Junio de 2009 VOTO NULO: ¿DESENCANTO CON LA DEMOCRACIA? Notas para un modelo de desafección política Julia Isabel Flores D...
Uno de los aspectos que más condiciona la relación entre ciudadanos y el poder político son las actitudes. Actitudes como ...
Actitudes como las anteriores y la percepción negativa del desempeño institucional nos llevaría a referirnos a un proceso ...
Estos temas han sido objeto de debate político, sobre todo a partir de estas últimas elecciones. El debate se aviva, dado ...
El comportamiento de la abstención y otros indicadores hace temer a algunos sobre el futuro de la democracia. De hecho la ...
Si una abstención elevada a corto plazo puede no ser una mala señal en cuanto a la calidad de la democracia, su persistenc...
El concepto de desafección política La desafección política puede definirse como “el sentimiento subjetivo de desempoderam...
<ul><li>En la desafección política se distinguen dos dimensiones parcialmente independientes:  </li></ul><ul><li>Actitudes...
Desafección política se distingue de otros que le están estrechamente relacionados pero que no son lo mismo: tales como al...
A diferencia del concepto de desafección política, la mayoría de estos conceptos, sugieren la existencia de un estado de c...
La desafección política es independiente del apoyo al régimen democrático y tiene distintas consecuencias para el comporta...
Prevalece la idea de que la falta de confianza en la política, la alienación política traen como resultado la desafección ...
Por contraste, el descontento político puede ser visto como expresión del desagrado resultante de la creencia de que el de...
Niveles altos o crecientes de desafección política en la población sugieren que se considera que el sistema político –líde...
En cambio los patrones tienden a mostrar que la desafección está mucho más extendida en las generaciones más jóvenes (18 a...
Se ha comprobado que en las antiguas democracias la naturaleza de las relaciones entre el gobierno y la ciudadanía atravie...
El pasado político no-democrático y las escasas y negativas experiencias democráticas del pasado son, en definitiva, los p...
Pero ¿por qué tiene tanta importancia la desafección política? En las democracias representativas, la participación políti...
Mientras que en las democracias tradicionales o de antigua data  la desafección política contribuye a la creación de forma...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Social Science From Mexico Unam 130

745 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
745
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Social Science From Mexico Unam 130

  1. 1. Junio de 2009 VOTO NULO: ¿DESENCANTO CON LA DEMOCRACIA? Notas para un modelo de desafección política Julia Isabel Flores Dávila Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM
  2. 2. Uno de los aspectos que más condiciona la relación entre ciudadanos y el poder político son las actitudes. Actitudes como el desinterés, la desconfianza política y la baja participación, o la mala percepción del desempeño institucional están íntimamente unidas al grado de confianza que los ciudadanos depositan en las instituciones de representación política en general y, en especial, en los partidos políticos.   En democracias en donde los ciudadanos desconfían de los partidos políticos es altamente probable que exista un número menor de afiliados y de ciudadanos dispuestos a implicarse con los mismos, lo que a su vez condiciona su institucionalización, recursos y tipo de financiación, estructura y organización, tipo de liderazgo y otros aspectos básicos. Dígame por favor si usted forma o ha formado parte de alguna de las siguientes organizaciones. PARTIDO POLÍTICO* Año 2001 2003 2005 2008 Sí 1.2% 9.9% 9.3% 6.9% No / Ninguna 98.8% 89.9% 89.8% 92.3% NR/NS/NC NA 0.2% 0.9% 0.8%
  3. 3. Actitudes como las anteriores y la percepción negativa del desempeño institucional nos llevaría a referirnos a un proceso de desafección política del cual el abstencionismo o conductas similares son sólo algunos de los síntomas.
  4. 4. Estos temas han sido objeto de debate político, sobre todo a partir de estas últimas elecciones. El debate se aviva, dado que se considera a la elevada participación como una expresión del ideal democrático. Tendríamos que preguntarnos acerca de la importancia de la abstención y otros indicadores para la estabilidad y calidad de la democracia, indagar las consecuencias de la distribución social de la abstención y sus implicaciones desde el punto de vista de la relación entre la igualdad política y la igualdad social.
  5. 5. El comportamiento de la abstención y otros indicadores hace temer a algunos sobre el futuro de la democracia. De hecho la conexión entre abstención electoral y estabilidad democrática no es nueva y ha sido objeto de constante polémica. Mientras que para algunos autores una participación excesiva implica una fuerte polarización y con ello un peligro para la democracia; para otros, un abstencionismo elevado puede anteceder a una ruptura política. Permanece sin embargo el abstencionismo como un indicador de la calidad de la democracia.
