Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Síndrome de alienación parental
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Síndrome de alienación parental

  • 835 views
Published

es un documento sobre el Síndrome de alienación parental, que va desde la definición, hace referencia a los criterios de identificación del SAP. Menciona los Comportamientos y estrategias …

es un documento sobre el Síndrome de alienación parental, que va desde la definición, hace referencia a los criterios de identificación del SAP. Menciona los Comportamientos y estrategias obstaculizadoras del progenitor alienante

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
835
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
26
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL ELABORADO POR: Guery Zabala Gumucio @guericitozabala gueryzabala@gmail.comPara empezar a hablar del Síndrome de Alienación Parental, se centra en su origen, que son los 1conflictos que surgen entre los padres y los hijos en los procesos de separación contenciosa. El divorciomejora la adaptación de los niños que vienen de matrimonios enfrentados, pero resulta perjudicial en elcaso de los niños cuyos padres antes del divorcio mantenían unas relaciones menos conflictivas.Además, el tipo de conflicto puede ser más nocivo que su frecuencia.Como introducción sería conveniente leer este comentario de un progenitor alienado:“Imagina una semana en la que presentas la demanda de divorcio, eres arrestado y falsamente acusadode abuso sexual a tu hijo/a. Imagina también que te ingresan en el hospital con todos los síntomas deuna ataque cardíaco. Entonces consideras estos eventos como los más importantes de esa semana.¿Qué puede ser peor que el divorcio, arresto, cargos de abuso sexual a un menor y síntomas de unataque al corazón? ¿Qué puede ser peor que perder un hijo/a? Sólo que tu hijo/a no ha muerto. Él o ellaestá vivo, sano y viviendo a pocos kilómetros de distancia. A pesar de una normal, saludable y queridarelación con tu hijo/a sólo hace unas semanas o días, tu hijo/a ahora te odia, se niega a verte o a hablarcontigo”. Bienvenido al Mundo del SAP (Opperman, 2004) (Síndrome de Alienación Parental)Una relación nunca se rompe por culpa de una de las partes en exclusiva. Uno puede acarrear con elmayor porcentaje de razones o responsabilidades, pero la otra no supo cubrir las grietas. Es así que elmutuo reconocimiento de culpas es el primer paso para solucionar una crisis de pareja. Todo lo que seaatribución de culpas, no hace sino aumentar el dolor ante una situación de por sí difícil.Existen cada vez mayor número de procesos en los que un progenitor, que ostenta la guarda o custodia,predispone mediante distintas estrategias a sus hijos/as contra el otro progenitor, de tal suerte que loque inicialmente eran sus expresiones, opiniones y relato de hechos negativos son asumidos por loshijos, haciéndolos propios, de modo que llega a considerarlos su elaboración hasta alcanzar un rechazototal a tener todo contacto con el progenitor víctima y, por extensión, a todo lo que representa o estárelacionado con él, incluyendo su familia extensa (abuelos/as, tíos/as, primos/as, etc.)La idea de que un progenitor manipule a sus hijos/as con intención de predisponerlos contra el otropuede resultar fácil de comprender, pero difícil de aceptar. Tira por tierra un conjunto de ideaspreconcebidas “una madre/padre solo quiere lo mejor para sus hijos” no sea real en algunos casos, sinotodo lo contrario, que pueda llegar a ser la responsable de la generación de una grave patología en sushijos/as.Ningún niño/a debería estar obligado a tener que elegir entre sus padres, pero puesto que nuestromundo es imperfecto, los niños se ven forzados a ello.En toda ruptura de pareja se ha de producir un conflicto. Este conflicto no tiene por qué adquirirsiempre un tinte negativo. Cuando dos personas adultas y formadas advierten que sería un errormantener su relación, la separación adquirirá un carácter de liberación. Y si la situación se prolonga, laescalada de violencia es la vía natural de liberación de la tensión acumulada.
