• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Gestion del riesgo comercial
 

Gestion del riesgo comercial

on

  • 324 views

 

Statistics

Views

Total Views
324
Views on SlideShare
324
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Gestion del riesgo comercial Gestion del riesgo comercial Document Transcript

    • Ensayo: GESTIÓN DEL RIESGO DE CRÉDITO COMERCIAL Autor: Guido Vera Monge Hoja de vida: Ingeniero Industrial, con maestría en Gestión Global del Riesgo Corporativo en la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid-España), maestría en Economía y Finanzas (UNSAAC) y Maestría en Administración (UNSAAC). Docente del PAP de Ingeniería Industrial de la Universidad Andina del Cusco. Consultor en microfinanzas, riesgos empresariales y gerencia financiera. Experiencia laboral en la Fundación Suiza de Asesoría Técnica, Electro Sur Este S.A.A., Banco Wiese Sudameris, Banco de Crédito del Perú y Caja Municipal de Ahorro y Crédito Cusco. Correo electrónico: gvera@uac.edu.pe Área de trabajo: Gestión Financiera Empresarial Resumen: El presente trabajo es un aporte a la gestión financiera empresarial, para gestionar el riesgo de crédito, generado por las operaciones de venta a plazos o crédito. Los diferentes tipos de riesgo de crédito y los diferentes niveles de exposición al riesgo, inciden en las formas de políticas de gestión de riesgos. Existen diferentes tipos de clientes, con diversas motivaciones, que hacen que no cumplan, con sus compromisos crediticios, perjudicando al desempeño de la empresa. Es importante también, tomar en cuenta diferentes factores cualitativos para una buena gestión de cobranzas. Summary: The present work is a contribution to the entrepreneurial financial management, in order to try to obtain the credit risk, generated for the credit transactions. The different kinds of credit risk and the different levels of exposition, they have an effect on the policies of risk management. The different customers, with various motivations, exist that they do that they not do their job, with his commitments on credit, harming the performance of the company. It is important also, taking different qualitative factors into account, for a good step of collection of payment.
    • GESTIÓN DEL RIESGO DE CRÉDITO COMERCIAL INTRODUCCION Al desarrollar una actividad empresarial, también se desarrollan un determinado conjunto de riesgos, entendiendo por riesgo la variabilidad del beneficio esperado o pérdida de valor económico. El concepto general de riesgo se puede escindir en muchas clases de riesgo, siendo los principales: Riesgo de Negocio, que hace referencia a la variación del volumen de ventas o ingresos; el Riesgo Operativo, derivado de la estructura de costes y el Riesgo Financiero, como resultado del diseño de la estructura de capital. Una empresa asume riesgo de negocio por muchos factores, siendo entre los más importantes por las operaciones de ventas a plazo realizadas (ventas al crédito), que conceden a sus clientes. De forma genérica, se puede definir el riesgo de negocio por operaciones comerciales crediticias como la incertidumbre derivada de la posibilidad de que la empresa pueda sufrir un quebranto o pasar dificultades económicas serias, por el incumplimiento, ya sea por entrada en mora o impago definitivo, de las obligaciones contractuales de las contrapartes, esto es, el incumplimiento en el pago por parte de los clientes a los cuales vendimos al crédito. Esta concepción del riesgo de crédito comercial, y de cualquier otro riesgo que afecte a la empresa, en términos de valoración y de la empresa propia sujeta a una gestión, se une a la conveniencia de conceder al crédito comercial el tratamiento de variable estratégica en el desarrollo del negocio. Las repercusiones del crédito comercial en objetivos claves del negocio como la tasa de crecimiento, el volumen de capital circulante, el volumen de negocio y competitividad; que a la vez introduce factores de riesgo que sino se identifican y cuantifican pueden afectar a la supervivencia de la empresa, convierten al crédito comercial en una área de gestión que requiere de unas bases de información y decisión óptimas para el desarrollo de su cometido. 1
