Your SlideShare is downloading. ×
Cortos De Chaplin
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Cortos De Chaplin

2,677
views

Published on

Published in: Travel, News & Politics

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,677
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 CHARLES CHAPLIN Manuel González Riquelme BIOGRAFÍA Chaplin nace en Londres en 1889. Su éxito se debe a su capacidad para transformar las ansiedades básicas y las preocupaciones de la vida humana en comedia. Un reflejo de sus propias experiencias vitales. Fue hijo de actores que se separaron cuando era un bebé. Creció en medio de una pobreza extrema y parte de su infancia la pasó en instituciones para niños indigentes. A los 10 años cambió su suerte. Se hizo actor profesional. Sus dotes se perfeccionaron gracias a los años con Fred karmo, el empresario de comedias más importante por aquellos años. Mientras estaba de gira por Estados Unidos fue descubierto por los estudios Keystone de Mack Senett. Pronto se dio cuenta de que debía de seguir un camino propio, hacerse independiente. Empezó a dirigir sus propias películas. De Keystone fue a Essanay y luego a la Mutual. Los primeros cuatro años supusieron un paso más hacia las obras maestras de la Mutual: El Emigrante, El Vagabundo, La Calle de la Paz, El Prestamista. En 1918 tiene su propio estudio, el más moderno en su día. Transformó los horrores de la 1ª Guerra Mundial en comedia en Armas al Hombro y encarnó las privaciones y ansiedades de su propia infancia en The Kid. En 1919, los cuatro gigantes del momento de Hollywood (Chaplin, Douglas Fairbanks, Mary Pickford y D. W. Griffith) constituyeron la United Artist para distribuir sus propias películas. El primer estreno fue Una mujer de París (1923). Una película pensada para Edna Purviance (su fiel actriz principal y momentáneo interés amoroso desde 1915), en la que él hizo una fugaz aparición. Fue el único fracaso de taquilla, lo compensó La quimera del oro donde Chaplin demostró que la tragedia y la comedia siempre van de la mano ya que esta comedia se inspiró en las agudas privaciones de los buscadores de oro de 1890 y en las novelas de Jack London. La llegada del cine sonoro en 1927 supuso para Chaplin un reto mayor que para otros directores. Su personaje de Charlot el Vagabundo, basado en el uso del mimo y la pantomima sin palabras, se había ganado una audiencia mundial que inevitablemente disminuiría si hablaba en inglés. La respuesta de Chaplin fue continuar haciendo películas mudas como Luces de la ciudad (1931) y Tiempos Modernos (1935). En éstas, la banda sonora sólo se utilizó para efectos sonoros y acompañamiento musical; dicho acompañamiento fue compuesto por Chaplin, un trabajo más a los de director, productor, escritor y protagonista. En Tiempos Modernos, Chaplin usó la comicidad como arma para denunciar la industrialización y el enfrentamiento entre el capital y la mano de obra. Esta problemática había sido tratada por Fritz Lang en Metrópolis (1926). En El Gran Dictador (1940), su blanco fue el fascismo y sus líderes (Hitler y Mussolini) que suponían, como los acontecimientos históricos vinieron a demostrar, el peligro más grave de la época. Los críticos se quejaron de que Chaplin se estaba excediendo en su función.
