de una menos importante del proyecto de la empresa de llegar hasta el mar, se esclusa, desde la cual se entraba al navegación, comenzó a realizar obras reconstruyó el Canal Marítimo, inten- Canal, mediante una obra de deriva- de construcción de canales y ace- tando resolver los problemas que ción consistente en un revestimiento quias de riego en este delta, y propa- siempre había tenido el Canal de en la margen derecha de 4,391 km gó bien pronto el benéfico soporte de Amposta en San Carlos de la Rápita, de longitud, con más de 40.000 m3 la agricultura, el agua, en las vegas de construido en tiempo de Carlos III, Xerta, Aldover, Tortosa, Roquetas, de escollera, que protegía los diques que nunca había sido operativo, Amposta y San Carlos de la Rápita. sumergibles del empuje de les aguas debido a las barras que siempre Como se verá acto seguido, el azud en grandes avenidas y se comple- habían dificultado el paso entre el de Xerta volverá a ser protagonista en mentaba con una presa de tablesta- río y el mar y también porque este esta nueva y definitiva transformación cas y un aliviadero en la derivación. El Canal, construido a nivel del mar, se del paisaje, las costumbres y los usos coste de estas obras de reparación y colmataba y llenaba de sedimentos del agua en la zona. levantamiento del azud de Xerta se constantemente. elevó a 823.983 francos de 1.860. En el azud existía un registro de Para garantizar la alimentación y el paso de embarcaciones, que apor- Este gran proyecto de navegación correcto funcionamiento de este ta datos muy interesantes sobre el naufragó por la manifiesta imposibi- Canal, las aguas del río debían entrar tipo de mercancías y el tonelaje de lidad, con las técnicas del momen- al Canal de Alimentación en el azud los barcos que hacían el transpor- to, de solucionar el problema de la de Xerta, pues aquí se disponía de te. El material más transportado permeabilidad en la travesía de cier- cota suficiente para permitir que las fue el yeso, seguido de la madera, tos tramos, en los que el río no dis- aguas entrasen al Canal Marítimo y la leña, el lignito, la piedra, el ponía de calado suficiente para llegasen al Puerto de los Alfaques, cemento, etc... Entre las mercancí- garantizar la navegabilidad. Pese a con la energía y velocidad suficiente as destinadas al consumo de boca, que se efectuaron ingentes trabajos para garantizar la limpieza de sólidos destacan las aceitunas, las algarro- de un altísimo coste para canalizar en suspensión y a la ausencia de sedi- bas, las patatas y el arroz. El año estos tramos, la realidad fue que, mentación correspondiente. Así 1906 fue el de más utilización, y la cuando se llenaron de agua, ésta pues, las aguas del Canal Marítimo, decadencia llegó con el comienzo huyó, y se llevó con ella las espe- captadas en el azud de Xerta, podrían de la Guerra Civil. En este año, ranzas y el dinero de los empresa- discurrir limpias de sedimentos, en pasaron por el azud 7.239 tonela- rios. La competencia del ferrocarril los 43 km de canales que había entre das de mercancías, mientras que dio la puntilla definitiva al proyecto, el azud y el mar, evitando la sedi- en 1935, se redujeron a 1.269. lo que provocó que los nuevos bar- mentación que dejó fuera de servicio cos de vapor adquiridos por la el Canal de Carlos III. Las embarcaciones que atravesaron Compañía quedaran arrinconados el azud en 1906, fueron 1.610, (dos en la dársena de San Carlos de la Esta magna obra de navegación venían del valle del Roncal), mientras Rápita, donde, con el tiempo, los supuso el levantamiento, repara- que en 1935, sólo pasaron 212, la agentes atmosféricos se encargaron ción y reforma del azud de Xerta, mayoría de Tortosa. de destruirlos e inutilizarlos. 38