    • EL RIESGO DE CRÉDITO COMERCIAL Tipología del riesgo de crédito comercial Ninguna operación de venta a plazos o al crédito tiene garantizado su cobro al 100%, contrariamente a las ventas de productos o servicios cuyo cobro se efectúa al contado. La venta a plazos genera de por sí, un riesgo de crédito comercial o riesgo de crédito. Obviamente no todos los riesgos son iguales. El riesgo es normal hasta que llegue la fecha de vencimiento de la deuda a crédito, el mismo que se generó como parte de las estrategias de venta. Cuando llega la fecha de vencimiento y el cliente no paga (deuda vencida), se genera un nuevo tipo de riesgo, mucho más difícil de controlar y de solucionar. Cuando la deuda está vencida, el riesgo de crédito adquiere una nueva dimensión mucho más financiera que comercial, requiriéndose técnicas especiales de cobro. De ahí que el riesgo cliente pueda clasificarse en las siguientes fases: 1. Riesgo de Crédito Comercial (pedidos, suministraciones y facturaciones). 2. Riesgo de Crédito Financiero (impagados y morosos) La primera fase es originada por razones comerciales. La segunda fase, es originada por problemas de liquidez o pérdida de la capacidad de pago que surgen en el cliente, y que impiden atender el pago de la deuda según la fecha y condiciones pactadas inicialmente. Las fases en mención componen el Riesgo de Crédito Total, el mismo que debe controlarse muy de cerca en la empresa, interpretándose como la suma de las deudas que se mantienen vigentes. Entonces el riesgo de crédito de forma simple y aproximada podría calcularse como: TotalCréditoFallidosdeadProbabilidRC ×= El riesgo de crédito también puede ser medido en base anual, es decir, en pérdidas anuales, por lo que la probabilidad y el crédito deben estar expresados como media anual. Por ejemplo, si la empresa tiene concedido un volumen de crédito comercial de S/. 100,000, con una tasa de impago del 3% (volumen del crédito impagado respecto al total otorgado), y un 2
    • plazo medio de las operaciones de crédito de 6 meses, o lo que es lo mismo a una rotación de los créditos de 2 veces por año: 6%23%RotaciónImpagodeTasafallidosdeadProbabilid =×=×= 6,000S/.000,10023%CréditodeRiesgo ==×= Este ejemplo muestra a la empresa la importancia del riesgo de crédito, por las operaciones concedidas permanentemente bajo esta modalidad. En resumen, a la empresa que vende al crédito y desea cobrar lo que vende, le interesa tanto el volumen de su riesgo de crédito, como el grado de exposición al mismo por sectores de actividad, así como la calidad de dicho riesgo, siendo necesario implantar en la empresa nuevas políticas de gestión de tesorería y financiera, tales como el credit management o gerencia del crédito comercial, que demanda nuevas técnicas y herramientas de gestión. El riesgo de crédito comercial El riesgo de crédito afecta a cada uno de los clientes de la empresa, puede definirse como: “Riesgo originado por el importe de deuda que un cliente mantiene con la empresa, desde el momento en que se adquiere el compromiso hasta la fecha que se salda, total o parcial- mente, ya sea por cancelación, por el cobro, o por su situación como fallido”. Asimismo, el riesgo de crédito puede ser también expresado de la siguiente forma: GARANTIAS-ADELANTOS-VENCIDADEUDANORMALDEUDARC += donde: RC.- Riesgo comercial de cada cliente de la empresa. DEUDA NORMAL.- Deuda comercial normal, por compromisos aceptados, que se encuentran dentro de sus plazos normales de vencimiento. DEUDA VENCIDA.- Deuda comercial vencida, por ventas a crédito cuyo plazo normal de vencimiento ya se ha superado y la deuda no ha sido cobrada. 3
    • ADELANTOS.- Anticipos del cliente y deudas de la empresa con el mismo, que compensen los derechos de cobro por ventas. GARANTÍAS.- Avales y garantías debidamente constituidos por el cliente a favor de la empresa y derivados de sus relaciones comerciales. Y dentro de este riesgo, la empresa deberá decidir el nivel de crédito comercial que otorga al cliente. INFORMES Y REQUERIMIENTOS DE LAS AREAS DE LA EMPRESA INFORMES COMERCIALES, CENTRALES DE RIESGO, PUBLICACIONES INFORMACION INTERNA INFORMACION EXTERNA NIVEL DE RIESGO MEDIO ALTOBAJO PROPUESTA CONTRASTACION APROBACION CONTROL Y SEGUIMIENTO PROCESO CREDITICIO A CLIENTES Fuente: Elaboración propia IMPAGADOS Y MOROSOS El riesgo de crédito y los impagados 4
