Your SlideShare is downloading. ×
Infancia y nuevas tecnologías
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Infancia y nuevas tecnologías

1,656

Published on

Published in: Technology, Health & Medicine
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,656
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Julio Aramberri Presentación Infancia y nuevas tecnologías: un análisis del discurso sobre la sociedad de la información y los niños Children and New Information and Communications Technologies Iván RODRÍGUEZ PASCUAL Dpto. Sociología y Trabajo Social. Universidad de Huelva ivan@uhu.es (traducción: Raquel Vélez Castro)Recibido: 17.11.05Aprobado: 17.01.06RESUMENEl término Sociedad de la Información se ha impuesto a la hora de analizar la revolución silenciosa quesupone la introducción de las llamadas Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación. Sinembargo, el conocimiento de este nuevo tipo social está lleno de sombras y aspectos necesitados de acla-ración. Uno de estos aspectos es lo referente al impacto que pueda tener la difusión de las nuevas tecno-logías entre la población infantil. Sostenemos que, hasta la fecha, la literatura científica que se ha ocu-pado de la cuestión ha partido de una perspectiva adultocéntrica en la que la voz de los menores de edadha sido ignorada. Por ello, es necesario considerar al niño como un agente social pleno que mantiene unarelación compleja con los frutos de la innovación tecnológica, por lo que se hace necesario considerarlounidad de observación e informante privilegiado. En nuestra opinión, la sociología de la infancia, por lainversión paradigmática que supone, constituye una herramienta teórica clave a la hora de evitar dichoanálisis adultocéntrico.PALABRAS CLAVE: Sociología-Infancia-Tecnología-Sociedad de la Información.ABSTRACTThe term ‘Information Society’ has been accepted as a good description of the social change impulse bythe diffusion of Information and Communications Technologies. However, our knowledge about this phe-nomenon is not full of sense. A certainly ignored aspect of these new technologies concerns the impactin children and children’s lives. We affirm that the usual diagnosis about this phenomenon is affected byan adultcentric view. In order to avoid this, the consideration of the child as a full social agent and aworthy observation unit is needed. The idea that children are capable of constructing a complex rela-tionship to new technologies should also be considered. From our point of view, the sociology of child-hood, as a new way of understanding children and children’s vital experience, becomes a very useful ins-trument to avoid this adultcentric perspective.Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 139
  • 2. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíasKEY WORDS: Sociology-Childhood-Technology-Information Society.SUMARIO1. Introducción. 2. ¿Hacia la sociedad de la información? 3. Las nuevas tecnologías y su impacto sobrela vida infantil: ¿riesgos o desafíos? 4. A modo de conclusión.140 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 3. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologías1. INTRODUCCIÓN suerte de mantra que se repite sin cesar para avi- var el cambio hacia tal estado de cosas y prepa- Vivimos tiempos de cambio. Son muchas las rar las conciencias (Garnham, 1998). Entonces,referencias alrededor de un nuevo modelo social ¿trabajamos sobre el vacío?en ciernes. Si en un determinado momento la dis- Puede que no del todo. Si hay un elementocusión se centraba alrededor de la posibilidad de fácilmente identificable bajo estos problemas deque las sociedades modernas estuvieran evolucio- clarificación semántica que contribuye a hacernando hacia una forma postindustrial, utilizando visible el cambio hacia esta nueva sociedad es ella conocida terminología de Daniel Bell (1976), impacto de la innovación tecnológica.en los últimos años hemos visto agregarse otras Efectivamente, puede que cada autor escoja unamuchas denominaciones: la sociedad digital, denominación, pero todos ellos coinciden eninformatizada o en red, por poner sólo algunos otorgar a las nuevas tecnologías de la informa-ejemplos. Nombrar la lista de autores y libros que ción y la comunicación (TIC) un papel centralhan glosado estos cambios sería más un ejercicio en el proceso de cambio social. Y sobre estasde casuística bibliográfica que una aportación nuevas tecnologías trataremos en este texto,esclarecedora del sentido del cambio social, pues- puesto que son la parte visible de una serie deto que muchas de estas denominaciones se refie- transformaciones, todavía incipientes, en el con-ren simultáneamente a la misma cosa todavía des- texto de las sociedades modernas.conocida y de contornos borrosos. Sin embargo, El problema reside en que la medición delen el espacio del discurso político parece existir alcance y naturaleza de la cadena de mutacionesconsenso en el uso de la expresión sociedad de la sociales que produce la innovación tecnológicainformación para referirnos a esta realidad cam- se encuentra dominada por un enfoque neta-biante y escurridiza. Como tantas otras veces, la mente economicista y/o funcional, mientras queexistencia de un consenso discursivo responde sabemos poco todavía sobre cómo afectan lasmás a la necesidad práctica de nombrar lo que aún TIC a la vida cotidiana de los individuos fueracarece de etiqueta, que a la existencia de una única del ámbito productivo. Y esto mismo se acentúadefinición compartida por todos. cuando tratamos con colectivos de población Por sociedad de la información viene siendo sujetos a una cierta «invisibilidad estadística».común entender «aquélla que hace un uso gene- Éste es, sin duda, el caso de la población infan-ralizado de las redes de información que propor- til. Más allá de los diagnósticos alarmistas sobrecionan grandes cantidades de datos, de bienes y el impacto de la sociedad de la información, losservicios de la información y de la comunicación cuales no suelen estar basados en la investiga-y de contenidos de la información» (INE, 2001: ción empírica sino en futuribles y conjeturas de7). Sin embargo, se apreciará que la definición es dudosa credibilidad, existe una fuerte necesidadun tanto vaga y resulta difícil de operacionalizar. de abordar de una vez por todas el estudio rigu-¿Cuánto es un uso generalizado? ¿Cuáles son las roso de las condiciones de vida de los niños queredes de información? ¿Acaso no han sido la crecen en la era de las nuevas tecnologías. Lacomunicación y la información elementos claves sociología puede aportar una porción más quedel desarrollo desde la popularización de la tele- significativa de este conocimiento. En parte por-grafía sin hilos y otros medios distantes de que desde mediados de los años ochenta uncomunicación? En realidad, este podría ser uno puñado de investigadores se ha empeñado ende esos casos en los que el nombre hace a lo reivindicar una aproximación sociológica alnombrado; dicho de otro modo, puede que la fenómeno de la infancia que no descarte la par-insistencia en avisar de la existencia tal sociedad ticipación de los menores como unidades dede la información responda, más bien, a la nece- observación ni la crítica al discurso producidosidad de allanar el camino para su advenimiento. por los adultos, que tiende a enjuiciar la realidadEn tal caso, el discurso sobre la misma no es social que viven los niños y niñas desde unatanto un reflejo una realidad concreta como una perspectiva adultocéntrica1. En este caso, anali- 1 El relato y caracterización de los rasgos distintivos de la sociología la infancia no es objeto de este texto más allá de lo ya apuntado:un intento de reconstruir el papel del niño en el marco de la sociedad adulta a partir de su participación como sujeto de pleno derecho enel marco de nuestras investigaciones. Puede ampliarse esta información acudiendo a algunos de los textos fundamentales de esta pers-pectiva, y en especial los de W. Corsaro (1997), J. Qvortrup (1993; 1994), James y Prout (1997) y Jenks (1996).Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 141