  • 2. 2 La defensa constante de los desamparados y su amistad con intelectuales de izquierdas, siempre había sido vista con desconfianza por la derecha política norteamericana. La Guerra Fría y la persecución de la izquierda por McCarthy, hicieron de Chaplin un blanco claro. En Monsieur Verdoux (1947) establece un paralelismo entre las actividades de un asesino en serie y el asesinato en la guerra, generó más ira. Fue la última película, Candilejas (1952) un recuerdo triste de los teatros de juventud, dejó América para un exilio permanente en Suiza. En Londres hizo una película más Un rey en New York (1957), una sátira de la política norteamericana y La condesa de Hong-kong (1967). Publicó dos volúmenes con sus memorias. Invirtió su tiempo en la componer la música para sus películas más antiguas y murió en la navidad de 1977. CAMPEÓN DE BOXEO (1915). ESSANAY (31 min.) Charlot representa a “el vagabundo”, “el indigente” es un superviviente nato, como Ulises. Hay una línea de continuidad entre Ulises, Diógenes “El perro”, Alonso Quijano, “el holandés errante”, Robinson Crusoe y “Charlot”. Un personaje que pertenece al inconsciente colectivo que se manifiesta en un sujeto que aprovecha los mínimos recursos para sobrevivir al borde, margen del sistema. En este corto lo vemos junto a un perro compartiendo almuerzo. Hay un paralelismo entre la vida de Chaplin y el compañero con el que comparte almuerzo. La escuela cínica que surgió en el siglo V a. C., con Antístenes, contemporáneo de Sócrates y Diógenes su discípulo, está inspirada la naturaleza canina. El mismo Diógenes viendo a un niño que bebía con sus propias manos agua de un riachuelo, arrojó lejos el vaso que le permitía cierta comodidad. Diógenes “el cínico”. Cínico viene de kinos que significa “perro”. Chaplin, de igual modo, aprovecha el mínimo recurso para sacar el máximo rendimiento de la indigencia. Chaplin es un Diógenes contemporáneo que al igual que su antepasado griego, denuncia los males de una sociedad hipócrita. Cuando Diógenes aparece con una linterna encendida en el ágora, al mediodía y es preguntado “¿qué haces con esa linterna, acaso no hay luz suficiente? ¿Es que no ves?” Diógenes responderá: “busco a hombres, pues os miro a la cara y sólo veo peleles”. Chaplin hubiera respondido con la misma contundencia. Nadie como él denunció los males morales de la sociedad norteamericana de principios de siglo, con grandes desigualdades entre ricos y pobres entre capitalistas y asalariados. Recordemos en Tiempos Modernos cuando Chaplin se convierte en un líder anarquista accidental. El hombre anónimo que denunciara Engels, el hombre de la multitud de Edgar Allan Poe, inmerso en el flujo continuo de de las multitudes, la marea humana en marcha hacia las fábricas de Eisenstein en El Acorazado Potenkim. Chaplin en Luces de la ciudad intentando evitar que un gentleman se arroje al Hudson. Ve un letrero que pone “se necesita sparring”. Entra en el gimnasio pero pronto advierte que algo no anda bien. Su forma física no es la adecuada. Pero antes de entrar al gimnasio tropieza con una herradura que posiblemente le traerá buena suerte. Ante el K.O técnico al que son sometidos los aspirantes, decide utilizar la herradura dentro del guante de boxeo. Este recurso (la astucia del desvalido) le da éxito. Se va desprendiendo de sus rivales con una rapidez asombrosa y es presentado como el próximo aspirante a campeón de los pesos medios. Charlot, eufórico por el éxito suscitado se deja llevar para comenzar un severo entrenamiento. Aquí es cuando entra en escena la chica (siempre hay una chica), la hija del entrenador Edna, de la que se ha enamorado. Hace todo lo posible por retenerla. Ni siquiera el corredor de apuestas logra sobornarlo. Finalmente, gana el combate, y se queda con la chica gracias a la ayuda desinteresada de su incansable perro.