  • 2. Si en esta situación la pareja no es capaz de tomar las decisiones que gobiernen su vida, se hacenecesaria la intervención de la Justicia, intentando tomar decisiones allí donde ellos no son capaces dehacerlo. La recomendación lógica es que el proceso de separación y divorcio fuera lo más sencillo yrápido posible, con objeto de que la nueva situación sea rápidamente asimilada, evitandoincertidumbres siempre perniciosas. La experiencia demuestra que el proceso de separación y divorcioes un camino largo lleno de requisitos legales.El divorcio legal y el divorcio psicológico son dos realidades que se deben aceptar por separado. Cuando 2una pareja decide separarse comienza a divorciarse psicológicamente. Allí donde percibía su vidaacompañado del otro se instala la visión de sí mismo y su entorno de modo independiente. El divorciolegal no es sino un refrendo a esa decisión. Pero ocurre en ocasiones que pareciera que el divorciopsicológico no se da en algunas parejas, prolongándose el desacuerdo a través de los hijos, elementospermanentes cuando ya todo está segregado, como único resto de lo que fue una vida en común.En esta situación no se da una resolución de la crisis de la pareja, sino un cambio de escenario – connuevas reglas y la participación de profesionales socialmente elegidos – en donde el conflicto siguellevándose a cabo y los hijos se ven abocados, de modo consciente o a través de estrategias demanipulación, a tomar partido. En un principio se desarrolla el conflicto de lealtades que es el procesodel cual la lealtad hacia uno de los progenitores implica la deslealtad hacia el otro. Los menores sufren eldolor de verse empujados a tener que posicionarse, precisamente por aquellos que más debieransalvaguardar su integridad.En ocasiones aparecerán los insultos directos o las frases mal intencionadas y críticas dando paso alproceso de sufrimiento del conflicto. En momentos en donde el proceso legal está ocupando el tiempode los padres; cuando la frustración de uno u otro, cansada por el otro miembro o cansada por eltrabajo u otra circunstancia, haga que el progenitor responsable pierda la compostura delante de sushijos/as.Los/as hijos/as son reclutados por uno de los progenitores como parte del bagaje que usará contra elotro. Es entonces cuando se introducen estrategias, sutiles o groseras, que inundan al menor. Llegaranlas falsas acusaciones de agresión sexual o los obstáculos para que se lleven a cabo las visitas. Cualquieroportunidad será aprovechada con ensañamiento “parece que tu padre/madre se hubiera olvidado quetiene un/a hijo/a”Los/as hijos/as aquí son objeto que arrojarse. Cuando ya nada queda que lanzarse, siempre están ellos.En la última fase de este sufrimiento los niños/as ya no necesitan que su progenitor le incite alenfrentamiento; serán ellos, con argumentos y situaciones que en otro momento fueron prestados, losque generarán nuevas provocaciones, en una campaña de denigración y acoso hacia el otro progenitor,que observa con rabia e impotencia como su ex - pareja habla por boca de su hijos/as. Es entoncescuando el Síndrome de Alienación Parental ha culminado.Los efectos devastadores de la alienación sobre los hijos se manifiestan en todos los aspectos de su vida,no solamente en el afectivo. Las consecuencias van mucho más allá del propio entendimiento de lo queles está sucediendo y de su inmadurez con respecto a las relaciones. Los hijos alienados son traicionadospor uno de sus padres, especialmente por quien los cuida y debería protegerlos. Por quien lesproporciona bienestar ya que dependen física y emocionalmente de él. Cuando los hijos son alienados,llegan a creer que sus necesidades no son importantes, que no valen más que los deseos del padrealienador. Este mensaje se graba en la mente de los hijos, pues quien los cuida les roba su ser, suautonomía y el amor hacia el otro progenitor. También llegan a creer que el sentimiento de amor y laobediencia hacia uno de los padres sólo pueden demostrarlos con odio y hostilidad hacia el otro. [2]