  • 4. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíaszaremos cuál ha sido el diagnóstico predomi- Algunos indicadores básicos pueden ayudarnosnante en relación al impacto de las nuevas tec- a comprender la situación. Sobre todo los referi-nologías sobre la vida infantil, intentando ofrecer dos al equipamiento de los hogares, verdaderoalternativas conceptuales a dicho posiciona- escenario de una revolución silenciosa de caladomiento adultocéntrico. tan hondo o más como el que pueda producirse en el ámbito productivo. No cabe duda que el estudio comparativo de2. ¿HACIA LA SOCIEDAD DE LA INFOR- las cifras revela una tendencia muy clara hacia MACIÓN? una presencia creciente de las nuevas tecnologí- as en los hogares del siglo XXI. Más allá de su Como ya hemos argumentado, el término impacto sobre el entorno productivo, la presen-sociedad de la información, de uso ya común en cia de este tipo de aplicaciones tecnológicas semuchos ámbitos, se nos antoja esquivo y difícil- ha multiplicado en otros ámbitos. Cada vez esmente traducible en términos empíricos. Por ello más frecuente, muy especialmente en el contex-vamos a centrar nuestro análisis en la parte más to de las sociedades desarrolladas, encontrarvisible del fenómeno: la penetración de las nue- ordenadores personales y conexiones a Internetvas tecnologías de la información y la comuni- en el espacio privado de la vida familiar. Nocación en nuestra vida cotidiana, y más especí- obstante, son también obvias las diferenciasficamente en el contexto de la vida infantil. Esto individuales. En lo que toca a la sociedad espa-plantea, de entrada, otros problemas también de ñola, si bien los indicadores muestran la tenden-índole práctica. Por ejemplo, determinar qué cia ya apuntada, debemos ser conscientes depuede ser considerado una nueva tecnología y que, en muchos aspectos, seguimos siendo laqué no, o incluso cuál es el límite etario en el «cenicienta» de las nuevas tecnologías.que situar a la infancia. La mayor parte de estos Partíamos de niveles muy bajos: apenas 10 deproblemas se resuelven (o no) atendiendo al cada 100 hogares españoles disponía de accesopragmatismo de las circunstancias. Dado que a Internet al comenzar el siglo y no llegaban alexisten pocos estudios que tomen a los niños 5% los usuarios de la red. Alemania o el Reinocomo informantes con un criterio de edad con- Unido doblaban y triplicaban estas mismassistente, habrá que trabajar con distintos interva- cifras. Los datos más recientes muestran que lalos según incluyamos en la categoría «infancia» brecha se ha reducido, pero continúa presente.a preadolescentes, adolescentes, niños de corta Curiosamente, algunas de estas nuevas tecnolo-edad o incluso todos los menores de edad. De la gías parecen, al contrario, haber calado en nues-misma manera, suele ser la norma el considerar tro país con más fuerza que en el resto. Es elel terreno de la microinformática, la telefonía caso de la telefonía móvil, cuyo número de abo-móvil y la comunicación en red el núcleo de la nados en nuestro país ha mostrado durante elinnovación tecnológica que introducen las TIC. período considerado un crecimiento muy supe-Pero no es tan fácil. Encontramos «viejas» tec- rior al que corresponde a otro tipo de equipa-nologías, como la televisión, que resultan reno- mientos como el ordenador o el acceso avadas y transformadas en profundidad bajo el Internet. Precisamente, el dato no resulta baladísigno de la nueva era, gracias a las transmisio- puesto que, como mencionaremos más adelante,nes por cable, las emisiones digitales o los pro- los menores de edad se han convertido en uno dedigios de la interactividad y el pay per view. Ya los principales usuarios de la misma.habíamos anunciado que el panorama distaba de Pero, sin duda alguna, el producto estrella deser claro y despejado. la oleada de nuevas tecnologías, y sobre el cual En cualquier caso, los hechos no dejan lugar recae en buena medida la atención de los inves-a dudas: independientemente de si puede consi- tigadores, es Internet. Una cuarta parte de losderarse que nos encaminamos hacia la tan traída hogares españoles tienen acceso a la red, y casiy llevada sociedad de la información, la cuestión la misma proporción de españoles son usuarioses que son pocos los ámbitos sociales que esca- de la misma. No en vano las cifras de las distin-pan a la penetración de estas nuevas tecnologías. tas oleadas del Estudio General de Medios2 2 AIMC (2004): los datos de 2004 corresponden a la oleada de abril/mayo.142 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 5. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologías Tabla 1. Penetración de las nuevas tecnologías: España/OCDE 1999-2003*Datos disponibles para 2000 ** Datos disponibles para 1999 ***Datos disponibles para 2002Fuente: Ministerio de Ciencia y Tecnología: indicadores de la sociedad de la información (www.mcyt.es)muestran un avance lento pero sostenido en este des inferiores, sabemos que en 1996 apenas eransentido. La proporción de usuarios de la red 10 de cada 100 los usuarios de Internet que con-sobre la población total creció desde un modes- taban entre 14 y 19 años. Ocho años despuésto 2.8% en 1997 a más de un 33% en 2004, y lo han incrementado su presencia y ya son más demismo puede decirse de la proporción de usua- 16 de cada 100.rios de Internet que se conectan desde su propio Lo cierto es que desde la llegada de los pri-hogar, en detrimento de su centro de trabajo o meros medios masivos de comunicación, comoestudios: de un 36.4% al 62% en ese mismo la televisión, pocos adelantos electrónicos habí-período. Finalmente, esta revolución tecnológi- an tenido una difusión tan rápida como las TICca no deja fuera a los más jóvenes. Aunque es y sus distintas aplicaciones. Podemos reuniruna lástima que la cifra no alcance a cubrir eda- cuantos datos queramos para llegar siempre a laPolítica y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 143
  • 6. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíasmisma conclusión: la penetración en los hogares tecnológica. Han sido, eso sí, uno de los últimosespañoles de estas nuevas tecnologías es clara y agentes sociales en quedar reflejados en las esta-de tendencia ascendente. Y esto acerca conside- dísticas de la sociedad de la información, yrablemente las posibilidades de la tecnología a todavía hoy subsisten muchas lagunas en estelos sujetos que, por haber estado apartados del sentido, pero comenzamos a contar con estudiosámbito productivo, habían tenido un escaso con- que nos hablan de la magnitud del fenómenotacto con ellas, tal y como ocurre con la pobla- Lamentablemente, muchos de ellos adolecen deción infantil. carencias metodológicas importantes, como por ejemplo estar basados en cuestionarios que se «cuelgan» on-line, lo que sesga la muestra con-2.1. ¿FORMAN LOS NIÑOS PARTE DE LA seguida. Pero la mayor parte de ellos vienen a SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN? reforzar la idea de que los niños y niñas se están convirtiendo en usuarios activos de las nuevas Ésta es una cuestión interesante si observamos tecnologías de la información y la comunica-el hecho de que la situación social de la pobla- ción. Uno de los más recientes en el contexto deción infantil ha estado marcada por un estatus de la sociedad española es el de la Asociación parasemiexclusión. Apoyado sobre un discurso de la Investigación de Medios de Comunicaciónfuerte raigambre evolutiva y esencialista, ha sido (AIMC), responsable también del Estudioun lugar común el definir al menor como aquélque no participa de las mismas prácticas socia- General de Medios3, en el que se señala que estáles que los adultos. Así, nos hacemos adultos en descendiendo la edad de los menores usuariosla medida en que ingresamos en tales prácticas, de las nuevas tecnologías (éstos cada vez seque abarcan desde el derecho al voto a la posibi- familiarizan antes con las mismas), puesto quelidad de desempeñar un empleo remunerado o aproximadamente la mitad de los niños entre 8 yconsumir alcohol, por poner sólo algunos ejem- 13 años navegan con frecuencia por Internet yplos. Por tanto, es lógico preguntarse hasta qué un tercio de los mismos dispone de teléfonopunto los niños y niñas se están incorporando móvil. Según el estudio, cada año en que incre-libremente a la llamada revolución de la socie- mentamos la edad del usuario es más probabledad de la información o si, por el contrario, las que esté en contacto con estos nuevos productosnuevas tecnologías constituyen uno de esos tecnológicos y que haya crecido el equipamien-ámbitos que los adultos reservan para sí. to de los hogares que habitan. De otra parte, una Lo que los datos nos permiten concluir es que reciente investigación del Instituto Nacional dela penetración de las nuevas tecnologías en Estadística sobre las TIC en los hogares (INE,espacios privados, como es el caso del hogar, 2003) reservaba un lugar para los menores deestá posibilitando que los niños se conviertan en edad. Los resultados daban fe del alcance de lausuarios de estas nuevas tecnologías, lo que penetración de estas nuevas tecnologías en elgarantiza que suban al carro de la revolución contexto de la población infantil. Tabla 2. Acceso de los niños españoles de 10 a 14 años a las nuevas tecnologías (%) Fuente: INE (2003) 3 Disponible también on-line en el sitio www.aimc.es144 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 7. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologías Es fácil comprobar como, a pesar de la brecha ratura sobre las consecuencias de la llegada deabierta entre la sociedad española y otras socie- las TIC a la vida cotidiana de la población infan-dades industrializadas en cuanto a la penetra- til. Pues bien, por lo que puede colegirse de lasción de las nuevas tecnologías, no podemos des- cifras, el uso tecnológico queda claramente deli-cartar el hecho de que éstas tienen ya una mitado en dos grandes grupos de tareas o prác-presencia muy significativa entre los más jóve- ticas: las que tienen que ver con el currículumnes. Los datos que ofrece el INE permiten bos- escolar y las llamadas de ocio. Las segundasquejar una representación de esta realidad en la parecen ser las más frecuentes tanto en lo que seque prácticamente uno de cada dos niños entre refiere al uso del ordenador como de Internet,10 y 14 años tienen acceso a ellas. El acceso es aunque en este último caso la diferencia es pocomás frecuente cuando hablamos de un bien de significativa. Aquí si aparecen algunas diver-equipamiento como el ordenador y menos cuan- gencias entre niños y niñas, aunque nuevamentedo nos referimos a la telefonía móvil (que, no son poco abultadas en términos porcentuales.obstante, alcanza ya a una tercera parte de la Por ejemplo, es más frecuente que las niñaspoblación infantil entre 10 y 14 años). Resulta hagan uso de la tecnología con fines escolares,igualmente llamativo que la llamada «brecha de especialmente de la red, mientras que el usogénero» ya no consiste en un problema de dis- masculino se muestra más decantado hacia elponibilidad del equipamiento tecnológico, pues- ocio. No obstante, que 84 de cada 100 niñosto que parece que el acceso de niños y niñas a entre 10 y 14 años con ordenador lo utilicenestas tecnologías se encuentra en niveles muy para realizar trabajos escolares o que casi 79 desimilares, destacando tan sólo la mayor propor- cada 100 utilicen Internet para este mismo fin,ción de niños que disponen de un teléfono parece poner en cuestión la imagen, tantas vecesmóvil. Los datos de este mismo estudio mues- presente en el discurso sobre los riesgos de lastran, en cambio, que las nuevas tecnologías son TIC para la población infantil, del menor detodavía un equipamiento minoritario en entor- edad como un usuario indolente con tendencia anos rurales y pequeños núcleos de población, así abusar de las aplicaciones tecnológicas paracomo en los hogares unipersonales, compuestos fines poco productivos. Más adelante añadire-mayoritariamente por ancianos. Así que, en lo mos algunas notas sobre este último aspecto.que respecta a la sociedad de la información, no En otros lugares donde nos llevan la delanterasólo parece que podemos descartar la hipótesis en esto de la sociedad de la información hacede que los niños estén quedando excluidos sino tiempo que se publican regularmente informesque parecen ser usuarios privilegiados por su que dan cuenta de las tendencias de uso de lasacceso a las mismas, mientras que el déficit nuevas tecnologías por parte de los usuariosestaría por arriba, esto es, en los más mayores. menores de edad, y los resultados suelen ser sor- Cuestión igualmente importante es la del uso prendentes. Uno de los lugares donde estosque hacen los niños de los nuevas tecnologías, informes son más rigurosos es en estadosdado que va a constituirse en el núcleo de la lite- Unidos, donde las TIC se encuentran firmemen- Tabla 3. Uso de las TIC entre los niños españoles de 10 a 14 años (%) Fuente: INE (2003)Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 145
  • 8. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíaste arraigadas y son ya de uso cotidiano para unos muy pronto en su uso. Sin embargo, no es des-37 millones de niños y niñas. En junio de 2001 cartable que las cifras que caracterizan a otrasse editaban los resultados de una gran investiga- sociedades se parezcan cada vez más a esto. Ención sobre el uso que los menores hacen de el caso español la red, como una de las principa-Internet a cargo de la Pew Internet & American les aplicaciones de las TIC, todavía tiene unaLife Project, una organización independiente que cobertura relativamente baja en nuestro contex-pretende constituirse en una fuente privilegiada to: los costes de entrada son altos y la conexiónde datos sobre el ámbito de las nuevas tecnologí- básica lenta y poco fiable, pero si en un futuroas y la población infantil. Algunos de sus hallaz- se corrigen algunos de estos aspectos es alta-gos apuntaban a la consolidación del uso de la mente probable que crezca el papel como usua-red entre usuarios cada vez más jóvenes, trascen- rios de los niños y niñas.diendo un uso puramente académico (Lenhart et Finalmente, otra prueba de que la poblaciónal., 2001). Concretamente: infantil está constituyendo uno de los puntales de — Internet se ha convertido en el eje de la la revolución tecnológica es su papel determi- vida social de una elevada proporción de nante en el crecimiento del número de usuarios adolescentes americanos (aproximada- en las zonas menos desarrolladas del planeta. mente un 73% de los que tienen entre 12 y Muchos países en vías de desarrollo se caracteri- 17 años), y desempeña un papel central en zan por tener poblaciones muy jóvenes, y en sus relaciones con sus iguales, sus familias éstas la difusión de las nuevas tecnologías de la y sus escuelas. información y la comunicación cobra un interés — 13 millones de adolescentes usan profusa- justificable porque está achicando significativa- mente la mensajería instantánea y otras mente la diferencia respecto al mundo desarro- formas de comunicación tecnológica, por llado. En el gráfico que sigue nos hacemos eco lo que hablar con los compañeros mientras de una proyección del número de usuarios de la se está conectado es ya la principal forma red de menos de 18 años en dos ámbitos muy de obtener información y contacto social. diferentes, el de la mitad norte del continente — Muchos de estos chicos son más diestros americano con Estados Unidos y Canadá como en el uso de la tecnología que sus propios países de referencia en cuanto al consumo de padres, por lo que en muchas ocasiones es TIC y el de la mitad sur, al que hemos agregado difícil para los adultos saber con exactitud México. Como se observa en la figura, en unos qué tipo de uso hacen los menores de edad pocos años el número de usuarios en lugares de la tecnología de la que disponen. Un como Colombia, Argentina o Chile va a dupli- 40% de los padres han discutido con sus carse o triplicarse, en una tendencia que parece hijos sobre algún asunto relacionado con ser válida para todo el cono sur, mientras que los Internet usuarios del lado desarrollado van a crecer — Un 87% de los padres y un 78% de los mucho más lentamente. El resultado: una incor- adolescentes cree que la red de redes cons- poración masiva de menores de áreas en desarro- tituye una ayuda eficaz de cara a las tare- llo al tráfico global de la red. Un dato ayuda a as escolares y el proceso educativo. Pero comprender el fenómeno. En el año 2003 los además, son muchos los chicos que opinan usuarios de Internet en América del Norte sobre- que la información que está a su disposi- pasaban a los del sur en una proporción de 9 a 1; ción en Internet no sólo es útil para com- en 2007 el cálculo indica que esta proporción se pletar trabajos escolares, sino también habrá reducido hasta ser de 3 a 1. para averiguar cosas sobre asuntos difícil- Por tanto, a la pregunta de si la población mente tratables con otros adultos (26%) o infantil participa de la silenciosa revolución de simplemente estar a la última en sus prefe- las nuevas tecnologías de la información y la rencias de consumo (54%). comunicación sólo cabe responder positivamen- te, al menos si nos basamos en las evidencias Naturalmente, estas son las cifras de una empíricas que nos sirven para medir la magnitudsociedad que ha llevado hasta el límite las posi- del fenómeno. Cada vez hay más niños y niñasbilidades tecnológicas que ofrecen las TIC y haciendo uso de aplicaciones fundamentales deque, por sus propias peculiaridades socioeconó- estas tecnologías, como la red de redes o la tele-micas, anima a los más jóvenes a que se inicien fonía móvil, y en el conjunto de los usuarios146 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 9. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologías Evolución comparada del número de usuarios de Internet menor de 18 años en Norteamérica y Centro/Sudamérica 2003-07cada vez es mayor su peso relativo. Sin embargo, humano a lo largo de su historia, no es menosesto no significa que la incorporación de estos cierto que las potenciales consecuencias de lamenores a las nuevas tecnologías sea un proceso misma sobre la vida social constituyen un inte-natural o exento de conflicto. Vamos a dedicar rrogante no menos omnipresente en las socieda-alguna atención al análisis del discurso sobre las des humanas. Probablemente ha sido así desdeconsecuencias de las nuevas tecnologías para los que entraron en juego elementos decisivos comoniños, porque éste revela una construcción con- el silex, la rueda, el metal, el telar o la máquinatradictoria que vuelve a abogar por incrementar de vapor, y las nuevas tecnologías compartenlos niveles de control sobre la conducta infantil y con muchos de estos avances tecnológicos eltiende a la victimización del usuario menor de haber lanzado a nuestros congéneres hacia nue-edad. De esta manera, la magnitud de la realidad vas formas de organización social, no siempredel fenómeno, del que nos hemos ocupado en fácilmente previsibles. Es por ello que cuando laeste apartado, queda ensombrecida por los diag- innovación parece introducir un vector de cam-nósticos que sobre ésta se generan, en los que bio social de suficiente magnitud, automática-son las representaciones sociales que el mundo mente nos preguntamos hacia dónde nos condu-adulto hace sobre los niños y sus formas de vida ce y cuáles pueden ser las consecuencias dellos que sirven como eje vertebrador del discurso progreso tecnológico. Surgen los diagnósticos yy materia prima para la polémica. las previsiones sobre el futuro, y la literatura se llena de vaticinios más o menos halagüeños. Las nuevas tecnologías de la información no3. LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y SU sólo no escapan a esta tendencia, sino que la IMPACTO SOBRE LA VIDA INFANTIL: magnifican. Ciertamente, el ritmo de la innova- ¿RIESGOS O DESAFÍOS? ción tecnológica es hoy acelerado, y los cambios en la nuestras vidas cotidianas se suceden con Si bien es cierto que la innovación tecnológi- rapidez. En estas circunstancias no es extrañoca constituye una constante que acompaña al ser que exista ya un cuerpo voluminoso de literatu-Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 147