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS distribución con camiones. El año El Ejército republicano eligió como importancia en la época musulma- 1965, la Compañía Hidroeléctrica punto estratégico para iniciar su na, llegando a un periodo trascen- ENHER, “estranguló” el río, debido ofensiva final, la llamada Curva del dental durante el Medievo. Tanto las a la construcción de los embalses de Ebro, que tiene su final en el azud. norias movidas por tracción animal Mequinenza y Ribarroja, tan útiles Con objeto de detener el paso de como las llamadas azudas, movidas para compensar la falta de energía las tropas a través del río, el ejér- por la fuerza de la corriente, tuvie- disponible en el país, como lesivos cito de Franco abrió todas las com- ron gran eficacia y difusión. Una de para los intereses de los que vivían puertas de los embalses del estas azudas estaría situada en la de la navegación por el mismo. Pirineo leridano, lo que provocó zona, levantando el agua mediante Aunque con arreglo al proyecto ini- que, durante la Batalla del Ebro una rueda de cangilones. cial, esta última debería haber dis- desaparecieran todos los pasos de puesto de un canal de navegación, barca del río, desde Mequinenza En el siglo XVI se concibió un gran en realidad éste se suprimió en el hasta el Delta, los caminos de proyecto de riegos en la parte baja transcurso de las obras sirga, los embarcaderos y casi, la del Ebro, que contó, por parte del totalidad de los barcos. El año Emperador Carlos V, con la conce- • El azud y los proyectos de 1943 quedó expedito el camino de sión un Real Despacho, el año regadío sirga entre Tortosa y Mequinenza, 1453. En tiempo de Felipe II, se quedando interrumpido todo el ordenó el comienzo de las obras, Para los árabes, la Agricultura esta- tránsito fluvial, excepto el tramo que ya fijaban como punto de ba considerada como base de la Mequinenza-Fayón - Flix y la zona derivación y captación el azud de civilización, y de ella dependía la arrocera de Amposta. Xerta, y el Canal de la Derecha. vida, como proclamaba Ibn Abdun, Los pequeños riegos se soluciona- en el siglo XII. Los núcleos urbanos Cerca del azud había dos hornos ban con norias tan próximas al río, de Al-Andalus, estaban rodeados de de cemento, “Cementos Ebro” y que muchas de ellas se hubieron huertos, que nutrían a las ciudades “Julián Mayor”, que estuvieron acti- de abandonar y han quedado y a sus habitantes, incluso en los vos hasta el final de la década de como torres junto al cauce o den- aspectos recreativos, permitiendo los 60, dejando sin trabajo a los tro del mismo, debido a las varia- el auge de jardines y vergeles. propietarios de los laúdes de trans- ciones que ha sufrido el curso del porte cuando tuvieron que cerrar. río a lo largo del tiempo. Así funcionó el riego de les tierras que dominaba el azud durante la La esclusa del azud, había queda- Durante el reinado de Carlos III, se época árabe, distribuyendo el agua do inutilizada durante la Guerra inició el primer estudio científico en turnos de regantes, con un dere- Civil, y la Sociedad Riegos y Saltos de envergadura sobre los riegos cho a la utilización de 48 horas. Si del Ebro no la reconstruyó, impi- del Delta del Ebro, proyectándose un regante no utilizaba su turno, diendo a los laúdes el paso por el un canal con todos los avances de pasaba a otro, sin que ninguno de azud, aduciendo que no había la ingeniería de la época. ellos pudiese vender, dar o cambiar transporte de barcas para el arroz el agua que le correspondía. y que las yeserías y las fábricas de El proyecto estaba redactado el cemento habían iniciado el trans- año 1769 por un religioso del Los ingenios mecánicos para impul- porte de los productos esenciales Orden de los Carmelitas, Fray sar el agua, comenzaron en adquirir para la fabricación y la posterior Damián de los Apóstoles. Incluía
