Your SlideShare is downloading. ×
0
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Histo – Literatura ecuatoriana
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Histo – Literatura ecuatoriana

114,917

Published on

literatura eduatoriana

literatura eduatoriana

Published in: Travel
2 Comments
8 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
114,917
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
33
Actions
Shares
0
Downloads
624
Comments
2
Likes
8
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Historiografía de la Literatura Ecuatoriana RECORRIDO POR LOS LUGARES, PERSONAJES Y OBRAS
  • 2. LITERATURA ABORIGEN antiguas tradiciones orales, durante la etapa prehispánica floreció en el territorio del actual Ecuador, una poesía indígena de la mano de amautas -sabios o filósofos indígenas- y árameos -bardos nativos-, que entonaban versos al compás del yaraví.
  • 3. en el siglo XVIII, en la obra histórica de Juan de Velasco se registran varias ideas acerca de la vida cultural de lo que él llamó «Reino de Quito», anexado al imperio inca tras duras luchas. Los indígenas celebraban numerosas fiestas cargadas de intenso espíritu ritual, que incluían la música, los bailes, las gesticulaciones y el canto. Las celebraciones guardaban relación con el Sol y la Luna , el maíz, los difuntos, las hazañas y las proezas de los antepasados de las comunidades.
  • 4. El Atahualpa huañui Se ha establecido que la obra más notable de tradición quichua, dentro de lo que sería un género lírico, es el Atahualpa huañui (Rucu cuscungo), o «Elegía a la muerte de Atahualpa», del que se cree autor a Jacinto Collahuazo un cacique de Alangasí, pueblo cercano a Quito. Rucu cuscungu Jatum pacaipi Huañui Huacaihuan Huacacurcamí; En el gran viejo huabo El cárabo viejo Con llanto de sangre Lamentando esta;
  • 5. La literatura en los inicios de la Colonia A partir de 1594, con la fundación del Colegio Seminario de San Luis, confiado a los jesuitas, Quito paso a convertirse en una ciudad universitaria: en 1606 se fundó la universidad de San Gregorio de Quito, y en 1688, la de Santo Tomás; en ella se enseñaba latinidad, teología moral, teología escolástica, filosofía.
  • 6. El esplendor del barroco La poesía del jesuita Juan Bautista Aguirre (1725-1786) cima de la lírica barroca americana, constituye un hito decisivo en este proceso. De un culteranismo moderado, con gran capacidad para, dentro de un espíritu festivo, incidir en lo burlesco y lo satírico, su poética también incluye composiciones de tono épico y filosófico.
  • 7. Literatura y paisaje Breve diseño de las ciudades de Guayaquil y Quito, en las que Aguirre dedica una serie de exagerados elogios al puerto e Guayaquil y críticas burlescas a la ciudad de Quito. Este poema puede ser entendido como el arranque de una búsqueda en la cual la poesía escrita en tierras americanas empieza a incluir elementos del paisaje nativo como parte de una necesidad de afirmación de la pertenencia a un territorio geográfica y culturalmente determinado.
  • 8. Espejo las letras a finales de la colonia El desarrollo e las ideas se vio impulsado por la llegada de la imprenta en 1754, hecho que propició la aparición de los periódicos en los que se juntaron las ideas y las letras. el mas notable acontecimiento de esta etapa fue la a parición de Primicias de la Cultura de Quito- dirigido por Francisco Eugenio de Santa Cruz y Espejo (1747-1795). Desempeño el magisterio de una literatura política que combinaba múltiples facetas: la de filósofo, economista, sociólogo médico crítico literario, periodista y panfletario, siempre bajo una óptica de ardiente luchador social.
