El aprendizaje cooperativo
                         Organizar la clase de forma cooperativa no es algo fácil; a veces apar...
Se deduce de la definición dada, pero quiero resaltarlo y, además, ampliaremos mucho más este          El aprendizaje
    ...
color de mi piel, a mi peso, a mi estatura, por el hecho de ser niño o niña, ni debido a mi
                          aspe...
Esta nueva forma de trabajar es, pedagógicamente y humanamente hablando, de la más alta
   importancia. (Freinet, 1990, pp...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El Aprendizaje Cooperativo 9 Ideas Clave Pp 136 141[1]

1,049 views
970 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,049
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El Aprendizaje Cooperativo 9 Ideas Clave Pp 136 141[1]

  1. 1. El aprendizaje cooperativo Organizar la clase de forma cooperativa no es algo fácil; a veces aparece como un sueño pretender que en un grupo con tensiones, rivalidades, exclusiones, etc. los alumnos, en equipos reducidos, se ayuden unos a otros para aprender lo que el profesorado les enseña. Estructurar de forma cooperativa la clase, en muchos casos, supone intervenir sobre todo el grupo para que poco a poco se convierta en una pequeña «comunidad de aprendizaje». Como hemos dicho en la segunda Estructurar de forma cooperativa la idea clave (véanse las pp. 71-73 de este libro), el grupo clase ha de dejar de ser una simple clase, en muchos «colectividad» (una simple suma de individuos), que en el mejor de los casos comparte sólo el casos, supone intervenir sobre todo mismo espacio y en el peor está dividida y con muchas tensiones internas, y ha de pasar a ser una el grupo para que poco a poco se pequeña «comunidad». Empieza a serlo en el momento en que quienes forman el grupo se convierta en una pequeña «comunidad interesan unos por otros; se dan cuenta de que hay un objetivo que les une —aprender los de aprendizaje». contenidos escolares— y de que lograr ese objetivo es más fácil si se ayudan unos a otros. Por lo tanto, los alumnos de un grupo deben dejar de ser sujetos «pasivos» y han de pasar a ser «protagonistas» para no acabar siendo «individuos» y «súbditos» en la sociedad, sino «personas» y «ciudadanos». En una clase transformada en una pequeña «comunidad de aprendizaje», el aprendizaje cooperativo es el uso didáctico de equipos reducidos de alumnos (el número oscila entre 3 y 5) para aprovechar al máximo la interacción entre ellos con el fin de maximizar el aprendizaje de todos (Johnson, Johnson y Holubec, 1999). Una característica esencial de estos equipos — denominados equipos de base— es su heterogeneidad en todos los sentidos: género, motivación, rendimiento, cultura, etc. En la idea clave 4 hablaremos con más amplitud de los distintos equipos y cómo se forman. De la definición que acabamos de hacer, podemos destacar los siguientes aspectos: • Los miembros de un equipo de aprendizaje cooperativo tienen una doble responsabilidad: aprender ellos lo que el profesor les enseña y contribuir a que lo aprendan también sus compañeros de equipo. • El profesorado utiliza el aprendizaje cooperativo con una doble finalidad: para que el alumnado aprenda los contenidos escolares y, también, para que aprenda a trabajar en equipo como un contenido escolar más. Es decir, cooperar para aprender y aprender a cooperar. • No se trata de que los alumnos de una clase hagan de vez en cuando un «trabajo en equipo», sino de que estén organizados de forma más permanente y estable en «equipos de trabajo», fundamentalmente, para aprender juntos y, ocasionalmente, si se tercia, para hacer algún trabajo entre todos. 1
  2. 2. Se deduce de la definición dada, pero quiero resaltarlo y, además, ampliaremos mucho más este El aprendizaje aspecto en la idea clave 6, que el trabajo en equipo no es sólo un recurso para enseñar, sino cooperativo es en sí mismo un contenido también un contenido que hay que enseñar. Efectivamente, el aprendizaje cooperativo no es sólo curricular más que los alumnos deben un método o un recurso especialmente útil para aprender mejor los contenidos escolares, sino aprender y que, por lo tanto, se les debe que es, en sí mismo, un contenido curricular más que los alumnos deben aprender y que, por lo enseñar. tanto, se les debe enseñar. Es decir, los alumnos y las alumnas, a lo largo de su escolaridad, deben aprender, entre muchas otras cosas, las habilidades sociales propias del trabajo en equipo, como algo cada vez más imprescindible en una sociedad en la que la