arquitectura en roma

1,593 views
1,364 views

Published on

historia y arquitectura de la antigua roma

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,593
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
34
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

arquitectura en roma

  1. 1. Tema VI. Arquitectura en Roma. 165
  2. 2. 1.- Antecedentes y origen. Unos mil años antes de nuestra era, se expande una civilización del hierro que, en la zona de Emilia, recibe el nombre de cultura vilanoviana. Esta cultura se explica por la entrada de diferentes pueblos indoeuropeos procedentes del norte. Por mar llegan los yápigos y los griegos, que en el siglo VIII a J.C. se establecieron en Cumas, mientras los fenicios, primero, y los cartagineses después, mantuvieron sólo contactos comerciales y guerreros. Hacia el 1100 a J.C.,un grupo de emigrantes balcánicos se establecieron en la península itálica, en las riberas del Lacio (de ahí el nombre de Latinos) el emplazamiento elegido por los latinos era muy bueno, sobre siete colinas, en un lugar estratégicamente situado sobre el Río Tiber, suficientemente alejado de la costa como para evitar los ataques por mar, pero con la ventaja de ser navegable desde él. En Italia hubo tres razas primitivas: Los yápigas, situados en la península calabresa. Los italiotas integrados por los latinos Los umbríos, y sus derivados samnitas y marsos. Las raíces de los romanos son varias pues descienden de una mezcla de pueblos: fenicios, etruscos y griegos. La consolidación de esta mezcla propició un gran poder, pero también un problema: cómo conservar y manejar dicho poder. Así mismo, les permitió trascender, pero a la vez les generó un dilema de identidad, que al proyectarse a otra escala, a lo largo del mediterráneo, necesitó una estructura militar como refuerzo. Su ejército, bien organizado, les permitió controlar una inmensa extensión y conservar la hegemonía. Los etruscos. Entre los siglos IX y VIII, a J.C. aparece en Toscana una civilización que los latinos designarán con los términos de tusci o de etrusci. Los orígenes del pueblo etrusco no son aún claros. Herodoto creía que procedían de Lidia, en Anatolia (también lo creían los propios etruscos), y Dionisio de Halicarnaso afirmaban que eran autóctonos. Los etruscos, poseedores de una cultura más avanzada, empezaron a dominar a las tribus vecinas, incluyendo a los latinos, imponiéndoles un rey. En el año 509, a J.C. los habitantes de la ciudad de Roma se rebelaron contra la tiranía etrusca, derrocaron al rey e instauraron la república. Esta invasión provocó la mezcla del elemento autóctono y del elemento oriental hasta crear una civilización original que se formó y desarrolló directamente en Italia. Parte de su importancia en la historia radica en que fue el motor y la génesis del pueblo romano. Al principio, la civilización etrusca tiene raigambre oriental; posteriormente, incorpora las costumbres fenicias y finalmente se integra a la cultura itálica y a la influencia de la Magna Grecia. La fundación de Roma. Según la tradición, Roma fue fundada por Rómulo y Remo en el siglo VIII a J.C., fecha que coincide con los datos arqueológicos. Hasta la llegada de los etruscos, no había en ella más que algunos pueblos aislados en las colinas. Los etruscos fundaron una ciudad que a finales del siglo VI, presentaba una muralla, un recinto sagrado, una plaza central y un santuario. Los ciudadanos de Roma, tuvieron qué asegurar su libertad, eliminando la amenaza de los etruscos. Para defenderse, los colonos griegos tuvieron qué recurrir a la ayuda de la metrópoli; hasta que, hacia el 265 a J.C.,sus colonias quedaron sometidas a Roma, que pasaba así a controlar toda la península. Esta ciudad se convertiría en la capital de uno de los imperios más grandes de la antigüedad 166
  3. 3. Antecedentes del arte romano. Al conquistar el mundo de la antigua Grecia, los romanos absorbieron lo mejor de la cultura griega y transmitieron su legado de arte, arquitectura, ciencia y filosofía al mundo occidental, aportando el sentido típicamente romano de la disciplina y de respeto por la ley, cimiento de la sociedad de nuestros días. Heredero de la civilización helénica, el arte desarrollado por Roma presenta, sin embargo, unos caracteres propios, que denotan el acusado sentido práctico del pueblo romano. 2.- Marco de referencia cronológico. La historia de Roma se divide en tres fases fundamentales: el régimen establecido por los reyes, la república y el imperio. Roma fue fundada según la leyenda en el año 753 a J.C., originalmente fue un puesto de vigilancia de los latinos contra los etruscos, pero la dominaron éstos el año 616 al 518 a J.C. Con la caída de los reyes etruscos, en el 509, se estableció la República la cual duró hasta que Augusto establece el Imperio, en el año 27 a J.C.. Los romanos conquistan Etruria en el año 309 y toda Italia en año 272 a J.C. El dilatado proceso del arte romano puede esquematizarse en tres periodos básicos: 1°.- Corresponde a la época de formación de Roma, desde sus inicios hasta que llega a convertirse en gran potencia en el mediterráneo; esto es, desde el nacimiento de la República, hacia el año 500 a J.C., hasta la segunda guerra púnica, que termina a finales del siglo III a J.C. De este periodo es poco lo que se sabe, en parte porque es escaso lo que se ha conservado, pero sobre todo porque mucho de los elementos que caracterizarían posteriormente al arte romano todavía no habían aparecido. 2°.- Es el fundamental. Empieza a finales del siglo III a J.C., cuando Roma, en plena expansión, acaba de vencer definitivamente a Cartago y domina casi toda la península itálica e inicia sus conquistas fuera de ella. La fecha final corresponde a la crisis general de la mitad del siglo III d J.C., en que parece que la estructura política y económica amenaza ruina. A esta fase, que dura algo más de cuatro siglos, pertenecen la gran mayoría de la realizaciones artísticas que se conocen. Cuando se recuerda, cualquier monumento significativo del mundo romano se alude a obras de esta época, que es la gran época de la civilización romana. 3°.- Comprende desde la crisis del siglo III de J. C. hasta la desintegración, con la caída del Imperio Romano de Occidente, bajo las tribus bárbaras del norte en el siglo V d J.C. Se trata de la época de paso del mundo antiguo al medieval, esto es, de una época que sirve de puente y que representa una personalidad suficiente para considerarla aparte del arte romano clásico. 167
  4. 4. Cuadro cronológico. Año 1100 a J.C. Edad de Hierro, (cultura vilanoviana), Inmigración de los etruscos. Año 1044 a 230 a J.C. Etruscos independientes. Año 753 a J.C.. Fundación de Roma. Año 616 a 510 a J.C. Los reyes etruscos gobiernan Roma. Periodo de los siete reyes de Roma. Año 544 a 474 a J.C. Gran poder naval Etrusco. Año 509 a J.C. Organización como República. Año 346 a 345 a J.C. Tercera invasión gala. Año 309 a J.C. Los romanos construyen su flota. Año 264 a 241 a J.C. Primera Guerra Púnica. Año 241 a J.C. Sicilia, primera provincia romana. Año 218 a 201 a J.C. Segunda Guerra Púnica. Año 212 a 209 a J.C. Conquistas en el sur de Italia. Año 149 a 146 a J.C. Tercera Guerra Púnica. Año 146 a J.C. Roma conquista Grecia Año 65 a J.C. Roma conquista Siria Año 60 a J.C. Primer triunvirato. Año 58 a 51 a J.C. Conquista de la Galia por César. Año 49 a J.C. Guerra Civil. Año 48 a J.C. Dictadura de César. Año 44 a J.C. Asesinato de César. Año 43 a J.C. Segundo triunvirato. Año 30 a J.C. Egipto se convierte en provincia. Año 27 a J.C. a 14 d J.C. Reinado de Augusto, primer emperador. Año 19 a J.C. España es conquistada por los romanos. Año 43 a 44 d J.C. Conquista de Britania, Licia y Tracia. Año 70 d J.C. Toma de Jerusalén. 168
  5. 5. Año 88 a 117 d J.C. Trajano, emperador. Año 106 d J.C. Arabia, provincia romana. Año 114 a 117 d J.C. Mesopotamia, Armenia y Siria, provincias romanas. Año 117 a 138 d J.C. Adriano, emperador. Año 161 a 180 d J.C. Marco Aurelio, emperador. Año 277 a 279 d J.C. Victoria sobre los francos, alemanes y vándalos. Año 284 a 305 d J.C. Dioclesiano, emperador. Año 306 a 337 d J.C. Reinado de Constantino, primer emperador Cristiano. Año 330 d J.C. Se inaugura la residencia de Constantinopla. Constantino traslada la capital. Año 395 d J.C. División del Imperio en Imperio Romano de Occidente y Oriente. Año 476 d J.C. Caída del Imperio Romano de Occidente en poder de los bárbaros. 3.- Marco de referencia geográfico. La península itálica se puede dividir en tres partes: La región norte: comprende el gran valle del Po, entre los Alpes y los Apeninos; incluía las provincias de Liguria, Galia, Cisalpina y Venecia. La región centro: incluía la Etruria, Lacio, Campania, Umbria, Piceno y Samnio. La región sur: incluía las provincias de Apulia, Lucania, Calabria y Brutio. Los romanos en el apogeo de su poder imperaban sobre una zona que se extendía desde la costa atlántica de España, al Oeste, hasta las riberas del mar Caspio en el Este, desde los brumosos bosques de la Gran Bretaña, al Norte, hasta los desiertos de Egipto bañados por el sol, al Sur. El Imperio Romano abarcaba casi todo el mundo conocido en la antigüedad. La geografía ha ejercido gran influencia en la definición del marco histórico. En efecto, la península, desmesuradamente larga, está situada en un punto estratégico entre Europa y el norte de África, en la parte central del Mediterráneo, esto les permitió desplazarse sin muchos problemas y conquistar vastos territorios. 169