  • 3. DEFINICIÓN DEL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTALSÍNDROME. Conjunto de síntomas característicos de una enfermedad. Conjunto de fenómenos quecaracterizan una situación determinadaALIENACIÓN. Proceso mediante el cual una persona o una colectividad transforman su conciencia hastahacerla contradictoria con lo que debía esperarse de su condición. Resultado de ese proceso 3Desde el punto de vista psicológico es un estado mental caracterizado por una pérdida del sentimientode la propia identidad. Es un trastorno caracterizado por el conjunto de síntomas que resultan delproceso por el cual un progenitor transforma la conciencia de sus hijos, mediante distintas estrategias,con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el progenitor, hasta hacerlacontradictoria con lo que debería esperarse de su condición.Richard Gadner “Un trastorno que surge principalmente en el contexto de las disputas por la guarda ycustodia de los niños. Su primera manifestación es una campaña de difamación contra uno de los padrespor parte del hijo, campaña que no tiene justificación. El fenómeno resulta de la combinación delsistemático adoctrinamiento (lavado de cerebro) del p adre/madre y de las propias contribuciones delniño dirigidas a la denigración del progenitor objetivo de esta campaña”El diagnóstico de Síndrome de Alienación Parental se realiza en tanto represente la sintomatología en elniño, no en el grado en el cual el alienador ha intentado inducir el desorden.Gardner consideraba que esta campaña se inicia con un “lavado de cerebro” de los niños por parte deun progenitor y los hijos acaban haciendo suyas las manifestaciones que les han inculcado. EntiendeGardner que en el SAP hay tres circunstancias ineludibles para su ocurrencia:– Tiene que haber aportaciones del niño al rechazo, no únicamente mensajes de lavado de cerebro deladulto.– Debe descartarse la existencia de un abuso real, que lógicamente haría incompatible la determinaciónde un SAP– Además el SAP constituye en sí mismo una forma de abuso emocional infantil que debe tener encuenta el tribunal.Otro aspecto que empezó a aparecer en los casos conflictivos de divorcio eran las denuncias de abusosexual por parte de un progenitor, con el consiguiente impacto social y legal y que se fue incrementandocon los años. Es crucial reconocer esto, porque el SAP frecuentemente aparece asociado con falsasacusaciones de abuso sexual u otras formas de abuso psíquico o emocional por parte del otroprogenitor.Un punto importante a considerar es que las críticas puedan ser reales. No es necesario que adquieranun carácter injustificado y/o exagerado. Ya que una de las estrategias más usadas por el progenitoralienador es el acto de manipular los acontecimientos o palabras reales, torciéndolas en su interés hastahacerlos irreconocibles. Lo cierto es que no existe mejor estrategia que la deformación malintencionadade la verdad, de tal modo que sea muy difícil, discriminar qué parte es cierta y cuál inventada.Existen 3 distintos tipos de situaciones relacionadas con la interferencia en el régimen de visitas:1. INTERFERENCIA GRAVE. Postura no sistemática, que adopta el progenitor custodio mediante la cual seniega a la práctica de las visitas, de modo directo o mediante estrategias pasivas, motivado por un
