Edison

713 views

Published on

Esta presentación es referente a l vida de san francisco de sales

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
713
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Edison

  1. 1. Nació en el Castillo de Sales, de familianoble; sus padres fueron Francisco de Salesde Boisy y Francisca de Sionnaz. A los 13años viajó a París para estudiar con losjesuitas. Después estudió Derecho yTeología, primero en la Universidad de Parísy después en la de Padua. Deseaba sersacerdote, pero se lo ocultó a su padre; sólosu madre y amigos íntimos lo sabían. Alterminar de estudiar, un acontecimientoayudó a su ordenación: el canónigo de Sales,Luis de Sales, ayudado por el obispo deGinebra, Claudio de Granier, hablaron con elPapa, quien lo nombró deán del capítulo deGinebra
  2. 2. Entre sus obras podemos encontrar:Controversias, que son los folletos que San Francisco repartía casa por casaen Chablais folletos que el celoso misionero distribuía entre los habitantes delChablais, trata principalmente de refutar las ideas calvinistas resaltando ladefensa de la primacía de Simón Pedro.Defensa del estandarte de la Cruz.Introducción a la vida devota (1604) considerado como la obra clásica delsanto, basado en las cartas de dirección espiritual que el santo escribía a suprima política, la Sra. de Chamoisyson. En su forma pública toman forma decartas a "Filotea", nombre que en realidad se refieren a quien lea el libro, y quelogró una gran llegada al público de todo tipo por la espiritualidad queplasmaba y la psicología que manejaba. Existe una temprana traducción alespañol de Francisco de Quevedo.Tratado del amor de Dios.Conferencias espirituales, una colección que las Hermanas de la Visitaciónconservaron cuando el santo iba a visitarlas y a conversar con ellas.Colección de sermones.Colección de cartas.Colección de tratados y opúsculos.
  3. 3. La Señora Francisca de Boisy era una mujer sumamente amable y trabajadora yprofundamente piadosa. Santa Juana de Chantal dice que la gente la admiraba como auna de las damas más respetables de esa épocenÃ-a que mandar y dirigirlo todo en un amplÃ-simo castillo donde laboran cuarentatrabajadores, sirvientas, mensajeros, labradores, y encargados del ganado.Es muy importante tener en cuenta las cualidades de la mamá de Francisco, porqueéste, por el valle nublado frÃ-o y oscuro donde estaba su casa, podrÃ-a haber sidoun hombre retraÃ-do y más bien inclinado a la tristeza y el pesimismo. Y en cambio,por la maravillosa formación que Doà a Francisca le va proporcionando y por laeducación que le hace dar su padre, obtiene las bases para llegar a ser más tardecon la gracia de Dios y por sus grandes esfuerzos, un portento de amabilidad y delmás exquisito trato social.
  4. 4. Era un niño lindo, rubio, rosado que se divertía jugando en el Castillo. Le gustaba ir alTemplo y rezar mirando hacia el altar y también era muy dado a ayudar a los pobres.Sin duda habrá recibido del Espíritu Santo el don de la Magnificencia, que consiste enun gusto especial por dar, y dar con gran generosidad. Como niño vivo e inquieto, quele gustaba curiosear por aquel inmenso Castillo donde vivía; parecía que tenía cienpulgas debajo de la ropa que no le dejaban estar quieto, por lo que su madre y lanodriza tenían que estar constantemente viendo que estaba haciendo.Hay un hecho en su infancia que denota mucho su celo por Dios pero también suinclinación a la ira, con la que luchará por 19 aà os de su vida hasta dominarla. Secuenta que un dÃ-a un Calvinista fue a visitar el Castillo, Francisco se enteró y comono podÃ-a meterse en la sala a protestar, tomó un palo en las manos, y lleno deindignación se fue al corral de las gallinas, arremetiendo contra ellas y gritando: "Fueralos herejes: No queremos herejes". Las pobres gallinas salieron corriendo y gritandoante su atacante, y a tiempo llegaron los sirvientes para salvarlas. Este que ahoraatacaba a las gallinas, después llegará a tener un genio tan bondadoso y amable queno procederá con ira ni siquiera contra los más tremendos adversarios; ahora bien, esta bondad no nació con él sino que fue una conquista, poco a poco, con la ayudade Dios.