  6. 6. Historia universal del arte. Tomo II. 4.- Marco de referencia natural. “El paisaje”. La Península itálica. Italia se encuentra dividida por las cadenas montañosas centrales y separa al mediterráneo en dos “lagos” diferentes. Sicilia la aboca por el sur a África, al norte, la cadena alpina la protege de las invasiones. El Río Po baña la llanura que lleva su nombre, pero ningún otro río une la zona del Po con la del Tiber. Con sus regiones claramente separadas por la naturaleza del terreno, la historia de Italia durante la antigüedad, y hasta nuestros días, se caracteriza por un desarrollo autónomo y sincronizado de sus diferentes regiones. 170
  7. 7. Aparte de los montes Apeninos, que surcan longitudinalmente la península, en Italia no existen, como en Grecia, barreras físicas de importancia que corten los desplazamientos, ni tampoco desiertos que la aíslen del resto del mundo, como a Egipto. Climatología. La temperatura en la península es agradable, templada en el Norte, caliente en la región Central y subtropical en el Sur. La temporada de lluvia es en invierno y las brisas del mar refrescan en el verano. Los territorios del Imperio. Los territorios conquistados por los romanos tienen características tan diversas, en ocasiones opuestas, desde los desiertos del norte de África y el cercano oriente, hasta la variedad del paisaje de Europa, una región de montañas, llanuras, pantanos y bosques que se extiende desde Escandinava, en el Norte, al Mediterráneo, en el Sur, y desde el Atlántico, en el Oeste, al mar Negro, en el Este. El paisaje urbano. Los romanos dominaron la naturaleza, técnica y espacialmente, y su sistema rector de caminos y acueductos manifiesta este logro. Cuando se consagraba un sitio, el “augur” se sentaba en el centro y con su vara, o “litus”¨, determinaba 2 ejes principales, a través del centro, dividiendo así el espacio en cuatro áreas: izquierda y derecha, adelante y atrás. Esta división representaba los puntos cardinales y se ajustaba así mismo a las formas del paisaje circundante. El espacio así definido dentro del límite del horizonte era llamado “templum”. El eje principal, llamado “cardo”, con un recorrido de norte a sur, representaba el eje del mundo, y el “decumanus” la carrera del sol, de oriente a occidente. El paisaje de los asentamientos romanos tenía una estructura análoga: eran concebidos como áreas centralizadas, divididas en 4 zonas por dos “ recorridos ” de distinto valor, que se cortaban en el centro en ángulo recto. En el centro donde se intercectan los dos ejes estaba el foro, con forma generalmente rectangular. Alrededor del foro, encerrándolo y dándole forma, estaban los edificios de la curia, los edificios de la administración pública y una basílica, un gran edificio techado donde se despechaban cuestiones legales. Calle pompeyana con paso para peatones. Historia del arte. Siglo XXI. Tomo I. 171
  8. 8. Historia universal del arte. Tomo II Los romanos tomaban, pues, una imagen espacial abstracta como punto de partida en la planificación de sus ciudades, en vez de recurrir a un propósito específico simbolizado en formas plásticas. Todo lugar romano es una manifestación de este orden básicamente cósmico. Esto concretaba una imagen cosmológica, y la ciudad era concebida como un microcosmos, tal como lo denota la estrecha afinidad entre las palabras “orbis“ (mundo) y “urbs” (ciudad). 5.- Marco de referencia social. Los etruscos. Los etruscos fueron, esencialmente, comerciantes; es por ello que su arte era práctico, como corresponde a un pueblo mercantil, e incluso, su sociedad estuvo fijada por el poder de la riqueza, herencia fenicia que luego trasmitirán los habitantes del norte de Italia a la gente romana. La economía tuvo tres factores esenciales: agricultura, industria y navegación. Estas tres ramas financieras darán en parte origen a la religión. Y por ello los dioses etruscos, que eran aportación helénica, tendrán en Etruria distinta escala jerárquica, y serán aquellos que estén relacionados con sus actividades económicas los que sobresalgan en el panteón de la Umbría. La civilización etrusca era esencialmente de carácter urbano, en este punto se distingue de los restantes pueblos itálicos, puesto que doce grupos toscanos llevan el nombre de sus metrópolis. El régimen interno de cada ciudad era esencialmente monárquico, igual que el reino de los Tarquinos en Roma. La crisis de las ciudades etruscas permitió el paso de la monarquía directa a un sistema de magistrados surgidos de la aristocracia. La riqueza de Etruria procede, en sus orígenes, de la explotación de las minas del norte del país y del control de las rutas del tráfico marítimo. La actividad comercial significó un flujo de grandes riquezas para Toscana, mientras que la fabricación de armas, fruto de la gran producción de hierro, aumentaba la capacidad de intercambio. 172
  9. 9. La religión romana. En la antigua Roma, la religión estaba centrada en la casa o domus. Primitivamente, fue una religión animista, caracterizada por la creencia en la actividad de los seres orgánicos e inorgánicos y de los fenómenos de la naturaleza. Posteriormente, su religión sufrió un cambio y se transformó en politeísta, similar en su concepto general a la de los griegos. Muchos de sus dioses parecen griegos; los sacerdotes eran numerosos y muy poderosos quienes tenían escaso o nulo contacto con el artesano o el comerciante ordinario. El pueblo romano seguía haciendo sus ofrendas a los “Númina”, los espíritus divinos honrados en los santuarios de sus casas, mientras que los sacerdotes del estado se ocupaban de la religión oficial. La religión era vital, lo llenaba todo. Los arúspices, cuya importancia se dejó sentir en Roma hasta el fin del paganismo, leían en los hígados de las víctimas los signos que enviaban los dioses. Los dioses romanos eran concebidos como los agentes del proceso histórico y como simbolizaciones de sus diferentes aspectos. En el curso de la época imperial, el emperador fue asumiendo cada vez más las funciones de los dioses. Su persona estaba investida de autoridad divina y él mismo estaba rodeado por un pseudocosmos. Los romanos celebraban numerosos festivales religiosos y juegos similares a los olímpicos griegos, la religión era asunto del Estado. Estructura política. Con Grecia y Roma nació la política y la historia de la política (aunque no se descarta que la política, como tal, ya hubiera existido en algunas comunidades de Oriente Próximo). El gobierno de toda ciudad-estado constaba de un sistema tripartito: una amplia asamblea, uno o varios consejos y unos cuantos magistrados que se alternaban entre los hombres elegibles. Al principio, Roma estaba gobernada por un rey, soberano absoluto que, además de ser juez, legislador y supremo sacerdote, era constructor de templos. La sucesión real era dinástica y este soberano estaba asistido por un consejo de ancianos (el senado) y gobernaba en una sociedad compleja. El pueblo romano se hallaba dividido en grandes familias (gens) y en familias reducidas (familia). Los gens reunían a los descendientes de un pasado epónimo común y poseía cultos y costumbres que eran propias. Cada familia de los gens aportaba a un senador (patre) o cabeza de linaje. Tras expulsar a los etruscos. Roma cambió de régimen, y de una monarquía pasó a convertirse en república. Posiblemente hubo primero un (praetor maximus) o magistrado supremo con” imperium” o mando supremo, y luego dos cónsules. En el año 45 a. J. C. César, fue nombrado dictador por el senado. Fue asesinado sólo dos años más tarde, por una conjuración de ambiciosos republicanos con el pretexto de reestablecer la antigua legalidad republicana. La muerte del César no salvó la República; antes bien, colocó el estallido de la guerra civil. Octavio fundó un nuevo régimen, el principiado, al conseguir del senado el título de princeps (voz latina que significa “primero o principal“) con lo que reunía en sus manos los derechos inertes a varias magistraturas. Al quedar Octavio como único dueño del poder después de la batalla de Accio, en donde derrotó a Marco Aurelio y Cleopatra, recibió del senado el título de Augusto y, más tarde, eligió como sucesor a Tiberio, instaurando así una política hereditaria. El reinado de Augusto, de 41 años, estuvo marcado por la pacificación del mundo mediterráneo y por el establecimiento de una maquinaria burocrática imperial que funcionó muy bien, pese al menosprecio de las dos ramas rivales de la familia imperial. 173