  • 10. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíasra científica que gira alrededor de las posibles cia de prótesis para la comunicación, producenconsecuencias de la implantación masiva de las el efecto contrario: generan aislamiento, reem-nuevas tecnologías. Resulta asimismo un hecho plazan las relaciones humanas por sustitutossignificativo que la mayor parte de los análisis cibernéticos nunca del todo satisfactorios y con-presentes en esta literatura son recurrentes y tribuyen a que exista una saturación de informa-poco optimistas respecto de la llamada sociedad ción que, lejos de facilitarla, dificultan la inter-de la información. Una apreciación que tiende a acción comunicativa y producen ruido yacentuarse cuando se trata la cuestión del confusión (Forester, 1992). La mayor parte deimpacto de las TIC sobre la vida infantil. los escenarios futuros tienen que ver con la pro- Recurrentes porque, bajo la apariencia del bable tendencia a la fragmentación social, ladiscurso que trata sobre una nueva realidad atomización de la comunidad y, en general, lasocial, tienden a reproducir de manera mimética construcción de una sociedad comunicada enlas consideraciones vertidas con anterioridad tiempo real en la que se produce, paradójica-ante desarrollos tecnológicos similares. Muchas mente, un aislamiento creciente de sus unidadesde las apreciaciones que existen hoy día sobre individuales (Castells, 1996). Hay quien ha lle-los riesgos del uso de Internet, por ejemplo, no gado a definir la sociedad de las nuevas tecno-son tan distintas de las ideas vertidas a raíz de la logías como una sociedad «autista» (Baruch,popularización de la televisión o el cine, y se 2001), caracterizada por la falta de contactobasan en una imagen ciertamente pobre del emocional normal, el desarrollo de rutinas repe-usuario de estas tecnologías, que a menudo titivas o la dificultad para hablar y comunicarse,resulta ser sólo un individuo dominado por el entre otros aspectos. Desde este punto de vista,poder hipnótico de las mismas (Wartella y Internet constituiría un pobre sustituto delJennings, 2000). Poco optimistas porque, como mundo real y una causa demostrada de soledadya hemos adelantado, manejan representaciones y estados depresivos, al tiempo que interferiríaconceptuales del sujeto que entra en contacto con otras actividades causando adiccióncon los medios tecnológicos que lo convierten (Brenner, 1997; Kraut et al., 1999). Preci-en una victima potencial y, en raras ocasiones, samente, la cuestión de la adicción ha sido unoun individuo creativo o capaz de aprovechar las de los caballos de batalla del discurso que alertapotencialidades de las TIC sin caer en sus ame- de las amenazas de la sociedad de la informa-nazas. Por supuesto, la consideración del niño ción: especialmente desde que se publicaran loscomo un sujeto especialmente vulnerable e primeros datos relativos al IAD [Internetindefenso, a la par que notoriamente inmaduro,como veremos al tratar sobre la representación Addiction Disorder] (Estallo, 2001). La otrasocial de la infancia, acentúa estos rasgos y pro- gran pieza de este discurso la constituye la cues-porciona al diagnóstico sobre las consecuencias tión de la pornografía y la falta de control sobrede las nuevas tecnologías en la vida infantil un los contenidos y usuarios de la red de redes.tinte ciertamente sombrío. Igualmente, han proliferado los encuentros sexuales entre internautas y los mensajes y gru- pos de noticias en torno a prácticas sexuales que3.1. EL DIAGNÓSTICO DEL IMPACTO DE en muchos casos son consideradas como deni- LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS SOBRE grantes u ofensivas por el público general, como LOS NIÑOS: ENTRE EL NEOLUDISMO Y nos informan Lamb (1998) y Rosemberg LA TECNOUTOPÍA (1993); la mayor parte de las veces sustentados sobre identidades falsas y fantasías sexuales que En líneas generales, se ha argumentado que ocasionalmente derivan hacia contactos perso-las nuevas tecnologías de la información y la nales fuera del ciberespacio, terreno en el quecomunicación producen un efecto paradójico nos enfrentamos a la creciente amenaza de lasobre las personas. Lejos de contribuir a la pornografía infantil y las redes de pederastia,comunicación entre seres humanos contribuyen con lo que entra la escena la infancia para ofre-a distanciarnos y empobrecer nuestras relacio- cerse simultáneamente como imagen de la victi-nes sociales. Es ésta una constante del diagnós- mización de determinados colectivos de pobla-tico sobre la influencia de las TIC en nuestras ción, indefensos ante la influencia de las nuevasvidas. Las nuevas tecnologías, bajo su aparien- tecnologías, así como referente de la ruptura de148 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 11. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíaslos valores y formas de vida tradicionales por gico la palanca que cambiará el mundo definiti-efecto de la innovación tecnológica. vamente. Nada nuevo bajo el sol. No obstante, No es este el espacio para analizar crítica- pese a defender posicionamientos tan distintos,mente todas estas referencias, pero sí para obje- el autor sostiene que pecan de las mismas debi-tar brevemente sobre sus planteamientos. Como lidades: fundamentalmente un enfoque que llevahemos indicado, el sustrato antropológico de a ambas posturas a adoptar una visión esencia-estos diagnósticos pasa por una imagen empo- lista de la infancia y la juventud y a dar unabrecida del usuario de tecnología. El individuo explicación excesivamente determinista delse encuentra indefenso ante el progreso tecnoló- papel que juegan los medios y la tecnología,gico, que le encierra en una cuadrícula que pare- basado en una especie de sentimentalismo sobrece derivar de la tecnología misma y no del con- los niños que no logra reconocer la diversidadtexto en que se produce o de la manera en que de la experiencia vivida de la infancia y de laséstas se insertan en el conjunto de relaciones relaciones de estos con los medios.humanas que constituye la vida social. La tec- Sin embargo, aunque compartimos la descrip-nología parece tener la capacidad de «inyectar» ción de Buckingham y su crítica a las visionesalgo a los individuos, sin que estos puedan resis- esencialistas de la relación entre infancia y nue-tirse, como ya ha expuesto convincentemente vas tecnologías, creemos que ambos posiciona-Meirowitz (1985). mientos están desigualmente representados en el Pero, ¿y los niños? En cierta medida, la pecu- conjunto de la literatura sobre el advenimientoliar situación de la población infantil, excluida de estas nuevas tecnologías. Un análisis somerobajo el argumento de la inmadurez de buena de la misma revela que el diagnóstico sobre elparte de los procesos sociales en los que partici- fenómeno participa más del primero que delpan los adultos o reubicados como sujetos pasi- segundo. Esto es, presta más atención a las ame-vos en muchos otros, explica porqué el tono del nazas que a los posibles desarrollos positivos dediscurso sobre las nuevas tecnologías y su la misma, ofreciendo un bosquejo francamenteimpacto sobre la infancia ha venido a reprodu- pesimista de la situación.cir, amplificado, este tono fatalista. Así, el núcleo distintivo del discurso que aler- En realidad, como argumenta David ta de las consecuencias de la difusión de las nue-Buckingham (2002), el análisis de las conse- vas tecnologías entre la población infantil portacuencias de la irrupción de las TIC en la vida la impronta inconfundible de la representacióninfantil no encuentra término medio en el que de la infancia desde la perspectiva de la victimi-expresarse, sino que oscila de forma un tanto zación. En él quedan albergadas las que son,contradictoria entre dos opciones diametralmen- más allá del problema de la tecnología y su uso,te opuestas: por un lado los que