  • 9. La lírica de Olmedo y la Independencia José Joaquín Olmedo (1780-1847) fue la figura principal de las letras en la época de la independencia; La victoria de Junín: Canto a Bolívar 1826, su texto mas famoso, celebra las batallas del Libertador. A los valores intrínsicamente literarios del poema debe añadirse otro e carácter distinto: el relato de la victoria de las tropas independentistas sobre un ejercito español en principio muy superior, lo que despertó el entusiasmo de los lectores de aquel tiempo. El poema, construido mediante recursos clásicos, hace de Bolívar el máximo exponente de la cultura hispanoamericana
  • 10. El trueno horrendo que el fragor revienta Y sordo retumbando se dilata Por la inflamada esfera, al Dios anuncia que en cielo impera Y el rayo que en Junín rompe y ahuyenta La hispana muchedumbre Que, más feroz que nunca, amenazaba, A sangre y fuego, eterna servidumbre, Y el canto de victoria Que el eco mil discurre, ensordeciendo El hondo valle y enriscada cumbre, Proclama a Bolívar en la tierra Arbitro de la paz y de la guerra.
  • 11. La Emancipada , primera novela ecuatoriana La publicación de la novela La emancipada , de Miguel Riofrío ( 1822-1879) La emancipada relata la vida de una mujer, Rosaura, que renuncia a la condición de esposa sometida por el marido, con l propósito de llevar una vida mas libre y mas humana. Para lograrlo tiene que llevar una existencia marginal, lo que le aproxima a la cultura aborigen, convirtiéndose, de ese modo en una defensora de la tradición indígena autóctona en la joven República del Ecuador.
  • 12. Una voz femenina Dolores Veintimilla de Galindo 1829-1857, que afirmó una perspectiva femenina en el contexto masculinista del mundo literario de la época. De la corta obra de Veintimilla se citan preferentemente dos poemas ¡Quejas¡ y a mis enemigos, precursores de un tono femenino plasmado en el lamento, en el reclamo y en la confidencia siempre de intensa emotividad lírica. Y amarle pude al sol de la existencia Se abrió apenas soñadora el alma Perdió mi pobre corazón la calma Desde el fatal instante en que le halle
  • 13. Juan León Mera literato fundador Juan León Mera 1832-1834 es conocido sobre todo por su novela Cumandá o un drama entre salvajes 1879, en la que al estilo de Atala y René, obras del escritor francés Francois René de Chateuabriand se describe el amor imposible de dos jóvenes en las florestas vírgenes del Ecuador. En el marco exótico por el que discurre el relato, el autor muestra a los pueblos indígenas orientales como bárbaros y salvajes.
  • 14. Juan Montalvo, estilista y polemista Juan Montalvo 1832 1889 da cuenta de otra faceta asumida por los escritores de la época: en el se dio una tensión entre lo romántico y lo clásico, y entre lo ensayístico y lo panfletario. Convertido actualmente en un símbolo nacional, Montalvo combatió a la aristocracia terrateniente-formada por criollos que sustituyeron.
  • 15. Veintimilla entre la biografía y la novela finales del siglo XIX llama la atención el libro Páginas del Ecuador 1890 escrito por Marieta de Veintimilla, 1858-1907, un relato autobiográfico y polémico considerado hasta cierto punto como novelesco. Sobrina del dictador Ignacio de Veintimilla, la autora de este volumen luchó como un soldado cualquiera en el bando de su tío durante la guerra civil que concluyó con el derrocamiento del dictador.
  • 16. Cuatro poetas trágicos irrumpen con sus cantos donde se huele la huella dolorosa de Baudelaire y Verlaine. Los cuatro terminarían con su vida por su propia mano, razón por la que fueron bautizados por un escritor ecuatoriano, Raúl Andrade, como la Generación Perdida o Decapitada. Magníficos poetas, sus obras son perlas de tristeza, exactas, puras, de donde no emerge nada que no sea melancolía. Sus nombres: Medardo Ángel Silva, Humberto Fierro, Ernesto Noboa y Caamaño, y Arturo Borja. Cuatro Poetas Trágicos