  10. 10. Buena parte de la mejor arquitectura romana se edificó en los periodos de paz y expansión de desarrollo económico, es decir durante los reinados de Augusto, Los Flavios y los cinco primeros Antoninos. Para evitar las intrigas sucesorias cada uno de los Augustos elegía un heredero, que tomaba el Título de César: era el sistema de tetrarquía. La organización militar y la defensa fronteriza se hacen necesarias para la seguridad interior del Imperio. Este sistema defensivo y la utilización de los efectivos militares para sofocar revueltas interiores o luchar contra los usurpadores aseguró la paz durante casi dos siglos, aunque resultaría insuficiente para impedir las invasiones germánicas que empezarían a poner dificultad en el Imperio Romano, a mediados del siglo III d. J.C. El emperador era el jefe único del ejército, responsable de la vida religiosa oficial e intermediario entre el Estado y los dioses. Presidía, en persona, las más importantes ceremonias del culto, se encargaba de la construcción, restauración y cuidado de los santuarios. Al mismo tiempo, el emperador era objeto de culto, de acuerdo con la tradición helenística, a la que en Roma se añadiría el culto al emperador fallecido. Con la instauración del derecho dinástico, el principio familiar se impuso, y originó numerosas conspiraciones sucesorias. Era el senado quien aprobaba o rechazaba una propuesta sin explicación alguna. Hasta el último siglo de la República, ningún magistrado hubo de dar cuenta de su administración. Los tribunales siempre estuvieron compuestos por la clase alta. El único modo que tenían las clases populares de hacerse oír fueron las agitaciones, que tampoco abundaron. Religión, leyes y civilización, estuvieron aunadas en el espíritu de este pueblo que consiguió esta trilogía por medio de la guerra. El Imperio latino heredará de la antigua Persia la amplitud de criterio para que los pueblos sometidos se autogobernaran, aunque bajo la vigilancia del gobernador, pero de ninguna manera fueron combatidas las costumbres locales, ni tampoco fueron perseguidas las religiones locales. Economía. La prosperidad de Roma se basó en lo que se podía producir dentro del Imperio: materias primas como el mineral de hierro y las pieles, productos alimenticios como el trigo, el maíz y la carne. La economía en la base era la del campesino celta, sobre este sistema se superponía el de las villas romanas, grandes propiedades de terratenientes ricos, cultivadas por medio de esclavos. La ciudad de Roma, foco político y legal del Imperio, hacía gala de magníficos edificios en mármol e imponentes obras públicas. Para costear todo esto, un fluido sistema administrativo y legal recaudaba los impuestos de todos los ciudadanos. En el tiempo de Augusto, el sur seguía dominando económica y culturalmente. En la ciudad de Roma, que vivía de los impuestos del Imperio y enormemente rica, había demanda de todo tipo de productos de lujo, y los mercaderes emprendían camino a las tierras lejanas para conseguirlos. El transporte por mar era más rápido y más barato que por tierra, convirtiéndose el Mediterráneo en la principal ruta comercial de Roma. Los grandes edificios de Roma, al igual que su ejército, sus administradores y los objetos de lujo del Oriente, eran pagados por los impuestos derivados de su patrimonio agrícola. La economía dependía de la salvaguardia de una superficie suficientemente grande de tierra productiva para satisfacer la demanda, éste era el principal papel de las legiones. El crecimiento económico no trae por sí mismo progreso social y, aunque la riqueza puede ofrecer a una sociedad oportunidades para poner en práctica sus conocimientos, distribuir sus recursos y educar a su pueblo, la Roma imperial no estaba dispuesta a hacer esto; sus 174
  11. 11. preocupaciones capitales eran: cómo administrar sus grandes provincias y cómo seguir haciendo funcionar su complejo sistema económico. Estructura social. Historia dibujada de la arquitectura. El arte romano tendrá mucho de dependencia social, pues, las obras públicas estuvieron en gran parte dirigidas hacia la sociedad. En Roma, la sociedad difiere en las sucesivas etapas de la historia. Durante la monarquía, la base era la “gens” o el conjunto de individuos que procedían de un mismo antepasado; el nombre gentilicio; estos hombres que podían demostrar tal origen, poseían las riendas del gobierno y la tierra, y se llamaban “patricios”. La segunda clase estuvo integrada por los llamados “clientes”, que eran los extranjeros avecinados en Roma, colocados voluntariamente bajo su protección dedicados en general a la industria y al comercio. El tercer grupo lo formaba ”la plebe”, sin bienes, ni derechos, surgidos del “gen” que se había extinguido o de extranjeros que no siguieron a un “pater familiae”. Riqueza y estatus, por tanto, ya eran nociones que se distinguían entre la masa de población de ciudadanos. El patriarcado romano quedó desplazado por una nueva aristocracia (nobilitas), que, en lo sucesivo, se repartiría el senado y la magistratura. En la república, los plebeyos después de cruentas luchas consiguieron la igualdad de derechos; pero no por ello la paz, sino que el problema social prosiguió y causó en parte la ruina financiera de Roma. Para obtener la igualdad con los patricios, los plebeyos recurrieron a la sucesión; forzando, a lo largo de los siglos siguientes, una ampliación de este sistema de gobierno, que acabó por incluir en su seno el “concilium plebis” o asamblea de los plebeyos. 175
  12. 12. En la sociedad romana tuvieron especial importancia tres tipos de espectáculos públicos y cada uno de ellos dispuso de su edificio propio: el teatro, el circo para carreras de carros ligeros y el anfiteatro, dedicado a las luchas sangrientas de gladiadores o de hombres con fieras. Una de las muchas formas en que Roma trataba de crear una identidad imperial entre su población era el ofrecimiento de la ciudadanía a los pobladores de las provincias. Pero aunque los judíos, celtas, germanos, y griegos pudiesen alcanzar la ciudadanía, las costumbres romanas se superponían simplemente a las culturas locales. Como respuesta a las complejas y múltiples condiciones físicas y climáticas de Europa, se siguieron manteniendo las formas de vida, lenguas, leyes y costumbres locales. Aportaciones del mundo romano. Los romanos lograron controlar sus territorios al institucionalizar su idioma y mediante éste, imponer su cultura. La forma de vivir, actuar y pensar de los romanos fue considerada como la única manera culta de existir, y al culturizar a otros pueblos fue factible perdurar y controlar el Imperio. Así, los grandes centros de dominio establecen normas de conducta; por ejemplo, el latín se usó por mucho tiempo en ceremonias y eventos públicos. Aparte de la lengua, la expresión cultural más importante es la arquitectura. Los romanos no tuvieron grandes teóricos de la ciencia, lo que sí tuvieron y en abundancia, fue grandes ingenieros y constructores, capaces de desarrollar las formas arquitectónicas, a una escala tal que los griegos no pudieron ni siquiera soñar. Los romanos fueron gente práctica e inteligente, que sabía muy bien lo que quería y cómo encontrar los medios para conseguirlo. Fueron capaces de crear un sistema, una estructura política y social para administrar su Imperio. Los romanos fueron grandes colonizadores y su posición geográfica central, preponderante en el mundo antiguo del Mediterráneo, fue el factor básico que explica la extraordinaria irradiación y unidad de sus dominio. Algunas instituciones y leyes romanas son la base de muchas de las actuales. 6.- Objetivo e ideología. En general, la articulación romana responde al problema de cómo dar al espacio continuidad y ritmo; es decir, el orden dinámico, en el que se desarrolla durante su historia. Los romanos, al prescindir en el edificio del aspecto ambiental, empleaban la misma imagen espacial fundamental. Esta imagen representaba un orden universal, abstraído a partir de determinados conceptos racionales o abstractos como son los puntos cardinales y de símbolos antiquísimos, tales como la vertical “espiritual”, la horizontal “profana” y los conceptos de “centro” y de “recorrido”. Los romanos, por tener una formación básicamente militar, aplicaron el sentido práctico. Exigían que sus edificios resultaran eficaces, consolidados en un modelo de organización estricto, a partir del cual estructuraron sus ciudades y su vida. Así, Roma logró identificarse gracias a su tradición. Los romanos eran pragmáticos y realistas por naturaleza, a diferencia del carácter especulativo e idealista de los griegos. Las ciudades romanas se interpretaban como microcosmos de estructura análoga y el edificio individual repetía su mismo modelo. Cada edificio representaba, así, su totalidad, y cada sitio recordaba al ciudadano romano el orden universal al que pertenecía. 176