denuncian que las principales obsesiones y zozobras del mundola innovación tecnológica no sólo es perjudicial adulto: la contaminación del niño, su manipula-para los niños, sino que significa la misma ción, especialmente en manos de otros adultos,muerte de la infancia4 y han sido su verdugo; y en última instancia su maduración precipitadadel otro, los que confían ciegamente en las posi- y desviada. El tipo de alertas que se construyenbilidades de la misma para generar, casi auto- sobre el impacto de las TIC en la vida infantilmáticamente, un mundo mejor para la población tienen mucho que ver con estos elementos sub-infantil, que se incorporará a las TIC de manera yacentes, cuando no se identifican abiertamentenatural y espontánea. Neoludismo temeroso de con ellos.las máquinas que sustituyen a los seres humanos Ya hemos indicado que algunos autores hano tecnoutópicos que ven en el progreso tecnoló- visto en la penetración tecnológica un signo 4 El título original de la obra de Buckingham es muy explícito: tras la muerte de la infancia, creciendo en la era de los medios elec-trónicos [After the Death of Childhood, Growing up in the Age of Electronic Media]. Sin embargo, en un alarde de adultocentrismo el edi-tor español ha hecho desaparecer la primera parte, omitiendo cualquier referencia a la infancia en un libro que trata sobre la interacciónentre los niños y la tecnología. La obra merecía mejor suerte. Por otra parte, la expresión que hace referencia a la «muerte» de la infanciatal y como la conocemos se popularizó a raíz de la publicación del libro de Neil Postman (1984), entre cuyos argumentos se encontrabauna clara acusación a las nuevas tecnologías y su penetración en los hogares por haber difuminado la frontera entre lo público y lo priva-do, así como entre el mundo adulto y el infantil, causando la destrucción de una hipotética infancia pasada que el autor describe con níti-da añoranza.Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 149
  • 12. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíasinequívoco de la muerte de la infancia, enten- 1993a; 1993b; Funk et al., 1996a; 1996b; 1997;diendo que tal óbito viene a clausurar el mundo 2000; Munné y Codina, 1992).del pasado, en el que los niños podían crecer Mención aparte merece una de las cuestioneslejos de la irrupción de los males del mundo que más ha impactado en la opinión pública enadulto en un espacio propio claramente separa- lo que a niños y nuevas tecnologías se refiere: eldo del resto de la vida social y sin peligro de que control de los contenidos a los que tienen acce-la inocencia característica de la edad infantil so los niños a través de Internet. En realidad,resultara vejada por contenidos degradantes o esto se refiere a toda aquella información que seintimidatorios. Sin ser tan radical, el diagnóstico estima pueda resultar ofensiva o perjudicial parasobre las TIC y la población infantil discurre por el desarrollo personal de niños y adolescentes;un cauce parecido. pero en la práctica el discurso ha venido gravi- Es frecuente señalar, por ejemplo, que las nue- tando de manera dominante sobre el problemavas tecnologías han alejado al niño del mundo de la pornografía5. En cualquier caso, no deja deque le es natural, el del juego con sus pares, sus- ser cierto que la red ha permitido, entre otrastituyendo la interacción social por la pobre comu- cosas, la proliferación de sitios en los que senicación cibernética y trocando el espacio del ofrece supuesta pornografía infantil y se reúnen,juego tradicional por una pantalla y un videojue- aprovechando las ventajas de la tecnología,go (Moll, 1998; Nissenbaum y Walker, 1998; comunidades de individuos que hacen uso deSubrahmanyan et al., 2000). Los mismos autores ella e intercambian información sobre sus prác-nos advierten de otros problemas más concretos ticas al margen de la ley. En este sentido, la pre-pero igualmente importantes: las nuevas tecnolo- ocupación es doble en la medida que el niño aparece tanto como víctima de la distribución degías de la información y la comunicación no sólo material pornográfico (a través del spam, porgeneran aislamiento, también producen obesidad, poner un caso), que en muchos casos puede serdepresión, ansiedad y adicción. De acuerdo con un reclamo para intentar un contacto en ellas evidencias empíricas, el establecimiento de mundo real, como también objeto de la misma,relaciones duraderas en entornos telemáticos al convertirse en el sujeto exhibido (Freeman-podría no ser sino un indicador de un fuerte des- Longo, 2000; Hick y Halping, 2001; Mc Cabe,ajuste familiar y de un déficit de comunicación 2000; Oswell, 1998; Stanley, 2001).en el entorno «natural» del niño y el adolescente El panorama resulta, por tanto, desalentador,(Wolack et al., 2003). También el ocio electróni- y en lo que se refiere estrictamente al análisis deco lleva su parte de pecado en todo esto: Parece las consecuencias de la propagación de las nue-claro que tras el contacto con videojuegos los vas tecnologías entre la población infantil seniños reproducen conductas violentas con más decanta nítidamente hacia un diagnóstico pesi-frecuencia (Kirsh, 1998), al tiempo que se señala mista sobre dichas consecuencias. Sin embargo,cómo son los juegos en los que interviene algún pueden construirse muchas objeciones a taltipo de contenido violento los preferidos por modo de ver las cosas. Por ejemplo, que siendoniños y jóvenes (Funk y Buchman, 1996a; una mirada sobre la vida infantil, en realidad elProvenzo, 1991). De hecho, los videojuegos niño cuenta poco y raramente se escucha su voz,constituyen, a tenor de las pruebas experimenta- o que existe una sobredeterminación de los peli-les realizadas, una fuente de aprendizaje de com- gros y amenazas y una clara subestimación deportamientos violentos y pautas inapropiadas de sus posibles ventajas. Nuestra hipótesis es que elinteracción, a la par que también conllevan un diagnóstico es más el producto de la representa-riesgo demostrado de incitar al abuso o el uso ción adulta de la infancia que un reflejo fiel decompulsivo y, nuevamente, la adicción (Funk, la realidad social. 5 Esto no debe resultar sorprendente, pues la imagen del niño que visita sitios pornográficos encaja mal con la representación del menorinocente y vulnerable que gustan de esgrimir los críticos con la sociedad de la información y sus consecuencias. Sin duda alguna, la pre-sencia del sexo en todas sus formas, incluso aquellas que incluyen al niño como víctima directa de la explotación sexual, es un duro golpepara los adultos que han aprendido a ver en la infancia una reserva moral, exenta de los vicios adultos, ya sean estos públicos o privados.150 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 13. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologías3.2. LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LA el estudio de las representaciones sociales y su INFANCIA: LAS REPRESENTACIONES análisis es una parcela de la realidad social que SOCIALES Y SU INFLUENCIA SOBRE EL escapa a nuestros objetivos y al que no podemos DISCURSO DE LOS ADULTOS dedicar el espacio que se merece, dado que está involucrado claramente en nuestra percepción El estudio del impacto de las TIC sobre la sobre las condiciones de vida de los niños6.población infantil, por tanto, se mueve en medio Retendremos tan sólo la idea de que la imagende posiciones ambiguas en las que se echa en compartida sobre lo que la infancia es o debe serfalta más investigación empírica con menores resulta una variable influyente en el análisis depara contrastar los aspectos contradictorios del la vida social del niño, y con demasiada fre-discurso (a la par que ciertamente alarmista) cuencia tal imagen compartida incluye unasobre las amenazas de la sociedad de la infor- caracterización de los menores de edad que tien-mación. Si no se atiende a la representación de a minusvalorar su capacidad en tanto agentessocial de la infancia y a la manera en que cada sociales poniendo el acento sobre la vulnerabili-sociedad construye un espacio social para ser dad, la maleabilidad, la fragilidad e inclusohabitado por los niños, resulta extremadamente sobre su peligrosidad social cuando resultancomplicado interpretar la naturaleza y dirección expuestos a determinados ambientes y conteni-del cambio tecnológico y sus efectos sobre las dos. Hay quien se ha ocupado de señalar, en estecondiciones de vida de la población infantil. mismo sentido, que la representación social del De todo lo dicho se habrá deducido que las niño se encuentra dominada por estereotipos enaparentes contradicciones producidas en el dis- los que encaja malamente la diversidad de expe-curso sobre el impacto de la sociedad de la riencias que caracteriza tal momento del cicloinformación sobre los niños son, más bien, el vital, tales como: el niño víctima, seducido enresultado del papel interviniente que adoptan las virtud de su dependencia y vulnerabilidad yrepresentaciones sociales sobre la infancia que cuya contrapartida es el incremento del controlcirculan en nuestras