Tartamudez
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Tartamudez

on

  • 7,750 views

 

Statistics

Views

Total Views
7,750
Views on SlideShare
7,750
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
104
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Tartamudez Tartamudez Document Transcript

  • Entre los 5 y 6 años Para otros niños, el inicio de la tartamudez, se sitúa hacia los 5 o 6 años, coincidiendo con la entrada en la escuela primaria. Las exigencias de los profesores les obligan a hacer un esfuerzo de atención en las palabras y en la construcción de las frases. Ya no se permite el lenguaje característico del bebe como en el medio familiar, sino que se les impone una disciplina mas estricta y restrictiva, siendo una situación mas difícil cuando el niño presenta retraso en el lenguaje. Por otro lado, si el niño es lento o tímido, si ha tartamudeado en una pregunta, las burlas de sus compañeros pueden desarrollar en el niño miedo y aprensión a hablar. De este modo puede instalarse y agravarse la tartamudez, según la constitución mental del niño. Pero, si unido al ambiente escolar, los padres son personas perfeccionistas y le reprenden constantemente cuando afloran las dificultades, entones pueden tomar conciencia de su “defecto”, actuando con reacciones de agresividad o mutismo. Pero no todos los tartamudos actúan así; algunos de ellos se acomodan bastante bien a su transtorno. Entre los 10 y 12 años Otro periodo ñeque también aparece el tartamudeo es entre los 10 y 12 años. Es el momento en que el sujeto toma plena conciencia de sus dificultades. Estas, a causa de los problemas implícitos en este difícil periodo, pueden intensificarse y llevarle a la inhibición. Es a esta edad cuando puede hablarse de una real aparición de la tartamudez. Se agrava las anomalías que habían permanecido discretas hasta entonces, tales como movimientos desordenados de la respiración, de las cuerdas vocales, detenciones inoportunas, vacilaciones. Serian las mismas razones, asociadas a algún acontecimiento desencadenante, las que explicarían la aparición la tartamudez de la edad adulta. El desencadenante podría ser una circunstancia traumática. Por ejemplo, enfermedades, separacion o divorcio de los padres, dificultades en la profesión, problemas afectivos, etc. Pero se puede constatar que el porcentaje de tartamudos disminuye con la edad, ya que algunos remiten espontáneamente y otros se acomodan espontaneamente, y otros se acomodan al transtorno, compensado con la disciplina y el control de su lenguaje. Otros han obtenido resultados positivos de una reducción o se han sabido reeducar solos. Hay que observar que los tartamudos que se reeducan por si mismos suelen ser muy exigentes para con su hijo que tartamudea, ya que difícilmente comprenden que sea necesaria una reeducacion. Intentan que haga en la infancia lo que ellos han conseguido de adultos, considerando que todo radica en tener la suficiente voluntad para conseguir el necesario autocontrol.