  13. 13. Los romanos sentían que debían vivir de conformidad con el plan divino, participando activamente en la “historia”. Para los romanos, la vida terrestre no era mera reproducción imperfecta de los arquetipos ideales, sino una manifestación directa y significativa de la voluntad divina. Todos los monumentos romanos representaban importantes acontecimientos históricos. El ambiente arquitectónico se convirtió, así, en una concreción del estado cósmico romano y de su historia. El emperador y su “palatium sacrum” actuaban como su centro significativo. En Roma se perdió el supremo equilibrio helénico, no contenido por más tiempo en sus límites: la razón del mundo ya no era el hombre como medida espiritual o como modelo plástico del universo, sino el hombre como tensión o fuerza que busca un punto de apoyo y energía. El romano concibe el espacio no como término de armoniosa contemplación, sino como lugar de su acción, aumenta los vanos interiores, los remata con ábsides y cúpulas. Partiendo de la unidad plástica, la arquitectura romana llega a la unidad espacial: el edificio ya no es un objeto puesto en relación con el ambiente natural y otras entidades volumétricas; ante todo, se convierte en una forma hueca, un contenido de funciones muy complejas, organizadas según el principio de la claridad y de la ordenación jerárquica. La arquitectura romana fue una arquitectura de este mundo, los edificios romanos no pretendían desentrañar los misterios del más allá sino más bien resolver los problemas del presente. Eran fácilmente entendibles, visual e intelectualmente; estaban compuestos de partes con relaciones de proporcionalidad bien reconocibles y con conexiones claras entre ellas. La oposición entre un arte de tipo esteticista y casi gratuito, como el griego, y un arte siempre destinado a un contexto social o político, como el romano, también permite definir estas dos grandes épocas. En la arquitectura representativa y suntuosa predominaba la apariencia sobre la realidad; detrás de los revestimientos de mármol, mosaicos y estucados se escondían ladrillos, mampuestos o pastas de relleno baratos. Conclusión: Una Arquitectura del dominio y del expansionismo. Es sintomático el hecho de que el arco fuera el elemento insignia de la arquitectura romana: mientras que las galerías de columnas (columnatas), como las del peristilo griego irradian tranquilidad y estática, las hileras de arcos (arcadas) tienen un efecto de movimiento dinámico; los arcos tienden hacia arriba, pero siempre vuelven a la tierra para tomar parte en el inicio de otro arco y este proceso se repite hasta cubrir toda la distancia deseada. El Imperio Romano, gracias a su expansionismo, exportó su arquitectura a todos los territorios conquistados, construyó vías interurbanas y dominó el paisaje, creando un modelo de arquitectura a seguir. En la arquitectura romana la elegancia del detalle y el refinamiento formal de la Grecia Clásica se hallaban sabiamente combinados con el funcionalismo pragmático, la escala cívica y el sentido del poder de Roma. La idea de la arquitectura y el arte romano conformaron un ritual, un sistema militar, para organizar patrones de conducta estratégica destinados a controlar la situación y definir el comportamiento. Para los griegos, la integración a la naturaleza es el eje principal del conocimiento. Para los romanos, en cambio era necesario controlar la naturaleza, pues con ello manifestaban su poder. La arquitectura romana es sistemática y funcional, gracias a su espíritu práctico, siempre en busca de la eficiencia. El espacio romano no aísla al hombre; le otorga seguridad, ya sea física o psicológica. La característica del arte romano es un nuevo realismo, o sea el deseo de representar el momento histórico para marcar la sucesión. 177
  14. 14. 7.- Características o elementos representativos. La arquitectura etrusca. Las murallas con aparejos poligonales serán realmente típicas. El arco, la bóveda y la cúpula; que en Mesopotamia, por la necesidad de los materiales, habían sido creados, se imponen en este pueblo; no tanto por los materiales, sino por lo práctico de su ejecución y la ventaja de su costo. Como pueblo dominador, el etrusco hereda del antiguo Egipto la monumentalidad en su arquitectura, que luego transmitirá al conquistador romano. Son esenciales en este aspecto las puertas colosales de sus ciudades. La arquitectura en Europa. 178
  15. 15. En el templo, el etrusco usará como soporte la columna, utilizando esencialmente el orden dórico; sin embargo, el etrusco cambiará el austero orden dórico y le añadirá una base, convirtiendo a la columna griega en la llamada columna toscana. Sus templos serán de planta cuadrada, en cuyo interior la nao se encontrará dividida; en tres partes, cada una dedicada a una divinidad, pues por herencia semítica, sus dioses estarán agrupados en trinidades. Los muros de estos santuarios tendrán la característica de ser de gran grosor. La pronao o pórtico tendrá gran amplitud, debido a la liturgia y al boato de su religión; que chocaba, en parte, con la sencillez helénica. Historia del arte. Otro tipo de arquitectura es la funeraria, la cual tiene dos aspectos: los cúmulos cónicos y las galerías subterráneas; por este tipo de construcciones podemos conocer en gran parte, la vida de este pueblo, ya que su escritura, hasta el momento, no ha sido descifrada. Historia del arte. 179
  16. 16. Arquitectura en Roma. Materiales. La diversidad de materiales es característica de la arquitectura romana, utilizaron: piedras calizas, arcilla, roca volcánica como la toba y la puzolana, piedra pómez; así como el mármol, la madera y diversos metales, como el bronce. En lo que respecta al empleo de materiales, las grandes novedades fueron el empleo del hormigón (argamasa romana, no propiamente cemento ni hormigón, sino un material compuesto de elementos pétreos, formando un mortero denso, no líquido como el hormigón moderno) y el ladrillo cocido. El hormigón llamado (opus caementicium), se obraba colocando hiladas de piedra pequeña, sobre la cual se vertía el mortero de cal hidratada y arena (mampuesto) o de agua y roca volcánica de Puzol, pulverizada. Este sistema constructivo podía emplearse para rellenos interiores entre un doble paramento exterior de piedra, en casos de muros muy resistentes, oculto por un revestimiento exterior de muy poco espesor, de mármol, si se trataba de un edificio lujoso, o de yeso, si no era un edificio importante. Historia gráfica de la arquitectura. 180
  17. 17. Historia gráfica de la arquitectura. Las posibilidades de esta técnica fueron aprovechadas a fondo por los romanos. Desde el siglo II a J.C., en que empieza a emplearse, se extendió con la conquista y resulta uno de los elementos más característicos de la arquitectura romana. Esta técnica resultaba económica, porque eliminaba el trabajo de labra de la piedra, y rápida como método constructivo. El empleo del hormigón permitió la utilización generalizada del arco y la bóveda y fue de gran utilidad para las obras públicas, como canales, puertos, etc.. Mientras que el adobe o el ladrillo sin cocer, habían sido de empleo frecuente desde tiempos remotos en los países situados a las orillas del mediterráneo, el ladrillo cocido al horno (testae, cocti lateres) apenas si había sido utilizado. Surge en Roma, poco antes de la mitad del siglo I a J.C. y se emplea sin interrupción hasta el final del Imperio. En ocasiones, se utiliza combinado con la piedra, formando fajas horizontales; otras veces los muros se construyen exclusivamente de ladrillos. En forma de teja, sirvió habitualmente para cubiertas; esta novedad representó una transformación muy notable, especialmente en las viviendas, hasta el punto de que la adopción de las tejas en las casas, urbanas o rurales se toma como señal segura de la entrada de la romanización en las zonas incorporadas por conquista a la civilización romana. Sistema constructivo. Basado en el arco (principalmente arco de medio punto), la columna y el pilar también usaron la pilastra, (generalmente como elemento decorativo) e inclusive suelen adosar la columna al pilar, y como techumbre la bóveda -muy usada en las construcciones del periodo del Imperio- y la cúpula. Este sistema se cree que se debió a la falta de materiales para hacer grandes trabes, puesto que las construcciones romanas eran de grandes dimensiones, lo que solucionaban con el uso de la bóveda y el arco de ladrillo. Aunque su sistema estructural era a base de arcos, los romanos conservaban en gran parte los elementos y las trabes usadas por los griegos, como elementos decorativos y sobrepuestos a la estructura en una combinación poco arquitectónica. Los romanos usaron el sistema de apoyo y dintel en sus templos y casas que eran 181
