Ensayo la violencia es violencia desde donde la veamos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Ensayo la violencia es violencia desde donde la veamos

on

  • 693 views

Es un escrito en el marco de la psicología forense que busca proponer la importancia del Síndrome de Mujer Maltratada propuesto por Leonor Walker, y que no se debiera minimizar o invisibilizar al ...

Es un escrito en el marco de la psicología forense que busca proponer la importancia del Síndrome de Mujer Maltratada propuesto por Leonor Walker, y que no se debiera minimizar o invisibilizar al momento de hablar de violencia hacia las mujeres, porque se corre el riesgo de culpabilizar o coresponsabilizar a la mujer. Además que los profesionales que trabajen esta temática se posesionen al mismo y no sean "neutrales"

Statistics

Views

Total Views
693
Views on SlideShare
649
Embed Views
44

Actions

Likes
0
Downloads
4
Comments
0

5 Embeds 44

http://gueryzabalagumucio.blogspot.com 31
http://gueryzabalagumucio.blogspot.com.es 8
http://gueryzabalagumucio.blogspot.mx 3
http://gueryzabalagumucio.b 1
http://gueryzabalagumucio.blogspot.com.ar 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Ensayo la violencia es violencia desde donde la veamos Ensayo la violencia es violencia desde donde la veamos Document Transcript

