Your SlideShare is downloading. ×
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La evaluación psicológica en la violencia psicológica hacia las mujeres

2,366

Published on

Es un documento desde la psicología forense y jurídica para explicar el uso de las pruebas psicológicas en la evaluación psicológica en la violencia intrafamiliar hacia las mujeres. Son varios autores …

Es un documento desde la psicología forense y jurídica para explicar el uso de las pruebas psicológicas en la evaluación psicológica en la violencia intrafamiliar hacia las mujeres. Son varios autores considerados, sugerencias y propuestas al respecto

Published in: Law
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,366
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
33
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 1 LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA EN LA VIOLENCIA PSICOLÓGICA HACIA LAS MUJERES INTRODUCCIÓN. El fenómeno de la violencia intrafamiliar y/o doméstica encuentra sus raíces en el sistema patriarcal, machista, heterosexual y adultocentrista, y en las relaciones de poder existentes históricamente que han establecido y “naturalizado” los roles de género y posiciones jerárquicas y subalternas entre hombres y mujeres. El proceso de construcción del ser mujer y del ser hombre, de los roles de género ha estado enraizado en un escenario de violencia; a partir de un “deber ser”, naturalizando los roles de género y posiciones de las personas, como inamovibles e inviolables lo cual ha posicionado a las mujeres en un lugar de subalternidad Dentro de este campo tan amplio de la violencia intrafamiliar, la evaluación psicológica forense es una herramienta valiosa e importante, ya que se convierte en la tabla fundamental para la toma de decisiones en un proceso legal. Es así que una de las violencias más difíciles de evidenciar, pero no por ello, menos importante y con menor causa psicológica para la mujer víctima de violencia es la psicológica, la cual es sutil, dificultando su percepción, detección y sobre todo su valoración para sostenerla como evidencia al momento de hacer un proceso judicial, ya que este tipo de violencia. Se desvaloriza, se ignora y se atemoriza a una persona a través de actitudes o palabras La violencia psíquica se sustenta a fin de conseguir el control, minando la autoestima de la víctima, produciendo un proceso de desvalorización y sufrimiento. Actúa desde la necesidad y la demostración del poder por parte del agresor. Se busca la dominación y sumisión mediante presiones emocionales y agresivas. Este tipo de violencia “invisible” puede causar en la víctima trastornos psicológicos, desestructuración psíquica, agravar enfermedades físicas o, incluso, provocar el suicidio. (Asebsi, 2008). El ciclo de la violencia (Walker 1979) pasa por un estado de tensión, inmovilidad y culpabilidad en la mujer víctima que refuerza todavía más el comportamiento del agresor, una fase de explosión violenta, de descarga de toda la tensión acumulada que provoca en la mujer un estado de indefensión aprendida que le impide reaccionar, y una fase de arrepentimiento o “luna de miel” que, básicamente, es un proceso de manipulación afectiva. Una vez conseguido el perdón, el maltratador se siente seguro y empezará de nuevo con las agresiones y abusos provocando cada vez mayor dependencia y falta de control en la mujer, produciéndose una escalada de la violencia, siendo el agresor quien tiene el control de estos ciclos. SOBRE LA PROTECCIÓN DE DERECHOS DE LAS MUJERES. Es a partir del momento histórico que el movimiento feminista enarbola dentro de sus lineamientos: lo privado es público, promoviendo generar acciones gubernamentales para la protección de los derechos humanos de las mujeres, porque si bien se norma la salud reproductiva de las mujeres, también deberían generarse políticas para protegerla de la violencia de género. Entendida esta como: "aquella violencia basada en el sexo y dirigida contra la mujer porque es mujer o que le afecta en forma desproporcionada. Se incluyen actos que infligen daño o sufrimiento de índole física, mental o sexual, incluidas las amenazas de tales actos, la coerción o las privaciones arbitrarias de libertad, ya ocurran en la vida pública o en la privada". (La Asamblea General de las Naciones Unidas 1993)