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS aquel entonces. El Duero y el Ebro, planos de planta y perfil, con refe- proyecto que más tarde fue modi- deberían convertirse en las matri- rencias exactas a todos los acci- ficado por el ingeniero Alberto ces de las cuales nacería una dentes topográficos del trazado Aguilar, que trasladó más hacia el nueva Castilla y un nuevo Aragón, del Canal, a la definición de las interior su trazado, lo que supuso que necesitaría, en este último diferentes secciones tipo del más túneles. caso, una ribera poblada y cultiva- mismo, tanto a cielo abierto como da, con toda el agua que deman- en túnel. El proyecto estaba dedi- El Dictamen Científico sobre el dara, una vía navegable y un puer- cado a una de les figuras señeras Canal del Ebro, que redactó Tomàs to en el Mediterráneo con sufi- del Siglo de les Luces, a un ilustra- Pículo, propietario del Molino del ciente capacidad para transportar do como era el Conde de Aranda, Azud, publicado el 1876, proponía los productos cultivados. D. Pedro Abarca de Bolea. la caducidad de la concesión y la quiebra de la Compañía, criticando La asunción de esta filosofía dio el Fray Damián hacía derivar del azud que el Estado subvencionase la empujón definitivo a la realización de Xerta dos canales, uno por obra del Canal de la Izquierda, pro- del Proyecto de Fray Damián, en lo cada margen, de forma similar a la clamando que quot;el Delta Izquierdo que se refiere al Canal de la actual configuración, resolviendo puede tener riego sin imponer Izquierda, puesto que, como se ha los problemas entonces existentes sacrificios ni al país ni a los pro- mencionado más arriba, los riegos dentro del delta, plagado de múlti- pietarios”. El Juzgado intervino por la derecha estaban funcionan- ples zonas pantanosas, lagunas y autorizando el cierre del Puerto y do gracias al Canal Auxiliar al de brazos de río cegados, diseñando el Portillo del Azud. Navegación. Las dimensiones de una acequia sanitaria, que un tiem- este Canal, que debía captar cau- po más tarde, se hizo servir para Finalmente, en 1881, se formó una dales suficientes para permitir el drenar los arrozales y mejorar las nueva entidad, llamada Real paso de barcos, beneficiaron tierras, desecando balsas y panta- Compañía de Canalizaciones y directamente a los regantes, pues- nos, que se convirtieron en fructí- Regadíos del Ebro, que pretendía to que los caudales que circulaban feros huertos, merced al depósito emprender la construcción del por el Canal eran muy superiores a continuo de los sedimentos que Canal de la izquierda desde el azud, los que habrían sido necesarios llevaban las aguas de aluvión. lo que no fue posible, puesto que para resolver las necesidades de se quedó sin recursos una vez aca- riego en el momento de la cons- Durante el siglo XIX, fracasada la badas las obras del Canal de la trucción, lo que llevó, inmediata- empresa de canalización y navega- Derecha. Comenzó un largo plazo mente a aumentar la zona regable ción del Ebro hasta Zaragoza, se de presentación de recursos judi- en el delta derecho, actuando llegó a la conclusión que había que ciales y litigios contra la adjudica- sobre terrenos yermos, lagunas o aprovechar aquello que en principio ción de las obras, en 1904, a la brazos de río cegados. se había considerado secundario: el empresa Trabajos Hidráulicos y riego de las tierras y la conversión Vías de Comunicación, acabando el La siguiente actuación de la Real de los pastos en arrozales. De este contencioso con un acuerdo entre Compañía de Canalización del modo, se podrían aprovechar las dos compañías, mediante el Ebro, fue, siguiendo el proyecto de muchas de las obras de ingeniería cual, la Compañía de Fray Damián, iniciar las obras del ya realizadas para permitir la nave- Canalizaciones compraba los dos Canal de la Izquierda, desde el gación, y que acabaron por no tener molinos del azud, comenzando en Azud, obra de gran dificultad téc- ninguna utilidad. 