  • 3. 3 EL EMIGRANTE (1917). MUTUAL (25 min.) En este corto Chaplin reproduce su propia experiencia de “emigrante”, si queréis de apátrida. El constante flujo migratorio de principios del siglo XX hacia Estados Unidos semejante al continuo flujo de inmigrantes que desde África llama a las puertas del supuesto Primer Mundo. Los barcos cruzaban el Atlántico abarrotados de personas que, al igual que las pateras actuales, huían de la miseria y pobreza crónicas de las grandes urbes europeas, en busca de una vida mejor. Chaplin conocía bien esta situación. El mismo era emigrante, vagabundo, fugitivo, superviviente moviéndose siempre en esa frágil línea que, como el círculo de Wittgenstein, tenía que ser recorrida desde dentro. Como el lenguaje. Es imposible salirse del lenguaje. Como es imposible salir de la trinchera. El lenguaje de la pantomima, el mimo, el gesto, traza el dominio chapliniano del cual es imposible evadirse. El ambiente de hacinamiento y de impotencia tuvo que haberle calado hondo, en la médula de los huesos. El sueño americano se presentaba como una quimera llena de contradicciones. Para empezar, los emigrantes eran clasificados como ganado según su lugar de procedencia, marcados tenían que esperar días en los muelles de Manhattan antes de conseguir un visado de residencia. Muchos no conocían el inglés, Eran sometidos a test de inteligencia y muchos eran repatriados al calificarlos de retrasados mentales. La situación era dramática tras semanas y meses de travesía cuando las familias tenían que separarse quizás para no encontrarse nunca más. Como en el film Un Nuevo Mundo de Emanuelle Crialese, donde parte de la familia es repatriada por no considerarla apta para vivir en Estado Unidos pero en la escena final los protagonistas se bañan en un río de leche y rosas. Un barco se dirige a Nueva York: “el país de la libertad”. Esto es una ironía. A bordo, los emigrantes se hacinan unos contra otro. Sin espacio para moverse denunciando las duras condiciones del viaje. En 1917, con la guerra en Europa, todavía eran muchas las personas llegaban a Estados Unidos huyendo de los horrores de la guerra de trincheras y el gas mostaza. Chaplin resultó ser un reflejo en el que millones de personas de cualquier parte del mundo se mirarían. Aquél hombrecito con bombín, viejas botas, fino bastón de bambú, y ropas raídas se convirtió en un icono en el que muchas personas se identificarían. Un antihéroe como el ingenioso hidalgo, Buster Keaton o Corto Maltés. La cámara centra su atención en una viuda y su hija. Cerca de allí, un grupo pasa el tiempo jugando a los dados. El pequeño Charlot tiene suerte. Gana mucho dinero. Uno del grupo que ha perdido mucho dinero roba el dinero que la madre guardaba en un bolsillo sujeto al cuello, la hija, entonces, llora desconsolada. Chaplin, casualmente cae a su lado, advierte la situación delicada en la que se encuentran estas personas, en un acto de generosidad introduce el dinero en la chaqueta de la chica sin que ésta se de cuenta. Un sobrecargo observa la situación y confunde a Chaplin con un vulgar ladrón. Llama a la chica que mira en su bolsillo lleno de dinero. La joven agradece a Chaplin su generosidad intuyendo un “continuará” más tarde, en las calles de New York. La escena de la comida es divertidísima cuando los pasajeros en las mesas son incapaces de llevarse una cuchara a la boca por el movimiento del barco. La policía de aduanas acordona la zona. A Chaplin se le escapa una patada al funcionario por el trato denigrante al que son sometidos. Una genial patada que le reportaría muchas críticas. La patada más genial de la historia del cine. Cuántos inmigrantes no se habrán sentidos