  • EVOLUCIÓN DE LA DISFEMIA Algunas veces la evolución es intermitente. Hay sujetos que presentan periodos de tartamudeo separados por lapsos de tiempo de remisión, que pueden se mas o menos prolongados. Hay quien recuerda en la evolución de su transtorno, que en la época de la escolaridad se le presentaron más complicaciones, agravándose su estado. Pero lo más frecuente es que la evolución de la tartamudez se produzca en forma continua, alternando las fases tónicas con clónicas, según las emociones y las circunstancias. ALGUNOS AGRAVANTES Existen factores que pueden agravar la tartamudez como el comportamiento del entorno familiar y su tolerancia frente a las dificultades del tartamudo, factor este de gran importancia. La tartamudez se vera agravada cuando el ambiente familiar sea desfavorable en el plano lingüístico, como sucede en una familia de taquilacticos o balbuecintes. Otro factor, es el ambiente en que el tartamudo no puede controlar su ritmo, conducido por la rapidez de elocución de quienes le rodean. Una familia numerosa también influir negativamente, ya que al haber mayor cantidad de personasen la conversación, es mas difícil que el afectado encuentre el momento para decir sus palabras, no teniendo tiempo suficiente para expresarse pausadamente. También hay familias instaladas en situaciones conflictivas, en donde el niño no puede decir nada y no tiene ocasión de expandir sus necesidades y sentimientos. O familias indiferentes al trastorno del niño, que no se preocupan por tomar ninguna medida para solucionar el problema y librarle de sus dificultades. También puede tratarse de una familia poco comprensiva, en la cual el tartamudo es sometido a constantes criticas, contribuyendo así a crear un malestar en las relaciones padres-hijo que difícilmente ayudara al tartamudo a superar su problema. Por otro lado hay familias que hacen gala de una gran comprensión y tolerancia pero el sujeto, al sentirse sobre protegido continua tartamudeando a pesar de no teñir ya problemas con el lenguaje. En cuanto al medio escolar, influyen negativamente la actuación exigente del educador o las burlas de sus compañeros, factores que pueden llevarle a una inhibición y un mutismo totales. Espontaneidad y equilibrio En la tartamudez, las máximas dificultades se establecen cuando se tratan de palabras espontáneas, improvisadas e imprevisibles, como es el responder a una pregunta inesperada, construir un discurso, etc. En los adolescentes y adultos también influyen los factores psicológicos, sobre todo en aquellas circunstancias que inciden en el equilibrio psíquico individual, como, por ejemplo, cambio de colegio, de trabajo, alteraciones de la salud que impliquen un descanso prolongado, intervenciones quirúrgicas, situaciones provocadas por conflictos afectivos o, en general, todos aquellos acontecimientos que generan inseguridad o constituyen situaciones traumatizantes.
  • ALGUNAS CONSIDERACIONES También hay algunos factores que atenúan el tartamudeo. Por ejemplo, aquellas situaciones que dan seguridad al sujeto y le distraen de su transtorno. El tartamudo no tartamudea constantemente ni siempre, sino que varía según los acontecimientos y los interlocutores. La necesidad de pensarlo que va a decir y la lentificacion de su fluidez constituyen dos ventajas: evidentes que disminuyen las dificultades en las dificultades en el disfemico. Un tartamudo no tartamudea cantando, ya que conoce el texto de antemano, y esta sostenido por el ritmo y la melodía. También la disfemia desaparece cuando el sujeto habla solo o rodeado por mucho ruido. El tartamudo ve siempre atenuado su transtorno por la comprensión familiar y social, por un ambiente de trabajo relajado y favorable, y también por la posibilidad de verse frente a personas que escuchan con interés y comprensión.
  • LA PERSONALIDAD DEL TARTAMUDO LA TENSION INTERIOR Hay u factor comuna todos los tartamudos, que es la tensión interior. Por lo tanto y teniendo en cuenta dicha tensión, se puede afirmar que el disfemico tartamudea a fin de acortar la duración de lo que esta diciendo; por ello no vocaliza ni articula. Esto equivale a decir que lo que gana en tiempo de expresión lo pierde en seguridad y claridad. Esta rapidez le hace perder el control de si mismos, a la vez que sus labios quedan agarrotados en un espasmo, hecho que sugiere una cierta falta de agilidad bucal. Los disfemicos presentan viveza, rapidez y abundancia de ideas en su mente, pero el copioso caudal de sus ideas