  6. 6. Si una abstención elevada a corto plazo puede no ser una mala señal en cuanto a la calidad de la democracia, su persistencia si estaría indicando un déficit en cuanto al papel que juegan las elecciones como mecanismos reguladores del conflicto político. Si pensamos que la baja participación no sólo se da en el ámbito electoral, sino que forma parte de un déficit de participación más amplio, que puede acentuar el proceso de elitización de la vida política, es importante situar al abstencionismo en una dimensión más amplia.
  7. 7. El concepto de desafección política La desafección política puede definirse como “el sentimiento subjetivo de desempoderamiento, cinismo y falta de confianza en los políticos, en el proceso político, y las instituciones democráticas, sin que ello implique cuestionar al régimen político (Di Palma, 1970,30)
  8. 8. <ul><li>En la desafección política se distinguen dos dimensiones parcialmente independientes: </li></ul><ul><li>Actitudes relacionadas con la falta de compromiso con los procesos políticos y la desconfianza generalizada hacia la política ( political disengagement o falta de compromiso político o cívico). </li></ul><ul><li>Creencias acerca de la falta de respuesta de las autoridades políticas, representantes e instituciones y la falta de compromiso en las instituciones de representación política y sus representantes (desafección institucional o hacia las instituciones). </li></ul>
  9. 9. Desafección política se distingue de otros que le están estrechamente relacionados pero que no son lo mismo: tales como alienación política, crisis de confianza, cinismo político y disenso político, que se usan con frecuencia o incluso a veces en forma intercambiable en estudios de cultura política. Más aún, a veces estos conceptos se miden de forma similar, lo que trae como consecuencia confusiones teóricas y metodológicas.
  10. 10. A diferencia del concepto de desafección política, la mayoría de estos conceptos, sugieren la existencia de un estado de crisis en el régimen político. Por ejemplo, el concepto de alienación política implica una crisis de la legitimidad democrática.
  11. 11. La desafección política es independiente del apoyo al régimen democrático y tiene distintas consecuencias para el comportamiento. Por ejemplo, muchas democracias antiguamente establecidas, muestran a la vez, altos niveles de apoyo al régimen democrático y desafección política.
  12. 12. Prevalece la idea de que la falta de confianza en la política, la alienación política traen como resultado la desafección con el desempeño del gobierno. No, la desafección política aparece con independencia de la popularidad de un gobierno o sus políticas. Las evaluaciones de un gobierno tienen que ver con la movilización política, pero no tienen impacto en las otras dos dimensiones: apoyo al régimen democrático y desafección política. La gente como usted no tiene nada que decir de los que hace el gobierno* Año 2001 2003 2005 De acuerdo 19.4% 19.8% 21.0% De acuerdo en parte NA 7.9% 19.8% En desacuerdo 67.7% 67.0% 55.1%
  13. 13. Por contraste, el descontento político puede ser visto como expresión del desagrado resultante de la creencia de que el desempeño del gobierno o del sistema político se queda corto frente a los deseos o expectativas de los ciudadanos. El descontento es un reflejo de la frustración que se deriva de comparar lo que los ciudadanos esperan tener (Gamson, 1968) y en términos políticos de la creencia de que el gobierno es incapaz de afrontar los problemas considerados como importantes por los ciudadanos pero no tiene mayores efectos en los niveles de desafección política (Dahl). ¿Qué tan complicada es para usted la política?* Año 2001 2003 2005 2008 Sí / Muy complicada/Complicada 55.7% 65.2% 64.9% 51.8% No / Poco complicada/ Nada complicada 38.8% 28.5% 30.6% 40.9% ns/nc 5.5% 3.0% 2.5% 7.4%
  14. 14. Niveles altos o crecientes de desafección política en la población sugieren que se considera que el sistema político –líderes o instituciones, o ambos- están funcionando pobremente. Ya sea que su desempeño se pobre, o que las expectativas sobre su funcionamiento sean muy elevadas, Los altos niveles de desafección sugieren que algo anda mal. La hipótesis señalada por algunos autores de que la causa de la desafección política en las nuevas democracias hay que buscarla en el pasado político ya que, de manera sistemática, cuanto más edad tiene un ciudadano y menor es su grado de información política, mayor es la presencia de estas actitudes de desafección (Mainwearing) ¿La política contribuye o impide el mejoramiento del nivel de vida para todos los mexicanos?* Año 2001 2003 2005 Contribuye 41.7% 43.2% 39.4% En parte NA 18.3% 26.5% Impide 29.4% 29.9% 27.0% otro/ns/nc 29.0% 8.6% 7.0%