sociedades. En la práctica, que los adultos ejercen sobre la vida infantilesto significa que raramente realizamos diag- para evitar la contaminación de la infancia; elnósticos asépticos ni juicios objetivos sobre lo niño en peligro, aquél que podría entrar en con-que las nuevas tecnologías de la información y tacto con el mundo reservado para los adultos;la comunicación suponen en el ámbito de la vida finalmente, el niño peligroso, que busca activa-infantil. Por el contrario, son muchas las veces mente aproximarse a este mundo o perteneceen que creemos estar observando la realidad y inevitablemente a él y que es estigmatizado porsólo conseguimos reproducir una idea preconce- cuanto su conducta se desvía de aquella que atri-bida, de la misma manera que no resulta infre- buimos a la infancia, hasta tal punto que se dudacuente desgranar conclusiones sobre cómo de su niñez (Oswell, 1998).viven los niños que son, en realidad, juicios En un sentido más general, la investigaciónretrospectivos en los que más bien analizamos empírica ha servido para desvelar los compo-nuestro concepto de la infancia, el recuerdo par- nentes esenciales de la representación social deticular de nuestras vivencias infantiles, o ideas la infancia. Lo que encontramos es una tenden-muy generales sobre lo que se supone que es un cia muy clara a subestimar la madurez de losniño y cómo debe vivir. niños, lo que escora el discurso hacia la necesi- Bajo el diagnóstico, por tanto, suele latir la dad del control y la sobreprotección. Algunos derepresentación colectiva, utilizando una termi- los rasgos principales de la representación socialnología Durkheimiana, o una representación de la infancia en la sociedad española incluyensocial o imagen compartida subjetivamente, si la consideración del niño como una «propiedad»queremos ser más precisos. Lamentablemente, de la familia; el acento sobre su vulnerabilidad e 6 Efectivamente, el campo del estudio de las representaciones sociales sobre la infancia viene desarrollándose con insistencia en losúltimos años. Existe ya un cuerpo bibliográfico muy interesante al que se puede acudir para ampliar información, y al que me remito parasu consulta. El origen del término nos lleva a la obra de Moscovici (1979), que las define como sistemas de valores, ideas y prácticas com-partidos por los individuos que juegan un papel fundamental en la comunicación y conducta interindividual, así como en la comprensiónde la realidad. Su obra ha sido continuada por parte de autores tales como Jodelet (1991; 1993) y Farr (1993). En el ámbito nacional des-tacan los trabajos de Ferrán Casas (1992), y desde un plano netamente sociológico puede acudirse al estudio de Aguinaga y Comas (1991).Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 151
  • 14. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíasinmadurez; la representación del mismo exclusi- neidad. Hemos reproducido a continuación, paravamente en términos de víctima o, por el con- ejemplificar esta cuestión, el decálogo paratrario, potencialmente peligroso; así como el padres sobre el uso responsable de Internet de laescaso o nulo reconocimiento de la idea de que Asociación Española de Pediatría (AEP).el niño puede ser portador de derechos y partic- Podemos comprobar cómo los consejos parapar activamente en el espacio público prevenir las amenazas de los nuevos medios se(Alfageme et al., 2003). basan, casi en su totalidad, sobre el control del La influencia de estos factores señalados menor y la fiscalización de su interacción tele-puede explicar el acento alarmista que se ha mática, existiendo, como contrapartida, escasaspuesto en el diagnóstico del impacto de la socie- iniciativas centradas en su cualificación comodad de la información sobre los niños y niñas. usuario o el uso responsable de la red sin super-Puede comprobarse esto, por ejemplo, si anali- visión directa del adulto.zamos el tipo de información transmitida por los Sin embargo, es posible imaginar otro ordenmedios de comunicación en relación a esta cues- de cosas. Uno que permita contemplar los ries-tión. La imagen del niño adicto a su consola de gos y ventajas de las nuevas tecnologías sin dis-videojuegos; o del menor que ha sido forzado a minuir al mismo tiempo el papel de los niños yvisitar páginas pornográficas; o incluso los que niñas. Pero esta nueva mirada pasa ineludible-han sido contactados por adultos con el propósi- mente por otorgar a éstos un lugar privilegiadoto de abusar de ellos es la predominante en el como actores y constructores de la sociedad queimaginario colectivo. Es evidente que todas habitan, despojándolos así del estigma de la vic-estas cosas ocurren; pero no es menos cierto que timización que tan frecuentemente aparece en lason sólo una pequeña parte del campo de fenó- literatura que hemos manejado hasta el momen-menos que supone la irrupción de la nueva tec- to. Para ello, prestar oídos a la voz de los meno-nología en nuestras vidas y las de los niños. El res de edad es una tarea inexcusable, así comoproblema es que el menor que utiliza la red para rechazar visiones esencialistas y diagnósticosrecabar información para sus trabajos escolares; que parten de una interpretación determinista deo el que tiene problemas de movilidad y gracias las consecuencias de la innovación tecnológica.a Internet mantiene una red de sociabilidad; o elque aprende a distancia; o el que simplemente sedivierte en red con el resto de sus congéneres ha 3.3. OTRA FORMA DE VER LAS COSAS: ELdesaparecido de tal imaginario. El discurso NIÑO COMO CONSTRUCTORadultocéntrico ha encontrado una sola manerade resolver este entuerto, consistente en produ- El problema de fondo reside en que durantecir información contradictoria: por un lado, se mucho tiempo hemos contado con modelosafirma la inevitabilidad del advenimiento de las extremadamente reduccionistas a la hora deTIC como un signo del cambio de los tiempos y representar la relación entre los niños y la tec-se propaga la idea de que la alfabetización tec- nología, lo que finalmente ha sido denominadonológica es la llave del futuro progreso; por otro, (y criticado) como modelo HCI (Humanse trata, paradójicamente, de excluir al niño del Computer Interaction), en los que la compleji-uso de estas tecnologías por resultar estas peli- dad cultural de la vida del niño queda sustituidagrosas o poco convenientes para los menores por diseños experimentales o estudios parciales(Fager et al., 2001). La exclusión está servida. que, desde una perspectiva sociológica, se nos Quizás sea ésta la razón que explica por qué antojan claramente insuficientes. Recientemen-cuando los adultos esgrimimos el argumento de te, nuevos enfoques han hecho su aparición, yla protección del menor sólo somos capaces de cada vez encontramos más investigaciones quetraducirlo en términos de control. Las recomen- intentan estudiar los niños en su propio contex-daciones sobre el «buen uso» de las nuevas tec- to cultural, evitando el riesgo del adultocentris-nologías son un compendio muy ilustrativo de mo (Jessen, 1999; Yates y Littleton, 1999;este problema, puesto que tienden a mostrar Holloway y Valentine, 2001). La diferencia radi-cómo el diagnóstico sobre la seguridad de la red ca en que, en este tipo de investigaciones, losy otras aplicaciones tecnológicas se escora irre- niños y niñas no son simples organismos res-mediablemente hacia la criminalización de las pondientes, ni sujetos desprovistos de identidadactividades del niño y la sospecha sobre su ido- cultural, sino agentes sociales plenos a los que152 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 15. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologías Tabla 4. Decálogo para padres de uso responsable de Internet de la AEP Fuente: acceso on-line (http://www.aeped.es/infofamilia/temas/internet.htm)se considera informantes priveligiados a la hora dos a la luz de lo que sabemos sobre la culturade poder emitir un diagnóstico sobre el efecto de infantil y la manera en que los niños viven ylas nuevas tecnologías sobre sus vidas. experimentan su infancia. Como resultado de este nueva perspectiva, Por ejemplo, respecto de la cuestión del niñoque supone algo más que una simple reubica- como víctima en el contexto de la implantaciónción del niño para convertirse en una inversión de las nuevas tecnologías, es necesario hacerde rango metodológico y epistemológico, des- notar que estos están lejos de ser usuarios pasi-cubrimos que algunos de los riesgos de la socie- vos que desconocen por completo los peligrosdad de la información para con los menores de que acechan tras la apariencia golosa del entor-edad son más una proyección de la representa- no telemático o virtual. Esto no es lo mismo queción social de los adultos que un fenómeno cla- decir que no existen riesgos, pero sí equivale aramente delimitable en la realidad social, y otros reconocer la necesidad de replantearnos su natu-existen como tales pero pueden ser reinterpreta- raleza. Y así sucede en la medida en que una dePolítica y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 153