queda taponado en el momento de adquirir forma oral. Al no estar sincronizada la articulación oral con el abundante flujo mental, las mandíbulas quedan agarrotadas y el sujeto no puede decir lo que quiere contar . Un círculo vicioso Al estar dominado por su tension interior, capta más las ideas por intuición, que por reflexión. Su manera de ser, siempre activa, le impide permanecer quieto por mucho tiempo seguido. En la conversación tiende a exigir contestaciones inmediatas. En cuanto a la lectura, también denota su inquietud interior, circunstancia que suele traducirse en una defectuosa caligrafía: su letra es estirada y difícil de comprender. En cuanto a su respiración es rápida. La tension inferir les hace respirar apoyándose en inspiraciones y aspiraciones cortas y frecuentes. Las cantidades de aires complementarios que inspiran y de aire de reserva que espira son casi nulas. La consecuencia practica de todo esto es que el disfemico trabaja o respira como si tuviera una capacidad pulmonar inferior q la que corresponde a su talla, lo que le produce una mayor inquietud que acaba agudizando su tension interior. Aquí se perfila un circuito vicioso que será preciso cortar al intentar la reeducacion _ nerviosismo-respiración rápido y corta-poca renovación del aire pulmonar, agudización de la tension nerviosa-actuación poco reflexiva. Hiperemotividad y neurosis A veces puede ocurrir que niños tartamudos de muy corta edad y de naturaleza hiper emotiva reaccion en de forma extremadamente violenta, dándoles excesiva importancia a las situaciones que le parecen difíciles. Algunos sujetos disfemicos por una inmadures afectiva inespecífica y evidencian manifestaciones de emotividad y ansiedad desproporcionadas en relación con las circunstancias. Este retraso afectivo se origina generalmente en un funcionamiento excesivo con la madre. Otros presentan tendencias neuróticas, junto con una determinada predisposición constitucional. Su tartamudez es su aspecto dominante del trastorno de la personalidad, que se vera agravado a su vez por las dificultades de la vida de relación de la persona.
  • Situaciones y edades Las diferentes situaciones de la vida cotidiana para los tartamudos una prueba que solo superan a veces difícilmente. Se instala en ellos un sentimiento de inferioridad, que incrementa su timidez y que desencadena constantemente nuevas manifestaciones de ansiedad. Es por esto por lo que su tartamudeo será cada vez mas incomodo o mayor. A la edad de 4 o 5 años, la entrada del disfemio en la escuela se efectúa generalmente sin problemas, si es que capta bien la separación de la madre y hay condiciones de grupo positivas. Durante el tiempo que esta en la escuela, el niño disfemico normalmente tiene un comportamiento similar al de los no tartamudos, sobre todo si su tartamudeo es intermitente e influye poco en su comportamiento. En la etapa prepuberal, pueden agravarse las dificultades, ya que en el tartamudo debe enfrentarse con los problemas propios de la adolescencia que se añaden a los de lenguaje. Las situaciones relacionales que debe abordar son más difíciles, y en ellas su trastorno desempeña un papel predominante. En este periodo, la afectividad ocupa un lugar muy importante y, por lo tanto, los factores psicopatológicos se pueden desarrollar e intensificar En muchos casos la personalidad se transforma y aparecen reacciones de agresividad, trastornos de carácter y sentimiento de culpabilidad. En la edad adulta, si el tartamudeo no ha sido admitido y compensado, sino que se ha agravado, se hace presente casi siempre en un telón de fondo psicopatológico. Introspección y vulnerabilidad El tartamudo define su trastorno y su compartimiento con tendencia a una introspección nefasta, que crea perturbaciones y problemas suplementarios. El análisis que realiza de la propia forma de ser varia de una persona a otra. Hay quienes se inquietan excesivamente por lo que puedan pensar o demás de ellos; todo lo refieren así mismos y acaban por caer en algunas de las distintas formas de egocentrismo. Se consideran diferentes los demás creen que toda la atención esta centrada en su problema, despertando en los demás sentimientos de piedad. Todas estas particularidades muestran la constitución mentadle algunos tartamudos y su vulnerabilidad frente a situaciones conflictivas. Pero no deja de ser cierto que numerosos adultos tiene un comportamiento normal al asumir su tartamudez, estando adaptados a una vida social y afectiva sin problemas.