  • 4. 4 identificados con Chaplin, cuántos hubieran deseado dar ellos mismos esa patada. Más tarde, debidamente clasificados abandonan el barco. La siguiente escena es en las calles de New York. El pequeño Charlot deambula por las calles sin dirección, con un agujero en el estómago. De repente, tropieza con algo en el suelo, un penique, ¡Qué buena suerte para almorzar! Lo guarda en el bolsillo pero está roto y se le cae al suelo. Entra en el restaurante y pide un menú. Se suceden una tras otras escenas muy divertidas. De pronto se da cuenta que la chica que había conocido en el barco está en otra mesa cerca de la suya. Él la invita a sentarse juntos y piden otro menú. En una mesa vecina, un cliente paga su cuenta pero le faltan unos peniques y es sometido a una brutal paliza. A nuestro protagonista le asaltan dudas respecto a su solvencia, se palpa el bolsillo del pantalón y advierte que ha perdido el penique que garantizaba su almuerzo. Se suceden una serie de escenas divertidas relacionadas con este contratiempo. El corto acaba cuando un tercer actor que dice ser artista y director de un proyecto entabla una conversación con ellos proponiéndoles un trabajo. El camarero trae la cuenta de Charlot, el artista quiere pagar pero Chaplin muestra una falsa cortesía al no permitirlo. Se produce un tira y afloja que termina con el consentimiento de este personaje de que cada cual pague su cuenta. Éste último al pagar deja un penique de propina que le sirve por fin a Chaplin para saldar su deuda. Quedan en verse al día siguiente pero Chaplin pide al empresario un par de dólares de anticipo, el otro accede, de forma que Chaplin aprovecha la oportunidad para dirigirse con la joven Edna a la oficina de licencias matrimoniales. Le pide la mano debajo de un enorme aguacero que amenaza con calarles los huesos hasta que por fin ella lo permite con un gentil beso. EL AVENTURERO (1917). MUTUAL (24 min.) “La caza del hombre” es el título con el que comienza este genial corto. “La caza del hombre” o “la guerra de todos contra todos” que observara Hobbes en el Leviatán, podría ser el titular de la Ámerica de principios de siglo, de las modernas sociedades postindustriales. Recordemos esa genial película de 1926 El mundo marcha de King Vidor, o aquella otra de Billy Wilder El apartamento con el remake de la escena de los oficinistas mirando el reloj. También Tiempos Modernos nos presenta una crítica al hombre atomizado, instrumento más de una cadena de montaje. Incapaz de desprenderse de los tics aprendidos en el trabajo: apretar una tuerca, seleccionar una pieza, También ¿por qué no? La caza del insurgente, del sedicioso, del sospechoso de…. Samarra, Bagdad o Basora. La policía busca a un hombre. De nuevo Chaplin representa a un fuera de la ley. Un outsider que se mueve por esa delgada línea que separa lo políticamente incorrecto y el delito. ¿Quién no se ha sentido nunca víctima del sistema? En 1917 eran muchos los personajes anónimos que se movían en esa intersección de caminos entre el bien y el mal. Las playas de Los Ángeles sirven de escenario para una persecución policial de la que Chaplin logra salir. Se lanza al mar. Consigue desprenderse de su uniforme de presidiario poniéndose el bañador de un pescador y nadar hasta ponerse a salvo en la playa. En la siguiente escena, una joven pasea acompañado de un señor que pretende cortejarla cuando se oyen gritos de auxilio de alguien que está ahogándose: la madre de la chica. El primer reflejo de la joven es lanzarse al agua. Tampoco ella se maneja bien entre las olas del Pacífico, de modo que Chaplin que había logrado ponerse a salvo en la orilla, escucha los gritos de ayuda y sin dudar un momento salta al agua. El tipo que la acompañaba duda un momento y cae