  • Guery Zabala Gumucio 7 de Noviembre de 2013 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil LA VIOLENCIA ES VIOLENCIA DESDE DONDE LA VEAMOS “El fenómeno de la violencia intrafamiliar y/o doméstica encuentra sus raíces en el sistema patriarcal, machista, heterosexual y adultocentrista, en la ruptura entre lo tradicional, lo moderno, y en las relaciones de poder existentes históricamente que han establecido y “naturalizado” los roles de género y posiciones jerárquicas y subalternas entre hombres y mujeres. El proceso de construcción del ser mujer y del ser hombre, de los roles de género ha estado enraizado en un escenario de violencia; a partir de un “deber ser”… escenario que ha controlado las identidades, los cuerpos y la sexualidad, naturalizando los roles de género y posiciones de las personas, como inamovibles e inviolables…la naturalización de los roles de género y de las formas de construcción de las feminidades y masculinidades dentro de un sistema patriarcal ha posicionado a las mujeres en un lugar de subalternidad.”. (Gerenssa, 2013) Desde mi punto de vista, una persona que no tiene una posición teórica y política sobre la violencia, podría ser presa de “la neutralidad” “la objetividad” y las causas de la misma derivarlas en la mujer con la misma carga que el hombre, es por eso que escribo sobre el Síndrome de Mujer Maltratada que Leonor Walker propone en los años 70.Estapropuesta teórica, tiene sus peculiaridades, y hasta ahora ha sido validada y vista en diversos espacios de formación sobre violencia; toma en cuenta la propuesta del ciclo de la violencia, las características de las mujeres maltratadas, lo cual estuvo y está lleno del enfoque feminista, que quizás sea eso lo que la academia no le disculpa ni perdona, ya que su propuesta supera el tema de violencia visto no solodesde el punto de vista académico sino que abre el debate sobre cuestiones de poder que en esa época no se la mostraba en relación a la violencia intrafamiliar y que hasta ahora cuesta visibilizarla. El tema de violencia intrafamiliar, se ha mantenido por muchos años en el anonimato, en la clandestinidad en total ocultamiento, ya que ocurría en un espacio denominado “privado” que no era de preocupación de las autoridades y mucho menos del conocimiento público, lo cual perpetuaba que las mujeres víctimas de violencia física, sexual, psicológica y otras, no consideren como violencia lo que estaban viviendo sino como algo “normal” que se vive dentro del hogar. Y es a partir de eso que se necesitaba de alguna manera visibilizar este desequilibrio de poder y sometimiento de las mujeres al poder ejercido por sus parejas y las causas que le producían a estas. Una de las violencias más difíciles de evidenciar, pero no por ello, menos importante y con menores consecuencias para la mujer víctima de violencia es la psicológica, la cual es sutil, dificultando su percepción, detección y sobre todo su valoración para sostenerla como evidencia al momento de hacer un proceso judicial, ya que este tipo de violencia. Se desvaloriza, se ignora y se atemoriza a una persona a través de actitudes o palabras. Laviolencia psíquica se sustenta a fin de conseguir el control, minando la autoestima de lavíctima, produciendo un proceso de desvalorización y sufrimiento.Actúa desde la necesidad y la demostración del poder porparte del agresor. Se busca la dominación y sumisión mediante presiones emocionales yagresivas. Este tipo de violencia “invisible” puede causar en la víctima trastornospsicológicos, desestructuración psíquica, agravar enfermedades físicas o, incluso,provocar el suicidio. (Asebsi, 2008). Es a partir del momento histórico que el movimiento feminista enarbola dentro de sus lineamientos: lo privado es público, promoviendo generar acciones gubernamentales para la protección de los derechos 1
  • Guery Zabala Gumucio 7 de Noviembre de 2013 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil humanos de las mujeres, porque si bien se norma la salud reproductiva de las mujeres, también deberían generarse políticas para protegerla de la violencia de género. Entendida esta como: "aquella violencia basada en el sexo y dirigida contra la mujer porque es mujer o que le afecta en forma desproporcionada. Se incluyen actos que infligen daño o sufrimiento de índole física, mental o sexual, incluidas las amenazas de tales actos, la coerción o las privaciones arbitrarias de libertad, ya ocurran en la vida pública o en la privada". (La Asamblea General de las Naciones Unidas 1993) En Bolivia según la Ley 348 “Ley para Garantizar a las Mujeres una vida libre de violencia” la violencia “constituye cualquier acción y omisión, abierta o encubierta, que cause muerte, sufrimiento o daño físico, sexual o psicológico a una mujer u otra persona, le genere perjuicio en su patrimonio, en su economía, en su fuente laboral o en otro ámbito cualquiera, por el sólo hecho de ser mujer” En este mismo sentido en 1994 