  • 2. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 2 En Bolivia según la Ley 348 “Ley para Garantizar a las Mujeres una vida libre de violencia” la violencia “constituye cualquier acción y omisión, abierta o encubierta, que cause muerte, sufrimiento o daño físico, sexual o psicológico a una mujer u otra persona, le genere perjuicio en su patrimonio, en su economía, en su fuente laboral o en otro ámbito cualquiera, por el sólo hecho de ser mujer”, En este mismo sentido en 1994 la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra la mujer (Belem do Para) señalo que la violencia contra la mujer es una ofensa a la dignidad humana y una manifestación de las relaciones de poder desiguales entre mujeres y varones. En ambos conceptos reconocidos en el país, se pone énfasis en la desventaja social que las mujeres tienen socialmente y no solo en Bolivia sino a nivel internacional, que hace que se generen mayores herramientas legales, para su protección a lo cual los profesionales no podemos estar blindados bajo una objetividad o neutralidad que trata de negar esta realidad y evidencia social de desventaja social de las mujeres y mucho más en el tema de violencia hacia las mujeres, que las estadísticas aunque no oficiales pero si validadas son de 7 a 10 mujeres que han vivido algún tipo de violencia (Defensor del Pueblo) y que en lo que fue el 2013 se han cometido aproximadamente una centena de feminicidios (CIDEM) LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA. En el área terapéutica, se cuenta con diversas herramientas que permiten al psicólogo lograr un diagnóstico, que le permita desarrollar estrategias de intervención y tratamiento, siendo la más útil la entrevista clínica, la cual permite identificar el estado mental actual del sujeto, sus experiencias pasadas y las metas de su futuro, para cual también se apoyan en diversas pruebas psicológicas, información de terceros y/o tratamientos anteriores. “los psicólogos que trabajan en el contexto clínico tradicional están entrenados para recopilar y sintetizar datos complejos de diversas fuentes”. (Saborio, 2005) Adaptado de Melton y otros (1997, p.42) No hay duda que para la gran mayoría de los psicólogos la entrevista de evaluación es el medio de recolección de información más importante durante la evaluación psicológica. Sin la información obtenida durante la entrevista, la mayoría de la información proporcionada por las pruebas psicológicas
  • 3. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 3 no tendría sentido, ya que esta proporciona información potencialmente valiosa, que no sería accesible de otra forma, tal como la observación conductual, aspectos idiosincrásicos del evaluado, así como su reacción a la situación de vida presente. EN EL ÁMBITO FORENSE. En el ámbito de evaluación psicológica forense, la rigurosidad de los procedimientos de evaluación adquiere un significado aún más importante, por lo que el uso de las mejores herramientas y sobre todo su correcta aplicación e interpretación, reportando todos los resultados relevantes para el propósito de la evaluación son la prioridad del psicólogo forense. Echeburúa plantea que la importancia y la característica de la Entrevista psicológica forense parte del hecho que su objetivo es la ayuda a la toma de decisiones judiciales y en su relación evaluador – sujeto es escéptica pero con establecimiento de una rapport adecuado, donde no existe el secreto profesional, siendo el destino de la evaluación es variable, ya que puede ser para el juez, para los abogados, seguros y otros. Se toma como base la entrevista como fuente de información, Test, informes médicos y psicológicos, familiares, expedientes judiciales. En relación a la actitud del sujeto hacia la evaluación, existe siempre el riesgo de la simulación o de disimulación o de engaño, ya que la demanda no es voluntaria en la mayoría de los casos, sino involuntaria. Y debe ser un informe muy documentado, razonado técnicamente y con conclusiones que contesten a la demanda judicial. En el campo forense, la entrevista es un requisito