  • 5. 5 también. Chaplin se convierte en un héroe circunstancial salvando a todos. “Escuché los gritos desde mi yate”, comenta. Nuestro joven protagonista no sale bien parado de este incidente pues al intentar salvar de nuevo al partner cobarde con intereses conyugales, recibe una patada que lo deja semiinconsciente en la playa. El chofer de la dama lo rescata y acaba lo que podría ser la primera parte de esta historia. La segunda parte comienza cuando Chaplin despierta en una habitación desconocida, cree que está en presidio. El pijama a rayas y los barrotes de la cama lo confunden. Pero se encuentran en la casa de la joven y la madre rescatadas. Chaplin pasa por ser un rico gentleman que alardea de buenos modales y exquisita educación. Hay una fiesta para celebrar el exitoso salvamento. Fiesta a la que acude también su rival por hacerse con el corazón de la chica. La joven presenta su padre al salvador, el juez Brown, quien parece conocer a Commodore Smart. Comienza un pique entre ellos que acaba cuando el titular del periódico anuncia la fuga de un convicto. “Commodore Slick, criminal fugado”. Chaplin se da cuenta de su complicada situación y retoca la foto con la barba y los bigotes del tipo que le tenía tanta inquina. Acuden los tres a identificar la foto del sospechoso que ahora se parece bastante al partner acusador, Chaplin exclama: “le aconsejo que se afeite”. A Chaplin se le va de las manos la situación cuando éste último llama a la policía informando que el fugitivo está en la casa del juez Brown. Con la llegada de la policía se suceden, de nuevo, las persecuciones a las que tanto recurría Chaplin para hacernos reír que acaban cuando logra zafarse de todo el mundo rompiendo el corazón de la chica. EL MÚSICO AMBULANTE (1916) MUTUAL (27 min.) Los primeros segundos del film presentan a Charlot. Las puertas volanderas de un salón dejan entrever dos botas viejas que anuncian la entrada en escena de un personaje. La cámara sube hacia arriba, las puertas se abren y aparece un hombrecillo con mostacho, bombín, chaquetilla y pantalones bombachos, debajo del brazo un violín: es Charlot, el músico ambulante. El hombrecillo busca un lugar en la puerta del salón para tocar el violín. Un grupo más numeroso aparece con más instrumentos: la competencia. Chaplin se anticipa, pasa el sombrero entre los clientes del bar “hay que ganarse unos peniques”. El segundo grupo se dispone a hacer lo mismo, pero los clientes del local los increpan y exclaman “¡otra vez!”. Hay una riña entonces entre músicos, dos son multitud. Alguien tiene que ceder. Chaplin huye del lugar si no quiere ser linchado por sus competidores. La siguiente escena es un interior. Unas señoras realizan sus tareas; la cámara se fija en una de ella que mira con tristeza la foto de una niña. ¿Una niña desaparecida? Nada sabemos de momento sobre este tema. Otra escena sitúa a Chaplin ¡cómo no podría ser de otro modo! En el camino. Charlot es un personaje de carretera. Si queréis de carreteras secundarias. Es el viajero por excelencia. El verdadero viaje es aquel en el que se suspenden los extremos no hay punto de partida ni hay punto de llegada. La condición del viajero es estar siempre de viaje. Chaplin es El Viajero con mayúsculas. Un sujeto que no viene de ningún sitio ni va a ninguna parte. Simplemente aparece ahí. Nuestra vista lo capta justo antes en la salida de una curva, en una encrucijada, en la acera, en una plaza, en un jardín, cruzando una calle con mucho tráfico. Con su paso al estilo de Rummy Binks, ajeno al ruido de la gran ciudad, frágil pero intocable. Charlot también nos necesita. La auténtica felicidad es aquella que es compartida, en el film Hacia rutas salvajes de Sean Penn. El hombre es un animal político. La dialéctica entre el yo y los otros puede ser
  • 6. 6 positiva y enriquecedora o negativa y esclavizadora. La nuestra es siempre una dialéctica positiva. Pero volvamos al cortometraje. Un tipo ejerce una violencia injustificada contra una joven. El espectador no entiende la causa de tanta violencia. Chaplin deja una curva que le lleva hacia allí. El tipo ha desaparecido y la joven lava unas ropas: “un público”, piensa Chaplin. Los artistas necesitan del público, son la sangre que los alimenta, sus nutrientes. Sin público un artista no es nada. El público es su razón de ser. Cuando lo encontramos, el siguiente paso es actuar. Toca su violín y la música le parece a la chica como procedente del cielo. Nunca había oído nada