la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra la mujer (Belem do Para) señalo que la violencia contra la mujer es una ofensa a la dignidad humana y una manifestación de las relaciones de poder desiguales entre mujeres y varones. En ambos conceptos reconocidos en el país, se pone énfasis en la desventaja social que las mujeres tienen socialmente y no solo en Bolivia sino a nivel internacional, que hace que se generen mayores herramientas legales, para su protección a lo cual los profesionales no podemos estar blindados bajo una objetividad o neutralidad que trata de negar esta realidad y evidencia social de desventaja social de las mujeres y mucho más en el tema de violencia hacia las mujeres, que las estadísticas aunque no oficiales pero si validadas son de cada diez mujeres, siete han vivido algún tipo de violencia (Defensor del Pueblo) y que en lo que va del año se han cometido aproximadamente una centena de feminicidios (CIDEM) Si bien para el avance y desarrollo de la psicología forense, la propuesta de Leonor Walker no llega a la “cientificidad requerida” ya que da a entender que un derecho está por debajo de la objetividad de la ciencia, no se debería desvalorizar esta propuesta, ya que permite identificar los factores, situaciones y consecuencias de lo que le puede pasar a una mujer que es víctima de violencia. Y que pueden ser importantes al momento de bridarle atención para protegerla y/o liberarla de su espacio de violencia. Leonor Walker toma una posición feminista y desde esa mirada plantea el problema de la violencia, pero si nos colocamos exclusivamente desde la academia se buscará la cientificidad, la exactitud y la objetividad, la cual lamentablemente puede incluso considerar que la violencia fue causada por algunas acciones de la mujer o de las relaciones que se gestionaron, responsabilizando a la mujer de la misma, y claro está que la violencia no se negocia, no se transa, no se justifica de ninguna manera, porque no es tema para resolver conflictos, sino más al contrario para ampliarnos y difundirlos a más que solo la pareja, sino se pueden ver involucrados también los hijos. Esta idea de corresponsabilidad es de alguna manera dada por la teoría ecológica de la violencia, que sin embargo, se basa en los principios feministas para el análisis de sus sistemas y donde se marca la diferencia irreconciliable entre estas teorías es la de la corresponsabilidad en el ejercicio de la violencia, donde la mujer tiene un grado de responsabilidad, olvidando el análisis de su macro y meso-sistema. Por lo que aún la propuesta de Wlaker no debiera ser desmerecida, ya que para los/as expertos psicólogos forenses objetivos, neutrales, Echeburria y otros han estado desarrollando pruebas que de una y otra manera muestran y evidencian el daño que la mujer víctima de violencia ha vivido o está viviendo. 2
  • Guery Zabala Gumucio 7 de Noviembre de 2013 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil Por ejemplo en la ENTREVISTA SEMIESTRUCTURADA PARA VÍCTIMAS DE MALTRATO DOMÉSTICO de Echeburúa, Corral, Sarasua, Zubizarreta y Sauca, (1994) se evidencia que existen muchos ítems del mismo que enfocan aspectos de la propuesta del Síndrome de Mujer maltratada, y se acerca aún más en la ESCALA DE GRAVEDAD DE SÍNTOMAS DEL TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICOEcheburúa, Corral, Amor, Zubizarreta y Sarasua, (1997) que como también lo plantea la crítica a la propuesta de Walker existen. También se puede utilizar la ESCALA DE DEPRESIÓN de Beck. Seguro que existen muchas pruebas o escalas que apoyaran elementos desde la psicología para apoyar a hacer justicia y proteger el derecho individual de la mujer víctima de violencia. Lo importante de contar con escalas para medir de una u otra forma el síndrome de mujer maltratada (Echeburria 1994 y 1997) es que puedan apoyar y defender a la mujer que es víctima de violencia; más allá de las concepciones epistemológicas, académicas, debemos apoyar a una mujer que es o ha sido maltratada a recuperarse, contando con los mejores elementos y herramientas para el efecto y sin dejar de considerar que el tema de la violencia intrafamiliar requiere diversos enfoques y miradas interdisciplinarias para una mejor comprensión y atención. En una forma resumida y quizás en el marco del uso de herramientas de valoración se podría decir que: “El síndrome de la mujer maltratada… es una adaptación a la situación aversiva caracterizada por el incremento de la habilidad de la persona para afrontar los estímulos adversos y minimizar el dolor, además de presentar distorsiones cognitivas, como la minimización, negación o disociación; por el cambio en la forma de verse a sí mismas, a los demás y al mundo. También pueden desarrollar los síntomas del trastorno de estrés postraumático, sentimientos depresivos, de rabia, baja autoestima, culpa y rencor; y suelen presentar problemas somáticos, disfunciones sexuales, conductas adictivas y dificultades