1907 la construcción del Canal, nica, pues tenía que cruzar Tortosa que inauguró su primer tramo de 8 en túnel, por lo que, encarecía La producción horto-frutícola de la km, desde el azud hasta Berrugat, mucho su presupuesto, haciendo vertiente mediterránea, con su y todo el Canal, de 64 km de longi- indispensable la solicitud de una gran capacidad exportadora poten- tud, con la asistencia del Rey subvención al Estado. El desastro- cial, era uno de los pilares esen- Alfonso XIII, el 5 de mayo de 1912. so estado financiero de la ciales del progreso económico, Así, desde el azud se podían regar Compañía, no ayudaba en absolu- pero esta zona era la que más 16.000 ha de huertos y arrozales, to progresar esta solicitud, aunque agua necesitaba. El empujón defi- con un caudal derivado de 19 m3 /s, en 1872, su presidente presentó el nitivo a las teorías regeneracionis- mientras que desde el Canal de la proyecto del Canal en Tortosa, tas lo dio, ya en 1902, el Plan Derecha se podían regar, con 16 añadiendo también el del nuevo Gasset de regadíos, que pretendía m3/s, 19.900 ha . En el momento trazado del Canal de la Derecha, aumentar la producción agrícola de la inauguración, se puso en rega- que discurría por la margen del río, por hectárea, muy escasa por dío una superficie de 24.000 ha. 40
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS Actualmente, el Canal de la Derecha, tiene una capacidad de transporte de 24 m3/s, una longitud de 52 km, ocho ace- quias principales, con 49 km de longitud total y riega 12.096 ha, el 85% de las cuales se dedican al arroz. El Canal de la Izquierda actualmente tiene una capacidad de transporte de 19 m3/s, una longitud de casi 27 km, y tres ace- quias principales de 37 km de longitud total. Riega una superfi- cie de 11.525 Ha, el 87% de las cuales se dedican al arroz. Cuando la iniciativa privada se dio cuenta del filón que suponía la existencia de estas infraestructuras de riego, con sus corres- pondientes concesiones, todo el mundo se comenzó en mover, llegando la primera la “Sociedad Riegos y Fuerzas del Ebro”, que comenzó a estudiar la construcción de grandes embalses regu- ladores del Ebro, con objeto de garantizar las dotaciones de riego y la producción de energía eléctrica. En este sentido, el azud de Xerta vuelve a ser emblemáti- co, puesto que de los viejos molinos existentes a la parte inferior del Ebro, el de Ribarroja, el único que se transfor- mó en fábrica de electricidad fue el de este azud, alimen- tando a Xerta y a Aldover. La Sociedad solicitó, entre 1914 y 1917, la transferencia de ocho concesiones comprendi- das en el tramo Mequinenza-Xerta, unificando en el azud de Xerta, los saltos correspondientes a la séptima y octava concesión, (saltos nº 7 y nº 8). Inmediatamente proyectó nuevos saltos, presentando un vasto plan de aprovecha- mientos, siendo al primero previsto de construir, el de Flix. La concesión obligaba a respetar la navegación en la forma y condiciones que existían en aquel momento. La Guerra Civil detuvo todas estas expectativas, y su final significó el inicio del vasto plan de embalses del Ebro, que hoy ya es toda una realidad. Hoy, por encima de la Azud de Xerta, el río dispone de una importante regulación en los embalses de Mequinenza y Ribarroja, con capacidades respectivamente de 1.530 y 210 hm3. Últimas actuaciones sobre el azud El último paso de embarcación por el azud de Xerta se registró el año 1964. La navegación fluvial en la actualidad, se enfoca con finalidad turística para ofrecer además de relax, un acercamiento a la Naturaleza que otras activida- des al aire libre no proporcionan. Se vuelve, pues a esta actividad para recuperar una la tranquilidad inexistente en la vida cotidiana. Durante los años 80 del siglo pasado se inició el proyecto del tramo navegable Amposta – Mar Mediterráneo, median- te barcos de pasajeros que hacían pequeños cruceros que alcanzaron un éxito que los permite continuar funcionando con buenas expectativas.