interdependencia entre sus miembros se acentúa cada vez más. Presupuestos básicos del aprendizaje cooperativo En un aula transformada en una pequeña «comunidad de aprendizaje» organizada en equipos cooperativos de trabajo, más o menos estables, los alumnos y las alumnas aumentan su protagonismo y participan de una forma mucho más activa en el proceso de enseñanza y aprendizaje y en la gestión de la clase, y comparten con el profesorado la responsabilidad de enseñar, también ellos, a sus propios compañeros. Esto los convierte en sujetos mucho más autónomos, de modo que la estructura de finalidades y la estructura de la autoridad (tal como las hemos descrito anteriormente), además de la estructura de la actividad, también son más cooperativas. El protagonismo de los estudiantes y su El protagonismo de los estudiantes y su participación activa, por una parte, y la responsabilidad participación activa, por una parte, y la compartida a la hora de enseñar así como la cooperación y la ayuda mutua, por otra, son, responsabilidad compartida a la hora precisamente, los dos presupuestos básicos del aprendizaje cooperativo. Efectivamente, por una de enseñar así como la parte, el aprendizaje requiere la participación directa y activa de los estudiantes; nadie puede cooperación y la ayuda mutua, por otra, son aprender por otro. El aprendizaje no es un espectáculo deportivo al que uno puede asistir como los dos presupuestos básicos del aprendizaje simple espectador. Y, por otra parte, la cooperación y la ayuda mutua, si se dan de forma correcta, cooperativo. nos permiten alcanzar cotas más altas en el aprendizaje. Como los alpinistas, los alumnos alcanzan más fácilmente las cimas más altas en su aprendizaje cuando lo hacen formando parte de un equipo cooperativo (Johnson, Johnson y Holubec, 1999). Si se dan estos dos principios básicos, se va consiguiendo un «clima» del aula muy favorable para Si se dan estos dos principios básicos, se el aprendizaje, puesto que se van dando las condiciones emocionales y relacionales va consiguiendo «clima» del aula muy imprescindibles para que los estudiantes puedan aprender efectivamente. favorable para el aprendizaje, puesto que se van dando las La «filosofía» de un grupo clase cooperativo condiciones emociona les y relacionales imprescindibles para La «filosofía» de una clase inclusiva viene presidida por enunciados como estos: que los estudiantes puedan aprender efectivamente. «Todos aprendemos de todos», «Aquí cabe todo el mundo»1, «Tengo derecho a aprender de acuerdo con mi capacidad. Esto quiere decir que nadie puede ponerme un mote por mi forma de aprender», «Tengo derecho a ser yo mismo. Nadie puede tratarme de forma injusta debido al 1 Sacado de González Rodríguez (2000). 2
  3. 3. color de mi piel, a mi peso, a mi estatura, por el hecho de ser niño o niña, ni debido a mi aspecto»2. No se trata de simples frases bonitas, de simples eslóganes que ornamentan las paredes de las aulas, sino de asunciones de fondo que son asumidas por todos los estudiantes, fruto de la reflexión de todo el grupo clase, quizás después de algún conflicto que haya surgido y que haya dado pie a esta reflexión colectiva. Esta «filosofía», por supuesto, debería ser asumida por todo el centro e, incluso, por el sistema educativo en su conjunto. Que sólo lo sea en «teoría», «sobre el papel» o en los discursos oficiales, sin embargo, no debe ser obstáculo para que un equipo docente de ciclo o, incluso, un solo profesor o profesora, lo adopte para los grupos que están bajo su responsabilidad. Numerosas experiencias demuestran que a partir de que un profesor o profesora, o un equipo Numerosas docente, haya estructurado su clase de forma cooperativa, esta forma de organizar la actividad de experiencias los alumnos se ha ido extendiendo a otros profesores y ciclos. En alguna ocasión, lo han reclamado demuestran que si un docente los propios alumnos cuando, a través de sus representantes en la junta de evaluación, han pedido organiza su clase de forma que otros profesores organicen sus clases de la manera que la tiene organizada tal profesor, cooperativa, esta forma de organizar porque así aprenden más y las clases les resultan más interesantes y menos pesadas3. la actividad de los alumnos se extiende a otros Célestin Freinet explica de una forma muy peculiar qué es el trabajo cooperativo —la filosofía de profesores y ciclos. fondo que hay en una clase organizada de forma cooperativa—, contraponiéndolo con lo que él denomina las prácticas escolásticas. En una de sus