Your SlideShare is downloading. ×
"Ceremonias de rechazo"
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

"Ceremonias de rechazo"

1,297
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,297
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. La polisemia de la obra literaria Construcción de imágenes femeninas “Ceremonias de rechazo ” Luisa Valenzuela La destitución del patriarcado
  • 2.  
  • 3.
    • Historia de Amanda, una mujer que ha internalizado las estructuras del poder del sistema paternalista.
    • Siempre atenta y dispuesta a la llamada del amado, Coyote.
    • Hace lo que él quiere, dice lo que él quiere escuchar y no cuestiona su papel inferior en la relación.
    • Está en el proceso de deshacerse de su opresor.
  • 4.  
  • 5.
    • Una mujer totalmente dependiente de su amante, vive por y para él, es sumisa, enamoradiza e impaciente.
    • Un día se da cuenta de que “ella” no es realmente “ella” y que viviendo detrás de la máscara de esa mujer sumisa, nunca va a ser feliz.
    • Representa el modelo de la liberación femenina.
  • 6.  
  • 7.
    • Se da cuenta de la opresión que vive y decide rebelarse contra es patriarcado impuesto por la sociedad occidental.
    • Por esta razón, emprende un proceso de autoconocimiento y liberación, ya definida a cambiar y liberarse de esa situación.
  • 8.  
  • 9.
    • Coyote representa el poder patriarcal.
    • Un hombre conectado con la política y símbolo de la policía.
    • El opresor, siempre con sus misterios, moldea y maneja a Amanda a su antojo.
    • Define a Amanda y siembra un jardín en su terraza como él lo quiere.
  • 10.  
  • 11.
    • Es dueño de la situación de dominación hasta que Amanda decide liberarse de él.
  • 12.  
  • 13.
    • Amanda emprende cuatro ceremonias de “rechazo” para deshacerse del Coyote como símbolo de la opresión.
    • La primera, consiste en crearse una nueva máscara, más cercana a la realidad, por medio de las mascarillas faciales.
  • 14.
    • Quiere arrancarse la máscara y junto con ella arrancarse la cara, quedar sin cara, descarada, descastada, desquiciada.
  • 15.  
  • 16.
    • Arrancarse la soledad de la cara, quedarse apenas, acompañada por lo más profundo de ella misma.
    • Quiere dibujarse otra cara, a recrearla inventándose una cara nueva, dichosa.
  • 17.  
  • 18.
    • Luego se baña lavándose al Coyote, en una ceremonia de purificación.
  • 19.  
  • 20.
    • El baño, como ritual de purificación, simboliza su liberación femenina.
  • 21.  
  • 22.
    • Renueva la ceremonia del baño, agregando sales de pino, y la casa se va llenando de aroma de pino, como en un bosque.
    • Su imaginación la lleva a pasear por el bosque, donde había sapitos negros y sapitos blancos.
    • Sapitos que dejaron en sus manos unas gotas de pis que se unieron con su propio pis.
    • Su privado y propio calor interno rodeándola en la bañera-bosque de pinos, con rayos de sol que anuncian su próximo cuerpo
  • 23.  
  • 24.
    • Amanda, recuperada, con rosa roja en mano –la anterior- ahora ya marchita, se hecha a caminar conociendo su meta.
  • 25.  
  • 26.
    • Toda de blanco vestida, se dice: “Sí, lo que quiero es curarme”, no puncharme con espina de rosa.
    • Amanda camina atravesando calles, plazas, parques, camino al río.
  • 27.  
  • 28.
    • Punto final. Seguir caminando en otro cuerpo y otra mente para alcanzar la meta, la avenida Costanera.
  • 29.  
  • 30.
    • Amanda se acerca al parapeto y lo va recorriendo y, frente a las mansas olas, un plaf, plaf de saludo.
    • A esas dulce olas que apenas salpican les arroja la rosa. Roja. Para las aguas pardas.
    • Humilde ceremonia ahogada para siempre en las aguas opaca del olvido.
  • 31.  
  • 32.
    • Para convencerse de su rechazo Amanda se larga a vagar por Palermo y a eucalíptica dulzura le va peinando el alma.
    • Reconstruyéndola, devolviéndole aquello que había ido perdiendo en la huella del Coyote.
    • Liviana, renovada y ya de regreso, cierra el ciclo con un acto vegetal: elige una planta y la arranca de raíz.
    • Porque el jardín de su terraza es obra de Coyote
  • 33.  
  • 34.
    • La nueva planta es la prueba de que Amanda no necesita más del Coyote para cultivar su jardín externo.
    • Se pregunta, ¿y el interno? Bien podría tratarse del mismo jardín, el afuera y el adentro amalgamándose.
  • 35.  
  • 36.
    • De regreso a su casa, Amanda empieza a sentirse libre, por fin libre.
  • 37.  
  • 38.
    • Amanda va esbozando un baile de apasionada coreografía que crece y crece hasta hacerse violenta, incontenible.
    • Se siente purificada y vital.
  • 39.  
  • 40.
    • Libre, libre, canta aún en el baño mientras se quita las ropas…
    • Libre, sin siquiera secarse, poniéndose a hacer gimnasia desnuda frente al espejo de cuerpo entero.
  • 41.  
  • 42.
    • Y el espejo paso a paso le devuelve las formas y le confirma el canto.

×