  18. 18. similares a las de los griegos. El concreto romano se usaba como relleno, después de haber forjado la estructura con ladrillo o piedra. Construcción de arcos sobre pilares con revestimientos de columnas y entablamento no portantes. 182
  19. 19. Los muros romanos tenían características especiales y se clasificaban en cinco grupos. b) d) y e) c) a) Historia gráfica de la arquitectura. a) De concreto simple, colado entre dos cimbras o en una cepa excavada para usar como cimiento. b) “Opus incertum“, hecho de piedras irregulares, buscando las caras y rellenando las juntas con concreto. c) “Opus reticulatum“, llamado así porque se usaban piedras en lajas y acomodadas diagonalmente, para formar una especie de retícula, dejando las caras de piedra y rellenado con concreto. d) “Opus latercium“ o “testaceum“, construido de tabique cortado en triángulo y acostado, formando dos caras, y rellenado de concreto. e) “Opus mixtum” con sus dos caras de ladrillo y, de cuando en cuando, colocando piedras entre el ladrillo y se rellenaba de concreto. Los romanos aprendieron el uso de las bóvedas, arcos y cúpulas de los etruscos; usaron solamente la bóveda de medio cañón ( casi siempre semicircular ) y la bóveda de arista formada por la intersección de dos bóvedas de medio cañón. Su construcción consistía en hacer primero arcos de ladrillo paralelos sobre cimbra y después colaban con concreto el espacio entre cada arco. La bóveda permite cubrir grandes espacios sin que sea preciso el apoyo de columnas y pilastras, y de aquí su éxito en toda la arquitectura posterior. Construyeron las cúpulas arrancándolas de una circunferencia de tabique sobre el muro, uniéndolas con varios segmentos de arco, también de tabique, que llegaban a otra circunferencia superior que formaba el óculo. Estos arcos formaban, de esta manera, una especie de costillas o estructura y el espacio entre cada uno de ellos se rellenaba de concreto. La cúpula hace que los edificios tengan, a la vez que un eje horizontal, un eje vertical, alrededor del cual giran las partes menos elevadas, dando una sensación de magnificencia, utilizada cuando se pretendía representar en piedra el triunfalismo político o religioso. 183
  20. 20. Historia gráfica de la arquitectura. 184
  21. 21. Panteón. Diámetro de la cúpula:43,30m, la mayor de la Antigüedad. Roma Historia universal del arte. Tomo II. Los pisos los hacían de mosaico de barro o mármol colocado sobre concreto apisonado; también usaron los pisos de piedra de distintos colores. Los muros eran revestidos con placas de mármol ancladas con grapas de bronce. En los techos usaron también las vigas de madera y láminas planas de bronce. Nuevos problemas de articulación formal se desarrollaron naturalmente a partir de la creciente importancia de los espacios activos interiores y exteriores. Si bien, los egipcios habían desarrollado algunos de los medios más importantes de articulación arquitectónica, puede decirse que la aplicación “moderna” del muro como relación de fuerzas exteriores e interiores de función y espacio congruentes, fue introducida por los romanos. Por lo común la articulación del muro romano no corresponde a la estructura técnica del edificio. Si bien, aparecen elementos técnicos, como el arco; el tratamiento formal del muro, más que explicar, oculta la construcción y se utiliza para conjuntar elementos verticales y horizontales. Con la combinación de arco y pilar (columna) los romanos se liberan de la obligatoriedad del orden clásico arquitectónico. El arco tiene muchas posibilidades, sus variantes le dan una gran riqueza. En la arquitectura romana no hay tanta calidad como en la griega, pero su sistema les permitió librar los claros con pequeñas piedras, pudiendo así tener mayores espacios internos. 185
  22. 22. Salvo en los templos de clara influencia helénica, los romanos no usaron las columnas como sistema de sustentación, independiente de los muros y el arco, por lo que la columna romana está casi siempre adosada al muro, no habiendo reglas fijas sobre su saliente, aunque oscila entre la mitad y los tres cuartos. Emplearon, también, las columnas de fuste cuadrangular. Sistema ornamental. Los romanos buscaron riqueza y magnificencia en su ornamentación; trajeron materiales y mármoles de otros países para revestir sus construcciones, usaron el estuco, las molduras de mezcla y mosaicos de mármol, el vidrio y la piedra con dibujos variados. También hicieron uso de las pinturas para la ornamentación. La arquitectura en Europa. 186
  23. 23. El estuco se hacía con polvo de mármol y cal o con puzolana con polvo de ladrillo. Los elementos de ornamentación más usados fueron: el acanto, rosetas, delfines, cráneos de toros y motivos florales. Las bóvedas y las cúpulas se ornamentaban con casetones octagonales, cuadrados y trapezoidales que facilitaban la construcción misma de la bóveda. Los romanos utilizarán también el atlante y la cariátide y cuando este arte toma inclinaciones barrocas, los capiteles se hacen historiados, alternando la figura zoomorfa con la antropomorfa. Durante el Bajo Imperio, ciertas variantes aparecen en el fuste, apareciendo en el siglo III d J.C. y durante la época de Caracalla el llamado fuste helicoidal, origen de la llamada columna salomónica. Los frisos son de una decoración abundante, en especial a partir del Imperio, los temas serán las guirnaldas, los follajes o simplemente la línea. Las cornisas tendrán los dentículos o gotas y en la parte inferior del goterón aparecerán los modillones que suelen tener forma de ménsula. La arquitectura en Europa. La decoración a base de mosaicos también fue significativa sobre todo adornando pisos y pavimentos. Pavimento de mosaico Termas de Caracalla, Roma. Historia de del arte universal. Tomo II. 187
  24. 24. Otro elemento ornamental son los relieves que adornan las columnas conmemorativas y los sarcófagos y que representan historias o relatos y poseen un valor simbólico. Sarcófago de Hipólito y Fedra. Pisa, Camposanto. Historia universal del arte tomo II. Los órdenes romanos. En los edificios, los romanos usaron los órdenes arquitectónicos para revestir cerramientos, pilares, fachadas, etc. En gran parte de sus obras los órdenes eran en realidad una decoración sobrepuesta. 1. Toscano: es el dórico simplificado por los etruscos. 2. Dórico: ligeramente simplificado. 3. Jónico: adaptado por los romanos. 4. Corintio: desarrollado y mejorado. 5. Compuesto: resultado de la combinación de los elementos jónicos y corintios. 188
  25. 25. Los órdenes de la arquitectura romana La arquitectura en Europa. 189
  26. 26. El orden toscano: orden clásico de origen romano que, básicamente es una versión simplificada del orden dórico. Se caracteriza por las columnas y basas lisas, y porque, tanto los capiteles como el entablamento carecen de cualquier decoración que no sea la de las propias molduras. El fuste no posee estrías y el capitel cuenta con una simple moldura. La columna toscana es un poco más alta que la dórica: su altura es de unos siete diámetros. 190
  27. 27. 191
  28. 28. Historia del arte. Diccionario visual de la arquitectura. El orden compuesto: orden clásico de la arquitectura romana, es una derivación del orden corintio, modificado por la sobreposición a las hojas de acanto corintias de cuatro volutas jónicas dispuestas en diagonal, su finalidad es la de dar una mayor sensación de fastuosidad. La basa está formada por una serie de molduras, el fuste tiene estrías y el entablamento es austero, en algunas ocasiones se ornamenta el friso y la cornisa, sobresaliendo la cornisa. 192
  29. 29. Historia del arte. Diccionario visual de la arquitectura. Generalmente aplicaban los compuesto en las más que un cuerpo del edificios altos; de dos, tres o órdenes arquitectónicos en el teatro Marcelo, es decir, dórico o toscano, en el tercero el corintio, buscando órdenes jónico, corintio o construcciones que no presentan edificio. En la construcción de más pisos, los romanos usaron los superpuestos, como en el Coliseo o colocaban en el piso bajo, el orden segundo piso, el jónico y en el armonía y riqueza de conjunto. Historia del arte. 193