  • 16. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíaslas ideas que forman parte del imaginario colec- esta misma línea de trabajo Orleans y Laneytivo sobre la infancia consiste en mostrar el ries- (2000) plantean el estudio de la relación entrego como un patrimonio exclusivo del mundo los menores y el uso de la tecnología desde unadulto. La sobreprotección del niño es una parte modelo naturalista y utilizando técnicas cualita-integrante de tal imaginario, y para tal fin las tivas de investigación, alcanzando también con-zonas de juego en el medio urbano se han valla- clusiones divergentes del discurso oficial sobredo, las ventanas se han dotado de cierres a prue- los riesgos de las nuevas tecnologías. Su estudioba de manos infantiles y el juego se circunscri- revela que la hipótesis del aislamiento parecebe a espacios «seguros» en los que el menor no tener sentido con los menores que hacen un usopuede escapar de la supervisión de los adultos. más intensivo de la tecnología, pero es poco útilLa realidad, sin embargo, tiende a revelarse de para ser aplicada a la población infantil en gene-manera distinta cuando los investigadores se ral. Lejos de admitirla, por tanto, generan unaaproximan a ella, desvelando usuarios compe- hipótesis alternativa: en el contexto de los gru-tentes y autónomos que han desarrollado sus pos de pares y también en el contexto de lospropios sistemas de gestión del riesgo (Olesen, núcleos domésticos, la tecnología puede estar1999), lo cual es lo mismo que poner en eviden- reforzando las pautas tradicionales de sociabili-cia que muchos de las supuestas amenazas de dad infantil e incluso generando otras nuevas.las TIC son conocidas por los niños. No se tratade hacer apología del riesgo como instrumentopedagógico, sino de apostar por dotar a los 4. A MODO DE CONCLUSIÓNmenores de los recursos necesarios para sortear-lo antes que apartarlos de la vida social o Aunque hemos insistido en las dificultades derecluirlos en espacios seguros que, a la postre, realizar una medición precisa del alcance de lason antes que nada espacios supervisados en los penetración de las nuevas tecnologías de laque el niño resulta atrapado en una cuadrícula información y la comunicación en el contextode control. de la población infantil, las evidencias de que Esto último tiene una aplicación muy intere- disponemos apuntan a que cada vez es más fre-sante en el estudio de uno de los fenómenos cuente —y no sólo en las llamadas sociedadescaracterísticos de la infancia de las sociedades desarrolladas— encontrar este tipo de equipa-desarrolladas: el problema del aislamiento miento tecnológico en el espacio de los hogaressocial y la soledad infantil. Se ha repetido insis- y fuera de él, lo que posibilita el acceso masivotentemente que las nuevas tecnologías son las de los menores de edad a la revolución tecnoló-culpables de un creciente aislamiento de la gica que estas tecnologías suponen. Los ordena-población infantil, que ha sustituido la interac- dores personales, la telefonía móvil o la red deción social y el juego compartido por el chat y redes forman ya parte de la vida cotidiana deel ocio tecnológico sedentario frente al televisor muchos niños y niñas; buena prueba de ello eso la pantalla del ordenador. En realidad, bien el hecho de que está descendiendo la edad de lospodríamos preguntarnos si este fenómeno no es, usuarios de las TIC al tiempo que aumenta sumás bien, consecuencia de la rigidez con que los destreza en el uso de un equipamiento tecnoló-adultos dividen y reglamentan el espacio social gico cada vez más variado y complejo.en el que se mueve la vida infantil. Precisamen- Precisamente, la constatación de la plenate, las evidencias empíricas de las que dispone- incorporación de los menores de edad al uso demos sugieren que no es aislamiento todo lo que las TIC puede explicar la proliferación de litera-reluce. Parece claro que uno de los rasgos dis- tura científica alrededor de la cuestión deltintivos del uso que los niños hacen de las nue- impacto de estas nuevas tecnologías tanto sobrevas tecnologías es el convertir determinados las condiciones de vida de los niños como sobreproductos tecnológicos concebidos para su uso la infancia misma, si ésta se entiende como unaindividual en el centro de una intensa interac- etapa fundamental del ciclo vital de los seresción social. A este respecto, el uso grupal imbri- humanos. Al analizar esta literatura hemos com-cado en complejas redes de sociabilidad parece probado cómo tiende a generar diagnósticos queser la tónica en el caso de las pequeñas video- oscilan entre la victimización del menor, al con-consolas portátiles o las mascotas virtuales siderarlo únicamente como un usuario fácilmen-(Jessen, 1999; Garitaonandia et al., 1999). En te manipulable y poco conocedor de los riesgos154 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 17. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíaspotenciales de las TIC, o su criminalización, al un compromiso entre el rigor científico y el res-hacerlo parecer un usuario peligroso por ser pro- peto por la voz de los menores, funcionandopenso a destinar para las nuevas tecnologías un como garante de un análisis que conoce las limi-uso perverso o perjudicial para el resto de la taciones que imponen las representacionessociedad. Por esta razón, la imagen del niño que sociales, nuestras representaciones socialesemana de este diagnóstico pone el acento sobre sobre la infancia, a la propia interpretación desu capacidad para desbordar el control impuesto las condiciones de vida de los niños. Para ello,por los adultos o bien sobre el riesgo potencial es necesario:que este corre de acabar siendo víctima de las Huir del reduccionismo que supone el campoconductas desviadas de los adultos, amén de las experimental y el modelo HCI. Desde un puntoya conocidas advertencias sobre los posibles de vista sociológico intentar determinar elefectos orgánicos y psicológicos de las TIC, impacto de las TIC sobre los niños supone con-tales como: el aislamiento social, la depresión, siderar la red de fenómenos compleja que cons-la búsqueda de un sustitutivo del mundo real o la tituye la vida social de la población infantil, yobesidad. Lamentablemente, la literatura que se cómo ésta se ve afectada por las decisiones deocupa de analizar el impacto de las nuevas tec- los adultos.nologías sobre la población infantil no ha pues- Intentar producir diagnósticos no adultocén-to el mismo cuidado en describir los posibles tricos, apoyados sobre un análisis preciso de lasusos positivos de estas tecnologías, ni en recal- ideas preconcebidas sobre la infancia que entrancar que los problemas que sufren los niños fren- a formar parte del discurso adulto sobre las con-te al PC no son tan diferentes de los que pueden diciones de vida de los niños.afectar a los propios adultos y se enmarcan en el Y, por supuesto, traer al menor al primerseno de una cultura grupal y una vida social que plano convirtiéndolo en unidad de observa-no es simplemente un reflejo del mundo de los ción, primando aquellas técnicas de investiga-adultos. ción y diseños metodológicos que propicien su Se ha argumentado que esto proviene, por un participación. Es a esto a los que nos referimoslado, de la pobreza de los diseños experimenta- al estimar que debemos oír «la voz» de losles con que hasta ahora se ha analizado la cues- menores.tión, que no recogen la complejidad de la cultu- Podemos identificar la utilidad de estosra infantil ni reconocen el papel activo del niño hallazgos con el redescubrimiento del niñocomo constructor de su relación con la tecnolo- como agente social, como participante activo engía que, desde una perspectiva sociológica, es la construcción del entorno que acoge su madu-más que evidente. Por otro, también se ha seña- ración social. Y aunque esto no es lo mismo quelado que las representaciones sociales de la creer en la bondad de dicho entorno, suponeinfancia actúan como variables intervinientes concederle un papel protagonista que quedaque distorsionan el diagnóstico orientándolo sis- muy lejos de poder ser interpretado en rígidostemáticamente hacia la victimización del menor diseños experimentales y diagnósticos ajenos ao bien a su respuesta en términos prácticos: el la voz propia de la población infantil. De aquíincremento del control sobre la conducta del que la reivindicación de su reconocimientoniño. En cualquier caso, nos parece necesario como participante de la sociedad que habitaapuntar que existe una necesidad más que evi- conduzca, de manera natural, a la propuesta dedente de abordar la relación entre las nuevas tec- la participación de pleno derecho del niño en losnologías y la población infantil contando con diseños de investigación y los entramados meto-nuevas herramientas teóricas que nos permitan dológicos que se plantean para conocer mejorsuperar esta tendencia a la victimización del sus condiciones de vida en el contexto de laniño, presentándolo más como un sujeto que sociedad de la información. En última instancia,como una víctima, un ser pre-social o, lo que es mejorar nuestro conocimiento de la realidadpeor, como un objeto. social es mejorar los instrumentos con que Por tanto, si queremos un diagnóstico más actuamos sobre ella, por lo que el reconoci-preciso de lo que la sociedad de la información miento del papel central del niño en la revolu-significa para los niños, deberíamos hacer lo ción tecnológica no supone una renuncia a com-posible por incorporar la visión sociológica tal y batir las amenazas que pudiera contener lacomo ha sido definida con anterioridad, como sociedad de la información, sino un compromi-Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 155