famosas invariantes pedagógicas, concretamente la número 21, dice textualmente: Al niño no le gusta el trabajo gregario al cual debe agacharse como individuo. Le gusta el trabajo El trabajo cooperativo individual o el trabajo en equipo dentro de una comunidad que coopera. añade un matiz importante al trabajo Esta invariante es la condena definitiva de las prácticas escolásticas cuando todos los niños hacen, a la en equipo: no se trata únicamente de hacer misma hora y cada uno para sí mismo, exactamente lo mismo. No se saca nada con clasificar a los una misma cosa entre todos, sino de hacer alumnos por divisiones o por cursos: nunca se tienen las mismas necesidades ni las mismas aptitudes, y es cada uno una cosa al profundamente irracional pretender hacerles avanzar al mismo ritmo. Unos pierden los nervios porque se servicio de una «comunidad» y retrasan cuando quisieran y podrían ir más de prisa. Otros se desaniman porque no pueden continuar aprender, además, a trabajar en equipo. solos. Una pequeña minoría saca provecho del trabajo organizado de esta manera. Hemos buscado y encontrado la posibilidad de permitir que los niños trabajen cada uno a su ritmo, en el interior de una comunidad viviente. Hay que reconsiderar la noción misma de trabajo en equipo y de trabajo cooperativo. Trabajar en equipo o en cooperativa no significa necesariamente que cada miembro deba hacer el mismo trabajo. Al contrario, el individuo debe conservar hasta el máximo su personalidad, pero al servicio de una comunidad. 2 Sacado de Stainback, Stainback y Jackson, 1999. 3 «En todas las juntas de evaluación a que asistieron en representación del grupo como portavoces (evaluación cero, primera y segunda evaluación), el delegado y la subdelegada de clase propusieron al equipo de profesores que trabajasen en el aula de forma cooperativa, como en Lengua y también en Tecnología, y lo justificaron porque de esta manera aprenden más y mejor y las clases resultan más amenas y entretenidas» (Marín, 2006, pp. 381-382). 3
  4. 4. Esta nueva forma de trabajar es, pedagógicamente y humanamente hablando, de la más alta importancia. (Freinet, 1990, pp. 181-182. Original de 1964) El trabajo cooperativo —como destacaremos con mucha más profundidad en la idea clave 9— añade un matiz importante al trabajo en equipo: no se trata únicamente de hacer una misma cosa entre todos (un trabajo escrito, un mural, una presentación oral...), sino también se trata de hacer cada uno una cosa —la que quiera o se vea con ánimos de hacer, que no necesariamente debe coincidir con lo que hagan los demás— al servicio de una «comunidad» (equipo o grupo clase) que persigue una metas comunes: en este caso, aprender cada uno hasta el máximo de sus posibilidades —para lo que se ayudan unos a otros— y aprender, además, a trabajar en equipo — para lo que se necesitan unos a otros—. Imaginad la clase del profesor o la profesora C, con Tomás y Fatumata e incluso, en el mejor de los casos, con Jordi: todos aportan lo que saben de acuerdo con las posibilidades de cada uno, para el En una clase bien del equipo y del grupo clase, en general (todos nuestros alumnos pueden destacar en algo; se organizada de forma trata de buscarlo, resaltarlo y potenciarlo al máximo): cooperativa hay un trasfondo de solidaridad, de Tomás aporta su simpatía, su forma de decir las cosas sin tapujos, con naturalidad, su amistad... compromiso personal y grupal y Fatumata podrá enseñarles palabras en otro idioma (domina el árabe y el francés), explicarles de respeto, que hace que un alumno no se otras costumbres, enseñarles otras canciones y otros juegos...; Jordi, si consigue romper el círculo sienta del todo satisfecho si sus vicioso en el que está inmerso que le hace sentirse confuso, asustado, dolido y mejorar, así, la compañeros no consiguen tirar hacia imagen de sí mismo y su autoestima, podrá aportar muchas cosas al equipo y al grupo, porque se delante. trata de un chico inteligente. En una clase organizada de forma cooperativa hay también un trasfondo de solidaridad, de compromiso personal y grupa) y de respeto, que hace que un alumno o una alumna no se sienta del todo satisfecho si sus compañeros no consiguen tirar hacia delante. Toda esta «filosofía» hace que haya una comunión de intereses entre los miembros de un equipo, y entre los equipos de una clase, que diferencia claramente el aprendizaje cooperativo del individual y competitivo. En un «terreno» así, «fructifica» más fácilmente el aprendizaje cooperativo, como veremos en la idea clave 4. 4

×