    • ARTÍCULOS DE OPINIÓN OBRAS HIDRÁULICAS Para continuar en esta línea, los Cálig. Este Canal, estaba incluido vía de la navegabilidad, debido a la Consejos Comarcales del Baix dentro del Proyecto de Trasvase imposibilidad de dar a Aragón una Ebre, Montsià, Ribera de Ebr y del Ebro de los años 60 y preten- salida al mar, esta aspiración fue Tierra Alta, pidieron a la día llevar las aguas des del azud sustituida por el riego de les tierras Diputación de Tarragona el redac- hasta Sagunto, para alimentar la del delta, empresa titánica, que tado de un proyecto de recupera- industria siderometalúrgica. cambió radicalmente la forma de ción de vía navegable al Ebro, vida y la economía de la zona, desde Ribaroja a Tortosa, mientras Sin embargo, pese a haber teniendo como estructura clave el que la Generalitat de Catalunya comenzado las obras del canal y azud de Xerta, herramienta redactó el proyecto del tramo haberse construido 40 km del imprescindible para garantizar el Tortosa- Amposta, sumando los mismo, las actuaciones se para- riego, el progreso y la distribución dos tramos, 118 km. Los proyec- ron, quedando este canal como de la riqueza en la zona regable. tos comprendían el dragado de un testimonio de la impotencia una zona del río de anchura varia- de les tierras de su derredor para Ha visto discurrir, a lo largo de su ble entre 20 y 50 m según los tra- saciar su sed secular. historia, diversas civilizaciones, mos, con una profundidad de 2 m etnias y culturas, y en todo de Tortosa a Amposta y de 1,5 m Aunque el azud volvió a ser la momento ha contribuido al de Tortosa a Ribaroja, que, con pieza clave en aquella polémica y fomento de les iniciativas públi- caudales de 125 m3/s al río aguas controvertida apuesta de futuro, cas y privadas, en todo lo referido arriba de Xerta y de 80 m3/s aguas que pretendía resolver definitiva- a la utilización del agua en todos abajo, permite el paso de barcos mente los problemas de falta de los aspectos posibles, razón por de 1,5 m de calado, aguas abajo recurso en la Península, las cir- la cual, parece indiscutible su de Tortosa y de 0,8 m aguas arriba cunstancias políticas y las movili- preservación en las mejores con- de esta ciudad. zaciones sociales, tuvieron como diciones de conservación, así consecuencia que las cosas se como la restauración de los edifi- Estas obras han vuelto en tener quedaran como estaban. cios e instalaciones anejas, con- como protagonista a la Azud de virtiendo la zona en un foco de Xerta, pues, comportaban su reha- Consideraciones finales atracción y divulgación cultural, bilitación y la construcción de una con objeto de que las futuras [esclusa] para poder llegar a la El azud de Xerta ha simbolizado generaciones puedan continuar Azud de captación de la Central durante una extensa e intensa enriqueciendo esta trayectoria tan Nuclear de Ascó. etapa histórica, la lucha por la provechosa como llena de utili- supervivencia de los hombres y dad a lo largo del tiempo. El azud del siglo XXI mujeres de las tierras que lo rodean, a través de la utilización del El nuevo milenio, comenzó con recurso natural más abundante, una noticia de gran importancia las aguas que discurren por el río para el azud: el Anteproyecto del Ebro, en su tramo final, antes Plan Hidrológico Nacional, que pre- de su desembocadura en el tendía resolver los déficits estruc- Mediterráneo. turales existentes en Levante y en el Sureste peninsular, elige, como Esta lucha ha representado el punto de derivación de los cauda- intento de dominar a la Naturaleza, les destinados a suplir las caren- derivando los caudales hacia los cias de recursos de las Cuencas canales, inicialmente para facilitar del Júcar, del Segura, de la gran la navegación y, por tanto, el trans- Barcelona y de las tierras alme- porte de mercancías y personas rienses, éste azud. que facilita la relación humana, y permite la mejora de les condicio- La solución escogida, contempla- nes de vida necesaria para conse- ba el trazado de un canal desde el guir un verdadero avance social. azud hasta el embalse de Blandos, en Valencia, aprovechando el Posteriormente, al no ser posible tramo de Canal existente y nunca convertir el río en el elemento utilizado, del llamado Canal Xerta- clave de la economía local, por la 42