    • La empresa no puede quedarse estática cuando se suscita un impago, pero tampoco llegar a extremos de cobranza bruta. Siendo necesario que la empresa enfrente decidida y tenazmente, y con los medios disponibles al inclemente mundo de los impagados y de los morosos. El impago es cualquier deuda que no se liquida el día de su vencimiento, es decir, cuyo cobro/pago se atrasa sobre la fecha previamente concertada, aunque sea un solo día. Cuando el atraso sea prolongado, el impagado pasará a la calificación de moroso. El primer paso a realizar ante los impagados será su clasificación y control. No todos los impagados tienen la misma condición (cualitativamente y cuantitativamente), y será muy conveniente conocer las causas que han motivado el impago. Detectadas las causas y debidamente registrados y controlados todos los impagos que son imputables a los clientes y no a causas internas de la propia empresa vendedora, se deberán realizar urgentemente las correspondientes gestiones de cobranza. Una vez realizadas las gestiones oportunas de cobranza y habiéndose conseguido superar algunas deficiencias en la información o en la recepción de la deuda, quedan aún, un número más o menos considerable de impagados, a los que se les puede denominar impagados reales. El control y seguimiento de los mismos se convertirá en uno de los capítulos más importantes de toda la gestión de cobranzas. La evaluación de los impagados El primer control a realizar tras las gestiones ejercitadas en cuanto se ha detectado la presencia de un impagado (y que nunca debería tardar más de 48 horas desde su aparición) será el de establecer niveles cualitativos sobre los clientes clasificados como impagados. Entre los diferentes niveles, interesará distinguir muy claramente los impagos que sean debidos a causas como: Desidia.- Surgen por deficiencias en la organización administrativa del propio cliente, que no presta excesiva atención al tema de sus pagos. En este nivel, el impago pueda tener altas probabilidades de ser cobrado, una eficaz gestión de cobranzas, rápida y directa, será fundamental, pues de no existir, una reclamación posterior al cliente, más dura, podría crear fricciones en el trato personal que podrían conducir a su vez a una ruptura de las relaciones comerciales. Existen experiencias de bastantes clientes que no se preocupan del pago de su 5
    • deuda hasta que no reciben una primera reclamación o recordatorio que le hace iniciar los adecuados mecanismos de pago. Coyuntura económica.- Surgen entre clientes que aun siendo habitualmente correctos pagadores, que en una coyuntura concreta se hayan presentado problemas que obliguen involuntariamente a la reducción de su liquidez, bien por causas económicas más generales, imputables al agravamiento de una situación desfavorable en un sector económico, o imputables a razones de otra índole como sería el caso de ciertas actividades estacionales o a actividades influenciadas por aspectos naturales como el clima. En este nivel, una buena política de la gestión del cobro será la de ayudar a los clientes que involuntariamente han caído en la clasificación de impagados. Cualquier ayuda financiera que permita una ampliación el periodo de pago/cobro será reconocida por el cliente y podrá incluso consolidar sus relaciones comerciales con la empresa. Oportunismo.