fundamental que no puede ser obviado durante el proceso de evaluación. Es así que el Comité sobre Guías Éticas para los Psicólogos Forenses de la Asociación de Psicólogos Americana (APA), los psicólogos forenses deben evitar el escribir reportes o proporcionar evidencia oral acerca de las características psicológicas de un sujeto en particular, cuando no han tenido la oportunidad de conducir una evaluación directa del mismo para tal efecto (APA, 1991). Uno de los aspectos más difíciles será el de aprobar sobre todo las pruebas proyectivas de contenido psicoanalítico tienen validez y valor, pero obviamente no de manera exclusiva o primicial, sino que van acompañadas de otras pruebas que puedan de alguna manera reforzar o desechar lo que se evidencia en una prueba proyectiva. En el ámbito psicológico forense, existen escalas para realizar estas evaluaciones, que en su mayoría son entrevistas estructuradas, las cuales permiten obtener información válida y confiable sobre las características del sujeto y de su personalidad. Es por ello necesario, en ambos casos reconocer las limitaciones de las mismas, por lo que se debe apoyar en otras pruebas que comprueben o refuten sus hallazgos, ya que una sola prueba no contará con el aporte necesario para apoyar en la toma de decisión en el ámbito judicial. De esto la necesidad imperiosa de que el psicólogo que aplique estás herramientas debe justificar con la mayor base científica a su acceso, cada una de las conclusiones y/o diagnósticos que arriba en su evaluación, por eso es que una de las bases de la aplicación, administración, corrección e interpretación de las pruebas, deba basarse en parámetros o estándares de alguna manera consensuados, sobre todo por la importancia que para el ámbito judicial tienen. Echeburúa para aclarar la participación del psicólogo forense y su actividad se basa en Bembre – Serrano y Higueras – Cortés que refieren: “la actividad del psicólogo forense, a diferencia de otros campos de actuación profesional del psicólogo, se va a caracterizar por la enorme responsabilidad de su actuación, derivada de la repercusión del informe pericial en la vida de los sujetos evaluados. Junto a esta peculiaridad, su contexto de intervención (dentro de un procedimiento judicial) y el objeto de la misma
  • 4. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 4 (contestación a la solicitud realizada desde el ámbito legal) delimitarán las divergencias entre la evaluación pericial psicológica y la evaluación clínica”. INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN. El rigor exigido a la actividad pericial psicológica no debe confundirse con el abuso en la administración de test. Si se trata de evitar la victimización secundaria en los sujetos evaluados, se debe partir del principio de intervención mínima. El abuso de los test en el entorno forense está vinculado a la mitología de los mismos (la creencia de los operadores jurídicos de que los test son pruebas objetivas sobre el funcionamiento de la mente humana), a la presión legal (los test como escudo científico frente a los contrainformes en las ratificaciones, juicios o vistas), la competencia interprofesional(los test como herramienta de trabajo del psicólogo frente a otros profesionales forenses, como psiquiatras, trabajadores sociales y educadores) o incluso los incentivos económicos(a más test, mayor tiempo de evaluación y mayores honorarios) (Brodzinsky, 1993;citado en Ramírez, 2003). La técnica fundamental de evaluación en psicología forense es la entrevista pericial semiestructurada, que permite abordar de una manera sistematizada, pero flexible, la exploración psicobiográfica, el examen del estado mental actual y los aspectos relevantes en relación con el objetivo del dictamen pericial (Groth- Marnat, 2009; Vázquez-Mezquita, 2005). Los resultados de la entrevista pueden sugerir criterios adecuados para profundizar en algunas áreas exploradas por medio de test. La estrategia combinada de entrevista y test debe ponerse en cada caso al servicio de las necesidades específicas de cada sujeto, de las circunstancias concretas y del objetivo de la evaluación. Por ello la selección de los test utilizados no debe