La Diabetes
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La Diabetes

on

  • 806 views

 

Statistics

Views

Total Views
806
Views on SlideShare
806
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La Diabetes La Diabetes Presentation Transcript

    • LA DIABETES PRESENTADO POR NATALIA ANDREA SARMIENTO JENNIFER CAYCEDO GOMEZ 11-01 JT
    • ¿Qué es la Diabetes?
    • LA DIABETES ES UNA ENFERMEDAD QUE SE CARACTERIZA POR UN AUMENTO DE LA CANTIDAD DE AZÚCAR EN LA SANGRE. ESTE AUMENTO OCURRE PORQUE LA INSULINA QUE PRODUCE EL DIABÉTICO, NO PUEDE LOGRAR QUE EL AZÚCAR DE LA SANGRE PASE A LAS CÉLULAS PARA PRODUCIR LA ENERGÍA QUE NECESITA EL ORGANISMO .LA DIABETES ES UNA ENFERMEDAD QUE NO SE CURA, PERO SE PUEDE CONTROLAR, SI SE SIGUEN LAS RECOMENDACIONES INDICADAS. . COMÚNMENTE ES HEREDITARIA, SI UNO DE LOS PADRES ES DIABÉTICO, UNO O VARIOS DE SUS HIJOS SON DIABÉTICOS. . LA OBESIDAD O GORDURA FAVORECE EL DESARROLLO DE LA DIABETES. TODA PERSONA QUE TIENE FAMILIARES DIABÉTICOS DEBE EVITAR EL SOBREPESO.
      • . Las operaciones quirúrgicas, la ingestión de ciertas drogas, las enfermedades del hígado o del páncreas, los embarazos que presentan algún problema, las emociones y la menopausia son factores que pueden acelerar la aparición de la diabetes en personas que ya tienen predisposición a padecerla.
    • Síntomas
    • Cansancio y debilidad Pérdida de peso Molestia en los ojos Heridas que no sanan Hambre excesiva Mucha sed Aumento en la frecuencia de orina En algunas ocasiones puede pasar mucho tiempo, sin que la persona diabética sienta molestías. Generalmente, todo diabético cuando tiene muy alta la cantidad de azúcar en la sangre, se queja de cansancio y debilidad, siente más hambre, más sed y orina con más frecuencia, tanto de día como de noche.
    • Tratamiento
    • Las recomendaciones más importantes para todo diabético son el cumplimiento de la dieta, de los medicamentos y los cuidados indicados. La dieta incluye casi todos los alimentos que se consumen normalmente, menos las jaleas, cajetas, miel de abejas, jugos enlatados, refrescos gaseosos, chocolates y maní. Cuando la diabetes se inicia durante la edad adulta, en muchos casos se puede controlar solamente con la dieta recomendada y con la pérdida de peso (si existe sobrepeso). Si continúa con el "azúcar alto", debe tratarse con pastillas "hipoglicemiantes orales".
    • Aquellas personas que no responden al tratamiento con dieta y pastillas, tendrán que usar insulina mediante una inyección subcutánea para que el azúcar disminuya en la sangre. Existen 2 tipos de insulina: la insulina NPH (lenta) que es lechosa y la insulina simple que se usa en casos de emergencia, cuando el azúcar en la sangre es muy alto. La dosis diaria de insulina que el diabético necesita inyectarse será indicada por el médico y no deberá cambiarse a menos que el médico lo indique. Para que la piel no se inflame debe inyectarse en diferentes partes del cuerpo: brazos, caderas, abdomen y muslos. La persona diabética que tenga alguna duda acerca del tratamiento, debe buscar ayuda en la clínica o centro de salud más cercano.
    • Todo diabético debe cuidar muy bien sus  pies, ya que son las zonas más propensas a sufrir golpes o heridas. Esta lesiones pueden ser muy graves debido a que los problemas de circulación que tiene el diabético, favorecen las infecciones y evitan la cicatrización de la heridas.  El diabético puede desarrollar daños en sus nervios, los cuales producen pérdida de sensación de dolor y no se da cuenta que hay un problema que necesita ser tratado. En algunos casos, cuando pequeñas lesiones que no han sido atendidas se complican, puede amputarse la zona afectada, que frecuentemente son los dedos de los pies y otras veces el pie o toda la pierna. Por esto, el diabético debe cuidarse muy bien los pies.
    • Recomendaciones para el cuidado de los pies  
    • Lavar diariamente los pies con agua tibia y jabón suave. Secar muy bien los pies, especialmente los espacios que hay entre cada dedo, para prevenir los hongos. Si la piel de los pies es seca, se debe aplicar crema para mantenerla suave, si por el contrario la piel es húmeda, es necesario aplicar talcos. Las uñas se deben cortar en forma recta, después de bañarse, ya que en ese momento se encuentran limpias y suaves. Se debe tener cuidado de no romper la piel cercana a la uña, utilizar un lugar bien iluminado para cortar las uñas. Si los pies tienen callos, introdúzcalos en agua tibia con bicarbonato durante 20 minutos. Luego frote los callos con piedra pómez, con el cuidado  de no romper la piel suave. Evite usar sustancias o líquidos para eliminar los callos, ya que pueden producir quemaduras y lesiones. Nunca se corte los callos.
    • La medias que se usen deben ser suaves, limpias, sin elásticos ni costuras y combiarse diariamente. Los zapatos apropiados deben ser cerrados, de cuero suave, punta ancha y suela dura, que se adapte a la forma y posición del pie para prevenir ampollas y heridas. Antes de ponerse los zapatos revíselos para evitar que algún objeto le produzca una lesión. No se debe andar descalzo para prevenir golpes, cortaduras o quemaduras. Los pies se deben examinar todos los días y buscar cualquier lesión, herida, enrojecimiento o hinchazón.
    • Tipos de Diabetes
    • Hay dos tipos principales de diabetes. Al tipo I, dependiente de la insulina, a veces se le llama diabetes juvenil, porque normalmente comienza durante la infancia (aunque también puede ocurrir en adultos). Como el cuerpo no produce insulina, personas con diabetes del tipo I deben inyectarse insulina para poder vivir. Menos del 10% de los afectados por la diabetes padecen el tipo I. En el tipo II, que surge en adultos, el cuerpo sí produce insulina, pero, o bien, no produce suficiente, o no puede aprovechar la que produce. La insulina no puede escoltar a la glucosa al interior de las células. El tipo II suele ocurrir principalmente en personas a partir de los cuarenta años de edad.