  • 4. enfado con el otro progenitor debido a una cuestión puntual. (impago de pensiones)2. EL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL. Es la intención expresa de un progenitor, a cargo de laguarda y custodia del menor, por enfrentar a éste en contra del otro progenitor, de modo que el hijollegue a elaborar una actitud de enfrentamiento injustificado con aquel.3. SÍNDROME DE LA MADRE MALICIOSA. Intento de la progenitora de castigar a su ex – marido, sinjustificación interfiriendo en el régimen de visitas y acceso del padre a los niños, con un patrón estable 4de actos maliciosos contra éste, sin que este comportamiento se justifique por otro trastorno mental,aunque se pueda presentar simultáneamente.La conciencia de los menores surgida de los procesos elaborados por el progenitor alienador se concibecomo propia, el hijo se reviste de una personalidad que cree autoelaborada, de tal suerte que resultaimpermeable a las influencias de los demás, dotándose de todo aquel recurso necesario para mantenersu sistema de valores y creencias con objeto de aislar las posibles influenciasCRITERIOS DE IDENTIFICACIÓN DEL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTALLas distintas situaciones de conflicto que los niños sufren, dentro de los procesos de separacióncontenciosa, comparte ciertas conductas, estrategias y consecuencias psicológicasCampañas de injurias y desaprobación. Una vez el proceso de alienación ha tomado al hijo contra suprogenitor, aquel comienza a actuar de modo activo y sistemático en la campaña de injurias, asumiendoun papel en los ataques injuriosos, despreciativos y malintencionados. Los menores tratan a susprogenitores no como a un enemigo, sino como a un desconocido odioso cuya proximidad sienten comouna agresión a su persona, apareciendo independientes del progenitor alienador que inició la campaña,en una suerte de culminación del proceso en la que éste ya no requiere de contribución o direcciónalguna para desarrollar sus propias actividades de denigración.Descubrir que su propio hijo es el origen de los ataques provoca en los padres una reacción inicial deestupor. A esa inicial reacción se sucede la rabia por enfrentarse al objetivo tan buscado por su ex –pareja, para pasar finalmente a sentir la frustración cuando se asume que la lucha se ha perdido.Ante las situaciones que darían indicios de que la campaña de injurias y acoso ha comenzado, esaconsejable que se tome en cuenta toda aquella situación que rompe o se sale de la conducta habitualesperable en el niño hasta ese momento. Todos los padres conocen a sus hijos, qué pueden esperar deellos y qué no.LA RECOMENDACIÓN PRINCIPAL A UN PROGENITOR VÍCTIMA DE SAP ES, NO ROMPER NUNCACONTACTO CON SU HIJO.Explicaciones triviales para justificar la campaña de desacreditación. Las excusas más frecuentes envíctimas de SAP giran en torno a las obligaciones que sus odiados padres les forzaban a hacer, o aataques a su independencia y sentimientos hacia ellos. Los niños aprenden argumentos – hechos delpasado, exageraciones de personalidad o carácter del progenitor alienado, episodios de sus vidas encomún – a los que recurren una y otra vez. Cuando el profesional pretende hacerles ver el poco sentidode sus respuestas comienza un diálogo circular sin razón que no concluye nunca.La ausencia de diálogo es la primera estrategia cuando se establece una relación perversa entre dospersonas, ante los deseos de diálogo y entendimiento de una de las partes, la otra no hace sinoaprovechar su disposición para solucionar los problemas, tomando sus propias palabras paradevolvérselas. “yo no dije eso… me dices mentiroso… tu nunca me has creído …. Lo que yo quería decir,es que…”