- Es muy necesario controlar a aquellos impagos que se produzcan por que el cliente que lo origina, mantiene una postura oportunista permanente ante sus proveedores, partiendo del criterio de que la financiación de sus proveedores es siempre la más barata. Estos clientes requieren un tratamiento especial y son los que justifican, hoy día, la adopción de una correcta gestión comercial. Todos estos clientes tienen una clara tendencia de convertirse en morosos, y si no se emplean medidas enérgicas de cobranza se convertirán indefectiblemente en fallidos, a pesar del elevado coste asumido por la empresa al ejercer diversas acciones en las gestiones de cobro y recobro. La clasificación de nuestros clientes en alguno de estos niveles deberá tener muy presente si además se trata de: un cliente habitual, o, un nuevo cliente, pues las acciones de cobranza a ejecutar también serán diferentes, requiriendo alguna de ellas actuar con más cuidado y atención. De impagados a morosos El límite entre un impagado y un moroso no está claramente definido. La diferenciación es más un aspecto de intensidad. El moroso seria un impagado que lleva algún tiempo con la deuda vencida sin pagar y sobre el cual se ha realizado ciertas gestiones iniciales de recobro sin éxito. 6
    • Una vez detectado el impago y se han puesto en marcha ciertas gestiones de recobro a través de alguna de las técnicas descritas, ya sea mediante llamadas telefónicas o comunicaciones escritas o visitas personales, y el resultado ha sido negativo, entonces el cliente puede considerarse sin duda alguna como un moroso, sobre el que habrá que actuar de forma determinada para evitar que termine en un fallido. RAZONES DE LOS CLIENTES QUE DEMORAN EN PAGAR Escasa cultura financiera. Posee voluntad de pago y capacidad empresarial, pero su capacidad de pago es insuficiente. Sus cobros presentan problemas. Valora el tiempo y está financiándose con el dinero del vendedor o proveedor. Múltiples ocupaciones como para ocuparse del vendedor. Fuente: Elaboración propia COMPORTAMIENTO DE PAGO DEL CLIENTE Cobrar o negociar Una de las mejores referencias o indicador de la buena voluntad de pago de un cliente se encuentra en su historial, el cual se halla, no en sus palabras o en las de otros proveedores suyos, sino en los registros de la propia empresa vendedora. Cómo haya pagado ese cliente en el pasado será un índice más significativo que cualquier otra cosa. Por ello, ante una situación puntual de impago, lo más adecuado será conversar con el cliente y aplazar el pago en unas nuevas condiciones. A cambio, siempre será posible solicitar del mismo un trato preferente en el terreno comercial. Similarmente, siempre será oportuno evaluar si las dificultades de pago de un cliente habitual son transitorias, o si por otras razones se han convertido o pueden convertirse en permanentes. Bien a través de otros proveedores, bien a través de los bancos, siempre será 7
    • conveniente investigar al respecto. En este caso, la empresa deberá analizar más en sus concesiones de aplazamiento del pago, pues el riesgo de no cobrar será mucho más elevado, y siempre los criterios empresariales deben de primar en la gestión de cobro, por encima de otros criterios que aparentemente se presenten como más humanitarios. Nunca la empresa vendedora debe caer en un problema grave de falta de liquidez, porque un excesivo número de clientes le trasladen la suya. Medición de la demora en la deuda vencida La clasificación y seguimiento de los impagados reales se puede realizar a través de diferentes modelos de control, donde se registran los principales datos y su evolución. La información incluida en estos modelos permitirá programar las diferentes clases de gestiones a desarrollar frente a los impagados, pero facilitará igualmente otros datos relevantes sobre la calidad de las ventas, los procedimientos administrativos de venta y de cobro utilizados e incluso, la calidad de los servicios bancarios. Si se establece un ratio de importes de impago sobre ventas vencidas, será un indicador evidente de la forma en que se realizan estas ventas o bien de la bondad de los pro- cedimientos de cobro utilizados, lo que permitirá, asimismo, establecer planes de actuación para disminuir estas incidencias. El indicador de gestión que medirá el resultado de cobro del impagado es la velocidad de recobro o, lo que es lo mismo, el número de días que tarda el impagado en transformarse en: cobro, o, en moroso, o, en fallido, en términos promedio. Para establecer los parámetros de gestión, así como las diferentes formulaciones que, junto al montante total de la deuda vencida e impagada, permitan informar de la antigüedad de dicha deuda, lo cual facilitará graduar la calidad del impago, de tal modo que a partir de una fecha de antigüedad que la empresa considere como tope, los clientes adquirirán la cualificación de morosos con todas sus connotaciones. En esta medición de la demora, pueden tomarse como referencia para el cálculo de las formulaciones, las siguientes: Demora promedio de deuda vencida sobre ventas.- Relaciona la antigüedad de la deuda con el importe de ventas y compara ambos factores con el importe total de la deuda 8