  5. 5. Las condiciones religiosas de los habitantes del Chablais, enla costa sur del lago de Ginebra, eran deplorables debido alos constantes ataques de los ejércitos protestantes, y elduque de Saboya rogó al Obispo Claudio de Granier quemandase algunos misioneros a evangelizar de nuevo laregión. El Obispo envió a un sacerdote de Thonon, capitaldel Chablais; pero sus intentos fracasaron. El enviado tuvoque retirarse muy pronto. Entonces el Obispo presentó elasunto a la consideración de su capÃ-tulo, sin ocultar susdificultades y peligros. De todos los presentes, Francisco fuequien mejor comprendió la gravedad del problema, y seofreció a desempeñar ese duro trabajo, diciendosencillamente: "Señor, si creéis que yo pueda ser útilen esa misión, dadme la orden de ir, que yo estoy pronto aobedecer y me consideraré dichoso de haber sido elegidopara ella". El Obispo aceptó al punto, con gran alegrÃ-apara Francisco.
  6. 6. El camino al castillo de Allinges, que estaban obligados arecorrer, ofrecÃ-a muchas dificultades y, particularmente eninvierno, resultaba peligroso. Una noche, Francisco fue atacadopor los lobos y tuvo que trepar a un árbol y permanecer ahÃ-en vela para escapar con vida. A la mañana siguiente, unoscampesinos le encontraron en tan lastimoso estado que, de nohaberle transportado a su casa para darle de comer y hacerleentrar en calor, el santo habrÃ-a muerto seguramente. Losbuenos campesinos eran calvinistas. Francisco les dio las graciasen términos tan llenos de caridad, que se hizo amigo de ellos ymuy pronto los convirtió al catolicismo.En el 1595, un grupo de asesinos se puso al asecho de Franciscoen dos ocasiones, pero el cielo preservó la vida del santo enforma milagrosa El tiempo pasaba y el fruto del trabajo de losmisioneros era muy escaso. Por otra parte, el Sr. de Boisyenviaba constantemente cartas a su hijo, rogándole yordenándole que abandonase aquella misión desesperada.Francisco responda siempre que si su Obispo no le daba unaorden formal de volver, no abandonará su puesto. El santoescriba a un amigo de Envían en estos términos: "Estamosapenas en los comienzos. Estoy decidido a seguir adelante convalor, y mi esperanza contra toda esperanza está¡ puesta enDios"
  7. 7. Monseñor de Granier, quien siempre haba visto en Francisco unposible coadjutor y sucesor, pensó que haba llegado elmomento de poner en obra sus proyectos. El santo se negó aaceptar, al principio, pero finalmente se rindió a las suplicas desu Obispo, sometiéndose a lo que consideraba como unamanifestación de la voluntad de Dios. Al poco tiempo, le atacóuna grave enfermedad que lo puso entre la vida y la muerte. Alrestablecerse fue a Roma, donde el Papa Clemente VIII, quehaba oído muchas alabanzas sobre la virtud y las cualidades deljoven sacerdote decano, pidió que se sometiese a un examenen su presencia. El dÃ-a señalado se reunieron muchos teólogosy sabios. En 1602 fue a París donde le invitaron a predicar en lacapilla real, que pronto resultó pequeña para la tal multitud queacuda a oír la palabra del santo, tan sencilla, tan conmovedora ytan valiente. Enrique IV concibió una gran estima por elcoadjutor de Ginebra y trató en vano de retenerle en Francia Lagenerosidad y caridad, la humildad y clemencia del santo eraninagotable. En su trato con las almas fue siempre bondadoso, sincaer en la debilidad; pero sabían emplear la firmeza cuando nobastaba la bondad.
  8. 8. Ten paciencia con todas las cosas, pero sobre todo contigo mismo.Más frases sobre: PacienciaLo que se hace con precipitación nunca se hace bien; obrar siempre con tranquilidad y calma.Más frases sobre: PrecipitaciónLa belleza, para ser agradable, debe ser ignorada.Más frases sobre: BellezaLa ciencia que sirve para hacernos orgullosos y que degenera en pedantería no vale mas quepara deshonrarnos.Más frases sobre: CienciasEs una especie de obediencia muy agradable a los ojos de Dios no desear dispensas sin muchanecesidad.Más frases sobre: NecesidadSi os halláis precisado a oponeros al dictamen de otro, hacedlo.

×