  30. 30. Características básicas de la arquitectura romana. 1.- El arco romano desarrolla un estilo macizo y homogéneo, el arco, la bóveda y la cúpula son los elementos importantes desde el punto de vista constructivo. 2.- La unión de la columna y el arco 2.- El uso del hormigón (argamasa). 3.- Capacidad técnica para hacer edificios de varias plantas. 4.- Los órdenes toscano y compuesto. 5.- La audacia estructural. (estabilidad basada en la masa) 6.- Tendencia a la axialidad, a la monumentalidad y al despliegue del lujo. 7.- Revestimientos de mármol, mosaico y estuco. 8.- Auténticos perfeccionadores de la arquitectura ingenieril con el uso y desarrollo de excelentes puentes, acueductos, embalses y magníficas carreteras. 9.- Sobreposición de los órdenes. 10.- El uso del eje y la simetría. 11.- La auténtica arquitectura, como lenguaje espacial, nace en Roma: para los romanos lo más importante es el espacio interior, para albergar mayor número de personas, también era trascendente el aspecto conceptual, significativo, la imagen y la escala. 12.- La clave de la arquitectura romana reside en el concepto de organismo, que deriva de los principios de unidad y de proporción humana de la arquitectura griega, aun cuando no se agote en ellas. 13.- Las obras clásicas en la arquitectura romana, más que expresar un determinado carácter ideal, forman una totalidad dinámica y compleja de partes de interacción. 14.- Hay preocupación por la continuidad interior y exterior, para propiciar la participación en el sistema de actividades políticas. 15.- Utilización activa, tanto del espacio exterior como del interior. 16.- La integración del edificio a un marco urbano. 17.- El concepto actual de muro como encuentro de fuerzas exteriores e interiores, de función y espacio fue introducido por los romanos. 18.- El muro se utiliza para ocultar la construcción y para conjuntar elementos horizontales y verticales. 19.- La decoración, aunque no alcanzó los parámetros de la griega, sí poseía valores simbólicos, de poder, expansionismo y autoridad. En resumen, podemos decir que la arquitectura romana fue grandiosa en su concepción, magnífica en cuanto a escala, rebuscada en su ejecución, con gran versatilidad de función y espléndida en el uso de materiales de ornamentación; pues muestra un gran adelanto estructural en su decoración y expresa grandiosidad y poder. 8.- Tipología de edificios. I.- Habitaciones. A. Palacios. B. Villas. C. Domus. (casa privada con atrio central) D. Ínsula. (casa de varias pisos para varios inquilinos con comercios en la parte baja) II.- Construcciones religiosas. A. Templos rectangulares y circulares sobre un podium de forma griega. B. Casa” Vestal”, habitación de las sacerdotisas ( Vestales ). 194
  31. 31. III.- Funerarias. A. Tumbas de varias formas a. Cilíndrica, con jardines sobre la cubierta o con techos cónicos. b. Piramidales. c. Semejando templos. B. Templos sepulcrales. C. Estelas. D. Columbario.(edificio para guardar urnas) IV.- Construcciones civiles. A. Diversión y recreación. a. Teatros. b. Anfiteatros. c. Circos. d. Estadios. e. Termas. (baños públicos) B. Comerciales y legales. a. Curia o Senado, igual que un templo grande. b. Basílica, lugar de transacciones, juicios públicos. c. Foros, espacios abiertos de reunión, especie de plaza. C. Comunicaciones, defensa y servicios públicos. a. Murallas, entradas a la ciudad. b. Puentes. c. Acueductos. d. Carreteras. V.- Conmemorativos y decorativos. A. Arcos de triunfo. a. De un arco. b. De tres arcos. c. Planta de cruz. B. Columnas conmemorativas. a. Altas como la de Trajano. b. Pequeñas, rostradas, construidas en el foro para conmemorar victorias. Los Templos. Los elementos distintivos más sobresalientes entre el templo griego y el romano son los siguientes: 1.- El templo romano se asienta sobre un podio elevado, al que se accede mediante una escalinata en la fachada. 2.- El templo romano no es períptero, esto es, la columnata no rodea la cella, sino que se limita a la parte anterior, mientras que los muros laterales, en su parte trasera y la fachada posterior, no están rodeados por ningún pórtico y la columna se adosa al muro; es el tipo llamado pseudoperíptero. 195
  32. 32. Historia gráfica de la arquitectura. La pronao tendrá mayor amplitud que la griega, pues al igual que en Etruria, la liturgia exigirá este espacio. En Roma serán frecuentes las plantas rectangulares y circulares y desaparece el deambulatorio helénico. 196
  33. 33. Arquitectura en Europa. 197
  34. 34. La arquitectura en Europa. 198
  35. 35. Templo de la Maison Carrée. Nimes, Francia. Historia universal del arte. Tomo II. Se construyó también el templo de planta circular, no desconocido en Grecia, pero que en Roma parece que presenta características originales, derivadas de la cabaña circular, que desde los tiempos antiguos se consideraba conveniente para determinadas divinidades. Se conservan buenos ejemplares de templos de tipo circular en Tívoli, de la época del emperador Sila, en el siglo I a J.C., lo mismo que el de Vesta en Roma. Una variante es el panteón en Roma, un templo dedicado a todos los dioses, cuya planta es una enorme circunferencia con muros de ladrillo revestidos de mármol y coronada por una cúpula monumental de 43 metros de diámetro en cuyo centro una abertura facilita la entrada de luz. Su acceso es un pronaos octástilo. El templo romano típico presenta variantes. Por ejemplo, la introducción de divinidades forasteras, como las de las religiones orientales, conformó la edificación de templos de plantas muy distintas a la tradicional, impuestas por las necesidades del culto. Teatros. Los romanos no hicieron más que copiar el teatro griego, adaptándolo a las necesidades de sus representaciones; en los cuales, contra lo que suele creerse, la tragedia y la comedia tuvieron un papel secundario frente a la pantomima y el mimo, menos intelectuales y más espectaculares. En los espectáculos romanos, el coro no tenía importancia, la “orchesta” se redujo a un espacio semicircular –donde se instalaban los espectadores de rango- y la escena tendrá mayor relevancia. El teatro romano se diferenció del griego en que en el primero se aprovechaba el declive de una colina, en cambio, el teatro romano será erigido desde sus cimientos. 199
  36. 36. Teatro romano. Sagunto, Valencia. Historia del arte. Siglo XXI. Tomo I. Teatro Marcelo :planta, alzado y secciones. Roma. Historia universal del arte. Tomo II. 200
  37. 37. Anfiteatro. De mayor envergadura monumental, los anfiteatros fueron una creación típicamente romana. En ellos se desarrollaba uno los espectáculos de multitudes típicos de la vida romana: tales como las luchas de gladiadores o con fieras. La idea constructiva nació de la unión de dos teatros por la parte de la escena, con lo que se obtuvo un edificio de planta elíptica, de proporciones monumentales, que recuerda la planta de un circo pero acortada. La primera fila de las graderías se llamaba ínfima covea, lugar reservado para los invitados de honor. El anfiteatro era cubierto por una lona y debajo de la arena había todo un mundo subterráneo dedicado a jaulas, vestidores y cárceles. En la construcción del anfiteatro se empleó la bóveda, la arcada y el pilar. El Coliseo (anfiteatro Flavio) es el mayor de los anfiteatros romanos. Fue inaugurado en el año 80 d J.C., bajo el mandato del emperador Tito; si bien, todavía se hubo qué trabajar algunos años más para terminarlo. Sus dimensiones exteriores son de 188 por 156 metros; las de la arena, 80 por 54 metros. Por el exterior medía unos 50 metros de altura, sin contar la superestructura de madera, de la cual, como es natural, no queda rastro. Comprende cuatro plantas: las tres inferiores con arquerías entre columnas adosadas y la superior con pilastras corintias entre las que se abren ventanas. Anfiteatro romano de Nimes, Francia. Historia universal del arte. Tomo II. 201
  38. 38. Coliseo. Detalle, fachada, alzado y secciones. Roma. Historia universal del arte. Tomo II. 202
  39. 39. Circos. El tercer tipo de grandes edificios para espectáculos de multitudes lo constituyen los circos, destinados a las carreras de carros ligeros. Presentan menos interés desde el punto de vista constructivo y son muy escasos los conservados en buenas condiciones. Formados por un espacio rectangular alargado, tienen los extremos redondeados y están compuestos por cuatro partes; la arena o pista; las gradas dispuestas en los cuatro lados de la anterior; la espina (Spina), que dividía la pista en dos partes y que a la vez servía para que los carros pudieran dar vuelta. Encima de la espina había monumentos conmemorativos y el marcador que fijaba las vueltas de cada corredor y, por último, las “cárceres” que eran las celdas o compartimientos dispuestos en diagonal, en el extremo de la pista, donde se encerraban los carros antes de la salida. Las Termas Las termas eran edificios muy importantes en las ciudades romanas. Las termas no servían exclusivamente como lugar público de baño, sino también constituían un lugar de reunión, el equivalente del casino o del club actual. Los elementos básicos eran la sala de aire caliente (laconicum), la piscina de agua caliente (caldarium), la sala tibia (tepidarium) y la fría con piscina con agua a temperatura natural (frigidarium), puesto que el baño completo de cada persona exigía pasar por las tres temperaturas. Restos de los baños de Trajano. Roma. Historia del arte. Siglo XXI. Tomo I. 203