  • 17. El Alma en los Labios A mi amada Cuando de nuestro amor la llama apasionada dentro tu pecho amante contemples extinguida, ya que solo por ti la vida me es amada, el día en que me faltes, me arrancaré la vida. Porque mi pensamiento, lleno de tu cariño, que en una hora feliz me hiciera esclavo tuyo, lejos de tus pupilas es triste como un niño que se duerme, soñando en tu acento de arrullo. Humberto Fierro El fauno Canta el jilguero. Pasó la racha. Entre los mirtos resuena el hacha. La rosa mustia se inclina loca Sobre su fuente, cristal de roca. El fauno triste de alma rubia Tiene en sus ojos gotas de lluvia. ARTURO BORJA VAS LACRIMAE La pena. . . La melancolía . . . La tarde siniestra y sombría . . . La lluvia implacable y sin fin. . . La pena . . . la melancolía . . . La vida tan gris y tan ruin. La vida, la vida, la vida!
  • 18. El liberalismo asume el poder en 1895 y allí mismo aparece la novela de ese movimiento: A la costa, de Luis A. Martínez (1906). Donde se cuenta el drama de un hombre que migra por una nueva forma de vida hacia la parte mas productiva del ecuador la costa, siguiendo con las divisiones historicas de las dos regiones. El paisajismo, de Luis A. Martinez
  • 19. Los cuentistas La generación de los 30 Alfredo Pareja, Enrique Gil, José De la Cuadra, Demetrio Aguilera, Joaquín Gallegos, Pablo Palacio y Jorge Icaza se fortaleció dentro de un proceso y una coyuntura social específica, porque todo hecho artístico recibe de su contexto social la savia que lo nutre. Enrique Gil Gilbert, escribe su mejor obra en 1940, Nuestro pan, que recibe el segundo premio en el concurso que ganó El mundo es ancho y ajeno, de Ciro Alegría. Demetrio Aguilera Malta es el alter ego del cholo de la Costa y en sus novelas Don Goyo y La isla virgen, sus cualidades sociológicas son impresionantes. José De la Cuadra fue quizás el mejor escritor de cuentos de su época, tanto en Ecuador como en América Latina. Sagaz, lúcido, de un poder de síntesis altísimo, el realismo mágico nace de su pluma con Los Sangurimas, novela corta que se adelanta con varios años a Cien años de soledad .
  • 20. Los dos realismos Nos encontramos en los años cincuenta, hasta cierto punto estériles y de una calma bonachona, década, empero, que se abre con una gran novela: El éxodo de Yangana de Ángel Felicísimo Rojas, uno de los textos literarios más novedosos, atrayentes, denunciativos y bellos de la historia literaria ecuatoriana. Todavía la bronca literaria se da entre los dos realismos. En el uno supervive Jorge Icaza, creador de la novela que mayor fama ha tenido en el Ecuador y en el mundo entero ­Huasipungo, algunos cuentos de Gallegos Lara, Pedro Jorge Vera, Alfredo Pareja, Adalberto Ortiz, con su deslumbrante novela Juyungo ­"historia de un negro, una isla y otros negros", y en el otro, en el realismo sicológico, empiezan a aparecer muchos escritores que en la actualidad tienen ya una obra de consideración: César Dávila, Rafael Díaz Icaza, Jorge Enrique Adoum, etc.
  • 21. la necesidad de sentir la ciudad, de redescubrir y amarla, de ahondar en nuestras raíces históricas, de dónde venimos, a dónde vamos, era otro síntoma de nuestra literatura joven. Veremos a Iván Egüez (La Linares ­ Pájara la memoria) fantaseando irónicamente en sus conventos y cúpulas, dándole al personaje cotidiano un carácter épico, atacando el lenguaje, llenándolo de aliento, volviendo a crearlo, encarnándolo; a Abdón Ubidia (Ciudad de invierno) en uno de sus cuentos, rastreando la ciudad, acometiéndola, buscándola desde diferentes aristas, tratando de provocarla, de quitarle sus velos, de explicarla y por su medio explicarse, pensando quizá en que es su clima delicado el que nos tiene melancólicos, o que es su arquitectura la que nos brinda los chispazos barrocos de nuestro lenguaje. Nueva ideas de la ciudad

×