en sus relaciones personales”. “Enrique Echeburúa y Paz del Corral equiparan estos efectos al trastorno de estrés postraumático, cuyos síntomas y características, sin duda, aparecen en algunas de estas mujeres: re-experimentación del suceso traumático, evitación de situaciones asociadas al maltrato y aumento de la activación. Estas mujeres tienen dificultades para dormir con pesadillas en las que reviven lo pasado, están continuamente alerta, hipervigilantes, irritables y con problemas de concentración. Además, el alto nivel de ansiedad genera problemas de salud y alteraciones psicosomáticas, y pueden aparecer problemas depresivos importantes”.1 De la misma manera se puede considerar dentro de la evaluación psicológica las distorsiones cognitivas que presenta la mujer víctima de violencia intrafamiliar, que son elementos que de alguna manera sostienen esa relación. Al respecto Beck consideraba necesaria identificar el rol de las distorsiones cognitivas para el mantenimiento de la relación violencia, ya que los procesos cognitivos no actúan en forma independiente, sino que operan a través de los esquemas, al servicio de los intereses, necesidades y propósitos de la persona. Por lo que poder visibilizar a las distorsiones cognitivas, contribuirá mejor a la comprensión del mantenimiento de los esquemas de dependencia emocional y la forma en que se sostiene la pareja. 1 http://www.mujeractualexclusividadfemenina.com/t1134-consecuencias-psicologicas-para-la-mujer-maltratada 3
  • Guery Zabala Gumucio 7 de Noviembre de 2013 Especialidad Violencia Intrafamiliar y Abuso Sexual Infantil En esta búsqueda de seguir buscando herramientas para la evaluación del daño psicológico, y no encerrarnos en el Síndrome de Mujer Maltratada, - que no deja de ser una propuesta valida desde mi punto de vista – El perito evaluará las consecuencias psicológicas (y repercusionessociales, familiares, laborales) que la víctima de violencia doméstica haya sufrido. (Asebsi, 2008).Severificará la existencia de una lesión psíquica como consecuencia de la agresión físicay/o psicológica, así como posibles secuelas (estabilización y cronificación de lasalteraciones psicológicas). Sin embargo, no deja de ser evidente la dificultad de valorar las secuelas emocionales, consideradas como crónicas e irreversibles, por lo que se procederá en la fase evaluativa, a la valoración mediante entrevistas y test psicométricos científicamente validados, evaluando la presencia y niveles de depresión,ideación suicida, trastornos de ansiedad, alteración del sueño, trastornos de laalimentación, autoestima, trastornos de personalidad, trastorno por estrés postraumático. Valorar su funcionamiento cognitivo, si aparecen estados disociativos en forma (porejemplo, de pérdidas de memoria, probablemente como función protectora para reducirsu dolor psicológico), valoración de su sistema de significados, relacionesinterpersonales, rasgos de personalidad, etc.Es conveniente la realización de inventarios específicos de violencia y maltratopsicológico contra las mujeres, entrevistas para víctimas de maltrato doméstico einadaptación. La utilización de diferentes pruebas para medir las mismas variablesaumenta la fiabilidad y la inferencia causal, mediante la comparación inter-medida.Se evaluará sintomatología de origen psicosomático asociada a altos niveles deansiedad, tales como ataques de pánico, dolores musculares, nerviosismo, otrosproblemas físicos, dificultades respiratorias. Ello puede estar originado por un estado dealerta continuado, debido al miedo, al terror que supone la creencia ciega de que lasamenazas se pueden cumplir, y el temer por su integridad o la de sus hijos, lo cual generaalteraciones en el organismo. Al existir estas y otras propuestas que permiten evaluar a una mujer víctima de violencia intrafamiliar, y de alguna manera, evaluar el daño psicológico del que ha sido víctima, considero que desvalorizar o menospreciar o pretender olvidar la propuesta de Leonor Walker, no es válido; ya que incluso tenemos normativa bajo este enfoque, y claro el que no sea actualizada y feminista, no le quita su validez y aporte en la respuesta, lucha, atención a las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, mas al contrario es un despropósito en la formación integral de profesionales en psicología. BIBLIOGRAFÍA GERENSSA. Estudio sobre violencia de género y Generacional en Bolivia. La Paz Bolivia 2013 Ley 348 “Ley para Garantizar a las Mujeres una vida libre de violencia” Convención Belemdo Para Mariantonia Lemos Hoyos, Nora H. Londoño Arredondo y Jhoana A. Zapata Echavarría; Distorsiones cognitivas en personas condependencia emocional:Informes Psicológicos, No. 9 p. 5569Medellín – Colombia. Ene-Dic de 2007, ISSN 0124-4906 LAURA FÁTIMA ASENSI PÉREZ; LA PRUEBA PERICIAL PSICOLÓGICA EN ASUNTOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO. Revista Internauta de Práctica Jurídica Núm. 21, año enero-junio 2008, págs. 15-29 4