  40. 40. Los Termas de Caracalla, Roma 212-217 d J.C. 1. Entrada principal; 2. Apoditerio-vestuario; 3. Tepiderio-baño tibio; 4. Caldario-baño de aire caliente; 5. Baños calientes; 6. Baños muy calientes; 7. Baño frío al aire libre; 8. Palestra, Peristilo; 9. salas de conferencia y biblioteca. Historia gráfica de la arquitectura. Había baños para hombres y para mujeres; también salas para vestirse y desnudarse, salas de conferencias, lugares de deportes o palestras e incluso recintos académicos. Su planta era precedida de un patio o peristilo de columnas, seguidamente estaba el llamado apoditerum o vestuario; también existía la sala de los perfumes, llamada” cloethesium.” El “conisterium”era el lugar donde se daba masaje a los luchadores que practicaban en el gimnasio. El”frigidarium” era un gran patio con una alberca que alrededor tenía ciertos círculos que servían para dar descanso a los nadadores; el “xisto” era la sala central, estaba cubierta y en los exedros se hallaban cuatro “pisemos” de agua tibia, también existía el baño de vapor, llamado “sudatorium”, complementado todo aquello con pórticos, pasillos, patios y jardines. La Curia. Este edificio estaba destinado a las reuniones del consejo dirigente de la ciudad, llamado de los decuriones, consejo de un centenar de miembros elegido por votación entre los ciudadanos. Consistía en un edificio, por lo general de planta rectangular, de relativamente pequeñas dimensiones y la mayoría de veces con un pórtico por el que se penetraba a la sala presidida por un estrado. 204
  41. 41. La Basílica. Las basílicas eran salas para actividades judiciales y lugar de reunión de mercaderes, de mayores dimensiones que la Curia. Tanto su planta como su nombre se han hechos famosos posteriormente porque los primitivos cristianos adoptaron este tipo de edificación como su templo, de modo que los lugares de culto derivaron de él en vez de los templos antiguos, por ser más adecuados a la función religiosa que exige el cristianismo. Las basílicas romanas podían ser de planta rectangular alargada, con el muro del fondo recto, o bien cerrándose en ábside. En el primer caso, una hilada de columnas daba la vuelta completa al edificio, mientras que cuando había ábside se dejaba libre de columnas la cabecera. De todas maneras, en ambos casos siempre quedaba el interior dividido en tres naves, separadas por filas de columnas, las dos laterales eran de doble piso y ahí los cambistas y los comerciantes trataban asuntos mercantiles. La nave central tenía un hemiciclo en el fondo, cubierto por una cúpula de cuarto de esfera, que se llamaba absis, de donde deriva la palabra ábside. Delante del hemiciclo se encontraba una tribuna para el magistrado que administraba la ley. Historia del arte. Frente a la basílica había una explanada para la reunión de los togados, de los comerciantes e incluso de los testigos. Esta explanada poseía en algunos casos un pórtico de columnas que servía de refugio, según el clima. De este pórtico derivaría posteriormente el atrio cristiano. En la basílica se usó el pilar como sostén, a causa de que los techos eran bóvedas, aunque en el exterior el tejado era de dos aguas. 205
  42. 42. El Foro. El primer foro surgió de manera natural. Era una depresión entre las colinas, lugar de paso y de contacto de gentes donde tenía lugar el mercado y donde determinados días de la semana se celebraban reuniones. A medida que la vida urbana se complicó, se celebraban allí los actos políticos, se edificaron alrededor templos y edificios civiles con funciones administrativas como la Curia. Cuando Roma se hallaba en su apogeo, el viejo foro fue considerado insuficiente. Julio César en la plenitud de su gloria, construyó uno nuevo, el ”Forum Juli”. El foro constituye un conjunto urbanístico monumental sin comparación en el mundo antiguo; aunque sí parecido al ágora de los griegos. Cada cuidad romana tuvo su foro, proporcionado como es natural, a su número de habitantes y a sus posibilidades. No sólo por el deseo comprensible de imitar a la ciudad madre, sino porque tenía en todas partes el carácter de necesidad que tuvo el primitivo foro romano. Su función era la misma: el centro urbano, político, comercial y en muchos casos religioso, así como lugar de encuentro y paseo de los habitantes. Se llegaba a él por la llamada Vía Sacra. Reconstrucción del foro Romano. Roma. Historia universal del arte. Tomo II. 206
  43. 43. Historia gráfica de la arquitectura. Los Mercados. Aunque no necesariamente unidos al foro, los mercados solían situarse junto a ellos o, en todo caso, en lugares próximos, por la razón de tratarse de la zona central de la ciudad. En los orígenes de Roma, la compraventa se hacía en el foro, pero pronto, al adquirir éste un carácter de centro de actividades políticas y de lugar distinguido, se construyeron edificios especiales. 207
  44. 44. El mercado o “macellum” es un edificio funcional y simple; una pequeña plaza o gran patio, a cielo abierto, rodeado por un pórtico, al fondo del cual se abrían las tiendas. Este es el tipo, por ejemplo, del mercado de Pompeya, cuyo patio central mide 37 por 28 metros con una pequeña piscina central. Sin embargo, se adoptó también la planta basilical, aunque uno de los lados tenía forma semicircular, mientras el pórtico central era rectangular La” Schola”. Otro tipo de edificio propio del foro era la “schola”, lugar de reunión que podía servir para distintas finalidades, religiosas y civiles, y para albergar las agrupaciones profesionales en sus días de reunión o las cofradías funerarias. Sobrevive ese nombre en la “Schola Cantorum” (agrupación de los que cantan). Arcos de Triunfo. Justificado su nombre por sus orígenes, cuando fueron levantados en Roma para conmemorar victorias, tuvieron una función estrictamente monumental. Al final de la República, estos arcos tendrán un sólo ojo o fórnice; pero conforme el Imperio fue creciendo, fue aumentando el número de fórnices hasta cuatro. El arco es una construcción maciza, decorada con columnas adosadas y cornisas; a la parte superior se le llama ático. Encima de éste suele colocarse una cuadriga dirigida por el personaje al que esté dedicado el arco. Arco de Constantino. Roma. Historia universal del arte. Tomo II 208
  45. 45. Historia gráfica de la arquitectura. 209
  46. 46. Historia gráfica de la arquitectura. 210
  47. 47. Columnas Conmemorativas. la Las columnas, al igual que los arcos, estaban dentro de ciudad, en una plaza o en una calle. Se dividían en tres partes esenciales: un gran podio, que a manera de capilla contenía los restos o cenizas del homenajeado; un fuste en cuyo derredor estaba el relieve con la historia del personaje y encima del capitel la estatua del individuo. Hubo también columnas que sirvieron para conmemorar no un héroe sino una batalla, así como las columnas de Proa de Navío. Arquitectura en Europa. Las Tumbas. Los romanos practicaron dos tipos de enterramientos, la incineración y la inhumación; para la incineración tuvieron edificaciones rectangulares a flor de tierra y bajo tierra (catacumbas), donde había pequeños nichos llamados columbarium, en los que eran depositadas las urnas con las cenizas de los muertos. Para la inhumación, el pueblo era enterrado en tumba de fosa, con una lápida que la cubría; la personas importantes, aunque se incineraran, levantaron túmulos a la manera oriental o etrusca; así hubo tumbas piramidales, circulares, o verdaderos mausoleos que derivaban del ya nombrado túmulo etrusco. Estas sepulturas tenían que estar fuera del ámbito 211
  48. 48. citadino y que no atravesaran las vías consulares cuando eran subterráneas. Cuando no era bajo tierra, solían estar a ambos márgenes de las carreteras. Necrópolis de Crocifisso del Tufo. Italia. Historia universal del arte. Tomo II. El Acueducto. El acueducto servía para proveer de agua a las ciudades; a veces medía varios kilómetros, desde un manantial hasta la población. Era construido sobre arcadas y estas arcadas se atienen a las irregularidades del terreno y así, cuando pasa el acueducto por un valle a través de dos montes, el número de arcadas aumentará para librar la desproporción de altura. Por encima de la arcada corre un canal de ladrillos, o piedra porosa que se encuentra cubierto; a veces este acueducto se hace subterráneo si el nivel constante del terreno es llano. Historia universal del arte. Tomo II. 212
  49. 49. Historia del arte. Los puentes. Los puentes sirvieron tanto para salvar el ancho de algún río, como para solucionar el paso en desnivel entre una altura y otra; los puentes tendrán uno, tres y cinco ojos, según la achura salvada. Puente-acueducto romano sobre el Gard. Nimes, Francia. Historia universal del arte. Tomo II. Las carreteras. Las carreteras comunicaron por medio de una gran red, hasta los últimos confines del Imperio Romano. Se dividían en tres categorías, que estaban marcadas por la calidad de la construcción. 213