basarse en una batería estándar, sino que debe atenerse a criterios de pragmatismo (utilidad de la información recabada, nivel cultural del sujeto evaluado, dominio del instrumento por parte del evaluado) a la calidad científica (fiabilidad, validez y adaptación al entorno cultural) y a la economía de tiempo (brevedad y no repetición de las pruebas a efectos de conseguir una mayor motivación y de evitar la fatiga). (Echeburúa 2011) De la misma manera una de las técnicas que se debe utilizar es la entrevista cognitiva que consta de cuatro técnicas generales de incremento de la memoria, más varios métodos específicos para aumentar el recuerdo del testigo de los sucesos. Esta propuesta se la utiliza en contrapropuesta al interrogatorio estándar en el cual se le pide a la víctima o testigo que de un informe narrado de lo que pasó. El informe narrado se sigue de preguntas específicas que sirven para aumentar la compleción del informe. Se sigue el mismo formato general en la entrevista cognitiva, pero a este procedimiento se añaden las instrucciones dadas al testigo antes de elicitar el informe narrado. Tal y como lo explica Jose Ibañez: Reconstrucción de las circunstancias: "Intente reconstruir en su mente el contexto que rodeó al incidente. Piense como era el entorno circundante en la escena del crimen, habitaciones, la iluminación, el tiempo, cualquier olor, y gente u objetos cercanos. Piense también en lo que entonces sentía, y piense en su reacción ante el incidente. Mentalmente, sitúese allí, en el momento en que el incidente sucedió". Compleción: "Alguna gente guarda información porque no están muy seguros de que la información sea importante. Por favor no elimine nada en su relato, incluso cosas que crea que no son importantes".
  • 5. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 5 Recordar en diferente orden: "Alguna gente guarda información porque no están muy seguros de que la información sea importante. Por favor no elimine nada en su relato, incluso cosas que crea que no son importantes". Cambiar de perspectivas: "Intente recordar el incidente desde distintas perspectivas que haya podido tener, o adopte la perspectiva de otros que estaban presentes durante el incidente. Por ejemplo, trate de ponerse en el papel de un personaje importante del incidente, y piense qué debe haber visto esta persona." Por ejemplo en la ENTREVISTA SEMIESTRUCTURADA PARA VÍCTIMAS DE MALTRATO DOMÉSTICO de Echeburúa, Corral, Sarasua, Zubizarreta y Sauca, (1994) se evidencia que existen muchos ítems del mismo que enfocan aspectos de la propuesta del Síndrome de Mujer maltratada, y se acerca aún más en la ESCALA DE GRAVEDAD DE SÍNTOMAS DEL TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO Echeburúa, Corral, Amor, Zubizarreta y Sarasua, (1997) que como también lo plantea la crítica a la propuesta de Walker existen. También se puede utilizar la ESCALA DE DEPRESIÓN de Beck. Seguro que existen muchas pruebas o escalas que apoyaran elementos desde la psicología para apoyar a hacer justicia y proteger el derecho individual de la mujer víctima de violencia. Al contar con escalas para medir de una u otra forma el síndrome de mujer maltratada (Echeburria 1994 y 1997) lo importante es contar con elementos que puedan apoyar y defender a la mujer que es víctima de violencia, más allá de las concepciones epistemológicas, académicas, debemos apoyar a una mujer que es o ha sido maltratada a recuperarse, contando con los mejores elementos y herramientas para el efecto y sin dejar de considerar que el tema de la violencia intrafamiliar requiere diversos enfoques y miradas interdisciplinarias para una mejor comprensión y atención. En una forma resumida y quizás en el marco del uso de herramientas de valoración se podría decir que: “El síndrome de la mujer maltratada… es una adaptación a la situación aversiva caracterizada por el incremento de la habilidad de la persona para afrontar los estímulos adversos y minimizar el dolor, además de presentar distorsiones cognitivas, como la minimización, negación o disociación; por el cambio en la forma de verse a sí mismas, a los demás y al mundo. También pueden desarrollar los síntomas del trastorno de estrés