  • PROBLEMAS EN EL PLANO LINGÜÍSTICO El papel de la herencia ¿La tartamudez es un transtorno de carácter hereditario? Si. Por lo general, cuando se detecta un trastorno de tartamudez se efectúa la anamnesis familiar para conocer la historia clínica del niño se acostumbra a encontrar a alguno/os de antepasados que han padecido síntomas similares. Se suelen parecer las formas de presentación e incluso la formulación de las dificultades. Ello es tanto más notorio en los niños que tienen antecedentes directos y han sido educados por ellos. Cuando un padre tiene un determinado tipo de tartamudez, es mas fácil que su hijo presente el mismo síntoma, y además, de una forma muy perecida. Hemos de tener en cuenta el estado tenso y ansioso que suele haber en estos casos en la familia, temiendo que el hijo reproduzca el comportamiento paterno. ¿Cual es la causa de que la tartamudez sea un trastorno mucho mas frecuente en los niños que en las niñas? Efectivamente, por cada niña con tartamudez se encuestan cuatro niños que presentan este trastorno. La psicología no tiene una respuesta al respecto. Ciertamente los padres con niños y niñas han podido observar como estas tienden a ser menos movidas e inquietas, suelen asimilar antes las ordenes de los adultos y tienden a una conducta mas ordenada. En estas condiciones se puede basar la mayor tendencia de los niños a presentar problemas de tartamudez. Lo cierto es que nada ha podido demostrarse. ¿Puede aparecer la tartamudez después de un tiempo de habla normal? ¿A que se debe que ello ocurra? Pueden aparecer episodios de tartamudez en un niño e incluso en un adulto sin que hayan presentado antes síntomas de disfemia. Incluso puede presentarse en personas que hablan singularmente bien y que no habían presentado jamás ningún síntoma que permitiera imaginar que podía ocurrir. Las causas son muy diversas. Por lo general, la disfemia se presenta después de haber vivido una situación especialmente angustiosa o frustrante para el niño, en la cual se ha generado un alto nivel de tension que no ha podido ser canalizado al exterior. La situación ansiogena tiene mayor posibilidad de generar un efecto de este tipo, en la medida en que se relaciona con la dificultad de relación interpersonal o con un conflicto afectivo que repercute en la sociabilidad del individuo. Este tipo de situación es mas frecuente en los casos de niños con antecedentes disfemicos familiares. Además ocurre en una proporción inversa la edad. Es decir, que si bien es posible que le suceda a un sujeto adulto, es mucho mas frecuente que les ocurra a niños.
  • ¿Cual es la mejor edad para realizar una reeducacion de la tartamudez? La mejor edad para realizar una reeducacion del niño con disfemia es alrededor de los seis años, cuando el niño es capaz de entender los razonamientos y ordenes del terapeuta, por otro lado, no esta sometido a demandas escolares y no ha adquirido conciencia de las repercusiones en la relación social de su problema. Si se supera esta edad de forma notoria, es mejor dejar el tratamiento para la adolescencia. Cuando los síntomas hayan aparecido una vez pasado los ocho años (a no ser que el niño este muy motivado para ello o que los síntomas sean muy a aparatosos) dejar el tratamiento para después de los doce. ¿En que medida puede ayudar la familia a la recuperación de un niño tartamudo? Unos padres intolerantes, agresivos con el niño, que reprenden su comportamiento que determinan las palabras en las que el pequeño se encalla y que demuestran constantemente su disgusto por la forma en que habla su hijo, conseguirán el acomplejamiento de este, y además, una tendencia del mismo al mutismo y a la inhibición de su conducta verbal. Todo ello redundara en un aumento en la ansiedad y, por lo tanto no abordable desde la perspectiva de ladee la represión o la o la reprimenda, el niño no sentirá culpabilidad por su problema y tendera a expresarse con mayor libertad. Esto redunda siempre en un descenso de la ansiedad, consecuentemente en una mejoría del problema Es preciso tener en cuenta que muchos padres tienen conceptualmente clara la situación, pero su comportamiento posterior no obedece a sus propias consideraciones. En este caso desempeña un papel importante los antecedentes de los propios padres. En muchos casos ellos han sido victimas de la disfemia en su infancia y quizás aun en el presente. Una de las circunstancias que intranquilizan más a los padres es la constatación en sus hijos de sus propios defectos. La ansiedad que produce en una persona con antecedentes de tartamudez que su hijo presente el mismo síntoma genera una tension en el ambiente que acrecienta la tartamudez en el hijo.