  50. 50. La vivienda. Las casas romanas tienen su origen en Etruria y, como en otras culturas por ejemplo la griega, la primeras eran cónicas, hechas de madera, cañas y barro. En el siglo II a J.C. diseñaron el muro formado por pequeños ladrillos cuadrados o piedras en forma de cuña entrelazados entre sí. Los techos de las casas romanas eran de madera y sin recubrimiento, con los sistemas etruscos, y tanto los edificios importantes como las casas modestas utilizaban bóveda muy similares a los techos griegos, con teja. Historia del arte. Con el transcurso del tiempo, los locales de la planta alta fueron para los esclavos y se complementaron con techos planos y terrazas (asoleadero o solarium). El esquema de la casa romana tradicional se consolidó al transcurrir el tiempo. Se definieron dos tipos de casas: Una horizontal o Domus, cómoda, de ladrillo y piedra, para familias acomodadas, como en Pompeya y Herculano y otra de tipo vertical o “ínsula”, de varios pisos, incómoda, de piedra en bruto y madera, para varias familias populares, en cuya planta baja se sitúan las tiendas o “tabernae”. Las familias más ricas disponían de villas campestres, con jardines, estanques y profusión de estatuas. La casa romana no suele tener ventanas el exterior; su única puerta se llama “las fauces”, es una construcción que gira en torno a un espacio central, el atrium o atrio, por lo general de planta cuadrada, con una parte del techo abierto en el centro para dejar entrar el aire y la luz y facilitar la salida del humo del hogar, donde se veneraba a la gens familiar, y como solían encenderse candelas, tenía un color negroide; la palabra atrio deriva del latín atrium que quiere decir negro. Por influencia griega se añadió más adelante una segunda unidad, otro patio mayor, el peristylium o peristilo, rodeado por un pórtico de columnas, con la parte central abierta, al cual se accedía por un corredor o “tablinum”, hacia él dan las habitaciones del piso bajo que era usado por el “pater familae”, ya que el piso superior o gineceo estaba destinado a las mujeres, este patio tenía un impluvium que era una cisterna emplazada en el centro del patio, para recoger las aguas pluviales, debajo de él había capas de arena que convertían el agua de lluvia en potable. También poseía un compluvio, que era la abertura en el techo a través de la cual el agua de lluvia caía en el impluvium y un displuvio, que es la cubierta del patio, formada por cuatro faldones inclinados hacia el compluvio. 214
  51. 51. Las excavaciones realizadas en el último siglo revelaron que durante el Imperio se impuso la casa sin atrio y en la que el peristilo constituía el único patio central. Ahora bien, el peristilo adopta mayores dimensiones, conservando la piscina, pero ampliándose y transformándose en una especie de jardín interior. La vivienda a través del tiempo. 215
  52. 52. Historia del arte. 216
  53. 53. Historia gráfica de la arquitectura. 9.- Edificios y autores representativos. 217
  54. 54. I.- Habitaciones. Palacios. Palatino, Roma ( 26 aJ.C.) Casa de Nerón, Roma. Palacio Diocleciano, Salona, Dalmacia ( 302 d J. C.) Villas. Villa Adriano, Tívoli ( 127 a 137 d J.C.) Ínsulas. Principalmente en Roma. Domus. Casa de Pansa, del Fauno, del Poeta, en Pompeya. II.- Religiosos. A. Templos. Primer templo de Vesta, en Roma ( 715 a J.C.) De Júpiter Capitolino, Roma ( 509 a J.C.) De la Fortuna Viril, Roma (100 a J.C.) De Vesta, Roma ( 27 a J.C. a 14 d J.C.) De la Concordia, Roma ( 27 a J.C. a 14 d J.C.) De Cástor y Pólux, Roma ( 6 d J.C.) De Vespasiano, Roma ( 94 d J.C.) La Casa Cuadrada (Maison Carré), Nimes, Francia ( 117 a 138 d J.C.) El Panteón, Roma ( 120 a 124 d J.C. por Adriano) De Venus, Roma ( 132 a 135 d J.C.) De Antonino y Faustina, Roma ( 141 d J.C.) De Júpiter Olímpico, en Atenas ( 174 d J.C.) De Saturno, en Roma ( 284 d J.C.) B. La casa Vestal, en Roma, existía desde el año 715 a J.C. fue reconstruida muchas veces. III.- Funerarias. A. Tumbas. Cecilia Metella, Roma ( 60 a J.C.). Cilíndrica. Mausoleo de Augusto, Roma ( 28 a J.C.). Cilíndrico. Mausoleo de Adriano, Roma ( 135 d J.C.). Cilíndrico. Pirámide de Cayo Sexto, Roma ( 62 a 12 a J.C.). Piramidal. B. Templo sepulcral. Templo de Júpiter. C. Estelas. En la Vía Apia, calle de las tumbas, en Pompeya. D. Columbarios. En cuevas y cavernas naturales o artificiales en Roma. IV. Construcciones civiles. 218
  55. 55. A. Diversión y recreación a. Teatros. De Marcelo, Roma ( 23 a 13 a J.C.) De Orange, Francia De Herodes Ático, Atenas ( 161 a J.C.) De Pompeya, Verona, Fiesole, Arlés, Asia Menor y África del Norte. b. Anfiteatros. Coliseo, Roma ( 70 a 82 d J.C.) De Verona. De Arlés. De Nimes. De Pompeya. c. Circos. Máximo, Roma. De Calígula y Nerón. De Adriano. d. Termas. De Agripa, Roma ( 27 a J.C.) De Tito, Roma ( 78 d J.C.) De Caracalla, Roma ( 212 d J.C.) De Diocleciano, Roma ( 312 d J.C.) De Constantino, Roma ( 302 d J.C.) B. Comerciales y legales. a. Curia o Senado de Roma. b. Basílicas. De Porcia, Roma ( 184 a J.C.) De Julia, Roma ( 51 a J.C.) De Trajano, Roma ( 113 d J.C.) De Constantino, Roma ( 312 d J.C.) c. Foros. Romano, Roma ( 46 a J.C.) De Julio, Roma ( 45 a J.C.) De Augusto, Roma ( 40 a 42 a J.C.) De Nerva, Roma ( 97 d J.C.) De Trajano, Roma ( 98 a117 d J.C.) C. Comunicaciones, defensa y servicios públicos. a. Puentes. “Pons Sublicius”, Roma, sobre el Tíber, construido de madera por los etruscos en el año 600 a J.C. “Pons Aemilius”, Roma ( 178 a J.C.) “Pons Mílvius”, Roma ( 109 a J.C.) conocido también como el puente Molle, de arcos semicirculares sobre enorme pilares. “Pons Fabricius”, Roma ( 62 a J.C.) “Pons” de cayo Sexto, Roma ( 46 a J.C.) Puentes de Rímini, Alcántara. b. Acueductos. “Aqua Marcia”, Roma ( 144 a J.C.) “Aqua Claudia”, Roma ( 38 d J.C.) “Pont du Gard”, Nimes ( 19 a J.C.) En Salona, Segovia, Tarragona. V. Conmemorativos y decorativos. 219
  56. 56. A. Arcos triunfales. a. De un solo arco De Tito, Roma ( 81 d J.C.) De Ancona, Roma ( 113 d J.C.) Trajano, Roma ( 114 d J.C.) b. De tres arcos. De Septimio Severo, Roma ( 204 d J.C.) De Constantino, Roma ( 312 d J.C.) De Orange, Francia. c. Planta de cruz. De Jano, Roma De Tebas. B. Columnas Conmemorativas. Trajana, Roma ( 114 d J.C.) De Antonio, Roma ( 116 d J.C.) De Marco Aurelio, Roma ( 174 d J.C.) El arquitecto romano Marco Vitruvio Polión codificó los órdenes y las proporciones de columnas y entablamentos de tal forma que desde entonces se aplicaron sus reglas de modo inflexible. La obra de Vitruvio “De Architectura Libri Decem” es el primer tratado de arquitectura y el único de la antigüedad que se ha conservado. Respecto al nacimiento de Vitruvio se ha propuesto el año 84 a J.C. Si se da por cierta esta fecha, Vitruvio había iniciado la elaboración de su tratado de teoría de la arquitectura al retirarse a la edad de 51 años. El tiempo de redacción de los “Diez Libros de Arquitectura” puede delimitarse, sobre la base de distintos elementos externos, sólo a un periodo que va desde el 33 al 14 a J.C.. Es probable que la introducción de cada uno de los libros fuera redactada posteriormente. El orden en que fueron escritos los libros no ha sido del todo esclarecido. 10.- Bibliografía. 220
  57. 57. 1.- Historia universal del arte. Editorial Planeta. 1992. Tomo II. Clasificación. N5300 H571. C. B. 2.- Roth, Leland M. Entender la Arquitectura. GG. Barcelona, 1993. Clasificación. NA 200 R36. 3.- Enciclopedia CEAC del encargado de obras. Historia de la Arquitectura. CEAC. Barcelona, 1984. Clasificación Na200 H56. 4.- Gardiner, Stephen. Historia de la Arquitectura. Trillas. México D.F. 1994. Clasificación NA200 G34. 5.- Lozano Fuentes, José Manuel. Historia del Arte. Continental. México D.F. 1982. Clasificación. N61 L69. 6.- Velasco Adalid , Alberto. Historia de la Arquitectura. Diana.México D.F. 1970. Clasificación NA200 V44. 7.- Norberg Cchulz, Christian. Arquitectura Occidental. GG. Barcelona, 1979. Clasificación NA200 N67. 8.- Fregoso, José. La Arquitectura en la Civilización Occidental. Universidad de Guadalajara, 2000. 9.- Velarde, Héctor. Historia de la Arquitectura. FCE. México, D.F. 1960. Clasificación. NA200 V4. 10.- Risebero, Bill. Historia dibujada de la Arquitectura. Celeste Ediciones. Madrid, 1991. 11.- Ching, Francis D.K. Diccionario Visual de la Arquitectura GG.Barcelona, 1998. Clasificación NA31 C45 C.B. 12.- Kruft, Hanno- Walter. Historia de la teoría de la Arquitectura. Alianza Forma. Madrid, 1990. 13.- Basegoda Nonell, Juan. Historia dela Arquitectura. ETA. Barcelona, 1976. Clasificación NA200 B38. 14.- Puig Grau, Arnoldo. Síntesis de los estilos Arquitectónicos. CEAC. Barcelona, 1978. Clasificación NA 200 P85. 15.- Norwich, John Julius. Gran Arquitectura del Mundo. H. Blume. Londres, 1975. Clasificación NA 200 N65. 16.-Yarwood, Doren. La arquitectura en Europa. CEAC. Barcelona 1994. Clasificación NA200 Y37. 17.- Mansbridge, John. Historia Gráfica de la Arquitectura. Víctor Leru, Buenos Aires,1969. Clasificación. NA202 M35. 221

×