postraumático, sentimientos depresivos, de rabia, baja autoestima, culpa y rencor; y suelen presentar problemas somáticos, disfunciones sexuales, conductas adictivas y dificultades en sus relaciones personales. “Enrique Echeburúa y Paz del Corral equiparan estos efectos al trastorno de estrés postraumático, cuyos síntomas y características, sin duda, aparecen en algunas de estas mujeres: re-experimentación del suceso traumático, evitación de situaciones asociadas al maltrato y aumento de la activación. Estas mujeres tienen dificultades para dormir con pesadillas en las que reviven lo pasado, están continuamente alerta, hipervigilantes, irritables y con problemas de concentración. Además, el alto nivel de ansiedad genera problemas de salud y alteraciones psicosomáticas, y pueden aparecer problemas depresivos importantes”.1 De la misma manera se puede considerar dentro de la evaluación psicológica las distorsiones cognitivas que presenta la mujer víctima de violencia intrafamiliar, que son elementos que de alguna manera sostienen esa relación. Al respecto Beck consideraba necesaria identificar el rol de las distorsiones 1 http://www.mujeractualexclusividadfemenina.com/t1134-consecuencias-psicologicas-para-la-mujer-maltratada
  • 6. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 6 cognitivas para el mantenimiento de la relación violencia, ya que los procesos cognitivos no actúan en forma independiente, sino que operan a través de los esquemas, al servicio de los intereses, necesidades y propósitos de la persona. Por lo que poder visibilizar a las distorsiones cognitivas, contribuirá mejor a la comprensión del mantenimiento de los esquemas de dependencia emocional y la forma en que se sostiene la pareja. En esta búsqueda de seguir buscando herramientas para la evaluación del daño psicológico, y no encerrarnos en el Síndrome de Mujer Maltratada, - que no deja de ser una propuesta valida desde mi punto de vista – El perito evaluará las consecuencias psicológicas (y repercusiones sociales, familiares, laborales) que la víctima de violencia doméstica haya sufrido. (Asebsi, 2008). Se verificará la existencia de una lesión psíquica como consecuencia de la agresión física y/o psicológica, así como posibles secuelas (estabilización y cronificación de las alteraciones psicológicas). Sin embargo, no deja de ser evidente la dificultad de valorar las secuelas emocionales, consideradas como crónicas e irreversibles, por lo que se procederá en la fase evaluativa, a la valoración mediante entrevistas y tests psicométricos científicamente validados, evaluando la presencia y niveles de depresión, ideación suicida, trastornos de ansiedad, alteración del sueño, trastornos de la alimentación, autoestima, trastornos de personalidad, trastorno por estrés postraumático. Valorar su funcionamiento cognitivo, si aparecen estados disociativos en forma (por ejemplo, de pérdidas de memoria, probablemente como función protectora para reducir su dolor psicológico), valoración de su sistema de significados, relaciones interpersonales, rasgos de personalidad, etc. Es conveniente la realización de inventarios específicos de violencia y maltrato psicológico contra las mujeres, entrevistas para víctimas de maltrato doméstico e inadaptación. La utilización de diferentes pruebas para medir las mismas variables aumenta la fiabilidad y la inferencia causal, mediante la comparación inter-medida. Se evaluará sintomatología de origen psicosomático asociada a altos niveles de ansiedad, tales como ataques de pánico, dolores musculares, nerviosismo, otros problemas físicos, dificultades respiratorias. Ello puede estar originado por un estado de alerta continuado, debido al miedo, al terror que supone la creencia ciega de que las amenazas se pueden cumplir, y el temer por su integridad o la de sus hijos, lo cual genera alteraciones en el organismo. Al existir estas y otras propuestas que permiten evaluar a una mujer víctima de violencia intrafamiliar, y de alguna manera, evaluar el daño psicológico del que ha sido víctima, considero, que desvalorizar o menospreciar o pretender olvidar la propuesta de Leonor Walker, no es válida, ya que incluso tenemos normativa bajo este enfoque, y