Juegos típicos chilenos El trompo
El trompo: <ul><li>Pero hay muchas otras maneras de divertirse con el trompo, sin tener que competir con otros de su espec...
<ul><li>Pero hay muchas otras maneras de divertirse con el trompo, sin tener que competir con otros de su especie. Entre e...
<ul><li>de al mano. De esta modalidad surgieron los siguientes términos: Trompo “sedita”: es el que se siente suavecito cu...
Su origen: <ul><li>El origen del trompo es muy antiguo. Ya es citado en la literatura de Virgilio en su obra “Eneida” y al...
Inicialmente en Chile, los trompos se hacían de madera de espino con el fin de que fueran muy resistentes para soportar lo...
Cuando empezó el trompo: <ul><li>Todo empezó en junio de 1996, cuando en el Paseo Real de Antequera se celebró el I Campeo...
<ul><li>Más tarde, en la antequerana capital de este juego universal e histórico, hasta una exposición ha habido, celebrad...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El Trompo

9,837 views
9,652 views

Published on

Published in: Travel
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
9,837
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
35
Actions
Shares
0
Downloads
21
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El Trompo

  1. 1. Juegos típicos chilenos El trompo
  2. 2. El trompo: <ul><li>Pero hay muchas otras maneras de divertirse con el trompo, sin tener que competir con otros de su especie. Entre ellas, se encuentra la modalidad de hacerlo bailar y luego, con ayuda de la cuerda, subirlo en forma de “copita” hacia la mano para que termine su danza en la palma de al mano. De esta modalidad surgieron los siguientes términos: Trompo “sedita”: es el que se siente suavecito cuando baila en la mano. El otro es el trompo “cucarro” que por tener la púa torcida o desnivelada baila ásperamente sobre la mano. </li></ul><ul><li>Las cuerdas se conocen en Chile con diferentes nombres: guaraca, soga, soguilla, cochaillo, lienza. </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Pero hay muchas otras maneras de divertirse con el trompo, sin tener que competir con otros de su especie. Entre ellas, se encuentra la modalidad de hacerlo bailar y luego, con ayuda de la cuerda, subirlo en forma de “copita” hacia la mano para que termine su danza en la palma </li></ul>
  4. 4. <ul><li>de al mano. De esta modalidad surgieron los siguientes términos: Trompo “sedita”: es el que se siente suavecito cuando baila en la mano. El otro es el trompo “cucarro” que por tener la púa torcida o desnivelada baila ásperamente sobre la mano. </li></ul><ul><li>Las cuerdas se conocen en Chile con diferentes nombres: guaraca, soga, soguilla, cochaillo, lienza. </li></ul>
  5. 5. Su origen: <ul><li>El origen del trompo es muy antiguo. Ya es citado en la literatura de Virgilio en su obra “Eneida” y algunos poetas romanos confesaban que tenían más afición al trompo que a los estudios. </li></ul>
  6. 6. Inicialmente en Chile, los trompos se hacían de madera de espino con el fin de que fueran muy resistentes para soportar los “quiños” o golpes que reciben de sus adversarios. Hoy se han masificado y su fabricación se hace con diferentes tipos de maderas y también se les ve de múltiples colores.
  7. 7. Cuando empezó el trompo: <ul><li>Todo empezó en junio de 1996, cuando en el Paseo Real de Antequera se celebró el I Campeonato Abierto de Trompos. En la convocatoria, ya daban las primeras teóricas del trompo. Se supo, así, que en el Museo Británico se conserva el trompo más antiguo del mundo, de la Tebas del antiguo Egipto y fechado en el 1250 antes de Cristo. A Platón le servía como metáfora del movimiento. Aristófanes era tela de aficionado al trompo. Y en aquel Campeonato en que empezaron a ser conocidas las grandezas de la que también llaman peón, peonza, trompa o cinguilla se pudo saber la descripción científica de sus partes, más o menos como Estrabón describiendo las tierras conocidas: el caparulo o pirulo, la panza o barriga, la púa o clavo. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>Más tarde, en la antequerana capital de este juego universal e histórico, hasta una exposición ha habido, celebrada en noviembre de 2002, de los más granados ejemplares de ellos que reunir pudieron los esforzados ludógrafos. Y sus defensores nos evocaron todo un mundo perdido: por ejemplo, cómo a la cuerda que se necesita para bailarlos se le ponía al final una moneda de agujerito, aquellos dos reales de la memoria, a fin de que, sujetándola entre los dedos con este tope, se le pudiera mandar más fuerza al lanzarlo para hacerlo bailar . </li></ul>

×