  • 18. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíasso orientado a la reducción de sus riesgos para mento del control sobre los menores, lo que, degarantizar la optimización de sus beneficios paso, lejos de servirles de ayuda, sólo los reubi-para con los niños en lugar de un simple incre- ca en una posición de exclusión.BIBLIOGRAFÍAAGUINAGA, Josune y COMAS, Domingo (1991): Infancia y adolescencia: la mirada de los adultos, Madrid, Ministerio de Asuntos Sociales.AIMC (2004): «Audiencia de Internet 2004», acceso on-line (www.aimc.es).ALFAGEME, Erika et al. (2003): De la participación al protagonismo infantil: propuestas para la acción, Madrid, Plataforma de Organizaciones de Infancia-Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.AMICHAI-HAMBURGER, Y. (2002): «Internet and personality», Computers in Human Behavior, Vol. 18, pp. 1-10.BARUCH, Yehuda (2001): «The autistic society», Information and Management, nº 38, pp. 129-136.BELL, Daniel (1976): El advenimiento de la sociedad postindustrial, Madrid, Alianza.BRENNER, V. (1997): «Parameters of Internet use, abuse and addiction: the first 90 days of Internet Usage Survey», Psychological Reports, Vol. 80, pp. 879-882.BUCHMAN, Debra y FUNK, Jeanne B. (1996): «Video and COmputer Games in the 90´s: Children´s Time commit- ment and game preference», Children Today, Vol. 24, nº 12-15.BUCKINGHAM, David (2002): Crecer en la era de los medios electrónicos, Madrid, Morata.CASAS AZNAr, Ferrán (1992): «Las representaciones sociales de las necesidades de niños y niñas, y su calidad de vida», Anuario de Psicología, nº 53, pp. 27-45.CASTELLS, Manuel (1996): «The Net and the Self. Working notes for a critical theory of the informational society», Critique of Anthropology, Vol. 16, nº 1, pp. 9-38.COMPUTER ECONOMICS (2003): Internet Management, Vol. 9, nº 10 (www.computereconomics.com).CORSARO, William A. (1997): The Sociology of Childhood, Thousand Oaks (Cal.), Pine Forge Press.ESTALLO, Juan A. (2001): «Usos y abusos de Internet», Anuario de Psicología, Vol. 32, nº 2, pp. 95-108.FAGER, Keri et al. (2001): «Constructing the Child Computer Use: from public policy to private practices», British Journal of Sociology of Education, Vol. 22, nº 1, pp. 91-108.FARR, R. M. (1993): «Las representaciones sociales», en: Moscovici (coord.) (1993) Psicología Social, Barcelona, Paidós.FREEMAN-LONGO, Robert E. (2000): «Children, Teens and Sex on the Internet», Sexual Addiction & Compulsivity, Vol. 7, nº 1-2, pp. 75-90.FORESTER, Tom (1992): «Megatrends or Megamistakes? What Ever Happened to the Information Society», The Information Society, Vol. 8, pp. 133-146FUNK, Jeanne B. (1993a): «Video Games», Adolescent Medicine, Vol. 4, pp. 589-598.— (1993b) «Reevaluating the Impact of Video Games», Clinical Pediatrics, Vol. 32, pp. 86-90.FUNK, Jeanne B. et al. (1996a): «Playing Violent Video Games and Adolescent Self-Concept», Journal of Communication, Vol. 46, pp. 19-32.— (1996b): «Children´s Perception of Gender Differences in Social Approval for Playing Electronic Games», Sex Roles, Vol. 35, nº 3-4, pp. 219-231.— (1997): «Children and Electronic Games in the United States», Trends in Communication, Vol. 2, pp. 111-126.— (2000): «Preference for Violent Electronic Games, Self-Concept, and Gender Differences in Young Children», American Journal of Orthopsychiatry, Vol. 70, nº 2, pp. 233-241.GARITAONANDIA, Carmelo et al. (1999): «Qué ven y cómo juegan los niños españoles», ZER. Revista de Estudios de la Comunicación, nº 6, pp. 67-95.GARNHAM, Nicholas (1998): «Information Society Theory as Ideology: A Critique», Society and Leisure, Vol. 21, nº 1, pp. 97-120.HICK, Steven y HALPIN, Edward (2001): «Children´s Rights and the Internet», Annals of the American Academy of Political and Social Sciences, Vol. 575, pp. 56-70.HOLLOWAY, Sarah L. y VALENTINE, Gill (2001): «’It´s Only as Stupid as You Are’: children and adult´s negociation of ICT competence at home and at school», Social and Cultural Geography, Vol. 2, nº 1, pp. 25-42.INE (2001):Estadísticas de la Sociedad de la Información, Madrid, Instituto Nacional de Estadística.— (2003): Encuesta de Tecnologías de la Información en los hogares 2003, Madrid, Instituto Nacional de Estadística (acceso online INEBASE www.ine.es)156 Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 1: 139-157
  • 19. Iván Rodríguez Pascual Infancia y nuevas tecnologíasJAMES, Allison y PROUT, Alan (ed.) (1997): Constructing and Reconstructing Childhood: Contemporary Issues in the Sociological Study of Childhood, Londres, Falmer Press.JENKS, Chris (1996): Childhood, Londres, Routledge.JESSEN, Carsten (1999): Children´s Computer Culture. Three essays on Children and computers, Odense, Department of Contemporary Cultural Studies (University of South Denmark).JODELET, Denise (1991): Les representations sociales, Paris, Preses Universitaires de France.— (1993): «La representación social: fenómenos, conceptos y teoría», en: Moscovici (coord.), Psicología Social, Barcelona, Paidós.KIRSH, Steven J. (1998): «Seeing the World through ‘Mortal Kombat’ Colored Glasses: Violent videogames and the development of a short term hostile attribution bias», Childhood, Vol. 5, pp. 177-184.KRAUT, Robert et al. (1999): «Internet paradox: a social technology that reduces social involvement and psycholo- gical well-being», American Psychologist, Vol. 53, pp. 65-77.LAMB, Michael (1998): «Cybersex: research notes on the characteristics of the visitors to online chat rooms», Deviant Behavior: An Interdisciplinary Journal, Vol. 19, pp. 121-135.LENHART, Amanda et al. (2001): Tennage life online: The rise of the instant-message generation and the Internet impact on friendships and family relationships, Pew Internet & American Life Project (www.pewinternet.org).MC CABE, Kimberly A. (2000): «Child Pornography and the Internet», Social Science Computer Review, Vol. 18, nº 1, pp. 73-76.MEIROWIZ, Joshua (1985): No Sense of Place: The Impact of Electronic Media on Social Behavior, Nueva York, Oxford University Press.MOLL, Marita (1998): «No More Teachers no More Schools: information technology and the deschooled society», Technology in Society, Vol. 20, pp. 357-369.MOSCOVICI, Serge (1979): El psicoanálisis y su público, Buenos Aires, Huemul.MUNNÉ, Frederic y CODINA, Nuria (1992): «Algunos aspectos del impacto tecnológico en el consumo infantil del ocio», Anuario de Psicología, nº 53, pp. 113-125.NISSENBAUM, Helen y WALKER, Derek (1998): «Will Computers dehumanize Education? A grounded approach to values at risk», Technology in Society, Vol. 20, pp. 237-273.OLESEN, Jesper (1999): Children and Media Risks, Odense, Department of Contemporary Cultural Studies (University of South Denmark)OSWELL, David (1998): «The Place of ‘Childhood’ in Internet Content Regulation», International Journal of Cultural Studies, Vol. 1, n º 2, pp. 271-291.POSTMAN, N. (1984): The Dissappeareance of Childhood, Nueva York, Delacorte Press.PROVENZO, Eugene F. (1991): Video Kids: Making sense of nintendo, Cambridge (Ma.), Harvard University Press.QVORTRUP, Jens (1993): «Nine Theses about ‘Childhood as a Social Phenomenon’», en: QVORTRUP, Jens (ed.) Childhood as a Social Phenomenon. Lessons from an International Project, Viena, European Centre for Social Welfare Policy and Research.QVORTRUP, Jens et al. (1994): Childhood Matters: Social Theory, Practice and PoliTIC, Viena, Avebury.ROSENBERG, Richard S. (1993): «Free Speech, Pornography, Sexual Harassment, and Electronic Networks», The Information Society, Vol. 9, nº 4, pp. 285-331.STANLEY, Janet (2001): «Child Abuse adn the Internet», Issues in Child Abuse Prevention, nº 15, acceso on-line (www.aifs.org.au) el 15/2/2002.SUBRAHMANYAM, Kaveri et al. (2000): «The Impact of Home Computer Use on Children´s Activities and Development», The Future of Children. Children and Computer Technology, Vol. 10, nº 2, pp. 123-144.WARTELLA, Ellen A. y JENNINGS, Nancy (2000): «Children and Computers: New Technology-Old Concerns», The Future of Children. Children and Computer Technology, Vol. 10, nº 2, pp. 31-43.WOLAK, Janis et al. (2003): «Escaping or connecting? Characteristics of youth who form close online relations- hips», Journal of Adolescence nº 26, pp. 105-119.YATES, Simeon J. y LITTLETON, Karen (1999): «Understanding Computer Game Culture», Information, Communication and Society, Vol. 2, nº 4, pp. 566-583.Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 1: 139-157 157

×