claro el que no esté actualizado y sea feminista, no le quita su validez y aporte en la respuesta, lucha, atención a las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar. La precisión es una de las preocupaciones más constante para los psicólogos que realizan evaluaciones psicológicas forenses, puesto que existen diferencias importantes de los contextos "terapéuticos" en el que las pruebas psicológicas se desarrollan y se utilizan normalmente. Estas diferencias tienen implicaciones importantes para los efectos de la participación de profesionales de la salud mental ", que a su vez puede afectar si se usa (y por qué) las pruebas psicológicas. Y esto quizás por la ausencia de guías específicas que podrían resultar efectivas al momento de la selección para evaluar los requerimientos judiciales. Un instrumento de evaluación puede medir directamente las construcciones jurídicas que subyacen a una cuestión forense dado. Y también cuando hay un tipo de relevancia se ve cuando un constructo
  • 7. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 7 psicológico (como la inteligencia) que se presume que la base de parte de una norma legal (por ejemplo, " la comprensión de los cargos") se mide mediante una prueba psicológica estándar de la inteligencia, y la naturaleza de esa relación se aclara en el informe o por medio del testimonio. En particular, para asuntos forenses criminales, los tribunales no han parecido inclinados a limitar el uso de instrumentos forenses o pruebas psicológicas, siempre y cuando su relevancia a la norma legal se puede demostrar. La verificación, es crucial en la evaluación forense por ya que las pruebas pueden proporcionar información pertinente a la cuestión previa de perturbación mental o emocional, la relación de causalidad entre el estado mental y funcional, legalmente comportamiento relevante que queda por evaluarse. Y en segundo lugar, los datos obtenidos a través de pruebas psicológicas pueden, por una variedad de razones, proporcionar una representación inexacta del individuo. Estas razones incluyen la falta de fiabilidad y validez de los instrumentos. Mínimamente para la toma de pruebas psicológicas forenses debiera de existir: en primer lugar, se acompaña de un manual que describe su desarrollo, propiedades psicométricas, y el procedimiento para la administración; revisado en mediciones o alguna otra fuente disponible. Sin embargo, estos requisitos en sí mismo no van a restringir excesivamente el número de instrumentos disponibles. Es lo mismo que la fiabilidad ya que el uso de las mismas cuente con coeficiente de fiabilidad. De la misma manera aparecen aspectos importantes a considerar como que la prueba deba ser relevante para la cuestión jurídica, en la administración, debiera utilizarse, lo más cercanas posible a la tranquila, ideal libre de distracciones. Los resultados de una prueba no deben aplicarse hacia un propósito para el cual no se desarrolló la prueba. Cuanto más cerca del " ajuste" entre un individuo dado y la población y la situación de los de la validación de la investigación, más confianza se puede expresar en la aplicabilidad de los resultados. Las pruebas psicológicas pueden servir como una fuente de información que puede tanto formular y confirmar o refutar hipótesis sobre constructos psicológicos relacionados con el tema legal. Una vez que se formulan hipótesis, que luego deben ser traducidos en términos sujetos a verificación, refutación o de ambas. Por lo que la tarea pendiente es ofrecer conclusiones en términos que reflejen la consistencia de apoyo a la hipótesis que se enmarca en el psicológico más que términos legales. La contribución de las pruebas psicológicas en la evaluación forense debe valorarse de acuerdo con los constructos psicológicos que mide, que son relevantes para la cuestión jurídica y ayuda al evaluador en la formulación y comprobación de hipótesis". Si bien hay problemas reales con la evaluación de ciertos constructos psicológicos legalmente relevantes, es muy diferente decir, que las pruebas psicológicas no se relacionan muy bien a las cuestiones legales y por lo tanto no deben ser utilizadas para ayudar a los tribunales en la toma de decisión legal. Utilizadas correctamente, las pruebas psicológicas pueden proporcionar información directa sobre cuestiones jurídicas. Por lo que corresponde a la psicología desarrollar un conjunto de normas para la selección, administración e interpretación de pruebas psicológicas en contextos forenses. CONCLUSIONES Definitivamente uno de los aspectos más difíciles será el de aprobar sobre todo las pruebas proyectivas para el uso de la prueba forense, por el contenido primero psicoanalítico que muchos profesionales sobre todo en nuestro medio, no es afín y más sobre aprender adecuadamente su implementación, debido a