  • 5. Un diálogo así solo puede lograr el agotamiento del deseo unilateral de solucionar la falta deentendimiento, nunca vive para aclarar malentendido o falta de información, ya que no existeintercambio de opiniones o datos. Cuando el SAP está elaborado es común la ausencia total de contactoocular y el mantenimiento de una excesiva distancia con el p adre alienado. Otra característica es, en elcaso de que hay varios menores, sus intentos de mantenimiento de proximidad física y la resistencia aser separados o a mantener una visita a solas con su progenitor. Los chicos tienden a hacer un bloqueunido y sin fisuras ante su odiado padre. 5Ausencia de ambivalencia en su odio hacia el progenitor. Un hijo alienado únicamente es capaz deexpresar un sentimiento sobre su odiado progenitor: odio, este muestra un odio sin ambivalencias, sinfisuras ni concesiones, equiparado con el fanatismo terrorista o religioso. La figura del progenitor conque se han aliado surge pura, completa e indiscutible, ante la cual cualquier alegato o afrenta se sirve demodo personal e imperdonable. El progenitor aliado es la salvaguarda del menor, su refugio y cualquiermenoscabo es vivido como una afrenta personal imposible de aceptar.El SAP desarrolla un vínculo psicológico de carácter patológico entre el menor y el progenitor alienador,basado en el dogmatismo, la adhesión más férrea y la falta de reflexión. Sobresale el hecho de que seestá educando a sujetos en valores totalmente contrapuestos a lo que, el currículo escolar recoge,basado en odio y dogmatismo produciendo adultos en cuyo abanico de respuestas estos valoresocuparán un lugar preeminente; en el mejor de los casos, si el sujeto no se libera de ese bagaje cultural,repetirá el modelo con sus hijos perpetuando el síndrome y sus consecuencias.Estos menores, si de adultos tienen la oportunidad de comprobar la realidad de sus relaciones paterno –filiales, van a sufrir el desmoronamiento de la estructura de valores y creencias fundamentales sobre lasque se ha sustentado toda su existencia. Son conscientes de que el arquitecto de esa estructura fue suprogenitor custodio, la figura fundamental sobre lo que ha girado su vida. Al dolor del desengaño sesuma la aceptación final de la culpa. Cuando estos sujetos revisen su pasado incluirán claramente tantolas acciones del padre alienador como sus propias iniciativas, de las cuales – aun conociendo el origen –se culpabilizarán sin reservas. Valores inadecuados, destrucción de creencias estructurales, dolor y culpaes la herencia que tendrán que asumir algún día.Autonomía de pensamiento. En la expresión del SAP, la autonomía de pensamiento del hijo alienado escondición indispensable para confirmar la culminación del proceso y, de este modo, valorar suintensidad. Muchos hijos llegan a reconocer que uno de sus progenitores realiza comentariosinadecuados del otro, pero no consideran que ello les haya afectado lo más mínimo a su propiaconstrucción de los afectos que expresen ellos mismos hacia este. Una vez que el adolescente haalcanzado su autonomía en el proceso de denigración, el progenitor alienador está en disposición deadquirir un nuevo papel, pudiendo permitirse disminuir su belicosidad, llegando – en ocasionesextremas – a adoptar ante terceros un papel conciliador.Una evaluación con un mínimo de profundidad nos permite ver que nada se ha modificado en su cambiode actitud. Y sin embargo, las ganancias sociales son muchas, al dar una imagen de no injerencia, eincluso incomprensión, ante las acciones de su hijo hacia el otro progenitor.Defensa del progenitor alienador. En el SAP el conflicto surgido entre los progenitores es vivido por elhijo como una consecuencia motivada por razones lógicas y reales, en el cual hay que tomar partidoasumiendo la defensa del progenitor alienador, apoyándole de modo consciente. Cuando un hijo asumeel papel de aliado de uno de los progenitores se convierte en un guerrero fiel y cruel. Un ataque haciaaquel es vivido como un golpe hacia sí mismo, de modo que, en ausencia del progenitor, es el menor elque asume la responsabilidad de su defensa ante el resto. La defensa del progenitor amado supera todapráctica o intento de razonamiento o prueba.