  • LA REEDUCACION Tranquilidad y sin prisa Es corriente que algunos disfemicos se sorprendan cuando oyen que escribir despacio o andar sin correr les podría ayudar a hablar con más dominio. El actuar con prisa agudiza la tencion interior que domina al tartamudo, y el moverse despacio le conduce a la relajación. La lentitud en las actividades en un sector del cuerpo conduce al apaciguamiento de otras reacciones del mismo compuesto personal. Aunque no es fácil, en consejo que recomienda acostumbrarse a realizar las cosas sin prisa es eficaz. De esta forma, aun pareciendo que se trabaja menos, todo trabajo hecho sin apresuramiento es más eficaz y su resultado es superior. Además acrecienta con ellos su bienestar general, ya que tal conducta lleva a un estado mas relajado. El ejercicio del espejo Un ejercicio que da excelentes resultados al disfemico consiste en practicar delante de un espejo, con el fin de acostumbrase a focalizar y articular. El hecho de ver las propias facciones al articular de forma amplia constituye un recordatorio más de lo que debe hacer cuando esta hablando con otro. Es recomendable un espejo de pequeñas dimensiones, a fin de poderlo apoyar en una mesa, permitiendo que el sujeto permanezca en una postura cómoda, sentado. Es suficiente que enmarque la zona bucal. No desaconsejable hacer los ejercicios por medio de la lectura, ya que obliga al disfemico a estar pendiente del libro y no de la boca, que es lo que interesa. Por ello es mas recomendable que el sujeto recite algo que sepa de memoria. Una cosa que se debe evitar es la lectura rápida, ya que ella lleva a la no focalización de las palabras, lo que no resulta beneficioso para el tartamudo. Al contrario este debe tener una lectura más pausada y lenta. La utilización de un metrofono facilita la lentitud y la regularidad. Algunos tartamudos arrítmicos no llegan nunca a poder seguirlo; otros de torpe motricidad, nunca llegan a empezar en el momento oportuno, a pesar de eso, e incluso no respetando el ritmo silábico, el lenguaje resulta mas facilitado, ya que el metrónomo, a fin de que el sujeto no resulte condicionado por este procedimiento facilitador Otro procedimiento es la utilización de un magnetofonico puede ser de gran ayuda, siempre y cuando al sujeto no se le haga oír la primer grabación, a fin de no traumatizarlo todavía mas. Se le dejara oír solo cuando haya un mejoramiento sensible y cuando el cambio obtenido sea motivo de estimulo para el.