  • 8. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 8 queno existen lugares de formación especializada y adecuada en esta área. Y claro esto depende de la postura que se considera experta en el tema, ya que si estuviéramos en Argentina, España las pruebas proyectivas de contenido psicoanalítico tienen validez y valor, pero obviamente no de manera exclusiva o primicial, sino que van acompañadas de otras pruebas que puedan de alguna manera reforzar o desechar lo que se evidencia en una prueba proyectiva. En el ámbito psicológico forense por lo menos hasta donde conozco existen sobre todo escalas para realizar estas evaluaciones, ya que son instrumentos en su mayoría de entrevistas estructuradas, que lo que buscan sobre todo en el ámbito forense que es el área que nos interesa, obtener información válida y confiable sobre las características del sujeto y de su personalidad. Pero tal y como se plantea en el texto, este no debe solo conocer la aplicabilidad y administración del test, sino reconocer las limitaciones del mismo, para lo cual podrá y deberá apoyarse en otras pruebas que comprueben o refuten sus hallazgos, ya que una sola prueba no contará con el aporte necesario para apoyar en la toma de decisión en el ámbito judicial. Es por este motivo que el profesional en psicología que aplique estás herramientas debe justificar con la mayor base científica a su acceso, cada una de las conclusiones y/o diagnósticos que arriba en su evaluación, por eso es que una de las bases de la aplicación, administración, corrección e interpretación de las pruebas, deba basarse en parámetros o estándares de alguna manera consensuados, sobre todo por la importancia que para el ámbito judicial tienen. Puesto que se tienen diversas pruebas sobre todo en el ámbito clínico, que de seguro deben ser validadas para el ámbito forense, por lo que queda el desafío de seguir avanzando y desarrollando pruebas de especificidad forense para aplicarlas en procesos legales
  • 9. Guery Zabala Gumucio 27 de Febrero 2014 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil 9 BIBLIOGRAFÍA GERENSSA. Estudio sobre violencia de género y Generacional en Bolivia. La Paz Bolivia 2013 Ley 348 “Ley para Garantizar a las Mujeres una vida libre de violencia” Convención Belemdo Para Mariantonia Lemos Hoyos, Nora H. Londoño Arredondo y Jhoana A. Zapata Echavarría; Distorsiones cognitivas en personas con dependencia emocional:Informes Psicológicos, No. 9 p. 55-69Medellín – Colombia. Ene-Dic de 2007, ISSN 0124-4906 LAURA FÁTIMA ASENSI PÉREZ; LA PRUEBA PERICIAL PSICOLÓGICA EN ASUNTOS DEVIOLENCIA DE GÉNERO. Revista Internauta de Práctica Jurídica Núm. 21, año enero-junio 2008, págs. 15-29 Echeburúa y otros La Evaluación psicológica forense frente a la evaluación clínica propuestas y retos del futuro. International Journal of clinical and HealthPsychologyVol 11 num. 1, 2011 Asociación Española de Psicología Conductual. GarciaEscallo, Mercedes Guía de Evaluación clínica forense. Para valoración de daños psicológicos en víctimas de delitos violentos www.psicologiajuridica.org 17/01/14 Heilbrun,Kirl. El papel de las pruebas de evaluación psicológica forense. Law and Human Behavior, Vol. 16, No. 3, Expert Evidence. (Jun., 1992), pp. 257-272 Ibañez Peinado, José. La entrevista Cognitiva: Una revisión teórica. Psicopatología Clínica Legal y Forense, Vol. 8, 2008 pp. 129 -159 Echeburúa. Enrique, De Corral. Paz. ¿cómo evaluar las lesiones psíquicas y las secuelas emocionales en las víctimas de delitos violentos? Psicopatología Clínica Legal y Forense, Vol.5, 2005, pp. 57 - 73

×