    • vencida. La fórmula sería equivalente a: VencidaDeudaTotal VencidaDeudadeAntigüedadVentasdeImporte DPDVSV n i ∑ × = Demora promedio de deuda vencida sobre crédito asignado.- Relaciona la antigüedad de la deuda sobre los totales del crédito asignado al correspondiente cliente, de tener establecida la empresa una gestión preventiva del riesgo de crédito. La fórmula sería: AsignadoComercialCréditoTotal VencidaDeudadeAntigüedadVentasdeImporte DPDVSC n i ∑ × = Por ejemplo, si la empresa registra en un momento determinado que mantiene dos deudas vencidas por un importe de S/. 10,000 y de S/. 1,000, la primera con una antigüedad de 25 días y la segunda de 30 días, siendo el total del crédito asignado al cliente de S/. 100,000, las fórmulas a utilizar podrían ser: días45.25 11,000 30000,125000,10 DPDVSV = ×+× = días8.2 100,000 30000,125000,10 DPDVSC = ×+× = Fórmulas que la empresa puede aplicar independiente o conjuntamente. Control y seguimiento de los impagados La información sobre los clientes es importante en cualquiera de los tramos del circuito de cobros, pero más importante es contar con una información adecuada sobre las deudas vencidas y en situación de impago y/o morosidad. Se impone la creación de un registro de control y seguimiento de los impagados que permitan evaluar tanto el volumen de la deuda vencida, como la situación concreta de cada cliente. 9
    • A nivel global, se podría establecer una información muy resumida de marcada orientación directiva que informe sobre la situación de periodos y demoras en cobros, y la situación de los límites del riesgo comercial. A nivel de cada cliente, se podrían establecer igualmente registros de control personalizados, que vayan informando de su historial de pago y de su situación actual en forma frecuente. DECÁLOGO DE LA GESTIÓN DE COBRANZAS El no pagar puntualmente resulta poco rentable. Las demoras en el pago son contagiosas. Los clientes pagan cuando están dispuestos a pagar o cuando consideran que deben pagar. Los deudores intentan todo tipo de jugadas para evitar pagar. Las verdaderas razones del delito del mal pago son escasas. Cuanto más plazo de la deuda mayor es el riesgo. Cuanto más bajo es el margen o beneficio más importante es lograr que los clientes cumplan los plazos. Principio de Pareto: el 80% de las ventas se hacen al 20% esencial al que hay que vigilar. El gestor de riesgos es una especie de "médico de deudores". Nunca juzgue a una empresa por su prestigio. Fuente: Elaboración propia CONCLUSIONES Es necesario reconocer que por los constantes cambios de la demanda, los sistemas de venta a plazos se están incrementando, haciendo que “las carteras crediticias de operaciones de venta a plazos rápidamente se acumulen, escondiendo unos niveles de riesgo de insolvencia que se manifestarán cuando empeore la coyuntura” y haciéndose “necesario considerar introducir en la gestión comercial de las entidades que realizan operaciones de venta a 10
    • plazos, criterios para reconocer, medir, evaluar y gestionar estos fenómenos de riesgo a medio y largo plazo”. Referencias De Jaime y Eslava, José (1992). Como Cobrar y No Perder el Cliente. Madrid: Ediciones MENTAT. TOMÁS, Jaime, AMAT, Oriol. (2002). Casos Prácticos de Análisis del Riesgo de Crédito. Barcelona: Ediciones Gestión 2000 S.A. TRUJILLO, Ponce. (2002). Gestión del Riesgo de Crédito en Préstamos Comerciales. Madrid: Instituto Superior de Técnicas y Prácticas Bancarias. 11
    • 12 DECLARACION JURADA Yo, Guido Vera Monge, con DNI 24391142, declaro bajo juramento que el ensayo “GESTIÓN DEL RIESGO DE CRÉDITO COMERCIAL”, realizado por mi persona, es de características originales. Cusco, 21 de octubre de 2009. Guido Vera Monge DNI 24391142