  • Reeducacion ortofónica En los casos en los que se observan un retraso en el lenguaje, la reeducacion ortofónica consistirá en ejercicios de evocación y de vocabulario, con ayuda de imágenes sin texto, enumerando primero los objetos, describiendo después su forma, su color, etc., y las acciones que se realizan con ellos. Por el orden en que se presentan las preguntas, el niño disfemico aprende a constituir su lenguaje con frases simples, llegando poco a poco a asociaciones de palabras, ideas y descripciones más elaboradas y compuestas por elementos más complejos. Luego se cuenta una historia simple, con pequeñas frases cortas, teniendo en cuenta el nivel mental del paciente y su lenguaje. El niño deberá repetir sus frases repetir las frases a la misma velocidad y en un tono ligeramente cantarín. También se le pueden organizar juegos colectivos, para obligarle a expresiones verbales espontáneas. Se buscan conversaciones de temas que puedan tener un significado especial para el niño. De esta manera se facilitaran sus necesidades de intercambio, se mejora su forma de relación y se suprimiera su sentimiento de inferioridad. Ejercicios de evocación Otro ejercicio útil es el de evocación de palabras haciéndole repetir término fáciles como: mesa, coche, casa, torre, etc. Luego se deben pasara ejercicios con frases sencillas, e los que el ortofonista propone una palabra usual: papel, zapato, cama, etc. Con la cual el sujeto debe elaborar una frase corta y sencilla, como por ejemplo: yo dibujo en el papel. La reeducacion no debe hacerse de manera demasiado precoz ni tampoco debe cesar bruscamente. La edad más favorable para la reeducacion rápida del trastorno es entre los 5 y 6 años. A veces antes, cuando las condiciones familiares son buenas y el niño es estable y dócil. Hacia los 10 o 12 años, la mayoría de los niños no se sienten muy implicados en el trastorno, de bodoque la falta de motivación puede comprometer el resultado. Después de este periodo, entre los 15 y los 20 años aproximadamente, vuelven a darse condiciones favorables. Se organiza la vida afectiva y social, el carácter esta formado y la personalidad y el comportamiento se afirman. El tartamudo es consciente y desea su reeducacion, lo que es un punto de partida muy positivo.
  • LA TERAPÉUTICA Se pueden clasificar en numerosos tratamientos para reeducar la tartamudez en cuatro categorías: 1) TÉCNICAS ORTOFÓNICAS Se dirigen especialmente a los síntomas, a la palabra y al lenguaje del tartamudo. Por ejemplo: Método de masticación: consiste en masticar el aire y asociar los movimientos a sonidos y al lenguaje. Método fisiológico: se asocian ejercicios de fonación y articulación. Método de Liebmann: es cuando se dedican a hablar al mismo tiempo el reeducador y el tartamudo, hasta que llega un momento en que el reeducador le deja solo hablando. Método de practica negativa: el terapeuta se dedica a analizar el trastorno y a imitarlo, con el fin de que el tartamudo puede observarse al tartamudear e ir así asumiendo y superando su disfemia 2) TÉCNICAS PSICOMOTRICES Trabajan directamente con el cuerpo del tartamudo. Las más difundidas son: Las técnicas psicorritmicas: rítmica, ortofónica, psicomotricidad, etc. Técnica de relajación: consiste en el descondicionamiento, provocando una distensión de la musculatura voluntaria que permita actuar sobre los accesos tónicos. 3)LA PSICOTERAPIA Existen tendencias, métodos formas diversos, como, por ejemplo los siguientes: l. Stein hace regresar el lenguaje del tartamudo hasta el parloteo, con el objeto de hacer desaparecer las fobias y así facilitar los intercambios. 2. Seeman asocia la terapia a la palabra y a los tratamientos farmacológicos al mismo tiempo. Steven Smieth asocia la articulación, la respiración, la voz y la psicoterapia. 3.Para Jonson y G Wyatt, el tratamiento del tartamudo descansa sobre todo en la relación de este con la madre. 3) TRATAMIENTOS FARMACOLÓGICOS: Un tratamiento medicamentoso con ansiolíticos no suprime nunca la tartamudez. Puede ser simplemente una buena ayuda terapéutica, que interviene para disminuir los estados ansiosos o actuar sobre la tension de los músculos. Los fármacos mas habituales son esencialmente neurosedantes, neurolépticos o tranquilizantes.
  • De hecho ningún tratamiento aislado es eficaz por si sol. Es necesario asociarlos. Por otra parte, depende del tipo del paciente, decidirse a adoptar un método u otro. El exitote una reeducacion es posible si se atiende a la palabra del tartamudo y también si se abordan especialmente sus problemas particulares mas profundos. La tartamudez es un trastorno del pensamiento-lenguaje; si el sujeto no esta compensado en este plano (pensamiento-lenguaje); difícilmente se vera compensado en el plano de las relaciones con su entorno.