  • 6. Ausencia de culpabilidad. La ausencia de culpa ante los sentimientos del padre odiado, es unimpermeable que permite a los menores alcanzar los niveles de denigración más irracionales. Lograr,por un lado, denigrar al progenitor odiado y defender al amado es razón más que suficiente para que élmismo justifique su comportamiento. La campaña de denigración y ataque es tanto un fin en sí mismo,como un medio para aportar al progenitor de su vida cotidianaEscenarios prestados. El hijo adopta como propios y vividos, escenas, pasajes y conversaciones, enprimera persona, aun cuando jamás hubiera estado presente cuando ocurrieron o resultaran 6incoherentes con su edad.Extensión del odio al entorno del progenitor alienado. El hijo muestra su rechazo no sólo al padreodiado, sino a cualquier otro miembro de la familia y entorno con el cual el progenitor odiado muestrerelación de afecto o proximidad. La incapacidad para justificar su actitud, aún más que en el caso de suprogenitor, ante los miembros del entorno próximo de éste, suele provocar reacciones de mayor ira enlos hijos. Las pérdidas de red social y familiar son infravaloradas, ofreciendo razones inconsistentes yestereotipadas. La justificación última es el alejamiento de cualquier elemento que, por estar enrelación con el progenitor odiado, se convierte en amenaza, o al menos, en objeto desagradable.La animosidad se extiende a todo aquello que, de un modo u otro, pudiera tener cierta relación con elprogenitor odiado, que pasa a ser objeto contaminado del que únicamente se puede esperar algonegativo yal que hay que combatir
  • 7. TABLA I: Comportamientos y estrategias obstaculizadoras del progenitor alienante. Adaptada de Childalienation: Brainwashing children against fathers".http://childalienation.com 7EL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL: UNA FORMA DE MALTRATO INFANTILEl modelo tradicional de familia ha sufrido grandes cambios en los últimos años existiendo en las últimasdécadas un gran incremento de separaciones y divorcios. Es importante garantizar el derechofundamental de los/as menores a relacionarse adecuadamente tanto con su padre como con su madremanteniendo todos sus vínculos. Sin embargo, hay situaciones en las que existen obstaculizaciones porparte de uno de los progenitores a las relaciones de sus hijos e hijas con el otro progenitor quedesembocan en el Síndrome de Alienación Parental, una de las formas más sutiles de maltrato infantil,
  • 8. casi desconocida hasta ahora, pero que está cobrando vigencia día a día y que produce un grave daño enel bienestar emocional y en el desarrollo de los menores que lo sufren.Sea cual fuere el miembro de la pareja (madre o padre) con quien conviva el niño se ha de garantizar larelación con ambos tras la separación; los regímenes de visitas tienen varias e importantes funcionespsicológicas para el desarrollo de la infancia; las visitas protegen los derechos del menor de acceso alprogenitor no custodio, al igual que los de este último; así mismo, se protege el vínculo emocional entreel niño y sus progenitores, ya que se le proporcionan modelos de rol alternativos y, por último, se 8permite al progenitor custodio que descanse de su responsabilidad en la crianza.El problema surge no por el hecho de que los padres, responsablemente, decidan poner fin a su vida encomún, sino cuando se hacen partícipes a sus hijos e hijas de los conflictos que ha generado laseparación. Entonces los niños se ven inmersos en los problemas de los adultos, tomando partido en elconflicto, pasando a formar parte de los bloques enfrentados, y reproduciendo las disputas de losmayores. En estos casos, la opinión de los menores estará mediatizada, en mayor o menor grado, por elproblema en el que están inmersos y por las presiones que están recibiendo. En determinados casos, esfácil apreciar como el niño adquiere un papel protector del progenitor al que siente como más débil, "elperdedor o el abandonado", ejerciendo una función defensora que no le corresponde. Esta funciónpuede llevarle incluso a rechazar cualquier contacto con el otro progenitor, justificando su postura antetodas las instancias que le pide explicaciones, incluido el Juez. Por otra parte, los menores envueltos enuna situación de ruptura familiar conflictiva sufren una aguda sensación de shock, de miedo intenso,teñido todo ello por un sentimiento de profunda confusión, con consecuencias negativas a nivelpsicoemocional y conductual. Estos menores presentan, con frecuencia, sentimientos de abandono yculpabilidad, rechazo, impotencia e indefensión, inseguridad, así como estados de ansiedad y depresióny conductas regresivas, disruptivas y problemas escolares.BIBLIOGRAFÍA1 José Manuel Aguilar. Síndrome de alienación Parental Hijos manipulados por un cónyuge para odiar alotro Cuarta edición, España 20072 El Síndrome de Alienación Parental (SAP) Ningún hijo debe ser tratado como traidor simplemente poramar a ambos padres. http://www.alienacionparental.org/resumen.pdf (última visita 10/03/12)3 El síndrome de alienación parental: una forma de maltrato infantil. C. Segura1, MJ. Gil2 y MA.Sepúlveda3