semejante, toda su vida maltratada y cuidada como una salvaje. La joven no tiene con qué pagarle. “No importa tocaré para ti gratis”. La joven Edna le aplaude. El primer aplauso en mucho tiempo. ¡Ah, los aplausos!, eso si que es una recompensa. Chaplin se emociona y sigue tocando. El sonido de la música llega hasta el grupo que tutela a la joven. Aquel tipo se acerca, de nuevo le pega y la arrastra hasta el grupo donde continúa pegándole. Chaplin, como si fuera un Quijote contemporáneo, acude en ayuda de su Dulcinea del Toboso. Chaplin se convierte ahora en un caballero andante. Obtiene un buen leño para contraatacar. Consigue librarse de todos sus enemigos y escapar con la joven Edna a bordo de un carruaje. A salvo. Chaplin siente que su vida ha cambiado con el único propósito de servirla. En su nueva vida, se dividen las tareas. Chaplin prepara el almuerzo mientras ella va a por agua. Durante el trayecto la chica encuentra a un joven pintor que había salido al campo para realizar trabajos al natural. El artista no encuentra inspiración pero siente un flechazo al ver a la joven y le hace un retrato que titula “El trébol viviente” por una marca que la chica llevaba en el brazo. Regresan al campamento, Chaplin sorprendido, mira con recelo la nueva compañía e invita a cenar al joven pintor. Los jóvenes ignoran al músico que tantas atenciones les había dedicado. Los enamorados no tienen ni siquiera hambre. Como en El Banquete de Platón, el amante siente la fuerza de Eros y no necesita nada más. El pintor y la joven se separan tristemente. Desde aquel instante, Edna parece como abstraída, fuera de sí. Enamorada no para de pensar en aquella joven promesa del arte. El músico intenta animarla. “Aprenderé a pintar”, le insinúa. Entretanto, el joven expone su obra en la galería. “El trébol viviente” tiene mucho éxito. Es el cuadro estrella de la exposición. Un grupo numeroso llega a la galería, cuando una de las señoras empieza a llorar y exclama “¡es mi hija!” habiendo reconocido el trébol en el brazo de la joven representada. El pintor revela el lugar donde ha encontrado la modelo e inician un viaje para rescatarla. El encuentro es emocionante. Madre e hija se reconocen. La joven Edna también se alegra por el reencuentro con el pintor. Chaplin queda en un segundo plano. Siente que el mundo que había imaginado junto a Edna se viene abajo. La madre extrae unos billetes a modo de finiquito por los servicios prestados que Chaplin rechaza habiendo sido herido en su amor propio. El afecto que sentía por la joven era algo que no se pagara con dinero. Todos se van y el pequeño músico queda abatido, sentado en las escaleras del carromato. Su destino es diferente. Siempre dejado de lado. Nunca considerado. Pero…. Durante el regreso Edna siente, como un flash que su verdadero amor era por aquel que la había rescatado y le había regalado con la música los momentos más felices de su vida. Todos regresan. Chaplin sorprendido, saluda afectivamente. Ella sonríe “no puedo vivir sin ti”. Se dan la mano, montan en el coche y marchan hacia ¿quién sabe? Una vida juntos.
  • 7. 7 ¿DE DÓNDE SURGE EL PERSONAJE DE CHARLOT? El debut del famoso atuendo. Chaplin hace el papel en un hombre que se coloca insistentemente delante de la cámara, para fastidio del director en “Kid auto races at Venice” de (1914). “Había una parada de coches cerca del estudio y un viejo personaje al que llamaban Rummy Binks era uno de los tipos característicos del lugar… Cuando vi a Rummy arrastrarse por la acera para conseguir una propina de un penique por sujetar las riendas del caballo de un cochero, me quedé fascinado. El modo de caminar era tan curioso que lo imité. Cultivé esa forma de caminar día tras día. Se convirtió en una obsesión. Siempre que lo hacía estaba seguro de obtener una risa. Ahora sin importar qué más puedo hacer que resulte entretenido, no puedo deshacerme de esa forma de caminar”. Declaraciones de Charles Chaplin al McClure´s Magazine (1916).