  15. 15. En cambio los patrones tienden a mostrar que la desafección está mucho más extendida en las generaciones más jóvenes (18 a 24 años) que apenas se inician en la vida política y han votado por primera vez, con bajos niveles de escolaridad (primaria completa) y con ingresos bajos , menos de tres salarios mínimos. Es entre los sectores de 25 a 29 años, más educados (preparatoria completa y más) y con mayores niveles de ingreso donde encontramos mayores niveles de desafección mostrando su “novedad” y “modernidad”. El pasado político que da forma a la desafección política no tiene que ver tanto con la forma de determinados regímenes políticos sino, más bien, con las prácticas políticas, usos, manipulación y discursos políticos que dañan o perjudican la imagen y funcionamiento de las instituciones de representación política. Dígame si está usted de acuerdo o en desacuerdo con que &quot;El voto de la mayoría debe decidir las acciones del gobierno&quot;* Año 2001 2003 2005 De acuerdo 85.0% 81.9% 76.9% De acuerdo en parte 0.0% 5.1% 12.9% En desacuerdo 8.0% 8.6% 7.1% ns/nc 4.4% 4.0% 2.6%
  16. 16. Se ha comprobado que en las antiguas democracias la naturaleza de las relaciones entre el gobierno y la ciudadanía atraviesa por un proceso de cambio que se refleja en el alejamiento de los ciudadanos de la política, un incremento en la desconfianza en las instituciones políticas y de otras organizaciones tradicionales de representación. En las democracias recientes como la nuestra consideramos que la desafección política amplía la brecha entre los ciudadanos y el estado, en vez de constituirse en una fuente de cambio y dinamismo democrático. ¿Acudió a votar en algunas de las siguientes elecciones?*   Año 2001 2003 2005 2008 Senadores 72.5% 65.3% 73.8% NA Diputados 74.1% 64.8% 65.3% NA Presidente de la República 73.3% 75.2% 73.8% 77.3% Gobernador del Estado 72.9% 64.7% 67.1% 67.2% Presidente municipal 75.3% 68.7% 64.9% NA
  17. 17. El pasado político no-democrático y las escasas y negativas experiencias democráticas del pasado son, en definitiva, los principales agentes socializadores y reproductores de todas las actitudes de desafección política en las nuevas democracias. Esto parece ser diferente a la “modernidad” mostrada por algunas democracias más tradicionales en donde la presencia de la desafección parece estar unida a la existencia de una ciudadanía más informada que, especialmente entre los jóvenes, demanda de las instituciones representativas y de sus representantes actuales algo más que la posibilidad de hacerse oír por los gobernantes en las urnas, y que, como consecuencia, rechaza el actual arreglo institucional y su actual funcionamiento, pero no la democracia. ¿Qué tanto influyen en la vida política de México… (porcentaje de &quot;mucho&quot;)?*   Año 2001 2003 2005 2008 Las grandes empresas 57.9% 54.5% 56.8% 27.6% Los partidos políticos 67.2% 64.3% 72.0% 34.5% El presidente 77.2% 73.7% 75.9% 52.1% Los sindicatos 44.6% 53.5% 56.4% 17.3% Las agrupaciones ciudadanas 35.4% 42.3% 41.8% 9.6% Los ciudadanos 41.3% 46.0% 41.1% 14.5%
  18. 18. Pero ¿por qué tiene tanta importancia la desafección política? En las democracias representativas, la participación política es el principal mecanismo con el que cuentan los ciudadanos para que transmitan información sobre sus intereses, preferencias y necesidades y presionen para obtener respuestas de las autoridades. La participación es, por tanto, un aspecto esencial de todas las democracias y un indicador significativo de la naturaleza de las nuevas. Dígame si está usted de acuerdo o en desacuerdo con las siguientes frases (porcentaje del acuerdo):* Año 2001 2003 2005 2008 Si uno no tiene cuidado de sí mismo la gente se aprovechará 71.5% 83.5% 68.0% 84.4% La mayoría de las personas son solidarias 39.7% 41.4% 41.3% 37.8%
  19. 19. Mientras que en las democracias tradicionales o de antigua data la desafección política contribuye a la creación de formas más inclusivas y más participativas. Las consecuencias de la desafección política en las nuevas democracias siguen otro camino: amplían la brecha entre los ciudadanos y las instituciones, ente ellos y sus representantes y autoridades políticas, promueve así una falta general de participación, una menor expresión de las preferencias políticas y de exigencia de rendición de cuentas de las autoridades y los partidos entre los diversos períodos electorales creando finalmente una democracia más elitista y menos participativa.

×